¿Se está ejecutando el Golpe de Timón?

pina

Por: José Gregorio Piña

A propósito del cuarto aniversario del denominado Golpe de Timón del comandante Chávez, ocurrido en la primera reunión del Consejo de Ministros del nuevo lapso de Gobierno, el 20 de octubre de 2012; resulta muy pertinente hacernos esta pregunta y, sobre todo, responderla.

De entrada, debemos acotar que en la transcripción oficial del MPPCI y del PSUV sobre la referida alocución del comandante Chávez, no aparece la frase “golpe de timón” y ni siquiera la palabra “timón”.

No obstante, dado que así fue bautizado ese discurso, debemos asumir que un “golpe de timón”, metáfora de la navegación, no es, como algunos y algunas asumen, un escenario, situación u objetivo. La maniobra de “golpe de timón” alude específicamente a una acción voluntaria que recoge el momento en que el capitán de la embarcación decide un cambio repentino de dirección; de allí que “golpe” implica un cierto grado de violencia, de accionar repentino.

Hecho el cambio de rumbo, ejecutado el “golpe de timón”, transcurre la embarcación hacia el nuevo rumbo; pero el “golpe de timón” ya ha sido ejecutado. Queda para el análisis si el  título con que fue bautizado el discurso citado fue el más preciso.

Sí está claro que el comandante Chávez, en un notable ejercicio de autocrítica, recalca varias veces que el nuevo lapso de Gobierno que inauguraba debía enfocarse en la eficiencia, reconociendo que su ejecutoria hasta ese momento no lo había sido, especialmente en el tema económico.

Al respecto, el comandante Chávez explicaba que había dado prioridad a lo político, como paso previo necesario en una serie de etapas sucesivas:

“Se trata de los pasos que hemos venido dando, por eso hablamos del tránsito, transición, etapa. Nada de esto existía en Venezuela y nada de esto existiría en Venezuela si se impusiera el capitalismo, que nos convertiría de nuevo en la colonia que éramos. Por eso la revolución política es previa a la económica. Siempre tiene que ser así: primero revolución política, liberación política y luego viene la revolución económica.

”Son elementos que ayudan a orientar el tránsito y de eso estamos hablando hoy, sobre la economía y cómo ahora, con el nuevo ciclo que se abre, debemos ser más eficientes en el tránsito, en la construcción del nuevo modelo político, económico, social, cultural, la revolución.

”Este es el gobierno revolucionario de Venezuela, ratificado por un pueblo hace dos semanas, pero también muy criticado por un pueblo y con razones, y estas son algunas de las razones: falta de eficiencia”.

En ese orden de ideas, y continuando con la metáfora de la navegación, publicamos el 27-05-13 un artículo que tuvo bastante difusión titulado “Nicolás, navegando contra el viento”, en el cual comparábamos la acción de Gobierno en circunstancias adversas, con el navegar de una embarcación a vela en contra del viento.

En ese artículo sostuvimos que: “Ajustes de política económica, sí, sobre todo para aumentar la producción y productividad en el país; pero elementos como la regulación de precios, dinámica y con base en costos reales; la restricción de la cuenta de Capitales de la Balanza de Pagos y la administración de la convertibilidad de las divisas; la regulación de los canales de distribución de bienes y el combate del monopolio y demás figuras de abuso de posición de dominio, son aspectos indispensables para la propia sobrevivencia del Gobierno en el presente escenario de guerra económica”.

Igualmente, manteniendo como inamovibles los puntos arriba señalados; y siguiendo con la metáfora naval, decíamos al presidente Maduro que:

“Resumiendo, en términos políticos y económicos de la coyuntura actual en el país, toda la enseñanza de la práctica marinera referida la podemos traducir en lo siguiente:

  • Requerimos seguir avanzando en dirección general al rumbo prefijado.
  • No se puede avanzar directamente contra la fuerza contraria.
  • Enfrentar directamente la fuerza contraria implica retroceder y hasta volcar si es de mucha magnitud.
  • Arriar las velas implica también retroceder.
  • Se puede seguir avanzando contra la fuerza contraria, con sucesivos cambios de rumbos cercanos al rumbo prefijado, siempre que se compensen, y la dirección resultante se mantenga alineada con el rumbo prefijado.
  • Los cambios sucesivos de dirección no deben comprometer la estabilidad de la embarcación y requieren modificaciones que los contrarresten o que desplacen dinámicamente el centro de gravedad, o ambas cosas.
  • Los cambios sucesivos, hacia babor y estribor (izquierda y derecha con respecto al rumbo escogido) deben ser de la menor magnitud posible, deberán ceñirse (nunca mejor usado el término marinero) al rumbo prefijado.
  • Para avanzar contra la dirección de viento se requieren cambios y ajustes en los instrumentos, arreglos y métodos; modificar dinámicamente los equilibrios del centro de gravedad (centro de poder, en la analogía política) de la embarcación y se requieren frecuentes variaciones mínimas del rumbo inmediato, para mantener el rumbo general de destino.
  • Aún en las condiciones más favorables, el mejor trayecto no es el directo, sino el zigzagueante, pero ceñido al rumbo deseado. Lenin bien dijo que el camino de una revolución no es recto como la Perspectiva (gran avenida panorámica) Nevski, en San Petersburgo (anterior Leningrado).
  • Por último, en alta mar y en plena navegación, a veces hay que largar lastre, o someter a algún amotinado; pero garantizar siempre el destino previsto para los pasajeros en primer lugar, y para la tripulación.”

En conclusión, observamos que el presidente Maduro ha aplicado a cabalidad las recomendaciones de navegación que le hicimos en ese entonces; manteniendo el rumbo en lo esencial; pero modificando métodos e instrumentos y haciendo ajustes permanentes en la dirección.

Exigido al máximo el Gobierno del presidente Maduro por las circunstancias de la guerra económica en los últimos cuatro años, y ante la acentuada caída del ingreso neto de divisas por concepto de venta de hidrocarburos, se ha visto obligado a ejecutar, y lo hizo, el cacareado Golpe de Timón, buscando la mayor eficiencia en el uso de los menores recursos financieros, apoyándose en los puntos prioritarios bautizados como los 15 motores de la economía, para disminuir importaciones, aumentar la producción y la productividad y aumentar el ingreso de divisas de fuentes distintas a los hidrocarburos.

1 Comentario en ¿Se está ejecutando el Golpe de Timón?

  1. El artículo hace referencia a una sola perspectiva del Golpe de Timón: a la eficiencia. Y, desde ésta visión parcial, se queda en lo macro; apuntando a elementos de política económica desarrollados por Chávez y otros anunciados por Maduro luego de varios amagues visados de improvisación y falta de claridad. Los de Chávez dieron sus frutos al principio pero luego fueron permeados por la contrarrevolución, conviertiéndose en verdadera sangría de divisas (CADIVI) o propaganda opositora (precios “justos” exhorbitantes que manifiestan la incapacidad del gobierno en controlar a los especuladores disfrazados de empresarios) y los esfuerzos por crear nuevas industrias cayeron en una buena proporción en terreno infértil, dominado por burócratas al servicio de la oposición y/o de la corrupción (por su falta de honradez para reconocer su ineptitud o conscientemente saboteadores); esta fue una de las últimas angustias de Chávez (recuerden lo de Helados Coppelia). Los elementos de política económica de Maduro resultan de un gobierno atrapado contra las cuerdas en un rincón, recibiendo una andanada de agresiones de parte de las grandes corporaciones (desbastecimiento, especulación, bloqueo financiero, saboteo al sistema cambiario, hiperinflación inducida) sin mucho espacio para escapar, más que anunciar en el peor momento lo del Arco Minero, aflojar los controles cambiarios a las exportaciones, tratar de incorporar a las PYMES como sujetos de sus políticas para compensar el desabastecimiento, esconder las estadísticas económicas y aumentar los sueldos buscando una mínima compensación al empobrecimiento general experimentado en las remuneraciones del sector formal. Siguiendo con el simil de Piña, no sólo vamos contracorriente, sino de frente en un vendaval que reduce al mínimo las maniobras para evitar zozobrar. El Golpe de Timón de Chávez lo anunciaba y, quién sabe si estando él al frente lo hubiera podido evitar o, cómo maniobraría si lo hubiera alcanzado. Ese 20 de octubre de 2012, y esto le faltó al análisis de Piña, el hablaba de darle Poder al Pueblo, sobre todo el Poder Económico, porque el Poder Social le estaba llegando con las misiones sociales y, esto es una tarea que debemmos realizar todos, con la ayuda y guía del gobierno; ahí siguen los ministros y dirigentes burócratas con toda su parafernalia, alejados del pueblo, llegando fríos -del aire acondicionado de sus camionetotas, propias o asignadas- a cuanto evento POPULISTA inventan con el pueblo (caliente por tanto calor de nuestro trópico o por el clima que nos impone la guerra genocida del capitalismo contra cualquier viso de revolución socialista). Las comunas, se enfriaron y siguen siendo pasto de las debilidades organizativas y falta de apoyo de alcaldes y gobernandores, aferrados al estado burgués que se resiste a ceder poder. La polìtica comunicacional diseñada por Chávez para Ernesto Villegas fue abortada cuando se le designó como Jefe del Gobierno del Dtto. Capital!!?? Y la crítica ha sido estigmatizada, perseguida y banalizada por quienes, estando al frente de los poderes para mandar obedeciendo, se creen infalibles y perfectos. Pero somos leales, apoyamos al gobierno y sus dirigentes, estamos préstos a obedecer sus órdenes, aunque no las compartamos: los dirigentes conocen la estrategia, nosotros, la base la intuímos; y queremos estar equivocados y que sean ellos quienes nos guíen hacia el rumbo correcto. Todo esto con mucho respeto a José Gregorio Piña, a quien admiro sinceramente como colega economista.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*