Reconversión monetaria: preguntas con y sin respuestas

Por: Luis Salas Rodríguez

Alguien dijo alguna vez que la mayoría de los problemas económicos son equivalentes a los mecánicos. Por caso: cuando se daña un radiador. Si se detiene el carro a tiempo y repara, la cosa no pasa a mayores. Pero si lo seguimos rodando entonces se agrava. Y lo que es peor: lo que se arreglaba de manera más o menos simple, comienza a merecer reparaciones mayores.

Para seguir con nuestro ejemplo, si como consecuencia de la no reparación oportuna se funde el motor, cambiar o reparar el radiador ya no será suficiente. Seguirá siendo necesario si queremos todavía poner a andar el carro. Pero para esto habrá que hacer lo mismo con todo aquello que se haya dañado en el ínterin, incluyendo cambiar el motor. Es el costo asociado al no haber hecho lo que había que hacer cuando tocaba hacerlo, por mejores razones que lo justifiquen.

Esto es exactamente lo que pasa en un contexto como el que estamos viviendo con una medida como la reconversión monetaria. Ya se dijo en la editorial de 15 y Último: dadas varias razones es necesaria, pero dadas varias otras es insuficiente, e incluso, puede llegar a ser rápidamente inútil. Por lo demás, si a la par suyo no se hacen otras cosas, puede agravar varios problemas de los que ya tenemos y crear otros que todavía no.

Ventajas de la reconversión monetaria

Como también se dijo en aquella editorial, la reconversión oficializa la que por la vía del hecho los venezolanos y venezolanas ya habíamos efectuado en la práctica, bajo el ánimo de simplificar las operaciones comerciales de todos los días. Por otro lado, es una apuesta de confianza hacia el signo monetario y una medida de protección a nuestra moneda, vapuleada entre los ataques especulativos y la displicencia oficial. Y por esa vía, un acto de reafirmación de soberanía monetaria.

De tal suerte, es más que una operación cosmética, tal y como vienen afirmando sectores opositores (principales responsables de la campaña contra el bolívar, así salgan luego a lamentarse por él, repitiendo el esquema hipócrita de denunciar el salario como inflacionario para luego quejarse que no alcanza para nada). Es una medida de política monetaria con justo valor, que en cuanto tal, todos y todas deberíamos apoyar y apostar por su buen término.

Riesgos de la reconversión monetaria

Pero la reconversión también implica riesgos. El más importante: que se vea arrastrada por esa especie de ilusión monetaria que se ha apoderado tanto de sectores del chavismo como del oposicionismo, para quienes cambiar la moneda por el dólar, el petro o ahora por el Bolívar Soberano, actuaría como una suerte de fórmula mágica que acabará con todos nuestros problemas.

Vale recordar que muchísimos de dichos problemas no son solo y ni siquiera mayoritariamente monetarios, por más que evidentemente todo este viacrucis haya comenzado por ataques especulativos contra la moneda y el sistema de precios.

Así las cosas, suponiendo todo salga bien con la reconversión, tendremos problemas complejos todavía por resolver, como un bloqueo comercial y financiero, un espiral creciente de precios, déficit energético, fuga de capitales, mercancías y fuerza de trabajo, desinversión crónica en sectores claves de la economía, situación igual de crónica en servicios públicos, salarios miserables, anuencia de los sectores privados a la inversión productiva e incapacidad de las instancias responsables para hacerlos cumplir con su responsabilidad y un largo etcétera, ninguno de los cuales son en sí mismos monetarios ni se arreglan con políticas monetarias exclusivamente.

Pero por otra parte, la medida de reconversión implica riesgos que le son propios. El mayor de ellos son los tiempos estrechos –por así decirlo- que se impuso el gobierno para acometerla. Entendemos, volviendo a nuestro ejemplo del radiador, que los tiempos apremian y es una medida que debió haberse tomado antes (eso fue lo que tuvo que hacerse en diciembre de 2016 en vez de la inútil, aparatosa y costosa ampliación del cono monetario). Y es entendible también que se toma en medio de la actual coyuntura electoral dadas las amenazas de la dolarización. Sin embargo, ninguna de estas buenas razones anula que aplicar una reconversión monetaria implica una logística y unas capacidades institucionales, así como de un clima socio político, ninguno de los cuales es óptimo.

A este respecto, tenemos entendido que la entrada en vigencia de la reconversión es el 4 de junio, siendo que para esa fecha perderá vigencia el actual cono. Eso implica una readaptación de los sistemas de cobro y contabilidades que no hay que subestimar. Pero aún más, supone un trabajo pedagógico hacia los consumidores y de fiscalización sobre los comerciantes, entre otras cosas para evitar estafas y robos que agraven el ya deplorable poder adquisitivo de los primeros.

El agudo problema del déficit de billetes

Por otro lado, tenemos el asunto del efectivo circulante. Ya José Gregorio Piña en este mismo espacio planteó el problema. Se anunció una nueva familia de billetes, pues bien: “la única posibilidad de que Venezuela pueda realizar plenamente la anunciada redenominación en el escaso lapso restante hasta el próximo 4 de junio de 2018, fecha oficial establecida, es que la totalidad de los nuevos billetes y las nuevas monedas estén ya elaboradas y en vías de entrega a Venezuela; y aun así, nos parece muy corto el tiempo para los aspectos operativos” (subrayado del autor).

Adicionalmente, debe considerarse que estamos en medio de un déficit crónico de billetes y monedas (estás últimas de por si ya no circulan) y de comercio ilegal y contrabando de los pocos existentes. En tal virtud, según Piña, se requieren al inicio no menos de 1.200 millones de piezas de nuevos billetes, toda vez que no sólo se debe sustituir todos los billetes actuales en circulación contable, sino cubrir el déficit existente. Otros analistas estiman cifras aún mayores. Como quiera, lo cierto es que esto implica un esfuerzo mayúsculo, lo que supone que ya estén elaborados los billetes y monedas y solo reste distribuirlos en la banca y de allí salgan al público a medida que se desmonetizan y cambian los otros. Si tomamos como referencia la experiencia reciente pasada del nuevo cono, es evidente que mucho hay que mejorar.

Y el de su contrabando…

El otro detalle a tomar en cuenta es el del contrabando y comercio ilegal de los billetes. Suficientemente se advirtió cuando el aumento del cono a finales de 2016, que subir de denominación los billetes solo podía acelerar su extracción, por lo que hacía falta tomar medidas complementarias a nivel fronterizo para evitarlo. Ya son amplia y mundialmente conocidas las historias al respecto, por lo que no vale la pena insistir en ellas. Pero lo que no pude dejar de decirse es que si el bolívar será ahora soberano pues se entendió que la moneda se trata de un asunto de soberanía, entonces hay que defenderlo en cuanto tal. Como se ha dicho hasta el hartazgo: si es verdad que estamos en guerra entonces tienen que actuarse en consecuencia.

Problemas generados por la reconversión

Pero además de los problemas asociados a la implementación de la reconversión que acabamos de nombrar, deben considerarse los problemas típicos que, en condiciones normales, tal proceso en sí mismo genera, y que en condiciones atípicas como las que vivimos se magnifican.

El primero y más obvio son las confusiones contable, pero eso se puede solventar con la debida pedagogía oficial, tal y como se hizo en la de 2007-2008 y evitando las idas y vueltas discursivas y de decisiones. Debe tenerse en cuenta que ya el oposicionismo interno y externo tiene montada su campaña desinformativa al respecto.

Ahora, sin embargo, en este contexto que atravesamos, los problemas más importantes que generará en sí misma la actual reconversión son dos: por un lado, la dualidad monetaria planteada con El Petro, dualidad que se multiplica con la oficialización del uso de otras criptomonedas. Y en segundo lugar, el de la distribución del ingreso, y más específicamente, el de una mayor pérdida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores y trabajadoras, tanto por el alza esperable de precios que se producirá antes de su entrada en vigencia, como por el ajuste que todo pareciera implicar sufrirán los servicios públicos, principalmente los combustibles y el metro.

En efecto, si bien celebramos la reconversión por las razones ya mencionadas, no por eso hay que dejar de decir que, de muchas maneras, esta medida entra en conflicto de convivencia con la entrada en vigencia de El Petro como moneda de circulación nacional. De hecho, toda la primera parte de la alocución y los anuncios del presidente el pasado 22 de marzo, parecía indicar la oficialización del petro como moneda de curso legal en sustitución del bolívar. Sin embargo, ahora resulta que circularan los dos. Allende los problemas legales y constitucionales que esto supone (sabido es que, según la CRBV, la única moneda de curso legal en el país es el bolívar, dado lo cual para validar otra habría que reformar la constitución), implica también una dualidad monetaria que suele ser difícil de gestionar y crea más problemas de lo que resuelve, si es que resuelve alguno. Es un tema éste no obstante largo de abordar acá y que ya una vez planteamos tomando como referencia el caso de Zimbabue. De hecho, lo dejaremos para la tercera entrega de nuestra serie ¿Como Ecuador Alemania, Cuba, Ecuador o Zimbabue?, para pasar al mucho más concreto asunto del ajuste de tarifas de servicios y distribución regresiva del ingreso que puede causar la reconversión.

¿Los salarios: mejores o peores tras la reconversión?

En términos nominales, y en condiciones normales, como los precios al igual que los salarios se les restarán también los tres ceros, no deberían sufrir los trabajadores pérdida alguna de su poder adquisitivo. Sin embargo, como no estamos en condiciones normales, en términos reales seguramente si se verán afectados, es decir, si sufrirá nuestro poder adquisitivo, si el caso es que no se toma ninguna medida para contrarrestar dicha pérdida.

La principal causa de esta pérdida será la velocidad de ajuste de los precios, que se mueven a voluntad de los comerciantes, en contra de la lentitud de ajuste de los salarios, que deben esperar decretos presidenciales, firma de convenciones o largas negociaciones con los patrones. O dicho en cristiano: dada la inminencia de la reconversión monetaria, los comerciantes y productores buscarán ganar terreno en materia de precios (llevarlos lo más alto posible) antes de restarle ceros, un poco como sucedió previo a la entrada en vigencia del Plan Precios Acordados, cuestión que se advirtió con suficiente antelación pero igual pasó.

Los casos de los precios de la gasolina y del metro

A eso hay que sumarle lo que puede ocurrir con las tarifas de varios servicios. Particularmente preocupan los casos de la gasolina y el metro.

En la actualidad, como es de dominio público, un litro de gasolina de 95 octanos cuesta Bs. 6 mientras que la de 91 octanos Bs. 1. El ticket de metro, por su parte, tiene un precio de Bs. 4. En el caso de éste último, ya sabemos que en la práctica tal precio es simbólico, pues ante la imposibilidad fáctica de que alguien cargue 4 bolívares para pagar, la entrada es gratis por la vía de hecho. Ahora, tras la reconversión monetaria, dichos precios quedarían en Bs. 0, 006; 0,001 y 0,004, respectivamente, lo que es mucho menos que la moneda de más baja denominación anunciada.

Pero más allá de este problema “técnico”, el caso es que de no darse el aumento de ambos servicios, el rezago en sus precios con respecto a los del resto de la economía seguiría siendo abismal, pero de hecho se acrecentaría. En tal virtud, luce tentadora la ocasión propicia para ajustarlos. Sin embargo, pasan acá al menos tres cosas.

La primera es que en el contexto de aumento constante de precios que vivimos, tales posibles aumentos pueden quedar nuevamente rezagados en el corto plazo. Lo segundo, que el aumento de los combustibles es, literalmente, gasolina para la especulación, más aún si se “sincera” su precio, dado lo cual lo que no suele ser un costo de producción actualmente terminará convirtiéndose en uno, que se expandirá a lo largo de toda la economía. Y tercero, que agotaría aún más el ya agotado salario de los trabajadores, cuya realidad actual de muchos es que ya no les es rentable ir a trabajar, entre otras razones, porque los costos de movilización superan los ingresos mensuales, o en todo caso, representan una carga muy pesada.

Para que tengamos una idea más clara de lo que estamos hablando, en el caso concreto del pasaje del metro, suponiendo se deje en 4 bolívares, equivaldría a subirlo actualmente a 4 mil bolívares. Si calculamos dos viajes diarios por persona, solo tomando en cuenta la jornada laboral (es decir, que no se traslada para más nada), equivale a 160 mil bolívares actuales por mes, o lo que sería lo mismo, 160 bolívares soberanos, un 40% del salario mínimo vigente a la fecha de hoy. Y no estamos incluyendo en esta cuenta que la mayoría de los usuarios del metro usan al menos otros transporte más diario para movilizarse, cuyo costo actual está entre 2 mil y 3 mil bolívares en el caso urbano. Ni hablar de quienes viven en la periferia, por ejemplo Guarenas o La Guaira, y deben trasladarse diariamente a Caracas para trabajar y/o estudiar.

En el caso de la gasolina, suponiendo se conserven los precios actuales de 1 y 6 bolívares para las de 91 y 95 octanos, respectivamente, estaríamos hablando que un tanque de un carro promedio pasaría a costar entre 40 y 240 bolívares soberanos, lo que sería equivalentes a 40 mil y 240 mil bolívares actuales.

Como se ve, es una cuenta que se debe sacar muy bien y que no puede despacharse con la simpleza habitual de que “tenemos la gasolina más barata del mundo” o “el metro más barato del mundo”, pues si nos comparamos, a la par tenemos uno de los salarios más bajos del mundo.

¿Reconversión monetaria sin reconversión de la economía?

En un contexto en el cual el gobierno lo ha intentado todo o casi todo con relativo o ningún éxito, luce difícil visualizar alternativas de acción. Sin embargo, somos del criterio que buena parte de los no aciertos en materia económica se deben a la toma a destiempo de decisiones, muchas de ellas cuando el problema ha avanzado y complejizado tanto que las soluciones habituales no pueden ser ya suficientes, eso, claro, por no entrar a hablar de la toma de medidas francamente contradictorias unas con otras en la que se incurre.

En la medida en que la alternativa oposicionista lo único que garantiza es hacernos saltar como país de la sartén al fuego, y que en le medida en que más pase el tiempo los daños serán aún mayores, debería el actual gobierno asumir, que la principal tarea en este momento es estabilizar. Sin embargo, sobre todo considerando se está en un contexto donde no abundan los recursos, para ello es necesario el ejercicio de un principio de autoridad que no ha venido siendo el fuerte del gobierno, al menos no en materia económica. Ahora, como quiera que esto último es cierto, también lo es otra cosa: el gobierno no tiene otra alternativa que hacerlo. Tenemos un bloqueo que cada día se recrudece (del cual no escapa El Petro) y un aparato “productivo” privado que no se “estimula” con nada ni está en buena medida ni siquiera dispuesto a hacerlo pese a todo los estímulos que le da el gobierno, y de hecho, tal vez no lo hace gracias a los mismos, ya que se ha convertido en una vía de subsidiar su inoperatividad. ¿Se seguirá insistiendo por esa vía o debería el gobierno aprovechar la reconversión monetaria para hacer una reconversión económica y cambiar definitivamente las reglas del juego perverso en el que estamos inmersos? Como dicen por ahí: amanecerá y veremos.

15 Comentarios en Reconversión monetaria: preguntas con y sin respuestas

  1. Para el 1 de Mayo debe darse un aumento de sueldo que involucre toda la inflación esto es que se pueda comprar a precios actuales, estimar cuánto van a costar los servicios además de obligar a los empresarios a no subir precios y de hacerlo medir el porcentaje y de inmediato aplicar este al sueldo. Ya hoy 5 abril aumentaron todo otra vez y no se hace nada

  2. EL CICLO DE VIDA DEL ACTIVO Y LA CRIPTOGARRAPATA.

    Cuando cualquier persona natural hace una inversión para tener un vehículo esperando obtener de éste algún beneficio, al tiempo que busca representar en el mismo parte de su patrimonio; al igual como suele acostumbrar cualquier personalidad jurídica con cualquiera de sus inversiones, para lograr que estas sean sostenibles en el tiempo, necesariamente tienen que estar sustentadas por un plan de gestión de dichos activos durante su ciclo de vida con este propósito, de lo contrario ha de ocurrir un deterioro progresivo en la integridad de dichos activos hasta hacerlos salir de servicios y llegar al colapso operativo, tal cual como sucede en el ejemplo del carro que cita el Profesor Luis Salas.

    Hoy por hoy las industrias que operan bajo los esquemas clase mundial, enmarcadas dentro de la filosofía de la Gerencia Total del Activo, en su plan de negocios se consideran todas las aristas inherentes a las necesidades de preservación de las inversiones en activos durante su ciclo de vida hasta su desincorporación, siendo así como se han venido superando paradigmas ortodoxos en cuanto al tratamiento financiero dado a las necesidades de mantenimiento, por ejemplo, para conservar la integridad y confiabilidad de los activos, dónde en muchas oportunidades no se atendían como es debido y de forma oportuna por considerarlas como gasto (o un mal necesario) y no como inversión, sin el correspondiente análisis previo y con el acarreo de las respectivas consecuencia. De esta manera surgen las estrategias para superar barreras que sobreponían a lo financiero por encima de lo operacional y este a su vez por encima de lo relacionado con el mantenimiento; donde a partir de entonces cada uno de estos y otros procesos, tanto medulares como no medulares, comienzan a vislumbrarse como negocio, pero que solo funcionan cuando están articulados en perfecta armonía.

    Un tanto igual sucede con la economía de un país sino se maneja de forma holística y con visión de conjunto considerando todas las aristas, como en efecto se plantea en dicha filosofía de gestión integral del activo, la cual por cierto no es exclusiva para las industrias; de hecho, países como Australia y Nueva Zelanda ya la han adoptado como marco de referencia para elaborar los planes estratégicos de dichas naciones, en el que se busca la integración de todos los elementos relacionados con la administración de un país, sus requerimientos y sus expectativas, para que el aparato productivo a nivel global como nación funcione de forma óptima.

    Vale aclarar que dicha filosofía tampoco es exclusiva del capitalismo o de cualquier otra línea de pensamiento, pues solo busca la viabilidad en la gestión integral de las inversiones y para nada representa ningún tipo de obstáculo a la aplicación del modelo que sustenta los planes estratégicos, cualquiera que este sea (en nuestro caso el socialista); muy por el contrario, ayuda a darle viabilidad bajo esquemas productivos sin lo cual ningún modelo es sustentable, donde cabe acotar que a este respecto la diferencia entre el socialismo y el capitalismo es que en el socialismo dicha productividad se transforma en beneficios que le son retribuidos al pueblo para el vivir bien en colectivo, mientras que en el capitalismo se transforma en riquezas que son acumuladas por las pocas manos que acaparan el gran capital.

    Ahora bien, ubicados en nuestro contexto cabe destacar que precisamente la aplicación de algún esquema como el antes planteado, desde mi humilde opinión, resulta ser el más idóneo ante un escenario de guerra económica como el que en efecto está viviendo la economía venezolana y que respetando las particularidades, no es muy diferente al que de manera hostil enfrentan las empresas y las grandes corporaciones ante sus competidores; sin embargo, para cualquier caso juega un papel vital la apertura a los planteamientos de todas las partes que interactúan en el sistema, como los que por ejemplo, ante nuestra situación han venido siendo difundidas a través de este portal 15 y último, así como en otros espacios de participación, de lo cual se requiere mejorar los canales de comunicación para que sean consideradas por el alto gobierno, las instituciones con responsabilidad directa sobre los procesos y las comunidades organizadas, de manera tal que entre todos logremos reestructurar los esquemas de funcionamiento adecuándolos en pro de los objetivos estratégicos planteados.

    En línea con lo anterior, es necesario también considerar y darles el respectivo tratamiento a los ataques de quienes se le oponen de manera expresa, así como también a la complicidad de los infiltrados que bajo conocimiento de causa amparados en ciertas trabas burocráticas, obstaculizan alevosamente los canales para que las mejoras sustantivas sean llevadas a la práctica y permitan acabar con los vicios que fomentan la corrupción y la ineficiencia, los cuales por actuar de manera oculta para vivir enquistado en el sistema satisfaciendo intereses personales y que haciendo evocar aquel conocido viejo cuento del médico del pueblo, no dudo en calificarles como criptogarrapatas.

    Desde lo particular, como modesto aporte para la discusión y el debate, con la voluntad empeñada para que con ello se logren superar las mencionadas trabas burocráticas y podamos encontrar de manera estratégica el camino correcto para la construcción de nuestro socialismo, a continuación se plantean algunas propuestas concretas para reimpulsar el aparato productivo:

    1. Gasolina, combustibles y lubricantes a precios internacionales con subsidio directo al parque automotor a través del carnet de la patria.
    2. Subastas DICOM con precios base siempre por encima de la que fije en el mercado paralelo para eliminar el diferencial cambiario y el incentivo al contrabando de extracción.
    3. Salario mínimo de 5 Petros al mes, pagaderos en Bolívares según el cambio equivalente de acuerdo a la tasa DICOM, pero como se indica en el punto anterior.
    4. Indexación mensual de las escalas salariales de acuerdo al INPC.
    5. Continuidad en el plan de reemplazo progresivo de subsidios a productos por subsidios directos a la persona a través del carnet de la patria, con recursos provenientes de las subastas DICOM, priorizando a las clases más vulnerables.
    6. Planes de financiamiento al sector productivo con créditos en divisas para que cubra sus necesidades de importación, pero para ser cancelados en divisas, no en moneda nacional.
    7. Planes de incentivos al sector productivo para que exporte un porcentaje de su producción para que se produzcan sus propias divisas y a su vez honre los compromisos de deuda que devengan del punto anterior, siempre y cuando mantenga abastecido al mercado nacional.
    8. Revisión y regulación de los convenios binacionales que regulan la relación comercial entre Venezuela y Colombia, específicamente en lo referido a la materia cambiaria y a los mecanismos de intercambio entre particulares en monedas propias.
    9. Reimpulso de los planes inversión para la recuperación de las empresas del Estado bajo la filosofía de la Gerencia Total de Activos, apegados a la norma de la serie Covenin ISO-55000.
    10. Una vez que todo lo anterior sea puesto en práctica, llevar a cabo una nueva reconversión monetaria.

    Finalmente, la invitación a todos los sectores productivos es a continuar participando en todos los espacios en los que se les dé cabida a nuestras propuestas, propiciando la sana discusión en franco apego al interés nacional, pero acompañados con los respectivos planes de acción para que las mejores estrategias sean llevadas a la realidad en el corto, mediano y largo plazo, esto teniendo en cuenta que solo depende la capacidad y de la voluntad, más cuando se tiene la oportunidad de decisión; como lo dijo Aristóteles: “Lo que está en nuestro poder hacer, también podemos no hacerlo”.

    Cierro relatando el cuento del médico del pueblo citado en este comentario, esto para quienes no lo conocen. El cuento dice más o menos así:

    Recuerdo mi niñez cuando, junto a mis hermanos, mi papá nos contaba algún cuento. Era un estupendo cuentista el viejo. Uno de ellos se refería a un médico de pueblo que tenía un cliente muy adinerado, pero de esos que jamás se alejaba de su entorno natal. Este cliente padecía una dolencia crónica en un oído y el médico siempre lo atendía y aliviaba durante un tiempo. Este médico tenía un hijo, el cual pasados los años siguió los pasos del padre y también estudió medicina y volvió al pueblo, para hacerse cargo de la clientela que había logrado reunir su padre, entre los cuales estaba todavía el señor con el padecimiento crónico del oído. La primera vez que al novel médico le tocó atender al viejo y rico paciente le encontró en el oído una garrapata y procedió a extraérsela con unas pinzas especiales. Al llegar a su casa, muy orgulloso, le refiere a su padre la hazaña que acababa de realizar, esperando los elogios por su actuación, pero en cambio su padre lo que hizo fue decirle: “Hijo, esa garrapatica, bien cuidada, ha sido la que más ha contribuido a que yo pueda levantar toda esta familia y la que ha permitido que tú pudieras realizar tus estudios de medicina y a ti no se te ocurre más que acabarla la primera vez que tienes oportunidad”.

    • Me acabas de mostrar “El Paraíso” en esos diez pasos que hacen una proposición integral, mucho mas allá de la simple indexación, que ya era un sueño……vas a tener que tomar Miraflores por asalto para que te hagan caso…..así podré cambiarle el aceite al motor del carro.

  3. Ya q el presidente y sus alrededores no lee estos articulos(q me parecen muy claros y estoy Totalmente de acuerdo con los comentarios de Alexander Riera)deberían publicarlo en un periódico circulación nacional impreso. yo colaboraría con eso a ver si así lo llegan a leer y entender un poquito los tanques pensantes del presidente

  4. En la cuarta republica con los adecos y copeyanos mi familia y yo viviamos decentemente, ibamos al mercado y comprabamos los alimentos que necesitabamos y los que no tambien, trabajabamos y con nuestro trabajo podiamos hacer mercado, un buen mercado, comprabamos en makro, por pacas y no eramos acaparadores ni bachaqueros, comprabamos porque podiamos, no eramos ricos ni oligarcas ni burgueses, eramos trabajadores asalariados como ahorita, con la gran diferencia que viviamos dignamente. Desde que llego la revolucion esa dignidad fue desapareciendo hasta llegar a lo que vivimos hoy en dia, seguimos trabajando pero ya el sueldo no alcanza para sino para medio comer, no recibo la caja clap, algo que considero una humillacion porque es depender de algo que llega como y cuando les de la gana a otros y no escogo yo que quiero comprar solo tengo que conformarme con lo que me venden y punto, no tengo carnet de la patria ni tampoco lo quiero porque al igual que el clap me parece humillante, soy empleado publico y he sido victima de amenazas y de intimidacion para asistir a marchas, a votar y pare usted de contar, veo como el lugar donde trabajo es mas importante rendir culto a la revolucion que propcurar desempeñar un buen trabajo. Aqui hablan y defienden al gobierno porque supuestamente son victimas de la guerra economica y yo desde mi experiencia personal siento que yo soy la victima del gobierno. He perdido 25 kilos de peso, recuerdo que antes comia carne, pollo, pescado y los fines de semana hacia una parrilla entre familiares y amigos, me iba de viaje, no al exterior, viajaba dentro de Venezuela y ahora todo eso es solo un recuerdo porque la revolucion me quito la posibilidad de con mi propio trabajo llevar una vida digna.

  5. Los escritos de lo señores: Riera y Pérez son aceptables porque no es mentira lo que indica el segundo y sin pertenecer a esos partidos mentira no es que realmente una tenia calidad de vida en cuanto al primero sus planteamientos son razonables y demuestra conocer de la situación a la cual le da aportes viables lo lamentable aquí es que los cerebros pensantes que están con Maduro ni lo leen y ni por el carajo se lo van a presentar quizás porque no les conviene o son demasiados pensantes y por Maduro no creo que se moleste en revisar o buscar en estos medios, imaginense ustedes si a personas como Luis Brito no le paran ni bola antes sus buenos artículos de diferentes temas o Pirela quien conduce un excelente programa televisivo lo irrumpen a cada rato, vamos a creer que se tomen la molestia de investigar algunos respuestas que se dan a los articulistas…no lo creo.

  6. Leido y claro, medio entendido. Lo que SÍ entiendo clarito, porque lo sufro todos los días, cotidianamente, tratando se sobrevivir los precios IMPAGABLES, es lo que dijo Pascualina en relación a la CRIMINAL HIPERINFLACIÓN que ya llegó al 3MILLONES% pulverizando al Bolívar. Es OBVIO que la maldita derecha GANÓ y DESGOBIERNA”DE FACTO” la economía. Que pasa que la revolución, en el PODER, no pudo? Es realmente una VERGUENZA. Yo pienso en nuestro Chávez y no tengo absolutamente ninguna duda que NUNCA estaríamos así. El Presidente Maduro ha PERMITIDO que lleguemos a este DESASTRE. No hay excusas. Y lo PEOR es que la derecha está allí, IMPUNE. De verdad, es una pesadilla diaria de la que no logramos despertar.

  7. Todas estas “medidas” de maduro sòlo conducen a más anarquía y caos económico. Qué se puede esperar de este hombre sin preparación académica y menos sin preparación como hombre de estado? Esta semana misma nos ofendió por enésima vez a gente como yo que LAVANDO POCETAS en otros países ayudamos a nuestras familias y al gobierno enviando remesas en DOLARES QUE BIEN QUE LE SIRVEN a este patán que dice que emigramos a otros países ABANDONAMOS A LA PATRIA, que estupido razonamiento, así fuera no enviaríamos un solo dólar a Venezuela..Yo trabajo en un taller mecánico en México y una vez por semana me toca lavar las 3 pocetas que hay en el taller y no me pagan más por eso, pero los demás empleados que son otros 5 mexicanos también lo tienen que hacer igual… No me explico porqué intelectuales y economistas que escriben en este portal le hacen el juego a maduro.

  8. A Miriam Pérez: si eres sincera, no le hagas el juego a la Derecha; descalificar a Maduro endiosando a Chávez es el juego ahora; antes descalificaban a Chávez con los mismos argumentos, como los que usa Luis López en el siguiente comentario. A Chávez igual le habrían bajado elprecio del petróleo, ya lo venían intentando desde 2004; primero aumentando la producción en el Golfo de México, pero el desastre del derrame de la BP obligó a parar esos proyectos; despúes Pbama intentó aumentar la producción con los yacimientos en Alska y Canadá, con sendosoleoductos; pero las leyes ambientales y la resistencia de senadores de estados afectados lo hiciern desistir; hasta que lograron manioular opinión y normas para aumentar la extracción por medio del “fracking”; y a Chávez le habrían puesto igual el Dólar Today a “precio” astronómico; y a Chávez también le habrían hecho bloqueo económio y financiero; etc. , etc. Todas son causales externas que tampoco Chávez habríapodio evitar; y Chávez tampoco quiso cerrar definitivamente la frontera con Colombia; y Chávez exageró con el tema del cupo en divisas para viajeros raspacupos.

    Y a “Luis López”, si de verdad existe y es verdadera su experiencia, debe reconocer que lo que manda a su familia sólo sirve a esta porque venden esas divisas en el mercado ilegal a un “precio” exageradamente elevado, por las razones que Pasqualina explica, y que incluso fuerza al Dicom a tener también un tipo de cambio exagerado, fuera de los parámetros económicos; es decir, esas remesas de “Luis López” rinden comparativamente acá en Venezuela por la misma razón torcida que hiceron que él se fuera; porque, por ejemplo, apenas US$ 100 al mes, que es nada en México y menos en USA, en Venezuela, al tipo de cambio guarimbero superan los veinte millones de bolívares; así cualquiera.

  9. “Joaquin Ramos”, existes porque escribes, y como se desprende de tus opiniones, eres un “intelectual de izquierda”, de ese tipo de gente fanática que defiende al incapaz de Miraflores…seguro que cuentas con un buen enchufe, cajas clap cada semana y bonos hasta porque vas al baño..ASI CUALQUIERA…Nada más te recomiendo seguir jalando, porque no creo que tengas los guaramos de lavar pocetas en otro país..

  10. Hay una lluvias de idea impresionante sobre LA ACTUAL PROBLEMÁTICA ECONÓMICA, justo decir que ya cansa el argumento de LA GUERRA ECONOMICA como unica y exclusiva genesis del asunto. No hay que ser economista ni mucho menos especialista en el área para entender que es de orden multifctorial, y que este gobierno ya esta abusando de ese argumento CONVIRTIENDOLO EN EXCUSA de su TAMAÑA INEFICIENCIA para como decimos en nuestros campos TOMAR EL TORO POR LOS CACHOS. COMO SIMPLE Y COMÚN ASALARIADO OBSERVO ATONITO Y ABSORTO como mi salario, mis prestaciones, mi capacidad de compra y fundamentalmente la calidad de vida de mi grupo familiar SE EVAPORAN CADA SEGUNDO. Y el gobierno BIEN GRACIAS INMOVILIZADO Y SIN DAR VISOS DE TENER LA NPI DE QUE HACER. Es cierto, como cantaba Ali EL PUEBLO ES SABIO Y PACIENTE, ES EL DECIR DE LOS VIEJOS… Pero definitivamente estoy en lo particular al borde del colapso, sin poder alimentarnos bien, sin poder adquirir medicamentos, caminando pa´todas partes porque no hay transporte y mucho menos efectivo para pagarlo… EL GCDSM (COMO DICEN LOS CHAMOS EN LA CALLE) YA UNO ESTA PENSANDO SERIAMENTE EN SALIR A LA CALLE A LIBERAR LA FUERZA DEL PUEBLO Y ROMPER EL CELOFAN COMO CUANDO EL CARACAZO, PUES DEFINITIVAMENTE ES MÁS DIGNO MORIR DE UN PEPAZO INSOFACTO QUE PERECER DE A POCO POR HAMBRE, MENGUA Y ENFERMEDAD…. MEJOR A PONERSE LAS PILAS COMPAS… ESTE GOBIERNO TIENE QUE HACER MÁS (y de inmediato, pa´mañana es tarde) Y HABLAR MENOS… O CORRERÁ LA SANGRE PARA QUE SE CUMPLA LA MÁXIMA DEL POETA “REVOLUCIÓN SIN SANGRE NO ES REVOLUCIÓN” MUCHAS GRACIAS POR PUBLICARLO!!!

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Anuncios económicos del 25 de julio: reflexiones e inquietudes tempranas – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*