Empresas de maletín: ¿causantes del desfalco cambiario?

dolares-1

 Por: Luis Salas Rodríguez

Parece evidente el compromiso del fiscal general con respecto a hacer justicia, aclarar y reparar lo concerniente al escandaloso desfalco generado a la nación a través de la especulación y corrupción generada en torno al control cambiario y a la política de asignación de divisas entre 2003 y el presente. La rueda de prensa ofrecida el día de ayer, 27 de septiembre, así lo reafirma. Sin embargo, en el espíritu de contribuir con este propósito, me permito hacer algunas observaciones al enfoque que se le está dando al asunto, enfoque que, valga aclarar, no es el del fiscal sino el de la mayoría de los medios de comunicación y formadores de opinión, quienes, cada vez que se toca este tema, más que aclarar buscan desviar la atención de los principales responsables de lo ocurrido.

A este respecto, la acción de dichos medios y opinadores “expertos” recuerda al viejo chiste aquel del borracho que está una madrugada buscando las llaves en la acera alumbrada contraria a la oscura donde las perdió, argumentando que las busca en esa porque allí hay luz y en la otra no. Y lo digo porque mi punto a este respecto siempre ha sido que con este tema del desfalco cambiario se busca donde no es, pues por más cierta que sea la existencia de las llamadas empresas de maletín y por más plata que se haya robado con ellas, por más que deba aclararse cuáles son esas empresas y tomar acciones al respecto, no puede desviar ese asunto la atención donde siempre he considerado está el lomito del asunto: no en las empresas de maletín, sino en las de verdad verdad, transnacionales y no, a través del mecanismo de los precios de transferencia y la sobrefacturación.

Este es un punto sobre el cual vengo insistiendo al menos desde 2013, cuando se destapó el robo generalizado del cual estaba siendo víctima la población y que quedó ejemplificado en el célebre dakaso. Y de hecho esta nota es una versión de otra que escribí en enero de 2015.  Por otra parte, trabajos publicados por Luis Gavazut por aquellos años llegan a conclusiones similares a las nuestras.

Las razones que me permitan dudar de la hipótesis de las empresas de maletín como principales responsables del desfalco a la Nación son fundamentalmente dos: una de orden técnico-contable y otra de orden político.

En cuanto a la primera, dadas las cifras consideradas –estamos hablando de miles de millones de dólares– no luce viable que sea por el mecanismo de empresas fantasma, sobre todo cuando los casos considerados implican montos significativamente mucho menores que ni sumados cuadran.

Y en cuanto a la última, siempre me pareció demasiado sospechosa la manera como la oposición, sus medios y “expertos” compraron la noticia y la divulgaron inmediatamente. Todo sabemos lo imposible que resulta que posicionen algo que no les conviene. Así las cosas, ¿por qué posicionaron tan inmediatamente la hipótesis de las empresas de maletín?

A mi modo de ver lo hicieron porque sirve para responsabilizar al gobierno de lo ocurrido, especialmente cuando se complementa con la especie según la cual tales empresas pertenecen a funcionarios públicos. Pero además, porque oscurece y desvía la atención sobre toda la ingeniería financiera, toda una institucionalidad de consultoras, asesores contables, bufetes, operadores bancarios e integraciones comerciales que, desde el sector privado, se ha montado desde hace décadas para operar centrífugas de captación de recursos públicos y desviarlos al exterior y evadir impuestos. Esto, desde luego, no quiere decir que piense que funcionarios del gobierno no tengan ningún tipo de responsabilidad – de hecho la tienen y mucha–. Lo único que quiere decir es que dicha responsabilidad no puede hacer pasar por alto la que tienen los empresarios y empresas realmente existentes, desde aquellas dedicadas al sector alimenticio hasta el farmacéutico, pasando por las de vehículos y autopartes, aerolíneas, etc.

El mecanismo clásico –mas no el único– inventado para esto, es el de los precios de transferencia. Dicho rápido, los precios de transferencia son aquellos utilizados en la venta de productos o servicios entre empresas vinculadas económicamente y situadas en países con diferentes legislaciones en materia de impuestos. Es decir, son precios utilizados en la compra y venta de productos o insumos a lo interno de un mismo grupo comercial, lo cual significa que son precios donde vendedor y comprador son el mismo, por más que se encuentren en países distintos, motivo por el cual quien compra y quien vende fija los precios de la transacción.

Piénsese en el caso de una transnacional cualquiera: P&G. P&G vende una serie de productos en Venezuela, algunos de los cuales fabrica acá y otros importa, siendo que para el primer caso importa buena parte de los insumos que necesita para producir el producto final. Así las cosas, ¿a quién le compra P&G Venezuela los productos P&G que importa o los insumos? Pues a P&G Brasil, P&G Colombia, P&G Panamá o P&G Cincinnati o alguna otra empresa no necesariamente llamada P&G pero que está vinculada a ella (muy probablemente le opera con exclusividad). Adicionalmente, P&G desarrolla sus propios mecanismos de distribución y almacenamiento, de manera tal que quien traslada la mercancía, quien la almacena y hasta la aseguradora que la cubre de alguna manera u otra se relaciona con P&G. Ahora bien, estamos claros que por estar relacionada no quiere decir que todas esas cosas se las haga a sí misma de gratis, y es allí donde está el detalle: pues al cobrarse, todos los precios que paga P&G se los está pagando y cobrando a sí misma.

En razón de esto, si P&G por meras razones económicas –sin entrar en el componente conspirativo político– está interesada en sacar más ganancias de un país, lo que tiene que hacer es subirse el precio de las mercancías que importa, lo que terminará redundando en un aumento del precio de los productos que consumen los pobladores del país en cuestión. En el caso nuestro, P&G argumenta ante las autoridades que dado el aumento de los costos requiere más divisas: pero estamos hablando de costos que ella se sube a sí misma. Luego, el Estado le da más divisas y P&G saca más divisas por concepto de importación. Pero después vuelve a sacar por concepto de repatriación, pues las ganancias extraordinarias obtenidas en razón de los precios más altos de los productos las trasladan a su casa matriz por concepto de repatriación de capitales.

No faltará quien diga que esto es paranoia o un ataque injustificado a la noble iniciativa privada. Pero, de hecho, este ejemplo “hipotético” está inspirado en dos casos muy reales:  la causa judicial abierta por el gobierno argentino en 2014 a P&G por fuga de capitales y evasión fiscal. Y la denuncia hecha por el periodista Víctor Hugo Majano contra esta misma empresa a comienzos de 2015. En aquella oportunidad, Majano llamaba la atención sobre el siguiente hecho: en 2014, CENCOEX le otorgó a P&G casi 407 millones de dólares, el triple con respecto al promedio anual adjudicado entre 2004 y 2012. Pero, “contradictoriamente”, durante el año 2014 se agudizó la escasez de los productos y marcas fabricados y/o comercializados por P&G, como pañales Pampers, toallas sanitarias, máquinas rasuradoras Gillette y detergentes en polvo como ACE y Ariel, entre otros.

En el blog de Majano se pueden ver los detalles del caso y las sorprendentes similitudes con el procedimiento detectado y sancionado en Argentina.

En días recientes, este mismo periodista hizo pública una lista de asignaciones de divisas a empresas durante el año 2015, en la cual se observa el mismo patrón: empresas grandes y plenamente constituidas –no de maletín pues– a las cuales se les asignaron grandes cantidades de divisas sin que esto se tradujera materialmente en abastecimiento, sino más bien lo contrario. De tal suerte, a este respecto habría que investigar si fue que efectivamente sobrefacturaron, o si trajeron los productos pero los desviaron al contrabando y/o acapararon, o más bien –lo que parece más seguro– aplicaron una mezcla de ambas cosas. Pero sea como sea que haya sido, lo cierto es que no puede seguir pasándose por alto este hecho dadas las graves consecuencias que ha tenido para la población venezolana.

Valga comentar, ya para terminar, que esta semana fue noticia en España un caso que involucró a la empresa Polar y que tiene que ver con esto mismo que estamos hablando. Se trató del rompimiento del contrato que el gigante de los supermercados Mercadona había suscrito con la mencionada empresa para la distribución de la harina de maíz marca PAN en España. La razón del rompimiento fue la queja de los consumidores con respecto al elevado precio de la misma, problema que, Mercadona identificó, se debía al uso por parte de Polar de dos intermediarias –una en Estados Unidos y otra en España– pertenecientes a ella misma, lo que elevaba ficticiamente sus costos. Ante la negativa de la gente de Lorenzo Mendoza a prescindir de dicha intermediación fraudulenta, Mercadona contactó con una molinera italiana que hizo una versión del producto casi 40% más barata, pero de igual calidad, que ahora vende en lugar de la harina PAN.

 

12 Comentarios en Empresas de maletín: ¿causantes del desfalco cambiario?

  1. Estimado Luis, muy identificado con tu enfoque. En los años que en Venezuela se importaba brutalmente (2006 a 2009), aunque siempre ha sido así, los precios de los productos respecto a los demás países del mundo eran en promedio el doble.

    Por ejemplo en Mexico un Corsica en 2011 estaba en menos de 10.000 USD al cambio de la moneda de ese país y en venezuela un carro similar era de por lo menos el doble. Esto se repite casi que con todo lo que nos podamos imaginar, teléfonos, muebles, etc.

    Este es un dato que sirve de argumento a la denuncia que haces, porque a pesar que el papel lo aguanta todo, la contabilidad de las multinacionales mostraba para esos años magros resultados aunque vendía al doble de los precios del mercado internacional.

    Saludos cordiales y que sigas haciendo los aportes de tu trabajo de investigación.

  2. LAS GUERRAS SE TERMINAN CUANDO DEJAN DE SER NEGOCIO.

    Recientemente el mundo ha sido testigo del contrapunteo bélico entre Donald Trump y Kim Jong-un, de lo que surgen diversas inquietudes en torno a lo que representaría para el planeta un conflicto armado entre grandes superpotencias nucleares de la talla de estas dos, que van mucho más allá de lo que se pueda pensar de las posturas individuales y las pasiones que puedan mover a los mencionados personajes, pues para que se concrete una guerra como esta tiene que haber un objetivo geoestratégico o económico, al menos en una de las partes, que justifique emprender una aventura de semejantes magnitudes; así pues, ante tal situación, tanto el que propicia dicha guerra, como el que decide no rendirse y opta por defenderse, tienen que estar seguros de que los resultados le darán los argumentos para justificar su determinación. Visto así, esto no es una decisión unipersonal salida de las vísceras de los voceros de dichas partes, esto obedece a un plan previamente concebido por los centros de poder a quienes ellos representan y si el conflicto no ha comenzado es porque aun las cuentas no cuadran o proyectan grandes pérdidas, de lo cual sino resultan rentables probablemente nunca se llegue a dar y no porque haya voluntad de paz, precisamente.

    Ahora bien, las guerras una vez iniciadas se prolongarán en el tiempo mientras no dejen de ser un negocio para algún sector, que no necesariamente tiene porque ser parte de ella, sino que sabe cómo sacarle provecho, pero incluso puede hasta pertenecer a algunas de las partes en conflicto y aun conociendo cómo derrotar al adversario, no lo hace porque seguramente de algo se está sirviendo para sacarle provecho particular y creo que en las historia hay suficientes casos que nos pueden servir de ejemplo. De esta manera, para salir victoriosos en una guerra en desarrollo se hace necesario indagar también a lo interno para descubrir quién o quienes dentro de las filas propias se están beneficiando de dicha guerra y a través de qué mecanismo, ya que siendo así estos sectores nunca mostrarán interés en que dicho conflicto se termine, sino que más bien buscarán como mantener viva la pugnacidad. Esto para desmontar dicho mecanismo y para hacer las debidas depuraciones.

    Esta realidad no es diferente con la Guerra Económica que ahora mismo se lleva a cabo entre quienes quieren seguirse apropiando de la renta petrolera y su único y verdadero dueño originario que es el pueblo venezolano, representado por un gobierno revolucionario que eligió para que comandara las acciones de combate, que no se niega que hace su mejor esfuerzo y que quiere quedar bien ante la memoria del Comandante Chávez y ante la historia, pero que cada vez que salen a luz pública casos como los que denuncia el fiscal, no queda la menor duda de que las instituciones están contaminadas con personajes que definitivamente no quieren que dicha Guerra Económica se termine, no porque estén trabajando para el enemigo; puede que sí, como puede que no, sino más bien por las jugosas comisiones que está recibiendo de las partes interesadas, de lo cual muchas veces cree que hasta es inofensivo porque muchos otros lo hacen y no ha pasado nada, es más hasta llega a pensar que es la única forma de hacerle frete a la situación ante la precarización salarial generalizada de la que también es víctima.

    Si lo que mostró el fiscal es apena la punta del iceberg, no me quiero imaginar todo lo que hay en el fondo, sin embargo, para no dar cabida a las especulaciones, es mejor esperar a que se sigan encontrando evidencias y se sigan presentando como en los últimos días lo ha venido haciendo. A todas estas, lo que si nadie puede negar es que han habido malos manejos y esto porque si se han dado las adjudicaciones de divisas como habitualmente se hacían en años anteriores, el pueblo no se explica cómo es que hay desabastecimiento y escasez y como es que lo poco que se consigue es a precios fijados en base a la paridad que marca el mercado paralelo.

    Para acabar con esta situación el Estado además de estimular el desarrollo del aparato productivo, debe asumir directamente todas las importaciones de las materias primas y los rubros que se comercializan en el país, a su vez debe asumir toda la cadena de distribución garantizando los mecanismos para que el producto le llegue al pueblo en cantidades suficientes y a precios justos para acabar con el contrabando de extracción y la cadena especulativa. Así pues, a la industria manufacturera el Estado debe proveerle los insumos necesarios para producir un bien, pero la comercialización de dicha producción debe ser a través del Estado, no a través de las roscas de siempre y si de verdad se quiere poner fin a la Guerra Económica, esto no debe esperar más y los pueblos tenemos que elevar nuestro clamor para que se emprendan las acciones necesarias en esta dirección, sino tendremos que conformarnos con el destino que nos depara nuestra actitud.

    Solo el pueblo salva al pueblo. Venceremos si sobrevivimos.

  3. Luis Salas es un gran experto en esbozar teorías conspirativas que intentan justificar el rotundo fracaso del socialismo del siglo XXI. El modelo chavista no difiere en esencia del modelo económico previo a su ascenso al poder. Venezuela fue una colonia española, en una época donde el mercantilismo era la regla, no fuimos mas que una fuente de extracción de riquezas. Luego vino la independencia y todo lo que ya conocemos de la historia, nos liberamos del yugo español. Nuestra economía ha sido siempre y lo continua siendo, una economía rentista, eso no se ha modificado ni en la “cuarta república” ni en la “quinta”, y en esencia nunca hemos dejando de ser un país monoproductor y exportador de materia prima, previo a la era petrolera exportábamos materia prima (café, cacao, etc) a partir de la era petrolera seguimos exportando materia prima (petroleo), nunca hemos dejado de ser un suplidor de materia prima en los mercados internacionales. El modelo chavista que dice ser “socialista” se instauró en un boom petrolero de una década, boom petrolero que se dilapidó y del que solo quedó una enorme deuda que hoy provoca que las importaciones hayan sido duramente recortadas, se creó una ilusión de bienestar en la población con anaqueles repletos, dolar barato para viajes y compras por internet, divisas baratas para todas las empresas, ya fueran de maletín o reales, la renta finalmente se había distribuido entre el “pueblo” (coloco pueblo entre comillas porque para mi es un termino peyorativo propio de los populistas, cuando dejemos de considerarnos pueblo y comencemos a ser ciudadanos tendremos los políticos que nos merecemos). La petrochequera compro muchas conciencias alrededor del mundo, sin embargo el precio del petroleo cayó y el espejismo desapareció, haciendo la salvedad que la crisis que se venía gestando se evidencio claramente en 2003 cuando el PIB se contrajo los precios del petroleo se vinieron en picada en 2004, la premisa que la crisis comenzó con la caída de los precios del petroleo es falsa. El socialismo del siglo XXI no es más que un experimento populista fallido, no muy diferente al populismo adeco o copeyano. Pueden argumentar las más rebuscadas explicaciones para tratar de justificar el fracaso del chavismo sin embargo la realidad siempre será devastadora, el problema es el modelo no un enemigo externo imaginario.

  4. Luis tu articulo deja más dudas que certezas, es evidente que sabes muy poco, o mejor dicho nada de economía y por ello quería hacerte las siguientes preguntas:
    1) Toyota es hoy el primer vendedor de vehículos en los Estados unidos. ¿Este hace precios de transferencia hacia Japón?
    2) Sobre el caso de Polar. ¿Por qué la molinera Italiana vende 40% más barata en vez de hacer precios de transferencia hacia Italia?
    3)¿ Polar vende más caro a Mercadona en España para hacerle una “guerra económica” al gobierno Español?
    4) ¿ no será que Polar usa intermediarios porque no tiene una estructura suficientemente grande como para abastecer el mercado mundial?¿No será que polar es un pequeño capital y no puede competir con los productores más eficientes? Si la respuesta es afirmativa se cae tu tesis de que Polar es un monopolio.
    Finalmente estoy de acuerdo contigo en que el caso de las empresas de maletín está sobrevalorado. El problema central es algo más complejo que la corrupción.

  5. Como dice una viejo amigo…”mata de mamón no da patilla”…ciertamente al tonto hay que dejarlo ser tonto…pero apartando los infelices comentarios de quien me precede…a propósito de modelo socialista chavista, hemos tenido un gobierno de caracter socialista cuyo centro de accion ….a pesar del escozor que le da a algunos ….ha sido el lograr un estado de bienestar social, de justicia social , que le de salud, educación, vivienda, identidad, beneficios negados por décadas a este pueblo , ha sido un gobierno con un proyecto serio en materia de infraestructura con una visión estratégica clara , la unificación del pais a través de lineas férreas para que estas sirva a la estructura productiva, los satelites con la misma finalidad etc etc .Se han logrado cosas muy interesantes, no ha habido un modelo socialista en los términos que se supone es el modelo socialista,por el contrario ha costado deshacer mucho del modelo neoliberal impuesto y llevado hoy al extremo con la guerra económica…, pero como todo proceso social este es un proceso de largo aliento ( al que por supuesto no le faltara quienes le hagan resistencia) el cual requiere fundamentalmente un profundo cambio cultural, el comandante entre otras muchas cosas nos decía “trabajo y mas trabajo” lo repetía una y otra vez….esa es la base del cambio cultural ya que es el trabajo la base de toda creación, de todo progreso social, de toda ciencia……ojala continuemos esa conseja del comandante Chavez…trabajo y mas trabajo……hay mucho que cambiar..los procesos sociales son harto complejos…y dejar de ser un país rentista pasa por poner en el centro de todo al trabajo productivo, a la creación de nuevas formas de producir….y no esta demás decir , la creación de nuevas formas de distribuir el fruto de ese trabajo. TENEMOS QUE REINVENTARNOS COMO PUEBLO, COMO CONSCIENCIA, COMO NACION , COMO COLECTIVO. DEJAR DE VER ESTA NACION COMO SAQUEADORES. AMARLA Y QUERERLA COMO LO QUE ES , NUESTRO HOGAR, NUESTRA MADRE.

  6. ¿Por qué será que nunca falta un sabiondo de esos que saben tanto, que saben a nada?

    …pero bueno, al final siempre se les terminan viendo las costuras y ¡por sus preguntas los conoceréis!

    Dios nos libre de un gobierno de derecha con asesores así, de esos que si los dejan llevarían a la quiebra hasta a la mismísima China, Ya que saben tanto, ¿Por qué no irán a asesorar al imperio que no haya como hacer con el presupuesto del próximo año frente al déficit fiscal que tienen? serían interesante que le hicieran algunas recomendaciones de cómo prepararse para cuando el petroyuan respaldado en oro desplace al petrodólar y los inversionistas comiencen a deshacerse de los bonos de la US Deuda mediante el canje por oro.

    …si los perros ladran, es para que sus amos les dejen las sobras.

    Saludos.

    • – – – FE DE ERRATA – – –
      En la expresión: “al imperio que no haya como hacer”

      la forma correcta es: “al imperio que no halla como hacer”

  7. Empresas de maletín: ¿causantes del desfalco cambiario?

    Empresas de maletín!
    Quien le da el marco jurídico a estas empresas.
    Quien supervisa a estas empresas
    Quien otorga dólares a dedo a estas empresas
    Quien planifica “estrategicamente”

    Ya se cae el título de este artículo!
    La guerra es de Luis salas contra sus demonios resentidos

    Fin

  8. Aquí los Cleptocratas se dan la mano y se abrazan con la Kakistocracia Keynesianos para destruir a la clase trabajadora y hacer ver que el socialismo es un fracaso, cuando aquí el fracaso es el socialismo burgués un espécimen híbrido de Estado del “bien” mal estar, donde no se a transformado ni revolucionado nada, sino las cuentas de algunos en detrimento de otros y como siempre los asalariados somos los mas afectados. No me vengan con teorías de la conspiración, ya cansan.

  9. Saludos, Luis, muy bueno el articulo, pero no has descubierto el agua tibia, unas de las cosas que hizo el dakazo fue tumbar la careta de la sobrefacturacion de productos de muchas empresas, como tambien lo fue Compumall la cual se compraba asi misma en la sede miami, recibia por ejemplo 1200$ y reportaba la importacion de una sola lapto por un costo de 1200$ cuando en realidad esa laptop tenia un costo de 400$, esto lo cito a modo ejemplo, pues la sobrefacturacion siempre a estado relacionada al valor que marque Dolartoday, ahora esto ya se sabia desde antes de que eso ocurriera, y a lo mejor eso llevo a tomar la medida del Dakazo, igual ha venido sucediendo con cada empresa establecida en Venezuela, otro ejemplo reciente juguetes Kreiser, comparto tu razonamiento, y seguro estoy que el mayor desfalco se encuentra en empresas que aun siguen operando en Venezuela, pues es tremendo negocio, y en el caso de las trasnacionales mas aun, pues sacan dolares en la sobrefacturacion y luego en la repatriacion, por eso no se van ni se iran, ahora bien, el detalle es que sabemos lo que hacen, desde cuando lo hacen, y que lo siguen haciendo, que es necesario un castigo? si es cierto, pero esto ocurre y ocurrira mientras se mantega un dolar preferencial y por demas ridiculo a 10Bs por dolar, es mas a dicom aun es negocio para ellos pues mientras exista un diferencial entre DT y dolar preferencial por mas minimo que sea, seguira ocurriendo, nuestro error permitir que el valor de nuestra moneda lo determine colombia o DT, debe existir un mercado legal donde el valor de la moneda se determine en nuestras fronteras, lo demas es perdida de tiempo. Saludos

  10. Señor Lambert, primero, usted confunde el concepto de socialismo con política social. Y si tanto éxito, por que no hay insumos en los hospitales? Por que siguen existiendo ranchos? Si venezuela tuvo su mayor bonanza en la historia. Sigan creyendo, que mientras justifican, otros aprovechan.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Have Off-The-Shelf Companies Caused Venezuela’s Exchange Rate Fraud? – Journal of People

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*