¿Quién controla la moneda?

edit

Nuestra época es víctima del regreso de los demonios monetarios. Pero los esquemas de pensamientos heredados de lo que se llama sin reír “la ciencia económica” son incapaces de llegar a conocerlos. Nunca se ha hablado tanto de la moneda; nunca se ha asistido a mayor confusión en el discurso.

Michel Aglietta / André Orléan. La violencia de la moneda.

En 1995 Leopoldo Díaz Bruzual –a la sazón, presidente del BCV en tiempos de Herrera Campins– publicó un libro en el que llega a una tesis bastante estrambótica, después de haber pasado no obstante por un análisis bastante riguroso del problema de la moneda y el dinero. El libro lleva por título El poder monetario, siendo que su propuesta era la constitución de un Poder equivalente al Ejecutivo y el Legislativo. Algo así como un súper Banco Central con autonomía plena.

La idea era del todo novedosa, pues de alguna manera eso más o menos es la Reserva Federal norteamericana. Sin embargo, no debía confundirse con la propuesta neoliberal de la independencia absoluta de los bancos centrales, que en realidad no es independencia alguna sino la subordinación de dichas instituciones a los designios y caprichos de los grandes poderes especulativos que hacen vida en el mundo de las grandes finanzas. De hecho, la reflexión de Díaz Bruzual empieza por ahí: pues en realidad lo que afirma a lo largo y ancho de la obra es que el crecimiento vertiginoso experimentado por las finanzas mundiales hace peligrar los países, las democracias y a todos los ciudadanos, por lo que hace falta contraponerle mecanismos de defensa.

De más no está decir que Díaz Bruzual todavía cargaba encima el trauma del Viernes Negro de 1983, cuando ejerciendo como presidente del BCV, no solo tuvo que vérselas con los ataques especulativos externos (subida de las tasas de interés de la FED, eliminación del patrón oro, crecimiento del mercado especulativos de eurodólares, etc.), sino además con internos, expresados sobre todo en la violenta fuga de capitales que al menos desde 1978 se disparó vaciando las arcas de la República. La combinación de ambos factores empujó los acontecimientos de febrero de 1983, siendo que Bruzual entabló dura batalla contra los hombres fuertes del gobierno de Herrera Campins saliendo derrotado. A todas estas, la propuesta de Díaz Bruzual en aquel entonces no era menos neoliberal ni monetarista que la del gabinete del presidente copeyano. Pero sí diferenciaba en un punto neurálgico: estaba negado a reconocer la deuda privada como pública, a darle a los privados –que habían endeudado al país– tratamiento preferencial, y menos aún en las condiciones draconianas impuestas por la banca internacional. Arturo Sosa Fernández, pieza importante del grupo Vollmer, era el ministro de Hacienda (Economía) de aquel entonces. Y de la misma manera que endeudó al país en 1958 ocupando ese mismo cargo, lo haría en el 83 acelerando la ruina nacional. Ese Arturo Sosa Fernández es el papá del actual Arturo Sosa Abascal, el nuevo jefe mundial de los Jesuitas y por supuesto favorito de los amos de la prensa nacional que tan buen recuerdo tienen de su padre.

Como quiera, a lo que íbamos es que en El poder monetario Bruzual ahondará en una idea central: lejos de ser un elemento neutral en las transacciones económicas –una especie de velo o de lubricante de las fuerzas del mercado– como sostiene la mayoría de los economistas convencionales, la moneda, por sus formas jurídicas, sus modalidades de emisión, por su volumen circunstancial, es en sí misma una fuerza del mercado, que da a quienes tienen el poder de influir sobre ella un poder sobredimensionado que mucho tiene que ver con la prosperidad o la ruina de las naciones, en el dominio de unos poderes sociales sobre los otros y en la manera como se han estructurado y actuado los grupos económicos en las pujas por la distribución del ingreso social, nacional y mundial.

Cuando salió publicado el libro de Bruzual corría el año 1995. Y como para confirmar sus palabras el país entero se encontraba de nuevo en la ruina una vez que los grandes barones de la banca nacional decidieron enfrentarse por el control del sector. Dos años antes había muerto Pedro Tinoco, el “genio” detrás del Banco Latino, el Pedro de los 12 Apóstoles de CAP, el hombre de Rockefeller en Venezuela, el socio de Cisneros y presidente del BCV durante su segundo mandato: la quiebra del sistema financiero en 1994 fue su gran legado.

Todo esto para decir que si bien de derecho no puede existir en democracia algo así como un Poder Monetario independiente de la voluntad de las mayorías, tampoco y mucho menos puede existir de hecho dicho poder. Y eso es, en efecto, lo que estamos padeciendo en estos días todos y todas los venezolanos y las venezolanas: un poder monetario no electo, con poder para decidir sobre la vida y la muerte, para imponer la ruina, arrasar las expectativas y torcer el brazo de manera cínica, impune y demencial a todo lo que se le atraviese. Chávez y los constituyentes de 1999 entendieron muy bien esto y por ello en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el BCV y la política monetaria pasan a ser herramientas de la Nación para la salvaguarda de sus intereses constitucionales mayoritarios, entre ellos, la paz y la soberanía.

Pero como dijo el filósofo: un poder que no se ejerce no es un poder. Y mientras el presidente y el país todo se baten en lucha contra el poder monetario de facto, del BCV nada más sabemos cuando aumentan los montos de las transacciones bancarias y otras ocasiones así.

14 Comentarios en ¿Quién controla la moneda?

  1. Excelente articulo!! creo que es el mejor que he leido estos dias. Desnudar que detras del manejo desestabilizador de la derecha en dolar today hay un estado permisivo, un disquechavista que se lo permite, es lo primero que tenemos que hacer. Irreverencia en la discusion y lealtad en la accion, eso nos lo enseño Chavez. Muchas gracias por abrir este espacio, y por abrirnos los ojos!

    • Te saludo con el mismo afecto de siempre y recordándote que en algunas oportunidades pasadas intercambiamos correos. y también el destino nos puso frente a frente en algún pasillo de alguna institución. Estimada Carola, cuando el tiempo pasa y las oportunidades también se sufre demasiado. Dice Silvio Rodriguez en alguna canción “El que tenga compañía, tendrá antes una soledad. El que siga un buen camino tendrá sillas peligrosas que lo inviten a parar. Pero vale la canción buena tormenta y la compañía vale soledad”. Sigo resistiendo a parar y sentarme. Me despido diciéndote que el articulo entraña madurez y una profunda reflexión en tiempos de revolución

      • Camarada Wilfredo, porque no pagar con la misma moneda? además lo que es igual no es trampa, instalamos casas de bolsa en la frontera con Colombia y el que desee comprar bolívares pase al lado venezolano y haga su cambio; eso sí, al equivalente(especulativo) del que nos aplican ellos allá. Adicional a esta medida, debemos aplicar la mismo tratamiento a los traficantes de la moneda nacional como se le aplica a los traficantes de drogas. En especial por los nuevos billetes que en un morral se cargará el equivalente de un vehículo.

  2. Como es posible que en el país la.economia sea tan vurnerable que desde el imperio
    Imperio se pueda manipular olímpicamente, sin conseguir respuesta contundente
    Y sabía del gobierno , para frenar esta especulación, que nos agobia a los
    Venezolanos.

  3. Excelente artículo ojalá lo lean el presidente y todo el gabinete y apliquen la ley para poner un alto a todo esto q estamos pasando.felicitaciones Lic Salas

  4. Desde mi ignorancia, incomprensión de nuestra inteligencia, como puede ser que el trabajo del campesino, que pasa desde la madrugada todo el día bajo el sol, termine costando menos que un trozo de papel, con infulas de rey pintado de verde, material más o material menos que el papel con que envolvemos un regalo, con que cubrimos de letras un texto o incluso con otros papeles que tienen destinos menos afortunados. En qué momento le dimos el poder a quien tiene la maquinita para imprimir esos pedazos de papel que ahora nos dicen que podemos y que no podemos comer, vestir o tener!

  5. Carajo Venezuela ha llamado a sus hombres y estos iban amarillos de fuga como dijo el poeta.Presidente actue y exija al BCV que fije posicion o nos aRRUINARAN.!!

  6. Excelente presentación de estos antecedentes es una buena oportunidad para la reflexión tal como no los decía nuestro comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías cuando se refería a la independencia y soberanía económica. La mejor forma de combatir esta guerra es castigo a los delincuentes de cuello blanco tecnócratas que con sus habilidades le quieren torcer el brazo a la economía de nuestro país y la no impunidad ante los hechos de violaciones de nuestra leyes.

  7. Definitivamente estoy convencida que la pelota está en el terreno de juego del BCV, le toca explicar todos y cada uno de los por qué del actual ataque a nuestra moneda y cómo se va a actuar para neutralizar sus impactos, creo imprescindible ésto, porque cuando hay comprensión del problema hay apoyo, solidaridad, resistencia y lealtad.

  8. La historia se repite, solo que con mayor numero de enemigos y mas vil ataque… Es hora de escuchar a nuestra reserva moral y ética, a nuestros valiosos hombres y mujeres, que están capacitados para hacer salir adelante (y sobre todo de prever los posibles ataques a nuestra economía).. Presidente Maduro solicite ayuda, amplíe su equipo y oiga meditando cada consejo. Pero sobre todo no abandone su humildad y corrija haciendo los cambios que demanda esta bochornosa situación… Si dentro de su equipo existe “alguien que ha pecado por omisión o por descuido NO MERECE TAMAÑA RESPONSABILIDAD!!!

  9. buenas noches, estoy muy sorprendida y bajo mi ignorancia al respecto solo entiendo que leyendo toda la confabulación que se tiene contra la patria y el pueblo y ahí me cuento, y me pregunto: donde esta la justicia, es que ella en verdad hace gala de su imagen CIEGA, SORDA Y MUDA, y donde están todo ese gabinete ministerial y ejecutivo que acompaña al sr. presidente, es que ellos son complices???

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*