Plan de Crecimiento Económico Especial: ¿y la demanda?

Editorial-Plan-Economico

En uno de los primeros artículos publicados en 15 y Último “Los ingresos y la inflación. Análisis histórico en Venezuela”, escrito por José Gregorio Piña, se llamaba la atención  sobre un detalle fundamental de la economía venezolana, a menudo pasado por alto, pero fácilmente demostrable si nos atenemos a la evidencia empírica disponible: los períodos históricos en los cuales los ingresos en general se redistribuyen mejor y el ingreso mínimo se mantiene por encima del Índice de Precios al Consumidor (IPC), son aquellos de crecimiento real significativo de la economía, medido por el crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB). Mientras que, por el contrario, cuando el ingreso mínimo disminuye y aumenta el IPC, la pendiente de incremento del PIB se aplana e incluso se contrae.

Lo que esto significa dicho en cristiano, es que la condición del crecimiento de la economía y particularmente de la venezolana, se da a través del crecimiento de su mercado interno. Y para que se desarrolle el mercado interno lo primero que se requiere es de una población con poder adquisitivo suficiente para poder comprar, y hasta nuevo aviso, en la medida que el ingreso de la mayor parte de la población venezolana es salarial –como pasa en todas partes del mundo– el poder adquisitivo de la mayoría depende de la existencia de empleos con buenos salarios, y por el otro, de precios justos que garanticen el acceso a los bienes y servicios que se prestan.

El período transcurrido entre 2003 y 2012 es prueba de lo primero: buenos salarios y precios justos se tradujeron en crecimiento y bienestar para todos. El que va desde principios de los 80 hasta finales de los 90, de lo segundo: a mayores precios y caída del salario real (poder adqusitivo) menos crecimiento y bienestar. De igual forma, luego de embarcarse los sectores privados en la política actual de “sincerar” precios haciendo caer estrepitosamente el poder adquisitivo de la población, el crecimiento de la economía cayó en consecuencia. Es lo que en otra parte hemos denominado el “sincericidio”: la caída de las ventas y por tanto de las ganancias de los empresarios y comerciantes como resultado de la disminución del salario real que indolentemente causaron.

Desde luego, nunca faltará un experto que diga que lo primero que se necesita para que se dé un mercado interno es más bien lo contrario: que se produzcan los bienes a ser comercializados en dicho mercado, para que la economía no se “desequilibre” en razón de un “exceso de demanda”. Suena lógico. Y es precisamente éste el corazón de un largo debate que lleva más de 300 años en el seno de la economía. Sin embargo, dicha diatriba acaba donde comienza la respuesta a la siguiente pregunta: ¿por qué razón si los salarios y el gasto público decrecen y en consecuencia la demanda efectiva disminuye, los empresarios contratarán nuevos trabajadores y crearán nuevos puestos de trabajo invirtiendo sus ganancias en aumentar una producción que luego será imposible vender precisamente por la contracción del consumo provocada?

Tampoco faltará quien asegure que esa característica de la economía venezolana responde al carácter rentista justamente por corregirle, siendo que hay que voltear la ecuación como una tortilla y estimular la producción para que –ley de Say mediante- se estimule tanto los bienes y servicios a ser comercializados como la propia demanda de tales bienes (estimulando la inversión y el empleo, etc.). También suena lógico. El problema con esta hipótesis es que no funciona en la realidad (como lo ha denunciado entre otros, dicho sea de paso y para quienes les interesa su opinión, el propio Papa Francisco), independiente que la economía en cuestión sea o no rentista.

En un artículo que publicaremos esta semana del economista inglés Chris Dillow denominado “Se suponía que el neoliberalismo haría al mundo más rico: tres razones por las cuales no lo hizo”, se muestra una interesante gráfica sobre el comportamiento de la economía inglesa en el largo plazo de 200 años, evidenciando como los períodos en los cuales la población gozaba de mejores ingresos, protección laboral- social y existía un Estado mucho más activo económicamente,  coinciden con los de mayor productividad, mientras que aquel en el cual se “flexibiliza” el trabajo, contrae la demanda y repliega el Estado coincide con lo contrario. Estamos todos de acuerdo que nadie puede acusar a los ingleses de rentistas, castro-comunistas ni de tercermundistas en materia económica, siendo entre otras cosas que ellos inventaron el capitalismo moderno. Y sin embargo:

Gráficaeditorial

Todo esto para decir que al Plan de Crecimiento Económico Especial que quiere impulsar el gobierno nacional en conjunto con los sectores privados nuevos y viejos, para que tenga éxito dentro de las coordenadas capitalistas desarrollistas y anticíclicas normales (lo que supone hacer abstracción de la discusión sobre el socialismo), le falta al menos una pata: la del consumo interno, frente a la cual dichos sectores privados no tienen consenso y tampoco actúan racionalmente, pues conciben el salario como un costo cuando en realidad es una inversión (que garantiza el consumo y por tanto las ganancias). La pregunta es: ¿habrán aprendido la lección y estarán dispuestos a mirar más allá de sus narices, o seguirán empeñados en ahondar el hueco que se está tragando todo, incluso a ellos mismos?

3 Comentarios en Plan de Crecimiento Económico Especial: ¿y la demanda?

  1. La Arrogancia y El Egoismo forman una pareja inseparable…el ciego no ve con sus ojos, el egoista no ve con su mente. Alguien, insospechable de no ser un capiatlista, Henry Ford, adelantó una política salarial que alarmó a sus competidores hasta que se dieron cuenta de que los obreros de la Ford Motor Company compraban mas productos que los otros, simplemente porque ganaban mas dinero y eso beneficiaba a todos, no solo a Ford. La prueba de lo capitalista que era Ford está en otras cosas condenables que ocurrieron en sus plantas.

  2. Es interesante como el articulo es absolutamente contrario a los numeros ofrecidos por la oficina nacional de estadistica del reino unido: https://www.ons.gov.uk/economy/economicoutputandproductivity/productivitymeasures/bulletins/internationalcomparisonsofproductivityfirstestimates/2015

    Aqui se muestra que efectivamente la productividad de UK es menor a la mayoria de los paises del G7 y de el resto de la OECD y esta cercano a los niveles Pre-recesion de 2008.

    El hecho de que haya habido una caida (no solo en UK) si no en todo el mundo, de la cual nos tomo 10 anos recuperarnos no significa que no hayan habido avances en la productividad. Crisis de los 90 con la burbuja del .dom resulto en una caida de la productividad que luego superamos con creces, igual esta sucediendo con la crisis del 2008. Interesante es la caida de los 70s que fue la gran crisis petrolera y energetica, UK estuvo muy afectada no solo por el petroleo del mar del norte si no las minas de carbon. Y vemos claramente ahora como aun con la caida de los precios del petroleo inglaterra no pasa por lo mismo que venezuela porque no depende solo de energia e hidrocarburos. Parte de esa productividad era artificial porque el petroleo cuesta “poco” producirlo. En venezuela la productividad cae cada vez que cae el precio del petroleo y no es culpa del capitalismo, ni subio con chavez gracias al “socialismo” si no a factores externos.

    Adicionalmente el reino unido es particular, fueron manufactureros… y pasaron rapidamente a una economia de servicios donde hay una gran cantidad de desempleados en parte por la incapacidad de competir 1) nuevas y mejores tecnologias: ejemplo carros y motos japonesas acabaron con la manufactura de carros y motos inglesas, casi todos los fabricantes quebraron 2) La fortaleza de la libra esterlina 3) La pobreza y falta de educacion del ingles promedio, si hay mucha… llega a un 30% https://fullfact.org/economy/poverty-uk-guide-facts-and-figures/

  3. excelente articulo , no hay posibilidades de recuperación económica ni de salir del modelo rentista sin fortalecer el mercado interno, por la vía de la regularización de la producción y así poder diluir los costos fabriles en mayor cantidad de unidades y del aumento significativo de los salarios.
    Rodolfo Cibanik Presidente de Fedeindustria Carabobo

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*