“Quisiera que detuvieran este desnalgue”

subida-salario-minimo

Por: Yanuva León

En un restaurant chino de Bello Monte, un restaurant aledaño a la célebre avenida Miguel Ángel, donde un plato de costillas de cerdo salpimentadas cuesta 80 mil bolívares, conversamos con el trabajador uniformado que cuida los carros de los comensales.

En el momento de la entrevista, 8 de la noche, a pocos minutos del anuncio transmitido en cadena nacional por el presidente Nicolás Maduro, estaban estacionados al frente del local cinco carros: una camioneta Tucson, un Ford Fiesta 2012, una Silverado, un Wolkswagen Gol 2009 y un Chery.

“Hace unos meses cualquier aumento de salario alegraba, hoy uno siente una angustia horrible. De la semana pasada a esta todo ha aumentado el doble y más. Uno piensa en 30% de aumento del salario cuando en un mes las cosas están cinco veces más caras y dan ganas de llorar”, nos dice con evidente honestidad el parquero.

¿No te ayuda, así sea un poco, esta decisión?: “Algo es mejor que nada, no voy a decir mentira, pero la cosa está demasiado ruda. Yo tengo cuatro chamos y mi esposa no trabaja porque cuida a los más pequeños. Vivo en los Valles del Tuy, trabajo acá de 10 a 10, pero antes de llegar aquí, bien temprano, me voy al Mercado de Coche a carretillar pa rebuscarme, y ni así me doy abasto”.

Roberto tiene poco más de 40 años, no se muestra a gusto en su lugar de trabajo, dice que antes se rebuscaba con las propinas, pero con la falta de efectivo la gente ha optado por dejarlas por punto de venta cuando pagan la cuenta. Hasta 20 mil por mesa, dice. La cuestión es que los encargados “no son serios y no reparten esa plata como es, dicen que con eso deben pagar los limones y los productos de limpieza, desinfectante, cloro, todo eso, uno no ve nada, y no reclama porque si te pones popi te botan”.

¿Crees que la situación actual es culpa del gobierno?: “Mira yo no soy chavista, lo fui, hablando claro, pero ya no creo en nadie, solo creo en mí mismo. Yo sé que este desastre es culpa también de estos bichos, los dueños de los comercios, la gente de real que no tiene nada que ver con el gobierno. Pero uno escucha noticias, oye que vienen medidas para mejorar la economía, y ¿dónde están?, ¿este aumentico?, no vale. De pana estoy desesperado”.

Roberto dice que sus hijos mayores trabajan y no se preocupa tanto por ellos, pero los dos menores dependen de él, incluso comenta que teme que su esposa se canse de que nunca esté en su casa y a pesar de eso no pueda comprarle un par de zapatos a sus chamos, “pero fui el domingo al Cementerio y los pisos más baratos están en 500 mil bolívares, ¿de dónde sacó yo un millón? Tengo la cabeza hirviendo pa ver cómo les compro los estrenos”.

En medio de la conversa salieron dos clientes, visiblemente felices, se despidieron de Roberto con cercanía y sonrisas: “Te dejamos 15 mil, pero con débito pana, sabes que efectivo no hay”. Roberto respondió con amabilidad, pero mientras se alejaban hacia su vehículo, comentó: “¿Estás viendo? Esos chinos no me darán nada. Dicen que no tienen efectivo y hace unos días les vi una paca de billetes de 20 mil, al menos un millón, y no me dan lo que me corresponde. Esos chinos de pana que deben bachaquear con nuestros billetes”.

¿Qué esperas de la Constituyente?: “Quisiera que detuvieran este desnalgue, perdona que lo diga así, pero quisiera que vinieran y cerraran este local, que cerraran todo esto y se llevaran a un gentío con los ganchos, así me quedara sin chamba, yo resolvería como he hecho siempre. Pero bueno, me quedo con mi aumento del 30% y a llorar pal valle”.

14 Comentarios en “Quisiera que detuvieran este desnalgue”

  1. Si no le hacen caso a Roberto….si no los cierran, si no les ponen los ganchos…..si no asumen su carácter plenipotenciario y siguen con las comisiones y las contemplaciones…..si continúan abusando de que “este es un Pueblo consciente”……se pueden llevar una sorpresa….a Roberto no lo va a sorprender nada y es muy probable que…… Roberto forme parte de la sorpresa…..

  2. Sr. Josefino, en la Venezuela actual ya nada sorprende: chavistas “resteados” con su anc cubana con suprapoderes que los tiene muriendo de hambre; un presidente que habla de una Venezuela Potencia (potencia en qué?); un gobierno que prefiere pagar sus bonos y obligaciones (seguro que la mayoría de los tenedores tienen relaciones con ese gobierno) en vez de importar o producir alimentos y medicinas; chavistas que despotrican contra el imperio pero les gusta invertir en usa; intelectuales chavistas que insinúan que el saqueo de las arcas públicas siempre ha existido en Venezuela (o sea que si lo han hecho otros que tienen de malo que lo hagan los “socialistas”), igual con la represión y los presos políticos, siempre los ha habido no ahora nada más. Por otra parte, se lo dije antes y se lo repito ahora: la anc cubana no tiene ni capacidad, ni ideas, ni recursos para resolver los problemas económicos ni en cien años, sólo tiene mafiosos tipo pedro carreño, resentidos tipo la señora Medina, incompetentes tipo aristóbulo, recomendados tipo madroño, habladores de paja, oportunistas y otras especies…

  3. Me gusta mucho el estilo del relato, pero el final es muy flojo; el personaje principal con el cual uno logra identificarse, pierde toda su credibilidad con su “aumento del 30%” (¿Te has preguntado: qué carrizo va a hacer roberto con el 30 % de un salario que no tiene?) Roberto no produce, sólo sirve (presta servicios); para Roberto la culpa es del gobierno y de los “bichos con real”. Y aunque, de alguna forma estoy de acuerdo con que es así, qué pasa con los Robertos que no logran entender que la solución pasa por ponerse a producir y abandonar el rentismo. Producir de manera autónoma a pequeña escala, que es como lo puede y lo sabe hacer las gentes más antiguas del Pueblo (y algunos otros que han aprendido de ellos y de la realidad). Pero inicisto, salvo por lo flojo del final (y ciertas contradicciones, por ejemplo: si trabajas por propinas ¿de qué te sirve un aumento?) . Y aunque nofuiste muy descriptiva con el entorno, lograste crear una atmósfera que me envolvió (una atmósfera social muy bien lograda). Bueno si tomas en cuenta estas humildes observaciones, házmelo saber. Gracias por tu relato; se pasa uno un buen rato leyeéndolo. Saludos

    • Hola Noel. Gracias por leer y comentar. Sucede que no es un relato, es un híbrido entre crónica y entrevista. La conversa fue tal cual la expuse, solo le di forma. No tengo derecho a poner en voz de Roberto reflexiones que no me comunicó, sería irresponsable de mi parte. Fíjate que no es un texto reflexivo ni analítico. Mi intención fue abrir un canal para que el sentir de Roberto se diera a conocer. Disculpa si no fueron cubiertas del todo tus expectativas. Un abrazo.

  4. En todo caso tu narrativa es muy buena, al punto que creí estabas ficcionando algo que bien pudo haber ocurrido, pero nunca hubiera creído que se trataba de una crónica (tal vez algunas de las licencias que te diste, contribuyó tal confusión (habría que revisarlo)). Pero insisto; se pasa un buen rato leyéndote y además te agradezco el detalle de haber atendido a mi comentario. Saludos.

  5. Muy buen estilo narrativo, además que recoje en forma resumida la terrible realidad que sufrimos la inmensa mayoría de los venezolanos, en la actualodad. Por ello, me atrevo a opinar al respecto sólo para expresar que, tal como lo analiza Roberto el parquero, lo que espera el pueblo es la acción decidida del gobierno. No se explica cómo se puede hacer una revolución con puros anuncios y lamentaciones de la guerra a la que nos someten, sin actuar de manera decidida. El presidente Nicolás Maduro siempre está pidiendo que lo apoyen para actuar; el pueblo se lo ratifica de miles de formas y luego, no se hace nada verdaderamente significativo. Si estamos en una guerra desalmada que pretende someternos por la fuerza, las medidas y las acciones deben ser heróicas, tomadas siempre con el pueblo y para que el pueblo las ejecute junto al Estado con todas sus instituciones, contra todos aquellos que sirven de instrumento a la guerra. No creo eso de que los pequeños comerciantes no son culpables; todos los que intervienen el proceso económico tienen su cuota de responsabilidad y sirven de instrumentos de la guerra cuando no denuncian las tropelías de las roscas seculares de importadores, distribuidores, mayoristas, transportistas, militares, policias, funcionarios públicos y en general, todos aquellos que participan en el incremento de los precios, incrementando en forma desmedida sus ganancias. Si de verdad estamos en una Revolución, está es la gran oportunidad histórica para avanzar al punto de no retorno, cuando se lentregue al pueblo organizado el control sobre los pricipales agentes económicos. Para ello, hace falta que el gobierno y los partidos de la revolución se sometan al verdadero escrutinio de las masas y se pueda salir de tantos infiltrados, sobre todo los que están en las altas esferas del poder. No es fácil, pero tampoco es imposible, si se le da más poder al pueblo organizado y consciente.

  6. Si no paramos el desnalgue iremos al desmadre y al salvese quien pueda. Estamos en guerra? Pues disparemos! Es imposible ya mantenerse a la defensiva. Hay que neutralizar a los titiriteros. No hay otra salida. Hay que confiar en el pueblo.

  7. Pedro Carreño le diría a Roberto: “O eres un tonto útil o un traidor a la patria. La ANC no puede resolver el desnalgue del que traidoramente hablas y además a esos pobres comerciantes mas bien hay que econerarles impuestos, y que al que se queden con tu propina: Nadie produce para perder.”

  8. Exactamente es esta la realidad .
    Soy y seré fiel y leal al proceso revolucionario siempre por que no hay otra salida mejor , pero esto de la guerra económica se le esta saliendo de las manos al gobierno, así como Roberto esta la mayoría del pueblo, esperando una contundente medida por parte de la constituyente que nos ayude a parar esta situación que esta asfixiando al pueblo.

  9. Interesante tu entrevista, me gusto pero al final no entendí porque lo del aumento del 30%, si al inicio de la nota colocaste que el señor trabaja cuidando los carros…

    • Porque es un trabajador contratado por el restaurant chino, con uniforme y todo, es un asalariado, su función es cuidar los carros de los clientes del restaurant. Gana salario mínimo. No hay contradicción, algunos cuidan carros sin ser contratados por los restaurantes y otros siendo contratados, este último es el caso de Roberto. Saludos!

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*