Hablan las víctimas de la violencia política en Venezuela (II) “Los desaparecidos están vivos en la esperanza y muertos en el dolor” / Conversando con Humberto Vargas Medina

entrevista-humberto

Por: Jessica Dos Santos Jardim y Luis Salas Rodríguez

Los días transcurrían entre el “disparen primero y averigüen después” de Rómulo Betancourt y la desaparición forzada instaurada oficialmente por Raúl Leoni, cuando Humberto Vargas Medina decidió enfilarse en la guerrilla, tomar las armas en contra de estos gobiernos del Pacto de Punto Fijo, aunque tuviese que pagar muy caro el precio de su valentía.

“Yo no condeno el hecho de que me hayan metido preso porque yo me alcé contra un Estado, y me alcé con el arma en las manos, ese Estado tenía derecho a defenderse y me metió preso, lo que yo condeno es que ese Estado violó mis derechos humanos, yo fui víctima de tortura, estuve preso en la Digepol, en el campamento de Yumare, en el SIFA, una pasantía inmensa por cientos de sometimientos. Además, yo sí sabia y sé que me alcé contra un Estado, pero ellos nunca encontraron las pruebas para demostrarlo”, nos comenta un Humberto que hoy forma parte del comité de víctimas de la represión del período 1958-1998.

Humberto, oriundo de Altagracia de Orituco en el estado Guárico, admite con franqueza su papel dentro del frente armado José Leonardo Chirinos, que además contó con la participación de combatientes como Argimiro Gabaldón o Livia Gouverneur. Esta guerrilla se movilizaría de Falcón al estado Yaracuy, acción para posteriormente alcanzar las montañas de Trujillo y los llanos de Portuguesa y Barinas, conformando un gran teatro de operaciones.

Pero la represión se intensificó, y tras las rejas del Cuartel San Carlos, en el año 1971,a Humberto solo le quedo iniciar su libro Remembranzas de un guerrillero de los años sesenta, una obra que logró ver la luz hace apenas unos años.“Yo militaba en la Juventud Comunista, después en el PRV (Partido de la Revolución Venezolana), nosotros éramos 10 hermanos y los 10 andábamos metidos en la lucha. Yo estuve 6 años preso, siendo menor de edad caí varias veces, pero no fui procesado sino hasta 1968, procesado militarmente, lo cual también era una violación, un civil procesado de forma militar”, nos dice.

Para Vargas Medina la lucha armada nadie la decretó, fue una circunstancia histórica que surgió cuando se obstruyeron las formas legales de lucha y el pueblo venezolano, cansado de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez y traicionado por las fuerzas bipartidistas, cayó sumergido en un vendaval. Los gobiernos del Pacto de Punto Fijo prometieron ser los padres de la “democracia” pero empezaron atropellado la Constitución aprobada en 1961, cuyo artículo 58 aseguraba la inviolabilidad del derecho a la vida.

Nada más durante el gobierno de Rómulo Betancourt el pueblo de Venezuela soportó setecientos sesenta y un días (761), casi la mitad de su mandato, sin garantías constitucionales, lo cual dotó de impunidad los múltiples casos de detenciones, desapariciones y asesinatos ocurridos durante su periodo, empezando por el asesinato de tres trabajadores manifestantes del Plan de Emergencia el 4 de agosto de 1959. Pero los actos de represión no cesarían con la llegada de un nuevo presidente. Al contrario, Raúl Leoni tuvo la triste impronta de instaurar en el país y en América Latina la figura del detenido-desaparecido.

“En Venezuela, durante el gobierno de Raúl Leoni, en el año 1964, aparece la figura de la desaparición forzada, por primera vez en América Latina, y como política de Estado. Eso fue la evolución de una represión ya iniciada por Rómulo Betancourt, desde el asesinato del estudiante Alberto Rudas Mesone, en el año 1961, durante una manifestación estudiantil en El Silencio, su cadáver fue robado, estuvo 50 años desaparecido, hasta que la comisión lo encontró. Luego, con Leoni, llegaron los militares y policías que fueron a la Escuela de las Américas, los que asesinaron a Alberto Lovera, hasta que su cuerpo flotó en el mar de Anzoátegui, para denunciar estas prácticas, y luego pare usted de contar la cantidad de desaparecidos, y esto a nivel regional se potenció con el Plan Cóndor”, nos comenta Humberto.

Por eso, para él, el gobierno más asesino de toda Venezuela fue Raúl Leoni. “La desaparición forzada, con premeditación, alevosía, ensañamiento, es lo más perverso que puede existir, porque cuando la gente muere usted lo ve, se despide, pero para los familiares de los desaparecidos las personas siguen vivas en la esperanza y muertos en el dolor, es una sensación permanente”.

Precisamente, Humberto Vargas Medina, es esposo de la hija del militar nacionalista, teniente guerrillero, Nicolás Hurtado Barrios, quien cayó en combate en el caserío Aguas Dormidas, por las montañas de Ospino, estado Portuguesa, en 1967. “Su cuerpo nunca lo entregaron, y aunque la noticia salió en la prensa, mi esposa nunca lo creyó, ella siempre tuvo la esperanza de que él iba a aparecer, incluso cuando veía a alguien parecido se le pegaba atrás, y solo reaccionó hace apenas unos 7 años cuando entre los expedientes desclasificados del SIFA vio todas las fotos de su padre muerto”.

Los restos de Nicolás Hurtado Barrios tardaron 38 años en ser hallados y exhumados por el Ministerio Público y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. Pero aún son muchas las historias pendientes. “Con trabajo hemos determinado alrededor de 3 mil desaparecidos, hemos identificado claramente, con nombre y apellido, alrededor de 300, de los cuales hemos entregado a sus familiares alrededor de 20, ahora hemos identificado 5 más, los tenemos para exhumarlos, en Lara y al sur del lago, por eso tenemos bases para demostrar la represión de aquellos 40 años, la que hicieron los que hoy están en la oposición cuando fueron gobierno”.

Es decir, ¿los mismos con los que hoy estamos dialogando?: “Sí, y eso está bien. Pero hay que garantizar ‘el nunca más’. Nunca más deben darse tales hechos. Hay que condenar las violaciones a los derechos humanos en cualquier tiempo, bajo cualquier circunstancia, y este gobierno humanista debe ser garante de eso”.

1 Comentario en Hablan las víctimas de la violencia política en Venezuela (II) “Los desaparecidos están vivos en la esperanza y muertos en el dolor” / Conversando con Humberto Vargas Medina

  1. epale don de esta ese punto de cuenta firmado por maduro el día 27 02 2016 en el cuartel san carlos don de se hable de otorgar pensiones,viviendas y créditos a las victimas directas y familiares de fallecidos de la 4ta sobre todo ah los del caracazo que insiero los 30 millones de bolívares que firmo maduro en ese punto de cuenta don de están los créditos de la banca del estado don de están las pensiones y viviendas, misión transporte todo esos ofrecimientos solo fueron por ese acto del 27 de febrero de este año y luego en el de la entrega de los 4 restos humanos de los desaparecidos en el teatro nacional en el mes de junio hubo mas anuncio y punto de cuenta firmado por maduro don de esta eso que pasa maduro el presidente decreta algo firma un punto de cuenta y luego no se cumple oh lo cumplen en gotas como si diéramos lastima pidiéramos limosnas las victimas directas oh familiares de muertos y desaparecidos que pasa maduro esta gente pone tu nombre a rodar no sirven apártalos de tu gobierno son malos y dañan la revolución y todos los días sacan una excusa nueva para no pagar lo que tu decretaste ni firmaste que pasa quien se roba lo que nos toca pon te las pilas maduro

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*