La emboscada contra Chávez y su moneda

Bolivar-Chávez

El Bolívar Fuerte sufrió desde principios de 2013 un inédito ataque especulativo. Inédito, porque contrario a los ataques que suelen sufrir las monedas, nunca tuvo como propósito simplemente devaluarlo o “ajustarlo”. Tampoco se propuso meramente acabar con el control de cambio. Hacerlo era una necesidad, pero no el fin. Y la prueba es que pese a que en la práctica ya no existe (lo que es distinto a que el Estado no esté asignando divisas), el llamado paralelo –que cada vez es menos “paralelo”, en la medida en que se impone como marcador de referencia paraoficial de los precios de nuestra economía- no deja de subir.

El objetivo siempre fue acabar con el Bolívar Fuerte en sí mismo, y por añadidura, con la República en la cual vio luz.

Este 8 de diciembre se cumplen cuatro años del último mensaje dirigido a la Nación por el presidente Chávez. Dos meses antes había ganado por aplastante mayoría las presidenciales. En ese momento, las reservas internaciones superaban los 30 mil millones de dólares, en proporción, las más altas del continente. El PIB cerró con en 5,5%, el doble del promedio mundial de entonces. La pobreza rozaba mínimos históricos al igual que el desempleo. El salario mínimo rondaba los 3 mil bolívares, siendo que con el 60% del mismo se costeaba una canasta básica alimentaria para una familia de 4 personas. Incluso la inflación iba en picada. A finales de 2012, cerró en 20 puntos: 7 menos que la del año anterior.

Qué ocurrió luego es una historia compleja y larga de explicar. En buena medida lo sabemos porque lo hemos padecido. Pero en buena medida a su vez lo desconocemos. Comprenderlo es algo que nos debemos como país. Pero también al comandante Chávez.

Keynes, el gran economista inglés, señaló una vez lo siguiente: “No hay una forma más sutil y segura de trastocar las bases de una sociedad que corrompiendo su moneda. El proceso involucra todas las fuerzas de la ley económica con la destrucción, y lo hace en tal forma que ningún hombre sería capaz de detectarlo”.

Chávez murió el 5 de marzo de 2013, tres meses después de su alocución. El 11 de marzo de ese mismo año, cuando aún se le velaba, Steve Hanke, un economista norteamericano ex asesor de Rafael Caldera y actual asesor de la página dolar today, publicó en El Universal un artículo titulado: El fallecimiento de Chávez… ¿Y de su moneda?”. Comenzaba así:

Aunque Hugo Chávez Frías, el presidente de Venezuela, fue superado por la enfermedad que le aquejaba, deja otro paciente cuya salud comenzó a deteriorarse en las últimas semanas: la moneda del país, el bolívar fuerte, que probablemente necesite pronto reanimación cardiopulmonar. El bolívar ha ingresado en lo que pudiera catalogarse de espiral de la muerte, que se ha acelerado con las noticias sobre la defunción de Chávez”.

A los pocos días de publicado el artículo, y a medida que avanzó la coyuntura electoral de principios de 2013, el dólar paralelo se disparó en una carrera que hasta la fecha no se detiene.

Corrompiendo la moneda trastocaron las bases de nuestra sociedad. Sincronizadas con una campaña tan bien orquestada como perversa dirigida a convencer a propios y extraños, la especulación se fue imponiendo como norma y la escasez el precio a pagar por tener Patria. Se hizo del cinismo consigna y de la exaltación de las más bajas pasiones una causa. Se explotó la debilidad institucional, promovió la corrupción, recurrió al chantaje, incitó a la traición y al odio, todo para acabar con lo avanzado pero en especial para evitar se siguiera avanzando. Las mayorías nacionales seguimos resistido rodilla en tierra. La prueba es que aquí seguimos. Con las heridas, secuelas, pérdidas y dudas que dejan todas las batallas, pero con el convencimiento de a quienes no les dejaron otra alternativa. El ataque para acabar con el Bolivar ha sido también para acabar con la Patria de Bolívar y con los y las que en ella habitan. No podemos hacer otra cosa que no sea defendernos.

9 Comentarios en La emboscada contra Chávez y su moneda

  1. “Tampoco se propuso meramente acabar con el control de cambio. Hacerlo era una necesidad, pero no el fin.” ¿Una necesidad para quién?, Uff! el pensar así es lo que da origen al resto de la problemática. Eso puede ser válido en el Reino Unido; por ejemplo, donde además de que su moneda también es divisa global de reserva, Su Majestad no está obligada a ofertar las divisas que obtiene a través de la actividad petrolera para alimentar el mercado cambiario, porque no es la única que desarrolla actividades productivas que generan ingresos en divisas; ¿pero aquí?, esto se le acepta que lo piense cualquiera que no conozca la idiosincracia del “inversionista” venezolano y la psicología de nuestro mercado. Con todo respeto, pero creo que todos tenemos que ubicarnos en contexto, revisarnos y dejar a un lado todos esos escatológicos complejos existenciales con los que necesitamos vivir por temor a tener que enfrentar la realidad empírica; de lo contrario nunca vamos a encontrar soluciones. Con razón Cúcuta es la que define cuánto vale nuestro Bolívar y el Banco Central de Venezuela lo permite.

    No está de más recordar algunos fragmentos del canto de Alí en homenaje a Bolívar.

    Niño: “Y lo peor es que a mi pueblo”
    ya lo estan dejando sin Bolívar “.
    Bolívar: “¿Qué están dejando sin dinero carajito?”
    Niño: “Sin conciencia Libertador, sin conciencia.

    Pudiera extenderme para tratar de explicar algunos detalles que parece que se pasan por alto y plantear algunas propuestas, pero creo que en esta oportunidad no vale pena, no más comentarios.

  2. La destrucción de la moneda tiene su origen en el desorden fiscal y monetario que existe en Venezuela, el “bolivar fuerte” de Chavez no fue otra cosa que uno de los tantos fracasos de la revolución bonita. El chavismo ha sido el principal conspirador contra la estabilidad de la moneda, la maquinita de imprimir dinero ha impulsado al país al fenómeno de la hiperinflación, que hasta ahora solo comienza a cobrar fuerzas. La razón es muy sencilla, no requiere mayor explicación, una cantidad cada vez mayor de dinero persiguiendo una cantidad cada vez menor de bienes y servicios tendrá como resultado un aumento de precios, en Venezuela la inflación es un fenomeno monetario, por más razones (teorias conspirativas) con las que el chavismo intente justificar el desastre del que son los principales culpables. Ante la situación que esta por venir el ciudadano debe aceptar que la destucción del poder adquisitivo de la hiperinflación adquirirá una velocidad exponencial, el empobrecimiento al que ha sido sometido el venezolano durante la era chavista parecerá un dulce sueño frente a lo que esta por venir. El régimen no podrá tapar el sol con un dedo, el país se está derrumbando y no debemos esperar a estar debajo de los escombros para reaccionar.

  3. Sentir y sufrir el ASESINATO del Bolívar FUERTE, ha sido y es una pesadilla. PERO leerlo…es insoportablemente casi mortal. YO lloré (y sigo…) tanto como con el asesinato de nuestro Chávez, porque sé que son lo mismo. Chávez fué asesinado, entre incontables batallas por tod@s nostr@s, pueblo, por siempre reprimido, excluido, desaparecido, torturado, asesinado por 500 años, por INVENTAR exitosamente, nuestro, pal PUEBLO, Bolívar FUERTE. Esperanzada que ahora el Presidente, escuchando a Chávez en ! INVENTAMOS o ERRAMOS ! ha INVENTADO EL PETRO, y que esta vez SÍ, definitivamente TRITUREMOS CAPITALISMO CRIMINAL.

  4. Imagínense que hubiese ocurrido con la Revolución Cubana si la CIA hubiera logrado matar a Fidel el año 1.972…..si, ya se que nunca lo sabremos….pura especulación…..solo los ingenuos creian que esto iba a ser facil……ya las mismas voces que alertaron del colapso en 2.008 estan hablando de una crisis financiera mundial mucho mas profunda y la debacle del Dolar…..filosóficamente lo recomendable es el estoicismo……

  5. Que gran cinismo tienen estos chavistas. Sr Josefino, usted insinúa que Venezuela está mal pero que eso no importa ya que el mundo se va a acabar pronto a causa de una megacrisis del dólar…todavía tiene el tupé de escribir “nos queda el estoicismo”; sí, personas como usted y Riera que son enchufados, hablan de estoicismo pero muchos venezolanos ya están muriendo de hambre y muchos miles más morirán antes que el dólar se derrumbe.

  6. Además, sr Josfefino y Riera, ustedes nunca dicen lo que en Venezuela es una puñalada al pueblo, que si eres amigo de maduro, puedes comprar dólares a 10 bolívares y los vendes en 100 mil…así quien no hace fortuna de la noche a la mañana…chavistas alcahuetes de la camarilla madurista..

  7. Asumamos por un momento que lo de la maquinita de imprimir bolivares no tiene peso en el argumento como los escritores y comentaristas de este foro quieren hacer o haberle pedido el primer “millardito” al BCV:

    Si el valor del bolivar siempre ha estado controlado y DETERMINADO unilateralmente por el BCV cuya funcion principal es de preservar la moneda. Como es que el BCV siempre termina devaluando? los unicos con el poder de devaluar la moneda son los del BCV y lo han hecho decenas, si no cientos de veces desde el famoso viernes negro.

    Acaso no ha sido este y todos los gobiernos anteriores los que han devaluado? se endeudan en bolivares con el pueblo a traves de los sueldos, pensiones, prestacions y luego como los ingresos de la venta del petroleo son en dolares anulan la deuda vendiendo los dolares a un precio mas elevado y pagan la deuda (devaluacion).

    La emboscada la han tirado este y todos los gobiernos anteriores porque el ingreso es en dolares y los gastos en bolivares. Si los ingresos fuesen en bolivares al estado le convendria apreciar el bolivar para obtener mayores ingresos!

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Pedagogía del Especulado / ¿Adiós al Bolívar? – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*