Rápidos y furiosos

precios-

En nuestra editorial del 9 de septiembre, luego del discurso del presidente Nicolás Maduro en la ANC, comentábamos con respecto a su propuesta sobre aplicar un sistema de “Precios Acordados” en sustitución del de Precios Justos, lo siguiente:

“(…) suele ocurrir que previo y durante el proceso de negociación, los precios y la escasez se disparan, fundamentalmente por tres razones. La primera, porque los comerciantes y productores toman la “previsión” de guardar (acaparar) la mercancía existente o retardar la producción reciente esperando los nuevos precios resultantes de dicha negociación (o sea, especulan). La segunda, porque dicha práctica acaparadora-especulativa sirve a su vez de chantaje a la hora de negociar. Y la tercera porque, consciente de ello, los consumidores se lanzan a buscar los productos coadyuvando a la especulación y la escasez. Es por esta razón que, por lo general, las concertaciones se acompañan de congelamientos temporales de precios. O en su defecto, por una activa e inmediata fiscalización”.

Estamos ya prácticamente a un mes de dicho anuncio sobre acuerdos de precios, de la presentación de la ley respectiva para su discusión y aprobación, así como del llamado a la constitución de las mesas de acuerdo. Y estamos también a poco más de diez días de unas nuevas elecciones, en este caso de gobernadores. Y no solo no se sabe más nada de los precios acordados, sino que lo que se sabe de los no-acordados es terrorífico, por decirlo de alguna manera.

El tipo de cambio paralelo el fin de semana del 30 de julio, cuando se eligió la Constituyente, estaba en diez mil bolívares por dólar. Para el 1 de mayo de 2017, día de su convocatoria, marcaba Bs. 4.283, un ajuste de casi 150%. Para el día de la ida del presidente a la ANC rozaba los 20 mil, 100% más que el día de la elección. Y a la fecha de hoy bordea los 30 mil por dólar, es decir, 200% más. El jamón de pierna por aquellas fechas costaba alrededor de 15 mil bolívares el kilo, hoy ronda los 60 mil, lo mismo que el queso blanco. El kilo de tomate pasó de 10 mil a 25 mil; los huevos, de 20 mil a 40 mil, más o menos lo mismo que ha variado la carne. Porcentajes similares pueden sacarse prácticamente de cualquier otro producto de consumo, masivo o no.

Es decir, tal y como habíamos previsto, mientras se deshoja la margarita de los precios acordados, los no-acordados, o sea, los precios que son impuestos unilateralmente por los comerciantes, se han disparado rápida y furiosamente.

En una nota del 29 de junio, titulada “Una tormenta de precios perfecta”, planteaban sus autores cómo, de cara a las elecciones para la Constituyente, el gobierno enfrentaba una tormenta de precios desconstituyente perfecta. El dilema en aquel entonces estaba en saber si la violencia ejercida contra los asalariados y asalariadas, a la hora de pagar las cosas que necesitan, sería lo suficientemente fuerte como para hacer fracasar la apuesta de la ANC, en la medida en que, absteniéndose o votando nulo, la mayoría nacional expresara su malestar castigando electoralmente al gobierno. Sin embargo, eso no ocurrió. De hecho, pasó todo lo contrario: la gente fue a votar masivamente.

Todo parece indicar que el principal motivador del voto el 30-J no fue que a los votantes se les olvidara lo de los precios. Tampoco que el gobierno hiciese algo que mejorara la situación. Lo que ocurrió fue que la gente mayoritariamente priorizó como problema el que acabara la violencia terrorista guarimbera y se resolviera el conflicto político por la vía democrática. Ahora esa violencia ya no existe –por más latente que siga estando– y esa ha sido la gran victoria política del gobierno. El problema es que precisamente por eso la gente vuelve a centrar su atención y expectativas sobre los temas económicos, por lo que habría que preguntarse, dado el cuadro antes descrito, ¿qué pasará el 15-O?: ¿le dará el pueblo un nuevo voto de confianza al gobierno?, ¿o tal y como pasó el 15 de diciembre de 2015 le pasará factura? Algunos parecen apostar a la desmovilización y desilusión oposicionista para que el chavismo obtenga un “buen” resultado. Es probable. Sin embargo, también lo es que dicha desmovilización y desilusión arrastre igualmente al chavismo en la medida que haya quien sienta que con la constituyente económica pasa algo similar a la oferta de la “última cola” oposicionista.

Como quiera que esto resulte, más allá del mero cálculo electoral, las preguntas que hay que hacerse no son menos importantes: ¿habrá conciencia real del drama que viven día a día los venezolanos a la hora de abastecerse, de los efectos no solo económicos sino sociales y culturales que esto causa?, ¿hasta cuándo podrá prolongarse esta situación?, ¿tendremos tiempo, como país, de que se publiquen las leyes constituyentes, se consulten, discutan y finalmente aprueben, pongan en práctica, etc., que se supere el rentismo, las fuerzas productivas se desarrollen y seamos una potencia exportadora no petrolera? A este respecto, tal vez valga recordar aquellas palabras sabias de Keynes en torno al debate a la tendencia al equilibrio de largo plazo planteado por la economía neoclásica: puede que en el largo plazo tales cosas sean ciertas y funcionen, el problema es que en el largo plazo ya todos estaremos muertos.

11 Comentarios en Rápidos y furiosos

  1. Los precios “acordados” no son más que un refrito del control del precio vigente en Venezuela desde 2003, es decir más de lo mismo. Aumentar la producción es la única manera por la que el ciudadano podrá comenzar a ver precios más asequibles, de igual forma se requiere de mercados cada vez más competitivos que se le alejen lo más posible de las estructuras oligopólicas que han caracterizado la economía nacional. El dolartoday a pesar que tiene influencia en la fijación de precios, afirmar que todos los productos se fijan a esa tasa es una falacia, el tipo de cambio para el consumidor que calcula Ecoanalítica se ubica en 8.800 Bs/$, y esto seguirá ocurriendo mientras exista un control de cambio que fomente el arbitraje, es decir el problema en sí es el control de cambios. Las estimaciones de Ecoanalítica para el cierre de 2017 son: PIB: -14,1 %, inflación anual: 1438 %, importaciones totales: US$ 1438 millones, déficit fiscal: 14 %, cifras que en cualquier país normal causarían alarma, sin embargo aquí todas se atribuyen a una guerra económica imaginaria. El régimen siempre han subestimado y atacado a los economistas mientras que el tiempo les ha dado la razón en cuanto a la pésima gestión del chavismo.

  2. En este pais actual, los uicos precios que estan acordados son los precios de los salarios de los trabajadores, acordados con los empresarios, Este supueto gobierno de los “Trabajadores” le entrega subsidios a los grandes capitalistas del pais, le da prestamos en dolares, pero sobre todo le regala el sudor de la frete de la clase a quien dice pretenecer y defender, estos lideres son unos socialistas Burgeses, como bien los caracterizo MARX:

    “El socialismo burgués o conservador” (Caso Venezuela):

    Una parte de la burguesía desea mitigar las injusticias sociales, para de este modo garantizar la perduración de la sociedad burguesa.

    Se encuentran en este bando los economistas, los filántropos, los humanitarios, los que aspiran a mejorar la situación de las clases obreras, los organizadores de actos de beneficencia, las sociedades protectoras de animales, los promotores de campañas contra el alcoholismo, los predicadores y reformadores sociales de toda laya.

    Pero, además, de este socialismo burgués han salido verdaderos sistemas doctrinales. Sirva de ejemplo la Filosofía de la miseria de Proudhon.

    Los burgueses socialistas considerarían ideales las condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los peligros que encierran. Su ideal es la sociedad existente, depurada de los elementos que la corroen y revolucionan: la burguesía sin el proletariado. Es natural que la burguesía se represente el mundo en que gobierna como el mejor de los mundos posibles. El socialismo burgués eleva esta idea consoladora a sistema o semisistema. Y al invitar al proletariado a que lo realice, tomando posesión de la nueva Jerusalén, lo que en realidad exige de él es que se avenga para siempre al actual sistema de sociedad, pero desterrando la deplorable idea que de él se forma.

    Una segunda modalidad, aunque menos sistemática bastante más práctica, de socialismo, pretende ahuyentar a la clase obrera de todo movimiento revolucionario haciéndole ver que lo que a ella le interesa no son tales o cuales cambios políticos, sino simplemente determinadas mejoras en las condiciones materiales, económicas, de su vida. Claro está que este socialismo se cuida de no incluir entre los cambios que afectan a las “condiciones materiales de vida” la abolición del régimen burgués de producción, que sólo puede alcanzarse por la vía revolucionaria; sus aspiraciones se contraen a esas reformas administrativas que son conciliables con el actual régimen de producción y que, por tanto, no tocan para nada a las relaciones entre el capital y el trabajo asalariado, sirviendo sólo -en el mejor de los casos- para abaratar a la burguesía las costas de su reinado y sanearle el presupuesto.

    Este socialismo burgués a que nos referimos, sólo encuentra expresión adecuada allí donde se convierte en mera figura retórica.

    ¡Pedimos el librecambio en interés de la clase obrera! ¡En interés de la clase obrera pedimos aranceles protectores! ¡Pedimos prisiones celulares en interés de la clase trabajadora! Hemos dado, por fin, con la suprema y única seria aspiración del socialismo burgués.

    Todo el socialismo de la burguesía se reduce, en efecto, a una tesis y es que los burgueses lo son y deben seguir siéndolo… en interés de la clase trabajadora.”

    • Excelente Pedro, por alli anda Curcio ofreciendo venderle mas $ a las empresas que mas ganancias reporten, toda una revolucionaria con una nueva receta para joder los empresarios que transen a tasa paralela, ujum, aquí en Margarita SIGO calculó el $ a 22mil hasta hace dos semanas, linea blanca hoy lo tiene a 37mil! nadie lo toca porque son amiguitos del “Pranato con Botas”, espadachines de hambre y miseria.

  3. – – – SOLUCIÓN – – –

    1. MANTENER EL CONTROL DE CAMBIO PARA EVITAR QUE LOS PARÁSITOS SE APROPIEN DE LA RENTA PETROLERA.
    2. Habilitar casas de cambio en el país que privados oferten sus divisas, cuyas subastas inicien con precios base por encima de la tasa Dólartoday.
    3. INDEXAR TODAS LAS ESCALAS SALARIALES A LA PARIDAD MÁS ALTA A LA FECHA DE CORTE DE CADA PERÍODO, LA MISMA NUNCA PODRÁ SER INFERIOR A LA DEL PERÍODO ANTERIOR.

  4. ¿Existirá una forma expedita de hacer llegar la proposición de la indexación salarial a la ANC….y será distinto de 0 (cero) el número que valore la probabilidad de que decidan aplicarla mediante un acto o bien un decreto constituyente….?….se me ocurre que puedo hacer el ridículo tratando de pararme enfrente del Palacio Legislativo con un letrero….¿habrá alguien con capacidad para el tráfico de influencias?….vaya….un panita de Mario Silva que está en la comisión de economía….

    • Indexación Salarial en $, es en serio? si no hay $ para cubrir el pago de deudas, de donde van a salir los $ para indexar los salarios? acaso no entienden este diferencial cambiario es la unica forma que tiene un estado incapaz de controlar la fuga de capitales? si no puede frenar la fuga, tampoco puedes dolarizar, mucho menos si no tienes los $ Europa acaba de aprobar sanciones contra el PRANATO con BOTAS, está entrampado sin salida, olvidense de fantasias de dolarizacion o indexacion, pa eso necesitas $ que no hay y generar confianza pa que cuando los metas al mercado no los saquen del pais.

      • No compa, no se ilusione, el que quiera salario en $$ que se vaya a lavar pocetas en los Mc Donald´s del imperio o se busque algún otro empleo allá de similar categoría (si los dejan entrar).

        Cuando se habla de indexar sueldos a la tasa Dólartoday, esto no es más que ajustar en cada período las escalas salariales en la misma proporción que suba el dólartoday, pero para ser pagado en Bolívares, nada de dólares, para ello solo se requiere ampliar la base monetaria lo que sea necesario, pues si al sector privado le encanta el Dólartoday, bueno que pague los salarios en base al mismo.

  5. IMPACTO DE LA INDEXACIÓN SALARIAL SOBRE LA INERCIA INFLACIONARIA.

    Autor:
    Gerardo Jacobs
    Número de revista:
    6
    Acreditación EQUIS
    Acreditación AACSB International

    Aizenman [1987] define a la indexación como un mecanismo diseñado para ajustar salarios contingente a información no disponible en el momento de la negociación del contrato. El esquema de indexación que más se ha estudiado en la literatura es cuando los salarios se ajustan con respecto a la inflación. Los trabajos iniciales en este tema estudiaron el impacto que la indexación salarial tenía sobre cl comportamiento de variables reales. Ejemplos de este esfuerzo son los trabajos de Gray [1976] y Fisher [1977], quienes concluyen que la indexación salarial estabiliza la economía cuando los shocks son nominales, y la desestabiliza al presentarse shocks reales.

    En una gran parte de la literatura se han utilizado modelos donde la indexación está basada en inflación contemporánea. Simonsen [1983] se desvía de esta práctica construyendo modelos donde la indexación es con respecto a inflación pasada. Muchos economistas coinciden con señalar que este supuesto es más realista. Recientemente, se ha hecho un mayor énfasis en el estudio de los diferentes impactos que tienen por un lado una política de indexación basada en inflación pasada y otra basada en inflación presente. Esteban Jadresic [1996] estudia este problema y concluyo que la propiedad estabilizadora o desestabilizadora que presenta la indexación salarial estará en función de la forma específica de indexación y en particular, dependerá en que el esquema de indexación este basado en inflación pasada o inflación futura.

    Otros esfuerzos se han dirigido a estudiar los impactos que tienen los diversos esquemas de indexación sobre la inercia inflacionaria. En particular algunos economistas han indicado que la indexación basada en inflación pasada aumenta la inercia inflacionaria. Por ejemplo, Edwards [1996] señala que si en lugar de contratos que ven hacia adelante (inflación contemporánea) existen contratos que ven hacia atrás (inflación pasada), existirá una fuente adicional de inercia. La presencia de una mayor proporción de agentes que indexen sus precios a inflación pasada provoca que la inflación se reduzca más lentamente, en otras palabras, la inercia inflacionaria es más alta. Por este motivo, puesto que se reducen costos al disminuir rápidamente la inflación se recomienda eliminar cualquier esquema de indexación basado en inflación pasada.

    Utilizando un modelo similar, este trabajo estudia condiciones baja las cuales es equivocada la recomendación dc eliminar esquemas de indexación basados en inflación pasada. Utilizando un sencillo modelo dinámico en este trabajo se muestra, al igual que en otros trabajos, que es más difícil disminuir la inflación cuando existen contratos que miran hacia atrás. Sin embargo, utilizar contratos que miran hacia adelante deja a la economía más volátil ante shocks nominales. Esto es más fácil reducir la inflación con contratos que miran hacia adelante, sin embargo, después de un shock nominal, al utilizarse un esquema con indexación basada en inflación pasada, la economía presenta una inflación inicial más baja. Por lo tanto parece ser que existe un trade-off entre una menor inercia inflacionaria y una mayor inflación inicial, donde una menor inflación inicial tiene como costo una mayor inercia inflacionaria. Sin embargo, el presente trabajo muestra que probablemente este trade-off no exista puesto que la inflación acumulada es mayor en un esquema de indexación basado en información contemporánea. Este trabajo prueba que hay razones importantes para dudar sobre los beneficios que se derivan al adoptar esquemas de indexación basados en inflación contemporánea.

    FUENTE:
    http://mef.itam.mx/es/74/contenido/impacto-de-la-indexacion-salarial-sobre-la-inercia-inflacionaria

  6. Que dolor. Sufriendo años de CRIMINALES,INFAMES,ASFIXIANTES precios IMPAGABLES. Resisto✊pensando a nuestro #Chávez❤ Pienso ?Que nos diría? Y sé la respuesta ! VENCER !

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. (Venezuela / Análisis) Rápidos y furiosos – ALBA Movimientos

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*