La contrarreforma privatizadora de la Ley del Banco Central de Venezuela / José Gregorio Piña T.

bcv

El 03-03-16, la mayoría opositora de la Asamblea Nacional venezolana sancionó una Ley de Reforma Parcial de la Ley del Banco Central de Venezuela (BCV), en la cual, por ahora según dicen voceros oficiosos de esa Oposición, se pretendió revertir con algunos matices reveladores, los cambios introducidos por el Ejecutivo Nacional el 30-12-15 mediante Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley amparado en la última Ley Habilitante.

Con posterioridad, con fecha 31-03-16, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela declaró la inconstitucionalidad de la Ley sancionada por la mayoría opositora de la Asamblea Nacional.

En principio, con esta reciente reforma la bancada de Oposición no hizo más que cumplir el mandato de sus jefes y financistas, cuya cúpula se expresa en Fedecámaras.

En efecto, este organismo de la dirigencia del capital privado en su documento editorial “Compromiso en Libertad, por un marco regulatorio para un mejor futuro”, coordinado por su entonces Presidente, con motivo de su 71a  Asamblea Anual, en Julio de 2015, le dicta su lista de órdenes a los futuros parlamentarios sobre las reformas legales que a Fedecámaras le convienen, y en la página 17 figuraba con carácter “prioritario” la reforma de la Ley el BCV en los términos que ahora fueron adoptados a la letra por la Oposición parlamentaria.

Oficialmente, no se atrevieron los parlamentarios de Oposición a reflejar en la Exposición de Motivos del propio proyecto de Ley, los argumentos “técnicos” y hasta pretendidamente “científicos” que tanto esos parlamentarios, como sus voceros asesores esgrimen como elementos que, según ellos y ellas, a través de las operaciones del BCV es el Gobierno Nacional el único causante de la inflación en los últimos años, a través de una supuesta emisión “inorgánica” de dinero, que también según ellos y ellas, es la causante del aumento “indebido” de la Liquidez Monetaria (M2, en la jerga técnica), y dicho aumento de la Liquidez Monetaria es la única causante de la indiscriminada y sostenida alza de precios de bienes y servicios,denominada Inflación.

La primera precisión a destacar es que, contra el dogma monetarista, la relación causal, cuando la hay, es totalmente a la inversa: La Liquidez Monetaria, que está constituida por los medios de pago líquidos, efectivo y depósitos transferibles, en poder del público, crece porque previamente se ha incrementado el nivel general de precios preexistente.

Los actores económicos en general mantienen medios de pago líquidos sólo en la cuantía necesaria para la adquisición de bienes y contratación de servicios en el corto plazo; y cuanto más inflacionario es el ambiente económico, menor será la propensión general a mantener dichos medios de pago líquidos, toda vez que son estos los que pierden valor y poder adquisitivo como consecuencia de la inflación.

En tal entorno, si para un mes dado el nivel general de precios, medido indirectamente desde 2008 mediante el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y antes con el Índice de Precios al Consumidor del Área Metropolitana de Caracas (IPC-AMC), se eleva con respecto al mes precedente, los actores económicos en general se ven obligados a disponer de una mayor cuantía de
medios de pagos líquidos y, por ende, la Liquidez Monetaria deberá aumentar por tal motivo, además del aumento propio exigido por el crecimiento real de la economía, expresado en el Producto Interno Bruto (PIB).

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*