Depositar el bono de alimentación junto al salario: ¿una buena idea?

Bono-salario

Por: Jessica Dos Santos Jardim y Luis Salas Rodríguez

El último aumento salarial decretado por el presidente Nicolás Maduro, puso sobre la mesa un debate que tenía tiempo incubándose en la opinión pública, pero que, ahora, dado que el mismo operó por la vía del aumento de las unidades tributarias que sirven de base de cálculo para el bono de alimentación, se hizo impostergable: la disparidad entre el monto del salario mínimo y el popularmente conocido “cesta tique”.

Recordemos que la sumatoria de ambos conceptos forman el ingreso mínimo legal. Solo que el bono de alimentación se considera un complemento del salario, que puede ser dado al trabajador o trabajadora bajo la modalidad de tiques o tarjetas electrónicas. También existen casos en los que el patrón ofrece, mediante comedor o su equivalente, la comida correspondiente al beneficio de alimentación. Así como otros en los que el monto por este concepto se deposita en la misma cuenta en que el trabajador recibe su salario. Este último no es un método muy usado, pues se presta a confusiones administrativas, tanto para el patrón como para el trabajador, pero también legales, pues a la hora de alguna desavenencia (conflicto por pago de salarios caídos, por ejemplo), puede resultar indistinguible el uno del otro.

Sin embargo, esta última modalidad fue la que la dirigencia de la Central Bolivariana de Trabajadores le propuso al presidente Maduro ante la preocupación del gremio a propósito del desbalance existente, pues si tomamos como base el salario mínimo, el bono de alimentación equivale hoy día al 70% del ingreso mínimo legal.

Pues al prolongarse durante tanto tiempo los ataques especulativos de precios, el gobierno nacional ha optado por tomar medidas que protejan el ingreso de las familias, siendo la principal los recurrentes aumentos de salario mínimo. Debe tenerse presente a este respecto, que más allá del reiterado compromiso del presidente Nicolás Maduro con la defensa del ingreso de los trabajadores y trabajadoras, esto se hace siguiendo un mandato constitucional, establecido en el Artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Vdenezuela:

“Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad (…) El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica (…)”.

Como se ve, el Estado debe ajustar automáticamente el salario, pues de lo contrario estaría violando la constitución. Sin embargo, en este mismo artículo vemos una diferenciación que es el meollo del problema que estamos tratando. Y es que si bien el salario debe pagarse en moneda de curso legal, no ocurre lo mismo con el bono de alimentación, el cual puede ser pagado en otras modalidades, por más que se contabilice en bolívares.

Pero esta diferenciación se lleva a un nuevo nivel en la Ley del Trabajo, los trabajadores y las trabajadoras, donde taxativamente se diferencia entre un salario normal (equivalente a lo que solemos llamar “salario básico”) y una serie de  percepciones remunerativas que por distintas razones no son consideradas salariales.

La consecuencia más inmediata es que el monto percibido por el bono de alimentación termina no contando a efectos de las prestaciones sociales. Pero además, hay otros efectos importantes que vale la pena enumerar:

1.- Tampoco cuenta a efectos del pago del bono vacacional y fin de año (utilidades). Ni para la base de cálculo del sobrepago de horas extras o nocturnas, lo que disminuye significativamente el pago por este concepto, y por ende, su impacto preventivo para que no se trabaje en horas extras.

2.- Que el ingreso mínimo legal mensual de los trabajadores sea mayormente vía bono de alimentación incita al uso de los, ahora célebres, “avance de efectivo”, modalidad bajo la cual parte del salario termina confiscado por los comerciantes que les cobran a los trabajadores elevados porcentajes por el cambio. Debemos tomar en cuenta que los trabajadores necesitan el efectivo para pagar bienes y servicios que no siempre pueden cancelar con el bono de alimentación. De la misma manera, padres y madres de familia, suelen disponer del mismo para que sus hijos puedan cubrir los gastos diarios en materia de alimentación y transporte.

3.- El uso de bonos o tiques de alimentación supone para los patronos costos adicionales, por el servicio que le prestan las operadoras de tales instrumentos.

4.- Al aumentarse el ingreso de los trabajadores vía bono de alimentación, quedan en desventaja los pensionados y jubilados, que en la actualidad cobran entre un 30% y 40% del ingreso mínimo legal, mientras que por el contrario la igualación hacia arriba de ambas figuras ha sido un logro de la revolución bolivariana. Esto pese a que muchos jubilados cuenten con la pensión del IVSS más la del sitio donde trabajaron, o gozan de jubilaciones especiales por encima del salario mínimo.

5.- Al estar atado el bono de alimentación al valor de la unidad tributaria se generan problemas adicionales, siendo uno de ellos el no aumentar la misma a su valor real para no impactar sobremanera en el costo salarial de las empresas. Pero que no se aumenten adecuadamente las unidades tributarias tiene efectos secundarios, como, por ejemplo, complicar las compras públicas al reducir el margen para las asignaciones directas, pero también hace perder fuerza a sanciones que se calculan con base en esta variable, incluyendo las laborales. Esto causa que dejen de ser disuasivas.

Las razones del ejecutivo para aumentar el bono de alimentación en vez del salario, deviene justamente del ánimo de no impactar en los costos asociados a las prestaciones. Sin embargo, pensamos que este es un problema a resolver por otra vía, y por lo pronto, y en virtud de lo ya dicho, nos parece interesante la idea propuesta por la CBT de depositar el bono junto al salario, sin que eso suponga hacerlo parte del salario integral, pues permite resolver y avanzar sobre lo siguiente:

1.- Reduce la exposición de los trabajadores ante el avance de efectivo que les confisca parte del salario.

2.- Reduce los costos asociados al pago de los servicios de cesta tique y tarjetas electrónicas.

3.- Crea condiciones para avanzar sobre la salarización del bono de alimentación, o en su defecto, recomponer la proporción perdida entre el salario y el componente no salarial de la remuneración, así como de las pensiones

Nos parece una propuesta interesante a ser evaluada por el Ejecutivo, de modo de corregir el desequilibrio en la composición del ingreso, dando a su vez un paso firme en la distribución más justa y equitativa de la riqueza, que es, en el fondo, de lo que se trata la política salarial del chavismo.

13 Comentarios en Depositar el bono de alimentación junto al salario: ¿una buena idea?

  1. Considero urgente tomar en cuenta esta proposición, la cual en mi caso particular la hemos venido tratando en la empresa donde trabajo hace algún tiempo, sin que se haya tomado en cuenta. En los comercios asiáticos se pueden apreciar las colas a principio de mes para cambiar el tique de alimentación con recargos de hasta 25%. Sin embargo con todo y esta usura, resulta ventajoso para los trabajadores motivado a que en los comercios donde aceptan el tique de alimentación los productos tienen un costo hasta el doble comparado con los mercados populares.

  2. Eso seria una propuesta para ampliar los beneficios de ct,sin embargo no se apreciaria,porque podria utilizarse para cualquier cosa menos alimentación,yo creo que mas bien deberia ampliarse el uso como el pago de servicios,o ampliar los comercios de uso y asi se veria menos distorsionado este beneficio el cual desde sus origenes es cambiado por efectivo.

  3. Es una propuesta mas que sensible. La razon del cestaticket es sencillamente para inflar el salario minimo sin afectar las prestaciones sociales, jubilacion, y otros beneficios del trabajador. Es algo que beneficia indiscriminadamente a los empleadores privados y publicos pues el trabajador pierde 70% de los beneficios sobre su salario.

    Fanny: Es absurdo pensar que tienes que obligar a un trabajador a gastar 70% de su sueldo en comida. La unica forma de cubrir los gastos reales de casa, transporte, ropa y calzado, entretenimiento, servicios, es cambiando parte de ese 70% de los ingresos que provienen a traves del bono alimentacion, asi sea a perdida.

  4. Creo que en la coyuntura actual, que parece se extenderá por un periodo mas o menos largo, es conveniente depositarle el bono a los trabajadores. Creo que una fracción mayor al 80% tiene salarios medios o bajos y necesariamente “compran efectivo”, asi podria rendirles mas el bono. Ahora lo que me tiene pensando son los comentarios que le escucho a los pensionados….”cuando suben el cesta ticket quedamos igual y todo se pone mas caro y para el 1° de mayo faltan 3 meses…..”…si, ellos se quedan en el mínimo y los empresarios con su “racionalidad pulperil”(Luis Salas dixit) aumentan “porque aumentó la U.T. y el cesta ticket”…..

  5. Yo esto completamente d acuerdo con la forma de como el gobierno nacional esta llevando el salario y cestatike a los trabajadores pensionados y jubilados q estan trabajando.

    Pero hay un detalle.
    Q’ es el siguiente;
    q a los q cobran solamente pension’ estan x debajo d la mesa.
    Y creo q deberia d aber una compesacion sobre los pensionados no juvilados, cada ves q alla un ajuste salarial.
    Xq con 40 bsf. Para Un viejito no come mucho menos comprar medicina cuando la hay.

  6. Aunado a todas estas consideraciones está la gran realidad de los altos costos de los alimentos en los supermercado son muy costosos,y a juro hay que morir en estos establecimientos de estos ladrones,en cambio con el efectivo se puede compras en ferias de hortalizas y establecimientos en donde se consiguen precios un poco mas accesibles.

  7. excelente idea, esto debe hacerse lo mas pronto posible a fin de que los asiaticos se queden con la mayor ganacia en sus porcentajes…o sea, robando al pueblo.

  8. Debe hacerse ya que la ley lo permite, disminuye costos de nomina, ayuda al trabajador a obtener mas liquidez para afrontar su día a día debido a la disminución de su poder adquisitivo producto de la inflación y especulación

  9. Esa medida la he adoptado desde hace mucho tiempo pagar el salario semanal junto con el bono de alimentacion el personal se resuelve mejor ante esta guerra economica especuladora y bachaquera.

  10. Lo mas factible es q la tarjeta d cesta tiket socialista la liberen como hicieron con la tarjeta d hogares d la patria y es mejor q lo hagan asi y asi se le corta la trampa q tienen los comerciantes con los avances en efectivo q t quitan un alto porcentaje x cada veZ q hagan avances en efectivo con la tarjeta d los cestas tikes ssocialistas ese es mi punto d vista creo q es lógico.

  11. Eso resolveria el hacer avance de efectivo solamente, es buena la propuesta pero no resuelve la mayor realidad del problema que es que no entra ese monto para calculo de prestaciones, vacaciones, utilidades, haciendo que los pagos al trabajador por tal efecto sean irrisorios y no alcance al trabajador mas que para comprarse un par de zapatos y deja con tantas necesidades al trabajador que no podra cubrir, eso requiere una mayor atención y urgente!!!.

  12. Es valido ajustar el salario mínimo más el bono alimenticio, entonces, para estimar proyecciones de inflación, es decir, sumar ambos renglones

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*