Un golpe de timón en medio de la tormenta

filtro-blanco-recuperado-recuperado

Dice un sabio refrán que el problema con las metáforas es que luego hay que explicarlas.  Lo que resulta paradójico, pues se supone que estas se usan precisamente para explicar algo. Sin embargo, en la medida en que toda metáfora implica una alegoría, los inconvenientes comienzan cuando pasamos de la enunciación por parte del autor a las interpretaciones que de la misma realizan los receptores. Problema que se complejiza si dicho autor, por alguna razón, no está para aclarar el significado original del uso.

El aura mítica del Golpe de Timón radica justamente en el misterioso uso de esta metáfora, de tanta fuerza representativa, tan propia del lenguaje épico del presidente Chávez y tan simbólica dado el contexto. Pero esta mítica alcanza picos aún más altos cuando se considera que no existen registros conocidos que certifiquen exactamente para qué Chávez la usó. Cualquiera que haya leído la versión resumida o visto la alocución que dura más de tres horas, lo puede certificar.

¿Se trata entonces de un mito fundado sobre algo que Chávez nunca dijo?

Varios de los ministros y funcionarios presentes ese día, testifican que fue una afirmación hecha por el presidente Chávez antes de que la reunión empezara a ser televisada. Algunos dicen que usó exactamente esa expresión. Mientras otros señalan que no expresamente, pero que sí menciono la necesidad de dar un giro radical en la conducción de la revolución, lo que podría entenderse como un Golpe de Timón.

Lo cierto es que a lo largo de sus palabras Chávez habló de la necesidad de cambiar, de dejar de hacer ciertas cosas como se venían haciendo y de hacer otras que aún no se habían hecho. También de superar el burocratismo, de ser más eficientes, pero sobre todo de democratizar la base productiva para hacer sostenible el modelo inclusivo socialista. A propósito del socialismo, critica duramente el uso oportunista del término. A la vez que explica su visión del socialismo territorial, entendido como lo concreto sobre el territorio. Es en este contexto que hace su célebre crítica del tema comunal, al tiempo que lanza su consigna, “independencia o nada, comuna o nada”. De tal manera, si quizás nunca usó la metáfora Golpe de Timón, toda la atmósfera de ese día estaba impregnada de algo de eso. Y a final de cuentas, se da por hecho que la validó para el título de la edición publicada.

Pero nada de esto anula el misterio, por el contrario, lo intensifica.

De esta manera, la mayoría de las interpretaciones sobre El Golpe de Timón versan en torno a una aparente corrección planteada por Chávez al rumbo que traía el proceso. El problema de cada una de estas interpretaciones, no obstante, es que ante la heterogeneidad hermenéutica planteada, cada una hace hincapié en tal o cual aspecto que a sus proponentes les interesa resaltar. Sin embargo, nosotros nos preguntamos: ¿existe la posibilidad de que estuviera pensando más en el rumbo por venir que en el que se traía?

Y es que hoy día, justo cuando el barco que conducía se encuentra en medio de una peligrosa tormenta, vale la pena interrogarse si ya entonces Chávez, que varias veces había hablado de la irreversibilidad del modelo, de cruzar el punto de no retorno, de avanzar en el necesario acometimiento de un conjunto de medidas radicales dirigidas a democratizar la base productiva de modo de hacer sostenible la democratización alcanzada de la vida social y política, el Chávez que un par de años antes había vislumbrado el advenimiento de una guerra declarada por los grupos tributarios del modelo parasitario heredado de la Cuarta, cuando hablaba del Golpe de Timón no estaba haciendo más bien referencia a la llegada de esta tormenta, frente a la cual había que colocarse en mejor posición para saber enfrentar y salir con bien.

Cualquiera podría decir que para los efectos es lo mismo que criticar lo que se venía haciendo. Pero visto en retrospectiva, es fácil darse cuenta de que no. Pues lo cierto es que desde esta perspectiva ya no estaríamos hablando de un texto del pasado que hablaba sobre el pasado –sobre lo ya hecho, bien o mal– sino de un texto en presente continuo, de una gran –y tal vez angustiante– actualidad, de una intervención llena de futuro.

Así pues, a quienes se interrogan sobre la vigencia del Golpe de Timón en medio de la turbulencia presente, a quienes el vértigo de perder el horizonte impacienta, a quienes saben a dónde ir pero temen no llegar, e incluso –y tal vez sobre todo– a aquellos y aquellas que ya no están convencidos de nuestro destino, a todos ellos y ellas, va dedicado este especial de 15 y Último que arranca desde hoy hasta el 20 de octubre.

2 Comentarios en Un golpe de timón en medio de la tormenta

  1. Nuestro comandante eterno, Hugo Chavez, al igual que cristo, nos hablo tan metaforicamente que no llegamos a comprender sus enseñanzas y la visión que tenia de lo que debia ser nuestro proceso revolucionario del siglo XXI, es mas, pienso que todavia y con todo el material escrito que tenemos de él, seguimos sin entender. Luego del golpe de estado en 2002 y del paro petrolero del 2003 comienza a vislumbrarse a partir del 2005 la transición hacia el socialismo con la creación de las misiones sociales, la recuperacion de empresas para ponerlas bajo el contro de la clase obrera y pare de contar de acciones que hacian ver que nuestro comandante al igual que Gransci pensaba que era necesario implotar la estructura burguesa del estado venezolano, para dar nacimiento a una estructura nueva, pero tanto nosotros en el pueblo, como muchos funcionarios públicos sin la visión de nuestro eterno lider, pudimos comprender y seguimos en esta lucha encarnizada con una burguesia vende patria, que lo que hace es puro criticar y no da soluciones a la crisis economica inducida por su misma gente. La historia es ciclica y 1817 marco un año importante para el fortalecimiento de la lucha independentista, pues ahora en el año 2017 no serà menos para nuestra revolución bolivariana y socialista del siglo XXI.

  2. Debemos retomar Angostura y llamar a un congreso de la patria, pero con las bases populares y los cuadros formados para la revolución, sin famosos y mediaticos y si con bastantes hombres y mujeres utiles a la patria, para el 17 de Junio de 2017, es mi propuesta. La discución debe girar sobre el rumbo politico, social y económico de nuestro pais bajo el mando disciplinado del soberano.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*