Nuevo aumento salarial: ¿peor el remedio que la enfermedad?

Aumentoymas

En uno de nuestros últimos editoriales y en al menos un par de artículos recientes más, veníamos alertando que en medio del terrorismo de la derecha y de los llamados del gobierno nacional a mantenernos dentro del carril democrático apelando al debate constituyente, se estaba gastando una tormenta de precios desconstituyente perfecta. Habíamos, de hecho, advertido que se trataba esta de la peor de las guarimbas, en la medida que en el país donde todos y todas los venezolanos y venezolanas confluimos, independientemente de nuestras posiciones políticas, el no conseguir los productos que necesitamos o el conseguirlos pero no poder comprarlos debido a sus altos precios, se había convertido en la más segura fuente de malestar social y político.

Esta pasado domingo, 2 de julio, el presidente Nicolás Maduro, que también en un par de ocasiones al menos había comentado públicamente sus impresiones y preocupaciones por este tema, aprobó un nuevo aumento salarial, el tercero en el año, como un nuevo intento de contrarrestar la erosión del ingreso y “hacer frente a la guerra económica”. Pero como siempre de un tiempo a esta parte, la medida, aunque alegra a muchos trabajadores y trabajadoras, siembra temores en otros, al tiempo que goza con el prácticamente unánime rechazo de los empresarios y comerciantes empleadores, desde los pequeños hasta los más grandes.

El temor de los asalariados y asalariadas resulta plenamente entendible. Y es que más allá del hecho formal de que todo trabajador o trabajadora, en principio, quiere ganar más, la amarga experiencia se ha encargado de dejar bien claro a los venezolanos y las venezolanas aquello que un famoso economista denominó ilusión monetaria: es decir, de nada vale que te ingrese más si tus egresos también aumentan, es decir, si mi salario aumenta y al mismo tiempo lo hacen los precios, no solo quedo en la misma sino inclusive peor, tanto en cuanto los precios suelen aumentar en un porcentaje mayor al de mi salario.

En este mismo espacio hemos explicado que esta verdad empírica (es decir, la realidad palpable de que al gobierno al aumentar los salarios los comerciantes aumentan los precios) no puede llevarnos a asumir como trabajadores y trabajadoras el juicio errado según el cual los aumentos salariales son dañinos o no deberían darse para evitar que aumenten los precios. Pues tal cosa no solo traslada maliciosamente la responsabilidad de la especulación sobre los mismos y las mismas que la padecen (dándose entonces el caso paradójico de que los asalariados y asalariadas víctimas son en última instancia culpables del aumento de los precios), sino que además obvia olímpicamente que los aumentos salariales suelen darse después y no antes de los aumentos de precios y, mucho más aún, que estos últimos se suceden todos los días, hayan o no aumentos salariales.       

Ahora, aunque todo esto en el plano teórico y argumentativo es cierto, en el plano práctico de la vida de la gente la situación sigue siendo que los aumentos salariales son rápidamente devorados por la especulación, lo cual hace que irremediablemente la pregunta cobre sentido: ¿sirven de algo los constantes aumentos de salarios para combatir el alza de precios o son más bien gasolina que alimenta el fuego de esto último?

Nuestra respuesta a este “dilema” sigue siendo la misma: son necesarios pero no suficientes, menos aún sobre el marco de una situación que ha terminado convertida en una violenta lucha distributiva de todos contra todos, donde cada quien busca recomponer a través del aumento de los precios de las mercancías que vende (incluyendo el salario, que es el precio de la mercancía fuerza de trabajo) los ingresos perdidos por causa de la especulación, o anticiparse a dicha posibilidad.

Pero hay que dejar claro que no por ser insuficiente deben rechazarse ni estigmatizarse. Y en este sentido llamamos a los trabajadores y trabajadoras a tener plena consciencia gremial y de clase. Y no es un llamado de tipo “marxista” o “comunista”, sino de mero sentido común.

A ese respecto, valga una anécdota del expresidente argentino Juan D. Perón: en una reunión un empresario preocupado por un aumento salarial decretado días antes por este, le increpa y dice que el problema con los trabajadores es que siempre quieren ganar más. A lo que Perón le responde: “¿Y es que ustedes los empresarios no?”. Así las cosas, de la misma manera como usted nunca escuchará a un empresario o comerciante quejarse por los márgenes de ganancia (que como demostró el mismo Adam Smith hacen aumentar mucho más los precios que los salarios), los trabajadores y trabajadoras no debemos quejarnos de los aumentos salariales, y en todo caso, lo que debemos exigir es que las medidas complementarias para protegerlos sean aplicadas y las instancias creadas para ello sean activadas. Sobre este último particular, por cierto, la Fiscalía tiene una larga deuda acumulada: pues debemos recordar que en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que la flamante fiscal ha dicho defenderá hasta con su vida, son delitos la especulación, la usura, el acaparamiento, la oferta engañosa, la cartelización, el monopolio, al abuso de posición de dominio, etc., todos los cuales son causas estructurales de los constantes aumentos de precios y se hacen con total impunidad a plena luz del día, no pueden combatirse con las modestas armas con las cuales se dotó a la SUNDDE para derrotar la guerra económica.          

11 Comentarios en Nuevo aumento salarial: ¿peor el remedio que la enfermedad?

  1. La inflacion históricamente en Venezuela es alta porque el estado obtiene ingresos en divisas, por medio de convenios para extracción de minerales etc. a diferencia de otros países que las obtiene de los impuestos en moneda local. (osea no importa mucho el valor real del Bolivar)
    Por ende de manera irresponsable el gobierno emite dinero inorgánico para gastos operacionales, aumentar sueldos etc.. Todo esta muy bien calculado, de hecho el salario mínimo siempre se ha aproximado a 50$ a precio de mercado negro. Y justo los mecanismos de control como el sunde o dicom sirven como ancla para darles un tiempo y seguir espoleando. En pocas palabras, pierde la nación y el sector productivo.

    • Alberto, no te dejes engañar por las matrices impuestas por econofachos neoliberales arrastrados al imperio, con las que pretenden obligarnos a creer en dogmas de algún mandato supremo que decidió que la única que ostenta el sacro santo derecho de imprimir dinero irresponsablemente sea la FED; hoy día el mundo ha evolucionado y tenemos hasta creadores de criptodivisas, así que aprendamos a dar valor a lo nuestro, más cuando nuestro trabajo se cancela en Bolívares y tenemos cualquier cantidad de riquezas naturales para respaldarlos.

      Saludos, hermano.

    • Los precios en Venezuela ya eran altos antes de la llegada del petróleo. Y lo de la emisión de dinero inorgánico como causa de la inflación, solo los neoliberales más toscos pueden ya sostenerlo en el caso venezolano. De hecho por ejemplo en diciembre pasado todos decían que había más bien contracción de liquidez monetaria -lo que incluye más no se limita a los billetes- e igual los precios se disparaban. No existe un estudio concreto para el caso venezolano que avale esa tesis. Te recomiendo: http://editorialasambleanacional.org.ve/libros/elmitodelamaquinita/El-Mito-de-la-Maquinita.pdf

      • Luis, me sorprende que como sociólogo trates de explicar economia. El tema no es solo la emisión de dinero inorgánico, sino la dramática reduccion de oferta de bienes y servicios (externa e interna), para nadie es secreto la brutal reduccion de las importaciones, así como una caída profunda en la producción interna. Si le sumas a eso la inyección de dinero inorgánico el desequilibrio entre demanda y oferta se exacerba. Economia de primer año compadre, no seas sinverguenza

        • Compa, cuando algún economista cuestione la forma irresponsable como la FED prende la maquinita para imprimir dinero sin respaldo para cubrir el déficit fiscal de los gringos a cambio de compromisos de pago incumplibles, sino con más deudas; entonces tendrá moral para criticar nuestra soberana política monetaria con lo que llama “dinero inorgánico”, de lo contrario, su discurso solo será pauta propagandística a favor de intereses contrarios al país. Buenas tardes.

          • Alexander una cosa es Estados Unidos y otra Venezuela. Sin embargo, ya que quieres comparar, la cantidad de dinero en circulación en nuestro pais ha aumentado 300% en el ultimo año, jamas visto en la historia venezolana y lo que explica en gran parte la desgracia inflacionaria que tenemos, obviamente unido a la disminución de oferta de bienes y servicios. En el “imperio” con todo y los estímulos monetarios que aplican, la liquidez aumenta en términos relativos a un promedio de 7% anual. Lastimosamente, la mayoría de la gente desconoce los principios de economía, y los engañan con articulos sesgados de este tipo. Mira, la doble moral es tan arrecha, que actualmente el gobierno le anda regalando el país al “imperio” por tres lochas verdes (jalando prestamos en dolares, así te duela) y lo triste es que las consecuencias las vas a sufrir tu y yo, tu ignorante creyendo en guerras ficticias mientras maduro come bien y yo frustrado por ver como se perdió mi país por gente como tu que apoya a esta escoria

  2. Creo que a partir de los primeros dias de agosto vamos a verle bastante queso a la tostada y hasta nos la vamos a empezar a comer…..con dolar today, especulación y todo…..y perdonen el optimismo constituyente que me embarga…..

  3. Si hay un nuevo fascismo.
    Uno Compuesto por liberales/mafiosos de Países grandes cuyo fin es obtener la mayor cantidad de beneficios económicos, sobornando a funcionarios apatridas de naciones mas pequeñas al servicio pleno del capital.
    Estos pueden utilizar un discurso “revolucionario” “anti-imperialista” y a su vez ser socio de estas grandes corporaciones.
    El neoliberalismo consiste en limitar las funciones del estado por medio de las instituciones, para así tener mas maniobra a la hora de extraer la mayor cantidad de recursos económicos. Los liberales obtiene lo suyo, los funcionarios corruptos por empresas de maletin y controlando la economia interna igual.
    Un sector de la sociedad se rebela, pero para eso existe un magnifico estado policial que le arrebata las libertades a las personas de bien.
    Y tú vas a votar por la constituyente? Piénsalo bien.

  4. …sin mucha retórica y aplicando la filosofía de Pastor López: “Golpe con golpe yo pago, beso con beso devuelvo”. Si ya sabemos que nos toca reincidir en el círculo vicioso de esta guerra sin sentido. en la que ya Fedecámaras y Concecomercio anunciaron sus profecías autocumplidas y donde el único que finalmente pierde es el “Soberano Bien Dotado de ilusiones” (eufemismo por estar en horario infantil), lo que Maduro debe hacer es abrir las subastas del DICOM con precios base por encima de Dólartoday y a la vez fijar las escalas salariales en DÓLARES, pero para que se paguen en BOLÍVARES a la paridad más alta que imponga el mercado, siguiendo su lógica de que el dios verde de papel respaldado por la confianza en el dueño de la imprenta que milagrosamente lo hace aparecer, vale lo que el compulsivo comprador esté dispuesto a pagar por él, así pues si el fanático devoto de semejante deidad manifiesta tal disposición a ultranzas, bueno entonces que pague el justo valor del trabajo ajeno que pretende ofrendar en el altar de los sacrificios como máxima expresión de su fe.

    La clase obrera no somos sus kamikazes, ni tampoco cambiamos nuestro trabajo por un plato de lentejas, pero Maduro tiene que ayudarnos para que juntos ganemos esta batalla.

    Viviremos, si vencemos.

  5. Si sometiesen la proposición de Alexander Riera a un referendum creo que obtendría un 90% a favor y con cifra record de participación……desafortunadamente hasta los chavistas mas pendejos sabemos que no lo van a hacer….

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Análisis / El salario que no endulza ni sala / Noel Briceño ‹ La Tabla Aserradero de Datos

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*