A un año del 6D

6d

A un año del 6 de diciembre de 2015, cuando la oposición ganó la mayoría de diputados en la Asamblea Nacional, es propicio recapitular las razones que condujeron a ese resultado político en el país y evaluar desde los acontecimientos de este año 2016 ya transcurrido, las perspectivas que se nos presentan y las posibles medidas a adoptar para garantizar la buena marcha de la República.

La cantidad de análisis y opiniones acerca de las razones que determinaron la derrota del chavismo el 6D es tan grande, que resulta imposible enumerar todos los factores que han sido señalados o denunciados por la población en general, incluyendo por supuesto las reflexiones del propio gobierno bolivariano y los partidos políticos de la revolución.

Considero no obstante, en mi criterio, que conviene resaltar los siguientes:

  1. Guerra económica y fracaso al combatirla: inflación, desabastecimiento, colas.
  2. Desgaste y rechazo de los liderazgos regionales y locales (dado que los resultados electorales no fueron uniformes en todos los circuitos electorales, sino que hubo varios en los que el chavismo ganó por amplio margen y en cambio otros en donde los resultados fueron muy adversos, a pesar de que la incidencia negativa de la guerra económica sí fue uniforme en todo el territorio nacional).
  3. Sectarismo, burocratismo, corrupción, ineficiencia, impunidad. Esta última sobre todo en casos de mucha resonancia en la opinión pública ‒en particular en el chavismo de base‒ como el desfalco a la Nación.
  4. Determinación social clasista del voto (abstención del chavismo de clase media que paradójicamente gracias a la Revolución ha elevado sus condiciones materiales de vida desde una situación inicial de pobreza).
  5. Fracaso de la estrategia clásica clientelar como garantía de captación de votos (muy utilizada en los niveles locales y regionales).
  6. Ausencia de una teoría revolucionaria para la construcción del socialismo en el siglo XXI, lo que abre los flancos de la Revolución a la penetración del reformismo.
  7. Debilidades comunicacionales y formativo-ideológicas (fracaso de la escuela de cuadros, escasa penetración revolucionaria en el ámbito académico).
  8. Inexistencia de un cuerpo sólido de profesionales y técnicos en el PSUV, que permita elevar la calidad científica del accionar político de la Revolución.
  9. Fracaso de la JPSUV en atraer el voto joven.
  10. Coqueteo con la burguesía (de poco agrado para el chavismo de base, dado que obviamente la burguesía es su enemigo natural de clase y además es la que está detrás de la guerra económica). Despolitización, despolarización, desmovilización.

Todos esos factores y muchos otros se conjugaron para propinarle al chavismo la mayor derrota electoral de su historia, incluso peor que la sufrida por el propio presidente Chávez con la Reforma Constitucional de 2007.

El triunfo de la oposición, sin embargo, se debió al abstencionismo chavista, no al aumento de la base social de apoyo de la derecha. El discurso del “cambio” caló y la gente se formó la expectativa de que la oposición iba a solucionar los problemas económicos.

La estrechez de miras en el análisis y reconocimiento por parte de la oposición de esos dos factores cruciales (triunfo por abstención del contrario y promesas imposibles de cumplir), determinó una sucesión ininterrumpida de errores políticos garrafales a lo largo del primer año de ejercicio al frente del Poder Legislativo Nacional.

A continuación enumero los que a mi entender han sido los más significativos:

  1. Confrontación permanente y agresiva con el gobierno, en un país cuya mayoría poblacional desea la conciliación.
  2. Revanchismo de corte fascista (retrato de Chávez, retrato de Bolívar, agresiones contra ANTV, agresiones contra los medios alternativos y comunitarios, etc.).
  3. Falta de seriedad y profesionalismo en el ejercicio de la función legislativa, incluyendo inasistencias constantes.
  4. Se dedicaron a tumbar el gobierno en lugar de arrimar el hombro para solucionar los problemas económicos: cuestionamiento de la nacionalidad del presidente, referendo revocatorio, elecciones anticipadas, falta absoluta del presidente…
  5. Bloquearon el Decreto de Emergencia Económica, pero terminaron reconociendo los ataques a la economía en los recientes acuerdos del proceso de diálogo.
  6. Leyes antipopulares y polémicas: privatización de las viviendas de la GMVV, amnistía parcializada, transparencia parcializada… Le dieron prioridad a lo político (amnistía) en lugar de las demandas de la población (inflación, desabastecimiento, colas, pérdida de la estabilidad de los pequeños y medianos empresarios).
  7. Desconocimiento, irrespeto y confrontación con el resto de los poderes públicos: TSJ, Poder Moral Republicano, Poder Electoral. Al extremo de caer en desacato. Actitud de subversión del orden institucional del país.
  8. Actitudes racistas, sexistas y homofóbicas, en tono insultante y vulgar.
  9. Actitud exageradamente prepotente, pero sin capacidad de movilizar masa de apoyo en las calles, ni para movilizaciones, ni para recolección de manifestaciones de voluntad.
  10. Fracaso en los escenarios internacionales: las visitas a la OEA, a Washington y a los parlamentos sudamericanos fueron infructuosas, siendo destacable las derrotas de Almagro en la OEA y el espaldarazo al gobierno chavista en CELAC, Unasur, ALba-TCP, gobiernos del Caribe, Grupo de los No Alineados (Presidencia Pro-Tempore), Naciones Unidas (reconocimiento al respeto de los DD.HH. y la lucha contra la pobreza) y hasta el Mercosur (Presidencia).
  11. Incongruencia entre la conducta de la burguesía y la conducta de la oposición. Mientras la oposición se desgañita contra el gobierno en la Asamblea Nacional, la burguesía (incluyendo los banqueros y hasta el propio Grupo Polar) optó por participar tranquilamente en el Consejo de Economía Nacional y la Agenda Económica Bolivariana. Además, el gobierno envió señales de conciliación y apoyo a la burguesía: Plan de Compras del Estado, Acupuntura de Divisas, respeto a la propiedad privada, Arco Minero, incentivos a la exportación, incentivos a la inversión, ajustes de precios en función de los costos de producción, ajuste cambiario vía DICOM. Todo esto determinó incluso pronunciamientos públicos de la Asociación Bancaria y de exponentes importantes de la burguesía, como el presidente de Italcambio, en contra de Dólar Today, que es el arma principal de la guerra económica.
  12. Han tenido que recular y recoger sus bravuconadas. Se las dieron de bravucones y terminaron con el rabo entre las piernas (percepción actual de los seguidores de la oposición).
  13. Entreguismo antipatriótico: no rechazaron el Decreto de Obama.
  14. Irresponsabilidad histórica al propiciar las condiciones para una confrontación violenta de la población civil, con excusas creadas por ellos mismos: porque no les aprobaron la ley de amnistía, porque no les aceptaron los diputados de Amazonas, porque no los dejan legislar, porque el Presidente no renuncia, porque les bloquearon el revocatorio.
  15. No han ejercido contraloría efectiva sobre la corrupción administrativa.

Frente a ese escenario de deslegitimación agigantada de la oposición, a raíz de sus propios errores, falta de estatura estadista y estrechez de miras, las perspectivas que se avizoran para los próximos meses son, a mi juicio, las siguientes:

  1. El diálogo no rendirá frutos, pero servirá para superar el riesgo de situaciones de violencia.
  2. La Guerra Económica se recrudecerá: huelga de inversiones, fraude importador, ataques contra la moneda, sabotaje a instalaciones petroleras y del sistema eléctrico, sabotajes bancarios, distorsiones distributivas, ralentización de la producción, contrabando de extracción, bloqueo financiero (riesgo-país, hostigamiento en el sistema internacional de pagos del país).
  3. El Decreto de Obama será ratificado por Trump.
  4. Los precios del petróleo se recuperarán moderadamente y el Arco Minero comenzará a rendir sus primeros frutos.
  5. El ingreso de divisas para el fisco nacional distintas de la renta petrolera y minera, no será significativo mientras se siga dependiendo de la buena voluntad de los privados en cada uno de los motores productivos con potencial exportador.
  6. El Presidente Maduro terminará su mandato en el tiempo establecido por la Constitución de la República.
  7. La Asamblea Nacional saldrá de su situación de desacato, pero no a tiempo antes de que los dos nuevos rectores del CNE sean nombrados.
  8. La estabilidad social dependerá de la eficacia del gobierno para impedir que entremos en hiperinflación, y que la misma no pueda ser compensada ni siquiera por el “salario social” (misiones y otros programas sociales, subsidios directos, subsidios indirectos).

Así las cosas, este nuevo 6D (2016) amanece con un país y un mundo expectantes en cuanto a lo que va a hacer la oposición en la reunión del proceso de diálogo pautada para esta fecha, siendo sustanciales las amenazas de darle una patada a la mesa y salirse del diálogo auspiciado por el Vaticano y otros importantes personeros internacionales.

Voy a terminar esta apretada reflexión sobre el 6D, proponiendo un programa de acción política a ser aplicado de manera contundente en el caso de que la oposición le dé una patada al proceso de diálogo en marcha.

A. Para atacar con contundencia política la guerra económica:

  1. Declarar el Estado de Guerra y con base en ello suspender todo proceso electoral hasta tanto no cese el estado de guerra. Es decir, mientras continúe la guerra económica, el presidente Maduro se queda en Miraflores por los siglos de los siglos, al igual que todos los gobernadores y alcaldes.
  2. Profundizar el esfuerzo comunicacional y formativo-ideológico para posicionar la guerra económica y sus determinantes, con clara identificación del enemigo: las empresas transnacionales y de gran capital nacional, los grandes grupos importadores, la banca especulativa.

B. Para frenar la hiperinflación inminente y el agravamiento del desabastecimiento:

  1. Congelación general de precios.
  2. Toma militar de todas las fábricas y almacenes de los que depende el grueso de la importación final e intermedia en el país, para impedir cierres y tomar el control directo del 100% de la capacidad instalada de producción y distribución.
  3. Decretar el Monopsonio Estatal en todos los rubros sensibles (alimentos, medicamentos), sin resquicios (arroz es arroz así tenga zanahoria y ajo, pasta es pasta sea de sémola o sea de harina, carne es carne sea cual sea su corte, etc., etc.).
  4. Decreto de suspensión de vacaciones colectivas por 120 días a nivel nacional, para ambos sectores institucionales (privado y público).
  5. Publicación por la SUNDEE de los precios congelados establecidos para los rubros más sensibles de consumo (alimentos, medicamentos, ropa, calzado, restaurantes, etc.) e instruir a la población para que no pague más.
  6. Empoderar a los CLAP, a los movimientos sociales y toda forma organizativa del Poder Popular para obligar a los comerciantes a cumplir con la congelación general de precios. Darle la autorización formal al pueblo en general, masivamente, como inspectores oficiales permanentes de todos los comercios y negocios en general. Activación radical de la contraloría social universal.
  7. Decreto de prohibición de cese o cierre de actividades, excepto proceso legal de declaratoria de quiebra, en cuyo caso se procederá a la expropiación y traslado de la propiedad de los activos al poder popular organizado.
  8. Decreto de confiscación de todo medio de producción que no cumpla con las anteriores disposiciones (es decir, se le quita la empresa y no se le paga).
  9. Intensificación de la OLP con mucho mayor apoyo militar, para impedir alteraciones al orden público y garantizar la sana convivencia cívica, supervisado por el Poder Moral Republicano para evitar violaciones a los DD.HH.

C. Para frenar el ataque especulativo a la moneda y el contrabando de extracción:

  1. Eliminar la libre convertibilidad bolívar-peso.
  2. Cerrar absolutamente las fronteras con Colombia.
  3. Prohibir el tránsito de vehículos y personas.
  4. Congelar todas las transacciones bancarias con Colombia.
  5. Suspender todas las remesas hacia Colombia.
  6. Activar medidas humanitarias para la población afectada, como estudiantes y pacientes.
  7. Activar un plan compensatorio para las empresas productivas de capital venezolano que se vean afectadas.
  8. Activar fuentes de importación alternativas a Colombia, como por ejemplo el Alba-TCP, para alimentos y medicamentos, así como materias primas e insumos esenciales para procesos productivos nacionales de relevancia.

 

¡¡¡¡Puño de hierro, Nicolás!!!!

 

10 Comentarios en A un año del 6D

  1. Amigo, yo apoyo lo que propone, pero dentro del gobierno no hay fuerza para eso, la dirigencia no tiene interés en crear ni una escuelita de cuadros, menos puede cerrar la frontera o exigir una confiscación.

  2. Hola Marcos, esa es lamentablemente la sensación que hay tras percibir en la calle los pobres resultados de la lucha contra la guerra económica. Pero si no se hace no es poque las leyes republicanas no lo permitan, sino por falta de voluntad política.

    • Recientemente he descubierto y he leído varios de tus artículos aquí y en otras paginas y me han parecido muy interesantes tus conceptos y propuestas. Incluso se me habían ocurrido algunas muy similares a las que mencionas en tus otros artículos. Cabe destacar que no soy experto en economía sino un simple venezolano muy preocupado por el rumbo de nuestro país. Me agrado mucho coincidir con una persona que se nota es estudioso del tema económico.

      Dejando a un lado el tema los aspectos técnicos económicos, pues no soy experto en la materia, quisiera expresar que en cuanto a las líneas de acción política que has planteado en algunos de tus escritos coincido casi en su totalidad. Sobre todo en cuanto a la imperiosa necesidad de una Ley de publicidad de información publica (yo la llamo Ley de transparencia), el cambio del papel del estado en la economía y su actor como inversionista directo en NUEVAS Pequeñas y Medianas empresas mixtas.

      Pero también me gustaría saber cual es tu argumento para el primer punto que aquí mencionas “Declarar el Estado de Guerra y con base en ello suspender todo proceso electoral…”.

      ¿De verdad crees que el gobierno de Maduro tiene la moral para decretar algo semejante?, cuando justamente has expresado que la guerra económica no ha podido ser derrotada por falta de voluntad política.

      ¿Por qué “premiar” a la corrupción con mas tiempo para hacer de las suyas?, cuando el Gobierno nacional ha tenido la posibilidad de golpear fuertemente a los actores de la guerra y simplemente los beneficia más y más.

      Asumo que vives en la capital pero yo vivo en un municipio del Zulia y el alcalde, cabe mencionar del PSUV, es PESIMO (vialidad cada vez peor, alumbrado publico casi nulo, inseguridad desatada, servicios publicos ineficientes, etc.). ¿Por qué permitir que gobiernen más tiempo si son actores prácticamente nulos en esta guerra y solo causan penurias a sus gobernados?

      Me gustaría profundizar este debate, por aquí o por otro medio porque creo que pueden surgir propuestas interesantes. De hecho creo que los gobiernos locales pueden ser fundamentales para construir una nueva economía productiva.

      Saludos cordiales.

  3. El ejercicio propositivo de su análisis es importante, sin embargo, su amplitud lo hace inaplicable. Considero que se debe valorar el programa en el marco del dicho popular “el que mucho abarca poco aprieta”
    La declaración de estado de guerra y el cierre fronterizo, son aspectos a considerar. Saludos cordiales.

  4. Después de leer este articulo recuerdo mucho mas al pdnt Chavez cundo nos decía a cada rato: son laboratorios que trabajan los 365 días del año, las 24 hrs, vendrán siempre con tácticas y estrategias para derrumbar al gobierno por eso debemos responder con nuevas tácticas y estrategias políticas,económicas,sociales, EFICIENCIA ENTRE MUCHAS MAS CONSIDERACIONES….Tristemente tuvimos y tenemos traidores,apátridas en todos los niveles del gobierno central,regional,parroquial,comunitarios.. por eso y mas DEBEMOS TOMAR LAS PALABRAS DEL CMNT CHAVEZ DEL 08 DIC 2012 DONDE NOS ALERTABA DE LOS PELIGROS MUNDIALES Y ESTAR RODILLA EN TIERRA CON NICOLAS MADURO Y LUCHAR Y TRABAJAR POR NUESTRA PATRIA PERPETUA,,,,VENEZUELA……nadie dijo que iva hacer facil

  5. Muy estimulante su analisis y conclusiones sobre la historiografía de los últimos años de la revolución bolivariana.Creo que entre los factores causantes 1-2 y 6 englobarian los demás.No creo convniente estar iluminando la mente de la deposición(siempre estan intentando deponer al presidente).Desde mucho antes de iniciarse el dialogo, dije que este no se llevaría a cabo, puesto que las fieras no dialogan; amenazan, hieren o matan.¡Claro que se intensificará la guerra económica,no lo estan haciendo en estos momentos!, pero los precios petroleros superaran facilmente los 60US$/barril.Si se cumpliera todo lo que usted plantea, no será dificil predecir:Guerra total con injerencia del gran poder imperial.Creo que el gobierno de Maduro no es debil; ha cometido errores,como se cometiron en el período anterior,y al igual que ese, se ha fortalecido progresivamente. Tambien creo que debemos medirnos electoralmente para las gobernaciones, donde estoy seguro las expectativas son bastantes buenas, si logramos eliminar algunos rabo e´paja aspirantes. Gracias.

  6. Excelente artículo, buena auto crítica y reflexión. El único problema es confiar en la cúpula corrupta y feudalista socialista, compuesta de caníbales falsos que se dicen con el pueblo. Ningún pueblo puede permitir más perdones después de 18 años de destrucción masiva de la capacidad productiva, de fortunas que nadie puede explicar y el evidente robo permanente de la “teta” que es PDVSA. Venezuela ahora es de algunos y lo peor es que la alternativa esta en una derecha que tan poco es buena. Es apenas menos mala de lo que tenemos como gobierno. Pronto la increíble máquina de propaganda dejará de funcionar porque ni solo de circo vive un pueblo. Este necesita de PAN.

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. A un año del 6D. por Luis Enrique Gavazut | D-Todo
  2. Venezuela no puede seguir con Colombia a Cuestas – Trinchera del Poder Popular

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*