MITOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA (II/III) (VERSIÓN ILUSTRADA)

MitosPasqualina

Por Pasqualina Curcio

Un día de agosto abandonaron las casas muertas. Olegario había contratado el camión en San Juan y el vehículo se hallaba estacionado a la puerta de “La Espuela de Plata” desde la noche anterior. Lo manejaba su propietario, un negro trinitario de nombre Rupert, que también marchaba a Oriente en busca del petróleo.

Miguel Otero Silva. Casas Muertas

De generación en generación hemos leído y escuchado que los venezolanos vivimos, todos, absolutamente todos, de la renta petrolera y por lo tanto, que no trabajamos, que somos unos flojos. Esta leyenda forma parte de la narrativa venezolana, latinoamericana e incluso universal. Concluyen estas historias con frases como la siguiente: “por eso es que el venezolano nunca saldrá de la pobreza, mucho menos del subdesarrollo, no está acostumbrado a trabajar”.

Se trata de un cuento más, y como muchos de los cuentos latinoamericanos, este está repleto de realismo mágico. Aquí contaremos otra versión, pero además la narraremos hasta el final. Mostraremos aquellos relatos capitales que algunos interesados nunca han querido contar.

1.- Relatan los teóricos que para que una economía crezca hay que producir, y para producir es necesario trabajar. Siendo los venezolanos unos perezosos, es de esperar que la producción en nuestro país sea casi nula y cada vez menor.

Desde 1922, más o menos desde que comenzó la explotación petrolera, la economía venezolana ha crecido 10.620%.  Crecimiento que ha sido producto del trabajo de mujeres y de hombres que con historia libertaria siempre hemos tenido como bandera comenzar las jornadas de trabajo y estudio bien temprano.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte IIHay quienes recrean la versión diciendo que ese aumento es solo petrolero, que no corresponde al trabajo de la mayoría de los venezolanos. Si bien es cierto que antes de 1970, en la época de las Casas Muertas, de Olegario, de Rupert y de la niña Carmen Rosa, la producción petrolera fue en promedio el 42% de la producción total, eso cambió después de los 70´. Los últimos 50 años la producción petrolera apenas supera el 15%.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II22.- Pero, además, desde 1970 la producción nacional aumentó 173%, de esta la no petrolera incrementó 287%, en cambio la petrolera disminuyó 30%.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II33.- Algunos cuentacuentos dicen que la mayor caída de la producción petrolera se registró después de 1999. Tampoco es verdad, fue en las décadas de los 70 y 80 cuando la producción petrolera disminuyó 47% ininterrumpidamente. Intencional o no, fue la excusa para la llamada “apertura petrolera”.

Después de 1999, ciertamente se registró una caída de la producción de crudo, pero esta fue del 16%. Al respecto, a algunos se les olvida contar que desde el año 2001 hubo un acuerdo entre los países miembros de la OPEP, el cual fue promovido por la República Bolivariana de Venezuela, y consistió, entre otros aspectos, en el respeto de las cuotas máximas de producción para garantizar mayores niveles de precios del hidrocarburo en los mercados internacionales. [1]

4.- Como anécdota curiosa, les contamos que la economía de Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) creció desde 1970 hasta 2015, 247%, [2] cantidad que es menor al compararla con el aumento de 287% de la producción no petrolera en Venezuela durante el mismo período.

Desde 1999 hasta 2015, la economía de EE.UU. aumentó 36%, [3] es decir, desde 1999 la República Bolivariana de Venezuela ha registrado un crecimiento 1,2 veces mayor que EEUU. Este período incluye, para el caso de Venezuela, el constante asedio a la economía el cual inició en 1999 y se intensificó a partir de 2013, caracterizado por un embargo comercial encubierto, sabotaje a los canales de distribución de bienes esenciales, bloqueo financiero internacional e inflación inducida.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II4Al parecer, y según esta versión ilustrada de la historia, los venezolanos hemos estado trabajando más que los estadounidenses.

5.- Quienes repiten y repiten que los venezolanos no producimos y por lo tanto que no trabajamos buscan esconder la historia realmente importante. La que narra por qué a pesar de tan arduo e incesante trabajo por parte de la mayoría de los venezolanos, por qué a pesar de tener la mayor reserva mundial de petróleo, y a pesar de haber avanzado los últimos 18 años en un modelo económico, social y político menos desigual que ha saldado parte de una gran deuda social, aún vemos hogares sumidos en la pobreza.

La historia verdaderamente importante, la que algunos, no por distracción han traspapelado, es la que muestra que lo que ha estado ocurriendo no es que los venezolanos seamos flojos, sino que algunos pocos se han estado apropiando históricamente, no solo del producto del trabajo de la mayoría de los venezolanos, sino además de los ingresos provenientes de la exportación de petróleo.

Esta historia la narraremos y la ilustraremos en dos partes. Y lo haremos en dos partes porque, a diferencia de algunos países, en Venezuela son dos los mecanismos de apropiación de la riqueza por parte de algunos pocos: 1) la apropiación del valor que se genera en el proceso productivo en el que participamos, con nuestro trabajo, todos los venezolanos. Es la vieja historia de El Capital, la que muchos conocen pero que algunos, intencionalmente no muestran, es la clásica lucha entre las clases; 2) la apropiación de los ingresos provenientes de la exportación de petróleo, de la renta petrolera. Esta renta no es el resultado del proceso social del trabajo sino de la venta del hidrocarburo en los mercados internacionales.

I: Apropiación de la producción. Lucha de clases

Hace muchos años, dos jóvenes, Carlos y Federico, escribieron un cuento protagonizado por dos grupos de personajes: el más numeroso vendía su fuerza de trabajo a cambio de un salario. El otro, muy pequeño, vivía de las ganancias que generaba el capital del cual era propietario. El primer grupo era la clase de los completamente desposeídos, lo apodaron, proletariado; el segundo grupo era la clase de los dueños de los grandes capitales, lo apodaron, burguesía [4]. Manifestaron en su cuento, historia que por cierto recorrió toda Europa cual fantasma, que lo que ambos producían se lo repartían, no necesariamente en partes iguales.

En Venezuela el cuento no ha sido muy distinto. Con los mismos personajes, la repartición de la producción nacional ha sido desigual. Desde los años 70, década tras década, los dueños del capital se han apropiado, cada vez más, de la producción nacional. En los 90 se apropiaron del 61% de lo producido. Esta tendencia se revirtió a partir de 1999. Para el año 2015, por ejemplo, los dueños del capital se apropiaron del 46% de la producción.[5]

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II56.- Hay quienes pensarán que es una repartición justa, casi es mitad y mitad, dirán algunos. Acontece que para el año 2015 el 54% de la producción nacional que le fue distribuida a la clase obrera debió ser, a su vez, repartida entre 12.759.085 asalariados [6]. Mientras que el 29% que ha sido apropiado por los dueños del capital privado debió ser repartido a 432.090 propietarios. [7]

La burguesía, que representa el 3,3% de la población ocupada [8] se apropia del 29% de la producción, mientras que al proletariado, que representa el 96,7% de la población ocupada, le corresponde el 54% de la producción nacional. La diferencia, la cual asciende a 17% de la producción total, corresponde al excedente neto de capital del sector público, el cual no es apropiado (en principio) por los propietarios del sector privado. Se trata de los excedentes correspondientes a las empresas públicas, principalmente Petróleos de Venezuela.

7.- Entre los dueños del capital hay desigualdades, como también las hay entre los asalariados. El 18% del total de las empresas industriales concentra el 60% de la producción [9]. En Venezuela hay una alta concentración del capital, la presencia de grandes monopolios y oligopolios de capital nacional y sobre todo transnacional, es uno de los principales problemas de la economía venezolana, no solo por el hecho de que se apropian de la producción nacional, sino además porque nos hace vulnerables y extremadamente dependientes de las grandes corporaciones. Atenta contra nuestra independencia económica y por lo tanto nuestra soberanía.

8.- Entre los asalariados también hay diferencias. Hay quienes perciben un mayor salario, y otros que apenas reciben el pago mínimo. Durante las décadas de los 80 y 90 esta desigualdad salarial aumentó 18%. Esto significa que los salarios totales generados en la economía estaban concentrados en los hogares con mayores recursos, mientras que los hogares pobres percibían una parte relativamente pequeña de las remuneraciones.

Los números muestran que en 1997 el 40% de los hogares más pobres percibía solo el 12,3% de las remuneraciones totales de la economía. Por su parte, el 40% de los hogares más ricos, percibía el 74,5% de las remuneraciones. Después de 1999 la desigualdad entre asalariados disminuyó 19%: en 2015 los porcentajes pasaron a ser 16,8% y 67,1% respectivamente. [10]

Es lo que mide el tan nombrado señor Gini.[11]

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II6

Relata la CEPAL en su último informe que Venezuela es, actualmente, el país menos desigual de la región en lo que a ingreso salarial se refiere, y además reconoce que hemos avanzado en la disminución de la desigualdad factorial, es decir, en la distribución entre burgueses y proletarios. [12]

9.- Uno de los grandes mitos del capital es el que relata que “para salir de la pobreza hay que trabajar”. Se sustenta en la “teoría del goteo”, también conocida como la “teoría de la copa”. Cuenta esta historia que cuando las economías crecen, la nueva riqueza que se genera se distribuye entre todos porque al desbordarse la copa le “gotea” incluso a los pobres, lo que garantiza la disminución de la pobreza.

No es verdad. Se puede trabajar mucho y lograr que la economía crezca, pero eso no necesariamente implicará una disminución de la pobreza cuando el producto de dicho trabajo se reparte de manera desigual. Incluso puede aumentar la pobreza si la repartición es más desigual aún.

Los venezolanos ya conocemos la historia, pasamos por eso en los 80 y los 90. Así que como dicen por estos lados: “a otros con ese cuento”.

Desde 1980 hasta 1998, todos los venezolanos trabajamos mucho, la economía venezolana creció 52%. Acontece que también fueron los años de mayor pobreza: la miseria aumentó 132%. En 1996 alcanzó los niveles más altos, llegó al 35% y la pobreza general superó el 60%. Por cierto, solo entre 1995 y 1997 la económica creció 7%.

Fueron los años en los que el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el cuento de estabilizar la macroeconomía, equilibrar las cuentas fiscales, la balanza de pagos y pare de contar, impuso un paquete de medidas económicas al pueblo venezolano. Fueron los años en los que quienes gobernaban pedían al pueblo, a la clase trabajadora, “ajustarse el cinturón”, asumir el sacrificio para “sanear” la economía. De esa manera congelaron los salarios y liberaron los precios, a eso le sumaron la privatización y altos precios de los servicios básicos ofrecidos por el Estado: electricidad, transporte, gas y agua, como también salud y educación. Fueron los años en los que el capital se apropió del 61% de la producción, también fueron los años en los que aumentó 18% la desigualdad en el ingreso salarial.

Después de 1999 se revirtió el modelo económico, social y político. La economía creció 43%, trabajamos muy duro también, pero a diferencia de las décadas previas, a partir de 1999 la pobreza comenzó a disminuir, bajó 56%.

Salir de la pobreza no depende solo de cuánto se trabaja, sino de quiénes se apropian del producto ese trabajo.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II710.- En los sistemas capitalistas, dada una desigualdad originaria de la propiedad de los medios de producción, es el precio el principal mecanismo mediante el cual los dueños del capital se apropian del valor que se agrega en el proceso social del trabajo (esto también lo contaron Carlos y Federico en su momento). La burguesía, mientras más alto pueda fijar los precios, lo cual puede hacer sobre todo por el poder que les da la cada vez mayor concentración del capital y su condición de monopolios (cuento que echó Lenin cuando habló de la fase superior del capitalismo) se apropia del salario nominal que percibe la clase obrera. En ese caso, el poder adquisitivo, que no es más que el salario nominal con respecto a los precios, se deteriora a costa del aumento de las ganancias de la burguesía.

En términos muy coloquiales: el salario que me paga mi patrono, siempre se lo devuelvo cuando compro los bienes que yo mismo produje pero que él coloca cada vez más caros en el mercado. A veces hasta me endeudo para pagar lo que con mi fuerza de trabajo produje.

En Venezuela el salario real mostró una caída en picada desde 1978 hasta 2002. A partir de 2003, año en que el Estado comienza a controlar los precios de los bienes esenciales producidos e importados por los monopolios, y en que se comienza a proteger el salario y ajustarlo en función de los aumentos de precios, se revirtió el estrepitoso desplome.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II8Hay mucho, pero mucho margen todavía en la economía venezolana para recuperar el salario real. Esta historia no es del agrado de la burguesía, las recuperaciones de los salarios reales son a costas de la disminución de los márgenes de ganancia de los dueños del capital.

11.- No obstante, lo más efectivo para revertir la distribución desigual de la producción entre el trabajo y el capital es la disminución de las desigualdades desde su origen, es decir, del modo de propiedad de los medios de producción. No estamos diciendo nada distinto a lo que otros, que abogan por un mundo de justicia social, hayan contado antes.

Transitar hacia un modelo socialista venezolano del siglo XXI requiere necesariamente no solo prohibir la dictadura de los monopolios privados y por lo tanto eliminar el poder que les concede su condición para fijar precios, o controlarles dichos precios, o ajustar los salarios cada vez que estos decidan desacatar los controles (tal como ha venido ocurriendo desde 2013 en el marco de una guerra económica). Disminuir estas desigualdades pasa necesariamente por avanzar en la democratización de la propiedad de los medios de producción mediante el reconocimiento, el apoyo y el fortalecimiento de la propiedad social, la comunal y estadal.

Desde 1999 los integrantes de cooperativas en Venezuela aumentaron 768%: los empleados y obreros del sector público 93%; los empleados y obreros del sector privado 34%; mientras que los patronos y empleadores disminuyeron 3%.También falta avanzar mucho en este aspecto: la producción de las cooperativas y otros modos de propiedad social solo representa el 7% de la producción total. Hay un largo camino todavía por recorrer.

CUENTOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA Parte II912.- La esperanza que ofrece la Asamblea Nacional Constituyente de seguir avanzando hacia un modelo económico, social y político más igualitario, que garantice que la clase obrera, que somos el 97% de la población ocupada, podamos disfrutar de manera justa del producto de nuestro trabajo y esfuerzo; un modelo en el que se reviertan las proporciones de repartición entre el trabajo y el capital, y que para ello se reconozcan constitucionalmente los modos de producción social, comunal y estadal, además del privado, son las razones por las cuales los “líderes” políticos locales de la oposición, atendiendo a los intereses de la burguesía, nacional y transnacional, se “han resistido” a la convocatoria al gran diálogo nacional.

Quienes se han negado a participar en la Constituyente son los propietarios del capital, los grandes burgueses. También son, aunque luzca ficción, algunos asalariados que posiblemente confundidos por los cuentos hegemónicos se creen burgueses.

En la tercera y última entrega narraremos cómo la burguesía se ha apropiado, históricamente, de lo que ha ingresado por exportación de petróleo, y a cuánto ha ascendido tal apropiación de la renta petrolera en Venezuela. Mostraremos quiénes sí han vivido del petróleo desde hace décadas.

Notas y referencias

[1] Rodríguez A. (2002). “La reforma petrolera de 2001”. Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales. 2/2002. 189-200.

[2] Banco Mundial.

[3] Banco Mundial.

[4] Marx Carlos y Engels Federico. El Manifiesto del Partido Comunista. 1812

[5] El excedente neto del capital incluye el correspondiente a la actividad del sector público. Para el año 2015, el excedente neto del capital fue 46%, de este, el 29% correspondió al sector privado y el 17% al público.

[6] Instituto Nacional de Estadísticas.

[7] Instituto Nacional de Estadísticas.

[8] La población ocupada está conformada por: 432.090 propietarios; 9.228.331 empleados y obreros del sector privado; 2.689.559 empleados y obreros del sector público; 841.195 miembros de cooperativas.

[9] http://www.ine.gov.ve/documentos/Economia/Industria/pdf/EGEI_20102011.pdf

[10] Instituto Nacional de Estadísticas.

[11] Hay que precisar que el Coeficiente de Gini mide la desigualad entre asalariados. Esto es muy importante tenerlo presente porque no mide la desigualdad entre la burguesía y el proletariado. Uno de los indicadores que mide la desigualdad en la distribución entre los dueños del capital y del trabajo es la distribución factorial del ingreso, el cual mostramos más arriba.

[12] CEPAL. Panorama Social de América Latina 2016.
http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/41598/1/S1700178_es.pdf

15 Comentarios en MITOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA (II/III) (VERSIÓN ILUSTRADA)

  1. Hay un mito que no se toca en este artículo. Es el mito del socialismo del siglo XXI. Durante estos 18 años de revolución es mucho lo que se hablado de la reivindicación del trabajador venezolano y de sus derechos. Hay una realidad que es innegable, pero que los defensores a ultranza de la revolución intentan minimizar, y es la profunda crisis económica que ha generado el modelo impuesto por el chavismo. No es casualidad que hoy se estén viviendo penurias que no tienen precedentes en la historia contemporánea del país, no es consecuencia de un “ataque imperial”, no es producto de una “guerra económica”, es mucho más simple que cualquiera de las explicaciones antes mencionadas, es el rotundo fracaso del “socialismo del siglo XXI”. La economía venezolano comenzó a mostrar signos del agotamiento del modelo chavista en el años 2014 cuando experimentó una contracción del -3,9 %, durante ese año el precio del barril de petroleo promediaba $ 88,42. El 2015 año en el que los precios del petroleo cayeron a niveles similares al 2004, el país continuo con un desempeño económico deplorable, ninguna de las promesas de convertir a Venezuela en una potencia se vieron materializadas. Una década de boom petrolero no fue suficiente para la revolución para diversificar la economía nacional, todos los ingresos provenientes de esa década de vacas gordas solo sirvieron para acrecentar el modelo rentista y poner en practica el más exacerbado populismo, que logro generar una sensación de bienestar social que no termino siendo mas que un espejismo que se disipó cuando el precio del barril de petroleo entro en caída libre. La explicación real de las penurias que vivimos es que el modelo chavista fracasó y lo hizo estrepitosamente, es momento de emprender un giro de 180° hacia un modelo económico donde el beneficiado sea el venezolano que sale día a día a trabajar o a emprender y no donde el único beneficiado sea una pequeña cúpula mafiosa que pregona que “ser rico es malo” siempre y cuando no sean ellos los que dejen de ser ricos.

    “Todos los animales son iguales, pero algunos son mas iguales que otros” (Orwel – Rebelión en la granja)

  2. Acá mis argumentos para abrir el debate.
    En líneas generales me parece que el artículo subestima la importancia del ingreso petroleo en Venezuela. Lo tiene y mucho. A pesar de dicha importancia no se ve reflejado en el PIB petrolero, su canal de transmisión viene por su capacidad generadora de divisas. Hoy 95%-97% de las divisas provienen de la industria petrolera, porcentaje mucho mayor que el que se tenía en 1998. Algo lógico porque los controles de cambio, que inherentemente sobrevalúan la moneda, hace baratas las importaciones y encarecen las exportaciones.
    ¿Por qué cito la relevancia de la generación de divisas?. Porque hay una relación altísima entre importaciones y crecimiento del PIB. La mayor parte de las importaciones en Venezuela son de materia prima, vital para que esa producción nacional pueda darse. Los invito a que grafiquen el PIB con sus componentes para que aprecien lo que les describo. Eso explica los boom de PIB y consumo que coinciden con altos precios del petróleo. Pasó en los 70′s así como ocurrió con el chavismo (también pueden corroborarlo si grafican la serie histórica).

    Lástima que las gráficas son hasta 2015, no se puede apreciar la debacle de los últimos dos años, que para mí, es vital discutir. Pero bueno, cada quien con sus sesgos, los cuales reconozco y respeto.

    “3.- Algunos cuentacuentos dicen que la mayor caída de la producción petrolera se registró después de 1999. Tampoco es verdad, fue en las décadas de los 70 y 80 cuando la producción petrolera disminuyó 47% ininterrumpidamente. Intencional o no, fue la excusa para la llamada “apertura petrolera”.”

    Curcio tiene razón acá. En 1966 se producían 140 barriles por habitante en 1984 llegío a 40. Pero a partir de 1990 se logró llevar a casi 60 barriles por habitante y por año (1998) ¿Qué pasó después?. Una caída importante. Hoy producimos 25 barriles por habitante por año. Si alguno está interesado en corroborar estos números, acá una buena fuente -> : BP Statistical review of world energy 2017.

    “Desde los años 70, década tras década, los dueños del capital se han apropiado, cada vez más, de la producción nacional. En los 90 se apropiaron del 61% de lo producido. Esta tendencia se revirtió a partir de 1999. Para el año 2015, por ejemplo, los dueños del capital se apropiaron del 46% de la producción.”

    Acá Curcio, sin querer, desmiente uno de los puntos centrales de la propaganda gubernamental: Que la inflación existe para que los empresarios ganen más a costa de los asalariados. Según afirma eso no ha sido así, sino todo lo contrario.

    Como mensaje final. Mi mundo ideal es aquel en que cualquiera pueda ser empresario. Que ese número aumente de forma importante. Claro, esa actividad es mucho más riesgosa, pero al final es la que garantizará un crecimiento sostenido.

    Saludos a todos,

  3. Hay gente angustiosa y afanosamente interesada en negar la guerra económica, el bloqueo financiero y todos los demás componentes de este asedio a la Revolución a pesar de todas las pruebas y demostraciones…..no tiene sentido debatir con ellos……La tercera parte también va a ser muy interesante…..estoy seguro…..gracias Profesora.

    • No hay un solo estudio económico serio que soporte la tesis de la guerra económica. El mas elemental manual de economía, uno para principiantes desmiente ese argumento tan débil. Hay que leer y contrastar ideas, de nada sirve solo leer a quienes escriben lo que queremos creer. Hay que disentir y discernir.

      • con lo que dices no disciernes….te guias quien sabe porque manual de economia…imagino con los textos que recomienda la catolica. si no te basta la postura de trump y los comentarios de santos, para referir solo a las declaraciones me pregunto deben pasar a la invasion para que te sea evidente la guerra economica?.

  4. LA QUIMIO YA NO HACE EFECTO, HAY QUE EXTIRPAR EL TUMOR.

    El proceso degenerativo de la economía venezolana llegó al nivel de que si no se toman medidas excepcionales y contundentes en lo inmediato, inevitablemente los daños han de tornarse irreversibles porque su trascendencia va mucho más allá de lo estrictamente económico; llegando a penetrar a lo moral, a lo social, a lo institucional, incluso hasta traspasando los límites de la legalidad. Con todos los logros obtenidos por la Revolución y los niveles de crecimiento alcanzados, apalancados por la política petrolera geoestratégica internacional impulsada por el Comandante Chávez, era para que hoy día tuviésemos un estado próspero, autosustentable y con plena capacidad de reacción para soportar cualquier crisis espontánea propia del sistema global imperante o cualquier ataque económico con fines políticos; pero no, ante los desequilibrios actuales y el reconocimiento de las fallas sistémicas evidentes que los generan al hacerse intolerables los síntomas en las clases más vulnerables, se insiste en tratamientos quimioterapéuticos convencionales que solo sirven de caldo de cultivo y lo que hacen es mantener hidratados a los agentes anómalos enquistados en el aparato productivo nacional, dándole oportunidad a que transmuten y agraven el efecto nocivo de su naturaleza invasiva, socavando las estructuras que soportan el modelo desarrollo; lo cual anula e invisibiliza tan importantes logros, reduciéndolos a simples acciones de mitigación coyunturales, porque antes de que se materialicen en inversiones productivas y en beneficios concretos de forma sostenida para el bienestar del colectivo, son desvirtuados por quienes diseñan los artilugios para apropiarse de ellos; dejando desasistidas a las grandes mayorías, de las que más bien se aprovechan al cartelizarles los precios y tarifas.

    Bajo esta circunstancia se hace indispensable encontrar los mecanismos apropiados para erradicar todas esas clases de prácticas fraudulentas que propician las vías para que una minoría se apodere de las riquezas del estado provenientes de sus recursos naturales y del trabajo de su pueblo al que además se le endosa la inflación, donde ni siquiera bajo las sombras del capitalismo más recalcitrante que opere en cualquier parte del mundo tendrían asidero legal. Lo primero que hay que destacar es que aun cuando algunos que se dicen ser inversionistas, lo que menos quieren aportar es sus recursos propios; pretenden desarrollar una actividad económica a expensas del Estado; o sea, son capitalistas sin capital, ¡vaya!; pero si quieren el beneficio solo para ellos, y ¿cómo es eso?, si son capitalistas la plusvalía debería parar a las arcas del dueño de dicho capital, que en todo caso sería el Estado; pues no, ellos quieren que el Estado les proporcione el capital para quedarse con el mismo, con toda su ganancia y de paso hasta sin pagar impuestos y demás obligaciones de ley.

    No conforme con lo anterior, además de todo el deterioro que deviene de sus manejos y de su andamiaje para la extracción de las rentas, ese sector también exige que el Estado y el país todo se lo siga permitiendo, se lo reconozca y hasta se lo agradezca; porque aunque reconocen que especulan, se autoperdonan porque dan empleos y como, según la tradición en la que se formaron, en Venezuela se roba porque no hay razones para no hacerlo; se creen con el legítimo derecho de apropiarse de lo que no les pertenece, bajo la concepción de que la típica cultura de viveza criolla todo lo consiente, llegando a tal extremo que hasta han logrado que el Estado absorba sus deudas privadas en divisas contraídas con el extranjero, de la que no se sabe hasta qué punto son legítimas o es otra de sus patrañas en componenda con presuntos acreedores para sobrefacturar y hacerse de dichas divisas a tasa oficial, como en efecto ya ha sido detectado o hasta sin pagar por ellas, como ocurrió en la IV cuando un presidente cayó por “inocente” diciendo que la banca lo había engañado.

    Si con todo lo anterior no fuera suficiente, a ello se le adiciona el efecto devastador de la devaluación inducida de la moneda en el mercado ilegal, esto con el único propósito de promover un arbitraje cambiario a favor de Cúcuta para sacar máximo provecho del diferencial entre la paridad oficial y la paridad impuesta por el mercado paralelo, reestructurando los esquemas de fijación de precios en base a esta última, aun cuando buena parte de los costos en los que incurren son en moneda nacional o con insumos importados con divisas a tasa oficial adjudicadas por el Estado, haciendo atractivo el contrabando de extracción, la proliferación del expendio de productos en el mercado informal y la venta “legal” en establecimientos comerciales de los llamados “productos importados” (a tasa Dólartoday, por cierto), por el alto margen de ganancia que les deja.

    Ahh, pero es que el daño no solo llega hasta allí, es que para poder sustentar todo ese parapeto especulativo que tiene su centro de apuestas en Cúcuta, también se han dedicado a dejarnos sin efectivo, llevándose nuestros billetes de contrabando, pagándolos hasta un 30% más de su valor nominal vía transferencias, para realizar sus operaciones cambiarias, lo cual ya da cuenta de que esa paridad ilegal que llegó a septuplicar a la oficial, es inducida y se sostiene porque los Bolívares en esa plaza, que para nada es representativa, son obtenidos de forma ilícita; de esta manera, un traficante allá puede pagar veinte mil bolívares por un dólar y hasta más si se lo piden, porque la naturaleza delictiva de su actividad no le pone límites, mientras que acá en el país un trabajador o emprendedor honesto que quiera mantenerse en la legalidad, a duras penas lo puede pagar a la tasa DICOM.

    Ahora, una vez derribados los mitos sobre las matrices económicas que desde el sector privado se ha tratado de imponer para encubrir el pernicioso accionar de sus prácticas fraudulentas y puestos en evidencia los efectos nocivos para el país, la situación amerita un redimensionamiento de las estrategias a adoptar para revertir esta situación, que en ocasión de la disposición del gobierno colombiano en querer romper relaciones con nuestro país, lo propio sería adoptar posiciones similares a las que recientemente fueron tomadas por Moscú ante la arremetida del gobierno norteamericano con las pretendidas sanciones en su contra, declarando que no descartan la posibilidad de desvincularse del dólar para el comercio internacional, lo cual ante lo que nos toca tampoco deberíamos descartar. Pero volviendo a nuestros asuntos regionales, un tanto igual procedería con las relaciones limítrofes; específicamente en lo que respecta a las distorsiones cambiarias, la única medida con la que se logra extirpar este flagelo, es la eliminación de la libre convertibilidad del Bolívar fuera de nuestras fronteras y la derogación de los acuerdos comerciales entre Colombia y Venezuela para transar en monedas propias con el que justifican el régimen cambiario, de esta manera, para colocar el arbitraje nuevamente a favor nuestro, el comercio binacional debe ser solo en divisas libremente convertibles.

    Pero además de ello, para blindar el poder adquisitivo del venezolano, es necesario que se deje “flotar libremente” la paridad DICOM en un régimen de subastas que soporten lo que los oferentes estén verdaderamente dispuestos a pagar por la divisa internacional, esto complementado con una medida de indexación automática de las escalas salariales en la misma proporción en la que fluctúe la paridad cambiaria; de manera tal que en la dinámica económica se alcance el punto de equilibrio, cerrando la brecha del diferencial cambiario, haciendo perder el atractivo a la inducción de la depreciación de la moneda y creando hasta incentivos para el ahorro en moneda nacional. Cuando se estabilice de forma sostenida la paridad cambiaria, hacer una nueva reconversión monetaria.

    Por lo demás, solo quedarían los respectivos consensos con los sectores productivos para sincerar las estructuras de costos reales y en base a las mismas establecer criterios racionales para determinar los regimenes de fijación de precios, garantizando la calidad de los productos y servicios, a su vez respetando los compromisos laborales, las obligaciones fiscales y los márgenes de ganancia de ley, como en cualquier parte del mundo.

    El cáncer tiene cura si se diagnostica a tiempo y se aplica oportunamente el tratamiento oncológico adecuado; no dejemos que haga metástasis y alcance su fase terminal. Solo el pueblo salva al pueblo. Viviremos, si vencemos.

    • CRÓNICA DE UN FRACASO ANUNCIADO.

      Finalmente presenciamos lo que hasta un niño de 5 años ya veía venir. La ANC debe dar un Golpe de Timón en el BCV, sus mecanismos de adjudicación de divisas solo sirven de caldo de cultivo para fomentar la estafa cambiaria y mantener vivo al Dólartoday para enriquecer a una minoría. Con el DICOM el pueblo asalariado no ha visto ninguna mejoría en cuanto al abastecimiento o a su incidencia sobre los precios, todo lo contrario, la escalada especulativa e inflacionaria sobrepasó los límites de criminalidad. ¿Será que nadie piensa hacer algo?
      …para la reflexión.

      http://www.laiguana.tv/articulos/65463-dolares-dicom-cambiar-cucuta

      • Alexander suscribo y comparto plenamente tus puntos de vista …ojala estas propuestas lleguen a la ANC…..ya no basta con hacer diagnósticos, hay que trazar políticas económicas radicales y diferentes a las ya ensayadas, sobre todo en materia salarial. Los diversos tipos de cambio han significado mayor vulnerabilidad, fueron hoy, la entrada a la especulacion monetaria y de precios como lo fue ayer en el gobierno de caldera el dolar brady.

  5. Hablando desde mi experiencia personal, no he visto como ha contribuido todo esto del socialismo y la revolución en mi bienestar, todo lo contrario cada día el sueldo me alcanza menos, he perdido 20 kilos de peso. Nos dijeron que los decretos de guerra económica servirían para mejorar la situación del país y solo ha empeorado, por eso no veo la constituyente como algo que vaya a mejorar las cosas. Solo puedo concluir que cada día soy mas pobre, dicen que en la cuarta se comía perrarina, ahora ni a mi perrito le puedo dar perrarina, ya se la deje de comprar porque se volvió un lujo, hasta el ha perdido peso, pero no lo puedo echar a la calle.

  6. Solución capitalista: Echar al perrito, no desperdiciar recursos en un animal inútil…. Solución neoliberal: Usar al perrito para ganar algo de dinero o venderlo….in extremis matarlo y venderlo en pinchos….pero realmente no hay ningun problema….siempre veo indigentes con sus perros, casi siempre mas de uno, cariñosa y fielmente se acompañan a pesar de su pobreza atroz que no les permite comer Perrarina ni dársela a sus perros….Mientras pensemos de acuerdo con los reflejos que nos han condicionado, en nuestra individualidad, no en el colectivo tendremos que: a 1.700.000 le han dado casa y a mi no…. y el Clap no me llega….. y los carros…. y las canaimas….. y las tarjetas de la patria…. y los pensionados…..!!!! y a mi que me importa, que hago yo con eso si estoy cada vez peor¡¡¡¡……. y por eso no tengo esperanza en que la Constituyente vaya a mejorar las cosas…..¿será posible algo así como una reingenieria o remasterización personal?……

  7. Excelente artículo Dra.Curcio, las ilustraciones son el complemento perfecto. Le comento que utilizamos sus escritos para las discusiones sobre la coyuntura en el Colectivo Gual y España, donde asistimos pocos dirigentes populares, jóvenes, viejos, mujeres y hombres del Edo. Vargas, todos muy complacidos con el aporte de “15yultimo”, muy estimulante de la visión crítica necesaria. Por favor allá en la redacción, no permitan que se embasure la escalera de los comentarios, con las opiniones perversas, procaces y deplorables de los laboratorios de la guerra sucia, ustedes no están obligados a publicar insultos a la inteligencia social.

  8. Seria interesante traficar el fenómeno de los últimos dos años, para digerir lo que esta pasando, con nuestro salario de empleados ya no podemos tomar ni un café en la calle.

  9. LA PREGUNTA ES ¿SERA POSIBLE PARAR ESTA ESPECULACIÓN? ES POSIBLE NEUTRALIZAR DOLLAR TODAY Y LAS MAFIAS DE LA FRONTERA?
    HOY DÍA HASTA LOS VENDEDORES DE HORTALIZAS AUMENTAN SUS PRECIOS CON EL PRETEXTO DE QUE EL DOLAR SUBIÓ, SE LES PREGUNTA SI ES QUE ELLOS COMPRAN DOLARES PARA IMPORTAR LAS HORTALIZAS DESDE NUESTROS CAMPOS…PERO EN UN MERCADO SIN CONTROL, CON POLÍTICAS FISCALES MUY LAXAS LA ESPECULACIÓN ES LA FUENTE DE GANANCIAS INMEDIATAS. Y SOLO BASTA QUE UN SECTOR POR RAZONES POLÍTICAS O ECONÓMICAS DECIDA AUMENTAR DE MANERA ESPECULATIVA SUS PRECIOS, PARA QUE EL RESTO DE LOS SECTORES QUE CONFLUYEN EN EL MERCADO HAGAN LO MISMO CON EL FIN DE MANTENER SUS EQUIVALENCIAS, MAS O MENOS HISTÓRICAMENTE SOSTENIDAS. DIGAMOS QUE, SI YO SIEMBRO PAPAS Y CON EL FRUTO DE LA VENTA DE UN KILO DE ESTA, COMPRABA UN KILO DE ARROZ Y AHORA REQUIERO 6 KILOS DE PAPAS PARA ADQUIRIR EL KILO DE ARROZ ES LÓGICO SUPONER QUE INTENTARE RESTABLECER LA VIEJA EQUIVALENCIA . MARX DECÍA ANTE ESTE FENÓMENO QUE LOS MERCADOS BUSCAN EL EQUILIBRIO. PERO HAY UN SECTOR AL QUE LE CUESTA REALIZAR AUMENTO DEL PRECIO DE SU MERCANCÍA DE MANERA INDEPENDIENTE, ESTE SECTOR ES EL SECTOR LABORAL CUYA MERCANCÍA ES SU TRABAJO, SU VIDA: LA FUENTE DE TODO VERDADERO VALOR. AL CAPITAL NO LE BASTA CON EXTRAER LA PLUSVALÍA SINO QUE EN EL MERCADO REALIZA UN NUEVO DESPOJO AL QUITARLE PODER ADQUISITIVO A LOS YA PRECARIOS SALARIOS. EL SISTEMA CAPITALISTA SE HA HECHO MUY COMPLEJO, GLOBALIZADO, CON OPERACIONES FINANCIERAS MUY COMPLEJAS- DERIVADOS Y DEMÁS- PERO AL FIN Y AL CABO SIGUE REDUCIENDOSE A LO MAS SIMPLE : LA EXPLOTACIÓN Y EL DESPOJO A LOS TRABAJADORES, BIEN SEA, QUE ESTOS SEAN LOS PROPIOS TRABAJADORES DE LOS PAÍSES HEGEMONICOS O DE LOS PAÍSES DE LA PERIFERIA O LOS PROPIOS PAÍSES COMO TAL …ES LA MISMA RELACIÓN DE EXPLOTACIÓN A MAYOR ESCALA…………………………………
    ………PERO EL DILEMA AL QUE QUIERO HACER REFERENCIA ES ¿ COMO PARAMOS EL DOLAR PARALELO?

    LA POLÍTICA MONETARIA PARA MI, ES LO FUNDAMENTAL. SOY DE LA OPINIÓN QUE LA EXISTENCIA DE VARIOS TIPOS DE CAMBIO NOS HIZO MAS VULNERABLE A LOS ATAQUES DE ESTA NATURALEZA E INTRODUJO MAYORES DISTORSIONES Y DESVIACIONES TANTO EN NUESTRA ECONOMÍA COMO EN LA CULTURA ECONÓMICA . ES DECIR, SIRVIÓ DE INCENTIVO MAS A LA ESPECULACIÓN QUE A LA PRODUCCION. ESPECULACION COMPRANDO Y VENDIENDO DIVISAS Y ESPECULACION DE PRECIOS QUE SE MUEVEN AL RITMO DE ESTAS. HAY QUE ROMPER URGENTEMENTE CON ESTO. LAS VICTORIAS POLITICAS OBTENIDAS HASTA AHORA SOLO PODRAN SER SOSTENIDAS SI DERROTAMOS LA GUERRA ECONOMICA, PERO ESTO PASA POR CORREGIR LOS ERRORES EN MATERIA DE POLÍTICA MONETARIA. NO EXISTE UN DOLAR BARATO , SIEMPRE TERMINA SIENDO EL DE MAYOR PRECIO EL QUE DEFINE LOS INTERCAMBIOS Y LAS EQUIVALENCIAS EN EL MERCADO Y HACIA ALLÁ SE MUEVEN LOS PRECIOS. NO OLVIDEMOS, EN EL MERCADO SE INTERCAMBIAN EQUIVALENTES. HAY VARIAS PROPUESTAS QUE ADICIONO A LOS 15 MOTORES:
    1-UN SOLO TIPO DE CAMBIO CERCANO O IGUAL AL PARALELO CON FLOTACIÓN.
    2-ESCALA MOVIL SALARIAL INDEXADO AL PRECIO DEL DOLAR PARALELO Y TOMANDO COMO REFERENCIA EL PROMEDIO EN DOLARES DEL SALARIO MÍNIMO LATINOAMERICANO.
    3-CONTROL DE PRECIOS DE ACUERDO A LA LEY…AUMENTARÍA A 50% EL MARGEN DE BENEFICIO.
    4- NUEVA LEY DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA –MAS GANANCIA MAS IMPUESTO. PARA DESESTIMULAR LA ESPECULACIÓN.
    5- IMPUESTO AGRESIVOS AL SECTOR INMOBILIARIOS DESPUES DE 3 VIVIENDAS…Y SOBRE TODO A LAS VIVIENDAS DESOCUPADAS.
    6- REESTRUCTURAR LOS ORGANISMOS DE CONTROL COMO EL SUNDE Y SENIAT MAYOR PROBIDAD ES NECESARIA.
    7-HAY QUE GENERAR MEJORES CANALES CON LA COMUNIDAD ,MAS ESTRECHOS Y EFICIENTES…PARA QUE EJERZAN CONTRALORIA SOCIAL.
    8- EL BOLÍVAR ORO….ESTRATEGIA INTERESANTE PARA EVITAR LA FUGA DE DIVISAS Y FOMENTAR INVERSIÓN Y AHORRO INTERNO.
    SON ALGUNAS IDEAS AL VUELO , SUSCRIBO LO QUE ALEXANDER RIERA ESCRIBE MAS ARRIBA Y ME PERMITO CULMINAR CON LO QUE EL ESCRIBE
    **Cuando se estabilice de forma sostenida la paridad cambiaria, hacer una nueva reconversión monetaria.

    Por lo demás, solo quedarían los respectivos consensos con los sectores productivos para sincerar las estructuras de costos reales y en base a las mismas establecer criterios racionales para determinar los regimenes de fijación de precios, garantizando la calidad de los productos y servicios, a su vez respetando los compromisos laborales, las obligaciones fiscales y los márgenes de ganancia de ley, como en cualquier parte del mundo.

    El cáncer tiene cura si se diagnostica a tiempo y se aplica oportunamente el tratamiento oncológico adecuado; no dejemos que haga metástasis y alcance su fase terminal. Solo el pueblo salva al pueblo. Viviremos, si vencemos.**

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*