Isis Ochoa: “Nuevas victorias épicas están por venir para Venezuela”

isis

Isis Ochoa fue protagonista estelar del Golpe de Timón. Una de los más recordados, si bien por cosas del destino no estuvo físicamente ese día. Y es que para la fecha ocupaba el cargo de ministra de las Comunas, tema sobre el cual giró lo más importante de la célebre alocución del comandante presidente.

Pocas personas tan calificadas como ella para dar cuenta del espíritu del Golpe de Timón y de su evolución cuatro años después. Por lo que desde 15 y Último hicimos todo lo posible por entrevistarla, tarea encomendada a Lucía Córdova, quien de paso con esta entrevista se estrena como parte de nuestro equipo.

***

Por Lucía Córdova

Hija de una maestra dirigente comunitaria y un comandante guerrillero, Isis Tatiana Ochoa Cañizales nació en la ciudad de los hermosos crepúsculos, una de las más antiguas del país: Barquisimeto. Era 10 de mayo de 1978, mediodía, miércoles, y llovía.

Cuando nos recibió, otro mediodía pero en Caracas y soleado, nos contó que en la última década de su vida ha participado de varios partos por el despertar del “Lázaro colectivo”, pero es ahora cuando está en puertas de dar a luz su “proyecto más trascendental”, aquel que justamente “profundiza esa necesidad de seguir batallando”, el mismo que lleva más de 30 semanas gestándose en sus entrañas.

Orgullosa, nos narró que hace parte de la avanzada fundadora del Frente Francisco de Miranda, formada en Cuba en 2003, durante 45 días ininterrumpidos, al calor de las ideas revolucionarias del líder universal Fidel Castro Ruz. A esa célula de luchadores, que tendría más tarde como objetivo medular desarrollar las misiones bolivarianas, aterrizó más por causalidad que por casualidad. Estaba empecinada en ser parte del grupo facilitador de la Misión Róbinson, pero la vida la convirtió en alumna de la Universidad Tecnológica de La Habana Cujae, y esa estadía fue el prefacio a su incorporación en el liderazgo gubernamental, junto al hombre que trascendió el espacio-tiempo de sus circunstancias y se inmortalizó como “una forma cotidiana de hacer las cosas”: Hugo Chávez.

La experiencia en el Frente le llevó a vivir en uno de los barrios más grandes de Latinoamérica, Petare, en casa de Cirilo, padre de 8 hijos y anfitrión de uno de los médicos cubanos que llegó a Venezuela corriendo el 2003, para curar a los más necesitados y sembrar una cultura preventiva. La razón de su hospedaje temporal en ese hogar era hacer in situ, organizada en escuadras, el diagnóstico de las necesidades más sentidas del pueblo. Ello haría nacer al corto tiempo los primeros programas sociales de la Revolución. Por ejemplo, la Misión Identidad, que en su primera fase (de octubre de 2003 a diciembre de 2004) ceduló a más de 8 millones de venezolanas (os).

Su primera responsabilidad de dirección colectiva fue como viceministra de Políticas Alimentarias del ministerio de Alimentación. Esa sería la primera parada de una hoja de ruta que incluiría, prácticamente sin descanso, cuatro viceministerios consecutivos, dos ministerios (Despacho de la Presidencia y Comunas, este último en dos ocasiones: una con Chávez y la última con Nicolás Maduro), una de las seis vicepresidencias sectoriales y la jefatura de una de las regiones para defensa integral (Redi).

Golpe de timón: ¡Comuna o nada! ¿O qué es lo que hacemos aquí?

Isis Ochoa era la titular de Comunas cuando el presidente Hugo Chávez, en el primer consejo de ministros del período constitucional que había empezado luego de la victoria del 7 de octubre de 2012, lanzó el famoso “golpe de timón”, cuatro años hace por estos aires. El comandante fue enfático en aquella celebrada intervención: “Comuna o nada, de lo contrario estaríamos liquidados o, peor aún, seríamos nosotros mismos los liquidadores de este proyecto”. Chávez también dijo haberse paseado, en no pocas oportunidades, por la idea de suprimir el Ministerio de Comunas, porque “pareciera que el tejido de la gigantesca telaraña de lo nuevo” es una competencia exclusiva de esa cartera, cuando “todos tenemos que ver en esto”. “Eso es un gravísimo error”, sentenciaba públicamente. Y de seguidas, animaba con su destreza de orador sin igual: “No es para que nos sintamos acogotados, sino para coger más fuerzas”.

No obstante la claridad de aquellas palabras, Isis Ochoa es partidaria de que no faltó quien las aprovechase para apuntar con el dedo su gestión. “Chávez se refería a que todo el Estado debía centrar sus energías en la consolidación del Estado social de derecho y de justicia”. No en vano, agrega, todos los ministerios se apellidan “del poder popular para”. ¿Y para qué?, me pregunta y ella misma responde: “Para lograr un nuevo aparato de gobierno, para hacer de la nuestra una nación inexpugnable con el ejercicio colectivo del poder”.

Más allá de los señalamientos personales, que siempre existirán, Isis Ochoa asumió el golpe de timón como un “fuetazo” con el pie puesto sobre el acelerador. Chávez hizo esa autocrítica –siguió reflexionando– por una angustia que siempre tuvo: el tiempo. Por su necesidad de ver que la ruptura paradigmática se diese en el momento histórico en que la estaba propiciando.

Y es que Chávez, proseguía en su relato, “tenía prisa por ser testigo de la concreción del modo de vida en socialismo, por ver consolidarse una democracia colectiva cuya dirección, por ejemplo, estuviese fundada en algo tan hermoso como la cultura de la asamblea de ciudadanos y ciudadanas”. Un desafío que quería ver materializado en lo inmediato porque era la esencia de su tesis de democracia participativa y protagónica, uno de los cimientos sobre los cuales se refunda nuestra República como Bolivariana de Venezuela, en 1999.

Y remata nuestra interlocutora: “Esa fue una convocatoria pública a dar un viraje para que el aparato ideológico del Estado se volcase por entero a trabajar en la transformación espiritual de la sociedad, entendiendo que el elemento transversal de esa transformación es el poder popular; el poder que puede, que no reposa en la estructura tradicional, sino que reside intransferiblemente en la gente”.

Después de aquel llamado a la “concentración de fuego, fuego de eficacia”, ¿en qué punto estamos?, ¿cuánto se ha hecho cuatro años después?, ¿seguiría Chávez sintiendo su clamor en el desierto?, ¿han nacido finalmente las comunas como espacio donde hagamos el parto colectivo del nuevo socialismo bolivariano?, ¿sabe la campesina de Guasdualito, el maestro de Anare o la indígena de La Guajira qué son las comunas?, ¿se les ve, a las comunas, por algún lado? Luces para despejar estos interrogantes también nos dio la exministra Isis Ochoa, que hasta hace nada comandó el despacho.

“El Poder Popular existe” y “hoy día tenemos una democracia mucho más avanzada que en otras partes del mundo”. Fueron esas dos frases que puso sobre la mesa como punto de partida para las reflexiones que seguirían. No obstante –admitió– “falta crecer en profundidad y descolonizar el pensamiento. Si bien hay un tejido social que se mueve y acciona diferente a la lógica hegemónica, que tiene una agenda de lucha propia, aún es menester quebrar reflejos condicionados y/o prejuicios como que la economía comunal es marginal e informal, o que se reduce a trabajos de peluquería y repostería. Hay un enfoque político general de la necesidad de cambiar el modelo, pero también muchos condicionantes de la lógica imperante que no permiten que se quiebren los viejos paradigmas”.

Y vuelve sobre la misma conclusión, por si las dudas: “Hemos ganado muchísimo en conciencia sobre la necesidad de avanzar hacia un nuevo modelo de relaciones sociales de producción. La visión de romper con el clientelismo está más madura en la gente. Hoy tenemos un anclaje más fuerte. Además, la reversión de las condiciones de bonanza de los comienzos de la Revolución ha despertado una urgencia por la transformación, porque la gente se ha dado cuenta, una vez más, de dónde está la amenaza”.

Especifica que existe un registro nacional que ha permitido darle identidad y personalidad jurídica a mil 609 comunas activas a la fecha, con seis estados que superan la barrera de las cien: Lara 178, Falcón 128, Zulia 114, Barinas 127, Apure 110, Portuguesa 104. Según los segmentos censales de la población, al 2019, deberían sumar 30 mil y combinarse con 3 mil empresas de producción social.

“Siempre debatía con el comandante Chávez sobre lo peligroso que es decretar comunas. Muchas veces se cumple con el requisito del registro solo para recibir dinero, pero cuando miras la estructura, te das cuenta de que no están consolidadas las vocerías e instancias necesarias para el ejercicio real de la democracia protagónica y participativa”.

“A ratos hay una visión de que si me piden que me organice en consejo comunal, me organizo en consejo comunal y pido el recurso para mi proyecto; si ahora toca hacerlo en comuna, lo hago en comuna, si luego es en comité local de abastecimiento y producción (Clap), lo hago en Clap”.

Si ese es el paisaje, entonces ¿qué falta para que el común denominador comprenda que el gobierno comunal va más allá de recibir recursos para solucionar problemas coyunturales?: “Una labor pedagógica y de acompañamiento, que, insisto, no compete en soledad al Ministerio de Comunas”. Acompasado al proceso de pedagogía –enumera– debe haber políticas públicas en torno al gobierno de los comunes, de lo común.

Otra debilidad, a su juicio, es que la gente sabe de la existencia de más de siete leyes del poder popular, pero no las aplica. “Por ejemplo, solía toparme con gente que pretendía que fuese yo como ministra quien cambiase las vocerías que generaban disgustos, cuando en la ley están todos los mecanismos para ello. Si no, me encontraba con quienes me decían: Yo soy el presidente vitalicio del consejo comunal. Pero los consejos comunales no tienen presidentes y mucho menos vitalicios. Entonces les preguntaba: ¿por qué tiene que venir una ministra a resolver los problemas de la política en lo local si a ustedes se les han dado las herramientas?”.

A propósito de esa anécdota y en alusión a un método promovido por Chávez (el de la interpelación popular para lograr el gobierno obediencial), Isis Ochoa cree que “la interpelación” tiene que ser bidireccional: “No vale nada más para la lógica del Estado, tiene que ir también al gobierno popular. Ojo y no se trata en lo absoluto de satanizar o criminalizar al pueblo. Es más bien retroalimentarnos”. “Tenemos un pueblo extraordinario que con guerra económica no pierde el entusiasmo. Un pueblo que es nuestro Stalingrado: Siempre detiene el avance del fascismo”.

Y siguen las anécdotas que ayudan a entender el asunto en su complejidad: “Encontramos por ejemplo que hay 31 comunas registradas con un solo consejo comunal. Eso no es una comuna. Deben modificar su carta fundacional, que es como la partida de nacimiento, a través del proceso asambleario que dice la ley. Otras surgieron con 27 consejos comunales y ahora están comprendiendo que su capacidad de relacionamiento en el territorio no les alcanza, porque sus características son distintas y están haciendo asambleas para dividirse en dos o tres comunas”.

De honda significación es la insistencia del comandante Chávez en la inauguración de una arquitectura financiera comunal, que pase por crear una moneda de intercambio, fundar un banco comunal e institucionalizar prácticas ancestrales como el trueque. Esto también figura entre las asignaturas pendientes, reconoce la exministra: “Es algo que nos ha costado muchísimo. Las comunas deben producir, generar ganancias excedentarias y llevarlas a un fondo que se reinvierta en el país. Es lo que Chávez llamaba el federalismo democrático: si yo Estado te doy un bolívar, de regreso la comuna debe aportar un bolívar igual”. Es la riqueza que genera nueva riqueza. Ello no ha sido posible.

Nuestra entrevistada cerró este apartado sobre las deficiencias y faltantes con algo de optimismo: “El balance general no puede ser negativo ni absoluto, porque son procesos complejos, multidimensionales y llenos de contradicciones”.

¿Pero por qué a veces pareciera que este sistema de organización comunal no halla su espacio o no tiene eco en el aparato comunicacional del Estado?

“Una vez, una persona me dijo en mi propia cara que el poder popular no es noticia, que eso no es importante. Seguimos haciendo comunicación corporativa, institucionalista, una comunicación en la que la autoridad es vedette. Los relatos y metamensajes están todavía muy orientados hacia la lógica de la hegemonía del poder. Muchos se conforman con entrevistar al vocero institucional y no interactúan con el sujeto político de la transformación y de la construcción de un nuevo bloque histórico”.

“Me costó mucho que los periodistas entendieran que las declaraciones más importantes no eran las de la ministra sino las del poder popular”.

Para Isis Ochoa hay un contrabando ideológico que explica por qué no se ha dado el salto cualitativo. “Es como cuando estamos dentro de la neblina y no vemos”.

Admite que hasta hace nada el “gobierno estuvo acorralado en una esquina por los fascistas”, pero siente que ha habido un resurgimiento con los Clap y que la gente comprende que “la dieta que estamos haciendo no es la de Maduro sino la de Lorenzo Mendoza. Esto no ha sido fácil porque la relación de los venezolanos con la comida es completamente emocional y eso lo ha sabido trabajar muy bien empresas Polar. El asedio ha sido tan duro que pretendieron ahorcarnos incluso cuando empezamos a considerar alternativas a los patrones de consumo históricos que nos generaron adicciones a rubros que no producimos y son dañinos para la salud humana, como las harinas. Por ejemplo, sustituíamos la harina de maíz precocido por yuca y explotaron los precios de la yuca a mil 700 bolívares por kilo de una mañana a la otra”.

El gran pendiente es hacer la revolución económica, a través de la liberación de las fuerzas productivas. Posa las manos sobre su vientre germinado, nos cuenta que hace mercado en Guaicaipuro entre quienes la deshumanizan y quienes le demuestran afecto; y pronuncia como frase última de nuestro encuentro: “Nuevas victorias épicas están por venir para Venezuela. Este es el país donde quiero que mi hijo crezca”.

3 Comentarios en Isis Ochoa: “Nuevas victorias épicas están por venir para Venezuela”

  1. MUY CIERTO Y GRATIFICANTE LO QUE DICE ISIS, CHAMA FUERTE Y DECIDIDA, ES Y HA SIDO UNA MINISTRA REAL. Y TODO ESE CONOCIMIENTO Y FORMACION QUE HA OBTENIDO Y PRACTICADO LE HA DADO FORMA AL PODER POPULAR. NOS FALTA MAS PRECISION EN LA FORMACION Y ARTICULACION EN LAS TAREAS. PARA GENERARA LA CONCIENCIA GENETICA DE LO QUE QUEREMOS DEJAR SEMBRADO Y COSECHARLO CADA VEZ MAS SANO Y FUERTE, GRACIAS A DIOS QUE TENEMOS MUJERES Y HOMBRES CONTUNDENTES EN NUESTRA REVOLUCION BOLIVARIANA CON FUNDAMENTOS CHAVISTAS

  2. Interesante entrevista, sobre todo porque la información proviene de la realidad misma narrada por su propia protagonista, con visiones que llaman a la reflexión, como la preocupación de la camarada Isis por eso de “decretar comunas”, que comparto plenamente porque siempre he considerado que el poder popular no puede construirse desde las alturas de la institucionalidad burguesa, sino desde las entrañas mismas de las bases populares, de forma autónoma, independiente y autosustentable, es decir, auténticamente autogestionaria. Ahora bien, tengo una inquietud que ojalá llegue a conocimiento de nuestra querida Isis Ochoa. ¿No se les ha ocurrido que tal vez el esfuerzo del Ministerio del Poder Popular para las Comunas, en lugar de concentrarse en conformar miles de comunas que muchas veces son cascarones vacíos carentes de verdadera autogestion comunal, pudiera concentrarse mucho mejor en la conformación desde cero de UNA SOLA COMUNA MODELO diseñada y construida meticulosamente para que funcione exactamente como debería funcionar una comuna autogestionaria, seleccionando cuidadosamente el lugar donde habrá de instalarse, las familias que habrán de integrarla dispuestas a desprenderse de la lógica del mercado y a abrazar el modo de vida auténticamente colectivista, que sea desarrollada científicamente? ¿Una comuna que una vez en pleno funcionamiento autónomo, SIRVA DE EJEMPLO a emular por el resto de la población, que incluso se constituiría en una referencia mundial que sería visitada de todas partes del planeta? En el siguiente artículo que publiqué en 2013 describo en todo detalle esta propuesta: http://www.aporrea.org/poderpopular/a168185.html.

  3. Y ya tiene Lucia, Usos y hasta el compa Gavazut creada su cuenta en la de social chavista manifiesto?? De hecho 15 y ultimo también debería crear una y poco a poco dejar de usar las de la CIA como twitter y facebook

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*