Los controles de precios

controldeprecios

Por: Juan Carlos Valdez G.

Los controles de precios son tan antiguos como el comercio en las civilizaciones. El primer control de precios lo encontramos en el Código de Hammurabi, en el siglo II antes de Cristo. En cuanto al “control de precios” establecía, por ejemplo, lo que podía cobrar un médico según fuesen las enfermedades. De mismo modo establecía precios “máximos” para los productos de consumo ciudadano, fijando además el salario que debía cobrar un obrero, en general, peones de campo.

Según el antiguo testamento, también el pueblo de Israel estableció control de precios para las 12 Tribus de Israel. Siglos después, el Emperador Romano Cayo Aurelio Valerio Diocleciano Augusto estableció el “Edicto de Precios Máximos” o “Edictum De Pretiis Rerum Venalium”. Más tarde y durante la Revolución Francesa, la Convención Nacional Francesa establece la “Ley del maximun general” o “Loi du maximum général” de 1799, en particular para el precio del trigo para panificar.

Lo antiguo de esta medida nos dice que siempre ha habido la necesidad de controlar el afán de lucro de quienes, estando en una posición ventajosa, frente a la mayoría consumidora, por ser oferentes de bienes y servicios, pretenden a través del precio de sus productos apropiarse de los ingresos de sus congéneres. En este sentido podemos ver que en el fondo existe un problema ético en la aplicación de esa medida.

La economía nació como un desprendimiento de la moral y la ética; la profesión de economista es muy reciente. Las primeras reflexiones sobre temas económicos trataban de contestar las siguientes preguntas: ¿Cuál es el precio justo? ¿Es justo cobrar interés por un crédito? ¿Es lícito el comercio? Las primeras reflexiones sobre economía no respondían a las preguntas: ¿Qué es un precio?, o ¿cómo se determina un precio? Lo que preocupaba a los primeros pensadores era la justicia. Los temas económicos eran una parte de largos tratados de justicia y ética. Más concretamente, el tema económico era: la justicia en los cambios.

Los temas de valor y precio fueron los primeros en llamar la atención de los filósofos morales. El precio justo y la usura (o cobro de interés) eran los más importantes en la vida cotidiana, por lo tanto no es sorprendente que hayan sido los primeros en ser abordados por estos pensadores. A medida que se trataba de dar una respuesta más refinada a qué es el “precio justo”, los pensadores se vieron forzados a contestar las preguntas: ¿Qué es y cómo se determina un precio?, y ¿por qué el precio de un bien sube o baja? Así, paulatinamente la teoría se fue introduciendo en el campo de la moral y la justicia. Luego, poco a poco la teoría económica fue creciendo hasta que solo daba respuesta a las relaciones de causa y efecto con independencia de los juicios morales. Si entendemos que la moral y la ética procuran un respeto y una convivencia pacífica entre los que cohabitamos este planeta, es alarmante cómo se puede separar de los valores éticos y morales la economía, sobre todo cuando esta tiene que ver directamente con  la satisfacción de las necesidades humanas; vale decir, con la calidad de vida y hasta con la existencia misma de las personas.

Retomando el tema específico del control de precios, los detractores de esta medida siempre han esgrimido dos argumentos:

1.- Que el control de precios puede hacer que los costos de producción superen el precio y que la actividad productiva termine generando pérdidas.

2.- Que el control de precios estimula el consumo y eso genera una escasez, y en consecuencia un mercado negro y una subida de precios.

En el primer caso, de darse el supuesto que se tome la medida sin el estudio previo de los costos de producción, pudiese, efectivamente, colocar al productor en una situación de pérdida; sin embargo, en la actualidad existen los suficientes conocimientos técnicos para calcular los costos de producción y respetar los márgenes de ganancia de los productores. De manera que es poco probable que este supuesto se materialice. En todo caso, de haberse materializado esta posibilidad, lo raro es que nunca ha salido un empresario afectado, demostrando cuál es su estructura de costos. Eso no ha ocurrido, porque dejarían al descubierto los precios especulativos.

En el segundo caso, se evidencian  los valores del capitalista-liberal. No es cierto que el control de precios estimule el consumo. El control de precios se implementa para frenar los precios abusivos. En todo caso, sirve para mantener el consumo. Si se permiten subidas de precios abusivos, cae la demanda por la imposibilidad de muchos consumidores de adquirir los bienes con precios elevados. Eso, en términos reales, se equipara a una escasez, con la diferencia de que el producto existe, solo que salió del alcance de la mayoría de los consumidores.

Decir que el control de precios genera mercados negros es un sofisma con el que se intenta satanizar el control. El control de precios genera mercados negros, tal como la ley penal crea delitos. Si no hubiese leyes que tipificaran determinadas conductas como delitos, no habrían delitos; entonces ¿hay que eliminar las leyes penales para que no hayan delitos? Ese es el razonamiento de quienes satanizan el control de precios, culpándolo de la existencia del mercado negro. Es impresionante cómo la conducta avara y, por avara, antisocial de algunos productores de bienes y servicios, es justificada por los teóricos del capitalismo-liberal. En ese momento nos damos cuenta de que el problema es ético.

Los elevados precios de los mercados negros no se dan más que por una máxima del capitalismo-liberal: ante una situación de escasez, los consumidores, movidos por la necesidad y amenazados por el miedo están dispuestos a pagar más por el producto que satisfaga su necesidad, y de eso se aprovecha el oferente avaro. Cuando se refiere a la economía, los liberales y neoliberales justifican cualquier conducta antisocial y, en consecuencia, atacan cualquier acción gubernamental que intente detenerla o regularla.
En Venezuela los detractores de los controles son aún más descarados que los propios liberales, porque ante la falta de argumentos válidos para atacar los controles que impone el gobierno, terminan diciendo: “Fíjense que los controles no han evitado que ocurra lo que se supone debían evitar”. Lo cual nos lleva a nosotros a decir: “Precisamente, porque no se ha controlado”.

10 Comentarios en Los controles de precios

  1. No se a controlado a tiempo, se le dio larga y se formo un gremio mafioso de, bachaqueros, importadores ,empresarios enpaquetadores,cambistas de Cucuta, narcotrafico ,funcinarios militares, banqueros, cadivi, sencoex,seniat etc,etc.Se trato de controlar a los del ultimo escalon de la especulacion los bachaqueros.Y a los que les dieron los dolares ,que son los que se quedaron con gigantescas fortunas ,nunca se les a pedido cuentas.

    • No estoy de acuerdo con eso de “a tiempo”, porque si haber vamos entonces debió hacerse cuando se fundó Fedecámaras y Consecomercio. La Ley de Precios Justos entró en vigor en un momento en el cual la especulación comenzó a adquirir su aspecto más criminal. No se ha podido fijar el control de forma efectiva, pienso que es el problema real de fondo. No se ataca el problema desde los centros monopólicos y oligopólicos que es donde se carteliza los precios de venta al público y donde se crea la espiral inflacionaria “realmente”.

      • Lo que sí puedo añadir es que la Ley de Precios Justos tampoco valora las enormes divergencias entre el sector productivo (si es que cabe la palabra) y los que son meros importadores al fijar una tasa de ganancia rasa de 30% para todos, cuando hay empresas que pueden manejar una ganancia de 5%, 7% y hasta 10%, mientras otros sectores sí requieren de un margen entorno al 30%. El sector importador y de distribución, que en muchos casos pertenecen a uno de esos grupos monopólicos y/o oligopólicos obtienen ganancias excesivas si llevan al tope máximo de 30% que tampoco está regulado. La Ley debe revisarse o debe crearse normativas que aclaren este principio de la ganancia para fijar un precio justo

  2. Gracias a Valdez por recordar los inicios interpretativos del hecho economico,como fueron los valores morales. Hoy dia a pocos se les ocurriria relacionarlos, aunque siempre intentamos, con los alumnos, que se recuerde a la economia como ciencia social, esto es que las desiciones son tomadas por personas,con intereses, deseos y que esas desiciones no son libres, sino que estan sometidas a posibilidades economicas, a fuerzas de poder, asi q la economia no funciona por la “mano invisible” dl mercado sino por fuerzas, generalmente, oligopolicas, monopolicas, que dominan la oferta o la demanda, imponiendo precios. Por ello la presencia del Estado es garantia de niveles de precios que permita el acceso a los bienes y servicios, por quienes no tienen capacidad adquisitiva o no pueden acceder a ellos para satisfacer sus necesidades humanas…es esto un problema etico o no?. Bien, entonces, como es que nuestro gobierno bolivariano humanista no hace de este problema un objetivo fundamental a resolver? No se podra construir un “modelo economico prodctivo” a favor de los mas humildes y de la poblacion en general, si son los especuladores y los empresarios rentistas e importadores los q determinan los precios de los bienes y servicios q consumimos.No queda tiempo!

  3. No se ha podido controlar nada, porque no se aplica la ley, hay comenzar ha aplicarla ha funcionarios, militares y bachaqueros se burlan de la ley. No hay donde denunciar todo esta podrido, se deberia aplicar pena maxima para los corruptos y empezar ha aplicarla desde militares y funcionarios del gobierno hasta el bachaquero, es mi modesta opinión, creo que es la unica solución. De lo contrario todo lo que se haga será envano. “Habremos arado en el mar”, como lo dijo nuestro padre el Libertador.

  4. Es el gobierno quien debe supervisar y controlar a quienes se les entregan dolares para que desarrollen un comercio sin especulación y de allí el control de precio del cual estos señores se salen con la suya a raíz de la actitud mal sana de funcionarios y políticos que de honradez NO tienen nada.Por las situaciones que nos están pasando el cumulo de aprendizaje es de gran valor…algo así como; quién en esta crisis no adelgazó por razones obvias entonces nada aprendió de los hechos que ocurren en el país…o es parte del otro bando.

  5. Es un tema etico, y si realmente no se le pone un parao a los militares y empezar a castigar todos estos, esos hechos de irrespeto a la leyes no habra un repunte sustantivo de nuestra economia

  6. mientra no exista un estado fuerte que haga cumplir las mas minimas normas del mercado los comerciante inclementaran hasta que ya no habla mercado que salvar y entraremos en una etapa en que todos roban a todos y ya se perderia nuestra capacidad de asombro y a sabienda de que el mas importante es el mas ladron.

  7. TODOS HABLAN DE PRECIOS JUSTOS Y DE LA FALTA DE CONTROL POR PARTE DEL ESTADO. YA SE HIZO LA LEY DE PRECIOS JUSTOS, Y SE ESTABLECIÓ COMO DE 30% LA TASA MÁXIMA DE GANANCIA. QUIEN CUMPLE CON ESA LEY??? YO PIENSO QUE LA LEY DEJÓ PENDIENTE EL ANÁLISIS DE PRECIOS UNITARIOS PARA UN CONJUNTO DE PRODUCTOS DE CONSUMO BÁSICO, Y QUE ADEMAS SEA PÚBLICADO EN LAS REDES SOCIALES Y POR TODOS LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. SERÍA INTERESANTE QUE CUALQUIERA PUEDA ABRIR LA PÁGINA DEL MINISTERIO DE COMERCIO Y VEA EL ANÁLISIS DE PRECIOS UNITARIOS DE RUBROS COMO TOMATES, PLÁTANOS, CAMBURES, YUCA, POR KILOGRAMO, O CUANTO CUESTA EL TRANSPORTE DE PASAJEROS EN LAS CIUDADES, EXPRESADO EN KILÓMETROS (SE DEBERÍA IMPLEMENTAR EL PARQUÍMETRO EN LOS TAXIS), O CUANTO ES EL COSTO DE CUALQUIER CARGA EXPRESADA EN M3/KM (METROS CÚBICOS/KILÓMETROS) O TONELADAS/KILÓMETROS. UN ANÁLISIS DE PRECIOS ESTÁ CONFORMADO POR TRES RENGLONES BÁSICOS: MANO DE OBRA, MAQUINARIA O HERRAMIENTAS Y MATERIALES. CON RESPECTO A LA MANO DE OBRA, TENEMOS UNA ESCALA DE SALARIOS BASADO EN EL SALARIO MÍNIMO OFICIAL. CON RESPECTO A LAS MAQUINARIAS, TODAS TIENEN UNA RATA DE DEPRECIACIÓN ASOCIADA A SU VIDA ÚTIL CONTRA EL PRECIO, DE DONDE SE SACA EL FACTOR QUE CARGA EL PRECIO DE CUALQUIER BIEN. POR ÚLTIMO LOS MATERIALES O MATERIA PRIMA, SEA NACIONALES O IMPORTADOS, TIENEN UN PRECIO INCLUSIVE EN EL MERCADO INTERNACIONAL. LA FALTA DE AUTORIDAD DEL ESTADO HA PERMITIDO DISTORSIONES TAN GRANDES COMO INCREIBLES. SOLO COMO UN EJEMPLO SENCILLO VEMOS COMO EN TODO EL PLANETA, UN CARRO QUE TIENE UN VALOR DE 30.000 DÓLARES AMERICANOS, EN VENEZUELA LO VENDEN AL PRECIO EQUIVALENTE DE 100.000 DÓLARES, QUE EQUIVALE A UN 333,33% DE INCREMENTO EN EL MEJOR DE LOS CASOS. CON EL CASO DE LA JUGUETERÍA KREISEL VIMOS INCREMENTOS ODIOSOS DE 65000% Y 80000%. LOS BACHAQUEROS VENDEN CON INCREMENTOS DEL 3000% LO QUE AMERITARÍA EN CHINA LA PENA DE MUERTE, TOMANDO EN CUENTA QUE EN EL PAIS DEL RATÓN MIKEY, LA GANANCIA MÁXIMA NO PASA DEL 12%, Y DE AHÍ EN ADELANTE ES USURA Y ES PENADO POR LA LEY. YA EN EL GOBIERNO DE LUIS HERRERA CAMPINS SE HABLÓ FUERTE DE LA SICERIZACIÓN DE PRECIOS, UNA VERSIÓN DE LA ÉPOCA DE LA LEY DE PRECIOS JUSTOS QUE TAMPOCO SE CUMPLIÓ POR LA DEBILIDAD ESTRUCTURAL DEL ESTADO (SOLO SE LE APLICA LA LEY A LOS POBRES Y A LOS RICOS NI CON EL PÉTALO DE UNA ROSA)

  8. Hay que controlar los precios a nivel de los importadores, en especial lo que se refiere a vehículos y maquinarias, industrias porque son el primer eslabón que desencadena la espiral especulativa

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*