Pedagogía del especulado / ¿Y después del golpe qué? (sobre la viabilidad de un postchavismo económico) Primera parte

apocalipsis_2_terremotos_ilust1

Por: Luis Salas Rodríguez

Pero nunca olviden que, en realidad, se trata de una guerra de clases de arriba a abajo. Puede parecer simplista, pero así es como funciona el mundo.

Paul Krugman. Premio Nobel de Economía 2008

El escenario planteado por la derecha oposicionista en su actual insurrección implica como exigencia única la salida de Nicolás Maduro de la presidencia. Esta podría darse por renuncia, elecciones generales inmediatas, un golpe de Estado, o a través de una invasión.

En el caso de la renuncia, todos estamos claros ‒al menos desde el 11 de abril de 2002, cuando los mismos que hoy le exigen la renuncia a Maduro “renunciaron” a Chávez‒ que nadie debe hacerlo bajo coacción. Pero tampoco es legal el llamado a elecciones generales (figura que no existe en la Constitución venezolana) y mucho menos un golpe de Estado o una invasión.

Por otra parte, en el caso de las elecciones, debemos estar conscientes de que lo que plantea la derecha oposicionista en realidad no es que estas se den, sino que el chavismo las pierda. Pues de darse el caso de que el chavismo las gane –lo que es una probabilidad, por remota que a algunos les parezca‒ si a la historia nos remitimos, lo más seguro es que cantarán fraude y no lo reconocerán, como no han reconocido aún el triunfo del presidente Maduro luego de cuatro años.

Desde luego que dependiendo del caso habrían variaciones. No es lo mismo salir electoralmente que mediante un golpe de Estado. Y todo indica que la derecha en el gobierno profundizará una cacería de brujas que ya viene haciendo como oposición, lo que lejos de disminuir multiplicará la violencia y por tanto la inestabilidad. De más está decir que en el caso de una invasión militar, la catástrofe que de esto resultaría hace superfluo cualquier debate sobre recuperación económica.

Sin embargo, para lo que nos concierne acá, nos limitaremos a hacer abstracción del modo de la salida, así como de las implicaciones de la misma en otros terrenos (político, derechos humanos, seguridad, cultura, etc.) y simplemente daremos cuenta de las que tendría en materia económica, que según todas las encuestas y con toda razón es lo que más preocupa a los venezolanos y las venezolanas independientemente de sus inclinaciones políticas.

Expondremos nuestro trabajo en dos partes. En esta primera responderemos a la pregunta que muchos venezolanos y venezolanas se hacen con respecto a cuál es el plan económico de la oposición para salir de la crisis, al tiempo que nos aproximaremos a un análisis prospectivo de los resultados del mismo, tomando como referencia los resultados del modelo Macri, es decir, el aplicado en Argentina tras la llegada del gobierno de empresarios a finales de 2015 y que tantas simpatías despierta entre políticos y empresarios de oposición venezolanos. En la segunda parte profundizaremos en esta prospectiva.

Entremos pues en materia.

¿Tiene un plan económico la oposición?

En una reciente encuesta de la firma Hinterlaces, se resalta que el 71% de la población considera que el oposicionismo solo habla de sacar a Maduro, pero no presenta un plan para resolver los problemas económicos. Y no es un detalle menor, pues tales números indican que dentro del oposicionismo también hay quien está convencido de dicha debilidad.

Empero, no es verdad que el oposicionismo no tenga un plan económico. El problema es que su dirigencia no lo hace explícito a sabiendas de que no resulta popular cuando se le revisa más allá de lo obvio. Con “obvio” me refiero a que la MUD promete acabar con la pobreza, crear más y mejores empleos, abastecer el país, derrotar la inflación, etc. Hasta allí todo bien y de acuerdo todos, tanto, que incluso es lo mismo que promete el gobierno. El problema es revisar el cómo lo harían para evaluar su viabilidad y si no termina pasando, como tantas veces ocurre, que estemos ante una oferta engañosa o una “cura” que resulta peor que la enfermedad.

Un par de ejemplos recientes que ilustran la importancia de tener claros cuál es el plan económico del oposicionismo son los de Ecuador y Argentina. En este último caso, Macri hizo campaña ocultando deliberadamente lo que iba a hacer, prometiendo no hacer lo que ahora está haciendo y denunciando que quienes decían que iba a aplicar un ajuste, emprendían en su contra una campaña de miedo injustificada. En el caso de Ecuador, Guillermo Lasso no ganó entre otros factores porque su identificación con Macri ( y con Temer en Brasil), permitió al electorado ecuatoriano tener una perspectiva mucho más clara de cómo sería su gobierno, siendo además que Lasso había sido ministro de Economía en la época más nefasta e inestable del Ecuador neoliberal. Esta ventaja no la tuvieron los argentinos, quienes fueron más vulnerables a los cantos de sirenas del empresario que dijo no iba a ajustar pero sí acabar con la pobreza, pero casi dos años después ha duplicado esta última ajustando salarios a la baja, precios al alza y multiplicado el desempleo.

El plan económico de la oposición: parámetros básicos de referencia

Como se dijo líneas arriba, el oposicionismo venezolano sí tiene un plan económico que no se conoce mucho, pues se cuidan de hacerlo explícito a sabiendas de que no contaría con el respaldo de la mayoría trabajadora del país. Sin embargo, se puede reconstruir sin mayores dificultades si tomamos como referencia los siguientes parámetros:

1. Las medidas ya preanunciadas por los expertos de derecha y que se desprenden de sus diagnósticos sobre la situación actual.

2. Los efectos que medidas similares tienen actualmente en países como Argentina y Brasil, dado que son aplicadas luego de salidas de gobiernos similares al venezolano.

3. Los efectos que han tenido dichas medidas en el pasado reciente venezolano.

Diagnóstico de la oposición de las principales causas de la situación económica venezolana y sus propuestas para superarla

En líneas generales, y más allá de algunas diferencias de forma, el diagnóstico de la derecha oposicionista sobre la situación económica del país es el siguiente:

1. Alta inflación debido a un supuesto exceso de liquidez monetaria y alto déficit fiscal.

2. No acceso a las divisas por parte de los importadores debido a la rigidez del control de cambio, lo que además de inflación genera escasez de bienes y servicios.

3. Existencia de un bolívar sobrevaluado (atraso cambiario) provocado igualmente por el control cambiario, lo que tampoco estimula la producción y más bien hace preferibles las importaciones y propicia la corrupción.

4. Disminución de la producción local de bienes debido a que el control de precios la hace no rentable y por tanto inviable.

5. Disminución de la producción local debido a las expropiaciones del Estado, tanto de empresas como de tierras.

6. Alto costo de la mano de obra y una política laboral demasiado proteccionista que convierte a los trabajadores y trabajadoras en una carga para los patrones.

7. Caída del ingreso petrolero y aumento de los costos de producción del mismo, debido a la ineficiencia de PDVSA en cuanto estatal petrolera.

8. Inoperancia del BCV debido a su no-independencia del Ejecutivo.

9. Caída de las importaciones por deudas con proveedores internacionales.

10. No llegada de inversiones extranjeras y/o no retorno de las nacionales debido a la inseguridad jurídica.

Sin entrar en la discusión sobre lo cierto o falso de estas premisas, materias sobre las cuales me he explicado ampliamente en otras partes, pasemos a pronosticar qué haría el oposicionismo de derecha partiendo de ellas en materia económica, en un hipotético caso de que asuman el gobierno.

La derecha en el gobierno: ¿el modelo Macri?

En días pasados en la columna de “15 y Último” para el diario Ciudad CCS, reseñábamos las declaraciones de Gustavo Cisneros según las cuales “lo que ha hecho Macri después de los gobiernos de los Kirchner puede ser un modelo para la Venezuela poschavista”.

Aunque Cisneros no es un vocero oficial de la MUD, es sabido que se trata de uno de los representes más conspicuos del poder económico y mediático local, por lo que sus declaraciones no pueden soslayarse cuando son de semejante talante. Pero por otro lado, es igualmente cierto que en esa frase se resume el sentir de la mayoría oposicionista en materia económica, al tiempo que Macri es un aliado de la MUD a la cual esta reverencia y pone como ejemplo de gobierno. A este respecto, valga agregar que es público, notorio y comunicacional que la MUD ve al chavismo como Macri veía al kirchnerismo, de forma que es perfectamente razonable asumir que para “desmantelar al populismo chavista” la MUD siga el modelo aplicado por el empresario argentino para “desmantelar el populismo kirchnerista”.

Pero si hace falta todavía otra razón, debemos recordar que el diagnóstico negativo de la derecha argentina con respecto a la situación económica de su país tras la década kirchnerista, se resumía a la existencia de los controles de precio y cambio como “distorsionadores” de la economía. En tal virtud, lo primero que hizo Macri al asumir la presidencia en diciembre de 2015, fue eliminar el control cambiario y desmantelar el de precios. La idea era volver el peso argentino a su “valor real” con respecto al dólar y sincerar el de los bienes controlados, lo que aumentaría la inversión productiva y el consumo desapareciendo el dólar blue (versión argentina del Today) y la inflación. Como se ve, es lo mismo que se dice acá que hay que hacer, pues coincide con lo fundamental del diagnóstico oposicionista sobre la situación económica venezolana que vimos un poco más arriba.

El modelo Macri: resultados empíricos

Ahora, pese a las promesas de lo contrario y toda la euforia que el “Cambio” generó entre los círculos neoliberales, los resultados del modelo Macri en materia económica han sido desastrosos. Veamos:

1. La liberación y devaluación del tipo de cambio (de más de un 60%) y su unificación con el dólar blue, no logró desaparecer este último, que lo que hizo fue desplazarse al punto de que a ya más de un año sigue sirviendo como referencia para el remarcaje de precios.

2. Las inversiones no han llegado. A comienzos de 2016 Macri anunció que las inversiones comprometidas para el período 2016-2019 ascendían a 59 mil millones de dólares. Sin embargo, según datos del propio gobierno, la inversión correspondiente al tercer trimestre de 2016 (los últimos publicados) fue de 15,1% del PIB, lo que es 12,3% menos que el promedio de los gobiernos del kirchnerismo. En términos globales de entrada y salida de capitales hubo un saldo negativo de -473 millones de dólares en 2016.

3. La no llegada de las inversiones ligada a la baja de las retenciones al sector agroexportador (del monto de divisas que deben convertir a pesos), más los fuertes incentivos a la fuga de capitales y la inestabilidad del nuevo mercado cambiario “libre”, trajo como resultado un violento endeudamiento del Estado como mecanismo para sostener el modelo. En este sentido, Argentina ya sobrepasó el mayor endeudamiento de su historia y fue el país que más deuda tomó en 2017 (50 mil millones de dólares) duplicando la existente hasta 2015.   

4. La inflación con Macri (40%) es ya el doble de la que dejó Cristina Fernández en noviembre de 2015.

5. Las tarifas de los servicios públicos se ajustaron en hasta 500%.

6. El desempleo pasó de 6,6 en 2015 a 7,6% en 2016.

7. La pobreza de 29 a 35%

8. El déficit fiscal se duplicó: de 2,3% en 2015 a 4,6% en 2016.

9. El PIB se contrajo cinco puntos con respecto a 2015, su peor desempeño desde 2001.

Incluso el FMI, organismo que por razones obvias celebró el triunfo de Macri, ha reconocido que los resultados fueron decepcionantes en 2016, pero además, no augura mejores expectativas para 2017.

Valga resaltar que del caso argentino no puede decirse que el fracaso se debe a que el gobierno de Macri no cuenta con economistas “expertos” ni gerentes “exitosos” provenientes del sector privado: todos los miembros del gabinete económico son graduados en las escuelas de economía más reconocidas del mundo, y de hecho, el gabinete en pleno, incluyendo al presidente, son gerentes que provienen del sector privado. De aquí que el macrismo incluso haya alardeado de ser el mejor equipo de gobierno de los últimos 50 años. Tampoco puede decir que no ha contado con apoyo internacional, lo que incluye al FMI y al nuevo inquilino de la Casa Blanca. No obstante, los número exponen un relato muy distinto al optimismo, siendo que, como vimos, no solo no ha mejorado ningún problema económico de los que denunció de la era Kirchner, sino que en líneas generales los ha empeorado todos.

Del recalentamiento al enfriamiento: “curar” la inflación con más inflación y la escasez con subconsumo

Intentemos sintetizar la explicación: cuando termina imponiéndose el diagnóstico antes descrito, los economistas plantean que asistimos a un recalentamiento de la economía. En lo concreto, por recalentamiento de la economía entienden la presión que ejerce el crecimiento de la demanda agregada (capacidad de compra) sobre la disponibilidad de bienes y servicios (oferta). Dicha presión se convierte en un disparador de la inflación, pero también de la escasez, siendo que ambos males se retroalimentarían el uno al otro. Esto hace que se genere déficit fiscal en la medida en que el Estado se ve obligado a gastar por encima de sus capacidades para cumplir con sus compromisos, lo que por lo general lo lleva a emitir masa monetaria (aumentar la liquidez) para cubrir dicho déficit, incentivando aún más –siempre según los economistas– la inflación y la escasez.

Cuando esto se produce en casos de economías que cuentan con un alto componente de importaciones de bienes, insumos y servicios, el recalentamiento termina presionando las reservas disponibles en divisas.

Todo este cuadro genera los célebres desequilibrios macroeconómicos. Y aquí los economistas coinciden en que se hace inevitable “ajustar”, pero además eliminar cualquier restricción y/o distorsión para dejar que sean las “leyes” de la economía (fundamentalmente la de oferta y demanda) quienes actúen y autorregulen. Por eso es que plantean como condición sine qua non eliminar controles de cambio y precios. Y aseguran que una vez que se hace esto advendrá un breve período de turbulencia provocado por el ajuste, pero luego un largo equilibrio donde todos pueden comprar y todos pueden vender en sana paz.

No obstante, esto último es exactamente lo que no pasa. Pero no por incapacidad de quienes aplican la política ni por accidente, sino porque el diagnóstico de la política y, por tanto, la política misma tienen un defecto de origen: que colocan la causa de los desequilibrios y la culpa de los mismos sobre la demanda, es decir, sobre la mayoría trabajadora y el Estado “despilfarrador”, siendo que, en su interpretación, si la oferta no responde a la demanda es porque esta última es excesiva. De tal suerte, el único recurso que queda es corregir dicho exceso, y en economías como la venezolana y la argentina donde el 80% de la demanda agregada proviene de los salarios, la forma de hacerlo es recortando los salarios. Por eso es que desatan toda una campaña de satanización del consumo de los trabajadores a quienes acusan de vivir por encima de sus posibilidades gracias al populismo de los gobiernos. Fueron célebres a este respecto las declaraciones de González Fraga, actual presidente del Banco de la Nación Argentina:

“Venimos de 12 años en donde las cosas se hicieron mal. Se alentó el sobreconsumo, se atrasaron las tarifas y el tipo de cambio… donde le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior (…) Ahora eso tiene que basarse en más productividad, en exportaciones. Es algo que va a llevar tiempo porque estamos sincerando la economía para que la Argentina regrese a niveles que nunca debería haber abandonado en los ranking internacionales”.

Como se ve, este diagnóstico que coloca las culpas sobre el salario de los trabajadores (y no en las ganancias abusivas de los especuladores o en los fugadores de divisas, por ejemplo), trae como resultado que sea sobre el bolsillo de dichos trabajadores y familias donde se dirige el ajuste. Así las cosas, para decirlo en dos platos, para “corregir” el rumbo económico hay que regresar a los trabajadores a “su” realidad de salarios que les deben alcanzar en el mejor de los casos para lo básico: nada de celulares, plasmas, autos o viajes al exterior. Todo esto último es “populismo”.

Nótese a este respecto las similitudes de lo dicho por González Fraga y lo repetido por decenas de “expertos” económicos y políticos de derecha sobre la situación nacional. Lo más patético del caso es que incluso “expertos” identificados con el chavismo, e inclusive voceros del gobierno venezolano mismo, han repetido como mantra esta sentencia.

Ahora, recortar salarios solo se puede hacer despidiendo trabajadores y/o eliminando pensiones y jubilaciones. O recortando, literalmente, el monto nominal devengado (hacer no aumentos sino rebajas de salarios: que el que gana 100 pase a ganar 80). El problema con este par de medidas es que suelen ser odiosas y conflictivas, por lo que por lo general a lo que se recurre es al expediente del aumento de precios tanto de los bienes y servicios como lo del tipo de cambio (devaluación), lo que reduce el salario real (poder adquisitivo) de los trabajadores manteniendo el nominal (el monto devengado en números). Sin embargo, en el caso argentino actual se han combinado los mecanismo, de manera que a la caída del poder adquisitivo de los trabajadores vía aumento de precios y devaluación, acompaña un crecimiento del desempleo.

Desde este punto de vista, se entiende que el aumento de la inflación en el modelo Macri (neoliberal), así como del desempleo, no son resultados no esperados sino intencionales: situaciones deliberadamente provocadas con el ánimo de “enfriar” la economía reduciendo el “exceso” de demanda a costilla del salario de los trabajadores. En tal virtud, no es exactamente que el modelo fracasa: es que es vendido en el marco de una oferta engañosa en la que se ocultan sus intenciones reales. Pero sobre este tema profundizaremos en la segunda parte.

5 Comentarios en Pedagogía del especulado / ¿Y después del golpe qué? (sobre la viabilidad de un postchavismo económico) Primera parte

  1. Este articulo cae como anillo al dedo de una información que vi paseandome por el TL de uno de los mas “Sesudos” y radicales del antichavismo economico. Un Srto que tiene a sus seguidores embobados con predicciones tipo Adriana Asis, las cuales por lo general nunca se cumplen, sin embargo, siguen los tontos cayendo en su juego y creen que son y representan en su micromundo del twiter a la mayoria del pais, en fin, lo interesante fue ver una serie de propuestas que desde su radicalismo sifrino hace en materia economica/polica las cuales describe como: “20 Medidas Urgentes @Garciabanchs”, las cuales me tomare la molestica de escribir:

    1- “Cambio de regimen”. R: no esoecifica ni que “cambio”, ni que “regimen”, una vaga generalidad

    2- “Declaración inmediata de #CrisisHumanitaria para obtener en 2 Semanas alimentos y medicinas por avion (via ONU, Cruz Roja Internacional).” R: De ser tan facil, el cuerno de africa y otros paises de dicho continente tienen la solucion a la hambruna que viven. y hasta la misma Colombia o mejico por no ir tan lejos.

    3-“Legalización del mercado negro” R: no especifica que mercado negro, pudiera ser de todo tipo de mercado negro hay que recordar que bancos que ellos toman como referencia han recivibo sdieros de la mafia y del narcotrafico. pero partiendo de la buena fe supongo que es del mercado de divisas.

    4-“Derogar la ley contra ilicitos cambiarios por completo”.

    5-“Derogar la ley de precios justos.”

    6-“Refromar la LOTT, pasando de inamovilidad laboral a estabilidad numerica”. R:esto para ellos es la frutiya del pastel en el helado que harian contra los trabajadores.

    7-“Promulgar la ley del BCV propuesta por la AN”.

    8-“Declarar apertura plena de la frontera, eliminacion de trabas, permisos, licencias y registros sanitarios y alimentarios por la emergencia.” R: al actual contrbando lo arreglamos con mas contrabando pero aplicando el numeral 3

    9- “Eliminar los aranceles”

    10- “Acuerdo con FMI, BM, BID, CAF y bancos de inversion para prestamos y restructuración de la deuda en divisas de PDVSA y la Republica” R: la ley/decreto Haussman-Mendosa, endeudar mas a PDVSA y a los Contribuyentes para recatar a los “Empresarios” “Nacionales”.

    11-“Privatización de SIDOR, CANTV, Banco de Venezuela, ETC”. R:Neoliberalismo puro y duro, esto claro sin contar ellos con la voluntad de lucha de los trabajadores que sabemos lo que vendria, sino de los trabajadores que embobados por sus comentarios edulcorados con palabras tecnicas atentan contra ellos mismos. ademas supongo que ese “ETC” es bastante largo.

    12- “Unificación Cambiaria.”

    13- Levantamiento total del control de precios, salvo de las tasas de interes activas (Por ahora) R: En esta cumplirian el sueño de concecomercio y la Banca, para tratar de recuperar las perdidas que han tenido via especulación directa y perdidas de las cuatas balon y creditos indexados), claro lo del “(por ahora)” es una abstracción.

    14- “Instrumentación de plan de subsidio directos” R: hablan de que los subsidios son “populismo” perco claro al “Instrumentarlos” se convientenn en medidas exitosas segun estos Academicos.

    15-“Substitución de las politicas discrecionales por reglas salariales, fiscales y monetarias”. R: En callejero Cero aumento salarias y de pensiones o Contratos colectivos y rebaja de impustos a los grandes capitales.

    16-“Implementación de politicas de desarrollo y transformación, asi como politicas industriales y comerciales, reinsertandonos en la CAN” R: Es evidente que los “empresarios ” “nacionales” no quieren competir en el exterior, sino seguiren nichos que le aseguren una tajada de la renta.

    17- “Desarticulacion de colectivos, pranes, paramilitares y guerrilla en el territorio nacional” R: dos lecturas, una premiera: la cacerias de brujas que ya estan adelantando. y la otra: ya los pranes y paramilitares cumplieron el papel mercenario par lo que los contratamos, ahora a ver como salimos de ellos.

    18- “Asamblea Nacional Constituyente, y religitimación de poderes publicos”. R: Asombroso. Sueñas con: “Un Estado que no nos haga iguales nuca mas”

    19-“Nuevo pacto politico, esta vez, entre partidos, gremios, sindicatos, FAN, iglesia, academia, para dar fin a tentación populista a futuro.” R: Nos repartimos nuestras tajadas, pero claro eliminando la peste populista (Untermensch), esto via FAN.

    20- “Elecciones”

    el Bonus seria: 21- Privatizar PDVSA y el SubSuelo

    Este seria un plan de gobierno de los primeros 100 dias del Postchavismo, claro sucederia un poco algo como sucede en Argentina, los medios de comunicación dia y noche hablando de los chavistas y sus procesos judiciales y por supuesto todo los desmadres que causen medidas de este tipo seria endosables a la “Pesada Herencia”

  2. Corregido: Es un verdadero drama que, en vista de los resultados catastróficos que han sufrido en carne propia los pueblos del mundo, consecuencia de la implementación de paquetes de medidas de uno u otro extremo (liberales salvajes o comunistas salvajes, a ambas les cabe bien ese adjetivo…), tanto los marxistas radicales como los libertarios o derechistas extremos nieguen la posibilidad de explorar soluciones novedosas, equilibradas e intermedias, vinculadas a una “Tercera vía” diseñada AD OC, de acuerdo a las realidades de cada sociedad, desvinculadas de los dogmas y recetas ideológicas de uno u otro extremo, que, repito, a la luz de sus resultados prácticos y el estado de las sociedades humanas del planeta, resultan hoy indefendibles.
    Con el comodín de la “guerra económica” se pretende justificar el rotundo fracaso de un modelo que, porqué no decirlo, en Venezuela tiene algunas iniciativas puntuales rescatables y encomiables, pero que no logra explicar adecuadamente porqué somos el país con la más vergonzosa inflación del planeta, porqué no ahorramos recursos en tiempos de vacas gordas como lo hicieron otros, porqué nos morimos de mengua sin medicinas, porque no podemos escoger lo que nos provoca comer sino que tenemos que ingerir lo que decida incluir un burócrata en una bolsa Clap, conformada, de paso, en las penumbras de un régimen cambiario opaco que fomenta todo tipo de corruptelas. Sé que en este momento de crispación resulta ilusorio tender puentes de comunicación y diálogo con hermanos venezolanos que aún, por razones que me cuesta entender, siguen dando sostén a este proyecto que nos tiene pasando las de Caín, pero aún así los respeto, y les aseguro que del lado opositor existimos personas equilibradas y bien formadas que impediremos que en Venezuela se implementen recetarios absurdos, ubicados en el otro extremo de la banda ideológica, pero al fin y al cabo tan equivocados y catastróficos como los que Uds , izquierdistas radicales dogmáticos, pusieron en práctica en estos 18 desgastantes años… Ojalá tengamos la posibilidad de debatir y armar un proyecto de país que contenga componentes esenciales que reconozcan y reestablezcan, tanto la libertad de iniciativa, gestión y desarrollo empresarial que debe tener la población y el sector privado, que le establezcan un rol adecuado y racional al Estado (y a las Fuerzas Armadas, y a Pdvsa, y a tantas otras entidades cuyo rol de ha desviado y debe ser urgentemente revisado) y que, cómo no, consoliden y preserven, mejorándolas y perfeccionándolas, medidas en el campo social que Uds diseñaron, que brinden adecuada protección e impulso productivo y creador a la población más necesitada, que hoy como ayer sigue siendo mayoría y que está pasando más trabajo y penurias que “El Fugitivo”, como decíamos en otros tiempos. Formulo votos por el cese de las posiciones dogmáticas irreductibles en uno y otro sector, única manera de entendernos y reconciliarnos sin llegar a aniquilarlos. Somos todos hijos de esta tierra santa y sufrida. Démosle la alegría de vernos hermanados.

  3. Muy interesante articulo pero creo que no genera suficiente accesibilidad a las familias venezolanas.
    Creo que en su esencia toda la oposicion, la “izquierda critica” y exministros habladores terminan en dos medidas del cambio, liberar los precios y el tipo de cambio, donde le ponen variedad y variedad de nombres para lo mismo.

    La clave de estas dos es que ambas se hicieron en el 89, es decir, por la estructura de la economia nacional son catastroficas para todos los sectores MENOS UNO. Quiero introducir sobre un sector especifico nacional que ha salido envalentonado desde 2015 y que podria hacersele todo un archivo de 2017 de videos nada mas de globovision. EXACTAMENTE PIDEN ESTAS DOS MEDIDAS y todo lo demas que se pudo exponer en el articulo es secundario a ESTE PODER.

    Todo el proyecto de los jefes de la oposicion es aumentar bestialmente (multiplicar brutal) los precios de los alimentos desde el mismo puerto donde se compran los insumos. Se trata de la siempre semioculta OLIGARQUIA NACIONAL, los enemigos historicos del pueblo venezolano, importadora, terrateniente, ladrona latifundista, asesina y vaga, a travez de sus dos caras, FEDEAGRO Y FEDENAGA.

    El “cambio” no es mas que finiquitar una Venezuela regida por y para la oligarquia. Destruir a pequeños y medianos campesinos, a la pratica mayoria de consumidores y asalariados, inclusive a la famosa clase media y lobotomizar a la industria nacional. El informe del BCV 2015 ampara esta visión.
    Finalmente el conocer y profundizar sobre el mundo y sobre la tercera guerra mundial que se esta viviendo ayudara a definir mas claramente la trayectoria que debe escoger el pueblo, la llegada de Trump en USA, por ejemplo, significa el regreso a un discurso nacional que finaliza lo que conocemos como globalizacion, neoliberalismo, etc. porque es precisamente en el corazon del imperio que surge esta postura y que es dueño de 14 portaviones para asegurarla, mas alla de los chinos y las lecturas marxistas que puedan surgir desde la izquierda europea. La globalizacion desde su pais sede ha sido terminada.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*