Esto no es un ajuste

pipa

Por regla, los llamados “ajustes económicos” surgen como parte de una decisión política manifiesta. Desde un punto de vista convencional o clásico, suelen entenderse como un conjunto de acciones deliberadas tendientes a “equilibrar” una economía.

Sin embargo, desde un punto de vista más concreto, se habla de ajustes estructurales como un “paquete” de reformas tendientes a garantizar que, tales o cual país, obtenga el visto bueno del FMI, el BM, calificadoras de riesgo, etc., a objeto de adquirir o renegociar deuda, recibir inversión extranjera, estimular la economía, etc.

En el primer caso –el de adquisición o renegociación de deuda– de lo que se trata es de que el país en cuestión ofrezca garantías de cumplir con los pagos comprometidos. Por tal razón, “ajustar” suele ser sinónimo de reducción del mal llamado “gasto público” y de privatizaciones, que son las formas más directas de liberar o recibir recursos para pagar.

Pero en el segundo y tercer casos suele ser sinónimo de reducción del costo de la mano de obra, lo que en consecuencia implica reformas en el mundo laboral, que eufemísticamente denominan de “flexibilización”: se abarata el despido, elimina la estabilidad, aumenta la edad de jubilación, quitan derechos, imponen más horas de trabajo, etc. La idea es que los trabajadores y trabajadoras les salgan más “baratos” a los patronos, que entonces se ven “estimulados” a contratarlos y a invertir.

Como es sabido, esta política degenera en una competencia precarizadora entre países a ver quién paga menos y verse más atractivo a los ojos de los inversionistas.

De más no está recordar que estas medidas pueden tomarse juntas o separadas, y que cuando se toman juntas, el “paquete completo” incluye la devaluación del signo monetario. El razonamiento es siempre el mismo: la devaluación busca estimular la economía, bien por la vía de abaratar la inversión extranjera ( gastan menos los “inversionistas” a la hora de cambiar a la moneda local), o bien la de hacer atractiva la producción para la exportación (los exportadores reciben más moneda local al cambio de lo que generen por concepto de las ventas en el exterior). Pero como señaló claramente von Mises, el gurú de los neoliberales, en realidad, el motivo de fondo vuelve a ser abaratar el trabajo, solo que como eso no suele ser muy elegante ni producente afirmarlo, funciona mejor la perorata de la competitividad.

Así las cosas, ajustes económicos los ha habido mucho y muy variados. Tan solo en 2016, según la OIT, 105 países realizaron reformas laborales y a sus sistemas de pensiones bajo estas premisas. Macri avanza fuertemente en esta dirección en Argentina. Y lo mismo Temer en Brasil. En Venezuela, se ha “ajustado” varias veces: en 1961, 1983, 1989 y 1996. En los dos últimos casos, con el aval del FMI.

Ahora, como dijimos al inicio, la característica común en todos estos casos es que los ajustes surgen como resultado de una decisión política manifiesta. Nunca se había visto que se diera por la vía del hecho u oficiosa. Y decimos “nunca se había visto”, pues todo indica que esto es lo que estamos padeciendo ahora los venezolanos: un ajuste-de-hecho expresado –entre otras cosas– en un violento desbarajuste de precios.

Un ajuste, pues, que no es un ajuste en sentido estricto, pero que –como la pipa de Magritte, que no es un pipa aunque luzca como tal– tiene todas sus características: gracias a la liberación de facto de los precios y la devaluación tanto oficial como oficiosa (vía paralelo) del bolívar, hoy el salario de los venezolanos y venezolanas es de los más bajos del mundo. Y por la misma razón, en términos reales, la inversión social también ha disminuido, por más que el gobierno se esfuerce en mantenerla en términos nominales. El consumo es otro que se ha contraído, lo que en teoría desestimula las importaciones, y por tanto, libera divisas que, entre otros usos, tiene el de servir para pagar deuda. Lo único que no ha ocurrido es lo de las privatizaciones, si bien no es menos cierto que las presiones en esta materia están a las órdenes del día.

Hace poco más de tres meses decíamos en este mismo espacio que en materia económica –como en la naturaleza– el vacío no es tolerado, de suerte que todo espacio que no se ocupa, todo aquello que no se hace o no pasa, rápidamente es suplantado por otra cosa. Al menos desde el 1º de mayo pasado, cuando el presidente anunció la creación de una comisión para evaluar la viabilidad de un congelamiento de precios (pedido a gritos por los asistentes al acto del Día del Trabajador), todos y todas hemos estado esperando se tomen medidas para proteger el salario y acabar con la denominada “guerra económica”. Sin embargo, lo único que ha pasado desde entonces –allende los aumentos salariales– es la entrega de una ley de precios acordados a la ANC que no se ha aprobado y el anunció de un esquema de precios idem para 50 productos o rubros de los que tampoco se sabe mucho (por cierto que, tempranamente, advertimos que se iban a disparar la escasez y la especulación en respuesta a este anuncio si no se tomaban medidas correctivas y mientras más se tardaran los acuerdos).

Algunos dicen que lo que pasa es que el gobierno no se anima a tomar medidas –sea en la dirección que sea– por los costos político asociados y los riesgos que implica en el contexto de la susodicha guerra. Pero para ser francos, cuando miramos las cosas en retrospectiva, la realidad es que el no tomar medidas se instrumentalizó en la práctica en una medida en sí misma, en el sentido de que el vacío institucional dio lugar al más brutal ajuste producido por la vocación especulativa del mercado. Seguramente no fue la intención. Pero en todo caso -y esto siempre es lo más importante- ha sido el resultado con todo y sus consecuencias.

Guardar

Guardar

19 Comentarios en Esto no es un ajuste

  1. El régimen continua de fracaso en fracaso, dando tumbos en cuanto a materia económica se refiere, la la guerra económica es un argumento que cada vez pierde más aceptación dentro de la población, hay todavía quienes la aceptan como la causa del desastre que hoy vivimos los ciudadanos, sin embargo a quienes la aceptan es a quienes más fuerte los golpea la realidad, porque debe ser muy frustrante defender lo indefendible y más aun cuando la situación económica empeora cada día más y la inacción del régimen es más que evidente. Solo un cambio radical en el modelo económico nos salvara de la hecatombe llamada “revolución del siglo XXI”, una revolución cuyo gran extito ha sido empobrecer cada vez más al trabajador venezolano a costa de que los jerarcas del régimen continuen enriqueciendoce groseramente.

  2. Sr. OALCV, AGB, HGU, LVL o como cualquier otra cosa que te llames, total, son de la misma especie.

    Enséñenos cuál es el modelo que Ud. propone, pero eso sí, demuestre primero que haya sido exitoso en algún país del planeta, en términos concretos, esto es: niveles más bajos de pobreza, niveles de escolaridad, baja tasa de mortalidad infantil, acceso a los alimentos, al agua potable, a la educación gratuita, a la vivienda (sin desahucios), a la cultura y al sano esparcimiento, a los servicios públicos, a internet, a la telefonía móvil, entre otros; así como el índice de Endeudamiento Anual Vs PIB (no se vale prender la maquinita para imprimir $$ subiendo el techo de la deuda, así hasta yo me hago rico, pagando las tarjetas de créditos pidiéndole un avance de efectivo a la misma tarjeta para pagarla y cuando llegue al límite de crédito, pedirle al banco que me lo suba para seguir haciendo el pago mínimo a punta de avances de efectivo y subiendo el límite infinitamente; ASÍ LA VIDA ES UN JAMÓN).

    Si va a salir con el discursito controlofóbico de siempre, no pierda su tiempo en eso que ya nadie cree, ¿O es que los Árabes van a migrar de los petrodólares a los petroyuanes porque se dieron cuenta que el “comunismo chino” es bueno y ellos no lo sabían?

    Si su formación académica no le da la capacidad para entender la Guerra Económica, porque eso no aparece en los libritos tradicionales esos con los que los adoctrinaron para idolatrar al dólar, le invito a que se dedique a otra cosa, porque siento decirle que el mundo evolucionó y ya habla de hasta criptodivisas, su dios de papel impreso con tinta verde tiene los días contados; bueno, para darle un poco de consuelo, tiene los años contados.

    Saludos y no te amargues la vida. Don't worry, be happy!

  3. El MAD-Socialismo es algo asi como un Seudo-neoliberalismo, es un especie de frankestein que trata de disfrazar con una retorica idiota (“PAJA LOCA”) una relidad que golpea la cara de los trabajadores. El MAD-Socilaismo, es lo que Marx describia como el Socialismo Burges, este MAD-Socialismo, es ese Fantasma que recorre a Venezuela y precariza a todos y a todo, Claro menos a la burguesia que conforma el poder del Estado y a sus compinches de la Oligarquia. En lo politico es una Especie de Clepto/KaKistocracia. es como un rey Midas alcontrario: Todo o que toca lo vuelve eSes Fecales.

    Marx Define al MAD-Socialismo asi:
    El socialismo burgués no alcanza su expresión
    adecuada sino cuando se convierte en simple figura
    retórica.
    ¡Libre cambio en interés de la clase obrera!
    ¡Derechos protectores en interés de la clase obrera!
    ¡Prisiones celulares en interés de la clase obrera! He
    aquí la última palabra del socialismo burgués, la
    única que ha dicho seriamente.
    Porque el socialismo burgués se resume por
    completo en esta afirmación: los burgueses son
    burgueses en interés de la clase obrera.

  4. cierto es, que el no tomar medidas es una medida…indolente …pero, una medida…la pregunta es PORQUE?….y otra pregunta ….¿hasta cuando el fetiche de la inversion extranjera? que pais desarrollado llego a ser lo que es gracias a ese tipo de inversiones?…..o creemos en nosotros o creemos…no hay alternativa y eso significa desarrollar nuestras potencialidades a partir de nosostros mismos…cueste lo que nos cueste…la inversion extranjera tiene como unico producto la exportacion de plusvalia…con ella y despues de ella la perdida de soberania . Por supuesto es la panacea neoliberal…. la burguesia internacional … coordina muy bien sus acciones y a pesar de que han impuesto de facto sus politicas el gobierno para ellos no es de fiar, asi que arreciara esta guerra….ojala comencemos a contraatacar en lo economico como debe ser con politicas mas coherentes en la planificacion de todos los ambitos del quehacer nacional….por ejemplo una educacion en funcion de crecer en lo tecnico y economico a partir de nuestras realidades….amen claro esta las medidas de caracter perentorio que alexander ha descrito reiteradas veces.

  5. Estimado Alexander Riera: Gracias a personas fanáticas como usted que continúan apoyando (eso se percibe de sus opiniones) a este grupo de manipuladores que han estafado al país poniéndose máscaras de “comunistas” o de “socialistas” o de “patriotas” o “antiimperialistas” , Venezuela ha sido monumentalmente saqueada, está en quiebra, con hambruna, con enfermedades del siglo XIX. Usted lanza una pregunta a algunos colegas opinadores en este foro, preguntando por un modelo económico que proporcione un paraíso para sus habitantes. Puedo asegurarle que en esta vida ningún sistema económico funciona sin el trabajo profesional y honesto de la gente en absoluta libertad ideológica, con productividad, y viviendo en plena democracia y fiscalización permanente hacia los poderes públicos. Las antítesis de estos valores han sido sembrada en la población venezolana por esta cleptocracia que gobierna hoy a al país, a saber: falta de productividad de las empresas publicas, acoso oficial y popular a las empresas privadas, doctrina contra emprendedores, inversionistas; populismo, regalar bienes como casas o taxis, ausencia de autocrítica personal y social, la afirmación que los militares son buenos (eso no existe en ningún país del mundo), la afirmación de que el modelo cubano es exitoso ( hay fanáticos chavistas que ya comienzan a pedir el modelo norcoreano), etc, etc, etc….. Bueno, el modelo por el que usted pregunta se llama modelo NORUEGA. Pero como ya es mucho pedir que los latinos lleguemos a ese nivel de educación y conciencia, entonces me atrevo a presentarle el modelo COSTA RICA, modelo que por lo menos, ya por lo menos, no tiene que invertir en un ejército improductivo, en una ingente cantidad de generales corruptos, en una inversión milmillonaria en equipo bélico comprado con sobreprecios, con alto costo de mantenimiento y que como es chatarra o desecho de China o Rusia, ya es tecnología obsoleta. Además Costa Rica tiene un sistema democrático que es modelo para América. Saludos amigo Riera.

    • Acabo de leer en Aporrea, por Asdrúbal Garcia el artículo titulado: Que tal si nos dan una ley de salarios “acordados” o Indexación Salarial, me pareció interesante, apoya explícitamente la proposición en artículos constitucionales que garantizan derechos que no están siendo protegidos por el Gobierno…..

      • Saludos, Josefino. Muchas gracias por compartir tan interesante planteamiento, que va en la misma línea con nuestra propuesta y le da sustento jurídico; sobre el particular, les envío algunas bondades de la indexación salarial, que espero sirvan para reforzar dicha propuesta, las cuales son como sigue:

        BENEFICIOS DE LA INDEXACIÓN SALARIAL.

        1. Protege el salario del trabajador bajo dependencia y le preserva su poder adquisitivo durante los procesos de reajustes de costos y precios.

        2. Sincera las estructuras de costos de producción de bienes o servicios bajo los mismos parámetros, dándole al costo de mano de obra su justo valor para mantener el equilibrio.

        3. Revierte la tendencia inflacionaria porque afecta a quien la propicia manipulando los precios, ya que le corresponde asumir la carga de los costos asociados a obligaciones fiscales, laborales y por descapitalización patrimonial.

        4. Estimula un arbitraje cambiario a favor del mercado interno, lo cual elimina el incentivo al contrabando de extracción, ya que por la incidencia de los costos de labor en el esquema de precios, a propósito del salario indexado, el precio resultante será lo suficientemente adecuado pero para que se comercie dentro del país, que es donde se tendría la capacidad de compra para adquirirlos, en cualquier otra zona fuera del país con salarios más bajos (equivalente al cambio) serían extremadamente inaccesibles como para sacarlos de contrabando, en su lugar, el contrabando se daría a la inversa, serían de otros países que introducirían mercancía a nuestro país y se acabaría el desabastecimiento.

        5. Estabiliza la paridad cambiaria, ya que la divisa se cotizaría al precio al que el mayor demandante, que es el empresario, lo puede pagar para operar; esto porque dado el efecto de la indexación salarial ya no le puede endosar la carga especulativa al último eslabón de la cadena que es el consumidor final, sino que tiene que asumirla él, lo cual lo llevará pagar solo lo justo para que su actividad económica sea viable; y así le tomaríamos la palabra a quienes sostienen que la divisa vale lo que el comprador esté dispuesto a pagar por ella.

        6. Acaba con el contrabando del efectivo que es utilizado en las casas de cambio de las fronteras para el lavado de divisas proveniente del delito y no ya tendríamos la crisis con el papel moneda que hoy nos agobia.

        7. Propicia la sana competencia, basada en el aumento de la productividad de la mano de obra por tener un personal motivado por la indexación de su salario, pero a su vez complementada con la reducción de otros costos a través de la tecnología y la maximización del uso de materia prima nacional y lo mejor de todo, por la reducción de los márgenes de utilidad o plusvalía. Así pues, si el productor quiere competir en el mercado global exportando parte de su producción para generarse sus divisas, tendrá que ser muy productivo.

        8. Desvincula la dinámica económica nacional de las variables que se manejan en el mercado paralelo y que se constituyen como marcador para establecer los criterios para fijar precios. El mercado paralelo se manejará de forma totalmente subterránea y los empresarios serán los menos interesados en que la cotización de la divisa incida sobre dicha dinámica, ya que es a ellos a quienes les tocaría asumir los costos.

        9. Desmonta las presiones especulativas que provienen de algunos sectores vinculados a las transnacionales cuyo interés es que los países se vean obligados a dolarizar su economía para estabilizar la, ya que con la indexación salarial se pone en práctica el modelo matemático intrínseco a través del cual se consigue la misma estabilidad, dado que todas las variables son tratadas bajo los mismos parámetros.

        10. Neutraliza los mecanismos de corrupción que se generan en virtud de los vicios estimulados por el diferencial cambiario entre la paridad oficial y la del mercado paralelo, ya que la indexación obligaría a la unificación de las tasas.

        11. La indexación constituye el mecanismo óptimo para la eliminación progresiva de los subsidios, ya que con salarios dignos se reduce la necesidad de aplicarlos, solo serían requeridos para los sectores más vulnerables y esto se haría de forma directa con recursos provenientes de la captación de moneda nacional a través del canje de divisas a una tasa real, según se cotice en el mercado.

        12. Consolida la paz nacional alcanzada a través de la Asamblea Nacional Constituyente, ya que con todos los beneficios anteriores, se acaba con la única arma que le queda a la oposición para atacar a la patria, que es a través de la Guerra Económica, cuyo gran artífice es la manipulación desproporcionada, arbitraria e irracional del valor de nuestra moneda fuera del país. Con la indexación, si inducen la depreciación y/o devaluación se les viene en su contra.

        13. La estabilidad económica traerá consigo la estabilidad política del país y la revolución se hará irreversible.

        Para cerrar, sigamos adelante, ya son innumerables las voces que se manifiestan en las redes sociales pidiendo a gritos que de seguir la influencia de Dólartoday sobre la economía, que se obligue a pagar impuestos, servicios y salarios en función a Dólartoday.

        Solo el pueblo salva al pueblo. Venceremos si perseveramos.

  6. Aun no he leído la primera solución o medida económica desde la oposición y mucho menos de los que se esconden en un nombre falso o seudónimo. Demuestren cuales son las soluciones y estoy seguro que 15yultimo no vacilara en publicarlas. No venga que con liberación de precios y eliminación de control de cambio, quedarían como la espoleta.

  7. Sr. Jose Luis Farfán: Nos veremos patèticos si ahora vamos a debatir lo que usted dice como “intente invadirla entonces” ( Costa Rica), ustedes los fanáticos “comunistas” o “antiimperialistas”, y especies parecidas caen en el vicio ( o quizá lo hacen de manera manipuladora ) de escribir diatribas sobre lo que sucede en otros países pensando que así a los venezolanos se les va a olvidar que tienen hambre o están enfermos. Pero si quiere una diatriba, què le parece que el muy preparado y equipado, patriota bolivariano y antiimperialista ejército venezolano no tiene los guáramos para invadir y recuperar el Esequibo que Estados Unidos ya le robó a Venezuela, utilizando al títere gobierno de Guyana. El ejército de Venezuela sólo tiene el valor para reprimir al pueblo opositor desarmado que sólo tiene piedras y palos. Saludos “camarada” Farfán.

  8. Lamentablemente 100% de acuerdo !… la realidad es que el no tomar medidas se instrumentalizó en la práctica en una medida en sí misma, en el sentido de que el vacío institucional dio lugar al más brutal ajuste producido por la vocación especulativa del mercado. Seguramente no fue la intención. Pero en todo caso -y esto siempre es lo más importante- ha sido el resultado con todo y sus consecuencias…! Ahora, por qué? YO pienso y pienso y pienso…y leo y leo y leo…y sigo sin encontrar la(s) respuesta(s).

  9. Reducir las importaciones desde 71 mil millones de dólares en el 2012 (datos del BCV) hasta 17 mil millones de dólares en 2016 (datos de Cepal) con el objeto de disponer de recursos para pagar 80 mil millones de dólares en vencimientos de la deuda externa, provocó una contracción brutal de la oferta de mercancías. ¿Eso es un ajuste económico reaccionario? Si, aunque algunos todavía lo quieran esconder.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*