Petro y criptomonedas: mitos y realidades (XVI)

cinco-criptoactivos-semana-febrero

Por: José Gregorio Piña T.

Este escrito es la décimo sexta entrega de una serie, y complementa y actualiza las consideraciones que hemos hecho públicas en quince artículos previos, consideraciones plenamente vigentes y aún sin respuesta, por lo que invitamos a que sean tenidas en cuenta en su integridad, junto con lo que sigue.

  1. El 04-04-18, la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC) dictó un decreto constituyente relativo a los Criptoactivos y a la criptomoneda soberana Petro (subrayado nuestro), texto que ya apareció publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.370, del 09-04-18; en los mismos términos comentados en nuestro artículo anterior.
  2. Dicho decreto constituyente le da piso legal a la Superintendencia a cargo de la materia; pero nada establece en materia sancionatoria, y ya explicamos que por mandato constitucional y principio general del Derecho, las sanciones sólo pueden estar establecidas en leyes preexistentes.
  3. Por lo tanto, el decreto presidencial N° 3.355 del mismo 09-04-18, que le confiere a la citada Superintendencia atribuciones para sancionar administrativa, civil y penalmente, no sólo es nulo por falta de competencia; sino que además, en un supuesto negado, igualmente sería nulo en esa materia por falta de tipicidad, ya que en materia sancionatoria, especialmente en lo penal, debe darse la tipicidad: la ley debe especificar los supuestos de hecho a sancionar; debe establecer la pena aplicable y los recursos posibles; siempre observando las disposiciones generales en materia penal; todo ello en ley preexistente, sólo aplicable desde la vigencia de esa ley hacia el futuro, nunca retroactivamente, salvo el caso excepcional en que se despenaliza una conducta o se le establece menor pena.
  4. Obviamente, si el citado decreto presidencial carece de competencia en la materia, igual falta de competencia es mucho más resaltante en el eventual caso del reglamento que pudiere dictar la citada Superintendencia, acto administrativo que sería de un rango inferior al de un Decreto Presidencial.
  5. Hay quien sigue alegando el supuesto carácter “democrático” del PTR, en los términos oficiales hasta ahora establecidos, aduciendo las aproximadamente 200 mil intenciones de compra recibidas, según información oficial; obviando que la mayoría de esas intenciones de compra, según esa misma información oficial, proviene de otros países, más de cien, según se informa. Por lo demás, aun asumiendo que fueran todas de distintos venezolanos y distintas venezolanas, esa cantidad de intenciones de compra sólo representaría, en dicho supuesto, apenas menos del 1% (uno por ciento) de la población del país.
  6. El pasado 09-04-18, el Gobernador del Estado Zulia al occidente de Venezuela (para quienes leen en el extranjero) anunció la creación por parte del Ejecutivo regional, de una criptomoneda propia de dicho Estado (provincia), llamada “Criptolago”. “Será un nuevo monedero del estado”, dijo el mandatario regional. Indicó que la nueva moneda tiene su soporte en el petróleo, al igual que el Petro con la diferencia de que ésta será implementada únicamente en la entidad zuliana (subrayado nuestro).
  7. Surge, entonces, la pregunta: ¿puede el Poder Ejecutivo Regional afectar el petróleo, cuya competencia le corresponde al Poder Público Nacional, en lo legislativo y en lo ejecutivo, respectivamente?
  8. Además, el Criptolago, según informa el Gobernador citado, será minado por “empresarios” privados, por lo que menos se entiende la referencia a un respaldo en petróleo, que es un bien nacional, propiedad de todos, y administrado por PDVSA.
  9. Por cierto, hablando de respaldo, una fuente seria y bien informada, con contacto directo con el Alto Gobierno, nos confió hace pocos días que el Ejecutivo Nacional admite el concepto de respaldo en los términos internacionales establecidos, y que repetíamos en el artículo anterior. Al respecto, dice la fuente, se prevé que ante un eventual reclamo masivo de dicho respaldo, el mismo opere bajo la forma de una participación en una asociación estratégica, en los términos legales existentes, solución que nos parece factible, al igual que plausible, en ambas acepciones españolas de la palabra.
  10. Lo anterior, nos trae de nuevo al planteamiento de que, al igual que el Ministerio del Poder Popular de Economía y Finanzas y el Banco Central de Venezuela aparecen ajenos en la norma y en la práctica al tema tratado en nuestros artículos, obviando sus competencias en materia monetaria, cambiaria, financiera, presupuestaria y de control de entidades del sector bancario, en los términos legales existentes; tampoco el Ministerio del Poder Popular de Energía y Petróleo y la empresa PDVSA están siendo considerados en estos asuntos, cuando es el caso que el tema petrolero, su exploración, certificación, extracción, refinación, almacenamiento, transporte, comercialización, custodia y atención de siniestros son de su estricta competencia.
  11. En otro orden de ideas, pero en un tema relacionado, que ya hemos tocado en artículos anteriores, retomamos el asunto de la nueva Redenominación Monetaria en Venezuela; prevista para ser implantada de manera total para el próximo 04-06-18; sobre la cual el Banco Central de Venezuela acaba de publicar la Resolución de Directorio 18-03-01, relativa a las normas de redondeo con ocasión del citado proceso, tal y como habíamos adelantado en pasados artículos.
  12. Al respecto, hay que decir que la aplicación de las citadas reglas de redondeo tendrá un factor inflacionario neto intrínseco, por la ausencia, explicable y lógica por lo demás, de monedas fraccionarias menores a VBS 0,5 en el nuevo cono monetario, lo que obliga a un redondeo “grueso” en dos pasos, en el caso de valores unitarios actuales inferiores a VBF 1.000 (mil), especialmente en los inferiores a los actuales VBF 500 (quinientos), lo que arrojará en muchos casos precios proporcionalmente más altos.
  13. Además, el relativo demasiado bajo valor unitario de algunos bienes y servicios, al ser redenominados, obliga a elevar dichos precios a valores superiores, a lo que se agrega, que, en algunos casos, se trata de un aumento real del respectivo precio, pero reexpresado en la nueva denominación.
  14. Para cerrar de manera positiva, queremos reivindicar la afirmación que le escuchamos al Vicepresidente para el Área Económica de Venezuela, quien expresó que, adicionalmente, el PTR tiene un valor moral, en el sentido de que significa la reafirmación de la independencia económica de Venezuela.

4 Comentarios en Petro y criptomonedas: mitos y realidades (XVI)

  1. Lo descrito y bien analizado en los puntos 1 al 4, parece un asunto elaborado por Groucho Marx…..de tomarlo en serio, podria abonar a la tesis “vivimos en una dictadura, Maduro dictador”…..lo descrito respecto al “Criptolago” ya nos estaria llevando al plano de lo que antes se calificaba como Guachafita…..y por ese camino de “yo no me voy a quedar atrás o a ser menos que Oscar Prieto” nos ahogaremos en un mar de criptomonedas…..

  2. Para todo juego las reglas deben de ser claras de no ser así jugaremos con trampas, según lo que se interpreta al principio del articulo sino no hay supervisión y control el PTR tomaría otras rutas que no benefician la situación socioeconómica en la cual estamos inmersos y no solo seria una guachafita ademas de un “bochinche” como lo dijo Francisco Miranda. ¿ Como aplicas la ley si no están claras las normas?. Es preocupante.

  3. Elcriptomaracucho si quiere que tenga como respaldo a la chinita o a la gaita, pero no el petroleo. Que dice <petroles de Venezuela a todo esto.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*