La Tinaja / Más por menos es menos

La-tinaja

Por: Manuela Zárate

En este texto no pretendo ni satanizar ni santificar  razas ni modos de vida, simplemente quisiera brindar algunos elementos para entender como cambiamos autonomía que era el rasgo principal de la vida por lo menos en esta parte del mundo;  por clases sociales,  instituciones y el estado como estructura que administra nuestros recursos y vidas.

El primitivo siembra lo que  come, construye la casa donde vive, cría, alimenta e incorpora a un sistema de valores y herramientas a los hijos que reproduce,  fabrica todo lo necesario para su sobrevivencia y construye  la comunidad a la que pertenece y esta la asumen como la única propiedad.

El civilizado compra lo que come, paga por una casa, paga para parir, paga para criar, paga por pertenecer, paga para aparentar, paga para vestirse, paga por el placer, paga para tener.

¿Quién es el pobre?
Hoy somos civilizadamente dependientes de quienes ¿?

Hagamos una ruta busquemos los orígenes:

Pensar el origen de la pobreza hoy en Venezuela resulta indispensable para el análisis de un país que sobrevive en los límites de la sustentabilidad  del modelo político, que resultó luego de varios ciclos de búsqueda de equidad social, y que hoy tienen 15 años de un modelo humanista, pero que ha tenido fuertes dificultades respecto  a su eficiencia, enfoque de sostenibilidad y  planificación estratégica.

1 era parte de la ruta la colonia:

Recordar ese tema trillado y  naturalizado en nuestra sociedad como lo son la llegada de las colonias al continente resulta un poco repetitivo pero indispensable: Ingleses, franceses, españoles, portugueses alistan sus embarcaciones al “nuevo mundo” donde vienen  misioneros, militares, maleantes y negros esclavizados.

Todos traen consigo el desarraigo, la tristeza y la ambición de por lo menos lograr llenar todos sus vacíos con nuevas riquezas.

Al llegar al continente se encuentran  con varios millones de nativos “Primitivos”  diversas comunidades organizadas en múltiples estructuras que les permitían el desarrollo de la vida en perfectas condiciones, condiciones que los inmigrantes foráneos no tenían. Ya que en sus países la iglesia y los reinados instituyeron  el oscurantismo y la inquisición durante por lo menos 5 siglos, donde la  devoción, la pleitesía y el abandono de la libertad humana era el intercambio por la vida,  y de nos ser así  a cambio tendrías la persecución, la esclavitud,  el empalamiento, la tortura como el pago mas bajo a la sublevación.

Con la llegada del primer mundo a el continente además de pestes, genocidio, violaciones e imposiciones religiosas; llegaron también nuevas necesidades o nuevas formas de satisfacer las necesidades.

2da parte de la ruta resistir y luchar:

La historia de la humanidad se ha  modelado  a partir de los intereses de pequeños grupos de poder hoy dueños del 90% de las riquezas del mundo el 1% de la población mundial; los pueblos de Sur de América en especial Venezuela ha tenido desde el inicio de la colonia participación  en la búsqueda del equilibrio y la autonomía de los pueblos, pero entendiendo que esto no niega que igual nos saquearon, esclavizaron y dividieron en razas   haciendo destrucción irreversible de nuestros terrenos culturales psicológicos y materiales.

3era parte de la ruta la modernidad:

A principios de siglo XX  dos guerras mundiales, la expansión de la industria, las revoluciones tecnológicas  las telecomunicaciones dieron campo a nuevas formas de configuración de la vida humana donde Europa y estados Unidos son los principales aliados.

Hoy día en terreno de la dominación entran armas cada vez mejor diseñadas; la Tv el cine y la  industria cultural nos convence de cambiar vida por basura.

Y asumir decisiones como cambiar selva, ríos y bosques  por dólares, para tener mas plástico, mas concreto, nuevos carros, nuevos zapatos, nuevos cuerpos  inflados de vacíos.

Sufrimos las consecuencias de un modelo de vida impuesto, donde nos damos cuenta que cambiar vida por dinero no es garantía de independencia, ni felicidad ni sobrevivencia.

La mayoría de los venezolanos deben pasar horas de su vida en colas interminables para adquirir  alimentos y productos de “primera necesidad”, donde se evidencia una especie de forma sutil de castigo donde los empresarios descendientes de las clases dominantes  se están cobrando nuestras apuestas de construir un país  para las mayorías.

Imposible hacer vista gorda ante las debilidades de tantos compañeros, que prefirieron camionetas, viajes  y aburguesamiento a  la transformación del país.

Es necesario comprender cual es el estado humano en el que se reproduce la pobreza, el planteamiento de este análisis pretender visibilizar como en la perdida de territorio, de identidad, de valores y de capacidades productivas indispensables para la supervivencia nos condenamos a la dependencia de los opresores.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*