Econométrica: especular es su gran divisa

Cochinodinero

Por: Salvador Pérez

A modo de resumen:

Econométrica, un manual para la especulación y el bachaqueo, que genera grandes dividendos a las élites económicas, a merced de las necesidades de un pueblo.

Existen elementos que permiten demostrar que esta firma mercantil es accionista en la campaña propagandística implementada por los sectores económicamente elitista de Venezuela, con el objetivo de incentivar un clima de incertidumbre, zozobra y caos, que permita a esa élite burguesa, retomar el poder político del Estado, despojado en los últimos tres lustros por el proyecto Bolivariano.

El equipo económico-financiero agrupado en esa organización mercantil, sirve de frente de ataque directo e indirecto hacia el orden político, económico y social constitucional, establecido en Venezuela.

De manera directa, esta compañía ha funcionado como una representación juvenil de derecha, chicos jóvenes “expertos” en economía y finanzas, de clase alta-media-alta que abordan el tema económico, financiero y político del país con gran tecnicismo dialéctico y con una limitada objetividad, mostrando una imagen de profesionalismo y credibilidad.

En un artículo anterior señalamos que entre sus principales clientes y financistas figuran Pepsi-cola Venezuela, Latam, Pepsico, promotora Tántalo, y algunas entidades financieras como Banco Exterior.

Asimismo, Econométrica mantienen una alianza con algunos medios privados como runrunes y GMT Radio, en el que trasmiten un programa on-line, denominado “Es la Economía”, a través del cual presentan, “un análisis económico y el acontecer financiero de Venezuela”, así se puede observar a través del siguiente link, todo ello, les ha permitido producir y posicionar matrices de opinión para cuestionar aquellas políticas económicas implementadas por el Ejecutivo Nacional, que afectan los intereses de sus principales financistas, o simplemente para contribuir en la campaña propagandística iniciada por sectores de la extrema derecha nacional para agudizar el ambiente de zozobra, incertidumbre y caos al que han llevado a Venezuela.

Es así como esta firma asesora se ha encargado de atacar de manera directa al modelo de inclusión política, económica y social implementado por el gobierno Bolivariano, divulgando a través de las distintas corporaciones mediáticas, así como en diversos foros – en su mayoría organizados en conjunto con Fedecámaras y patrocinado y promocionado por medios de comunicación privados como Runrunes, Descifrado, El Mundo Economía y Negocios, entre otros – que: “el modelo económico actual es el problema” [1]; que: “estamos a las puertas de un socialismo exacerbado que coquetea con el comunismo y, por supuesto, resulta inviable en el siglo XXI (…) es imposible mantener el populismo vivo: no hay reservas internacionales; no hay dólares baratos; estamos endeudados hasta más no poder y la capacidad productiva está por el piso; no hay inventarios y estímulos a la producción; el precio del barril de petróleo no es el de antes y ya no crece a un ritmo superior al de la inflación. Entonces, ni Chávez ni Perón vivos pueden hoy mantener vivo al populismo” [2].

También, medios de comunicación como, El Nacional, La Patilla, Runrunes, El Nuevo País y El Universal, han servido de caja de resonancia para replicar las matrices de opinión económicas generadas por este frente de ataque puesto al servicio de los sectores oligárquicos nacionales y extranjeros.

Por otra parte, de manera menos expuesta pero más dañina, han promovido el boicot económico y político del país, de la siguiente manera:

En Econométrica, la especulación es su mayor divisa

En sus informes mensuales, publicados por sus aliados propagandísticos ya mencionados anteriormente, incitan a sus financistas y potenciales clientes a invertir en la compra de divisas con el objetivo de especular con las mismas: “En 2012, no habrá mejor inversión que la compra de divisas (…) durante los próximos 12 meses no habrá una mejor inversión que la compra de divisas (…) el tipo de cambio oficial y el paralelo aumentaran más que la tasa nominal de rendimiento del capital” (Pulso Mensual III-2012, 09/04/2012); “…se recomienda la deuda en bolívares para invertir y comprar en divisas (…) Econométrica sugiere a sus clientes, preparar sus portafolios de activos y pasivos para una nueva devaluación del bolívar, que será inevitable, si el precio del petróleo cae o deja de crecer” (Pulso Mensual VIII-2011,07/10/2011). Hemos visto como la maquinaria propagandística puesta al servicio de las elites económicas del país se han encargado de posicionar estás matrices de opinión, no solo en el imaginario social y colectivo del país, si no en todos aquellos pequeños, medianos y grandes grupos económicos de la nación, que al implementar esas recomendaciones, han ocasionado que cada día que pasa, el dólar paralelo aumente su valor de manera exponencial sin parar, sin embargo, se hace preciso aclarar, que este no es el único factor que pueda explicar el aumento exponencial y desproporcional de la divisa estadounidense en nuestro país, pues también existen otros factores que contribuyen a su alza, pero el especulativo juega un papel preponderante sobre el resto.

Econométrica y su capitalismo de “bachaqueo”

En Venezuela, el bachaqueo se ha convertido en fenómeno que amerita un amplio estudio e investigación, pues el mismo ha venido ocasionando una gran distorsión sobre la economía del país.

Las prácticas especulativas implementadas por el fenómeno del bachaquo han alcanzado una nueva forma comercial, una forma de vida, en las distintos zonas y regiones del país, ahora todo gira en torno a este negocio, en donde las mafias imponen sus reglas de suma cero; estas mafias bachaqueras, han penetrado gran parte del territorio nacional y de nuestra población urbana, la cual en su mayoría se ha volcado a este negocio.

A propósito de este fenómeno, es relevante analizar y evaluar lo que María Corina Machado en su momento denominó “capitalismo popular”, propuesta presentada por la ex diputada durante una reunión con los equipos de todo el país que respaldan su candidatura presidencial y que fue abordada por Ángel García Banchs para explicar algunos por menores de la misma, éstos están disponibles en los siguientes links: [3] [4].

A raíz de la actual coyuntura que atraviesa Venezuela, cabe preguntarse, ¿qué se esconde o qué se escondía detrás de esta propuesta? Pues en las calles de muchas parroquias y municipios de nuestro país, ha demostrado ser implementado como un hecho público y notorio.

Según García Banchs, el capitalismo popular es:

“Un sistema que incluya a todos y cada uno de los venezolanos (…) uno que transforme al individuo en emprendedor y trabajador (…) uno que le permita desarrollar sus capacidades y aprovechar sus libertades para depender de sí mismo y no del Estado(…) implicará eliminar los controles y modificar los arreglos institucionales de la economía (…) irá poco a poco, sustituyendo las misiones y asistencias por empleos productivos y mejor remunerados, generados por el sector privado (…) implicará eliminar gradualmente los subsidios y, en particular, el subsidio a la gasolina (…) implica una ruptura con nuestro presente y pasado…” [5]

En la actualidad, alguno de los elementos, descritos sobre el “capitalismo popular” pareciera haberse implantado de manera impresionante en nuestro pueblo, nuestros centros populares y aquellos lugares que fueron baluarte y bastión de la revolución Bolivariana, pero este es un tema que debe ser abordado y ampliado en otro trabajo, para no perder el hilo del asunto que acá estamos tratando.

Existen cuatro elementos expuestos por García Banchs que permiten determinar las implicaciones políticas, económicas y sociales sobre este fenómeno que ha causado en nuestro país un desequilibrio a nivel político, económico y social:

Capitalismo Popular… un Sistema que permita:

  1. Al individuo depender de sí mismo: citando al sociólogo polaco Zigmunt Bauman y su célebre modernidad liquida o tiempos líquidos descrito por él, podríamos decir que “esto sería, dejar a los hombres librados a su suerte, exhortarlos a buscar soluciones individuales a problemas de origen social, que cada individuo aplique soluciones a los problemas sociales con la ayuda de sus recursos individuales y magros (…) cada vez, es más distante la idea de sociedad como espacio de construcción de alternativas emancipadoras para todos sus miembros (…) es decir que cada uno es por si, no hay refugio para los débiles ni misericordia, con que los Estados garanticen la libre circulación de mercancías, de comprar y de vender, estamos hechos. A los que no logren seguir en pie, tampoco se les dará un bastón en qué apoyarse”. Evidentemente, estos operadores mediáticos, se oponen al Estado dotado como un instrumento de justicia social puesto al servicio de las mayorías, y abogan para que el mismo sea dotado como un instrumento de injusticia social, puesto al servicio de las élites económicas, el mejor caso para ejemplificarlo, es el que está siendo aplicado hoy en la Argentina dirigida por el derechistas Macri, que en 100 días Macri ha intervenido activamente la economía para ponerla al servicio de los denominados fondos buitres y élites económicas trasnacionales.
  2. Eliminar los controles: es decir, imponer los parámetros propios del neoliberalismo económico, dejando a la suerte del “libre mercado” el destino de los bolsillos de las familias venezolanas, esto lo han logrado a través de la implementación de las mafias del bachaqueo, las cuales actúan al margen de los códigos y leyes de la república, pues los precios dce las distintas mercancías que allí circulan son controlados por estas mafias bachaqueras, imponiéndole a los venezolanos condiciones que van en detrimento de sus necesidades.
  3. Sustituir las misiones: es decir, eliminar los niveles de inclusión, igualdad y justicia social que han permitido resolver la situación de aislamiento y segregación de nuestro pueblo venezolano; esto sería, llevarnos al pasado con la aplicación de las prácticas individualistas que nuevamente, sean los sectores históricamente desfavorecidos los que carguen de nuevo con los costes del progreso y el denominado desarrollo económico, el cual ha acelerado de manera exponencial las desigualdades sociales a escala planetaria.
  4. Eliminar gradualmente los subsidios, en especial el de la gasolina:, es decir, eliminar las políticas implementadas por el Ejecutivo Nacional dirigidos a paliar el hambre y las necesidades básicas de la población en general (vivienda, educación, salud y servicios básicos: electricidad, agua, entre otros). Este tipo de artilugios han sido puestos en práctica en Venezuela a través de las mafias del bachaqueo en la que su principal lanza ha sido el contrabando de estación de productos que conforman la cesta básica, así como en de los combustibles (gasolina y gasoil) desde Venezuela hacia Colombia.

Luego de todo lo expuesto, podemos asegurar que, no es casualidad, que estos elementos estén radicados hoy en día en nuestros centros urbanos, los mismos responden a un manual de guerra no convencional que está siendo muy bien ejecutado por la elite económica venezolana, aliada de la derecha política nacional y extranjera.

Entonces, ¿es casual que estos factores se hayan alineado de manera casi perfecta en el momento político que estamos viviendo hoy en Venezuela y sobre todo, que se haya profundizado luego de la desaparición física del presidente Chávez?; ¿cómo es posible que estos elementos están siendo hervidero en nuestro pueblo y pareciera que no damos con las verdaderas soluciones que hagan frente a esta situación?

El dilema a debatir en estas circunstancias es, si continuamos en la senda del capitalismo popular del “bachaqueo” que ha llevado al país a una desconoció social alarmante o seguimos el camino de justicia social (socialismo del siglo XXI), trazado por el presidente Chávez.

Por último, habría que preguntar, a estos expertos pronosticadores del caos en Venezuela, aglutinados en Econométrica, cómo es posible que su firma mercantil no haya quebrado en un país dónde: “no hay reservas internacionales; que no hay dólares baratos; endeudado hasta más no poder y con la capacidad productiva por el piso y dónde no hay inventarios y estímulos a la producción” (Banchs, 10/2015), aquí lógicamente deducimos que han seguido al pie de la letra las recomendaciones encomendadas a sus financistas, es decir, especular en divisas y mercancías sin parar “…no estando largo en nada, ni en $ ni en Bs. ni en mercancías: comprar vender sin parar”, en otras palabras, especulando con dólares y mercancías sin parar.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*