Escasez y desabastecimiento: ¿Instrumentos para alcanzar objetivos políticos?

desabastecimiento

 Por Salvador Pérez

A través de una serie de mecanismos, empresas como, Colgate-Palmolive, Polar y Johnson & Johnson están hiriendo mortalmente el modelo político de inclusión y justicia social impulsado en Venezuela durante los últimos tres lustros.

Con una política de escasez inducida y desabastecimiento programado, estas empresas están creando las condiciones idóneas para que élites económicas al servicio de las “fuerzas globalizadoras” retomen el poder político del Estado. La angustia y el malestar generado en la población están poniendo en riesgo el clima social del país,  y por ende en peligro la continuidad del proceso bolivariano.

Indudablemente, la escasez inducida y el desabastecimiento programado son las “razones legítimas” por las cuales una potencia extranjera como EE.UU., vendrá a intervenir militarmente en los asuntos internos de Venezuela, pues por menos, han movilizado su flota de Black Hawk UH-60 y división aerotransportada.

Por consiguiente, decidimos abordar este tema a fin de contrastar si ambos fenómenos (escasez y desabastecimiento) pueden ser explicados por las leyes que rigen la ciencia económica o si por el contrario responden a elementos inducidos y programados con fines políticos.

La encuestadora Datanálisis, informó en días recientes con el apoyo de medios privados que, “En supermercados de Caracas, de cada 10 artículos 8 no se encuentran”. Al mismo tiempo alertó que “la escasez de productos regulados en los anaqueles de los supermercados en Caracas se sitúa en 82,3%”

Trabajadores de la transnacional Colgate-Palmolive han denunciado de manera pública que, “La ausencia en los anaqueles venezolanos de los artículos de higiene personal y de limpieza del hogar elaborados por la empresa Colgate-Palmolive responden a una decisión política, ya que la compañía empaca solo presentaciones grandes, con lo cual la oferta en el mercado disminuye hasta un 80%”. Estos trabajadores, han alegado que, “las presentaciones de tamaño mediano fueron (…) sacadas de circulación, para sólo dedicarse a la colocación de grandes empaques. Esto redujo hasta en 80% la oferta de productos como crema dental Colgate, el suavizante Soflán, el lavaplatos Axión y los detergentes ABC y Ajax”.

Por otra parte, el Secretario de Reclamos del Sindicato de Alimentos Polar, Salsa y Untables, Gerald González, ha informado, como “Empresas Polar a través de su división de comestibles ha paralizado la producción de algunos productos, entre ellos, mayonesa y salsa de tomate, alegando falta de divisas para la compra de materia prima”.

Asimismo, el secretario general del Sindicato de Trabajadores de las Empresas de Manufacturas de Productos para la Higiene y Cuidados Personales Similares y Conexos del estado Carabobo, Jaime Guevara, denunció recientemente “irregularidades intencionales en la producción en plantas Johnson & Johnson (J&J), entre las que se destaca la paralización de operaciones de manufactura debido a una supuesta falta de materia prima bajo el argumento de una asignación no equitativa de divisas.

Ante la opinión pública, empresas como Colgate-Palmolive, Polar y Johnson y Johnson, han logrado posicionar, con el apoyo de las grandes corporaciones mediáticas, que en Venezuela, la escasez y el desabastecimiento de productos, se debe en general, al modelo político y social iniciado por el presidente Hugo Chávez, sus políticas y la continuidad de esas políticas en el actual Gobierno presidido por Nicolás Maduro. Y de manera específica, han argumentado que se debe a:

  • La política de control implementada por el Ejecutivo Nacional en la administración de divisas y de precios en los productos.
  • La asignación desproporcionada de divisas, (asignación no equitativa de divisas) impidiendo el acceso de materias primas para que estás empresas puedan producir.

Ante estas conjeturas, hemos consultado la opinión de tres economistas, para triangular la información entre las teorías económicas, las compañías: Colgate-Palmolive, Polar y Johnson & Johnson y los especialistas a fin evidenciar las verdaderas causas que lo han originado.

Para la profesora e investigadora de la Universidad Simón Bolívar, Pasqualina Curcio, ambos fenómenos (escasez y desabastecimiento) no pueden ser explicados a través de las leyes del mercado  y las teorías económicas de la oferta y la demanda, debido a que los niveles de producción no permiten explicarlos.

De esa manera, Curcio, refiere que, estos fenómenos “responden esencialmente a razones políticas ya que la producción cae en momentos muy particulares y luego retoman la producción (…) los momentos particulares coinciden con eventos electoras o procesos de tensión política”.

Asimismo, Pasqualina ha demostrado recientemente en sus trabajos e investigaciones que “la asignación dedivisas otorgadas a estas compañías han sido superiores en comparación a años anteriores”.

Por consiguiente, esta economista resalta que, “por la vía de lo económico y lo social, buscan obtener objetivos políticos (…) generando angustia y malestar en la población”.

Por otra parte, para el investigador independiente en Ciencias Sociales, Luís Enrique Gavazut, en Venezuela, “la producción no aumenta porque no aumenta la inversión productiva privada, se produce desinversión por parte de los sectores económicos y los agentes económicos productivos”.

Igualmente Gavazut, refiere que, “el volumen de producción, es decir las toneladas métricas de producción manufacturera privada en Venezuela, en 15 años sólo ha crecido un  nueve por ciento (9%) mientras que los precios de esa misma producción manufacturera privada, en su índice de aumento, fue de 1500%, de manera que si se invirtiera en Venezuela el volumen de producción fuera mayor”.

Del mismo modo, la economista, Laura Pérez, quien se desempeña como docente y ex coordinadora del Grupo de investigación en Gestión y Modernización Empresarial en la Universidad Experimental del Táchira, explica que, “ante la posibilidad cierta de que los beneficios disminuyan, Johnson & Johnson y Colgate-Palmolive, abren una estrategia de mercado, la de simplificación, que consiste en disminuir los costos de producción, utilizando embaces de mayor tamaño, ya que es mejor producir un solo producto de mayor tamaño que producir 20 de menor dimensión, pues producir 20 implica más horas de trabajo, utilizar más embaces, etc. Ello implica un proceso productivo que va hacia un mercado  con precios en los que los márgenes de beneficio son mayores”.

Al mismo tiempo, agrega que, “han buscado obtener las mismas cantidades de beneficio, disminuyendo los productos de pequeñas presentaciones, es decir el tamaño  de los productos que están destinados para atender las necesidades de los ciudadanos con menor capacidad adquisitiva”.

Al respecto, se revela, que estos grupos económicos, están instaurando la máxima atribuida a Nicolás Maquiavelo, sobre “el fin justifica los medios”, es decir, están utilizando todos los medios disponibles a su alcance, sin limitarse por la moral o la ética, con el objetivo de retomar el poder político del Estado a cualquier costo, sin importar si ello implica, sumergir a Venezuela en el más oscuro y siniestro juego de la guerra de todos contra todos.

En conclusión, existen elementos tangibles que permiten demostrar que en Venezuela, el fenómeno de la escasez y el desabastecimiento de productos, fungen como instrumentos políticos, utilizado por la élite económica, para lograr retomar el poder político del Estado, suprimido en revolución.

Aunado a ello, a punta de mentiras, pretenden acabar con el sueño bolivariano, ya que las corporaciones mediáticas están socavando el sentimiento del pueblo venezolano, para que éste se vaya sumando de manera inconsciente o consciente, en primera instancia, al plan macabro denominado “capitalismo popular” y como segunda opción, para que éste apoye de manera sumisa y legitime la intervención armada (ya planificada) por parte de EE.UU., para que venga a poner fin ipso facto a todo proyecto bolivariano y sus simpatizantes.

Ambos caminos conducen al mismo destino, extinguir desde su raíz, todo lo tangible e intangible que esté relacionado con el proyecto de justicia social implementado durante la Revolución Bolivariana.

4 Comentarios en Escasez y desabastecimiento: ¿Instrumentos para alcanzar objetivos políticos?

  1. Buenas noches.Los felicito por el portal!.Este artículo me pareció muy bueno y fácil de comprender para quienes no sabemos nada de economía. Estoy completamente de acuerdo con sus planteamientos. Espero corrijan la palabra envaces por la correcta ENVASES…

  2. Buenas noches.Los felicito por el portal!.Este artículo me pareció muy bueno y fácil de comprender para quienes no sabemos nada de economía. Estoy completamente de acuerdo con sus planteamientos. Espero corrijan la palabra envaces por la correcta ENVASES…

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*