Responsabilidad de las empresas privadas en el Examen Periódico Universal

denuncia-penal

Por: Pasqualina Curcio

El 1 de noviembre de este año le corresponde a la República Bolivariana de Venezuela presentar el segundo Examen Periódico Universal (EPU) ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Se trata de un mecanismo mediante el cual es revisada la situación de derechos humanos en los 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas. El examen dura tres horas y media, y tiene como objetivo valorar hasta qué punto los Estados respetan sus obligaciones de derechos humanos contenidas en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos, los instrumentos de Derechos Humanos a los que el Estado es parte, entre otros.

Para Venezuela, este examen constituye una oportunidad para ratificar el compromiso de respeto de los derechos humanos y compartir las experiencias de políticas universales adoptadas en el marco de un modelo social, económico y político centrado en el ser humano y cuyo objetivo es el vivir bien de todos y cada uno de quienes habitan en territorio venezolano, sin distinción ni discriminación.

Es un momento conveniente para mostrar al mundo los avances que en materia de derechos humanos se han alcanzado. Resaltar el carácter profundamente democrático de una República que habiendo nacido hace no más de 20 años, ha realizado 14 elecciones de manera pacífica y participativa, garantizándose de esta manera el derecho al sufragio libre, secreto y universal. Destacar la garantía de los derechos de las mujeres mediante instrumentos legales e instituciones que promueven la igualdad de género. Mostrar los avances en cuanto a la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en lo que a alimentación, educación, salud, cultura, vivienda, acceso a tecnologías y recreación se refiere. Así como para compartir las experiencias del nuevo sistema de protección de los derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes consagrado en la Constitución, la cual incorpora el carácter multiétnico, pluricultural, y multilingüe de la sociedad.

Es propicio el espacio del Examen Periódico Universal para defender los avances en la garantía de los derechos económicos, sociales y culturales. Para insistir en el hecho de que Venezuela ha sido uno de los pocos países que logró cumplir los Objetivos de las Metas del Milenio antes del tiempo previsto. Mostrar logros como por ejemplo, la reducción del 55% de la pobreza extrema estructural entre 1999 y 2015, pasando de 9,93% de hogares en 1999 a 4,91% en 2015; la disminución de más del 20% de la desnutrición en niños menores de 5 años, ubicándonos en niveles muy por debajo del 5% y siendo uno de los países con menor desnutrición infantil en América Latina; el aumento del 37% del consumo de alimentos, en 1999 los venezolanos consumíamos en promedio 2.252 kilocalorías diarias, en 2015 el consumo fue de 3092, ubicándonos por encima del mínimo establecido por la FAO, y garantizando de esta manera la seguridad alimentaria y el derecho fundamental a la alimentación.

Es importante aprovechar la ocasión del Examen para explicar que en Venezuela, en el marco de un nuevo modelo económico, social y político basado en el reconocimiento y respeto de los derechos humanos, no solo ha habido un crecimiento importante de la riqueza (el producto interno bruto per cápita aumentó 10% desde 1999 hasta 2015, y la tasa de desempleo disminuyó 60% pasando de 15% en 1999 a 6% en 2015) sino que además, y en pro de la garantía del principio de universalidad de los derechos humanos, esta riqueza se ha distribuido de manera más igualitaria. El índice de concentración de Gini, que mide la desigualdad de ingresos, mejoró 17% pasando de 0,470 en 1999 a 0,390 en 2015, ubicándonos como el país menos desigual de América Latina y el Caribe, según cifras de la CEPAL.

No son suficientes las tres horas y medida para mostrar todos los avances en materia de derechos humanos que se han registrado desde 1999. Nos falta comentar los avances en la garantía de los derechos a la educación, a la salud, a la vivienda, a la tecnología, a la cultura, a los servicios básicos, entre muchos otros.

Pero dado que se nos acaba el tiempo, y sobre todo el espacio máximo de estas dos cuartillas, queremos dedicar las siguientes líneas a lo que consideramos una oportunidad inigualable para que Venezuela, en el marco de la presentación del Examen Periódico Universal, denuncie la violación de los derechos humanos por parte de algunas empresas que se han dado a la tarea de boicotear, de manera encubierta, las acciones que garanticen mayores y más rápidos avances en materia de derechos.

Es conveniente informar al Consejo de Derechos Humanos que, desde el año 2012, las grandes corporaciones privadas, nacionales y transnacionales, responsables de producir y abastecer al pueblo venezolano de alimentos, medicamentos y productos de higiene no han disminuido sus niveles de producción e importación, no han manifestado cerrar su fábricas, por el contrario han anunciado y reportado incrementos de sus actividades, incluso de su capacidad instalada, y sin embargo sus productos no llegan de manera regular, suficiente y oportuna a los anaqueles de los establecimientos formales. Han sido distorsionados los mecanismos de distribución promoviendo desvíos hacia mercados ilegales en los que dichos productos se consiguen pero a precios exorbitantes.

Estas acciones por parte de las grandes corporaciones han derivado en serias dificultades para que la población pueda acceder a estos bienes esenciales para la salud y la vida, viéndose obligada a hacer largas colas para adquirir los productos o pagarlos a precios excesivamente altos. Situación por la cual el Estado se ha visto obligado a decretar una emergencia económica que le permita actuar en la supervisión de la distribución que realizan estas empresas, así como en la implementación de medidas que buscan restituir la normalidad en la distribución de estos bienes, entre ellas la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, el cual se lleva a cabo con la participación activa de las comunidades, y la Misión Abastecimiento Soberano.

En el marco del Examen Periódico Universal es importante que Venezuela denuncie estas prácticas por parte de las empresas, lo cual puede hacer en el marco de los “Principios rectores sobre las empresas y los derechos humanos”, aprobados por el Consejo de Derechos Humanos mediante la resolución 17/4, de 16 de junio de 2011. Específicamente debe ser denunciada la violación del principio fundacional en cuanto a que “las empresas deben respetar los derechos humanos. Eso significa que deben abstenerse de infringir los derechos humanos de terceros y hacer frente a las consecuencias negativas sobre los derechos humanos en las que tengan alguna participación”.

Adicionalmente, en el marco del ordenamiento global en el que cada vez más las grandes corporaciones transnacionales concentran más y más capitales y son cada vez menos las empresas que a nivel mundial dominan los mercados de bienes asociados al derecho a la alimentación, la salud y la vida, es necesario solicitar al Consejo que tales principios tengan carácter jurídicamente vinculante. Las empresas no solo deben respetar los derechos humanos, también son responsables en lo que a su garantía se refiere.

A pesar de las atroces agresiones que el pueblo ha tenido que soportar desde el año 2012, Venezuela acudirá bien preparada a su examen, son muchas las buenas respuestas que puede dar, mostrar y demostrar.

1 Comentario en Responsabilidad de las empresas privadas en el Examen Periódico Universal

  1. Considero muy pedagógico el enfoque de Pascualina para ilustrar como se violan los DDHH de los venezolanos por parte de las corporaciones productoras de alimentos, medicinas, productos de higiene y otros. Vi que estas empresas son inhumanas.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*