El último round / Eso no es peo mío

últimoRound-

Por: Jessica Dos Santos Jardim

El pasado 30 de julio, yo salí a trabajar muy temprano, en el camino me tropecé con la madre de una antigua compañera de liceo, la señora iba, como reza el cliché periodístico, “rumbo a ejercer su derecho al voto”. La mujer me abrazó con el afecto de quien de una u otra forma tuvo algo que ver con nuestra crianza. En ese instante, yo recordé a su hija, una chama que esgrime no tener absolutamente nada que ver con el chavismo, odiarlo, querer desaparecerlo de la faz de la tierra. Se lo dice a los panas, lo publica por las redes sociales.

¿Niega a su madre? ¿La aborrece? ¿En qué punto del camino a la gente le empezó a dar pena, asco, rabia, tener a un familiar que piense distinto a sí mismo? ¿Por qué? ¿En qué medida el sentimiento es real y cuándo solo busca aparentar en el reino de lo público?

Yo hace unos días me tropecé con un viejo amigo que, por asuntos políticos, creo, y digo creo porque yo jamás he usado las redes sociales para agredir o responder a las agresiones de nadie, me eliminó de su perfil. Cuando eso ocurrió él juro públicamente que “en lo que me viese” me iba a decir de todo. Me vio… pero unos escasos 5 segundos, porque eso fue lo que tardó su mirada en clavarse en el asfalto e ignorar mi llamado.

¿Hasta dónde llega “la agresividad” 2.0? ¿Qué busca? ¿Qué la determina? ¿Es el primer paso antes de querer quemar gente por ahí? ¿Puede el contacto visual, auditivo, táctil, calmar el odio o lo acrecienta aún más?¿Qué se hace en estos casos?

Más o menos en la misma tónica, y mucho antes de que los crímenes políticos se normalizaran, tuve estudiantes que pasaron semanas en completo silencio y el día de las asignaciones me entregaron sus trabajos metidos en sobres, carpetas, etc., “y por fa no le vaya a decir a nadie, profe”:

¿Decir qué? Que ellos piensan de tal, o cual manera. ¿Cuándo nos empezó a dar miedo eso?

El chavismo no se salva. A la inversa ocurren cosas similares. Yo he visto al chavismo dudar de la convicción política de alguien porque es blanco(a), clase media-alta, “bonito(a)”,  hijo de fulanito de tal (opositor, claro), etc. ¿Desde cuándo nos creemos con la facultad de poner en tela de juicio la postura de otro a punta de pura entelequia? ¿Se deberá esto a la rara tendencia que tenemos de juzgar por juzgar? ¿De juzgar con base en lo impuesto?

Hace unos cuantos años yo salía con un hombre mucho mayor que yo, la razón era simple: yo lo quería. Tan simple que la gente se negaba a creerlo. Ante las miradas desconocidas  yo era una chula (aunque el carajo era y es todavía más pelabolas que yo) o tenía algún problema patológico, una rara necesidad de “protección paternal”, y no sé cuántas pendejadas más.

Recuerdo que en una ocasión estábamos en un localcito de Parque Central y el mesonero, que acababa de vernos protagonizando un tímido beso, se acercó a la mesa: “¿Qué desea el señor? ¿Y su hija que va a querer?”.

En aquel entonces su pregunta resquebrajó algo en mis adentros. Hoy entiendo que, como decía Blas Pascal, “el hombre está dispuesto siempre a negar o ridiculizar todo aquello que no comprende”, o que le da miedo, pero además supe lo profundamente hipócrita que puede ser nuestra sociedad.

En estos días he recordado mucho ese capítulo. En especial al ver todo el revuelo que generó en las redes sociales el embarazo de Lilian Tintori y la etiqueta aquella #QuiénPreñóALilian. El énfasis ha de ser en el terreno de lo político: si había visitas (maritales, además) y Leopoldo tan sistemáticamente torturado, pues al parecer, no estaba. Listo.

Del resto: ¿Es peo nuestro con quién se acuesta Lilian Tintori? ¿Si tiene o no sexo con Leopoldo? ¿Qué pasa con nuestras banderas de lucha cuando caemos en esto? ¿Qué tanto nos acercamos a la visión conservadora de tradición, familia y propiedad? ¿Podremos luego quejarnos del accionar de “medios” como La Patilla, Maduradas, etc., habiendo hecho exactamente lo mismo?, o acaso ¿hemos caído en el antiquísimo “lo que es igual no es trampa”?

A ver: ¿El presidente Nicolás Maduro y Cilia Flores tendrán una vida sexual muy activa? ¿Se habrán pegado los cachos alguna vez? O acerquémonos más: ¿Usted ha sido y le han sido fiel siempre? ¿Cómo es su rendimiento en la cama? Ahhhh… No es mi peo, ¿verdad? ¿Entonces? ¿Qué necesidad hay de hacer una telenovela con todo y con nada?

Sé que más de uno saldrá a decir: “Qué poco humor tienes, Jessica”, “Los venezolanos somos así”, “Este es el Caribe”, pero no. Este es el terreno de lo político, donde no hay términos medios, o usted agarra sus banderas y las ondea con más o menos consistencia (y digo más o menos porque no se puede obviar que todos hemos sido criados por este sistema) o usted se jodió. A mí, en lo personal, me ladilla cada vez que Maduro usa el “Capriloca” para referirse a Capriles y el cuento del BMW también.

¿Acaso no hay bastantes homosexuales en el alto gobierno? ¿Tiene algo de malo eso? ¿No hay otros señalamientos, verdaderamente negativos e importantes, que usar en contra de los adversarios políticos?

Si algo aprendimos en estos años es a exterminar el “argumento ad hominem” (argumento contra el hombre) de nuestro debate. No retrocedamos entonces. Al fin y al cabo, peor que no tener moral, es tener dos.

22 Comentarios en El último round / Eso no es peo mío

  1. Buen día
    Comparto algunos de tus planteamientos, pero en el caso de lilian, acaso ella no hizo de su vida privada un espectáculo público? Además, no utilizó ese espectáculo para promocionar su figura, su supuesto “sufrimiento” y hacer lobby para joder a Venezuela? Entonces desesmascarar esa falsa moral burguesa que representa la tintori, lastimosamente pasa por exponer qué era lo que realmente hacía mientras su maridito estaba siendo”torturado en las mazmorras del rrrréégimen”. Evidentemente que eso se prestó para hacer bromas de muy mal gusto, e incluso me enteré casualmente (porque como no soy muy asiduo a la porquería que rueda en las redes, ni sabía que había rodado la etiqueta esa de #quienpreñóalilian) que algunos habían llegado al extremo de insinuar que se había provocado un aborto; lo cual es bastante asqueroso y al final se cae en lo que tu estas criticando. Pero creo que desenmascarar el show que esa mujer protagonizó en estos últimos meses pasa necesaria y lastimosamente por ventilar ese tipo de episodios que no deberían ser del consumo público. Insisto, ella hizo de su vida privada, un espectáculo público y alí tienes las consecuencias……

  2. Interesante, muy interesantes sus desenfadadas reflexiones. las comparto sobre todo porque expresan el contenido de graves problemas de concepción y de filosofía de vida – pensamiento (prefiero vadear el término ideología) de voces sustanciales del Estado en Venezuela: el propio Presidente Maduro, quien ha hecho escena con muchos de los elementos que mencionas y otros más. Por ejemplo, sus persistentes comentarios homofóbicos no sólo ladillan sino que son francamente repudiables, porque son profundamente reaccionarios. Dicho esto con todo el respeto que se merece el compañero Presidente , pero que la verdad sea dicha.

  3. Es así. Hay que evitar los prejuicios a toda costa, hace un tiempo escribí un artículo sobre los gorditos, porque según cierta gente “nuestra” todo el que tiene unos kilitos de más es un enchufado asqueroso que goza de las mieles del poder en medio de las dificultades económicas. Tampoco estoy en desacuerdo cuando se descalifica al tarado de Freddy Guevara porque se fumó una vez un porro, es francamente estúpido y un exceso de balurdo conservadurismo. ¿Cuántos alcohólicos tenemos en altos puestos de gobierno? ahh pero eso sí es aceptado, porque por desgracia somos un país cañero. En fin, que no podemos quedarnos en detalles estúpidos. Qué viva el respeto a la diversidad y la tolerancia, algo desconocido por la extrema derecha supremacista, pero por favor no llevemos agua a ese molino (intolerancia) desde la izquierda. Te felicito por tu excelente artículo, como siempre …

    • Y los kilitos de más pueden tener decenas de explicaciones, a veces se deben incluso a mala nutrición. Y si, eso de “marihuanita Guevara” es algo ridículo: todo el mundo hace uso de alguna droga legalizada (alcohol, azúcar, etc) y buena parte del gobierno-chavismo en su juventud se fumo más de un porro, pero además el debate sobre los pro y contras de la legalización de la marihuana anda avanzando en buena parte del mundo y no estaría mal oírlo. Lo mismo aplica a los comentarios machistas, etc.

  4. hay que tener gallardia hasta con el enemigo, lo de epitetos, sobrenombres con cierto caracter discriminatorio desdice de nosotros….es una pena ….excelente articulo.

  5. LA FARÁNDULA EN POLÍTICA; A NADIE LE GUSTA, PERO A MUCHOS LES ENTRETIENE.

    Con el avance de la ciencia, la tecnología, las comunicaciones y el manejo de la información como soporte para la evolución del conocimiento en general; es decir, de las TIC’s, a la humanidad no se le ha dado la oportunidad de elegir entre emplearlas para su desarrollo o hacerse víctima de estas. En su lugar, tales avances más bien han servido como herramientas de manipulación de masas, al servicio de quienes conocen de su existencia, saben sacarle provecho particular y tienen las maneras de hacerlo para tratar de imponer líneas de pensamiento, estilos de vida, estereotipos, hábitos de consumo, modas, costumbres , transculturizaciones , creencias, leyendas urbanas y hasta cánones valorativos sobre “la verdad, lo bueno, lo malo y lo feo”; todo con tal de alcanzar sus propósitos, utilizando a las mayorías y poniéndolas al servicio de los intereses que defienden.

    En este sentido, ninguna noticia es inocente, ninguna imagen difundida es casual; ninguna película, espectáculo, programa televisivo, telenovela surge de la libre e independiente creatividad del autor y ningún comercial o aviso publicitario muestra la verdadera intención detrás del producto o servicio que se promociona. Así pues, en el entendido de esta situación y ante la arremetida mediática a la que estamos expuestos, se hace necesario emplear todo nuestro sentido crítico y nuestra capacidad de análisis para descifrar el mensaje encubierto al fondo de cada expresión transmitida por cualquiera de los canales de difusión perceptibles e imperceptibles, con los que voluntaria e involuntariamente interactuamos en el quehacer cotidiano, que abarca hasta esos comentarios tendenciosos e interesados de cualquier desconocido que a cada momento nos encontramos en las colas.

    Sin embargo, esto no es nuevo, solo que ahora con el 2.0 se han ideado nuevas estrategias comunicacionales para lograr efectos inmediatos y con alcance universal, pero en sí, el uso sigue siendo el mismo y en este particular referidos específicamente al dado por los centros de poder y la política, donde pareciera que desde siempre todo se vale y a todo lo que mediáticamente se le pueda sacar provecho para derrotar al adversario o a quienes se le opongan, se le debe echar mano, así involucre aspectos relacionados con la privacidad a la que todos tenemos derecho o se trate de escándalos familiares, pasionales o de corrupción, sean estos ciertos o falsos, de lo cual importantes personalidades han sido objeto y de la que a algunas hasta les ha costado la vida; por citar ciertos casos vale recordar la historia del vestido de Mónica Lewinsky, sin víctimas fatales y los tristes finales de Marilyn Monroe y Diana de Gales.

    Ahora, en el caso de la política venezolana nos ha tocado presenciar un verdadero escenario de guerra mediática, donde la artillería comunicacional del sector opositor ha enfilado por completo sus baterías para atacar al gobierno por todos los flancos, desde el posicionamiento de falsas matrices a nivel mundial para influenciar negativamente a la opinión pública y tratar de generar el rechazo mayoritario, hasta la capitalización de sus fallas y los desaciertos que se hayan podido tener al tratar de enfrentar la guerra económica con la que también lo atacan. Es acá donde se ponen en vigencia conceptos novedosos como el de fakes news o postverdad, también llamado plus mentira por Fernando Buen Abad, donde se utiliza cualquier espacio para malponer al Gobierno Bolivariano con su mensaje denigrador, desde organizaciones multiestatales, la gran prensa, corporaciones mediáticas, certámenes de belleza, premiaciones a figuras del espectáculo, eventos deportivo y hasta ceremonias religiosas, a través de cualquier vía (redes sociales, prensa, tv y hasta radio bemba), tergiversando la realidad con guiones preelaborados por quienes intentan derrocarlo.

    A tales efectos, al chavismo no le ha quedado opción sino salirle al paso utilizado estrategias comunicacionales para desmontarles sus mentiras y dejarlos al descubierto con sus mismas armas de guerra comunicacional y en su propio escenario mediático. A este respecto, es importante tener en cuenta a quien va dirigido el mensaje del chalequeo político que proviene del chavismo, ese mensaje no es para chavistas, que poco o nada congenian con la farándula o con escándalos sociales, ese mensaje es para el pueblo opositor, generalmente desclasado y para la gran masa manipulada que puede apoyar a uno u otro sector, según como le transmitan el mensaje; esto buscando hacer que entren en conciencia de cómo han sido utilizados, ya que según dicen algunos expertos de comunicación, es más fácil engañar a las masas que convencerlas de que fueron engañadas.

    En este orden de ideas, al hacerse virales etiquetas relacionadas con la paternidad del hijo de quien se erige como la personificación de la lealtad , no se trata de caer en temas triviales y criticar la vida ajena como lo haría cualquier comentarista de farándula como esos que a diario nos invaden la pantalla chica; no, se trata más bien de dejar en evidencia la falsedad del discurso que se pregona, ya que viajando por el mundo la implicada se victimiza y se presenta como la abnegada y sufrida esposa oprimida por el rrrégimen, que lucha al lado de su amado y admirado esposo, según ella, puesto preso por sus ideales de “justicia y libertad”, pero que cuya farsa se cae por sí sola por lo ya sabido; así pues la matriz que se intentó vender manipuladamente para satanizar al gobierno pierde toda clase de credibilidad ante sus propios seguidores y en consecuencia se derrumba un falso liderazgo fabricado por asesores de imagen a alguien que en momentos difíciles ni siquiera logra conservar la integridad de su núcleo familiar, de su relación de pareja y mucho menos la coherencia de su discurso.

    Otro tanto parecido sucede en cuanto a expresiones alusivas a la identidad sexual de cierto líder opositor, que para nada buscan caer en descalificaciones por tal condición, ya que cada quien administra sus gustos como mejor le place y si algo hay que dejar en claro es que eso siempre ha sido respetado y reconocido por el Gobierno Bolivariano; sin embargo, sobre este aspecto es importante acotar que el mensaje oficial lo que intenta poner en evidencia, al igual que en el caso anterior, es el doble discurso con el que se arremete contra el modelo socialista y se presentan ellos como la alternativa correcta de progreso, pero sin propuestas concretas, engañando a las masas, tal como lo hacen con la falsedad de una imagen varonil y de hombre de pueblo, en la que la inmensa mayoría de la sociedad venezolana le gustaría verse representada en apego a sus referentes tradicionales, que se muestra al electorado para lograr aceptación y por la vía del fraude publicitario hacerse del poder, pero cuyos intereses y propósitos no precisamente se corresponden con las expectativas de ese pueblo o buscan su bienestar; para muestra, el incumplimiento de las promesas electorales de la manito de cara a la victoria obtenida en los comicios parlamentarios del 2015.

    En líneas generales, esta forma de hacer política no suele ser muy agradable para quien espera un debate de altura o un escenario de confrontación de planteamientos bajo los principios éticos de la realpolitik, pero así lo ha querido la derecha transnacional, donde el formato es impuesto desde los centros de poder, es por ello que para nada les importa si la figura que eligen como líder político tenga o no formación o capacidad intelectual sobre la materia; así hemos visto como la Casa Blanca ha sido ocupada hasta por cierto personaje salido del séptimo arte y más recientemente por alguien de cuya máxima experiencia se le conoce que es en el manejo de las franquicias de la industria de los reinados de belleza, así que no nos extrañe si el próximo candidato de la oposición venezolana para las elecciones presidenciales sea el Zar de la Belleza. Ahora, esto es muy peligroso, porque así como se fabrican líderes, también se fabrican villanos y con ello justifican guerras, invasiones y derrocamiento de presidentes legítimamente electos, para colocar a quienes sirven a sus propósitos de mantener la hegemonía imperial. En este contexto, sin dejar de dar importancia a los problemas reales, el chavismo cada día más busca perfeccionar sus estrategias comunicacionales para no permitir que prospere ningún ataque de esta y cualquier otra naturaleza; entretanto, les encara desmontando falsas matrices con el recurso que tenga a disposición y le sea efectivo al momento, de acuerdo a la semiótica bajo la cual hemos sido formados, porque si se deja pasar mucho tiempo, puede no tenerse oportunidad para reaccionar y las consecuencias serían lamentables.

    Para cerrar, mientras le hacemos frente a la coyuntura que nadie desconoce, el llamado es a que en pleno uso de nuestro libre albedrío, decodifiquemos el mensaje encriptado proveniente de ambos bando con total apertura, conexión con la realidad, en sintonía con el interés colectivo y no como cierta parcialidad nos lo quiera hacer ver para manipular la conciencia en beneficio propio, para que en virtud de ello aprendamos a diferenciar entre lo conveniente y lo oportuno. De esta manera concluyo; no importa como lo transmita el mensajero, porque esa es su estrategia para llegarle a cuantos más pueda, lo importante es entender el propósito y comprobar la veracidad del mensaje.

    Una verdadera revolución comienza desde la evolución de la conciencia.

    • — C O R R E C C I Ó N —

      En la frase:
      confrontación de planteamientos bajo los principios éticos de la realpolitik,

      quice decir:
      confrontación de planteamientos bajo los principios éticos y no de la realpolitik.

  6. Suscribo su planteamiento sobre todo cuando se trata de un jefe de Estado, no deberíamos darnos el lujo de perder tiempo en el descrédito fatuo con tantos elementos que se pueden esgrimir en contra de las posturas y acciones opositoras.

    • Amiga, la derecha le declaró la guerra al gobierno, y un guerra muy sucia, por cierto. Para pruebas, el más reciente reportaje de Telesur sobre la fabricación de una noticia falsa desde Colombia que ahora mismo circula por las redes. Así que no podemos darnos el lujo de seguir poniendo la otra mejilla, sino terminaremos todos crucificados y ya tuvimos quien lo hiciera por nosotros; obligado es dar la batalla, bajar las armas mediáticas es correr el mismo riesgo que corrió Gaddafi cuando entregó las armas.

      Saludos.

  7. El tema de que no esta bien burlarse de los defectos o problemas personales de la oposición esta bien pero si en realidad estamos en una guerra y la oposición se burla de los políticos del chavismo y para el venezolano en su mayori la diversión el humor es importante y tanto asi q prefieren a un malo divertido q un bueno aburrido entonces esa estrategias de burlarse de los políticos de la oposición no esta nada mal porque es lo q le gusta a la gente

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*