Una mala noticia y varias buenas

billetes

Por: Luis Enrique Gavazut Bianco

Primero la mala

El presidente Nicolás Maduro anunció el sábado 17 de diciembre a la nación que el sistema financiero venezolano tenía en su poder únicamente el 5% del total de billetes de 100 bolívares puestos en circulación por el Banco Central de Venezuela, justo antes del Decreto Presidencial que dio un plazo de 72 horas para la derogación de dichos billetes.

Por otra parte, tanto el presidente de la República, como el Banco Central de Venezuela, han asegurado públicamente que 300 mil millones de bolívares se encontraban fuera de las fronteras de Venezuela en billetes de 100 bolívares. Y puesto que el BCV ha emitido alrededor de 600 mil millones de bolívares en billetes de 100, entonces quiere decir que oficialmente el 50% de todos los billetes de 100 bolívares en circulación se encontraban fuera del territorio nacional al momento de emitirse el Decreto Presidencial del pasado domingo 11 de diciembre.

También aseguró el presidente este sábado 17 de diciembre que para ese momento ya el sistema financiero venezolano contaba con el 70% de todos los billetes de 100 bolívares puestos en circulación por el BCV.

Dos más dos son cuatro

Quiere decir entonces que entre el martes 13 de diciembre (porque el lunes 12 no hubo actividad bancaria) y el sábado 17 de diciembre, ambos inclusive, fueron depositados o canjeados en el sistema financiero venezolano, el 65% de todos los billetes de 100 bolívares.

Dado que el 50% se encontraba fuera del país en poder de las mafias, y dado que solo había un 5% en las bóvedas del sistema financiero, entonces el 45% restante estaba distribuido dentro de las fronteras del país (y por lo que se pudo ver en las colas bancarias, buena parte en manos de los bachaqueros).

Suponiendo que ese 45% fue depositado en esos cinco días, entonces es evidente que al menos el 20% (65% – 45% = 20%) de los billetes de 100 bolívares fueron captados por el sistema financiero nacional de ese 50% que se encontraba fuera del país en poder de las mafias.

La conclusión es aritméticamente elemental y una muy mala noticia: al menos 2 de cada 5 billetes de 100 bolívares que se encontraban en poder de las mafias fuera de las fronteras de Venezuela, lograron ingresar (y legitimarse) al sistema financiero nacional en los cinco primeros días posteriores al Decreto Presidencial que ordenó la salida de circulación de ese instrumento monetario.

Esto ocurrió incluso a pesar de que la frontera ha permanecido cerrada, no solo con Colombia sino también con Brasil, y a pesar del nombramiento de un nuevo titular de la Sudeban y de todo el operativo especial de vigilancia, control, supervisión y seguimiento que se ha activado en todo el sistema financiero nacional, tanto para la banca pública como para la banca privada.

Es indignante y al mismo tiempo profundamente deprimente tener que constatar una vez más la abismal debilidad institucional de nuestro Estado. Definitivamente, la corrupción no es solo un mal en Venezuela. Es EL mal.

Pero no son estas cifras espeluznantes lo que realmente paran los pelos de punta, sino el hecho de que si eso ocurrió en apenas cinco días, entonces lo más probable es que seguirá ocurriendo a lo largo de los próximos días hasta que el billete de 100 bolívares finalmente salga de circulación el próximo 2 de enero de 2017, tal como lo acaba de decretar nuestro presidente Nicolás Maduro, prorrogando hasta esa fecha el límite de validez del billete de 100 bolívares, debido como ya informó, al sabotaje internacional a los vuelos aéreos que debían haber traído desde Europa los nuevos billetes de 500 bolívares y algunas otras nuevas denominaciones del cono monetario (lo cual no obvia la interrogante de por qué, en primer lugar, se mandaron a hacer esos billetes afuera, en vez de haberlos hecho en nuestra propia Casa de la Moneda ubicada en Maracay; ni tampoco por qué el BCV no informó oportunamente al presidente de la República de la situación y de los riesgos que se corrían).

En definitiva y para redondear esta mala noticia, es altamente probable que las mafias se salgan con la suya y legitimen sus capitales provenientes del delito comercial y financiero, sin sufrir mayores pérdidas económicas; y ello a pesar de la inmensa rabia e impotencia que todos los revolucionarios y personas de buena voluntad podamos sentir al respecto.

Esto será así porque las mafias no son tan idiotas como para hacer un solo depósito gigante, sino que lo fraccionan en miles de pequeños depósitos hechos por un ejército de bachaqueros testaferros con cédula venezolana, que ante la banca y las autoridades venezolanas son normales, legales, legítimos e inocentes, y por lo tanto no dan lugar al levantamiento de un RAS (Reporte de Actividad Sospechosa). Proceso este que evidentemente se ha visto y se seguirá viendo favorecido por la insólita medida adoptada por la Sudeban de exigir a la banca que relaje todos los requisitos exigidos para abrir nuevas cuentas, y que solamente se exija la presentación de la cédula de identidad, lo cual se ha hecho bajo el argumento de favorecer la bancarización, es decir, que la gente que tiene predilección por el dinero en efectivo cambie esa predilección y se incorpore al sistema bancario. La gran pregunta es por qué hacer esto justo en estos momentos y no esperar hasta que el billete de 100 salga definitivamente de circulación, sin posibilidad alguna de depósito o canje… ¿Cuál es la prisa?

¿O será que el BCV y la Sudeban ya sabían que el billete de 500 no iba a llegar a tiempo, y creyeron que con esa medida el campesino monte adentro que toda su vida se ha manejado con dinero efectivo, de la noche a la mañana va a hacerlo con tarjeta de débito como si todo el mundo tuviera puntos de venta en los lugares más apartados de nuestra ruralidad?

En fin, para la mafia incluso no es necesario muchas veces recurrir al fraccionamiento de los depósitos, sino que el mero soborno de los gerentes bancarios, de los funcionarios de la Sudeban, de los funcionarios del Sebin y del Oficial Custodio del banco, bastan y sobran para de una buena vez hacer el depósito gigante, sea del tamaño que sea.

Como dicen los alemanes: ¡El Diablo está en los detalles! Las trochas a lo largo de la frontera son un detalle. La mano floja y bolsillo alegre de los guardias de frontera son un detalle. El reclutamiento voluntario o forzoso de personas en estado de necesidad por parte de las mafias es un detalle. El conflicto de intereses del oficial custodio de la banca es un detalle. La condición de clase de la banca privada en la guerra económica es un detalle. La codicia de algún policía es un detalle. La negligencia de algún supervisor es un detalle. Tantos detalles juntos ya no son un detalle, sino una realidad abrumadora.

Ahora las buenas noticias

1. La gente de a pie y los micro y pequeños comerciantes no se quedarán sin efectivo en diciembre, ni sufrirán pérdidas económicas por no poder canjear a tiempo su dinero. Y esto significa haber contrarrestado también el riesgo de disturbios que comenzaron a observarse en algunos incidentes foquistas de intentos de saqueo que ocurrieron entre el viernes 16 y el sábado 17 en algunos estados del interior del país.

2. El sistema bancario nacional ha logrado recuperar en tiempo récord sus niveles de dinero no quirografario, es decir billetes, previniéndose con ello la posibilidad de colapso de las transacciones económicas cotidianas incluyendo la propia actividad bancaria.

3. El presidente Maduro tiene locas a las mafias, porque ahora no tienen forma de saber si pueden retener grandes cantidades de billetes y correr el riesgo de que de la noche a la mañana el presidente cambie la seña y pierdan su dinero. Esto hará que el retener billetes venezolanos fuera de las fronteras del país sea demasiado riesgoso, tanto ahora como en cualquier momento en el futuro, es decir, incluso para el caso del próximo billete de 500 y demás nuevas denominaciones del cono monetario.

4. La oferta de bolívares en Cúcuta ha caído abruptamente y seguirá cayendo a lo largo de los próximos días, dado que las mafias buscarán ingresar lo antes posible ese dinero en el sistema financiero venezolano y al mismo tiempo el cierre de las fronteras impedirá que los venezolanos vayan a gastar bolívares en los anaqueles de Cúcuta, lo cual había venido facilitando desde que se produjo la reapertura de la frontera el éxodo de nuestros billetes fuera del territorio nacional.

5. La enorme disminución de la oferta de bolívares en Cúcuta automáticamente ha determinado el fortalecimiento del Bolívar Cúcuta, es decir, la apreciación del bolívar frente al peso colombiano. Y como la fórmula que utiliza dólar Today para calcular el supuesto valor del tipo de cambio del mercado paralelo se basa precisamente en el bolívar Cúcuta, pues entonces la medida adoptada hasta ahora por el presidente Maduro ha permitido abatir impactantemente el valor del dólar Today, el cual en solo una semana se desplomó de alrededor de 4.300 bolívares por dólar a 2.500 bolívares por dólar, con tendencia a seguir bajando en la medida en que la oferta de bolívares en Cúcuta siga cayendo.

6. Y como los precios de las mercancías en Venezuela se han seguido disparando, incluso mucho más precisamente en la semana en que el dólar Today se desplomó, ello obviamente constituye una prueba irrefutable de que el dólar Today no ha sido más que una vulgar excusa por parte de los comerciantes venezolanos para justificar su atroz especulación de precios; dado que si no fuese así, entonces al haber bajado el dólar Today tan dramáticamente, los precios de las mercancías en los anaqueles del país también deberían haber bajado, pero lo que se está observando es que siguen subiendo. Por lo tanto se cumple a pie juntillas lo que hemos venido afirmando acerca de ese marcador delincuencial de referencia de los precios, que no es más que una gran mentira, una gran farsa (léase al respecto mi artículo publicado en este portal: “El gran engaño de la importación a dólar today y qué hacer”).

7. La banca privada ha quedado en evidencia en cuanto a su participación directa en la guerra económica a través del boicot financiero, no solo sustrayendo grandes cantidades de billetes fuera del territorio nacional, sino además saboteando su propia plataforma tecnológica para pago electrónico e intentando generar un corralito financiero inducido con todos los efectos negativos de una corrida bancaria, pero sin riesgo de quiebra real para ellos. Incluso llegaron al extremo de entregar billetes de 100 bolívares en los cajeros automáticos en plena cuenta regresiva para su salida de circulación, con el claro objetivo criminal de irritar al pueblo y causar con ello un estallido social.

8. Algunas personas involucradas con todas estas actividades mafiosas han sido capturadas y llevadas ante la justicia, incautándoseles una cierta cantidad de nuestros billetes de 100 bolívares (aunque insignificante en relación con la cantidad total que se encontraba y aún se encuentra fuera del país: apenas 573 millones de 300.000 millones, es decir, tan solo el 0,19%).

9. Todo el dinero que se ha incautado y que se siga incautando hasta el 2 de enero, pasará al fondo de financiamiento de los CLAP, es decir, recursos económicos para la felicidad del pueblo.

Debo decir que, sin lugar a duda alguna, más que buenas son excelentes todas esas noticias para el pueblo venezolano en el largo y tortuoso camino de vencer la guerra económica.

Por último, algunas reflexiones finales

Para una mafia transnacional que abarca no solamente a Colombia, sino a Miami, el Departamento de Estado y la propia Europa, las pérdidas de 300.000 millones de bolívares en billetes de 100 es irrisoria, dado que con el cambio bolívar-peso en relación 1 a 1, como ya estaba en las casas de bolsa de Cúcuta antes de tomarse la medida, y puesto que el tipo de cambio peso-dólar en Colombia es de alrededor de 3.000 pesos por dólar, entonces quiere decir que esos 300.000 millones de bolívares solo representaban 100 millones de dólares.

Incluso aunque el bolívar Cúcuta se revalorice 1.000% gracias a la medida tomada por el gobierno venezolano, las pérdidas para la mafia llegarían tan solo a 1.000 millones de dólares, una cifra aparentemente gigantesca pero que para el imperio norteamericano, por ejemplo, es una suma absolutamente insignificante.

Por lo tanto, el objetivo estratégico del gobierno bolivariano no puede ser con estas medidas monetarias simplemente darle un golpe económico a las mafias, es decir, hacerles incurrir en pérdidas económicas; pues es obvio que para la conspiración transnacional detrás de la guerra económica contra Venezuela, eso no sería ningún problema, ni mucho menos un freno.

Mucho más importante, colocado todo en la balanza, es por ejemplo frenar el ataque especulativo al bolívar y poner en evidencia a los conspiradores de la banca privada.

En otro orden de ideas, debe tenerse muy presente que en todo fenómeno de volatilidad acelerada del tipo de cambio cabe esperar la operación en la sombra de grandes intereses económicos, es decir, la actuación de los arbitrajistas o especuladores cambiarios.

Nadie puede poner en duda que algunos tenedores de posiciones en dólares aprovecharon para vender esas posiciones cuando el dólar Today llegó a su más reciente pico por encima de 4.000 Bs./US$, y ahora esperan que toque fondo, probablemente entre 1.500 y 2.000 Bs./US$ para volver a comprar, previendo el rebote posterior del dólar Today por encima incluso del pico que ya había alcanzado.

Esto hace suponer que, más pronto que tarde, la presión de los especuladores obrará en favor de una nueva escalada del tipo de cambio paralelo; dando con ello al traste con el efecto más positivo que ha tenido hasta ahora la medida monetaria adoptada por el presidente de la República.

Debo finalmente señalar que el problema inflacionario no se corregirá solamente con abatir el dólar Today, pero ello abre la puerta por primera vez a centrarnos en las causas verdaderas de la inflación en Venezuela: la huelga de inversión, el fraude importador, la fijación monopolista de precios, la fijación de precios por el costo de reposición marcado por Dólar Today, entre otras (léase al respecto este otro artículo de mi autoría publicado en este portal: “Una teoría revolucionaria de la inflación en Venezuela y cómo combatirla”).

16 Comentarios en Una mala noticia y varias buenas

  1. Siceramente creo que el afán del camarada y amigo Luis E. Gavazut por aparecer como crítico y “comecandela” le hace recargar la lectura catastrofista. La estimación de cuántas piezas de billetes estaban fuera de Venezuela, era eso: una ESTIMACIÓN, nadie podía tener una contabilidad real, por razones obvias. Una de las consecuencias positivas de la medida, como bien explicó el Prersidente Maduro, fue poder tener las cifras reales, incluidos los arqueos hechos en las bóvedas de los bancos. Al decretar la desmonetización del billete de Bs. 100, se ocasionó que los actores económicos y actoras económicas, sobre todo comerciantes también se deshicieran de los billetes de Bs. 100 que mantenían, tal vez por preacaución, tal vez para venderlos a las mafias que pagaban hasta Bs. 140 por cada billete de Bs. 100. El hecho, Luis, es que esa cantidad estaba en manos de personas en el país, pero no estaban circulando, por lo que era válido considerar, como simple ESTIMACIÓN, hipótesis,supuesto, que podía estar fuera, ¿me explico? Ni tan calvo, ni con dos pelucas, camarada. Y sobre el tema de fomentar las transacciones electrónicas, es público y notorio que fue el Presidente Maduro, quien dió esa orden, muy pertinente por lo demás. Todo lo arriba escribo no obsta para coincidir en que la autoridad monetaria, el BCV, ha exhibido al menos una grave negligencia en este tema, desde hace la menos dos años; y está pasando por debajo de la mesa su responsabilidad como autoridad monetaria exclusiva (artículo 318 de la CRBV).

    • Hola José Gregorio, gracias por tus comentarios. Espero con todo mi corazón que tú tengas razón y que el único dinero fuera de las fronteras que logró pasar fueron solamente esos 543 millones de bolívares ya incautados. Sin embargo, yo no soy tan optimista como tú al respecto, dada la consabida actividad febril que se lleva a cabo constantemente a través de las trochas e incluso de madrugada pasando gandolas enteras llenas de contrabando previo soborno de las autoridades, y la enorme facilidad con que la mafia extiende sus tentáculos hasta tocar incluso a los más altos niveles gubernamentales, como ya lo hemos podido constatar una y otra vez en los casos famosos de altos funcionarios que gozaron incluso de la mayor confianza y cariño del Presidente Chávez y ahora están dándose la gran vidota en Estados Unidos con grandes propiedades y multimillonarios, prófugos de la justicia venezolana y amparados por aquél gobierno hamponil. Pero mi opinión no se basa en una creencia o en un prejuicio o en una predisposición personal al pesimismo, dramatismo o catastrofismo. Se basa en información hecha pública por el propio Presidente de la República y corroborada por el BCV y la Sudeban. Si esa información no es confiable, ¿entonces la estimación de 300.000 millones fuera del territorio nacional debemos reajustarla a 200.000 o a 100.000? ¿Y si el día de mañana resulta que se reporta un 100% de billetes en las bóvedas nacionales, entonces vamos a decir que fuera del territorio nacional había 0% y que la cifra inicial de 50% fue solo un estimado o hipótesis, y que las fotos y videos de montañas de billetes de 100 en Colombia y hasta en Ucrania eran un montaje, y Mario Silva también fue tomado por incauto cuando dijo que esa cantidad de billetes equivalían a un edificio de 7 pisos? Me parece cuando menos muy poco profesional. En todo caso, como se desprende de mi análisis, la cantidad de dinero afuera que pudieran perder las mafias no es lo realmente relevante en todo esto, sino los efectos de la medida tomada por el Presidente que sean sostenibles en el tiempo en contra de la guerra económica, es decir, en contra de la devaluación delincuencial de nuestra moneda y en contra de la inflación inducida y el desabastecimiento programado. En fin, te insisto, ojalá sea como tú dices y esas mafias se lleven realmente su merecido. Un abrazo, hermano.

  2. Otra cosa, Luis: sobre tu reclamo de por qué no se hicieron los billetes en el país, en la CMV; eso te lo paso porque no conoces, como también ocurre con la casi totalidad del resto de las personas, la verdad sobre el elefante blanco de la Casa de la Moneda de Venezuela; y esto lo digo con pleno conocimiento de causa, desde adentro, tema que investigo desde el año 1996, cuando era sólo un proyecto, para el cual NO hubo estudio de factibilidad. Resulta que los billetes a fabricar en la CMV ya antes de su inauguración salían al doble de precio que los importados; como han demostrados cuatro (4) estudios internos del BCV y lo señala el Informe Anual de la Contraloría General de la República del año 1997. Ahora, haciendo los respectivos ajustes de paridad cambiaria y de inflación doméstica (en Venezuela) contra la inflación en otros países, mis cálculos arrojan que los billetea fabricados en la CMV salen 5,5 veces más costosos que los importados; pero hay más: resulta que la CMV no tiene capacidad para elaborar las grandes cantidades que se requieren para sustituir a corto plazo a todos los billetes de Bs. 100, sea con nuevos billetes o con moneda metálica; argumento esgrimido y tal vez magnificado por fuerzas internas en el BCV interesadas en los contratos de impresión de billetes en el exterior. Además, se evidencia la nula voluntad del BCV en hacer la sustitución o tomar otras medidas, por lo que ahora, tal vez forzado por decisión superior, incluso tuvo que usar, por ganar tiempo, los mismos troqueles de emisiones pasadas, sólo cambiando denominaciones e intercambiando los colores.

  3. El debate que debemos dar los economistas de izquierda debe direccionarse hacia las medidas que deben adoptar las autoridades a objeto de blindar nuestra moneda de nuevos ataques de mafias depredadoras, acostumbrada a medrar de nuestros errores. En este sentido, propngo que el debate se inicie con analizando la sinceracion del precio de la gasolina!

  4. LO de la resolución 08 ya está en conversaciones con Colombia. Ahora, Luis, volviendo al tema, claro que era información oficial; pero era una ESTIMACIÓN: Si estaban fuera del BCV y no eran informados por los bancos como depósitos en sus bóvedas y se sabe, que sí se sabe, el movimiento cíclico diario DE EGRESOS E INGRESOS DE EFECTIVO EN LOS BANCOS(que bien explicó Mario Silva), el faltante era LÓGICO SUPONERLO TODO FUERA; porque NADIE PODÍA TENER UN REGISTRO CONTABLE de dónde estaban todos esos billetes; pero se supone que los actores económicos, en condiciones normales NO acumulan grandes cantidades de efectivo, menos en entornos altamente inflacionarios; Y NADIE PODÍA, VÁLIDAMENTE ASUMIR QUÉ PORCENTAJE PUDIERAN TENER ESOS ACTORES ECONÓMICOS en Venezuela (lo cual sí hubiera sido poco profesional, por falta de sustento)y que no los estuvieran usando; por lo que lo PROCEDENTE, AUNQUE TE EXTRAÑE era suponerlo fuera; y que conste, ni estoy defendiendo en general al BCV en este tema de cómo no manejó el problema, que dbió hacerlo desde hace más de un año; ni estoy negando que sí pueden haber pasado algo de efectivo desde Colombia, pero no tanto como el 30% de todo. Y Mario no cayó por inocente, su supuesto gráfico es válido, que yo lo dije antes en el programa “Con todos los hierros” con Erick Rodríguez y María Alejandra Díaz, en RNV, de 10 a 12 de la noche; de hecho el cubo que yo mencioné era hasta más grande; pero, repito, sobre el único supuesto válido con la información disponible, y no es falta de profesionalismo, sino INCERTIDUMBRE válida por lo que he tratado de trasmitir. Y el argumento último que esgrimes creo que no procede,porque es obvio que si dentro de los tres días iniciales nadie declaró lo que falta; es claro que si ahora aparecieren, si vendrían de fuera de Venezuela; y nadie está planteando ese extremo que tú hipotéticamente arguyes. Un abrazo.

    • Gracias José Gregorio, siempre atento a tus comentarios, que respeto profundamente dada tu objetividad científica. Ahora se suma a este debate otra pieza de información: el Presidente el día de ayer afirmó por televisón nacional que ya están en nuestras bóvedas bancarias el 80% de todos los billetes de 100 bolívares. Quiere decir entonces, que si la cifra previa era de 70% y como dices los billetes que aparecerían después deberían seguramente provenir de fuera de nuestras fronteras, pues entonces tenemos que CUANDO MENOS 1 de cada 5 billetes que presuntamente se encontraban fuera del territorio nacional justo antes de anunciarse la desmonetización del billete de 100 bolívares ha logrado ser ingresado (y legitimado) por las mafias al sistema financiero nacional… Querido y apreciado camarada, no podemos tapar el Sol con un dedo.

      • Espero que este foro no se convierta como Aporrea, espacio que nación bajo los parámetros revolucionarios y hoy en dia solo se dedican, sus “sesudos” analistas a desacreditar al gobierno y no ofrecen solución real alguna.
        OJO

        • Hola Nora, gracias por tu comentario. El tema de la crítica y la autocrítica es sumamente complejo. Es tan complejo como el tema de la verdad y la mentira, de la libertad y la censura. Son temas que siempre dependen de los intereses del observador, es decir, de su propia subjetividad. Yo, sin pretender escapar de mi propia subjetividad y relativismo, toda la vida me he consagrado a intentar asir siquiera levemente la roca sólida de la objetividad a través del análisis metódico de los hechos, de la realidad. La verdad objetiva siempre lesiona intereses. Alguien siempre se ve afectado por ella, lo que obviamente no la invalida. Recordemos a Galileo y su célebre frase: “…y sin embargo se mueve”. La verdad no es cuestión de crédito o descrédito, es simplemente la verdad. Es La Tierra la que se mueve alrededor de El Sol y esa verdad no se alterará porque lesione los intereses de la Santa Inquisición. El criterio de autoridad, por otra parte, hace mucho que fue descartado por la Ilustración y la Modernidad como criterio de validez universal, es decir, como criterio para establecer la verdad. Así que no es la condición de “sesudo” la que se impone para decir si los hechos son o no son ciertos, sino la propia naturaleza de éstos y su comprobación con base en la lógica racional y la evidencia analítica o experimental.

  5. Luis; no necesariamente esa es la lectura: tú ves el vaso medio vacío; yo lo veo medio lleno; recuerda que dentro del país seguía y sigue la recepción Y CIRCULACIÓN de billetes; parece obvio que sus tenedores continúan depositándolos y canjeándolos. Me atengo a la hipótesis más probable y tangible.

    • Hoy 29 de Diciembre de 2016, el Presidente Maduro, decidio extender la validez y vigencia del billete de 100 Bs “hasta” el 20 de Enero de 2017 (en esa fecha puede que cambie de parecer).
      Valoro la opinión de estos analistas en economía, pero como ciudadana común y corriente sigo sin entender.
      Me preocupa que se extienda la matriz de poca credibilidad y coherencia, me preocupa el papel que tiene el BCV y sus directivos en este desorden, me preocupa el tema Colombia y ese afán de amar y proteger a los colombianos.
      De verdad, es preocupante!

  6. estoy muy de acuerdo con sus comentarios y su articulo, muy expricito y denota que el bcv no ha mantenido una linea extrategica para el estudio de la disponibilidad delbillete de 100, si no se entera que el empresario aumenta sus precios de manera exponencialmente a los costos de dolar today y lamnetablemente los controles an saltado por los aires con esta sudeban (que esta de adorno y si fuera sesanteados todossus directivo no incideria en nada) la posicion de papel moneda para realizar transacciones cotidiana influye en demacia para la falta del efectivo, no digo que no puedan existir las mafias pero primero revisemos los metodos quepueden las personas normale stratar de resguardar sus ahorro, ya que desde bastante tiempo la ventadel billete de 100 se hacia a libre demanda en toda venezuela.

  7. Concuerdo plenamente con los dos comentarios de Nora Silva: esta página debe ser técnica; con crítica, sí, pero constructiva, basada en hechos y sin afán previo de atacar al Gobierno para ganar notoriedad y aparecer como “comecandela” (que así comenzaron los hoy Mareados entregados a la Derecha), y sobre todo debe ser propositiva.

    Y sobre el triste papel de BCV estoy 100% de acuerdo; incluso creo que lo que le informaron al Presidente Maduro sobre la causa de no llegar a tiempo los billetes huele a fó..No creo que sólo en La Carlota hay resposabilidades y negligencias en todo el tema de los billetes y las operaciones fronterizas; sino más en los dos lados norte de la Esquina de las Camelitas; ya hubo cambio en uno de esos lados ¿y el más implicado?

    • Hola Joaquín, gracias por tu comentario. Te invito a revisar los diferentes artículos que he publicado en este portal para que tengas un compendio concreto, preciso y amplio de todas las medidas, propuestas y cursos de acción a seguir para combatir y ganar la guerra económica. Me llama no obstante la atención, eso de “oomecandela”… ¡Ah! Creo que lo aprendí a pie juntillas de mi Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. O como decía el finado Ingeniero y Guerrillero Douglas King: “¡Estar arrecho es un deber!”.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Una mala noticia y varias buenas. por Luis Enrique Gavazut | D-Todo

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*