Petro y criptomonedas: mitos y realidades (VI y VII)

Petro-6-

Por: José Gregorio Piña T.

Nota de los editores: El siguiente texto fusiona las partes 6 y 7 concebidas por el autor para su serie sobre El Petro publicada íntegramente en este medio. La fusión se debe a razones de estricto orden técnico.

Aunque como podrán ver existe una continuidad numeraria entre los párrafos, se marca la separación entre ambas partes a efectos de facilitar su lectura y respetar el orden original.

Invitamos a todos y todas a leer las partes anteriores reunidas en nuestro especial exclusivo sobre El Petro  y a quienes ya las han leído, a seguir en el debate en la sección de comentarios que anda muy movida.  

Este escrito es un complemento de las consideraciones que publicamos en cinco artículos previos (ver: acá); consideraciones plenamente vigentes y sin respuesta, por lo que invitamos a que sean tenidas en cuenta en su integridad, junto con lo que sigue.

  1. Debemos reiterar que NO estamos en contra del Petro; todo lo contrario, estamos abogando porque se implemente de la mejor y verdaderamente democrática manera, para todos y todas; con las que estimamos serian salvaguardas contra los riesgos inherentes a lo planteado hasta ahora sobre el tema; y reconocemos la evidente ventaja en la coyuntura actual de que el Petro sea una herramienta para obviar las restricciones y bloqueos financieros y comerciales con los que se ataca a Venezuela, lo que le da un agregado de valor geopolítico muy importante.
  2. Por lo tanto, no nos contamos entre quienes emiten comentarios desde una perspectiva política de oposición al Gobierno Nacional, ni somos agentes de ninguna índole; pero queremos ir más allá de la mera propaganda; con la intención constructiva de mejorar lo que deba ser mejorado, y que se contemple lo que deba ser contemplado en esta materia.
  3. En tal sentido, invitamos a que, antes de pretender refutar, incluso manipulando conceptos, sean leídos y comprendidos en su integridad los siete artículos mencionados, incluido el presente; artículos cuyo contenido es compartido en su integridad por eminentes economistas y constituyentes de prestigio, nada sospechosos ni sospechosas de estar en contra del Ejecutivo Nacional.
  4. En cualquier caso, escribimos y opinamos exclusivamente basados en normas, leyes, conceptos técnicos, hechos incontrovertibles, experiencia relevante y, sobre todo, documentos y declaraciones oficiales sobre el tema.
  5. Recientemente se ha reiterado la afirmación de que con el Petro podremos “comprar pan” en cualquier panadería, ejemplificando así que el Petro tendrá, según el declarante, curso legal y corriente dentro de Venezuela para adquisición de bienes y pago de servicios. Ya esto había sido dicho en el principal canal de televisión del Estado venezolano el pasado 07-01-18, y reseñado a su vez por la Agencia Venezolana de Noticias; por lo que se hace necesario insistir en que tal circulación interna del Petro configuraría en los hechos la sustitución del bolívar (VBF) como moneda soberana del Estado venezolano.
  6. Al respecto, tal situación es deseable si y sólo sí se adopta de manera tácita y cabal al Petro como nuevo signo monetario venezolano; previo cambio constitucional, y hecha la salvedad ya explicada en el quinto artículo de esta serie, de que en todo caso debe existir un porcentaje adecuado de emisión física (billetes y monedas metálicas) del nuevo signo monetario, que serían fracciones o múltiplos del Petro, con el valor respectivo, según el valor referencial del Petro, determinado éste a su vez por el valor del bien que constituya su respaldo.
  7. Al contrario de lo que parecen pensar algunos y algunas, la eventual coexistencia y circulación simultánea de dos monedas de curso legal en Venezuela, lejos de “fortalecer” al bolívar (VBF), envilecería más su declinante aceptación y poder adquisitivo, con el agravante del arbitraje que se pudiere generar por parte de quienes tengan acceso inicial a las primeras colocaciones del Petro, en desmedro del resto que sólo posean bolívares.
  8. En este mismo orden de ideas, también ha sido afirmado recientemente, según nota de prensa del diario venezolano “El Mundo” del 23-01-18, que el Petro será subastado en “criptomonedas y divisas”, es decir, que a cambio del Petro, el Estado venezolano recibiría criptomonedas.
  9. Debemos insistir: nos luce un contrasentido, no sólo en términos económicos, financieros, jurídicos y actuariales; sino también desde el punto de vista del discurso y praxis política, que el Estado venezolano vaya a entregar una moneda soberana, el Petro, que el propio Estado emite, avala y, más aun, respalda con un bien físico de alto valor reconocido y transado internacionalmente en divisas de reserva; recibiendo a cambio entelequias como son las criptodivisas de emisión privada, anónima, sin control y sin respaldo alguno y, para colmo, sujetas a enormes variaciones en su “valor” en ese mercado difuso donde se transan las operaciones en dichas criptomonedas.
  10. Si, de manera acertada, criticamos al US$ como una moneda sin respaldo, tal objeción, en mayor medida aun, le es aplicable a las criptodivisas, las cuales ni siquiera tienen el sustento indirecto de los flujos financieros que alimentan la precaria sostenibilidad del US$.
  11. Por vía contraria, se esgrime, acertadamente, como una gran ventaja y fortaleza, que el Petro es una moneda emitida por el Estado venezolano y respaldada con un bien físico; entonces ¿por qué cambiarla por una criptomoneda sin esas ventajas y sujeta a otros riesgos adicionales? ¿Volveríamos a aquello de “oro por espejitos”? Al menos, uno aspira a que haya coherencia en el discurso y praxis política.
  12. Y recomendamos que nadie crea el utópico discurso de que las criptomonedas desplazarán a las monedas soberanas, simplemente porque si cada vez más y más personas generan más y más distintas criptomonedas, como se pronostica, se evidenciará el esquema Ponzi subyacente a las mismas, como vienen advirtiendo reputados economistas, incluso tres Premio Nobel de Economía. En términos llanos, un “esquema Ponzi” es una vulgar “pirámide” en la cual gana sólo quienes entran al inicio de la maniobra.
  13. Por otra parte, ya hay decisiones fácticas que indican que los Estados soberanos irán emitiendo sus propias monedas bajo el formato digital de la “cadena de bloques”, y limitando, como debe ser, al resto, dándole formalidad al uso de esa tecnología para propósitos monetarios.
  14. Tales emisiones soberanas y la consiguiente regulación en la materia no deben ser satanizadas, endiosando la emisión falsamente “libérrima” de las criptomonedas, porque gústenos o no, las regulaciones en materia tan delicada han sido exigidas por las sociedades en aras de la protección de todos y todas; y han sido la evasión de esas regulaciones o su eliminación las fuentes de malos manejos de operaciones financieras.
  15. De hecho, la génesis de la crisis financiera del año 2008, que todavía persiste, fue la eliminación en 1999 en los Estados Unidos de América, de las regulaciones establecidas en la famosa Glass–Steagall Act de 1933, que frenaba las operaciones financieras especulativas por parte de los bancos de ese país.
  16. Precisamente, la vinculación estrecha de las operaciones bancarias con los aspectos macroeconómicos evidencia otra hecho que asegura la subsistencia de la actividad bancaria y es la función crediticia y la necesidad de la misma en la actividad económica moderna, bajo cualquier signo que la veamos. Por cierto, existen bancos en todos los países, y hay hasta bancos musulmanes que prestan dinero sin cobrar interés. Sobre la necesaria actividad crediticia, abundaremos más adelante.
  17. En el caso venezolano, para algo hemos desarrollado órganos y entes como el Banco Central de Venezuela, la Superintendencia de las Instituciones Bancarias y la Superintendencia Nacional de Valores y todo el bagaje de normativas que han dictado en esta materia.
  18. Nadie, creemos, sostendrá que es una falsedad el hecho de que el uso de criptodivisas, además de sus problemas intrínsecos, facilita, entre otros delitos, la legitimación de capitales provenientes del delito. Incluso, circulan afirmaciones documentadas sobre el delictivo origen de varias de las más conocidas criptodivisas.
  19. También ha sido planteada la posibilidad de conceder créditos (préstamos) en Petros, aspecto este, el de créditos en criptodivisas en general, que amerita un análisis exhaustivo en cuanto a sus implicaciones monetarias y operativas.
  20. El crédito, en su concepto moderno, ha sido reservado a las instituciones bancarias privadas o propiedad del Estado. De hecho, ha sido planteada la creación de otro banco más propiedad del Estado venezolano, asunto sobre el cual, de nuevo, nos sentimos obligados a pronunciarnos; banco cuya finalidad sería precisamente la concesión de créditos a un gremio laboral en particular.
  21. Tal reserva legal de la función crediticia, más allá de las citadas fallas por evasión u omisión de los necesarios controles, deviene de elementales condiciones de seguridad para ambas partes, el prestamista y el prestatario, pero también de protección del Estado y de la sociedad en general, por las repercusiones sistémicas de esa actividad. Baste recordar las consecuencias tanto en el país, como en el Mundo de las quiebras bancarias.
  22. Y si se esgrimen esos tantos casos de quiebras bancarias, ciertos y lamentables, ocurridos por lo general por connivencia expresa o tácita de las autoridades; tanto peor sería si las actividades bancarias fueren asumidas por particulares, sin regulación ni supervisión alguna.
  23. El crédito, así desarrollado, no está basado, como suele creer el vulgo y hasta profesionales de la economía, en que los bancos entregan a los prestatarios el dinero que reciben de sus cuentahabientes; sino en la noción de que dichos cuentahabientes no acuden todos al mismos tiempo a retirar todos sus haberes; por lo que los bancos generan créditos por un porcentaje de dichos depósitos.
  24. Esos créditos bancarios son dinero adicional, creado por los bancos, es la llamada “Expansión Secundaria”, depósitos adicionales a los inicialmente generados por el dinero base o Base Monetaria que emiten los respectivos bancos centrales.
  25. Tales depósitos nuevos, provenientes de los créditos bancarios, se suman a los depósitos ya existentes, y en tanto circulen en el ámbito financiero, constituyen dinero que integra la Liquidez Monetaria; pero que no ha sido emitido, ni tiene que ser respaldado por los Bancos Centrales, ya que su respaldo eventual, en términos actuariales y contables, es la fracción de depósitos que los bancos no pueden prestar.
  26. Esa fracción en Venezuela recibe el nombre de Encaje Legal y al día de hoy, en el encaje regular representa el 21,5%; con la observación de que, si bien se mantiene la proporción, el monto absoluto de depósitos (Pasivo de los bancos) aumenta por lo ya explicado.
  27. Nótese, entonces la participación directa del crédito bancario en la formación de los Agregados Monetarios. En la hipótesis de un crédito concedido en Petros, hay implícita el crecimiento de Liquidez Monetaria que habrá en cualquier colocación inicial del Petro que no sea hecha por el Banco Central de Venezuela; sin la contraparte de ingresos fiscales por el pago respectivo.
  28. Obviamente, una de las responsabilidades del banco prestamista es examinar la capacidad y la confiabilidad de quien recibirá el crédito, administrar el mismo y procurar la cancelación en los términos acordados.
  29. Por vía contraria, tal y como pregona la propaganda sobre el Petro, el mismo, como cualquier criptomoneda, se manejará fuera de los circuitos financieros y bancarios, y se alardea de que ello es una “ventaja”, lo que hace suponer, y así está escrito en los documentos oficiales, que cada poseedor del Petro lo mantendrá de manera digital en su propia billetera virtual.
  30. Entonces, es de suponer que no existiría tal cosa como los “depósitos del público en Petros” en los bancos, sean públicos o privados; “o eres molusco o eres marisco”, decía un conocido humorista venezolano.
  31. Así las cosas, preguntamos ¿cómo funcionarían operativamente, los créditos en Petros? ¿el órgano emisor de los Petros se arrogaría funciones exclusivas de los bancos? ¿los bancos del Estado recibirán Petros en consignación, mediante un Fondo creado al efecto, para conceder los créditos en Petros? O, esperemos que no sea el caso, ¿particulares se dedicarán a conceder créditos en Petros? ¿Por qué conceder créditos en Petros, y no en bolívares para que sean adquiridos los Petros? En cualquier caso, ¿estarán obligados los prestatarios a devolver el crédito en Petros?

II

  1. debemos desmentir a quien ha argumentado que el Petro es “inconstitucional” porque violaría el artículo 12 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), en cuanto a la inalienabilidad e imprescriptibilidad de los yacimientos y minas, que por ese mismo artículo son bienes de dominio público y, por tanto, pertenecen a la República.
  2. Para la correcta exégesis de dicho artículo, hay que partir del Artículo 4 de nuestro Código Civil: “A la Ley debe atribuírsele el sentido que aparece evidente del significado propio de las palabras, según la conexión de ellas entre sí y la intención del legislador”.
  3. Así, “inalienable” significa que no puede ser traspasado válidamente su dominio, que no puede ser vendido; e “imprescriptible” significa que no se puede perder su posesión por prescripción adquisitiva, que no puede ser adquirido por usucapión, esto es, por haber ocupado pacíficamente el bien por un lapso determinado.
  4. Ahora bien, al estar unidos ambos conceptos por la conjunción copulativa “y”, ambos adjetivos recaen sobre el mismo sujeto; y es obvio que no se puede ocupar un yacimiento de hidrocarburos, menos uno aurífero, por estar ambos en el subsuelo, a veces a miles de metros de profundidad en el caso del petróleo, y estar la mayoría de las veces disgregado o subsumido dentro de estratos rocosos diversos, sin conformar una unidad.
  5. Por lo tanto, necesariamente se debe interpretar que el artículo 12 de la CRBV se refiere a los terrenos en donde se encuentran o yacen (de ahí el término “yacimiento”) los recursos minerales extraíbles; quedando siempre el terreno; pero no a dichos recursos, porque de otra forma llegaríamos a la conclusión absurda de que esos recursos extraíbles nunca podrían ser vendidos, incluso en ventas a futuro, como lo ha hecho tradicionalmente la industria petrolera. Obviamente, en el caso de ventas a futuro, por lo dicho, no se está vendiendo el yacimiento, sino el derecho a recibir el recurso extraíble cuando el mismo sea sacado del yacimiento.
  6. Al respecto, debemos invocar la jurisprudencia incontrovertida de la Corte Suprema de Justicia, en el año 1986, según la cual: “al legislador no se le puede atribuir el absurdo, y si una interpretación literal (o pretendidamente literal, agregamos) conduce al absurdo, la misma debe desecharse, y realizar el análisis lógico finalista que permita que se alcance el espíritu y propósito del legislador”.
  7. Se insiste en que el Petro será subastado a cambio de algunas divisas convertibles de primer orden, y también a cambio de criptodivisas; por lo que reiteramos nuestra advertencia emitida en los anteriores artículos sobre lo desaconsejable e inconveniente de concretar esa intención. A lo dicho, agregamos algo que nadie dice entre los propagandistas interesados, y es la fuerte caída generalizada de valor de las criptomonedas fiduciarias; que en caso de la más nombrada de ellas, esa caída de valor ha sido de más de la mitad (más del 50%) en pocos días. Imaginemos nada más si la subasta del Petro hubiera sido pocos días antes de dicha caída.
  8. Ha sido dicho que un porcentaje importante de la emisión de Petro será adjudicada de manera privada, para ponerlo “en las mejores manos” (sic). ¿por qué esta opción restringida en lo que de por si es un proceso restringido por las barreras de acceso? ¿Quién determina dicha cualidad? ¿bajo cuáles criterios?
  9. Adicionalmente, se da un argumento que nos luce contradictorio con la misma propaganda y las bondades y deseabilidad atribuidas al Petro, para establecer una escala de descuentos muy significativos en dicha colocación privada de los Petros. Téngase en cuenta que se trata de sumas significativas en divisas.
  10. Curiosamente, en el documento oficial sobre el PTR se habla de los citados descuentos progresivamente decrecientes, pero sólo se menciona, tangencialmente, el descuento mínimo, 10%. Sin embargo, la autoridad oficial en la materia aseguró en un foro en un órgano público que el descuento podrá ser hasta del 60%; más de la mitad.
  11. Quienes adquieran preferencialmente, primera ventaja, los Petros con altos descuentos, segunda ventaja, tendrán la tercera ventaja de poderlos revender en bolívares con tasas referenciadas a valores orientados por factores políticos.
  12. En cualquier caso, esa reventa en bolívares, ha sido establecido que establecerá una tasa de cambio entre el Petro y el Bolívar (PTR / VBF); lo que pudiere dar origen a la coexistencia de dos tasas de cambio oficiales para el US$ (USD) y demás divisas contra el VBF; ya que ha sido reanudada la operación del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (DICOM), el cual también arrojará una tasa de cambio, que ha sido establecida, en lo adelante, como la única oficial.
  13. Al efecto, hay que tener en cuenta que el PTR lleva implícita la relación con el USD y otras divisas, ya que está referenciado al valor de un barril de petróleo, bien que tiene un precio internacional conocido en USD y otras divisas, por lo que, por tasa cruzada, se obtendrá la tasa USD/VBF según las transacciones PTR/VBF.
  14. El Estado no ha previsto una relación entre la tasa de cambio DICOM y la tasa de cambio implícita por venta en bolívares del PTR, porque el documento oficial sobre el Petro menciona en el cálculo al promedio ponderado del volumen de operaciones de las casas de cambio virtuales para las transacciones de PTR por bolívares, lo que implica que se prevén distintos valores para esas transacciones, lo que arrojará distintos valores para la tasa cruzada del USD y otras divisas, que bien pudieren también ponderarse, pero que necesariamente ha de ser distinta de la tasa de cambio DICOM.
  15. Igualmente, el Estado garantiza la recepción de los PTR como forma de pago de impuestos, tasas, contribuciones y servicios públicos nacionales, con el descuento vigente para ese momento para la venta del Petro, que nunca será inferior al 10%.
  16. Por lo tanto, un comprador “con las mejores manos” que haya recibido del Estado una suma de PTR con un descuento del 60%, es decir, que sólo pagó el 40% del valor, y tal vez pagó con criptomonedas fiduciarias; podrá pagar en corto tiempo impuestos, por ejemplo, con esos mismos PTR, los cuales le serán recibidos al 90% de su valor, cuando el descuento vigente para dichos pagos sea de sólo 10%; con lo cual el tenedor de esos PTR realizaría una ganancia del 50% en un lapso corto.
  17. Si ese mismo tenedor de PTR decide venderlos en divisas, realizará una ganancia del 60% en divisas, ya que en dichas operaciones no rige el descuento para la venta.
  18. Por cierto, a quienes hacen propaganda sobre una eventual apreciación del PTR en el mercado secundario similar a la de otras criptomonedas, hay que advertirles que la misma pudiere darse en la reventa en bolívares, por el factor de arbitraje que ya hemos detallado en este y en pasados artículos, lo que envilecería más al VBF.
  19. Si la supuesta apreciación del PTR se diere en cuanto a su valor en divisas; por lo arriba explicado de la tasa cruzada igualmente se envilecería el valor del VBF.
  20. En cualquier caso, como ya hemos explicado y habrán entendido quienes hayan leído y asimilado nuestros artículos anteriores sobre el tema, dicha eventual apreciación del PTR sólo sería de provecho para los tenedores de dichos PTR, que bien podrán ser en su momento inversores extranjeros que los hayan adquirido por operaciones financieras o comerciales; pero nunca dicha hipotética apreciación beneficiaría al Estado venezolano.
  21. No se informa en el documento oficial el procedimiento para dirimir la adjudicación de Petros ante la posibilidad de posturas de compra que superen la oferta. Téngase en cuenta que, según ese mismo documento oficial, no se trata de una puja en subasta, como por ejemplo, es el mecanismo del DICOM.
  22. El documento oficial expresa el compromiso del Estado de no emitir más PTR; por lo que, concatenado con declaraciones oficiales previas y otros elementos asomados, pero no explicitados en dicho documento oficial, es de suponer que el resto de los PTR, hasta la concurrencia con la totalidad del respaldo oficialmente establecido, ¿vendrá de la minería privada?
  23. La propaganda sigue insistiendo en que los bancos están conectados con el delito organizado; hecho que es indiscutible y que siempre hemos sostenido; pero también es un hecho indiscutible que las criptomonedas son empleadas por ese mismo delito organizado por las ventajas que esgrime la propaganda a favor de dichos instrumentos.
  24. En la intención de desvirtuar todo tipo de argumento, sin discernir entre argumentos sin base y los que sí la tienen, se ha dicho que se está engañando al Pueblo al decir que el respaldo monetario es exigible, y que nunca se vio a nadie exigirle a los EUA el oro del respaldo del USD, cuando tal respaldo explícito existía.
  25. Al respecto, se ignora que el general De Gaulle, en nombre de Francia, sí hizo tal exigencia, con propósitos políticos, y le fue negado; lo que precipitó que el Gobierno estadounidense eliminará tal respaldo en oro para su moneda, lo cual de cualquier manera iba a hacer, porque la suma de tenencias en oro de EUA ya limitaban la emisión de nueva moneda para financiar el incipiente déficit del gasto fiscal, lo que a su vez limitaba la expansión secundaria por vía del crédito bancario(mecanismo que ya explicamos en uno de los artículos de esta serie) para financiar, a su vez, el endeudamiento privado para sostener la economía estadounidense, que ya acusaba el impacto de su decreciente hegemonía comercial en el Mundo.
  26. Pero es que la exigibilidad del respaldo, y si se leen y asimilan los artículos anteriores se entiende, no es así de simple. La exigibilidad del respaldo está expresada en la libre convertibilidad de una moneda; es decir, que si es presentada a su emisor, éste no necesariamente tiene que entregar el respaldo, pero sí debe entregar el valor equivalente vigente de dicho respaldo en divisas convertibles (de ahí viene el término).
  27. Esa convertibilidad es la que se suspende en los llamados “controles de cambio”, cuyo nombre técnico es “regímenes de restricción de la libre convertibilidad”, situación que evidentemente ocasiona que la respectiva moneda no es elegible para transacciones internacionales, porque no es convertible.
  28. Por algo, y ya lo hemos dicho, tanto Rusia como China emitirán sus respectivas criptomonedas soberanas, respaldadas con Oro Monetario (ya extraído, en lingotes al 99,999 de pureza, llamada calidad ‘Good Delivery’) que tienen en sus bóvedas, exigible por parte del tenedor de la respectiva criptomoneda, pero que por conveniencias de manejo ha sido titularizado; pero ese Oro está disponible y su entrega no afectaría al resto de operaciones de ambos países.
  29. También se ha repetido, por no leer bien, que no es cierto que la emisión del Petro pueda ser atesorada por pocos tenedores, porque el mecanismo de colocación tiene controles; pero ya explicamos en el quinto artículo que no es en ese paso, sino luego en las sucesivas reventas en el mercado secundario, donde efectivamente tal cosa puede ocurrir, como ha pasado con la tenencia de la principal y más conocida criptodivisas, la cual actualmente es poseída mayoritariamente por un escaso número de tenedores.
  30. En resumen, insistimos en nuestras propuestas emitidas en los artículos cuarto y quinto de esta serie, acerca de las mejoras en la implementación del Petro (que no repetiremos acá porque el artículo ya está muy largo); incluso en la adopción plena del mismo como moneda de Venezuela, conservando al Bolívar como una fracción del Petro, propuesta detalladamente explicada y sustentada en el quinto artículo, y que es la única forma de evitar todas los razonados elementos de alerta que hasta ahora hemos plasmado en estos ya siete artículos.
  31. Lo que llevamos escrito en estos ya seis (6) artículos, evidencia que la, a nuestro parecer, altanera afirmación de que el Petro es mero asunto de “adaptarnos al cambio tecnológico” no es sostenible. Más allá de lo que hemos detallado en cuanto a la tecnología, que en sí misma la llamada “cadena de bloque” tiene ventajas intrínsecas, pero su uso también comporta riesgos; hemos levantado una serie de observaciones, reservas, alertas y sugerencias que demuestran que el Petro es ante todo y sobre todo, un asunto macroeconómico, monetario, cambiario, financiero, jurídico, operativo y también político. La tecnología es el instrumento.

 

7 Comentarios en Petro y criptomonedas: mitos y realidades (VI y VII)

  1. En virtud del considerable nivel de alienación que ha trastocado la conciencia de una buena parte de los sectores con mayor poder adquisitivo de nuestra sociedad, a través de lo cual le ha sido inculcada una obsesiva veneración por el dólar, sería un “Autosuicidio” permitir el libre cambio de Bolívares por Petros y viceversa, porque el uso que se le daría a la mencionada criptodivisa sería el de emplearlo como mecanismo para hacerse de las tan codiciadas divisas estadounidenses y sacarlas del país; creo que estamos lo suficientemente creciditos como para no darnos cuenta de ello. Otro error garrafal sería permitir que se manejen dos tasas cambiarias, una que resulte de las operaciones a través de DICOM y otra de la fijación de la tasa Bs/Petro; el pretender que la del DICOM vaya a bajar para igualarse con esta otra, es ser demasiado ingenuo y seguir manteniendo esquemas de arbitraje que faciliten la fuga de divisas, vía reventa de las adjudicadas o a través del contrabando de extracción de rubros para el consumo nacional, como en efecto ha estado ocurriendo con el recién derogado DICOM. Sobre el particular se precisa reiterar:

    1. La tasa Bs/Petro debe resultar del equivalente en Bolívares de acuerdo a la tasa DICOM del costo de un barril de petróleo; esto es, por ejemplo: Si el barril está a 60$ y el DICOM cierra en 100 Bs/$, el valor de 1 Petro es de 6000 Bs.

    2. Las operaciones dentro del territorio nacional deben seguirse transando en Bolívares, pero para efectos de evitar la maxidepreciación del Bolívar por la obcecada avidez por la divisa norteamericana, se debe adoptar un sistema de fijación costos, precios, tributos y salario expresados en Petros, pero cancelados en Bolívares al cambio equivalente. Esta es la única manera de hacer perder el interés de inducir dicha depreciación por parte de quienes han sabido lucrarse de ello, porque desaparece el diferencial cambiario que estimula el arbitraje y los impactos especulativos ya no se pueden transferir al consumidor final.

    3. A los efectos de recoger la liquidez monetaria y ofrecer mecanismos de preservación del patrimonio de los ciudadanos, distintos al refugiarse en divisas a expensas del Bolívar, el Estado debe crear instrumentos de ahorro / inversión denominados en Petros, para ser adquiridos en Bolívares, pero solo canjeable por el ente emisor a su tenedor original, solo en Bolívares al cambio equivalente.

    4. Quien requiera Petros para transar con ellos en el mercado internacional, que los adquiera en divisas, no en Bolívares.

    5. Una vez estabilizada la economía, con la entrada en vigencia del nuevo DICOM y con la puesta en circulación de El Petro, bajo los parámetros indicados anteriormente, llevar a cabo una nueva reconversión monetaria, quitándole al Bolívar los ceros que sean necesarios.

    • 1. La tasa Bs/Petro debe resultar del equivalente en Bolívares de acuerdo a la tasa DICOM del costo de un barril de petróleo; esto es, por ejemplo: Si el barril está a 60$ y el DICOM cierra en 100 Bs/$, el valor de 1 Petro es de 6000 Bs.

      De ser asi, el sueldo minimo actual es el equivalente de 900mil bolivares es decir 150 barriles por persona al mes o unos 9000 dolares mensuales en valor implicito! Si usas un tipo de cambio de 1000, todavia estas hablando de 900 dolares mensuales que es mucho mas que el promedio de america latina. Eso es imposible e insostenible, para dar con sueldo minimo implicito de unos $600 al mes que son 10 barriles, estas hablando de un dolar implicito de 100mil (ahora dolar today no suena tan descabellado, no?) y que pasa cuando el baril cae a 35? se derrumba el poder adquisitivo?

      No le veo pies ni cabeza.

      3. A los efectos de recoger la liquidez monetaria y ofrecer mecanismos de preservación del patrimonio de los ciudadanos, distintos al refugiarse en divisas a expensas del Bolívar, el Estado debe crear instrumentos de ahorro / inversión denominados en Petros, para ser adquiridos en Bolívares, pero solo canjeable por el ente emisor a su tenedor original, solo en Bolívares al cambio equivalente.

      Instrumentos de ahorro que hagan que? porque no hay nada productivo en que invertir en venezuela que no sea especulativo. Prestarle mas dinero al gobierno para que lo siga despilfarrando?

      4. Quien requiera Petros para transar con ellos en el mercado internacional, que los adquiera en divisas, no en Bolívares.

      Limitas la utilidad del petro y tendrias que tener dos mercados separados uno de petros en bolivares que no puedes vender en dolares y otro en dolares. Supongo que el Blockchain permite saber quien es el dueno y no te deja cambiarselo a alguien que te quiera dar dolares por fuera, por lo tanto le resta utilidad al petro.

      5. Una vez estabilizada la economía, con la entrada en vigencia del nuevo DICOM y con la puesta en circulación de El Petro, bajo los parámetros indicados anteriormente, llevar a cabo una nueva reconversión monetaria, quitándole al Bolívar los ceros que sean necesarios.

      Puedes hacer todas las reconversiones que quieras… los problemas estructurales no los resuelve el petro, mucho menos de la forma en la cual esta planteada. Los “barriles” de petroleo siguen estando en el subsuelo y no son ninguna garantia para nadie y lo poco que se extrae ya ha sido empenado y sirve para ser regalado en el mercado interno o para pagar deudas ya contraidas (China).

      Creo que el articulo lo que hace es demostrar que es una idea muy cruda y que como todo lo que ha hecho el gobierno en materia economica, tiene todas las de fallar en la forma en la cual esta actualmente planteada.

  2. Totalmente de acuerdo con “Alexander Riera”. En cuanto a una nueva redenominación del Bolivar (VBF), que ya, de facto, la ha efectuado el Pueblo, y la gente dice “20 bolos” para significar “veinte mil”, o “mil quinientos” para indicar “millón y medio”; creo que sería mejor aún adoptar el Petro, por las razones expuestas en el quinto artículo; con lo cual se lograría el mismo efecto, pero mejorado; conservando al VBF como una fraccion del PTR, obviamente al valor fraccional que corresponda según el valor del PTR expresado como valor del un barril de petróleo. Leer el quinto artículo, para los detalles.

    Y, como autor, ofrezco disculpas a los lectores y a las lectoras, por la “edición” de los artículos seis y siete de esta serie; la cual tiene detalles que no me son atribuibles, toda vez que los artículos fueron enviados en sus respectivas fechas y con orden cronológico; pero los editores de “15yultimo” los fusionaron de una manera ecléctica, en lugar de colocar los dos textos originales uno después del otro, e indicando cuál era el sexto y cual el séptimo. Así, hay puntos del séptimo artículo que aparecen en lo que es el texto del sexto y viceversa; y hay una aparente incongruencia al final porque en un párrafo se habla de seis artículos y en el siguiente de siete.

  3. Texto laaaaaargo y fastidioso, solo me referiré esta vez, al punto 12. Me fue imposible terminar de leer por razones evidente. Veamos:
    “Y recomendamos que nadie crea el utópico discurso de que las criptomonedas desplazarán a las monedas soberanas, simplemente porque si cada vez más y más personas generan más y más distintas criptomonedas, como se pronostica, se evidenciará el esquema Ponzi subyacente a las mismas, como vienen advirtiendo reputados economistas, incluso tres Premio Nobel de Economía. En términos llanos, un “esquema Ponzi” es una vulgar “pirámide” en la cual gana sólo quienes entran al inicio de la maniobra.”
    En primer lugar el argumento de las miles de cryptos que puede salir o existir es un poco ignorar como funcionan tanto las cryptos como la economía. Pudiéramos comparar eso con el hecho de que cuantos elementos de la tabla periodica existen? Cuantos picasos hay, cuantos Dalys, cuantos autos de lujo? Cuantos juguetes de stars wars, figuaritas de beisbol? Cuantas monedas soberanas hay? Mucho de lo que nombre anteriormente pueden ser usados como divisas, es decir puedo comprar un picado en bolívares en Venezuela llevarmelo a la china y cambiarlo por yuanes, o no? Es un picado una divisa soberana? Cuantos existen?
    Con respecto a las eminencias premios niveles que sitúan que dicen que son burbujas o ponzi, uno de esos dijo que el internet seria una estafa y que el fax era el medio seguro y confiable y eficiente de enviar información, se se le hubiese creído en aquel tiempo no se estuviera discutiendo este tema de las crypto hoy, no creen? Que el precio de una cCrypto pueda tener comportamiento de burbuja no quiere decir que lo sea su valor o su tecnologia. O es que dudan ustedes que la cadena de bloque es una tecnología que cambiará los paradigma del sistema bancario y financiero. Veremos cuando y en cuanto ustedes compraran su primer bitcoin o petro. O mejor aun con cuantos papeles de monopoly moverán sus valores en un sistema como el actual. El bitcoin es una aplicación de mensajería, una reserva de valor y una forma de intercambio. Lean el papel blanco de satochi nakamoto. Saludos.

    • la lengua es castigo amigo si tuvieras razon en todo entonce que paso que en
      20 horas habia preventa de 735 millones de dolares , o 4777 yueanes y lo que falta,

  4. Tanta habladera de paja y pensadera inútil para que al final de todo el nicolás burlón les diga a los tenedores de los petros “adelante, vengan y saquen su petróleo y cóbrensnse por los petros que traen, pero nomás pueden traer palas y picos”…jajajaja

  5. Cierto: una cosa es la tecnología de cadena de bloques; excelente para muchas aplicaciones; y otra cosa, con diferentes matices, buenos o no tan buenos, las criptomonedas. Sinceramente otros argumentos de los comentarios adversos al artículo “no son computables”; por ejemplo, parece claro que mientras más criptomonedas fiduciarias haya, más se evidenciará que, en el fondo, son lo que popularmente se denomina una “pirámide”. Y hay otro, que saca unas cuentas raras, tomando literal un mero ejemplo de Riera sobre un vaor supuesto del DICOM, que no es el valor que arrojó la reciente subasta.
    Y hay quien dice que el artículo es largo, porque no leyó que son dos artículos, no uno; pero además le parece “fastidioso” y confiesa que no lo leyó, pero sólo habla, como siempre,únicamente del aspecto tecnológico.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Sobre la reconversión monetaria y El Petro. Consideraciones preliminares. – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*