La corrupción: el uso privado de la cosa pública

Corruption-640x366

Por: Marco Teruggi

Con la Asamblea Nacional Constituyente está en debate el modelo de sociedad. Dentro de él, la economía ocupa un lugar medular: el pan de cada día es necesario para lo demás, salvo en momento de excepcionalidad política, que, se sabe, no son eternos. Ese pan puede ser garantizado por un privado, por el Estado, por una comunidad organizada, o por una alianza entre partes. Parece ser un consenso dentro del chavismo para este momento y los años próximos que vendrán.

Dentro de ese posible consenso existen debates. Uno de ellos tiene que ver con lo estatal. El punto de acuerdo es que su intervención es necesaria, y ciertas ramas de la economía deben estar bajo su control. Sería necesario determinar cuáles, según los objetivos para la etapa que atravesamos y en la perspectiva de transición al socialismo. Sin embargo, la discusión suele presentarse con dificultad para hacer balances de los dieciocho años de intentos, ensayos, planes ya ejecutados. ¿Qué se pudo y qué no? ¿Por qué?

El asunto parece pendiente. La derecha lo salda de la manera que necesita para construir su sentido común neoliberal: el Estado es ineficiente, el privado en cambio sí sabe gestionar. La argumentación para revertir esa matriz se centra sobre todo en desmontar el mito del gran empresariado eficiente y popular, demostrar las mafias y el parasitismo que ha mantenido con las divisas estatales. Pero en cuanto al Estado como tal: ¿qué sucede con la producción bajo su control, con las empresas que se expropiaron, compraron, fundaron, con los planes de desarrollo agrícolas, los objetivos trazados? Ahí parece estar la zona compleja, que, al abordarse poco, dificulta el debate sobre el modelo, posibles medidas centrales a tomar en este país bajo guerra, donde el Estado debe tener un papel vertebral.

***

Particularizar la discusión puede reducir su alcance, llevarlo a detalles que no son el punto que acá se busca. Hacerlo en abstracto puede quitarle fuerza a la argumentación. A modo de equilibrio imposible voy a poner una experiencia reciente: el debate con obreros del Central Azucarero Ezequiel Zamora, y con productores agrícolas en el Centro Técnico Productivo Socialista Florentino, ambos en Barinas, de propiedad estatal. La conclusión a la que se llega es que los proyectos estuvieron bien planteados según las capacidades del territorio, los mercados de compra y venta, y sin embargo no lograron desarrollarse. Funcionan en un porcentaje de producción inferior de lo que podrían según su capacidad instalada, que no es tampoco la que debía ser definitiva, ya que tenían, según el plan, que ampliarse.

¿Qué sucedió entonces? ¿Qué razones impidieron el desenvolvimiento de esas empresas? No se trata en estos casos, como sí sucedió en otros, de compras de empresas que estaban por ser quebradas por sus dueños, con maquinaria obsoleta y mercados cerrados. Las respuestas entonces son varias, pero se concentran en un punto: la corrupción, es decir el mal manejo de los fondos, la utilización de lo público para beneficio personal/familiar, como, por ejemplo, dinero que llegó y no fue invertido, ganado y maquinarias vendidas ilegalmente ‒el universo de la corrupción es mucho más amplio‒: evasión de impuestos, cuentas en paraísos fiscales, sobrefacturaciones y un etcétera en el cual los grandes empresarios son expertos.

Se trata de un tema de difícil abordaje, porque, en parte, es un arma con la cual la derecha ‒inmersa hasta el cuello en la corrupción‒ ataca a todos los procesos progresistas y revolucionarios. El problema es que las explicaciones que no proporcionamos son dadas por esos mismos otros. Quien, desde filas propias, aborda este asunto es, por ejemplo, Álvaro García Linera; en una entrevista reciente acuna conceptos como el de la “democratización de la micro-corrupción” y plantea la pregunta central: ¿qué hacer ante ese problema?

“Es un hecho que te corroe la moral, y la única fuerza que uno tiene cuando se viene de abajo es su fuerza moral (…) Si te vuelves tolerante pierdes tu fuerza moral (…) Si pierdes moralmente pierdes generacionalmente, la peor derrota de un revolucionario es la derrota moral, puedes perder en elecciones, perder militarmente, perder la vida, pero sigue en pie tu principio, tu credibilidad, cuando pierdes la moral ya no te levantas”. Explica, con el énfasis puesto en la dimensión moral, y la necesidad de identificar a los responsables, juzgar, golpearse a sí mismo.

Ese impacto moral es evidente. En particular por la impunidad que generalmente ha existido ante estas situaciones. Podrían pensarse varias hipótesis para explicar que se haya aplicado centralmente la lógica de sancionar con apartar del cargo ‒a veces para ir a un puesto de igual importancia‒ y no la de enjuiciar: la cultura política, la correlación de fuerzas, la falta de seguimiento que permitan conducir los casos a la justicia. Seguramente existan más explicaciones. La falta de castigo a los responsables afecta a obreros, productores agrícolas, habitantes de la zona, del país, a la batalla de ideas de la revolución, su construcción de sentido común.

Existe otra dimensión además de la moral: la económica. Pongamos un caso que aparece sistemáticamente en cada comuna, territorio agrícola: Agropatria, la empresa estatal que debe suministrar insumos para la producción. Todas las descripciones señalan que la empresa no suele tener los insumos necesarios, y esos mismos insumos son revendidos por redes de bachaqueros. Las investigaciones conducen a la complicidad entre personas de la empresa y revendedores. La ganancia para los corruptos y las mafias es grande, el peso para los productores también: sus costos de producción se elevan, sus ganancias disminuyen, los precios ‒con beneficios extraordinarios para los intermediarios‒ aumentan, la capacidad adquisitiva se ve golpeada, la guerra se agudiza para los sectores populares.

Debatir las causas de la situación de la economía estatal es clave para abordar el modelo y las medidas necesarias, inmediatas y estratégicas. La hipótesis es que el problema no es el modelo ‒como señala la derecha‒ sino que no se logró desarrollar como previsto en la estrategia. Eso se debe, en parte, por la corrupción que ha frenado, a veces quebrado, iniciativas claves. Lo señaló Nicolás Maduro en su discurso ante la Asamblea Nacional Constituyente: “Lo nuevo no termina de nacer, y a veces se echa a morir por culpa de la burocracia y la corrupción. Y lo viejo no termina de morir, y a veces se viene con un puñal a matar lo nuevo”. La corrupción en la esfera estatal no es obra del chavismo sino parte endémica de la formación económica, política y estatal petrolera, un lubricante constitutivo del capitalismo. No es un problema nuevo, ni se resuelve con una estocada mágica.

***

Han existido varios arrestos en las últimas semanas: en el Ministerio Público, en Pdvsa, en el Hospital de Valencia, y Maduro ha pedido retomar la investigación de Cadivi. Si se le suma también el caso, por ejemplo, de Pequiven, a principios de año, el resultado es que el problema afecta áreas claves del Estado para el desarrollo económico, y que existen responsabilidades en altas esferas. Las capacidades para enfrentar los ataques de guerra serían de otra magnitud con una estatalidad con capacidad productiva consolidada, una justicia en las zonas donde la corrupción se ha instalado y coincide con los planes de quienes conducen la estrategia contra Venezuela. Una coincidencia que puede explicarse por la acción de los factores de guerra para generar corrupción en áreas y territorios geográficos estratégicos.

Esto último ubica la corrupción dentro del problema mayor actual: el plan de recuperación del poder económico por parte del bloque golpista, dirigido desde Estados Unidos. Las desviaciones de fondos/complicidades de frontera/falta de seguimiento/saboteo, tienen por objetivo ‒para quienes dirigen la guerra‒ engranarse en la paralización de la economía para asfixiar a la población. Pero cumplen también otro objetivo, el de descomponer el tejido social, romper las solidaridades populares. Se ha visto en los últimos tiempos cómo la corrupción ha ido en ascenso en el espacio público cotidiano, en lo pequeño, una “democratización de la microcorrupción” ‒analizada por García Linera‒ pero ya no solamente en el Estado sino también en la sociedad.

Es central ejercer la justicia, aplicar el peso del Estado sobre el mismo Estado, sobre los grandes privados, empezar de arriba, desde dentro, para llegar aguas abajo ‒lo popular no es sinónimo automático de inocencia‒. Es necesario hacerlo para aplicar las medidas tomadas, impulsar la fuerza económica propia que puede desarrollar el Estado ‒que se da de manera exitosa en algunas experiencias‒, acompañar el desarrollo social/comunal, establecer acuerdos con el sector privado que se cumplan y no terminen siendo una fuente de enriquecimiento ilegal.

Necesitamos debatir el Estado, su potencia y sus fallas, balancear lo hecho, corregirlo en nuestra estrategia, ponerles nombre a los responsables de los robos y enjuiciarlos, y no volver a crear las mismas estructuras que no se sostienen por sus lógicas de funcionamiento, faltas de seguimiento y castigo. De lo contrario se puede correr el riesgo de repetir errores, no lograr construir soluciones necesarias en este cuadro de guerra, y mantener una cultura de impunidad que, se sabe, genera más impunidad.

9 Comentarios en La corrupción: el uso privado de la cosa pública

  1. Buenas Tardes,,Estoy totalmente de acuerdo con el relato hecho, pero debe de tomarse en cuenta aquella frase celebre”GOLPE DE TIMON” que no se realizo, y permanecen los mismos actores que no han permitido, el avance del socialismo. Hay diversos camaradas, capaces y honrados, para sacar adelante al pais, pero a algunos se les quebro la moral (sic). Es necesario buscar a los capaces, incorporarlos y reinventar, todo los planes de desarrollo para hacer este pais un paraiso, el tiempo y la historia nos juzgara, sino lo hacemos en este momento. Estamos a tiempo..Hagamoslo!!!!

  2. UNA CULTURA DE IMPUNIDAD GENERA MAS IMPUNIDAD

    El dilema es que esa es nuestra cultura…..es decir se hizo cultura a lo largo de décadas….y la edulcoramos llamándola ” viveza criolla” y la facilitamos cuando decíamos y decimos aun “ellos roban , pero dejan robar” o ” no me de, pongame donde hay” y frases así por el estilo…pero ademas hay un sustrato, hay algo mas al fondo y bastante aparente…los salarios. Dificulto que en un pais donde el sueldo mínimo es un salario de subsistencia, donde se aplica a muchos oficios cualificados, y donde los profesionales tampoco son bien pagados – ejemplo para el mes de mayo el sueldo base de un medico especialista con sub-especialidad era de 190 mil bolívares mas los beneficios de ley, bonos y demás… logra los 400 a punta de guardias nocturnas, – en un país así donde no se valora el trabajo, ni la honestidad ,donde no se valora a las personas por lo que son, sino por lo que tienen…es difícil tener una moral y una ética muy alta. Dudo que un funcionario al que le toque supervisar o sancionar a un comerciante inescrupuloso,cuando este le “ofrezca” hacerse la vista gorda, ignore su sustanciosa y bien “acompañada” petición, mientras no superemos la cultura de pagar lo menos posible para ganar mas, seguiremos teniendo este tipo de corrupción en todas los espacios del quehacer económico de la nación…debemos superar esa miseria del salario mínimo para todos…cuando este debería ser solo para un aprendiz y por el periodo que dure ese aprendizaje…¿.que amor puede tener por su trabajo el obrero del aseo urbano? cumple una importante función social ….porque no es bien remunerado?… y como ese oficio muchos.., los maestros y profesores del sector privado para citar otros…en fin el primer acto de corrupción y robo son los salarios que en general devengan nuestros trabajadores….hay que reorganizar y tabular estableciendo la necesaria correspondencia con un buen nivel de vida, todos los oficios, servicios y precios en el país, con mayor igualdad y sin menosprecio del tipo de trabajo que se desempeñe…cuando el empleado, el obrero, el policía, el funcionario, el profesional obtenga con su trabajo lo que necesita para un buen vivir ….sera prácticamente incorruptible y sobre todo si cometida una falta la sanción le haría perder ese buen vivir. LAS SOLUCIONES AL PROBLEMA DE LA CORRUPCIÓN PASAN POR AQUÍ…..RE-ENFOQUEMOS.

  3. A propósito de este artículo, quisiera hacer un aporte reenviando un planteamiento de mi autoría que en su momento formulé a propósito del artículo de Luis Salas titulado “Volvamos a hablar de congelamiento de precios”, como parte del debate que se abrió. El comentario dice así:

    EL LIBRE MERCADO EN VENEZUELA Y LA PROFECÍA DEL LOBO Y EL CORDERO.

    Cualquier modelo de desarrollo que se intente llevar a la práctica en nuestro país, más que pretender hacerlo obedecer a algún esquemas de recetas cuya viabilidad aún no haya sido demostrada objetivamente, debe centrarse en la naturaleza de los propósitos que persigue y a quién o a quienes satisface, a su vez debe corresponderse con nuestras realidades históricas, considerando en su verdadero contexto, las circunstancias que han marcado el proceso evolutivo de nuestro sistema político y socioeconómico y el porqué de las diferentes coyunturas que se han atravesado.

    En primer lugar es necesario recordar de dónde venimos, significando dos características muy particulares de nuestra genealogía como república, una es la precedente configuración política original que adoptó la corona española para la administración de nuestra región luego de tomar posesión de ella, que le dio la forma de capitanía general, a diferencia de otras que fueron tratadas como virreinatos; donde por haberse concebido así, estuvo gobernada por funcionarios al servicio de la monarquía sin ningún tipo de compromiso moral o vínculo afectivo con esta, más allá del interés meramente crematístico, lo cual al no haber ningún tipo de afinidad con la familia real dio origen a lo que hoy llamamos viveza criolla y en consecuencia a los vicios de corrupción para acumular fortuna propia, que desde entonces hasta ahora han estado siempre presentes en la administración de la actual cosa pública.

    Cabe destacar que en el caso de los virreinatos, fue un tanto diferente ya que estuvieron a cargo de personalidades de origen noble y hasta emparentados con la realeza, donde sin dejar de estar presentes los mismos malos manejos en la administración de las riquezas, hubo un poco más de discreción por encubrirse bajo cierto espíritu conservador de supuesta lealtad hacia su linaje y por el reconocimiento de las potestades del reinado del que se asumían como parte, por tanto con derechos sobre la colonia.

    De continuidad con lo anterior, se tiene la segunda característica de nuestra génesis y es la que subyace del proceso independentista impulsado por nuestros grandes próceres y libertadores con ideales revolucionarios, pero donde no debemos pasar por alto que en este proceso también se tuvo la participación de muchos de esos funcionarios que se rebelaron contra la corona con el único interés de relevarla para empoderarse de los bienes de la naciente república, abrogándose ese derecho por haber participado en la gesta emancipadora; de lo que posteriormente surgió dentro de los estratos de poder la dominación de una clase mantuana que dio origen a la conformación de estructuras políticas y socioeconómicas al servicio de una élite considerada como “los Amos del Valle”, mientras los esclavos que liberaron pasaron a conformar las clases empobrecidas bajo su mando, pero en forma de peones, de donde proviene el proletariado de hoy.

    Es de hacer notar que esta clase representada por la oligarquía criolla fue la que predominó por todos los años subsiguientes y hasta finales del siglo pasado, operando bajo un modelo de acumulación de fortuna basado en mecanismos de apropiación de la renta y no de desarrollo económico de la nación, que es precisamente lo que se ha buscado revertir a favor de las mayorías con la llegada de Hugo Chávez, proponiendo esquemas productivos de generación de riquezas combinados con sistemas equitativos de distribución de la misma, a lo cual es lo que se oponen esas viejas estructuras de poder y hoy día vuelven por sus fueros y arrecian contra el pueblo para no perder sus privilegios.

    Es así como dentro de estas estructuras de poder surgen los cárteles monopólico u oligopólicos que impusieron en la idiosincrasia de la sociedad venezolana una cultura especulativa de comercialización y distribución en búsqueda de la máxima ganancia a expensas de los altos márgenes de usura que se le endosan al consumidor final, donde la expectativa como emprendedor es la de enriquecerse en un muy corto plazo, sin ningún código de ética, ni criterio económico racional, que vaya más allá de la tenencia de las tierras, la posesión de los recursos naturales y la mera explotación de la mano de obra barata, con la mínima inversión, sin mayores esfuerzos y con las garantías del Estado para que les exonere de cualquier riesgo y les facilite las vías para la evasión de obligaciones fiscales, llegando incluso hasta hacer más lucrativa la actividad importadora para extracción de rentas, con la llamada economía de puertos.

    Todo lo expuesto signado además por la psicología de mercado presente en nuestra economía por los patrones de consumo y por conductas compulsivas que nos han sido impuestas, donde entran en juego las estrategias de marketing de las transnacionales como mecanismo de dominación para posicionar su producción y para apoderarse de nuestros recursos naturales y energéticos, a las cuales los captadores de renta (que están en todas partes) sin ningún tipo de identificación con el interés patrio y en alianza con estos neocolonizadores, les hacen el juego y emplean cualquier artilugio con tal de enriquecerse a costa de lo que fuere.

    Cómo contraparte y por si lo ya dicho fuera poco, a todo ello se le suma el accionar de algunos de los más desfavorecidos, víctimas de las injusticias del sistema imperante, que en su lucha por la supervivencia o simplemente por querer encontrar un atajo para superar alguna adversidad, se justifican al incurrir en la domesticación del fraude capitalista, creyéndose con derechos ante la permitida impunidad corporativa. Por fortuna, el grupo de los honestos sigue conformado por la inmensa mayoría, pero de seguir proliferando la voracidad del rentismo capitalista, muy pronto pasará a integrar la lista de especies en extinción.

    De esta manera y en pleno conocimiento de cuál ha sido nuestra realidad histórica es que podemos asimilar el porqué es inviable la implantación del sueño neoliberal de quienes erróneamente lo quieren interpretar como el cumplimiento de los vaticinios del Profeta Isaías cuando dijo que el lobo y el cordero pacerían juntos; pues no, el sistema neoliberal se trata precisamente de todo lo contrario; es más, es el mejor ejemplo de lo que sucede de forma literal cuando se encuentran estas dos especies. Quizá en Venezuela podamos llegar a ensayar algún modelo con ciertas libertades, pero solo cuando estemos preparados para que, por ejemplo, la venta de los periódicos sea por autoservicio con dispensadores en lugares públicos sin vigilancia alguna, donde el lector tome su ejemplar y deposite el importe en dinero en el compartimiento para su recolección. Mientras tenemos que mantener los controles que sean necesarios, de lo contrario, tendríamos que asumir las consecuencias, como le toca a quien padece de ninfomanía y no se somete a tratamientos para el control de la natalidad (perdonen si el ejemplo les parece machista).

    Entonces, ¿cuál sería la salida? Simple, la salida es el socialismo, pero un socialismo de verdad, no un capitalismo de estado disfrazado de comunismo, ni tampoco un sistema rentista de distribución de bienestar cuando los precios del petróleo están en 100$, no, un verdadero socialismo debe partir de preceptos que consideren fundamentos basados en modelos de equilibrio como el desarrollado por Nash a través de su teorías de juegos cooperativos o de suma no cero, donde ganen todas las partes y se revierta el modelo capitalista que da cabida a maniobras en las que para que ganen pocos es necesario que muchos pierdan.

    Esto en la práctica, debe apuntar a esquemas productivos centrados en el valor del trabajo como fuente generadora de riquezas y no en el capital, donde si bien se reconozca el valor de este como recurso, la plusvalía sea distribuida uniformemente entre quienes la generan conforme al esfuerzo invertido y no que pase a engrosar las arcas de quienes detentan tal recurso. Solo así propiciando fórmulas de tratamiento para ofrecer igualdad de oportunidades a cada quien según el esfuerzo que se disponga aplicar y en consecuencia, su correspondiente retribución por los resultados obtenidos, es que se logra alcanzar el equilibrio perfecto para que todas las partes puedan coexistir simbióticamente y en perfecta armonía.

    Claro está para llegar a esto, es necesario comenzar rompiendo flagelos como el de la degeneración del sistema cambiario venezolano que he venido planteando … De no actuar, no nos quedará más que presenciar como el lobo se devora al cordero, echados al ruedo por quienes no vieron resultados con lo que creyeron que era socialismo y le dieron un voto de confianza a la fantasía neoliberal del libre mercado.

    Solo el pueblo salva al pueblo. Viviremos, si vencemos.

  4. Al inicio de la lectura de este artículo, ya podemos notar la primera falla en este “Análisis” sobre la corrupción en nuestra patria Venezuela, y es que el gran problema de la nueva Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en la que muchos centramos “cierta” esperanza comenzó con una gran falla: Sus dirigentes, sus directivos, los “Manda Más”, son los mismos protagonistas que han llevado las riendas del país y han tenido cargos protagónicos y de relevancia en el gobierno en los últimos años, ya conociendo todos los venezolanos la ineficacia, la complacencia y la complicidad que se ha tenido con los grandes actos de corrupción en la administración pública que se han generado en nuestro país en estos últimos años. Es fácil notar que los constituyentistas electos, aquellos que son los nuevos actores, aquellos que no provienen de la “crema” del chavismo simplemente están allí para dar discursos y en lo mediático crear en el pueblo la falsa ilusión de que están participando y generando políticas para llevar el país hacia adelante, cuando lo cierto es que esa “crema” del chavismo y que ahora es directiva de la ANC son quienes realmente trazan las directrices y toman las decisiones conjuntamente con el gobierno central.

    Por otra parte y para culminar, quedo altamente sorprendido cuando sigo leyendo el extenso artículo y solo leo sobre corrupción del sector privado y nada sobre la corrupción de la administración pública y de opiniones de como atacarla. ¿CORRUPCIÓN DEL SECTOR PRIVADO EMPRESARIAL?, ¡por supuesto que lo hay y mucha! y en muchos de los casos con ayuda y complicidad de entes gubernamentales. Pero: ¿PORQUE NO HABLAR DE LA CORRUPCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA?, si sabemos que el desangre que ha tenido el país en los últimos años en mayor medida ha venido desde allí. Solo por nombrar UN SOLO CASO podríamos hablar del tema CADIVI y los miles de millones de dólares que se ROBARON (se estiman al menos 225 mil millones de dólares). Particularmente recuerdo cuando el actual Presidente de la República, a pocos meses de haber sido electo dijo que en las próximas semanas anunciaría al país los responsables del desfalco a la nación por el tema CADIVI, de eso ya han pasado varios años y nunca se dijo nada, ¿QUE PASÓ CON ESO? ¿PORQUE NO SE DIJO NADA? ¿A QUIENES ESTÁN ENCUBRIENDO? ¿QUE TANTO SALPICA ESTE TEMA A LOS ALTOS DIRIGENTES DE GOBIERNO?, son preguntas que se generan en la población, en la mente de los venezolanos.

    Ya han pasado muchos años y aún vivimos EL CHANTAJE de que hablar de estos temas de corrupción en el gobierno y buscar los culpables en los altos niveles, es ser “Quinta columna”, “Escualido” o “Infiltrado”, mientras EL PUEBLO SUFRE actualmente las graves consecuencias de una corrupción bestial!, muy posiblemente la peor que haya vivido Venezuela en su historia Republicana.

  5. Interesante debate, indudablemente es un tema central el problema de la corrupción en sus distintas facetas, niveles y lugares. Ante este fenómeno NO PROPIO DE LA SOCIEDAD QUÉ QUEREMOS CONSTRUIR, necesario es un sistema de justicia que responda no a una lógica de justicia burguesa, sino que responda a principios ético y morales de la nueva sociedad por construir, e allí una piedra en el zapato, pues un % importante de los sujetos formados en esta área esta impregnados de una lógica instaurada desde la colonia es aquí un desafío de hacer revolución dentro de este sistema judicial burgués (TODO LO NUEVO NACE CONTAMINADO DE LO VIEJO). Por otro lado y no menos importante es el tema de la gestión e allí otro desafío en la revolución no hemos logrado romper con una lógica burguesa ADECA de colocar en los cargos de dirección cuadros medios amigos, recomendados, protegidos, familiares, etc. (todo un club de amigos y fanático aduladores) que más que atender a las grandes líneas programáticas, estratégicas de la revolución responden a intereses particulares o pequeños grupales para mantenerse y ocupar espacio reproduciendo lógicas burguesas, todo bajo el amparo de una. Formación técnico académica sin identidad política ideológica sobre la sociedad por construir, ahora bien que papel a jugado los partidos de. La revolución en este aspecto? Tienes los. partido una caracterización, perfil de sus cuadros? De manera de construir equipos de trabajo que aceleren los procesos de la resolución, existen escuelas, observatorios, espacios para elevar los niveles de conciencia. de clase en la militancia y en la sociedad? ¡Qué no responda a un club de amigos! (TODA LA PATRIA UNA ESCUELA), este mal que se reproduce por doquier atenta e impacta negativamente en la gestión de gobierno reproduciendo prácticas burguesa como el clientelismo político y el asistencialismo que secuestran la participación protagonica del pueblo.
    En otro orden de idea, es necesario los contextos donde se desarrollaron los proyectos, no pretendo ser abogado del diablo pero muchos de los proyectos se desarrollaron en zonas donde existía pobreza extrema o en su defecto no existía nada y e allí una consideración pues la revolución hoy puede mostrar al mundo indicadores favorable en lo social, este creo que para las zonas rurales fue el costo que se debió pagar para avanzar, además de en tales circunstancias muchos en cargos de dirección les tocó aprender donde unos se los llevo la lógica burguesa y otros apartados por honestos ante esto queda camaradas asumir nuestros errores, para afrontar los desafíos del por venir de nuestra patria…

  6. La Politica es un negocio jugoso, dustancioso y apetitoso. Tomamndo em cuenta varias opiniones de aca esto es mas de lo mismo los mismos protagonistas esto parece la pelicula Terminator. Es toda una saga hoy buenl mañana es malo y despues vuelve a ser bueno pero el mismo personaje. Aqui todos los llamados politicos en publico se odian a muerte en privado son socios y amigos. Ahora y que en el exterior haciendo reuniones de dialogo para que esto mejore; ¿cuando mejoramos asi?

  7. En esta guerra alimentaria contra el pueblo, tod@s debemos intervenir en lo agrícola, en la producción local de alimentos, en la distribución directa. Si nos organizamos venceremos la corrupción y desplazaremos al Ministerio de Agricultura que con su inepto titular, está casi borrado del mapa productivo de país, con solo acciones intermitentes a favor de los grandes importadores , trasvestidos de productores.

  8. Excelente artículo y aprovecho para dar a conocer mis ideas de cómo combatir la corrupción en los estamentos públicos, a través de esta nota que publicó ayer Aporrea

    Constituyentistas: ¿Quieren acabar con la corrupción? Comiencen por aquí …

    Por: Iván Oliver Rugeles | Lunes, 18/09/2017 09:24 AM | Versión para imprimir

    “Necesitamos debatir el Estado, su potencia y sus fallas, balancear lo hecho, corregirlo en nuestra estrategia, ponerles nombre a los responsables de los robos y enjuiciarlos, y no volver a crear las mismas estructuras que no se sostienen por sus lógicas de funcionamiento, faltas de seguimiento y castigo. De lo contrario se puede correr el riesgo de repetir errores, no lograr construir soluciones necesarias en este cuadro de guerra, y mantener una cultura de impunidad que, se sabe, genera más impunidad.”

    Marco Teruggi (15 y Último – Un resuelve de ideas)

    Este es un tema para reiterarlo y replantearlo tantas veces como se pueda y bajo muy variadas argumentaciones, pues cualquiera que éstas sean, siempre serán útiles hacia el objetivo de ubicar con la mayor claridad y lo más rápido posible, el camino que nos conduzca a la definitiva erradicación de la corrupción en los estamentos del Estado que ha llegado a convertirse, sin la menor duda, en el “clip” o en la grapa que amarra a una importante cantidad de expedientes referidos a contrataciones públicas en nuestro país, sin decir que lo son todos, porque estamos bien seguros de que en la burocracia oficial abunda gente honorable y recta que está haciendo bien su trabajo para impedir que los corruptos intenten colarse en sus espacios…

    Desde hace muchos años venimos sosteniendo de mil maneras que la lucha contra la corrupción en los estamentos públicos reclama de una política de Estado muy precisa y de largo aliento, cuyo primer y más importante soporte debe ser una legislación que abra la posibilidad cierta para que la participación del pueblo sea una realidad, de manera que éste no sólo disponga de canales efectivos y eficientes para denunciar hechos de corrupción en el área pública, sino que se le garantice que sus denuncias serán escuchadas, procesadas y sus responsables castigados con todo el peso de las leyes, sin importar apellidos y palancas, por más altas que éstas puedan ser…

    Para arrancar con esa política hemos sostenido -a través de éstos medios digitales- que es preciso poner en marcha las siguientes acciones legales y operativas que, una vez más, enumeramos seguidamente, con las cuales damos por seguro que será posible lograr en breve lapso excelentes resultados en la lucha contra ese flagelo que tanto daño le hace al país y que, en una primera etapa, -lo vaticinamos-, se alcanzará a reducirlo enormemente, pero claro, siempre y cuando desde las más altas gerencias se establezcan rigurosos mecanismos de supervisión que garanticen, aguas abajo, la total transparencia de quienes asuman la responsabilidad de ejercer dichos controles preventivos, lo que hoy es mucho más fácil de establecer con los sorprendentes adelantos de las tecnologías de la informática, que cada día van surgiendo:

    1) Reforma de la Ley de la Contraloría General, con la finalidad de que el ente Rector, la Contraloría General, retome las competencias del Control Preventivo del Gasto y del Pago, sobre la ejecución presupuestaria de todos los organismos públicos, Centralizados y Descentralizados, pudiendo el órgano exceptuar de dicho control sólo temporalmente y mediante Resolución fundamentada, a cualquier organismo solamente del Sector Descentralizado y a otros Poderes del Estado, distintos del Ejecutivo Nacional, dejando a salvo muy claramente su potestad no sólo de dejar sin efecto dicha excepción sin previo aviso, sino de ejercer también los controles perceptivos que considere necesarios, cuando así lo disponga, sin que medie para ello la previa participación.

    2) Aprobar una Ley Especial para la protección de denunciantes y testigos en el tema de la corrupción.

    Sobre esta propuesta, es interesante observar que, si mal no erramos, en 2013, la anterior Contralora, Dra. Adelina González, sometió a la Asamblea Nacional un proyecto de Ley bajo el título: “Ley Para Facilitar e Incentivar la Denuncia por Hechos de Corrupción contra el Patrimonio Público y Proteger a sus Denunciantes y Testigos”, el cual sólo llegó -entendemos- a que se aprobara en la Comisión de Contraloría de la Asamblea a finales del 2014, y que de allí no pasó, por lo que es cuestión de que se rescate ese proyecto y pase a ser discutido por nuestros Asambleístas Constituyentes…

    Se trata de un instrumento fundamental dentro de una real y efectiva política de Estado para combatir con éxito a los corruptos, pues con dicha norma legal se alejan los temores para quitarle la careta a los zánganos corruptos que tanto daño le hacen al país…

    3) Revisar exhaustivamente, dentro de la mayor rigurosidad, las declaraciones juradas de patrimonio de todos los funcionarios del Estado que tengan la exclusiva competencia para el manejo y destino de los dineros y bienes públicos, no solamente antes y después de que asuman la respectiva responsabilidad o la dejen, al margen de la causa que fuese, y que esa revisión no se haga solamente anualmente, sino dentro de lapsos más cortos, según la planificación que a esos efectos diseñe la Contraloría General, sin aviso ni protesto, y únicamente -de forma selectiva- las declaraciones correspondientes al resto de los funcionarios públicos que tengan la obligación legal de formularlas.

    4) Hacer públicas las declaraciones patrimoniales en la página de la Institución Contralora de aquellos funcionarios que tengan la exclusiva competencia para el manejo y destino de los dineros y bienes públicos, en correspondencia con el exhorto contenido en la “Declaración Final de la Convención Interamericana Contra la Corrupción”, realizada en Caracas en 1996, en sus apartes relativos a la articulación de medidas de prevención de la corrupción, que textualmente dice: “Sistemas para la declaración de los ingresos, activos y pasivos por parte de las personas que desempeñan funciones públicas en los cargos que establezca la ley y para la publicación de tales declaraciones cuando corresponda.” (Copiar y pegar: Convención Interamericana contra la Corrupción)1

    Nosotros creemos relevante y de gran impacto que la Ley ordene la publicación de esas Declaraciones de Patrimonio, a todo evento, dado que con ello se logra que el país nacional sienta que, efectivamente, la gestión del máximo órgano Rector del Control Público hace hasta lo indecible porque la función pública sea lo más transparente y pulcra posible, pues se muestra como muy obvio que ello se constituye en un formidable disuasivo que frena toda posible tentación de aprovecharse de un cargo en el gobierno o en el Estado para robar dineros y bienes públicos. Por otra parte, es importante observar que quien decide ingresar al servicio público es porque lo hace por voluntad propia, no está obligado a ser burócrata del Estado, de manera que al aceptar esa responsabilidad, queda advertido que se hará público su patrimonio y que su respectiva declaración será periódicamente fiscalizada…

    En este asunto es necesario agregar que se impone prever en la revisión de las declaraciones patrimoniales el uso de mecanismos que hagan posible rastrear hasta los entornos más cercanos del funcionario (familiares y/o amigos), recurriendo a las llamadas tareas de “inteligencia” para detectar si el corrupto utilizó la figura del “interpuesto”… (o testaferro).

    5) Instalar canales expeditos para la denuncia, por todos los rincones del país, los cuales hoy día no existen, y, por supuesto, que estos operen bajo normas que en absoluto pretendan que el denunciante se presente con el “expediente probatorio” de los supuestos hechos delictuosos que va a denunciar, lo cual no descartamos que pudiera ocurrir en determinados y muy contados casos, pero que en la mayoría de ellos, aquellos que los revelan, usualmente no tienen pruebas para sustentarlas, ya que no debemos olvidar que quien roba hace hasta lo indecible para no dejar rastros de sus fechorías y solamente manejan la sospecha basada en razones de mucho peso, como pueden ser aquellas que se derivan de ver a determinados burócratas que de la noche a la mañana cambian sus ‘modos de vida’ y de ciudadanos sencillos, que lo eran antes de asumir un cargo público (nacional, estatal o municipal), pues devengaban ingresos suficientes para llevar sólo y únicamente una vida modesta y sin excesos, ahora se los ve exhibiendo riqueza, sorprendente en extremo, vidas dispendiosas y, casi siempre, ostentosas…

    ¿ Quién no ha conocido este tipo de ‘personajes’ ?

    Al pie de página transcribimos unas cortas palabras del Comandante Hugo Chávez Frías, dichas en un “Aló Presidente”, el día en que se conmemoraba el décimo aniversario de la designación de los Constituyentes de 1999 (25/04/2009), las que, como verán, son muy elocuentes respecto de este tema del funcionario ladrón y las tales pruebas…!!! En esa transmisión, por cierto, estuvo presente el Contralor de entonces, Clodosbaldo Russián…2

    Sobre esta propuesta, vale que resaltemos estas reflexiones que nos surgen respecto de ese tipo de denuncias:

    a) Quienes se atreven a formularlas, asumen una gran responsabilidad, pues no olvidemos que corren el grave riesgo de que si su objetivo fue hacer sólo daño a terceros, tendrán que vérselas con la justicia, ya que la Ley Contra la Corrupción, en su artículo 82, contempla de uno a tres años de cárcel para quienes así actúen (Copiar y pegar: LEY CONTRA LA CORRUPCIÓN).

    b) Un indicio es más que suficiente para escudriñar y llegar a detectar las pruebas necesarias que permitan identificar a los directos responsables de una determinada irregularidad y esto lo sabe hasta el más bisoño de los expertos en investigaciones y tareas de inteligencia, lo cual es perfectamente verificable con quienes manejan esas estructuras estatales de policía contra el crimen organizado de todo tipo, y …

    c) Se ha demostrado hasta la saciedad, inclusive aquí mismo -en nuestro país-, conocemos de varios casos. Particularmente, impulsamos algunos durante nuestra permanencia como funcionarios que fuimos de la Contraloría General por casi 25 años (entre 1961 y 1985), en los que en la estrategia de las llamadas “entregas controladas”, el burócrata delincuente jamás llega a sospechar que será descubierto “in fraganti”, recibiendo la coima o pactando una trastada.
    Cerramos con esto que hemos venido repitiendo desde hace varios años, y es que la decisión de liquidar los mecanismos de los controles preventivos que tenía la Contraloría General en 1995, durante el Gobierno de Rafael Caldera II, llegó de la mano del más puro neoliberalismo, como parte cómplice de las privatizaciones y las desregulaciones a las que ese gobierno se abrió, cuando no tuvo empacho alguno en arrodillarse y arrodillar a la Patria ante los designios del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, y, en paralelo, ofrecérselas íntegramente al insaciable gran capital financiero transnacional, y a los monopolios de la gran industria manufacturera terrenal…

    Notas:

    1) De un estudio realizado por el Instituto de Estudios Públicos de la Universidad Autónoma de México, (UNAM), luego de realizada esa Convención (Copiar y pegar: Publicidad de las declaraciones patrimoniales de los … – UNAM), hemos tomado esta información que consideramos muy interesante que se conozca: “De 31 países, sólo 6 (el 19 % : Bélgica, Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala y Trinidad y Tobago), establecen como información reservada o confidencial la declaración patrimonial, mientras que 14 (el 43 %: Albania, Argentina, Austria, Bahamas, Belice, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Estados Unidos de América, Francia, Nicaragua, Perú y República Dominicana) la consideran como información pública, y 12 (el 38 %: Colombia, Ecuador, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Trinidad y Tobago, Uruguay, Venezuela) la consideran de manera ‘potestativa’. Es decir, el servidor público podrá hacer pública o no su declaración patrimonial”, todo ello dentro del objetivo (así entendimos nosotros ese estudio), de que los órganos de Control público adopten la propuesta de hacer públicas las declaraciones patrimoniales.
    Vale agregar como dato informativo bien interesante, que en la República Argentina, específicamente en las Provincias de Buenos Aires, Mendoza y Córdoba, es obligante, en acatamiento del Decreto No. 1789 del 2015, hacer públicas en la web las declaraciones patrimoniales independientes del poder al que representan, a excepción de la de Córdova, que excluye a los funcionarios de Poder Judicial (Copiar y pegar: Las declaraciones patrimoniales se pueden conocer en la web …).

    2) Palabras del Presidente Chávez en ese “Aló Presidente” de abril de 2009: “…si yo, por ejemplo, en este momento renunciara a la Presidencia de la República y bueno, me voy. Dentro de un mes o una semana o mañana mismo aparezco yo en Apure con un hato, yo que no tengo una hectárea, ni nunca tuve. Ah, Chávez ahora tiene un hato, mira las camionetas que carga, mira y ahora anda en un avión, Chávez, oye, el tipo compró allá en las islas del Caribe, por allá en cualquiera de ellas, ahora tiene una mansión. Bueno, resulta que sin duda Chávez robó, se robó la plata del pueblo. ¿Quién puede dudarlo? Mira, pero no hay pruebas. La prueba son sus bienes, la prueba es su estilo de vida. ¿No es así, señor Contralor, verdad? Si él no demuestra de dónde sacó dinero y de dónde saca dinero para sostener un nivel de vida de ese tipo, pues Chávez tiene que ir a prisión, hay que decomisarle o quitarle todos los bienes que adquirió. Bueno, hagámoslo, hagámoslo…”. (Tomado del artículo “Lineamiento de Hugo Chávez Frías: guerra a muerte contra la corrupción”, publicado en Aporrea el 1 de agosto de 2009, bajo la firma de Henry Escalante).

    rioliverr@gmail.com

  9. EL estado venezolano hoy está intervenido por las FAN, no hay un solo ministerio que no este bajo el control de la FAN, me parece increíble que lo sepan pero no lo concienticen, no hay un solo guiso y burocracia que no sea del conocimiento de las FAN que tienen células de inteligencia en todas las grandes empresas del estado, hasta el ministerio de las comunas tiene un sargento a cargo. Maduro tiene las pelotas para mandar a todos ese mar de corruptos de regreso a sus cuarteles? ni de vaina, no se vistan que no van, con este modelo de cazadores de renta de gobierno y oposición es imposible lograr un cambio.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*