¿PDVSA al borde del precipicio?

Pdvsa

Luis Enrique Gavazut Bianco

Como parte de un estudio que vengo realizando acerca del endeudamiento externo público, el cual se divide en dos grandes componentes: la deuda del gobierno central y la deuda financiera de PDVSA, recientemente finalicé el análisis de la segunda, cuyos resultados presento en este artículo para conocimiento del público en general, muy especialmente del pueblo venezolano, en nuestra condición de accionistas soberanos de esa corporación estatal tan vital para el destino de todos nosotros y de nuestros hijos.

En el sitio web oficial de PDVSA se encuentran publicados varios de los informes financieros de la empresa, así como de sus resultados de gestión. Tomando como fuente de datos ese material y haciendo un preprocesamiento previo para hacer compatibles las mismas partidas, variables e indicadores a lo largo de los diferentes informes, los cuales tienen distintos niveles de agregación y desagregación dificultando muchísimo con ello la posibilidad de contar con series de datos que permitan hacer análisis a lo largo del tiempo, pude construir los cuadros y gráficos que presento en este artículo, relacionados con la deuda financiera de la empresa, así como otros indicadores y variables de relevancia para el análisis de su situación actual.

De igual manera, incluyo un análisis no paramétrico de intercorrelaciones para un conjunto seleccionado de variables, con el objeto de explorar relaciones estadísticamente significativas y sus implicaciones. Trabajé con el coeficiente de correlación ordinal por rangos ordenados de Spearman, que es una técnica de análisis no paramétrica, evitando con ello tener que hacer suposiciones acerca de la forma o el tamaño de las distribuciones de datos y de sus errores estadísticos, en particular sobre la dependencia serial o autocorrelaciones intertemporales.

Incluyo, así mismo, un par de escenarios de proyección de la deuda financiera de PDVSA y su amortización anual, para el período 2017-2022.

Si lo prefiere, el lector puede saltarse los análisis cuantitativos y gráficos e ir directamente a las conclusiones de este estudio; pero no es recomendable a efectos de una mejor comprensión de la situación actual y perspectivas de PDVSA. Todas las cifras se reportan al cierre de cada ejercicio anual.

001

002

La deuda financiera consolidada de PDVSA se mantuvo por debajo de 10.000 millones de dólares entre 2000 y 2006, momento a partir del cual comenzó a aumentar aceleradamente hasta rozar los 50.000 millones de dólares entre 2006 y 2013, comenzando a descender desde el año 2014 en adelante. Este comportamiento se corresponde con el auge y descenso de los precios internacionales del petróleo y también con el incremento sustancial del riesgo país a partir del año 2014, que ha limitado las posibilidades de nuevo endeudamiento de la empresa.

 

003

El valor neto de las propiedades, planta y equipos (activos fijos productivos) dio un salto sustancial a partir del año 2011, alcanzando un pico histórico en el año 2014, para descender ligeramente entre los años 2015 y 2016. Este proceso de valorización de los activos fijos de la empresa se debe a los sostenidos desembolsos por inversión, año tras año, así: 2009: 13.538 MM$, 2010: 13.307 MM$, 2011: 17.534 MM$, 2012: 24.579 MM$, 2013: 22.898 MM$, 2014: 24.418 MM$. Estos son los únicos años en los que los informes de gestión de la empresa reportan los niveles de inversión. Esas cifras indican que en solo seis años, entre 2009 y 2014, en el marco del plan estratégico de siembra petrolera, PDVSA hizo desembolsos por inversiones productivas por un monto de 116.274 MM$. En ese lapso, el valor de los activos fijos se incrementó en 92.020 MM$. Si se toma la porción corriente de la deuda financiera en cada uno de esos seis años y se asume que es la parte capitalizable de dicha deuda y que en su totalidad fue destinada a inversión, se infiere que entre 2009 y 2014, PDVSA incrementó el valor neto de sus propiedades, planta y equipo en un 23,98%, como máximo, mediante deuda financiera. Contrario a lo que pudiera pensarse, la proporción de deuda financiera a activos fijos es de hecho mucho menor al cierre de 2016 (32,27%) que al cierre de 2010 (47,25%), que representa el pico histórico del período 2000-2016.

004

005

La ganancia bruta de la empresa ha experimentado una caída abrupta y dramática en los años 2015 y 2016, siendo en este último año de apenas 1.932 MM$, la más baja de toda la serie 2000-2016. El siguiente año con ganancia bruta más baja fue 2003, con 4.601 MM$, que fue el año del paro petrolero, antecedido por el golpe de estado de 2002. En el lapso 2009-2014, la ganancia bruta acumulada fue de 149.639 MM$. En ese mismo lapso, la ganancia neta acumulada después de gasto para el desarrollo social y el pago de impuestos, fue de 42.668 MM$ (ganancia neta integral acumulada). Suponiendo que la totalidad de ese monto se haya mantenido como ganancias retenidas (no distribuidas) y haya sido destinado al financiamiento de la inversión, ello representa, como máximo, el 36,70% de los desembolsos por inversiones productivas efectuados por la empresa en ese mismo lapso 2009-2014. Si a esa cifra se suma el 23,98% que como máximo fue financiado con endeudamiento, restaría un 39,32%, que probablemente se financió mediante asociaciones estratégicas (aportes de capital de asociados). Hasta este punto, el análisis revela un cuadro de manejo razonable del endeudamiento financiero y las expansiones estratégicas de capital, que dista mucho de la visión tendenciosa acerca del “excesivo” endeudamiento de PDVSA y su supuesta “quiebra inminente”. Claro que como el nivel basal de los costos fijos de la empresa pareciera ubicarse en torno a 40.000 MM$ anuales, cualquier nivel de ingresos que se aproxime a ese límite representa un riesgo de pérdida operacional para la empresa. Sin acceso a fuentes de fondos que permitan superar ese límite de flujo de caja, ciertamente la empresa corre grave riesgo de paralización de la producción.

006

Coincidente con los resultados ya analizados, acerca de un manejo razonable del endeudamiento financiero por parte de PDVSA, debe señalarse que en el período 2000-2016, la proporción promedio del servicio de la deuda anual (principal más intereses) respecto a los ingresos totales, es de 4,79%. No obstante, todos los años de la serie se ubican por debajo de ese promedio, a excepción de 2003 (5,37%), 2014 (7,92%), 2015 (10,36%) y 2016 (18,44%). Por lo tanto, la caída abrupta de los ingresos en los últimos dos años hace que el servicio de la deuda constituya una carga importante que compromete la solvencia a corto plazo de la empresa.

007

Mucho se ha hablado acerca del “gasto ineficiente” de PDVSA. Sin embargo, las cifras no corroboran esa apreciación. En el período 2000-2016, la proporción promedio anual de los gastos operacionales, de ventas, administrativos y generales, respecto a las ventas de petróleo crudo, sus productos y otros, es de 22,21%. La mitad (8 años) se ubican por encima de ese promedio y la otra mitad (9 años), se ubican por debajo. No es el aumento del gasto el factor más determinante en esta relación proporcional, sino la disminución de las ventas (ingresos). En los últimos dos años de la serie (2015 y 2016), la relación de gasto a ventas fue, respectivamente, de 26,98% y 30,41%. Esto no se debe a un aumento de la “ineficiencia del gasto”, sino a una evidente caída de los ingresos, determinada por dos factores: la caída del precio del petróleo en los mercados internacionales y la disminución del volumen de producción.

008a

008b

009

Este indicador revela una situación preocupante. Entre 2008 y 2016, la empresa exhibe una disminución sostenida e ininterrumpida del volumen de producción de petróleo crudo. Es una caída ininterrumpida a lo largo de ocho años consecutivos, siendo 2016 el año de mayor caída puntual. Pero lo que llama la atención no es que haya ocurrido una caída del volumen de producción acumulada de 23,77% respecto al volumen pico del año 2008, sino que la misma se produjo justamente en un período donde los niveles de inversión productiva de la empresa fueron gigantescos, como se expuso anteriormente, financiados además en su mayor parte por endeudamiento y aportes de capital de asociados; es decir, mediante una carga patrimonial importante para la empresa. Se infiere, por lo tanto, o bien que las inversiones se efectuaron realmente y las mismas fueron desacertadas y/o que hubo buena parte de las inversiones reportadas en los informes de gestión de la empresa que no se efectuaron realmente, lo que llevaría a considerar una posible situación de desfalco o fraude. Según los informes de gestión anuales, la inversión en exploración y producción fue: 2009: 4.360 MM$, 2010: 7112 MM$, 2011: 8.494 MM$, 2012: 12.475 MM$, 2013: 12.750 MM$ y 2014: 13.385 MM$, para un total en ese lapso de 58.576 MM$, lo cual representa el 50,38% de todas las inversiones efectuadas en ese lapso. No luce razonable que semejante cantidad de inversión se haya traducido en tan pobres resultados en el volumen de producción de petróleo crudo, que disminuyó en ese mismo lapso en 13,91%. Por lo tanto, cobra fuerza la hipótesis del desfalco o fraude.

010

No obstante lo dicho en el análisis anterior, resulta significativo el hecho de que el volumen de producción de petróleo crudo pesado y extrapesado creció significativamente entre 2008 y 2016, así como en el lapso 2009-2014. El crecimiento acumulado a partir de 2008 ha sido de 17,39%. Esto avala la hipótesis de “inversiones desacertadas”, es decir, grandes inversiones que lograron incrementar la producción de crudo pesado y extrapesado en una modesta proporción, y desinversión en segmentos que hubiesen podido representar mucho mejores resultados operativos, como por ejemplo la recuperación de pozos inactivos de crudo liviano y mediano, de mucho mayor rentabilidad. Las inversiones en expansión del volumen de producción de crudo pesado y extrapesado son estratégicas, porque representan el segmento de mayor futuro para la industria petrolera nacional; pero no reditúan lo suficiente a corto plazo.

011

Esta gráfica corrobora lo antedicho, pues evidencia que la producción de crudo pesado y extrapesado ha aumentado, a la par que la producción de crudo liviano y mediano ha declinado sostenidamente a lo largo de los últimos años.

012

Así mismo, el volumen de exportaciones de productos de mayor valor agregado (productos de refinación) ha venido disminuyendo en relación a las exportaciones de petróleo crudo. Esto se compagina con el hecho de que la capacidad de refinación de PDVSA requiere de elevados niveles de inversión para su reconversión al procesamiento de crudo pesado y extrapesado, que es el que crecientemente se está produciendo. Es evidente que el declive de la productividad de los pozos de petróleo crudo liviano y mediano, y la orientación del esfuerzo de inversión hacia la producción de petróleo crudo pesado y extrapesado, han determinado una disminución de los volúmenes de producción de mayor valor agregado y rentabilidad. Esto, conjuntamente con la caída de los precios internacionales del petróleo, ha determinado una caída de la productividad de PDVSA y el deterioro de los términos de intercambio de la economía nacional.

013

La importante caída en la capacidad de refinación de PDVSA en el extranjero, observada en el año 2011, indica que pudo haber sido una de las fuentes de fondos que utilizó la empresa para financiar su ambicioso plan de inversiones en ese período. La caída en 2016 pudiera significar una vía de obtención de recursos líquidos para mejorar la situación de flujo de caja de la empresa, precisamente en ese año donde los ingresos totales sufrieron una caída sustancial, llevando a un mínimo histórico la ganancia bruta obtenida. En estas decisiones también pudo haber incidido la menor posibilidad de alimentar de crudo liviano y mediano a la capacidad de refinación en el extranjero específicamente adaptada a esos tipos de crudo. Es posible que PDVSA haya optado por mantener su capacidad de refinación en el extranjero principalmente de crudos pesados y extrapesados, en función de la reorientación estratégica de su producción hacia el aprovechamiento a futuro de las enormes reservas de la Faja Petrolífera del Orinoco, liberando así fondos represados en activos de refinación que pudieran quedar ociosos por falta de suministro de materia prima.

014

Tomando como información de insumo los vencimientos de principal de la deuda financiera programados para el período 2017-2022, reportados en los informes financieros de PDVSA al cierre de 2016, y tomando en cuenta la proporción histórica del servicio de la deuda por pago de intereses respecto al nivel de endeudamiento, se proyectó mediante el modelo de simulación presentado en este cuadro, el flujo de desembolsos anuales que tendría probablemente que incurrir PDVSA para amortizar su deuda financiera acumulada hasta el cierre de 2016, suponiendo que la empresa no adquirirá nueva deuda financiera a partir de ese momento. La simulación indica que los pagos de principal e intereses por deuda financiera en 2017 podrían rozar los 10.000 MM$, representando el año en curso el de mayor servicio total de la deuda financiera desde el año 2000, antecedido por el año 2016, en el que el servicio de la deuda ascendió a 8.851 MM$. Ahora bien, superado el pico de 2017, el servicio anual de la deuda disminuye sustancialmente a partir de 2018, con un aumento en 2020, pero siempre por debajo de los picos álgidos de 2016 y 2017. A pesar del pronóstico favorable que pinta este escenario, todo dependerá del nivel de ingresos brutos de la empresa que le permitan cubrir sus gastos financieros anuales, lo que a su vez va a depender de los precios internacionales del petróleo y del volumen anual de producción de petróleo crudo y productos refinados para la exportación. Si estos últimos niveles se ven comprometidos por el desfalco o fraude de inversión, a la empresa no le quedará otra vía que buscar el levantamiento de capital mediante asociaciones estratégicas, empresas mixtas e incluso arrendamiento financiero de sus plantas de producción. De allí que el rumor de arrendamiento de las principales refinerías del país a socios estratégicos (Rusia, China), no es descabellado, dadas las actuales circunstancias por las que atraviesa la empresa.

015a

015b

A pesar de la severa restricción en el acceso a nuevo endeudamiento por parte de PDVSA, dadas las perspectivas poco alentadoras en sus flujos de caja operativos, debido fundamentalmente a la disminución en el volumen de producción anual de petróleo crudo, conviene proyectar el posible servicio anual de la deuda financiera de la empresa entre 2017 y 2022, bajo el supuesto de que podrá recibir nuevo financiamiento, al mismo ritmo que el recibido en los últimos años. Tomando específicamente el lapso 2012-2016, se construyó el modelo de simulación presentado en este cuadro, suponiendo, a diferencia del modelo anterior, que PDVSA accederá a nuevo endeudamiento en el futuro manteniendo la misma tendencia observada en el lapso 2012-2016, donde el acceso a nuevo endeudamiento ya ha estado bastante restringido. Esta simulación indica que los pagos de principal e intereses por deuda financiera en 2017 podrían rozar los 11.000 MM$. Lo discutido en el primer escenario es válido también para este, pero los montos anuales de servicio de la deuda total aumentan ligeramente. Destaca el alivio en los desembolsos anuales que tendrá la empresa en 2018 y 2019, que son dos años críticos donde no se prevé una recuperación significativa de los precios internacionales del petróleo y donde la tendencia inercial de la crisis de producción de petróleo crudo en PDVSA pudiera traducirse en disminuciones aún mayores en el volumen de producción anual, con el consecuente riesgo de pérdida operacional, es decir, que los egresos totales superen a los ingresos totales. En este último caso, las posibilidades para la empresa de mantenerse en operación, dependerán de sus posibilidades de financiamiento por la vía del crédito comercial, la gestión de inventarios, el manejo de cuentas por pagar y por cobrar, el arrendamiento financiero, el levantamiento de capital por vía accionaria y, finalmente, la descapitalización de activos fijos, primero en el extranjero y luego en el país.

016

Este análisis estadístico conduce a diferentes hallazgos e implicaciones de interés para comprender los resultados exhibidos por PDVSA a lo largo de los últimos años.

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
1 El endeudamiento (DFC) no guarda relación con las ventas de petróleo crudo, sus productos y otros (VPC), ni con los ingresos totales (IT) ni con la ganancia bruta (GB). Esto indica que la empresa incurre en endeudamiento sin tomar en consideración el nivel de ventas, ingresos ni ganancias, que son las fuentes de fondos que permiten eventualmente pagar la deuda.

 

017

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
2 El endeudamiento (DFC) guarda una muy alta relación directa con el valor neto de las propiedades, planta y equipos (PPE), así como con la cantidad de taladros/año (TA). Esto indica que la empresa efectúa las inversiones requeridas para el proceso de formación bruta de capital fijo, mediante endeudamiento financiero e ingresos financieros, entre otros no relacionados con los ingresos provenientes de sus operaciones productivas. Sin endeudamiento, PDVSA no tiende a invertir en el mantenimiento y expansión de su capacidad productiva. Es evidente entonces que el endeudamiento financiero es vital para las inversiones productivas de la empresa; pero igual de evidente es la debilidad gerencial que representa el no mantener la debida provisión para un fondo de inversiones a partir de los resultados operacionales, lo cual evitaría la necesidad de incurrir en endeudamiento financiero. En esto último incide, por supuesto, la elevada carga que para la empresa representa el destinar gran parte de su ganancia bruta para el pago de regalías e impuestos y para la inversión social directamente financiada por PDVSA; al igual que el posible desfalco o fraude en la ejecución de las inversiones.
El valor neto de las propiedades, planta y equipo (PPE), guarda una relación directa moderada con los ingresos totales (IT), pero no tiene relación significativa con las ventas de petróleo crudo, sus productos y otros (VPC).

 

018

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
3 El endeudamiento (DFC) guarda una alta relación inversa con el volumen de producción de crudo (PC) Esto indica que al disminuir la producción de crudo, la empresa incrementa sus niveles de inversión con el objeto de recuperar los niveles de producción de crudo; y esa inversión la hace, como ya se expuso, mediante endeudamiento financiero principalmente. Pero también indica que la empresa no efectúa inversiones más allá de recuperar los niveles de producción de crudo, puesto que cuando estos últimos aumentan por encima de su nivel promedio histórico, la empresa reduce significativamente su endeudamiento financiero, y ello no se debe a que el aumento de los ingresos por concepto del mayor volumen de producción le permita saldar la deuda, sino aparentemente a una política deliberada de hacer inversiones solo para mantener una determinada capacidad instalada de producción, pero no para expandirla. En la actual coyuntura, caracterizada por altos niveles de endeudamiento acumulado, disminución dramática de la ganancia bruta, disminución del volumen de producción y bloqueo financiero internacional para impedir el acceso a endeudamiento fresco, es muy improbable que la empresa logre recuperar sus volúmenes de producción históricos. Y lo que es peor, al no poder efectuar las inversiones mínimas de mantenimiento de la capacidad operacional, es previsible que siga disminuyendo la capacidad y el volumen de producción aún más en los próximos años.

019

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
4 El endeudamiento guarda una alta relación inversa con el volumen de exportaciones totales y de exportaciones de crudo, las cuales tienen a su vez una alta relación directa con el volumen de producción de crudo. Esto indica que al disminuir la producción de crudo, disminuyen las exportaciones de crudo y también las exportaciones totales por el alto peso que en estas últimas tiene el petróleo crudo. La relación observada entre el volumen de las exportaciones y el endeudamiento obedece a la alta correlación de este último con el volumen de producción, tal como se analizó en el punto anterior. Cuando se calcula el coeficiente de correlación parcial de primer orden entre el endeudamiento y las exportaciones, manteniendo controlado el volumen de producción de crudo, la relación entre endeudamiento y volumen de exportaciones deja de ser estadísticamente significativa. Esto corrobora lo ya analizado en el primer hallazgo, acerca de que el endeudamiento en PDVSA no guarda relación con las fuentes de fondos que permiten amortizarla, en este caso las exportaciones.

 

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
5 El servicio total de la deuda financiera (STD) guarda una alta correlación inversa con la capacidad de refinación en el extranjero (CRE). Esto indica, dado que la capacidad de refinación en el extranjero ha venido disminuyendo a lo largo de los últimos años, que la empresa ha optado por vender parte de su participación en la capacidad de refinación en el extranjero, para ayudarse con los crecientes compromisos de amortización de la deuda financiera. Así, una vía para obtener ingresos para poder cubrir el servicio de la deuda y evitar caer en default, ha sido la descapitalización de activos en el extranjero por la vía de la venta de participaciones en la capacidad de refinación. De ser cierta la hipótesis del desfalco o fraude en la ejecución de las inversiones, el presente hallazgo implicaría un severo daño patrimonial a la empresa, debido a que la misma habría incurrido en descapitalización de activos productivos valiosos en el extranjero para solventar la disminución de fondos que tendrían que haber estado disponibles para honrar los compromisos de gasto si no se hubiera incurrido en desfalco o fraude de inversión.

020

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
6 Los intereses pagados guardan una alta correlación directa con los vencimientos de principal. Esto indica que el costo de la deuda financiera aumenta proporcionalmente al monto de dicha deuda. Es decir, a mayor endeudamiento, mayor pago de intereses; por el volumen del financiamiento, no por la tasa de interés. Esto indica adicionalmente que el mayor pago de intereses, en el caso de la deuda financiera de PDVSA, no se debe al encarecimiento de la deuda por el exagerado riesgo país impuesto por las agencias calificadoras de riesgo, como suele afirmarse. Este último factor tiene incidencia negativa no en el encarecimiento de la deuda, sino en las posibilidades de la empresa de acceder a nueva deuda.

021

HALLAZGOS IMPLICACIÓN
7 La ganancia bruta guarda una muy alta relación directa con las ventas de petróleo crudo, sus productos y otros; pero no guarda relación estadísticamente significativa con las ventas de productos refinados en el mercado interno, las cuales presentan una correlación moderada alta directa con los gastos de operación, venta, administración y generales. Esto indica que las ventas de productos refinados en el mercado interno, compuestas principalmente por gasolina y diesel, no contribuyen a la ganancia bruta de la empresa y tienen un peso significativo en los gastos. Como es sabido, este ramo de negocios no es rentable y representa una carga financiera significativa para la empresa, debido obviamente al mantenimiento del subsidio al precio de estos productos en el mercado interno. No obstante, el costo económico-social de la eliminación de dicho subsidio podría ser mucho mayor para la economía en su conjunto que el peso que tiene este factor en los resultados financieros de PDVSA. Habría que efectuar un Análisis de Beneficio-Costo mediante metodología de Evaluación Económico-Social (EES), para poder determinar la conveniencia o no de eliminar el subsidio a los productos refinados en el mercado interno.

CONCLUSIONES ACERCA DE LA DEUDA FINANCIERA DE PDVSA
Y SU SITUACIÓN GENERAL

  1. El endeudamiento financiero de PDVSA asciende al cierre de 2016, a la cifra de 41.169 MM$, la cual representaba en ese momento el 32,27% del valor neto de las propiedades, planta y equipos, siendo el promedio histórico del período 2000-2016, el 27,40%. Por lo tanto, los niveles de endeudamiento de la empresa relativos al valor de sus activos fijos no son en la actualidad sustancialmente mayores de lo que han sido en el pasado. Esto permite concluir que la deuda financiera actual de PDVSA no representa un riesgo o compromiso patrimonial para la empresa. Otra sería la situación si el aumento de la deuda financiera no se hubiese aparejado de un incremento en el valor neto de los activos de la empresa.
  2. El proceso de valorización de activos o capitalización de la empresa ha sido financiado en alrededor de una cuarta parte mediante deuda financiera. El resto fue financiado con flujo de caja operativo y levantamiento de capital asociado. Entre 2009 y 2014, PDVSA casi triplicó el valor neto de sus propiedades, planta y equipos, presentándose el mayor salto cuantitativo entre 2010 y 2011, donde se produjo casi una duplicación en el valor de los activos fijos de la empresa. El nivel de apalancamiento financiero efectivamente capitalizado, entre 2009 y 2014, fue de 23,98%; cifra que se ubica muy por debajo de los estándares internacionales para una industria de la envergadura de PDVSA. Las empresas pertenecientes a sectores energéticos (petroleras, eléctricas…) y a la construcción, suelen tener altos volúmenes de deuda, ya que los proyectos que llevan a cabo requieren fuertes cantidades de inversión inicial. Esto es algo perfectamente normal a estándares internacionales.
  3. El análisis revela un cuadro de manejo razonable del endeudamiento financiero y las expansiones estratégicas de capital, que dista mucho de la visión tendenciosa acerca del “excesivo” endeudamiento de PDVSA y su supuesta “quiebra inminente”. Debe señalarse que en el período 2000-2016, la proporción promedio del servicio de la deuda anual (principal más intereses) respecto a los ingresos totales, es de apenas 4,79%. No obstante, todos los años de la serie se ubican por debajo de ese promedio, a excepción de 2003 (5,37%), 2014 (7,92%), 2015 (10,36%) y 2016 (18,44%). Por lo tanto, la caída abrupta de los ingresos en los últimos dos años compromete la capacidad de amortización a corto plazo de la deuda financiera de la empresa, dada su naturaleza de costo inelástico o fijo.
  4. La ganancia bruta de la empresa ha experimentado una caída abrupta y dramática en los años 2015 y 2016, siendo en este último año de apenas 1.932 MM$, la más baja de toda la serie 2000-2016, siendo incluso menos de la mitad que la ganancia bruta registrada en el año 2003, año del histórico paro-sabotaje petrolero. Como el nivel basal de los costos fijos de la empresa pareciera ubicarse en torno a 40.000 MM$ anuales, cualquier nivel de ingresos que se aproxime a ese límite representa un riesgo de pérdida operacional para la empresa. Sin acceso a fuentes de fondos que permitan superar ese límite de flujo de caja, ciertamente la empresa corre grave riesgo de paralización de la producción, lo cual le obligaría a tener que descapitalizarse para poder cubrir el déficit de ingresos. Destaca a este respecto el hecho de que el promedio histórico 2001-2016 de la razón de deuda (servicio anual) a EBITDA (sin regalías ni impuestos de extracción y otros) es de 11,84%, pero en los últimos tres años de la serie, los valores son los siguientes: 2014: 20,45%, 2015: 26,38% y 2016: 45,24%. Si en el EBITDA se incluyen las regalías, impuestos de extracción y otros impuestos distintos del ISLR, esas cifras ascienden a: 2014: 28,61%, 2015: 33,92% y 2016: 59,24%. En particular las cifras de la razón de deuda a ganancias disponibles para honrar los compromisos financieros del año 2016, son críticas, demasiado cercanas a una situación de default. Situación que al parecer se ha alcanzado ya en 2017, año donde el servicio total de la deuda financiera tiene su nivel pico de todo el período 2000-2022 y donde la proyección de la ganancia bruta de los últimos años hace suponer que el EBITDA 2017 no es suficiente para cubrir los gastos financieros conjuntamente con los costos de depreciación y amortización, así como de regalías, impuestos de extracción y otros impuestos distintos del ISLR. En otras palabras, con mucha certeza, PDVSA se encuentra en 2017 en situación de default, a menos que logre acceder a financiamiento fresco, o refinanciar su deuda ya contraída o proceder a la descapitalización (venta de activos para pagar deuda).
  5. El nivel basal de costos y gastos fijos (incluyendo los gastos financieros) de la empresa pareciera ubicarse en torno a los 40.000 MM$; por lo tanto, si el nivel de ingresos totales no supera ese límite o punto de equilibrio, la empresa opera a pérdida y el pago de los compromisos de deuda financiera se ve seriamente amenazado.
  6. A lo largo de los últimos ocho años, de manera ininterrumpida, la empresa exhibe una disminución sostenida del volumen de producción de petróleo crudo cuya magnitud es del 23,77% del volumen de producción del año 2008. Pero en ese mismo período de tiempo, los niveles de inversión productiva de la empresa fueron gigantescos, ubicándose en un total acumulado solo en el subperíodo 2009-2014 de 116.274 MM$, los cuales fueron apalancados con la deuda financiera adquirida en esos mismos años y también se financiaron con aportes de capital de asociados; es decir, mediante una carga patrimonial importante para la empresa. Se infiere, por lo tanto, o bien que las inversiones se efectuaron realmente y las mismas fueron desacertadas y/o que hubo buena parte de las inversiones reportadas en los informes de gestión de la empresa que no se efectuaron realmente, lo que llevaría a considerar una posible situación de desfalco o fraude. Esta hipótesis cobra fuerza al considerar los elevados niveles de inversión alcanzados entre 2009 y 2014 específicamente para producción y exploración, que ascienden a 58.576 MM$. Los recientes avances en las investigaciones penales llevadas a cabo por la Fiscalía General de la República en torno al caso de la Faja Petrolífera del Orinoco y otros delitos cometidos en PDVSA, señalan que en los últimos años se firmaron alrededor de 47.000 contratos para inversiones, que involucran un monto de aproximadamente 35.000 MM$, y al parecer muchos de esos contratos nunca se ejecutaron o se ejecutaron parcial e inadecuadamente. La evidencia estadística reportada en el presente informe, avala los hallazgos que hasta ahora se han hecho del conocimiento público en torno al fraude de inversión que ha ocurrido en PDVSA.
  7. No obstante, resulta significativo el hecho de que el volumen de producción de petróleo crudo pesado y extrapesado creció significativamente entre 2008 y 2016, así como en el lapso 2009-2014. El crecimiento acumulado a partir de 2008 ha sido de 17,39%. Esto avala la hipótesis de “inversiones desacertadas”, es decir, grandes inversiones que lograron incrementar la producción de crudo pesado y extrapesado en una modesta proporción, y desinversión en segmentos que hubiesen podido representar mucho mejores resultados operativos, como por ejemplo la recuperación de pozos inactivos de crudo liviano y mediano, de mucho mayor rentabilidad. Por lo tanto, lo más probable es que hayan confluido dos factores que permiten explicar la caída en el volumen de producción de crudo de PDVSA en los últimos años: corrupción y malas decisiones de inversión, en ese orden. Esto es tanto más grave, cuanto que para financiar las inversiones, la gerencia de la empresa incurrió en apalancamiento financiero, es decir, endeudamiento que de otro modo hubiera sido por completo innecesario. En consecuencia, pudiera afirmarse que la causa fundamental del endeudamiento actual de PDVSA, al menos en gran medida, ha sido el enriquecimiento ilícito de los implicados en el fraude de inversión. Y no solo se trata de la deuda financiera, cuya pesada carga compromete en estos momentos la solvencia a corto plazo de la quinta corporación petrolera en el ranking mundial, sino que PDVSA incurrió en descapitalización de su capacidad de refinación en el extranjero entre 2011 y 2016, para poder financiar las inversiones o mejorar el flujo de caja en general, lo que hubiera sido innecesario de no haberse producido el descenso en el volumen de producción de crudo causado directamente por el fraude de inversión.
  8. El declive de la productividad de los pozos de petróleo crudo liviano y mediano, y la orientación del esfuerzo de inversión hacia la producción de petróleo crudo pesado y extrapesado, han determinado una disminución de los volúmenes de producción de mayor valor agregado y rentabilidad. Esto, conjuntamente con la caída de los precios internacionales del petróleo, ha determinado una caída de la productividad de PDVSA y el deterioro de los términos de intercambio de la economía nacional.
  9. Los modelos de simulación construidos para este informe indican que los pagos de principal e intereses por deuda financiera en 2017 podrían ubicarse entre 10.000 y 11.000 MM$, representando el año en curso el de mayor servicio total de la deuda financiera desde el año 2000 y proyectado hasta el año 2022 y siguientes. El mayor pico anual previo fue 2016, con 8.851 MM$ de servicio total de la deuda financiera. Afortunadamente, una vez superado el pico de 2017, el servicio anual de la deuda disminuye sustancialmente a partir de 2018, con un aumento en 2020, pero siempre por debajo de los picos álgidos de 2016 y 2017. A pesar del pronóstico favorable que pinta este escenario, todo dependerá del nivel de ingresos brutos de la empresa que le permitan cubrir sus gastos financieros anuales, lo que a su vez va a depender de los precios internacionales del petróleo y del volumen anual de producción de petróleo crudo y productos refinados para la exportación. Si estos últimos niveles se ven comprometidos por el desfalco o fraude de inversión, a la empresa no le quedará otra vía que buscar el levantamiento de capital mediante asociaciones estratégicas, empresas mixtas e incluso arrendamiento financiero de sus plantas de producción. De allí que el rumor de arrendamiento de las principales refinerías del país a socios estratégicos (Rusia, China), no es descabellado, dadas las actuales circunstancias por las que atraviesa la empresa.
  10. En la actual coyuntura, caracterizada por altos niveles de endeudamiento acumulado, disminución dramática de la ganancia bruta, disminución del volumen de producción y bloqueo financiero internacional para impedir el acceso a endeudamiento fresco, es muy improbable que la empresa logre recuperar sus volúmenes de producción históricos. Y lo que es peor, al no poder efectuar las inversiones mínimas de mantenimiento de la capacidad operacional, es previsible que siga disminuyendo la capacidad y el volumen de producción aún más en los próximos años. Si los egresos superan a los ingresos en el futuro próximo (incluso pudiera de hecho ya ser el caso al cierre de 2017), las posibilidades para la empresa de mantenerse en operación dependerán de sus posibilidades de financiamiento por la vía del crédito comercial, la gestión de inventarios, el manejo de cuentas por pagar y por cobrar, el arrendamiento financiero, el levantamiento de capital por vía accionaria y, finalmente, la descapitalización de activos fijos, primero en el extranjero y luego en el país.

 

 

17 Comentarios en ¿PDVSA al borde del precipicio?

  1. Estoy seguro de la fidelidad de tu análisis y evidentemente tus conclusiones están bien sustentadas. Ahora, aunque se pueda considerar que entro en el campo de la subjetividad, creo en lo que ha sido una afirmación insistente del experto petrolero Fernando Travieso….”el valor de una empresa petrolera es esencialmente el de las reservas de hidrocarburos que controla” y plantea que es así a pesar de situaciones dificultosas expresadas en términos contables o problemas de índole financiera coyunturales. Habida cuenta del volumen de reservas certificadas de 295.000 millones de barriles (eso con un factor de recobro de 20%, quizás ya hay tecnología para calcular con 40%) tendriamos aún a pesar de los bloqueos financieros y sanciones una garantía enorme y los tenedores de bonos ya mostraron que no se comen las mentiras de las calificadoras, ayer jueves PDVSA transfirió los fondos para cancelar los intereses de los bonos 2021,2024,2026 y 2035 y hemos tenido un alza moderada pero sostenida de precios este año y todo indica que se mantendrá el 2.018…..tal vez soy demasiado optimista pero creo que las cuentas de PDVSA van a mejorar….

  2. Muy objetivo análisis de la situación patrimonial de nuestra PDVSA del pueblo Venezolano. Considero debe ser tratado en los niveles de decision de nuestro gobierno Bolivariano, empezando por la Junta directiva actua de PDVSA y la soberanisima Asamblea Nacional Constituyente, al debate y a la acción. Atentos camaradas!

  3. La situación en 2016 en comparación con 2014 y 2015 era peor que aparece in este artículo. La “ganancia” de 1.932 MM$ solo se daba por una subvención de 5.726 MM$. Los gastos de operación, venta, administración y generales de hecho eran 14.847 MM$, los costos y gastos 51.796 MM$ y el resultado una pérdida de 3.794 MM$. (En 2015 y 2014 PDVSA no recibió subvenciones de este tipo.) El comentario de los Contadores Públicos Independientes sobre la subvención: “Debido a que es una transacción inusual, con partes relacionadas y por un monto significativo, es un asunto clave de auditoría.”

  4. En principio muy interesante el trabajo. Un verdadero esfuerzo. Lo leere con mucho cuidado y detalle. Gavazut ha demostrado que es muy bueno en el análisis cuantitativo. Pero tengo criticas a serias debilidades teóricas (ojo no caigo en esa paja que no es economista). Tán solo refiero que su aplicación de análisis teóríco me parece muchas veces débil. Sin embargo, señalo algunos aspectos de una lectura superficial.
    1.Pdvsa no puede seguir con la presión en su flujo de caja de los subsidios del combustible. Y de reportar dolares a un monto del dolar dipro ó un tipo de cambio que castiga los aportes de la industria petrolera.
    2.Pdvsa debe revisar bien que su Plan de Inversiones han respondido a un plan de expansión (Plan Siembra Petrolera). No sólo irrealizable a nivel de precios mundiales. Sino con un fuerte sacrificio de otros proyectos de corto plazo.
    3.Pdvsa debe revisar si es mas lucrativo la inversión en aprox 2.000 pozos denominados marginales (ya terminaron o estar por terminar su vida útil). Sin embargo podrían ser una fuente inmediata de reactivación de crudo ligero a corto plazo.
    4.Es obligante que dentro de PDVSA se revise la deterninación de metas y alcances realizados en cada una de sus unidades. Para poder evaluar microeconómicamente y organizacionalmente el desempeño y real productividad.
    Conclusión: es muy sano e hiper necesario que la discusión petrolera y de nuestra industria sea abierta y accesible por todos. En ese objetivo saludo este trabajo de Gavazut que nos obliga ha estudiar nuestra principal empresa.

  5. muy exhaustivo tu analisis, felicitaciones por un trabajo titánico.
    Pregunto El punto de equilibrio de la empresa no tiene un componente variable? es decir si produce menos porque se mantiene el nivel de gastos
    El mencionado asunto de mala inversión a fraude debería ventilarse para acabar con la impunidad y para corregir la politica de inversion.
    Saludos

  6. PDVSA es una empresa de la nación venezolana, nos pertenece a todos y hay que defenderla, qué tal una auditoría total y pública de las deudas adquiridas por las gerencias corruptas, declararlas nulas e irritas por causarle un gran daño a la nación y fueron adquiridas sin el consentimiento ni el conocimiento del pueblo. ya basta de jugar hay que tomar acciones concretas y efectivas! salludos y gracias por el esfuerzo de Gavazut y de todo el equipo de 15 y último!

  7. DEFAULT MARCA ACME.

    Difícil situación esta por la cual atraviesa nuestra principal industria, pilar fundamental que sostiene la economía de nuestro país, siendo la que le genera más del 95% de sus ingresos en divisas; esto por los efectos coyunturalmente acentuados en los actuales momentos al encontrarse en medio de: merma en los ingresos, compromisos de deuda, pretendidas sanciones, bloqueos, dumping, baja producción, malos manejos, contrabando, asedio mediático (de propios y extraños) y para colmo cargando con todo un gran cartel oligopólico que desde siempre ha pululado en nuestra sociedad y que no descansa en su afán por apropiarse de esas divisas por cualquier vía, sabiéndose incapaz de generarse divisas propias, ya que por su tradición usurera se le hace imposible competir lícitamente en el mercado internacional para colocar su producción, por lo cual recurre a la inducción de un arbitraje cambiario a favor del contrabando de extracción como modus operandi para hacerse de los, por ellos, tan codiciados billetes verdes.

    Bajo la referida situación, ¿Cómo hacer para no ver a la empresa petrolera siendo llevada al borde del precipicio?, es inevitable verla en sus típicas batallas cotidianas, cual Correcaminos (Erarius Familiaris), para hacerle frente a la constante persecución de la que es y ha sido objeto por parte de quienes desde siempre se la han querido devorar, cayendo a lo más bajo de sus instintos depredadores y poniéndose al mismo nivel del Coyote (Rentivorous Vulgaris); cuya realidad no es para nada diferente a la de estos dos personajes de las fantasías animadas de ayer y hoy, en las que muchas veces vimos al atacante querer acorralar a su escurridiza víctima para llevarla al borde del mismo precipicio al que esta vez el poder transnacional, sus lacayos e infiltrados quieren lanzar a todo un país para destruirlo y apoderarse de la mayor reserva de crudo del planeta, donde para que la historia se siga escribiendo como siempre nos ha gustado y salir airosos, nos corresponde salirle al paso y tomar las acciones respectivas para evitar ser presa fácil y caer en sus garras, pues cuando se es parte de dicha historia, solo de cada uno de nosotros depende alcanzar la victoria.

    El excelente y muy bien argumentado trabajo que en esta oportunidad hace público Luis Gavazut, nos puede permitir apreciar en perspectiva la situación a lo interno por la cual atraviesa la industria petrolera; pero no desde afuera hacia adentro, sino más bien desde adentro hacia afuera; sobre lo que se amerita urgentemente hacer algunas revisiones para impulsar los cambios estructurales requeridos para romper con el viejo modelo rentista que impide llevar a la práctica modelos socioproductivos de desarrollo autosustentables y no dependientes del subsidio estatal; esto porque la economía nacional no puede seguir a expensas de la bonanza petrolera, burocratizada para enriquecer a pequeñas y muy selectas élites, mientras que su único propietario que es el pueblo venezolano, padeciendo las consecuencias de las desigualdades que tal perversión trae consigo.

    A este respecto, la principal medida que debe ser adoptada es la sinceración del precio de la gasolina, demás combustibles y lubricantes, cotizándolos de una vez y sin demora a tarifas internacionales, con subsidio directo al parque automotor a través de algún mecanismo electrónico, que bien pudiera ser el Carnet de la Patria o una tarjeta prepagada; pero definitivamente, no se debe seguir permitiendo que los derivados del petróleo se continúe desviando hacia Colombia o hacia el Caribe vía contrabando de extracción por su bajo costo.

    Por supuesto, la anterior medida debe venir acompañada con la revisión de los convenios cambiarios con Colombia e incluso con la necesaria intervención del Banco Central de Venezuela acudiendo a instancias internacionales para exigir a Colombia que se prohíba la libre convertibilidad del Bolívar en las casas de cambio fronterizas, como muy bien lo explicó Juan Carlos Valdez en una entrevista que le hiciera Walter Martínez en su programa Dossier. En fin, con la necesaria revisión de la política cambiaria en general considerando esta y todas las otras propuestas que han surgido de otros tantos estudiosos de la materia como la Dra. Pasqualina Curcio, Fernando Travieso, entre muchos otros.

    En segundo lugar, se requiere evolucionar de país mayormente exportador de materia prima a exportador de derivados con mayor valor agregado, lo cual amplía el margen de maniobra estratégica ante intempestivas caídas de los precios de los crudos, en parte inducidas por efecto de manipulaciones del mercado mediante acciones dumping. Cabe señalar que esta fue la estrategia que aplicó Rusia ante la reciente caída de los precios y le resultó exitosa.

    De igual manera, para contrarrestar la arremetida imperial, necesario es diversificar el mercado para colocar nuestra producción y a su vez mantener las alianzas estratégicas con el eje Rusia-China y demás países del BRICS, sumándose a la iniciativa de reemplazar al dólar como moneda para comercializar el petróleo en el mercado internacional por divisas alternativas como el Yuán respaldado en oro; incluso dando la discusión en el seno de los países Opep para ganar adeptos.

    Otra medida que no puede esperar más es la eliminación de los mecanismos de asignación de divisas provenientes de la renta petrolera al sector privado para financiar y subsidiar la producción nacional, en todo caso lo que cabría sería el otorgamiento de créditos en divisas, pero para ser canceladas en divisas; lo cual obligaría al sector privado a hacerse exportador de una parte de su producción para captar ingresos en divisas que le permitan autofinanciarse y honrar compromisos de deuda, para lo cual a su vez necesitan ser muy productivos.

    Por otra parte y para finalizar, a la par con la adopción de medidas para deslastrarse de las malas prácticas burocráticas que afectan a la industria y le representan una muy pesada carga, es importante tener en cuenta que para hacer cualquier inversión sostenible en el tiempo, las estrategias a lo interno para concebir un plan de negocios en línea con las expectativas de sus propietarios (que es el pueblo venezolano) y ante la situación muy bien explicada por Gavazut, se requiere que dichas estrategias estén soportadas bajo filosofías de Mantenimiento Clase Mundial y de Gerencia Total de Activos (Total Asset Management), para lo cual ya existen las Normas de la serie ISO-55000; esto a manera de desarrollar esquemas de gestión orientados a la toma de las mejores decisiones en cuanto a las inversiones necesarias para el manejo de los activos.

    La industria tiene todo el potencial para evitar caer al precipicio, sin embargo no debemos exponerla a que se siga arriesgando para tenderle la soga a todo un país cada vez que quienes pretenden apoderarse de sus riquezas intentan lanzarlo al vacío para destruirlo como vía para hacerse de las mismas.

    Las acciones de defensa se tornan impostergables y no olvidemos que en la demora está el peligro.

    • GESTIÓN DE ACTIVOS Y CICLO DE VIDA.
      Por Henry Ellmann / Noria / gtrujillo@noria.mx

      El Ciclo de Vida de un Activo es todo lo que ocurre con el activo desde la idea con la cual se le crea o incorpora a un proyecto, hasta su disposición final. Este ciclo de vida tiene asociado el “Costo de Ciclo de Vida”, el cual es la sumatoria de todos los costos asignables al activo (directos e indirectos, variables y fijos).

      Las etapas componentes del ciclo de vida de un activo incluyen:

      – Plan de Negocios

      – Idea inicial y estudios preliminares.

      – Evaluación del contexto total del proyecto, incluyendo estudios de factibilidad técnica, viabilidad económica e impacto ambiental.

      – Planeamiento de todas las etapas que abarcará el proyecto.

      – Anteproyecto, incluyendo toda la ingeniería básica necesaria.

      – Proyecto de detalle y diseño de los procesos.

      – Ejecución del proyecto de acuerdo a las etapas planificadas.

      Compra

      Compra de los elementos necesarios y/o eventual manufactura de los mismos e instalación de todos los elementos de acuerdo al proyecto.

      Operación y Mantenimiento

      – Puesta en marcha, prueba de todas las instalaciones y aceptación de las mismas.

      – Operación y Mantenimiento de las instalaciones, uso o consumo de los bienes o servicios.

      Disposición

      – Evaluación de alternativas de aprovechamiento, incluyendo los posibles reciclajes o la eventual eliminación de los elementos de la instalación.

      – Descarte, reciclaje o venta de la instalación.

      Ver más…
      http://www.visionindustrial.com.mx/industria/operacion-industrial/gestion-de-activos-y-ciclo-de-vida

  8. Muy bueno el articulo y bueno a pesar de que se las inversiosfueran acertadas o no o si los altos funcionarios hiceron el desfalco o las inversiones desacertas para desfalcar a pdvsa es es una realidad, por otra parte yo creo que con lo que respecta a la recuperacion de la empresa que nos a dado tanto a todos llego la hora de que todos le demos algo a la empresa, como la creacion de grhpos de trabajo a honores o de pago a largo plazo crear grupos de profesionales que dediquen un dia o dos a la semana para para aportar un granito de arena o eneste caso aporta capitala la empresa, ya que si trabajamos aunque sea un dia a la semana la empresa solo debe invertir en los suministros que se requiere, ahorrando asi en forma inmediata, y bueno con pago a futuro se podria pagar con bonos a futuro que vayan adquiendo ganancias conforme vayan recuperandose los precios del petroleo, bueno yo no tengo experiencia en reactivacion de pozos petroleros pero creo que un curso pequeño pues se pondria uno al dia, y asi podriamos reactivar los pozos mas rentables a bajos costos.

  9. El análisis cuantitativo del trabajo ofrece material para conclusiones cualitativas algo distintas a las expuestas por el autor.

    1) Separar la manzana podrida del morral – implica considerar la abstracción del factor “desfalco” en el análisis de la eficiencia económico financiera de la gestión. No hacerlo es caer en especulación política. Si de 100 manzanas asumimos que 30 están podridas (desfalco/corrupción) el análisis de eficiencia se centra sobre el estado de las 70 restantes. Cuestión de metodología. Una nueva auditoría pondría en claro cuál es el peso del factor desfalco/corrupción en los resultados de gestión y eficiencia. No especularíamos.
    2) Si la inversión bruta de capital aumenta incluso considerablemente, como indica el artículo, y la producción de crudo no lo hace: habría que definir cuál es la proporción deseable, adecuada para poder evaluar el factor eficiencia inversión/producción. El artículo no lo expone.
    3) Si el groso de la inversión bruta de capital ha tenido que ver con la explotación de las reservas de petróleo pesado, no es posible esperar rendimientos financieros de la inversión en el corto plazo, 5 años. Esos resultados se empezarían a ver en el mediano/y más largo plazo, entre 5 y 15 años.
    4) la opción de invertir en la explotación de los yacimientos de petróleo ligero sería siempre una táctica de corto plazo (de rendimiento perecedero por el estado de extinción de dichos pozos) en busca de rápida liquidez, pero comprometería un plan de inversión estratégica como es el caso de la Faja del Orinoco.
    5) lo anterior es de importancia crucial por cuanto las rweservas de alta valoración están precisamente en la Faja y son de hidrocarburo pesado. Bajo tierra y sin inversión de capital en tecnologías de extracción y refinación no valen nada!, a menos que erradamente se piense en la enajenación (via privatización) de dichas reservas pues adquirirían inmediata revaloración de mercado (internacional). Por supuesto la política de joinventures con capital extranjero es siempre una salida estratégica, todo está en la composición de la propiedad. China y Rusia constituyen partners estratégicos para Vlna.
    6) la producción de petróleo de la empresa disminuye a partir de 2015, la pregunta ha de centrarse en todos los factores que conllevan a ello: compromisos internacionales (OPEP) en la disminución de la extracción para compensar baja de precio del crudo, desinversión pronunciada e ineficiencia operativa, decisiones del Gobierno del país, entre otras.
    7) el resultado financiero de la empresa ha estado y está bajo fuerte presión política de parte del Gobierno. PDVSA financia los ambiciosos planes de desarrollo social (pj. casi 50 millardos de dólares en apenas 10 años). Eso le resta capacidad de maniobra financiera DE MANERA SOSTENIDA. Aquí el problema es político, política de estado y no de gerencia administrativa empresarial.
    8) No se puede pensar en que todo el desarrollo socioeconómico del país descanse, casi todo, en la fuente de financiación que representa PDVSA y que al mismo tiempo la empresa no pueda quebrar por factores exógenos.
    9) el análisis del artículo presenta precisamente que la gerencia por lo menos entre 2002 y 2014 ha sido eficiente, incluso en el manejo de la deuda financiera (apalancamiento mediante).
    10) Toda exposición de PDVSA que sugiera que la empresa está en situación de default se inscribe en el guión de la competencia corporativa imperialista internacional para devaluarla y adquirirla, por imperativo, a precio de ganga. No es exacta la apreciación del artículo sobre que la empresa está casi en esa situación de default. Ninguna coyuntura financiera justifica de por sí esa valoración.
    11) Por ejemplo, bastaría que el Estado asumiera UNA POLÍTICA DE RACIONALIZACIÓN DEL GASTO PÚBLICO para que inmediatamnet la empresa recuperara aliento financiero.
    12) lo anterior no sugiere “recortes” del gasto público, sino, puntualizo, RACIONALIZICIÓN: en primer lugar estabilización macroeconómica de la economía del país (http://bit.ly/2xGOVZx ), en ello: liquidación de las condiciones que propician el descontrol inflacionario (revolución del mercado yendo hacia el mercado socialista http://bit.ly/2zEaOhM); diversificación productiva de las fuentes de financiamiento del desarrollo social, reforma radical del sistema tributario, del sector bancario-financiero y a tono con todo ello: racionalización de todos los programas sociales con prestaciones monetarias (http://bit.ly/2nlWaq5)
    12) el artículo puede tomarse como desencadenate del debate revolucionario y comprometido que requiere el problema de la mayor empresa venezolana, por supuesto, a la luz de los complejos problemas que afronta la economía
    13) Ese debate imprescindiblemente constructivo no debiera excluir a cros. que han tenido relevancia en la dirección de la empresa, como Rafael Ramírez, incorporar a expertos como el cro. Travieso y otros especialistas economistas, finansistas, delgados del Ministerio de Econía y Finanzas.
    14) Paralelamente habría de organizarse una auditoria integral de la empresa, sobre la gestión y la deuda. Eso deslindaría las causas de los problemas y permitiría el correcto abordaje de la proyección de la empresa, que es el mayor activo de la economía y el pueblo. venezloano.

  10. Leído, y con esfuerzo, medio entendido…Lo que sí tengo claro es que(1) PDVSA es nuestra única fuente de divisas (X ahora…) para avanzar+en reparar 500 años de ROBO CRIMINAL. Y (2) PDVSA debe ser trabajada con 100% CHAVISTAS MARXISTAS como Chávez. INCORRUPTIBLES. Entonces SÍ avanzaremos indeteniblemente contra el CAPITALISMO MUNDIAL!

  11. COMPLETO Y EXCELENTE TU INVESTIGACIÓN. PREOCUPA QUE HEMOS LLEGADO A ESOS NIVELES DE DETERIORO EN ESTA EMPRESA QUE HISTÓRICAMENTE, HA SIDO EL PILAR FUNDAMENTAL COMO FUENTE PRINCIPAL DE INGRESOS DE LA NACIÓN.
    SI ESTO ES PDVSA SIN CAER EN ESPECULACIÓN CUAL SERIA EL ESCENARIO PARA EL PAÍS SI LE INCLUIMOS EL RESTO DE LAS EMPRESAS BÁSICAS. ¡¡¡ MAYOR PREOCUPACIÓN POR LAS
    FUTURAS GENERACIONES ¡¡¡ ¿QUE LE VAMOS A DEJAR?

  12. El camarada Gavazut, fiel a su temperamento, de inmediato carga el análisis hacia fraudes y desfalcos, que sí los ha habido, y habla de inversiones desacertadas; obviando agunos aspectos de la industria petrolera, a saber: que todas las empresas petroleras en el Mundo, excepto en Arabia Saudita, por razones específicas de sus pozos, están afrontando la situación de tener que invertir cada vez más, sólo para mantener los niveles de producción; que la posibilidad de extracción de crudo liviano en Venezuela hoy es escasa, por la brutal depredación de 90 años de esos pozos fáciles y altamente redituables, con el agregado de que las transnacionales, por desidia, por ahorrar costos y porque peferían explotar otros pozos, dañaron los pozos antiguos, haciendo inviable la recuperación residual por impedimentos técnicos y por altos costos; que eso es lo que obliga a Venezuela a explotar cada vez más la FPO, cuyas inversiones no es que sean desacertadas, sino que, al inicio, son altamente demandantes de capital, no principalmente por la extracción, sino por la necesidad de construir las plantas mejoradoras, que aumentan los grados API de los crudos pesados y extrapesados de la FPO (aunque Gavazut reconce que la producción en la FPO aumentó de manera significativa); que las refinerías de PDVSA en el exterior nunca fueron ni son un gran negocio, porque su margen neto de utilidad es bajo, ya que fueron compradas en la era de Giusti sólo por las comisiones en la compraventa, por hacer “crecer” artificialmente a PDVSA y por gastar más para entregar menos al Fisco Nacional; que esas refinerias, de las cuales, afortunadamente sí vendimos las de Alemania y Suecia, no se alimentan desde hace décadas con crudo venezolano, sino que PDVSA debe comprar crudo en el exterior, sólo para refinarlo en EUA y revenderlo con el escaso margen de utilidad ya citado, que de paso, solía quedarse allá, ahora más por las sanciones impuestas por Trump; y que buena parte de la disminución de producción se explica por los necesarios recortes desde 2008 por los acuerdos de la OPEP que han permitido la recuperación paulatina de los precios del petróleo.

    En tal sentido, creemos que el más centrado de los comentarios al artículo es el de quien se identifica como Roberto Cobas Avivar; cuyos numerales compartimos, excepto la inclusión de un personaje que nombra en el numeral 13.

    Lo que explicamos sobre cómo se alimentan la refinerias de PDVSA en EUA aclara porque hay una cantidad importante de “gasto” de PDVSA en compra de crudo en el exterior, suma que se compensa, como ya dijimos, con su reventa bajo la forma de refinados; pero cuyo escaso margen de utilidad (apenas alrededor del 6%; alto para EUA) sesga la proporción de gastos contra utilidad ¿me explico?.

    Por otra parte, el autor no se molestó en actualizar la investigación y proyecta años ya concluidos, de los cuales hay información, como ha demostrado Pasqualina Curcio y tampoco reelaboró su estimación sobre perspectivas de precio del petróleo, no sólo para esos años ya concluidos, sino para los venideros, en función de las reales prroyecciones al día de hoy. Parece que el amigo Gavazut llevaba un buen tiempo haciendo el laborioso análisis que nos presenta, y ahora lo publicó, tal como estaba cuando lo comenzó.

  13. Comparto todas las observaciones técnicas de los comentarios, y me parece que el autor emplea en demasía el puro análisis estadístico, pero desconociendo factores cualitativos; la estadística es instrumental auxiliar; pero acá debió privar el análisis contable. A todas las observaciones precedentes, agrego que Gavazut ignora que alreedor de un tercio, tal vez más, de la deuda de PDVSA está constituida por títulos en divisas en poder del Banco Central de Venezuela, propiedad de la República Venezolana.

3 Trackbacks & Pingbacks

  1. Desfalco en PDVSA: ¿simple corrupción o se trata de algo más? (análisis especial) – Trabajadores de la Patria Bolivariana
  2. Desfalco en PDVSA: ¿simple corrupción o se trata de algo más? (análisis especial) | La Esquina Roja
  3. Desfalco en PDVSA: ¿simple corrupción o se trata de algo más? (análisis especial) | Golpeando el Yunque

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*