PanaMacri Papers: Cinco claves

Macripapers

La Causa

El juez federal Sebastián Casanello inició las primeras medidas de prueba en la causa contra el presidente Mauricio Macri por presunta “omisión maliciosa” en sus declaraciones juradas a raíz de que se conoció que el mandatario formó o forma parte de dos empresas radicadas en paraísos fiscales.

De este manera Mauricio Macri enfrenta una causa penal en la que será investigado por su participación en dos sociedades offshore: Fleg Trading Ltd., radicada en las islas Bahamas, y Kagemusha SA, registradas en Panamá.

Los datos fueron publicados en el sonado caso mediático de filtración financiera denominado Panama Papers. Entre los documentos salidos a la luz, uno reveló la existencia de una empresa radicada en las Islas Bahamas llamada Fleg Trading, de la que participaba Macri como vicepresidente, mientras que su padre era el presidente. La empresa fue creada en 1998 a través del estudio de abogados en Panamá y de otro estudio de contadores en Uruguay.

En una segunda empresa, radicada en Panamá, el presidente argentino figura como vicepresidente. Se llama Kagemusha y fue creada en 1981 en ese paraíso fiscal. Su objeto social le permite hacer casi cualquier actividad.

La Acusación

La denuncia fue iniciada por el diputado del Frente para la Victoria Darío Martínez, quien hizo la presentación tras comprobar que se cerraban las vías de investigación en el Ejecutivo y el Legislativo.

El fiscal Federico Delgado impulsó la acción penal y pidió una serie de medidas para determinar si Macri incurrió en un delito al no mencionar estas empresas. Además, solicitó que se analice la actividad de esas compañías para ver si Macri u otros socios habrían cometido otros crímenes.

Las primeras declaraciones del fiscal no estuvieron exentas de filo. Las escondió o se le escapó. En esos términos planteó el fiscal Federico Delgado sus dudas sobre el presidente Mauricio Macri, a quien imputó ayer por no haber declarado que participó en empresas offshore en Bahamas y Panamá, como se conoció en los últimos días. “Hay que investigar si Macri las escondió a propósito o se le escapó la tortuga”, expresó en una entrevista radial.

Para el fiscal, Macri debería haber declarado que tuvo participación en las sociedad es Fleg Trading Ltd., radicada en las islas Bahamas, y Kagemusha SA, registrada en Panamá. “Primero tenemos que ver si tenía que declararlo y no lo hizo”, relató el fiscal. El paso siguiente será determinar por qué no lo hizo.

Las Razones

¿Cuáles son las razones de la Fiscalia Federal para imputar a Macri? El fiscal cree que puede haber un delito porque Macri nunca informó su participación en Fleg Trading y Kagemusha. “Habrá que determinar, como primer paso, si el señor Mauricio Macri omitió maliciosamente completar su declaración jurada”, sostuvo ayer Delgado en el requerimiento que presentó ante el juez de la causa, Sebastián Casanello.

Para el fiscal, la investigación no debe limitarse a determinar si hubo una “omisión maliciosa” en la que Macri haya incurrido con “intención y voluntad”. Ése es el “primer paso”, dijo Delgado.

“El segundo momento de la investigación es más complejo”, afirmó el fiscal en su dictamen. Y detalló: “Se vincula con determinar si la «vida social» de las empresas infringió algún tipo penal y, en ese caso, si Mauricio Macri tuvo que ver con la puesta en movimiento de ese comportamiento societal.”

La Cortina de Humo

Hace pocas horas se conoció que la ex presidenta argentina Cristina Fernández fue imputada por lavado de dólares por un juzgado de la Argentina. Lo curioso es que la acusación aparezca en mitad de las horas negras del mandatario recién electo.

Si existe un momento oportuno para desviar la atención del señalamiento público hacia Mauricio Macri es este, y sin duda no hay recurso más sencillo que echar mano de una vieja consigna de su campaña política: “Los corruptos son los otros, no nosotros”.

La Conspiración

Mucho se ha escrito y señalado sobre las verdaderas intenciones de los Panama Papers. Las primeras teorías señalan a la formación de un efecto de corrida que haga migrar todos los capitales depositados, en los llamados Paraisos Fiscales, al mercado estadounidense.

Otras versiones apuntan a una táctica para reducir la pegada mediática que en las últimas semanas Vladimir Putin arrastró tras los éxitos militares en Siria. Incluso, serios analistas destacan que entre los implicados en Panama Papers no aparezca ningún ciudadano estadounidense.

Pero lo que no encaja en todo el elenco de implicados es el nombre de un presidente con tan altas vinculaciones a las políticas de Washington y sobre todo al mundo de las finanzas de  Wall Street. Pero hay un dato que podría dar la pista de la razón por la que Macri pasa a ser –según el periodismo de la derecha internacional- parte del mundo de los capitales opacos. Pocas horas antes de ser publicados los Panama Papers, el ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina, Alfonso Prat-Gay, reconocía que su país no podía cumplir con los plazos de pago de los llamados Fondos Buitre.

Los citados papeles panameños podrían ser vistos como un tiro por elevación, e incluso como una medida de coacción al gobierno argentino, con la finalidad de aclarar los verdaderos términos que implica negociar –y legitimar- a estos fondos (buitres). Sin importar con quien baile el tango el gobierno argentino, igual debe pagar según las condiciones que le impongan.

Pero al mismo tiempo, y mirando a David Cameron como otro blanco de la citada filtración financiera, la clase política mundial aparece como un campo a ser deslegitimado por esta acción de guerra mediática. Un mundo sin políticos, o al menos con clases políticas cercenadas, listas para ser llamadas a capítulo por el poder financiero, sería el objetivo madre de este capítulo panameño.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*