A votar

¡A votar!

Por: Pasqualina Curcio

Sin disimulo alguno, nuevamente el gobierno de turno de los EEUU nos amenaza. Esta vez porque decidimos de manera soberana y en el marco de la Constitución, elegir democrática, participativa y protagónicamente al Presidente de la República.

Su objetivo: impedir la relegitimación de la institucionalidad democrática en Venezuela. De lo contrario, su discurso sobre el “régimen dictatorial” sería, a la luz del mundo, poco creíble, así como su excusa para la intervención militar.

Cada vez con mayor desesperación, y ante la incompetencia de los factores políticos de oposición de hacer el mandado de derrocar al gobierno, el imperialismo norteamericano ha asumido directa y visiblemente la tarea de aislar a Venezuela, derribar la actual democracia e instaurar un régimen dictatorial.

El mismísimo vicepresidente de los EEUU, Mike Pence se paseó, hace poco días, por la OEA donde se atrevió a decir, refiriéndose a nuestro país, que “los estados fallidos no tienen fronteras”, luego aseveró que Trump “hará lo que sea necesario”. Se refería a la intervención militar.

Se trata de un plan para impedir que los venezolanos acudamos, como siempre lo hemos hecho, a ejercer uno de los principales actos de soberanía y democracia: el voto. Este Plan, titulado “Golpe maestro para acabar con la ´dictadura´ de Venezuela” firmado por Kurt Tidd, jefe del Comando Sur, es de lectura obligatoria para todo venezolano.

Allí se lee, entre las acciones: “intensificar el derrocamiento definitivo del chavismo y la expulsión de su representante, socavar el apoyo popular…alentar la insatisfacción popular aumentando el proceso de desestabilización y el desabastecimiento.”

También se lee: “Incrementar la inestabilidad interna a niveles críticos, intensificando la descapitalización del país, la fuga de capital extranjero y el deterioro de la moneda nacional, mediante la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen ese deterioro…obstruir todas las importaciones y al mismo tiempo desmotivar a los posibles inversores foráneos.”

Mientras tanto, en las calles palpita un pueblo paciente. El mismo pueblo que siendo víctima de las acciones planificadas del imperialismo y también consciente de los errores y omisiones del gobierno, acudirá masivamente a votar.

Sabe lo que está en riesgo en estos momentos. Irá a votar no solo para elegir al presidente, o para impedir entregar nuestra moneda y nuestras riquezas a quienes sin compasión nos han estado agrediendo. No solo irá por la esperanza de un modelo de justicia social.

Votará además para garantizar la paz en nuestro territorio, y sobre todo para enviar el claro y contundente mensaje al mundo de que Venezuela es una nación democrática y soberana.

6 Comentarios en A votar

  1. Ambos, el enemigo y nosotros, sabemos cual será el resultado electoral…..también sabemos que la lucha se hará mas dura y tendremos que pelear, resistir, soportar estoicamente…..cada uno de acuerdo a sus fuerzas y capacidades……no votar es rendirse, votemos y defendamos el derecho a existir de nuestra Patria…….de la única forma en que puede existir: libre, independiente y soberana.

  2. NO BASTA VOTAR, PERO HAY QUE VOTAR.

    Bajo el modelo de gestión participativa y protagónica consagrado en la CRBV para construir los destinos de la Patria, el voto se constituye como la expresión soberana de la voluntad democrática de los pueblos como la única alternativa para alcanzar la paz verdadera, que viene de la mano de la prosperidad económica; siendo esencial que todas las partes acaten la decisión de las mayorías, pero respetando a las minorías y sus planteamientos, más cuando vayan orientados al bienestar común.

    Por lo menos en principio, el acto de votar solo nos corresponde a todos nosotros como ciudadanos, siendo este nuestro gran valioso e intransferible aporte para la consolidación de la estabilidad y legitimidad política requerida para ello, en este sentido, el principal enemigo a derrotar es la abstención, ya que con ello le damos un mensaje al mundo de que los venezolanos siempre hemos querido dirimir nuestras diferencias de la única forma que aprendimos a hacerlo, votando; para muestra, nuestro más reciente e importante acierto como pueblo que alcanzamos al día siguiente de haber elegido a la ANC y no fue otro que haber logrado que se acabaran las guarimbas, rechazando la violencia y el terrorismo como forma de expresión política.

    Ahora, en pleno reconocimiento de que la tarea no ha sido completada para conquistar la paz en todas sus dimensiones, por lo menos podemos estar satisfechos de de haber cumplido con la parte que nos tocaba y vaya que fue la más importante, porque no es poca cosa el haber acabado con la violencia de esta manera, simplemente votando y aunque de hecho, mientras persista la guerra económica resulta paradójico el querer hacer creer que se tiene paz (al menos a lo interior de cada quien), porque a decir verdad no la hay, más cuando por la gravísima situación es imposible que se den las condiciones para ello y aún así, estando concientes de que del resto de las acciones para ganar la batalla, una muy buena parte le corresponden a los poderes constituidos, que precisamente surgen de las elecciones; no olvidemos que es a nosotros como pueblo a quienes nos toca elegirlos, por tanto que cada quien asuma el rol y haga lo que le corresponde para que entre todos logremos sacar este país adelante; en este momento nuestro rol es votar.

    Ya con el solo hecho de contar con la participación democrática de una muy buena parte de las voces disidentes y de haber asilado a los violentos, de antemano todos los venezolanos, si votamos masivamente, podemos anotarnos un gran logro como pueblo, pues tendremos la suficiente moral republicana como para decirle al intervencionismo imperialista: no queremos injerencia, nuestros problemas los resolvemos nosotros en casa, en el marco de nuestra Constitución Bolivariana y en apego a los valores y principios de nuestra vocación democrática.

    Solo el pueblo salva al pueblo.

  3. Hay quienes opinan con una simple “Oración” sin mayor aporte que mostrar publicamente su frustración ante oscuros objetivos no alcanzados…! La paz se impondra a traves de los votos, necesario es acompañar este proceso democratico que hasta el propio Bertucci reconocio como “Transparente” durante entrevista en Venevisión, convenientemente llaman dicatdura, regimen para crear animadversión hacia nuestra democracia que mas alla de nuestras fronteras muestra grietas y fallas insalvables como aquello de votar con “Fotocopias” del tarjeton electotoral sin que nadie en el mundo se atreva a calificar de “Fraudulentas” como es lo que son esos procesos viciados, toca votar para garantizar la paz y dar un nuevo aire que permita tomar las medidas que tanto se necesitan en lo economico, unico bastión de ataque al ya bastante vapuleado ciudadano Venezolano.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*