Los controles de precios según los neoliberales

control-de-precios

Por: Pasqualina Curcio

Según el gremio empresarial, y también algunos estudiosos de la economía, la causa principal de la situación económica que actualmente y desde 2013 vivimos los venezolanos, es la implementación de un modelo basado en la intervención del Estado en la economía mediante regulaciones y controles. El argumento es el siguiente: debido a que el Estado controla los precios de los bienes, los empresarios, dueños del capital, se han visto obligados a cerrar sus líneas de producción porque dichos precios no cubren sus costos, por lo tanto, se ha generado escasez y colas, lo que también ha derivado en incremento de los precios.

No nos sorprende esta posición de los empresarios, quienes por supuesto siempre estarán en contra de que se les regule y controle, pero sí nos sorprende de algunos estudiosos de la economía. Este artículo tiene como principal objetivo recordar lo que la teoría económica neoclásica establece al respecto. Refrescar lo que se lee en todos y cualquier libro de introducción a la economía o de teoría microeconómica, pero sobre todo, y para quienes no lo han leído, mostrar lo que incluso los economistas críticos de la intervención del Estado, padres del neoliberalismo, plantean al respecto.

Se justifica la intervención del Estado en la economía cuando los mercados no se comportan de manera perfecta, es decir cuando, por ejemplo, en lugar de haber muchos oferentes, hay uno o pocos con capacidad de cartelizarse, los cuales cuentan con lo que se denomina el poder del monopolio. Este poder se define como la capacidad que tienen estas empresas para fijar precios mayores a los que se fijarían en un mercado de “competencia perfecta” caracterizado por la presencia de muchos oferentes. Este poder se mide restando el precio fijado por el monopolista del que se obtendría en situaciones de “competencia perfecta”.

En los casos en que los bienes producidos por estos monopolios sean esenciales –es decir estén asociados a la vida y a la salud, por ejemplo, alimentos, medicamentos, productos de higiene, incluso repuestos para vehículos– su poder será mayor, ya que tienen la posibilidad de fijar un precio más alto. Las personas estaremos dispuestas, más bien obligadas, a adquirir estos bienes aunque el precio sea mayor [1].

Ante estas situaciones, y con la finalidad de que el monopolista no se apropie, por la vía de los precios, del excedente económico, y con el objetivo de garantizar el acceso de la población a estos bienes, la teoría económica neoclásica justifica que el Estado intervenga de múltiples maneras, una de ellas, regulando los precios, es decir: estableciendo al monopolista precios máximos de venta. También justifica que el Estado asuma de manera directa la producción de estos bienes [2].

Es el caso, que los bienes que desde el año 2003 están sujetos a control de precios en Venezuela, son todos aquellos que cumplen dos condiciones: son esenciales para la salud y la vida, y su producción y distribución se encuentran en manos de una o pocas empresas con capacidad de cartelizarse, ya sea de manera directa o a través de las asociaciones comerciales o industriales. En otras palabras, el mayor porcentaje del mercado de estos bienes se concentra en pocas empresas.

Por ejemplo y por mencionar algunos: la harina de maíz precocida es el alimento que encabeza la lista de los más consumidos por los venezolanos y cuya producción está concentrada en un 80% entre dos empresas. De la misma manera la producción de arroz, pastas alimenticias y aceite, está concentrada en estas empresas. La producción y distribución de leche está concentrada en no más de 4 empresas. Las fórmulas lácteas son importadas y distribuidas por 1 empresa. Los pañales para bebés, las toallas sanitarias, el papel higiénico, son producidos y distribuidos por 2 empresas. Los medicamentos son responsabilidad de no más de 10 grandes empresas farmacéuticas.

El padre del neoliberalismo y Premio Nobel de Economía en 1974, Friedrich von Hayek, escribió en su libro Los fundamentos de la libertad:

“…si existe peligro de que un monopolista adquiera poder de coacción, el método más eficaz para impedirlo consiste, probablemente, en exigirle que sus precios sean los mismos para todos y prohibirle toda discriminación entre sus clientes”.

Por su parte, Milton Friedman, Premio Nobel de Economía en 1976, reconocido por sus posiciones neoliberales y por lo tanto defensor de la no intervención del Estado en la economía, escribió en su libro Capitalismo y libertad:

“…la elección entre los males del monopolio privado, del monopolio público o de la regulación pública no puede hacerse de una vez para siempre independientemente de las circunstancias de los hechos. Si el monopolio técnico lo es de un servicio o artículo que se considera esencial, y si su poder monopolístico es considerable, puede ser que incluso los efectos a corto plazo de un monopolio privado, sin regulación, fueran intolerables. En este caso la regulación o la propiedad estatal sería lo más conveniente.(subrayado nuestro).

Así es que, en el marco de una economía de mercado, como sigue siendo la venezolana, en la que la producción y distribución de los bienes esenciales sigue estando concentrada en pocas empresas, están más que justificadas, incluso por los mismos neoliberales, las políticas de controles de precios.

El desabastecimiento actual en Venezuela no se debe a los controles de precios, que –de más está decir– iniciaron en 2003, mientras que las larga colas y la proliferación de mercados ilegales inició en 2013. Tampoco se debe a que estos precios se encuentran por debajo de los costos de producción, generando desincentivos a los empresarios. Basta con analizar los ajustes que desde 2003 se han realizado a los precios y que superan los niveles de inflación. Solo durante 2016 los precios máximos de los bienes esenciales fueron ajustados en más del 3.000%, por ejemplo, el precio máximo de la harina de maíz precocida, la cual pasó de 19,00 a 699,00 bolívares en menos de un año. Recordamos que 3.000% representa un incremento muy superior a los niveles de inflación desde 2013 hasta 2016.

El hecho de que los bienes esenciales, producidos por pocos pero grandes empresarios nacionales y transnacionales, no se encuentren de manera regular y oportuna en los anaqueles parece responder, utilizando el término de Von Hayek, a la coacción que estos monopolistas ejercen sobre los consumidores. Coacción que en este caso, y a pesar de las regulaciones, está asociada a la desestabilización social, que busca generar malestar en la población dificultándole el acceso a estos bienes, obligándola a hacer largas colas o a pagar precios elevados en mercados ilegales para de esta manera incidir sobre sus preferencias políticas. Coacción que ha estado acompañada de un discurso en el que se culpa al modelo implementado desde 1999 y a los controles de precios. [3]

Adicionalmente, estas teorías económicas que hemos mencionado y que tratan de explicar el comportamiento de los mercados, suponen que todos los bienes que se producen se distribuyen. Sin embargo, hemos observado en Venezuela que los monopolios no solo tienen el poder de ejercer coacción y apropiarse del excedente económico mediante la fijación de precios elevados, sino además de alterar los mecanismos de distribución mediante prácticas de acaparamiento programado y selectivo.

Tales prácticas de coacción, que dificultan el acceso de todo un pueblo a los alimentos y medicamentos, son –como lo planteó Milton Friedman– intolerables. En estos casos, y según lo planteado por este Premio Nobel de la economía neoliberal, “la propiedad estatal sería lo más conveniente”.

Los ajustes de los precios de los bienes controlados en Venezuela, es decir, el aumento de estos precios, tal como hemos observado desde el año 2013, no han garantizado su abastecimiento regular oportuno y suficiente, incluso con incrementos muy superiores a los niveles de inflación. La razón es que lo que ha motivado la coacción, por parte de estas grandes corporaciones nacionales y transnacionales, no es económica, no es solo para apropiarse del excedente económico o porque los precios no cubren los costos de producción, la razón es política. Durante estos 4 años no hemos sabido que ninguna de las empresas responsables de abastecer de estos bienes que han estado escaseando se haya declarado en quiebra.

Por el contrario, los incrementos de los precios permiten a estas empresas disminuir sus niveles de producción y obtener iguales o mayores beneficios por la vía del ajuste de 3.000% de sus precios máximos de venta. En este caso, la coacción no solo estaría dada por la alteración de la distribución sino por la disminución de las cantidades producidas, obteniendo incluso mayores beneficios. En otras palabras, el aumento de los precios por encima de los niveles de inflación, equivale a un mecanismo de financiamiento de tal coacción, que al final pagamos todos los consumidores.

Dado que la regulación de precios, incluidos sus ajustes, no ha permitido garantizar el abastecimiento de estos bienes esenciales por parte de estos monopolios privados, y dado que esta situación es cada vez más intolerable, se hace necesario y es lo más conveniente la propiedad estatal de estos monopolios.

Si esta es la recomendación de Friedrich von Hayek y de Milton Friedman, padres del neoliberalismo, con más razón y sin lugar a dudas, debe ser la respuesta para quienes apostamos por un modelo económico, social y político de justicia social y de igualdad, cuyo centro sea el ser humano y no el mercado.

 

[1] El poder del monopolio tiene un máximo que corresponde al precio más alto que los demandantes están dispuestos a pagar, dado un nivel de cantidades. Es decir, en términos económicos el precio que el monopolista observa en la función de demanda. El poder del monopolio es mayor en la medida que se trata de bienes inelásticos con respecto al precio. Son los bienes difíciles de sustituir y esenciales para la vida.

[2] Para ampliar lo que la teoría económica plantea al respecto, el lector puede consultar cualquier libro de teoría económica, incluso de introducción a la economía. Si quiere mayor detalle puede consultar cualquier libro de teoría microeconómica, sea o no avanzada. Específicamente los capítulos relacionados con competencia imperfecta o fallas de mercado.

[3] Para mayor detalle se puede consultar Curcio, Pasqualina. La mano visible del mercado. Guerra económica en Venezuela. Editorial Nosotros Mismos, 2016. Caracas.

22 Comentarios en Los controles de precios según los neoliberales

  1. el analisis es muy simple y trata de explicar una economia de pais desarrollado. No considera que estos paises tienen capacidades industrializadas de produccion . Pero la simplificacion mas trajica esqque no considera los niveles de corrupcion que existe en los controles del estado. La teoria del monopolio es simp list a pues de ser cierto estarian cabando su propia tumba es decir suicidio , al menos en esta econonia de recursos pobres. Las empresas de la medicina y sus servicios ya no operan en Venezuela Bayer cerró y se fue a Colombia por ejemplo, y ya en EEUU existe una orden que los empresarios tiene n prohibido atender casos a Venezuela por estar en una lista al lado de Libia Siria Iran. Y como no hacerlo si desde aca el presidente solo vive mentando la madre al presidente de alla. eso mi querida especialista de economia debe meterlo en tu formula para explicar el hambre y la escaces de medicamentos entre otros

    • Señor Ildemaro: Con todo respeto creo que usted, o sufre del síndromede Estocolmo, o es masoquista o, en el peor de los casos manifiesta una oligofrenia supina. Usted no sabe que FEDECAMARAS es simplemente un cartel de empresarios? Que entre ellos no fomentan la sana competencia si no la cartelización de precios? Que son ineficientes y sobre todo deshonestos y rapaces? Que no producen, sólo importan y empacan todo lo que comercian? Porqué el estado tiene que suplirle las divisas que después por medio de maniobras truculentas y corruptelas de todo tipo las dejan en bancos en el exterior?. Y ésto no es nuevo. Los empresarios venezolanos tienen en el exterior alrededor de 400 mil millones de $, esto desde 1958 hasta el presente.Y cuando menciona que EEUU colocó a Venezuela en la lista de Libia, Siria e Irán que quiere decir con ésto? El país que ha cometido más crímenes en la historia de la humanidad, con que moral puede hacer listas de países “malos”. Me imagino que estará de acuerdo en que “Venezuela representa una amenaza inusual y extraordinaria para los EEUU” como nos tilda el Tío Tom Obama. No me imagino que edad pueda tener, pero realmente es lamentable que en pleno siglo 21 todavía existan personas tan alienadas y con mentalidades colonizadas. Aparte de que jamás he oido que le han nombrado la progenitora al genocida del Norte (que bien merecido se lo tiene). A quién si se lo he oído y varias veces aparte de llamarlo ” gran hdp” ha sido el presidente Duterte de Filipinas sin que se tomen medidas contra ese país. Mientras no entendamos que los norteaméricanos sólo quieren nuestros recursos, estamos mal. El artículo es excelente, muy didáctico y sencillo para que cualquiera (que no sea ciego u obtuso y radical) lo pueda entender.

    • JAJAJAJA… lo que debería hacer Maduro es comprarse una colchita y arrodillársele a Obama todos los días y decirle que no sea tan malito y no financie a la MUD para tumbarlo y privatizar hasta la Plaza Bolívar

    • Aquí operan grandes monopolios trasnacionales, P&G productos de higiene personal, Cargill productos agrícolas para consumo animal, Polar (que no es una empresa nacional sino germano-estadounidense) productos alimenticios de consumo masivo. Mi hermano si esos no son monopolios ¿que son entonces?. Lo que pasa es que el establishment mediático quiere culpar a la corrupción de todo, cuando hay un trasfondo estructural en nuestra economía, ahora la pregunta es ¿si estos oligopolios tienen al menos 4 decadas en el país y los controles de precios entraron en vigor desde 2003, por que hay desabastecimiento desde 2013?, y desabastecimiento entre comillas porque todo se consigue por Facebook, eso si a precios que rayan en lo ridiculo

  2. Creo que el gobierno no a sido lo suficientemente diligente, en poner mano dura con estos especuladores, pues veo que cada dia que pasa los aumento de los productos de la cesta basica es inalcansable. ya van por un 3000/00

  3. no explica el comentarista Como influye la constante insultos por parte de nuestro preside nte al presidente de EEUU en los precios de los repuestos que vienen de alla, ya que en EEUU hace tiempo prohibieron a las empresas hacer negocios con Venezuela

    • Los artículos y repuesto no vienen de usa. Los importadores le ponen el precio según el dólar guarimberp y terrorista porque está hambreando a todos

  4. Juan Puya
    Propone el
    SOCIALISMO BOLIVARIANO DRACONIANO ORTODOXO RADICAL CHAVISTA DEL XXI
    ((con paredón adjunto))
    o apretamos las tuercas como es debido o nos cogen los neoliberales COLOMBOVENEZOLANOS y sus conchupantes gringos.

  5. Esta IYI comunusta, en nombre de los neoliberales, dice que los los monopolios de estado son mejores que los privados. Cuando la verdad es Milton Fridman decía que los dos son malos y que el mejor estrategias para precios bajos es la librevedad competencia. Patético artículo, usa frases aisladas “Medias verdades” de intelectuales para desarrollar una mentira, al mejor estilo revolucionario.

  6. Hola… excelente articulo pero tengo varias interrogantes
    Si es culpa de los empresarios la escases que vive actualmente el pueblo para obligarlos hacer colas, todo con el propósito de causar malestar social. Porque antes del 2014 no pasaba esto.
    El control de precios existe desde que mas de 10 años, porque lo resentimos ahora??… Sera la caída de los precios del petroleo??
    Sera que no tienen el excedente petrolero que había entonces y no les da para mantener la economía y seguir robando y manteniendo su nivel de vida de los politicos??
    Por que un gobierno debe hablar mal de otro y catalogarlos de consumistas cuando estos mismos dirigentes se la pasan en estos países disfrutando de las mieles del consumismo
    Por que se le debe decir a un pueblo que tener y consumir es malo, porque si tener una buena casa, un carro, estudios les da a ese pueblo seguridad y estabilidad económica y a su vez emocional.
    De quien es la culpa?? de la Vaca??

  7. Excelente artículo, muy didáctico. Hasta el padre de la economía liberal en su libro la riqueza de las naciones avalaba el conttol por parte del Estado cuando el mercado no era transparente con múltiples oferentes y demandantes, es decir, como en nuestro caso, mercados imperfectos con monopolios y oligopolios.

  8. Señor Ildemaro: Con todo respeto creo que usted, o sufre del síndromede Estocolmo, o es masoquista o, en el peor de los casos manifiesta una oligofrenia supina. Usted no sabe que FEDECAMARAS es simplemente un cartel de empresarios? Que entre ellos no fomentan la sana competencia si no la cartelización de precios? Que son ineficientes y sobre todo deshonestos y rapaces? Que no producen, sólo importan y empacan todo lo que comercian? Porqué el estado tiene que suplirle las divisas que después por medio de maniobras truculentas y corruptelas de todo tipo las dejan en bancos en el exterior?. Y ésto no es nuevo. Los empresarios venezolanos tienen en el exterior alrededor de 400 mil millones de $, esto desde 1958 hasta el presente.Y cuando menciona que EEUU colocó a Venezuela en la lista de Libia, Siria e Irán que quiere decir con ésto? El país que ha cometido más crímenes en la historia de la humanidad, con que moral puede hacer listas de países “malos”. Me imagino que estará de acuerdo en que “Venezuela representa una amenaza inusual y extraordinaria para los EEUU” como nos tilda el Tío Tom Obama. No me imagino que edad pueda tener, pero realmente es lamentable que en pleno siglo 21 todavía existan personas tan alienadas y con mentalidades colonizadas. Aparte de que jamás he oido que le han nombrado la progenitora al genocida del Norte (que bien merecido se lo tiene). A quién si se lo he oído y varias veces aparte de llamarlo ” gran hdp” ha sido el presidente Duterte de Filipinas sin que se tomen medidas contra ese país. Mientras no entendamos que los norteaméricanos sólo quieren nuestros recursos, estamos mal. El artículo es excelente, muy didáctico y sencillo para que cualquiera (que no sea ciego u obtuso y radical) lo pueda entender.

  9. AVESES PIENSO QUE EL GOBIERNO NO POSEE LOS ASESORES QUE DEBERIA DE TENER PARA ESTE TIPO ED POBLEMA LEO Y RELEO TODOS LOS DIAS ARTICULOS EN DONDE SE LE INDICAN AL GOBIERNO DE TOMAR DETERMINADA MEDIDA Y PASAN Y PASAN LOS DIAS Y NO SE HACE PRESENTE SOLUCIONES A ESOS POBLEMAS, TENGO UNA DUDA SI DESDE HACE 3 AÑOS SE LE DICE AL GOBIERNO QUE ELIMINE LA LIBLE CAMBIO DE PESOS POR BOLIVARES QUE ESPERA PARA PONER EN PLACTICA ESA OPCION O ES QUE EL EQUIPO ECONOMICO NO SE HA DADO CUENTA QUE CADA VEZ NUESTRO QUERIDO, AMADO, POBRECITO “HERMANO” PAIS DE COLOMBIA NOS ESTA CLAVANDO UNA DAGA EN LA GARGANTA CADA VEZ MAS, YO PIENSO QUE YA ES HORA DE QUE CORRA O SE ENCARAME PERO NO PODEMOS ESPERAR A QUE LA SITUACION SE ARREGLE CON PAÑITOS CALIENTE.
    SE LOS DIGO AVESES ME DA ARREC… IMPOTENCIA Y PARE DE CONTAR

  10. Sra. Curcio, muy claro su artículo, pero, ¿Sería tan amable de indicar por favor el porcentaje de participación del Estado en rubros y procesos estratégicos en la economía venezolana, por lo menos desde el 2005? es por una duda que tengo

  11. Muy convenientes las citas de los nobel de economía neoliberales, bien… pero precisamente sobre la intervención del Estado, que ellos mismos rescatan ante determinadas circusntancias, es que yo, como lector interesado, desearía que discurriera. Tengo rato, bastante diría yo, que, con excepción de la harina de “el gran monopolio” no veo el resto de precocidas que otrara llenaban los anaqueles venezolanos ¿La producción de éstas las tendrá el Estado? ¿No conforman el resto del 50% aprox que complementa la producción y distribución? ¿Qué tal la leche CASA, recuerda usted su sabor? Es por una duda que tengo

  12. Queda claro que estamos en un mercado altamente imperfecto, donde existe la carterización, es indiscutible el papel jugado por los distintos gremios que los agrupan, sin embargo, existe un velo monetario que les impide comprender que la disminución de la oferta a niveles críticos permitido por ese velo de aumentos en los precios, obtener mayores ingresos con menos producción, no es más que una ilusión monetaria, pues si perciben más ingresos (bolívares) con menos producción, es por el efecto devaluación del signo monetario producto de la hiperinflación, la verdadera cuestión que van hacer cuando les corresponda a estos empresarios, cubrir los costos de reposición de las maquinarias y equipos y la reactivación de sus plantas industriales, sino se preocuparon de una práctica de mantenimiento periódico, hay que recordar que sus equipos han sido paralizados hasta un nivel, al menos en teoría, donde es más costoso cerrar en 100% que mantener algún nivel de producción. asimismo se debe recordar que mucho de estos equipos son de origen importado, por lo que en el futuro requerirán divisas, se las proporcionará el Estado o estarán obligados a hacer uso de las divisas que mantienen en el exterior, la historia señala que son renuentes a la repatriación de esos capitales sin contar las serias restricciones que les imponen los Estados donde mantienen las divisas. No es fácil, más temprano que tarde esos empresarios pagaran el precio también.

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. Los controles de precios según los neoliberales | D-Todo
  2. Salarios: la subestimada variable clave de la economía venezolana – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*