“Nuevo” DICOM, tipo de cambio y remesas: un asunto de histéresis política

Remesas-

El pasado viernes 5 de enero se anunció que se activará un “nuevo sistema DICOM”. Literalmente, el anuncio fue que el presidente autorizó a la vicepresidencia de la República y la de economía y finanzas “presentarle al BCV a primera hora del próximo lunes (8 de enero) el nuevo sistema dicom.”

En el marco de dicho anuncio, también se dijo que el “nuevo” DICOM incluirá “mecanismos de participación directa de todas las empresas privadas del país”. Sin embargo, en el fondo, la principal noticia más allá del retorno del DICOM en sí, fue que éste permitirá “aceptar las remesas internacionales”.

Al día siguiente también se informó que la entrada en vigencia del “nuevo” DICOM junto al Petro “significará la muerte definitiva de esa asquerosidad llamada Dólar Today” pues “se establecerá un precio de referencia (…) para que las personas puedan intercambiar criptoactivos o divisas, de una forma que se aleje de Dólar Today”.

Desde luego, todo eso está por verse. Y falta se expliqué en qué consistirá exactamente éste “nuevo” DICOM. Habrá que ver, por ejemplo, qué incentivos establece para estimular la participación de las empresas privadas. Y habrá qué analizar que incentivos y facilidades en esta dirección han existido, y no obstante, la participación de los empresarios siempre ha sido marginal y solo como compradores, más no como oferentes de divisas.

Por otra parte, suponemos no se recurrirá esta vez al mecanismo de las subastas, básicamente porque en ocasión de la paralización del anterior DICOM se aseguró que no se volverían a usar. Y también suponemos -tal y como se advirtió en aquella misma oportunidad- que habrá una canasta de monedas y no solo se ofertará la norteamericana.

Pero como dijimos, debemos esperar se explique de qué va el “nuevo” DICOM para dilucidar estas interrogantes. No obstante, mientras esperamos, no está de más asomar algunas cosas con respecto al tema de las remesas y según lo dicho hasta ahora:

  1. Debemos estar claro que lo de las remesas es un asunto histórico, pues nuestro país siempre ha sido –al menos desde los años cincuenta- un exportador neto de remesas familiares, dentro del marco más general de la fuga de capitales. No es que nadie nunca haya enviado remesas a sus parientes en Venezuela, sino que el número de quienes las enviaban para afuera era por mucho superior. En los últimos cinco años esto se alteró radicalmente. Se estima que en la actualidad la segunda forma de entrada de divisas al país son las remesas, tal y como ocurre en la mayoría de de la región. No es un dato para sentirnos orgullosos.
  2. La lógica indica que la única manera de hacer atractivo a quienes se encuentran fuera del país el enviar remesas a sus familiares en el marco de los mecanismos del “nuevo” DICOM, es que en éste se asuma un tipo de cambio igual o muy cercano al del paralelo. En la actualidad, existen muchas vías informales para enviar remesas, desde físicos (encomiendas) hasta digitales (gente que recibe dólares en cuenta y transfiere bolívares a cuentas nacionales), todos los cuales toman como referencia el paralelo. De lo que se presume que se autorizará de nuevo el uso de casas de cambio y que estás operaran, como hemos dicho, con tipos de cambio equivalentes a éste último, pues de lo contrario no tendría sentido.
  3. De ser el caso que se asuma un tipo de cambio equivalente al paralelo, deben las autoridades estar claras de al menos dos consecuencias: la primera es el impacto inflacionario de semejante ajuste cambiario, difícil de estimar en medio de un contexto de incertidumbre, confrontación política, puja distributiva y expectativas inflacionarias como el que vivimos.
  4. Y no menos importante: se creará automáticamente y legitimará la existencia de un nuevo tipo de desigualdad y jerarquía social, que implica la existencia de unos receptores de remesas con ingresos tasados al nuevo tipo de cambio, por una parte, mientras por otra, el resto de los asalariados y asalariadas con salarios para nada equivalentes a sus pares internacionales al actual paralelo. De más no está decir que ello se convertirá en un nuevo estímulo a la emigración, en especial para el caso de los profesionales.
  5. Pero aún suponiendo se oficialice el paralelo en este “nuevo” DICOM, tal y como ha sido la aspiración de muchos tanto dentro como fuera del chavismo, no hay garantías de que el mecanismo funcione, en el sentido que los venezolanos y venezolanas en el extranjero se animen a enviar sus remesas por esta vía. Más que una cuestión de disociación psicótica se trata de un asunto de histéresis política. Por histéresis se entiende en física la tendencia de un material a conservar una propiedad aún en ausencia del estímulo que la ha generado. La histéresis magnética es tal vez el ejemplo más común, ese fenómeno consistente en que un objeto ferroso mantenga propiedad magnética después de retirado el imán que se la indujo. Así la cosas, incluso si desde el punto de vista racional enviar las remesas por el DICOM sea más rentable y seguro, muchos no lo harán porque no confían en el gobierno, porque asumen que no hacerlo es una forma de oponérsele, o por ambas cosas a la vez. De tal suerte, el no mandar dinero por esa vía se convertirá en un acto político de “rebeldía”, tal y como en su momento lo fue raspar cupo CADIVI o lo es aún acaparar, especular o no pagar impuestos. Los formadores de opinión oposicionistas ya trabajan desde el primer día del anuncio en esta dirección, abonando sobre una consciencia colectiva ya de por sí histerética y predispuesta por cinco años de propaganda de guerra tanto como de las idas y vuelas de la política económica.

12 Comentarios en “Nuevo” DICOM, tipo de cambio y remesas: un asunto de histéresis política

  1. Los anuncios cambiarios siempre generan expectativas, tanto para unos como para otros y cada quien adoptará las estrategias que más se le adapten a sus objetivos particulares; en este sentido, quienes quieren seguirle haciendo daño a la economía, sin duda que desde el mismo momento en que se dan por enterados de tales anuncios, comienzan a maquinar perversas acciones de boicot para hacer colapsar cualquier medida que el gobierno intente llevar a la práctica para superar las distorsiones en la economía, que son específicamente en el área cambiaria, precisamente ocasionadas por la manipulación del valor del Bolívar desde fuera de nuestras fronteras.

    Entretanto, de la misma forma como estamos plenamente convencidos de que esa paridad impuesta desde el exterior no guarda ninguna lógica, ni ningún tipo de relación con las condiciones propias de nuestra economía, no podemos desconocer que la dinámica real de la misma gira en torno al valor de nuestro signo monetario que el sector privado optó por asumir, que es justamente esa que se maneja en el mercado paralelo, de otra forma nadie de los nuestros podría explicar bajo qué parámetros, un Kg. de cebollas cueste 160.000,00 Bs, un Kg. de queso blanco duro 250.000,00 Bs. o un cartón de huevos (30 unidades) 210.000,00 Bs y que con una quincena del salario promedio (promedio ponderado) en Venezuela, no se puedan adquirir los tres rubros a la vez.

    Obviamente, existe una distorsión que hay que corregir y en eso es lo que desde mi humilde opinión, se deben enfilar las estrategias de parte nuestra para neutralizar las acciones desestabilizadoras que provienen de parte de quienes solo buscan perjudicar al pueblo venezolano a través de la manipulación de los precios, so pretexto del alza de la divisa, que según ellos solo consiguen en el mercado paralelo, con el solo interés de que la reacción de éste le dé los argumentos que necesitan para justificar la tan deseada por ellos “ayuda humanitaria” y por supuesto, con la respectiva invasión para que les termine de hacer el trabajo que en 19 años ellos no han podido.

    Es así como me permito ser reiterativo en algunas propuestas que desde hace algún tiempo he venido compartiendo a través de las redes sociales y más recientemente en algunos comentarios de este portal, 15 y último, entre las cuales destaco la estrategia de contraataque con sus mismas armas y en su propio terreno, esto abriendo las subastas DICOM con precios base siempre por encima de lo que indique el mercado paralelo y como es un valor impuesto por ellos, mal podrían quejarse del mismo; es más, le tomaríamos la palabra a quienes sostienen que la divisa vale lo que el comprador esté dispuesto a pagar por ella.

    Claro está, los efectos de esta estrategia han de requerir una medida de sinceración periódica de las escalas salariales en función a dicha paridad, lo cual a su vez en las primeras de cambio tendrá efectos inflacionarios, pero que tendrá que asumir quien induce la inflación vía dólar paralelo, porque ya no se la puede endosar al consumidor final; por tanto, por inercia natural se ve obligado a revertir la tendencia y a pagar por la divisa lo que verdaderamente vale.

    Bajo las circunstancias actuales y en línea con la propuesta descrita, es menester tener en cuenta que el abismal diferencial cambiario que en la praxis existe, está ahogando mayormente al sector asalariado, ya que quienes viven de las remesas, con que le envíen 100 $ mensuales, se hacen de 13 millones de Bolívares y con eso cubren la cesta básica; de lo que se sabe, están recibiendo mucho más que eso, los envíos mínimos están por el orden de 100$ semanales. Esto no es justo para quienes apostamos por la patria y queremos quedarnos acá para ayudar a levantar a este país, cuya capacidad de resistir en las últimas semanas ha sido llevada a niveles extremos a punto de colapso.

    En cuanto a que si esta propuesta es inflacionaria, por supuesto que lo es, pero téngase en cuenta que la inflación estará presente con o sin la misma; en enero del año pasado, nadie se imaginaría que el dólar paralelo estando en poco más de 3.000,00 Bolívares, podría llegar a costar más de 100.000,00 Bolívares al cierre del año y no es por el aumento de liquidez, como se empeñan en afirmar los economistas de derecha, porque si bien es cierto que esta aumentó alrededor de 12 veces, el dólar paralelo aumentó más de 31 veces en el mismo período, lo cual no han podido justificar.

    Craso error sería el pretender corregir las distorsiones igualando hacia abajo, toda vez que el paralelo no va a bajar, creo que ya tenemos suficiente tiempo observando su comportamiento como para seguir haciéndonos vanas ilusiones con el mismo; aquí no queda otra que igualar hacia arriba, esto es, ubicando al DICOM siempre por encima del paralelo. En cuanto a los efectos expansivos, he propuesto que una vez se estabilice la economía, llevar a cabo una nueva reconversión monetaria, quitándole al Bolívar los ceros que sean necesarios.

    Sin más por los momentos y esperando la explicación de los anuncios para tener una idea de hacia dónde vamos y qué nos depara el futuro.

    Venceremos???

  2. lo primero que debe hacer el gobierno es liquidar la matrix del dolar negro, osea, el mercado libre de cucuta, para ello con unos 10 millones de dolares lo conseguiria, lo segundo es eliminar la mafia cambiaria del dolar a 10bolivares, si el del mercado negro es una asquerosidad, el del 10 es rediculo, permitir una unificacion de cambio y un mercado libre que permita el cambio a una tasa de mercado, pero como lo que se cambiara sera bolivares por dolares, el estado debe usar sus armas fiscales para contrarestar la suba del tipo de cambio, usar los servicios que presta el estado, tipo Gasolina, Electricidad, Cantv, seniat, etc, que permitan la recoleccion del mercado interno de los bolivares que estan en exeso, pero para eso el estado necesita disiplina y claro es lo que no tiene.

  3. no entiendo lo hipocrita de no querer reconocer lo que de facto esta sucediendo. es como aquello del ministro infame del desempleo: ¨Venezuela tiene el Salario minimo mas alto de america latina¨ hipocrita y estafador. este gobierno es una Mediocracia, una realidad real y la que ellos inventan en los medios.

  4. A ver si entiendo de economía: dolartoday es el máximo que un comprador está dispuesto a pagar. Si dejando de lado el ‘que dirán’ el gobierno ofrece, por decir, 100 millonoes de dólares a ese precio seguramente no venda ni uno, porque ya sabemos, la histéresis, los impuestos… pero si lo vende mucho más baratos los seguramente los venderá todos y los que no compraron irían al mercado paralelo. Pero si los vende a un precio suficientemente accesible para que todos los que quieran comprar lo hagan y suficientemente caro para que no agote todo su capital en la primera entrega, habría cubierto la demanda y recaudado una cantidad astronómica de bolívares que evitarían tener que imprimir tanto dinero. Al próximo día puede decidir entre ofertar menos dinero o bajar el precio de venta! esto le permitiría al gobierno volver a hacer política cambiaria. Si logras retroceder el precio la gente tendrá que dejar de comprar algo que no será rentable al corto plazo como antes, incluso puede obligar a que se le inyecten los dólares a la economía otra vez (porque está claro que no muchos quieren invertir sus divisas acá). Si prefieres limitar la oferta manteniendo el precio alto, además de proteger tus reservas le quitarias el marcador a dolartoday. A mi entender es imposible que el Dicom por sí mismo resuelva el problema de una balanza comercial altamente desbalanceada, pero al menos generará confianza, para que realizar inversiones.

    • “…si los vende a un precio suficientemente accesible para que todos los que quieran comprar lo hagan”

      Sería caer en el círculo vicioso del anterior DICOM, quienes resultan adjudicados siguen manteniendo las estructuras de costos referenciadas en base al paralelo y se quedan con la ganancia que les deja el diferencial cambiario o de igual manera lo hacen revendiendo dichas divisas en el mercado paralelo.

      Lo mismo sucede con la materia prima subsidiada por el Estado y para muestra, un botón: La harina de trigo que se trae desde Rusia y los precios del pan que son fijados en base a Dólartoday ¿a quién beneficia el subsidio?

  5. Que desastre de manejo económico,legitimando el mercado ilegal de divisas! Improvisación que tiende a favorecer a los menos, que se lucran más.

    • Gustavo, el mercado “ilegal” de divisas, de facto ha sido legitimado al permitir la libre convertibilidad del Bolívar en las casas de cambio colombianas, incluso, la paridad fijada por Cúcuta es la que por la vía de los hechos rige nuestra economía. Al proponer ajustes hacia arriba para eliminar el diferencial cambiario que solo favorece a una ínfima minoría que son los que más se lucran, lo que se quiere es eliminar ese flagelo y recuperar el poder adquisitivo del asalariado que es quien produce las riquezas y termina siendo el gran perjudicado, ya que a profesionales en libre ejercicio no les afecta en lo absoluto ¿te has dado cuenta por qué una quincena no te alcanza para pagar una consulta médica o por qué un corte de cabello te cuesta más de un día de tu salario?

      Estoy totalmente de acuerdo contigo de que el manejo de la economía ha sido un desastre, pero ello obedece a querer afrontar una situación de Guerra Económica declarada desde Cúcuta con sus aliados de la derecha apátrida y la complicidad de algunos infiltrados, con medida convencionales como si se tratara de situaciones típicas que obedecen solamente al hecho económico; por ello comprendo tu natural excepticismo cuando se proponen estrategias no convencionales y lo primero que se te viene a la mente es que se trata de improvisación, sin embargo, permíteme hacer de tu conocimiento que la indexación salarial a alguna variable que produce la inflación no es ninguna medida halada de los cabellos, ni se está inventando en socialismo, si la misma en algún momento ha sido descalificada es porque las transnacionales así lo dispusieron, ya que no le podían endosar la carga inflacionaria al consumidor final, sino que debían asumirla ellos.

      En el comentario adjunto comparto un material que encontré para darle soporte a la propuesta.

      http://www.15yultimo.com/2017/09/25/shock-de-precios-como-medida-antiinflacionaria/#comment-8502

      Saludos

      • La libre convertibilidad en Colombia es una FALACIA que continuas repitiendo. Es la misma libre convertibilidad que hay en la frontera con Brasil, donde privados cambian sin intervencion del banco central de ninguno de los dos paises. La diferencia esta en que no hay grandes poblaciones ni gran demanada por bienes y servicios de este lado de la frontera con Brasil, el efecto es marginal en comparacion a la de Colombia.

        Hay sitios en Aruba y Curazao que te reciben bolivares, tambien los hay en Panama… eso no significa que haya libre convertibilidad, ni alli ni en Colombia.

  6. Max 15 ENERO, 2018 AT 1:03 PM

    “La libre convertibilidad en Colombia es una FALACIA que continuas repitiendo.”
    Más allá de las justificaciones que puedas esgrimir para refutar con tanta vehemencia una realidad que por la vía de los hechos le ha causado un gran daño a nuestro país; en cuanto a si cuenta o no con un acuerdo expreso entre los bancos centrales de ambos países, tácitamente el tratado comercial existe; y permíteme una analogía; esta relación binacional es muy parecida a un concubinato, donde al establecerse una relación de pareja, incluso con hijos; aunque no exista ningún vínculo legal expresado en algún documento o en el Registro Civil; como tal esa relación existe, ¿qué más evidencia que los hijos? Sin embargo, no estaría de más, hacer algunas investigaciones hemerográficas, para que tengas conocimiento desde cuando existen estos acuerdos y como ha sido su evolución, pero como ya de eso hemos debatido bastante y aun insistes que es una falacia, creo que no tiene caso engancharnos en el tema, pues mientras el problema se agrava, el tiempo se nos seguirá yendo tratando de demostrar “la inmortalidad del cangrejo”.

    Ahora bien, partiendo de que no existe, como tú te empeñas en afirmar, la propuesta sobre la cual he venido trabajando, trata sobre la eliminación del diferencial cambiario, que en sí es el que oxigena al dólar paralelo, esto a través de estrategias para el cierre de la brecha, entre la paridad oficial y la impuesta por el eje Miami-Cúcuta, igualando por encima, complementado con la indexación salarial a dicho marcado, esto a su vez tendrá un efecto sobre los precios de los productos, por reajustes en las estructuras de costos, lo cual al incluirle el componente -salario indexado- los ubicará en unos niveles adecuados para que se mayormente comercialicen dentro del territorio nacional, porque al colombiano le saldría extremadamente costoso, mientras que el venezolano con su salario indexado, siempre le resultará plenamente accesible. En resumen, esto último sería el trabajar el arbitraje cambiario para que se vuelva a nuestro favor y acabe con el contrabando de extracción.

    En mi humilde opinión, ante nuestra situación esta propuesta es la más expedita para resolver la coyuntura económica por la cual estamos pasando, porque ¿cuáles son las otras alternativas convencionales que plantean algunos sesudos analistas? Una es levantar el control de cambio, ello resulta totalmente inviable, porque sería darle legitimidad a Dólartoday y esto por el simple hecho de que para sostener el mercado cambiario, debe existir equilibrio entre la oferta y la demanda de divisas y no es nuestro caso, en nuestro país no hay quien genere ingresos en divisas y esté dispuesto a ofertarlas, o sea, no hay oferentes, mientras que quienes las demandan se cuentan por millones. Ahora, pudieras decir que con mi propuesta estoy reconociendo a Dólartoday, pues, más allá de eso, lo que si reconozco es la forma como ha permeado en nuestra economía y vaya que de manera importante, sin embargo, con mi propuesta se pueden hacer los ajustes necesarios sin comprometer los ingresos de la renta petrolera ni las reservas internacionales.

    La otra propuesta que proviene de los más liberales es la dolarización, lo cual para nuestro caso está totalmente descartado, ya que valores como la soberanía son innegociables, incluyendo la soberanía monetaria y la identidad patria, no es poca cosa que nuestro signo monetario lleve el apellido de Nuestro Libertador. Pero más de ello, es que tampoco resultaría viable y para muestra tienes a Argentina, además de que el más perjudicado sería el sector privado, específicamente el productor nacional, ya que por los altos márgenes de plusvalía que le recargan a los productos, dejarían de ser competitivos y se la verían bien difícil para captar ingresos, pues el mercado optaría por los productos importados que serían muchísimo más económicos. Ahh, te aclaro que mi propuesta de indexación no es una dolarización, nuestra moneda seguirá siendo el Bolívar y las operaciones aunque se reajuste conforme a las fluctuaciones de la moneda, se seguirán haciendo en Bolívares al cambio equivalente.

    Hay otras opciones, como la de triangular entre el Bolívar y el Dólar con una segunda moneda, para lo cual El Petro sería ideal, pero como ya hemos debatido bastante sobre ello, no vale la pena recargar este comentario con esa otra propuesta, la cual está muy bien desarrollada en los comentarios del link adjunto.

    http://www.15yultimo.com/2017/12/09/blockchain-o-nada/

    Saludos.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Sobre la reconversión monetaria y El Petro. Consideraciones preliminares. – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*