Petro y criptomonedas: mitos y realidades (XI)

Por: José Gregorio Piña T.

Este escrito es la undécima entrega de una serie, y complementa y actualiza las consideraciones que hemos hecho públicas en diez artículos previos, (ver: acá); consideraciones plenamente vigentes y aún sin respuesta, y que emitimos por este medio restringido por no tener acceso a niveles o medios del Estado para tratar en extenso el tema; por lo que invitamos a que sean tenidas en cuenta en su integridad, junto con lo que sigue.

  1. El día lunes 12-03-18, en el principal canal oficial del Estado venezolano, Venezolana de Televisión (Canal 8), en el horario estelar de las 7 P.M., fue trasmitida una nueva emisión del programa “Con Amorín”, conducido por el periodista Jorge Amorín; en el cual entrevistó al Ministro venezolano a cargo de lo referente al Petro.
  2. De entrada, el periodista aludió, sin detallarlas, a algunas observaciones y alertas emitidas por “algunos intelectuales”, y citó específicamente al prestigioso investigador, escritor y experto en asuntos de Estado Luis Britto García, dejando por fuera a otros tantos y tantas de similar prestigio, como lo son Pasqualina Curcio Curcio, Judith Valencia, Julio Escalona, entre muchos.
  3. En esa referencia, el periodista, un tanto peyorativamente, a nuestro juicio, asume apriorísticamente que esos intelectuales están “equivocados o mal informados”; es decir, están en el error; cuando la realidad apunta a que es la falta de información, o peor, la desinformación y contradicción por parte de los voceros “técnicos” del Ejecutivo Nacional, y la omisión de cualquier respuesta seria a los planteamientos de fondo de esos y esas intelectuales, las condiciones que motivan y sustentan aquellas alertas no respondidas; y a las pruebas nos remitimos.
  4. En esa única referencia expresa, el periodista citó a Britto García en relación al Petro como emisión de deuda, ante lo cual el Ministro esgrimió dos penosos argumentos, ambos pueriles y falsos. Primero, dijo el Ministro que no era emisión de deuda “porque las deudas se colocan en la Bolsa”, ignorando que hay colocaciones privadas de Deuda, como privada ha sido la preventa del mayor porcentaje de los Petros (PTR); aparte de que no sólo en los mercados bursátiles formales se hacen colocaciones; por ejemplo; el mecanismo DICOM es un espacio que formalmente no es una Bolsa, pero donde se transan operaciones de compra-venta de divisas.
  5. El segundo argumento es peor: “que no es Deuda, porque las emisiones de Deuda son con cobro de intereses”; ignorando que en Finanzas hay la llamada Colocación a Descuento, con pago adelantado de los intereses, que se concreta en el Descuento concedido al recibir el contravalor; es decir, el monto del descuento financieramente constituye el interés pagado, y por adelantado; el porcentaje de descuento es la tasa efectiva neta de interés, si no hay intereses adicionales.
  6. Financieramente, el resultado neto es el mismo si el emisor recibe el monto facial de la emisión, pero paga una cierta suma de interés cada cierto tiempo; o recibe menos del valor facial de la emisión, pero paga al final el monto facial (Zero Coupon Bond).
  7. De hecho, en el caso de la preventa del PTR, “convenientemente” el prospecto de emisión (mal traducido como “Libro Blanco”) omitió los descuentos concedidos; pero por la información oficial del Superintendente de la materia, el descuento alcanzó hasta el 60% del valor de los PTR. En otras palabras, esa emisión de PTR está pagando a sus adquirientes el 60% de interés FLAT, es decir, al instante mismo de concretarse la operación.
  8. Si esa ganancia del 60% Flat es realizada (concretada en el mercado secundario) en, digamos 15 días, financieramente la tasa neta de rendimiento anual del Capital invertido sería de 1.440% (mil cuatrocientos cuarenta por ciento); ya que el 60% fue realizado en apenas 15 días; y el Año Civil consta de 360 días en el mercado financiero; es decir 24 por 15, igual a 360.
  9. Si los tenedores de esos PTR deciden usarlos para pago de impuestos nacionales, o se los venden a quienes sí deban pagar esos impuestos, en principio, según información oficial, les serán recibidos al 90% de su valor, lo que arrojaría una tasa efectiva neta del 50%; pero por los llamados incentivos tributarios, pudieren estar concretando una ganancia efectiva mayor. Tal vez por eso, la fecha de venta de los PTR fue fijada para el próximo 20-0318, para que dé tiempo de liquidar posiciones y transar operaciones antes del 31-03-18, fecha límite para el pago ordinario del Impuesto Sobre La Renta (ISLR) en Venezuela.
  10. También evadió el Ministro el tema de la posibilidad de acopio con fines extra económicos de la emisión de PTR por parte de un ente creado para ese propósito; lo cual NO es controlable por parte del Estado venezolano, porque precisamente una de las cacareadas bondades de las criptomonedas es el control absoluto y único por parte de su poseedor o poseedora y su capacidad de trasmitir directamente su propiedad a otro u otra, sin controles financieros o de Estado alguno.
  11. Por cierto, el ministro a cargo de la materia del Petro, ratificó en el programa citado que el barril de petróleo sí es respaldo del Petro; es decir, no pretendió, como otros, negar el Decreto presidencial, hasta ahora única base normativa del PTR, que habla de un contrato de compra-venta de un barril de petróleo.
  12. Igualmente, afirmó el Ministro, siendo cónsono con la afirmación anterior, que el PTR no debe fluctuar en su valor, por su misma cualidad de estar respaldado en un bien con valor público conocido internacionalmente en divisas; y que no es especulativo.
  13. También admitió el Ministro a cargo de la materia del Petro que las criptomonedas fiduciarias, la casi totalidad de las existentes, agregamos nosotros, son burbujas financieras y sufren de enormes fluctuaciones especulativas en su “valor”.
  14. Por otra parte, el citado Ministro intentó banalizar el tema del reconocido altísimo consumo de electricidad que genera el minado de criptomonedas, aduciendo que “se hará en zonas de baja demanda”, ignorando el hecho de que lo que importa es el consumo total del país y que la electricidad se distribuye por las redes de alta tensión, pero alrededor de dos terceras partes es energía hidroeléctrica generada principalmente en un solo sitio, El Complejo Hidrológico del Caroní, y el resto es energía termoeléctrica, obtenida mediante la quema de hidrocarburos valiosos y no renovables y que generan contaminación del ambiente; todo ello sin obviar, el altísimo subsidio de parte del Estado en la factura eléctrica en Venezuela.
  15. También nos parece intrascendente, por decir lo menos, el argumento del Ministro sobre la falta de respaldo de la moneda estadounidense, el USD, porque esa misma falencia es también atribuible a todas las criptomonedas fiduciarias, con el agravante de que son generadas por particulares privados.
  16. Ahora bien, que un Ministro del Estado Venezolano siga esgrimiendo indiscriminadamente argumentos en contra de los bancos centrales y de los bancos comerciales; para magnificar las pretendidas bondades de las criptomonedas; deja mucho que decir porque el Estado venezolano mantiene un Banco Central, contemplado incluso en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) y mantiene varios bancos comerciales e, incluso, habla de crear bancos adicionales, asunto que ya analizamos en profundidad en este mismo medio.
  17. La mínima coherencia indica que si satanizas a los bancos centrales y a los bancos en general y los ves negativamente, entonces no deberías tener ninguno de los dos, ni banco central, ni bancos comerciales.
  18. Sin ánimo de “santificar” a esas instituciones ni exculpar sus facetas negativas; los bancos realizan una función básica y necesaria en las transacciones económicas de hoy, y muy especialmente en el comercio internacional, y es la función crediticia, que ya explicamos ampliamente en los artículos cuarto y sexto de esta serie.
  19. Los bancos en el comercio internacional actúan como una calle de doble sentido, canalizando y garantizando no sólo los pagos en un sentido; sino también la contraprestación en el bien que se esté adquiriendo mediante dicho pago. En el mundo de las criptomonedas es una calle de un solo sentido: realizas el pago de forma casi inmediata, pero por pura fe, y sin ningún mecanismo que medianamente garantice la recepción de lo que pagas; además de que no existe la posibilidad del crédito, como ya hemos explicado en artículos previos.
  20. En el comercio internacional, donde importadores y exportadores no tienen por qué conocerse ni confiar a ciegas en la contraparte, la banca intermedia, garantizando ambos canales y posibilitando el crédito internacional a través de sus oficinas. El exportador acepta enviar la mercancía, sin recibir pago alguno porque su banco, aquél con el cual trata diariamente le garantiza, mediante una Carta de Crédito, el cobro y el pago futuro; y el importador, a través de su banco, el del país de destino, recibe la mercancía contra el pago (Carta a la Vista), pero más frecuentemente contra aceptación de la deuda, que será pagada por el importador en los términos pactados y reembolsada por su banco al banco del exportador, para que este reciba finalmente el pago.
  21. Nos gustaría que los voceros del Ejecutivo Nacional asumieran seriamente los aspectos de fondo planteados en estos ya once artículos y, por otra parte, que dejen de repetir los términos y posiciones de los meramente informáticos, que sólo reproducen a su vez las posiciones e intereses exclusivos de los minadores de criptomonedas.
  22. Para cerrar, por ahora, estamos seguros que el periodista Amorín, a quien creemos honesto tanto en su postura política, como en su desempeño profesional, ignora que quien esto escribe fue invitado a un programa en VTV para tratar el tema, pero la persona a cargo de la Producción del mismo, no quien conduce el programa, nos prohibió de antemano cualquier mención crítica sobre el Petro, ante lo cual nos negamos a aparecer en pantalla.
  23. En tal sentido, en aras de la objetividad, la información veraz y la discusión abierta, nos gustaría que nos fuera concedido en el mismo programa el mismo tiempo neto; que excedió incluso a la hora de corte, en vivo (nada de grabar el programa) que han tenido los propagandistas del Petro; sin alargar preámbulos, ni incluir videos ni otros materiales (ya conocemos ese truco para limitar al entrevistado) ni preparados “pases a Prensa” (otro viejo truco para lo mismo); sino tiempo neto en cámara.
  24. Al respecto, reiteramos que defendemos al PTR como una buena idea, con indudables ventajas; pero con riesgos claros que tal vez escapan al Alto Gobierno; y que es necesario corregir; así como no sólo criticamos, sino que planteamos alternativas constructivas sobre la materia.
  25. En otra entrega retomaremos el tema del PTR y el progresivo desmontaje del Sistema de Administración de Divisas.

 

 

3 Comentarios en Petro y criptomonedas: mitos y realidades (XI)

  1. Buena respuesta, pero tengo algunas dudas. La primera: Donde se puede encontrar la información oficial del Superintendente sobre un descuento de 60%? Conozco el número, pero no conozco ninguna fuente oficial.

  2. Me segunda duda: El punto 11 muestra que acreditas que de hecho el petro es respaldado por un barril de petróleo o un contrato de compra-venta de un barril de petróleo. Como argumento mencionas un decreto presidencial (del 8 de diciembre de 2017) que hasta ahora seria la única base normativa del PTR. Pero de hecho hay un decreto posterior que declara en su artículo 1:

    “Se determina como respaldo para la implementación de operaciones de intercambio financiero y comercial a través de criptoactivos, el desarrollo potencial de 5.342 MMBN de Petróleo Original en Sitio (POES), pesado y extrapesado, de acuerdo a una certificadora internacional independiente, localizado en el Bloque Ayacucho 01 de la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez Frías.”

    De acuerdo con este decreto el respaldo es el desarrollo potencial de petroleo en sitio y no un contrato de compra-venta de un barril de petróleo.

    Pero también el decreto que citas es ambiguo. Dice en el artículo 4:

    “Cada unidad de PETRO tendrá como respaldo físico, un contrato compra-venta por un (01) barril de petróleo de la cesta de crudo venezolano”

    Pero continua en el mismo artículo: “o cualquier commodities que decida
    la Nación.” Esto significa que el respaldo por un barril de petroleo no es asegurado pero puede cambiar por un otro “commodity” no especificado.

    Y en el artículo 5 se enumeran las formas en que un tenedor de petros puede cambiarlos por otra moneda: Todos son vinculados al valor de mercado del petro, no se menciona ninguna forma garantizada de cambiar un petro por el valor (internacional) de un barril de petroleo Venezolano.

    También en el contracto que recibieran los que se inscribieran para comprar petros no se menciona en lugar ningún una garantía de poder cambiar el petro por el valor de un barril de petroleo Venezolano.

    • Bueno, “ronny”,vamos por partes: el decreto 3.292 es genérico, se refiere a criptoactivos en general, no al Petro; y no deroga ni modifica al decreto 3.196; entiendo que es sólo para incluir al MPPPE y al MPPFC, que no fueron mencionados en el decreto 3.196, siendo competencia de estos la explotación petrolera y lo financiero, respectivamente.
      Pero, el decreto 3.196 sí dice en su considerando cuarto que “el Petro…(omitido) ….se puede utilizar como instrumento de refugio financiero por estar respaldado en barriles de petróleo venezolano, en la forma de un contrato de compra-venta con la posibilidad de ser canjeado por petróleo físico”. Y, si bien es cierto que se habla de otros bienes, hasta ahora no se ha concretado, y cuando se haga, igualmente será un respaldo, en los términos que ello implica.

      Sobre lo de los descuentos, eso lo dijo el Superintendente en un foro oficial en el MPPPC y fue reseñado por la Prensa; aunque en una versión del prospecto hablan de una tabla que no aparece, y en otra, provisional, porque sigue siendo una versión “beta”, hablan del 30%, pero eso no es seguro; han cambiado varias veces el documento. La actual versión, al 18-03-18, trae la tabla de descuentos, hasta de 30%, el problema es que es un escrito anónimo, nadie se responsabiliza por lo escrito. En cualquier caso, 30% Flat sigue siendo altísimo, porque en una ralización en 15 días, según mi ejemplo (podría ser en menor tiempo), la tasa de ganancia anualizada sería del 720%.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*