El mito de la unificación cambiaria

unifica

Con la unificación cambiaria y el levantamiento del tipo de cambio pasa un poco como en la conseja aquella según la cual no existe nada mejor para la salud que tomar ocho vasos diarios de agua. Casi todo el mundo está de acuerdo con que se trata de medidas sensatas, naturalmente buenas y perfectamente avaladas por el pensamiento científico. Pero, cuando se les pregunta por qué, nadie –expertos incluidos– es capaz de dar una sola razón convincente, más allá de ciertas generalidades.

Pero en el caso de la unificación y el levantamiento del tipo de cambio pasa incluso que la evidencia empírica marcha en dirección absolutamente contraria a lo que reza la creencia colectiva. Allí vemos el caso actual de Argentina. País sobre el cual se dijo que levantar “el cepo” cambiario y unificar el tipo de cambio oficial con el paralelo haría no solo bajar la inflación, sino detener la devaluación. Y no solo no ha pasado ni lo uno ni lo otro, sino que más bien la inflación y la devaluación son ahora con Macri más alta que en cualquiera de los peores meses del kirchnerismo. Eso sin entrar en detalle con respecto a otras cosas, como el desempleo y la desinversión privada.

En el caso venezolano, cualquiera que haya vivido los noventa recordará sin nostalgias las épocas aquellas en que sin control cambiario y con tipo de cambio único la economía nacional mostró desempeños más fatales que los de hoy. Independientemente de que las riendas de los ministerios de Economía y el BCV estaban en manos de “genios” graduados en las mejores universidades del mundo –como Ricardo Hausmann– la inflación era galopante, la fuga de capitales no se detenía, tampoco la especulación de precios, y la pobreza no hizo sino aumentar. Quienes, más chicos, no recuerden esa época tal vez recuerden entonces ya en tiempos del chavismo, cuando la economía estaba en manos de otro “genio” graduado en Chicago: Felipe Pérez Martí, el más chiflado de todos los chiflados que hoy hacen vida en torno a ese grupo de autoayuda para neoliberales venidos a menos e izquierdistas piratas, llamado “¿Qué hacer?”, lo cual es bastante decir. Es una historia que, como muchas cosas en nuestro país es graciosa en medio de la tragedia que supuso, que como alguien ya la contó mejor que lo que nosotros lo haríamos, citemos un pedacito:

«A principio del año 2002, las bandas cambiarias no aguantaron un escenario de confrontación con la banda de los capitalistas que luchaban por apropiarse de la renta petrolera y fugarla. Entonces, el ministro de Planificación Felipe Pérez ensaya con un esquema de flotación, que lleva a un proceso acelerado de devaluación y fuga de capitales. Algunos recordarán sus apariciones en Venezolana de Televisión (VTV), parado frente a una biblia pidiéndole a los sorprendidos televidentes que si se creía fuertemente, que el tipo de cambio bajara, este lo haría. No se sabe si por gracia divina o por sus santificados popes Thomas Sargent y Robert Lucas».

En aquel entonces gracias a Felipe se fugaban hasta 500 millones de dólares diarios, la inflación revirtió su caída de cinco años, se disparó el desempleo, la pobreza y todos los indicadores negativos, y Pdvsa nos dio un golpe. Hasta principios de 2003, “cuando llegó el comandante y mandó a parar”, decretó un control cambiario junto a uno de precios y Venezuela tuvo el mejor desempeño económico de toda su historia reciente.

Contra este tipo de pensamiento ligero y especulador en el peor sentido del término, presentamos el trabajo de Luis Gavazut, La unificación cambiaria: un mito, en el cual uno a uno se van desmontando los principales lugares comunes en esta materia tan vital para el país, pero, precisamente por eso, escrito en un lenguaje bastante pedagógico, al alcance de las mayorías. Y es que como se ha dicho siempre, cuando se trata de temas de tanta importancia, lo primero que hay que hacer es no dejarlos exclusivamente en manos de los economistas.

 Lea El mito de la unificación cambiaria

5 Comentarios en El mito de la unificación cambiaria

  1. Muy buen artículo. Pero no me resuelve estas interrogantes: a) como enfrentar el impacto del dólar todas y el dólar Cúcuta en la fijación de los precios en bolívares? b) como evitar el incentivo a la corrupción de los funcionarios del gobierno que encierra el esquema cambiario actual? Y c) si las transacciones en el,mercado negro son inferiores a la asignación de divisas por el gobierno, por que los precios de los bienes no regulados se transan por el dólar negro?

  2. Hola Ramón, gracias por tus comentarios. Puedes contactarme a través de luisgavazut@yahoo.com. En relación con tus inquietudes, me permito aportar las siguientes reflexiones, en el mismo orden: a) La solución no es eliminar el control de cambios y maxidevaluar el bolívar, sino restringir el acceso a las petrodivisas que son un bien público de todos los venezolanos, instrumentar la transparencia radical en tiempo real de todas las transacciones de divisas de la República, instrumentar la aplicacion aduanal obligatoria del baremo de precios de referencia internacional para impedir la sobrefacturación de importaciones (lo que se supone debería estar haciendo la Dirección de Precios de Transferencia del SENIAT), instrumentar la transparencia radical en tiempo real de todas las transacciones de los particulares que involucren divisas entregadas condicionadamente por la República, decretar el monopsonio estatal de adquisiciones en todos los rubros protegidos, prohibir la distribución por demanda de todos los rubros protegidos y en su lugar instrumentar el sistema de distribución programada bajo pedido con base territorial y transparencia radical en tiempo real para el seguimiento de cada pedido, erradicación de la evasión del ISLR mediante un sistema estricto que utilice la información bancaria de todos los contribuyentes, instrumentación de un sistema progresivo de ISLR donde los grandes grupos corporativos sean pechados hasta por el 80% de sus ganancias empresariales anuales, entre otras medidas audaces que apuntan hacia la construcción del socialismo y no hacia el reformismo y la restauración capitalista. b) En Venezuela habrá incentivo para la corrupción mientras haya botín de petrodivisas al cual meterle mano, la solución no es aumentar el precio de la divisa para que solo los grandes grupos corporativos y los multimillonarios puedan comprarlas y fugarlas al extranjero, sino simplemente restringir el acceso a las divisas, es decir, no darle petrodivisas a empresarios que lo que hacen es sobrefacturar y fugarlas al extranjero, sino únicamente a través de un Presupuesto Anual de Divisas de la República, por sectores de actividad económica, no por empresas individuales, y previa presentación y aprobación del Plan Anual Sectorial de Inversión y Producción, con indicación de detallada del uso que se va a hacer de cada unidad de divisa que se le asigne al sector privado y también a las empresas públicas y corporaciones estatales importadoras, todo ello acompañado de un sistema en Internet de transparencia radical en tiempo real, porque la corrupción solo es posible por culpa de que todo en este país es una caja negra y nadie sabe lo que sucede. c) Los precios de los bienes no regulados se transan por el dólar negro porque el mismo se ha impuesto como marcador de referencia para fijar el precio por el método del costo de reposición, lo cual no solamente está prohibido por la ley, es decir que es un delito, sino que es una gran mentira que los importadores estén comprando divisas a dólar negro para importar, pues los grandes importadores y los grandes grupos corporativos "productores" lo que hacen es fugar divisas; si no fuera así, entonces debería haber mucho abastecimiento de los rubros no regulados, lo cual es falso, como puede comprobarse por ejemplo en el caso de los repuestos automotrices no regulados; y además, resulta que incluso utilizando divisas calculadas a dólar today, los precios de los bienes no regulados deberían ser entre tres y cinco veces menos de lo que están actualmente en el mercado venezolano; así que la respuesta a tu tercera inquietud es simple: los precios de los bienes no regulados se transan entre tres y cinco veces más que el dólar de mercado negro (y en muchos casos muchísimo más, como por ejemplo precios en el orden de 22.000% por encima de su costo de adquisición) porque en Venezuela existe una ESPECULACIÓN HORROROSA y un gobierno cuyas acciones no contundentemente radicales hacia el socialismo se han revelado incapaces de impedirla. Un abrazo Ramón.

  3. Excelente material, como impulsar este marco teórico en función de aplicarlo en el que hacer económico – político de la patria? Requiere de infinita voluntad de todos los entes (Públicos y Privados) donde predomine e interés de las grandes mayorías de vuestra patria. Quien le pone el cascabel al gato?

  4. recordemos que hubo un cambio del signo monetario de bolívar a bolívar fuerte – se eliminaron nominalmente 3 ceros a la moneda- si tomamos en cuenta eso, se ha producido una maxidevaluacion del signo monetario desde ese momento a la fecha…..y no hemos desaparecido. seguimos con las mismas contradicciones la misma dependencia, el mismo atraso de nuestro aparato productivo, eso si, pero no hemos desaparecido.
    ahora bien, el asunto cambiario es el problema urgente, es la punta de lanza de la guerra económica y su enfrentamiento amerita medidas de guerra económica. no se trata de eliminar el control cambiario, eliminar los tipos de cambio si es perentorio, para mi urgente. es fuente de mas distorsión , de corrupción y de especulación. nos hace mas vulnerables. se beneficia a un sector en perjuicio de otro olvidando que los valores en los mercados tienden al equilibrio ya que es en el mercado donde el capitalista realiza la plusvalía y la reparte con otros capitalistas, quiera o no quiera…el que importe con divisas a bsf 10 y calcule ganancias sobre este coste ganara menos que aquel que importa a bsf 2000 y calcule su beneficio a esta tasa, es mas, al intercambiar productos entre si el primero transferirá sus ganancias al segundo ya que se rompió la paridad que en origen pudieran haber tenido. es por eso que una parte de esas divisas obtenidas a bsf 10 irán al mercado negro en busca de mayor rentabilidad, y de equilibrar las ganancias. teórica y prácticamente se puede demostrar. se dan casos donde repuestos de un vehículo importados a dolar paralelo son casi tan caros como el vehículo completo . PERO ADEMAS, DE ELIMINAR LOS TIPOS DE CAMBIO HAY QUE ESTABLECER UNA ESCALA MOVIL SALARIAL INDEXANDO PREVIAMENTE LOS SALARIOS AL TIPO DE CAMBIO EN UN EQUIVALENTE AL SALARIO PROMEDIO LATINOAMERICANO ( su equivalente 300 dolares aprox.) YA QUE LA DEVALUACION LO QUE PERSIGUE REALMENTE ES LA REBAJA DE LOS SALARIOS Y POR ENDE UNA MAYOR TASA DE EXPLOTACION Y GANANCIA AL CAPITAL….ES ESA LA COMPETITIVIDAD TAN CACAREADA POR LOS PARTIDARIOS DEL MONETARISMO QUE ES LO QUE SE HA IMPUESTO DE FACTO EN EL PAIS.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*