El dólar cínico

dolar_washington

Peter Sloterdijk, el filósofo alemán, sostiene que contrario a lo que decía Marx, la ideología no funciona bajo la vieja lógica de “la gente no lo sabe, pero lo hace”, es decir, en la lógica bajo la cual las personas actúan viviendo una farsa de la que no son conscientes. Eso pudo haber sido en alguna época pretérita. Hoy día, en los tiempos de la razón cínica, la cosa funciona exactamente al revés: “ellos saben muy bien lo que hacen, pero, aun así, lo hacen”.

Este principio calza muy perfecto a la hora de explicar lo que está pasando con el dólar ilegal-paralelo y su impacto sobre los precios y el país en general. En una época, ya remota, la mayoría pensaba que este era el tipo de cambio real y que todo se trataba de un problema de “atraso” cambiario. Sin embargo, hoy solo los tontos creen eso. Ya todo el mundo sensato sabe que el comportamiento del today y demás marcadores paralelos no solo es arbitrario sino plenamente político. Así como que nuestros comerciantes toman el today cuando les conviene para “justificar” que suben los precios, pero que tranquilamente se desplazan a cualquier otro marcador cuando no les sirve para tal cosa dejando en ridículo a todos los “expertos”. Así pasó con el DICOM, que partiendo mucho más bajo que el today intentó relevarlo, pero que, contrario a lo esperado por sus formuladores, no hizo bajar los precios sino subirlos. Pues nuestros especuladores comerciales y teóricos, que decían que este era el tipo de cambio real, entendieron que el DICOM les resultaba mejor por su tendencia creciente, lo que demuestra que esta última es lo que realmente les interesa y no el valor nominal. El salto olímpico entre una y otra cosa lo disfrazan apelando a las siempre útiles “expectativas”. Es decir: se trata de especulación vulgar y silvestre, “lo saben muy bien, pero igual lo hacen”.

En una editorial del pasado 2 de julio, comentábamos lo siguiente: “si la intención es “equilibrar” la economía y estabilizar los precios dejando que el DICOM reemplace al today pero con los valores fijados fraudulentamente por este último, luce bastante poco probable que tal efecto se consiga, entre otras cosas, porque la mal llamada “irracionalidad” del paralelo, en realidad, es una racionalidad dura basada en la especulación más elemental por motivos político-crematísticos. Es decir: el paralelo no fue concebido para equilibrar ninguna economía ni como resultado de su desequilibrio previo. Es justo al revés. El desequilibrio actual de nuestra economía es resultado en buena medida del paralelo, que fue concebido precisamente para eso: para desequilibrarla. En manos de unos sujetos corporativos-políticos que lo manejan como arma de guerra y que, en consecuencia, nada indica que una vez que el DICOM absorba los valores del today y lo hagan “desaparecer”, no harán lo mismo con este en la medida en que se rige por las leyes (de los amos) del mercado”.

En esa misma oportunidad alertábamos que resultaba apresurado hablar de dólar yesterday y no today, como algunos sugerían a manera de chanza por las redes sociales, independiente de que esto sea lo que todas las personas sensatas queremos y lo que el gobierno pretende. Pues para eliminar al today y convertirlo en yesterday, al primer dólar que hay que derrotar es al tomorrow, el que usan para especular en cuanto aparece un tipo de cambio mayor, lo que, como Pasqualina Curcio ha demostrado, no se trata más que de un mecanismo de profecía auto-cumplida: quienes manipulan el tipo de cambio del mercado paralelo pueden, con herramientas estadísticas y econométricas, “pronosticar” la inflación que inducirán.

De más está decir que, tal y como ha quedado plenamente demostrado en la práctica, derrotar al marcador paralelo-ilegal no es un asunto de meros estímulos de “mercado”, lo que es tanto como “calmar a las fieras dándole lo que piden”. Por definición, eso nunca pasa, el hambre se les alborota y vienen por más. Más allá de los debates agnósticos y aburridos sobre el papel del Mercado y el Estado, en una situación de crisis cuando los espíritus animales andan sueltos, tal y como lo demuestra la experiencia norteamericana de los años 30’, la venezolana de 2003 y luego en 2009-2010, la argentina en 2014-2015, la rusa actual o la islandesa en 2008, la única receta que garantiza el éxito es la existencia de un Estado fuerte interventor, puesto de lado de la mayoría social y decididamente dispuesto a luchar contra la especulación.

3 Comentarios en El dólar cínico

  1. “la única receta que garantiza el éxito es la existencia de un Estado fuerte interventor, puesto de lado de la mayoría social y decididamente dispuesto a luchar contra la especulación.” Aja muy bien, pero cómo se logra esto.

  2. eso solo pasa por el sr de miraflores, un neofito en materia economica asesorado por negligentes economistas acomplejados, no han aplicado ninguna formula de recuperacion por que son neoliberales, lo que ha dejado al gobierno a merced de no hacer nada, dejando aplicar un mercado neoliberal especualtivo y altamente inflacionario, cada vez suben mas los precios, pero que se puede esperar de un gobierno que ha devaluado la moneda durante sus años de vida en la misera cantidad de 16mil%, se mantiene bajo una masiva campaña publicitaria con su nuevo slogan de venezuela indestructible espera cerrar el año y como los opositores son los que aplican dicha medida antipueblo sabia que no podia esperar la solucion por el cambio de asamblea y cada vez rodamos mas, algun militar que nos salve los dos polos nos estan poniendo economicamente peor que siria y no veo ni el tunel.

  3. Ciertamente, la argumentación sobre las estrategias impúdicas del sistema de mercado dominante es muy bien conocida, pero si conocen cómo, de dónde, por qué y a qué responde esta estrategia de guerra contra la población venezolana, cómo es que han permitido que llegue a alcanzar dimensiones tan desastrosas para la economía. El ciudadano común sólo exige que se tomen medidas para que el ingreso de las y los venezolanos no se siga diluyendo y vaya a parar nuevamente al bolsillo de la burguesía parasitaria que desde siempre se ha apropiado de todos los ingresos de la renta y del alario del pueblo trabajador.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. ¿Y si cortamos el lazo en vez de intentar desatarlo? – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*