Ramón Lobo: ¿el ministro de la democracia económica?

ramoncito-editorial

En 2002 el sociólogo alemán Ulrich Beck, director del Instituto de Sociología de la Universidad de Múnich, catedrático de la London School of Economics y célebre por su obra La sociedad del Riesgo, publicó un libro de entrevista con el singular título de Libertad o Capitalismo.

Y decimos singular porque el título, siendo el mismo Beck bastante conservador, invierte de manera irónica el famoso postulado de la tradición conservadora Libertad o Socialismo, tan propio de los años de la Guerra Fría y del sentido común neoliberalizado, planteando una nueva dicotomía: la humanidad debe elegir no entre las rigideces del socialismo real y las libertades supuestas de la sociedad de mercado capitalista, sino entre la libertad y la democracia como prácticas propiamente tales y un capitalismo tardío imbuido de un liberalismo totalitario sumamente peligroso.

La crisis de las hipotecas de 2008 terminaría por confirmar las predicciones de Beck. Aquello de que existían empresas y bancos demasiado grandes para caer (too big to fail), no era más que la prueba empírica de su mayor temor: el capitalismo de hoy día es uno donde los poderes económicos fácticos imponen sus intereses sobre el resto de la sociedad, de manera no democrática y a menudo despiadada.

Lo ocurrido en Grecia en 2015, cuando la voluntad del pueblo griego de no acatar las órdenes de la troika fue aplastada por el Banco Central Europeo y el ministro de economía alemán, ha sido una de las exhibiciones más recientes del carácter no democrático del capitalismo de estos tiempos. Ni hablar de lo que ocurre en Brasil tras el golpe de Estado a Dilma Rousseff. O en Argentina, donde al ritmo del ajuste económico corre y se impone el apriete policial-judicial-mediático contra la disidencia. Y lo que el presidente Chávez en su momento llamó guerra económica es precisa y exactamente eso: la resistencia de los grupos de poder coludidos y especulativos, corruptos y corruptores, no elegidos por la sociedad sino impuestos sobre ella, a ceder en sus intereses ante el avance de la democracia participativa y protagónica –es decir: la democracia real, en el viejo sentido griego en cuanto gobierno del pueblo– que para terminar de ser y perdurar, necesita que la base material de la sociedad –lo que solemos llamar su economía– sea igualmente democrática y participativa.

El principal reto del nuevo ministro de Economía y Finanzas, Ramón Lobo, será este. No digamos derrotar la especulación, el desabastecimiento inducido, ni el paralelo, ni el bachaquerismo, el contrabando, la corrupción ni recuperar el malogrado poder adquisitivo de la población, etc. Será derrotar –para derrotar lo anterior– los grupos de poder propios y extraños, externos e internos, negados a que la democratización alcanzada en los últimos años en la esfera política, social y cultural tenga su correlato en la esfera económica.

Y es que en Venezuela habita desde siempre una estructura de poder mafiosa basada en el control monopólico/oligopólico de sectores de importancia estratégica para el conjunto de la economía y por tanto de la sociedad. Estas relaciones de poder constituyen un nudo gordiano históricamente opuesto tanto al desarrollo nacional como a la inclusión social sustentable de la mayoría. La especulación descontrolada, el acaparamiento, la corrupción, el contrabando, las corridas bancarias y cambiarias y la fuga de capitales, son los látigos con los cuales estas mafias fustigan al resto de la sociedad cada vez que sus intereses se ven afectados cuando alguien intenta desatar o cortar dicho nudo.

Eso es lo que estamos padeciendo como sociedad al menos desde 2013. Pero que ya hemos vivido antes también: en 1830, 1863, 1902, 1945, 1948, en octubre de 1958, en 1983, 1989, 1996, 2002…

Y es exactamente lo mismo, como dijimos, que están padeciendo otras sociedades y con lo cual están lidiando otros gobiernos, incluso de derecha y bien neoliberales. Por eso, entre otras razones, es la norma que los ministros de economía duran tan poco en estos tiempos. El drama de Prat Gay en Argentina fue justo este: que luego de aplicar la receta de ajuste económico completa que le exigieron los grupos económicos dominantes para tener confianza e invertir, esos mismos grupos se abstienen ahora de hacerlo espantados por los resultados de dicho ajuste –fundamentalmente la caída del consumo– pero a su vez exigiendo aún más ajuste. De allí que los famosos “brotes verdes” de la economía no llegaron en el primer semestre de 2016, ni luego en el segundo y luego ya fueron diferidos por Macri hacia un impreciso 2017. Es el mismo drama que abrasa lentamente la gestión económica de Peña Nieto y sofoca la de Temer.

La buena noticia es que a dichos poderes ya se les ha derrotado antes. Chávez y la mayoría democrática los derrotó al menos en 1998 y entre 2002 y 2003. Y en 2005 en Mar del Plata (a los regionales) y en 2006 y luego entre 2008 y 2010, cuando la conjunción de caída de precios petroleros, crisis climática y corridas bancarias especulativas. Y luego lo volvió a hacer en octubre de 2012. Y el presidente Maduro ya los derrotó en tres ocasiones: en abril de 2013, entre noviembre y diciembre de ese mismo año y luego cuando las guarimbas de 2014.

La enseñanza derivada de todas estas ocasiones, tanto de las que la democracia salió victoriosa como de aquellas en que salió derrotada, es que la clave de que la balanza se incline hacia uno y otro lado está en si el gobierno cede o no al chantaje de los grupos mafiosos. Si cede, los resultados para la sociedad y para el propio gobierno son nefastos, entre otras cosas porque para las mafias ceder en sus exigencias es síntoma de debilidad y, como los animales de presa, se lanzan por más sin contemplaciones, partiendo del principio de para qué compartir lo que puede ser solo suyo. Si no lo hace y se mantiene del lado de las mayorías, habrá naturalmente turbulencias, pero es la única forma de garantizar un desenlace feliz.

La decisión de fusionar Economía y Finanzas en un solo ministerio rector –así como la de separar la gestión operativa de PDVSA de la más estratégica del ministerio– es una buena señal. Ramón Lobo es, a todas luces, un hombre honesto, de compromiso político probado y con experiencia técnica, lo que juega a su favor. Si es capaz de armonizar una política económica más certera en los cortos tiempos que demanda la realidad actual, será un gran logro.

En octubre de 2013, al solicitar los primeros poderes habilitantes para derrotar la guerra económica, el presidente Nicolás Maduro citó en su discurso un texto del filósofo italiano Giorgio Agambem, todavía con una gran vigencia. El texto se llama Crédito fe y futuro y en él Agamben dice, entre otras cosas, lo siguiente: “Gobernando el dinero se gobierna no solo el mundo, sino también el futuro de los hombres, un futuro que la crisis hace cada vez más corto y decadente. Y si hoy la política no parece ya posible es porque de hecho el poder financiero ha secuestrado por completo la fe y el  futuro, el tiempo y la esperanza”.

De lo que se desprende que la condición para que la política sea posible, la democracia triunfe y se recuperen la fe, el futuro y la esperanza, es no dejando que el dinero y los señores del dinero gobiernen. Amanecerá y veremos.

10 Comentarios en Ramón Lobo: ¿el ministro de la democracia económica?

  1. El problema, no es el hombre si no que siga ala academia y no siga al pueblo.Un ministro o funcionario del gobierno tiene que seguir al pueblo y un funcionario sigue a un pueblo cuando va a donde va el pueblo,cuando lo respeta por su condision de ser humano cundo va al mercado a pedir consejos yno ala academia ¡¡suerte para el nuevo ministro!!

  2. es complicado verdad pero como dice el articulo se se esta con la mayoria i no se cede al chantaje de los empresarios y los politicos oportunistas será la clave

  3. El asunto está en que la voluntad política (y el poder real) para no ceder a los chantajes no puede ser únicamente la de un ministro de economía, sino la de un gobierno entero dedidido a ello, y eso es lo que no ha ocurrido y está por verse si esta vez ocurrirá.

  4. Derrotando a los monopolios y oligopolios daríamos un paso adelante,no es fácil derrotar a la oligarquía, pero ese debe ser nuestro objetivo, estrategia firme y decidida para avanzar, el grupo polar, P&Garcia..etcétera.. y fortalecer los sistemas de distribución. Éxitos Ramon tu puedes!!!

  5. No se mucho de economía, lo que si se es que estoy desempleada, pensionada, con problemas de salud y soy de la tercera edad, ya la pensión no alcanza ni para comer menos para tratamientos médicos, pero a pesar de todos estos males que vivo por la situación país seguíre APOYANDO a la REVOLUCIÓN BOLIVARIANA, SOCIALISTA Y CHAVISTA. y al ministro Lobo le deseo la mejor de las suertes en sus funciones para poder VENCER y el pueblo tenga tranquilidad y paz . TODOS TENEMOS QUE AYUDAR AL PRESIDENTE MADURO PARA SACAR A VENEZUELA ADELANTE. VIVA CHAVEZ POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE.

  6. Soy cauteloso; porque el nuevo ministro siempre ha sido activista político; no tiene experiencia laboral en el área; y ha dado muestras de seguir las recetas monetaristas, aun si darse cuenta.

  7. La clave para construir una democracia protagónica, participativa, corresponsable y solidaria en todos los ámbitos, incluyendo el económico, está en comenzar desde las bases como lo indica la lógica más elemental; de manera que el poder político constituído que se identifica con la revolución debe abrir paso al poder popular sin ambages, sin miedo a perder los privilegios que el estado burgués les brinda, desde las alcaldías, gobernaciones, ministerios y desde la misma presidencia, empoderar al pueblo en todos los ámbitos: capacidad de elección, capacidad de decisión, capacidad de autogestión, capacidad de planificación, capacidad presupuestaria, capacidad contralora, en fin, capacidad de construir la sociedad que nos merecemos. En este sentido, para construir la democracia económica con los atributos citados que identifican nuestro socialismo del sistema siglo XII debe partir desde las alcaldías, empezando por definir su contribución al PIB nacional de acuerdo a la dotación de recursos que conforman sus ventajas comparativas y competitivas, alineadas bajos los principios de solidaridad y complementariedad a lo interno y en el plano internacional valiéndonos de los acuerdos de integración regional (CELAC, UNASUR, ALBA, MERCOSUR) y geoestratégicos (BRICS, África y resto del mundo). Insisto, las políticas deben aterrizar para ser implantadas desde las bases, desde las alcaldías que serían las primeras en ceder el poder a las comunas y sus componentes hasta desaparecer.

  8. Señor Ministro tiene que tomar medidas practicas y trasendentales unificar la banca publica y hacer un gran banco nacional y que alli se maneje en exclusiva todos los dineros del estado.Crear una moneda respaldada en oro EL BOLIVAR ORO para que no pueda ser devaluada a capricho.Incentivar el retorno al campo subcidiando. lo producido y entregado al estado ,el subcidio en bolivares nunca en dolares.

  9. La burguesia a nivel mundial sigue creciendo en poder y riqueza, los números asì lo indican, el 1% de la poblaciòn mundial es dueña del 95% de los medios de producción y la riqueza, mientras el otro 99% seguimos dependiendo. Ahora bién en nuestro país contamos con un gobierno revolucionario que pese a todas las fallas que pueda haber cometido, como por ejemplo: el nombramiento de algunos funcionarios que no dierón la talla y luego se pasarón a defender a los poderosos económicos (Guaruya, Falcón, Isea, Heber Plaza, entre otros), pues debemos estar claros que ha sido un gobierno con políticas hacia la protección del mas necesitado, incrementando la inversión en lo social (Vivienda, educación, salud, entre otras). No debemos juzgar por lo que algunos personajes, que en ningún momento fuerón cuadros politicos, hayan hecho, debemos tener fe y confianza en nuestro gobierno revolucionario y acompañarlo en las decisiones que se tomen para el fortalecimiento de nuestro proceso socialista, no así al Estado Burgues, al cual debemos combatir diariamente; con la movilizacion planificada y ordenada del pueblo en la calle. La burguesia es poca y con poder económico, pero nosotros somos muchos con coraje, decisión y resistencia para no dejarnos doblegar. Viva Chavez…carajo.

  10. Debemos profundizar nuestra producción agrícola pensando en un principio en nuestro abastecimiento. Maíz amarillo y blanco arroz frijol caraota cacao caña de azúcar sorgo. Yuca o uno ñame papa. Platano cambur. Esto implica la mayor fuente de empleo productivo (mano de obra en el campo transporte almacenamiento procesamiento empaque distribución a precios accesibles del campo a la ciudad. Dentro de los beneficios económicos de la agricultura se debe incorporar el beneficio social como es generación de empleo estable seguro y productivo. Soberanía alimentaria. Energía proteína y grasas.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Ramón Lobo: ¿el ministro de la democracia económica? | D-Todo

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*