Hablan las víctimas de la violencia política (IV): Conversando con Edgar Márquez

edgar

Por: Jessica Dos Santos y Luis Salas Rodríguez

Según cifras oficiales, un total de 19 personas fueron asesinadas el 11 de abril, en los alrededores de Miraflores durante el inicio del golpe de Estado del año 2002. Catorce años después solo han sido condenados los comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero, Henry Vivas y siete policías metropolitanos de menor rango.

“Es la única sentencia que existe alrededor de estos hechos y se logró después de 7 años y 3 meses de juicio. De ahí sale el reconocimiento de que hubo una masacre, violaciones a los derechos humanos, y un concierto conspirativo para dar con el rompimiento del hilo constitucional. Esta sentencia fue inclusive apelada, pero el Tribunal Supremo de Justicia la deja con sentencia firme”, nos dice Edgar Márquez, presidente de la Asociación de Víctimas del golpe de Estado del 11 de abril de 2002.

Sin embargo, estos 3 personajes hoy en día poseen libertad condicional, casa por cárcel, y muchos otros implicados ni siquiera han sido juzgados.

“Hemos querido, en especial después de 2009, avanzar con esto, porque tenemos juicios en puerta, por ejemplo, contra los medios de comunicación, su actuación y sus representantes; las direcciones políticas de los partidos que en ese momento operaron en la conspiración; y algunos directivos de Organizaciones No Gubernamentales, ONG. Sin embargo, no hemos podido, aunque no hayamos dejado en ningún momento de presionar al Ministerio Público y solicitar a través de la Defensoría del Pueblo, que el hoy CICPC mantenga en calidad la custodia de pruebas.

”Nosotros tenemos millones de fotografías, grabaciones, declaraciones. Por ejemplo, en el juicio, nada más en peritaje, tuvimos 280 mil técnicos forenses, de voz, de imagen, para las planimetrías antropológicas, etc., para identificar a los funcionarios, así como la lucha para recuperar sus armamentos, y poder dar con esa simple sentencia, pero la lucha por la justicia continúa”, agrega Márquez.

Entonces, ¿por qué no han podido avanzar?: “El 11 de abril fue muy complejo. La propia comisión del CICPC que se nombró para investigar los hechos, entre sus integrantes, tenía puros funcionarios de la IV República, que desarrollaron una política represiva cuando eran PTJ, y que durante el golpe de Estado salieron a allanarnos. Luego, a través de protestas y denuncias, logramos que todos ellos fuesen destituidos. Además, no hemos podido avanzar porque, nos guste o no, hay mucha desidia. Nosotros no estamos satisfechos con los resultados. Acá se trata de hacer justicia de verdad. También el Estado debe ser más eficiente en la reparación de las víctimas, porque algunos se han muerto sin recibir ninguna ayuda”, reflexiona.

Pero, y ¿quién lo dice?, ¿quiénes fueron las víctimas?, ¿dónde está el resto de los victimarios?: “Yo estuve ahí, yo recibí un disparo por parte de la Policía Metropolitana, justo en la esquina Muñoz de la avenida Baralt, la bala me pulverizó el húmero y me perforó el pulmón, porque además de los fallecidos tenemos 89 víctimas, leves y graves, de ese periodo. Y pudieran ser más, porque nosotros tenemos algunas informaciones, aunque no se hayan podido terminar de comprobar, por el oscurantismo que rodeó el golpe, que dicen que por ejemplo en Caricuao, el 13 de abril, asesinaron a 2 hermanos, de 19 y 20 años, militantes de este proceso de transformación, en la sala de su casa, porque un vecino, militante de Acción Democrática, los delató y llamó a la policía” .

Sin embargo, durante el 2002, al igual que en las recientes guarimbas, los muertos los puso el pueblo, de lado y lado. “Cinco personas de la oposición fallecieron la tarde del 11 de abril por las balas de los francotiradores enviados por la Policía Metropolitana y la Policía de Miranda, un estado dirigido en ese momento por el copeyano Enrique Mendoza. Así como el Grupo Fénix que fue la avanzada por tierra para desalojar a todos los que estábamos ahí. Las otras 14 personas que pierden la vida creían en el gobierno, estábamos en una jornada de defensa de la constitución, de nuestro voto y del presidente Chávez”, nos explica Edgar.

Recordemos que el Grupo Fénix era una agrupación policial de élite que formaba parte de la Policía Metropolitana, una especie de grupo fundamentalmente de exterminio, que con anterioridad se llamaban Los Pantaneros. Pero, de todas todas, esa no fue ni es la versión que manejan los grandes medios de comunicación, ni siquiera una década después, ¿o sí?

“Los medios privados nunca nos han tomado en cuenta, ¿por qué? Porque somos la viva denuncia de su política, de sus propias estrategias de conspiración, el ejemplo de cómo inoculan odio, manipulan, engañan, esa ha sido y es su única actitud. Pero los medios del Estado, como se mueven según la coyuntura y el escenario que impere, pues solo nos dan cabida en abril, pero en mayo ya pasamos de moda para ellos, los compañeros del Caracazo son solo para febrero, y así sucesivamente. Hasta los medios públicos, de una u otra manera, nos usan, y no sostienen la lucha en defensa de los derechos humanos que nosotros hemos mantenido como una bandera de vida, con tozudez y terquedad, para que prevalezca la verdadera paz”, nos increpa.

Los medios, esos mismos medios, desde el 31 de octubre nos actualizan constantemente sobre el diálogo nacional instalado entre el gobierno y la oposición venezolana, ¿qué opinión le merece eso?:

“Eso está bien, pero la conducta de la oposición, después del 11 de abril del 2002, ha sido siempre la misma, incluso el 20 de octubre de ese mismo año vivimos la toma de la plaza Altamira y el 2 de diciembre el llamado a paro y saboteo de la industria petrolera. Al tiempo, fue la masacre de Parque Caiza donde esa misma oposición asesinó a militares y civiles. Y, sin embargo, en marzo, cuando fenece el paro, comienza la primera guarimba dirigida por Leopoldo López en su papel de alcalde de Chacao, junto al entonces alcalde de Baruta que hoy gobierna en Miranda, Capriles Randonsky, y en ese lapso, de 15 a 21 días, hubo casi 14 personas asesinadas, aunque nadie lo recuerde. También en el 2004, cuando se da el revocatorio, ellos tuvieron una conducta golpista, solo querían la restauración del viejo orden, de un pacto de Punto Fijo.

”Pero con el agravante de que durante los últimos 4 años han agregado el sicariato selectivo de dirigentes políticos y sociales, como el de la compañera de la cota 905, responsable de la UBCH, Elizabeth Aguilera, que no solo fue secuestrada, torturada, violada, sino que la descuartizaron y quemaron para lanzarla a un container. También está el caso de la médica integral comunitaria de Turmero, Doris Reyes Mosquera, o hace 4 cuando mataron a una concejal, sin hablar de Eliezer Otaiza, Robert Serra, y los que sí han sido relevantes mediáticamente”, expresa el presidente de ASOVIC.

Sin embargo, Organizaciones No Gubernamentales, como el Foro Penal o PROVEA, señalan al Estado como el principal culpable de la violencia política en el país y hasta consideran que los mil y un intentos de diálogo no están enmarcados en la Carta Magna propugnada por el propio gobierno bolivariano.

“Yo conozco a PROVEA porque yo fui fundador de PROVEA, así como también lo fui de COFAVIC, en el año 89, y allí hay gente a la que uno le tuvo mucho aprecio por su militancia en otro momento histórico. Pero hoy ellos ya no son ONG, son organizaciones gubernamentales, pero del gobierno de los Estados Unidos, ya no expresan los intereses de los ultrajados de nuestro país, el financiamiento les ha torcido la conciencia y les cambio la conducta”.

¿Lo mismo pasa con la ONU, por ejemplo?: “Con todo. Vivimos en un mundo unipolar, hay un país que lo dirige todo y en esa relación los organismos internacionales son rehenes, nuestra labor es intentar democratizar eso, abrir espacios, por ejemplo, también las empresas violan los derechos humanos, ¿y alguien les dice algo? Porque cuando una compañía me niega un producto, un medicamento, con finalidades políticas, pues me están vulnerando, así como todos los bloqueos financieros lo hacen”. ¡Vaya que lo sabemos!

1 Comentario en Hablan las víctimas de la violencia política (IV): Conversando con Edgar Márquez

  1. como hacer para cambiar ese estado de cosas que no dejan que avance las investigaciones la fiscalia la defensoria del pueblo les falta empuje para que haya justicia

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*