Hiperinflación: Arma Imperial (II). Nicaragua, 1988

La premura por resolver los problemas que quejan actualmente a los venezolanos, lleva a algunos a plantear que “ya no es hora de más diagnósticos”, a decir que, de hecho, “ya hay demasiados diagnóstico” o que “todos sabemos cuál es el diagnóstico”, y que “lo que hace falta son soluciones”.

Sin embargo, puede que esto no sea tan así.

Y puede que no lo sea, pues, esa especie de sensación colectiva de que al parecer no hay nada qué hacer, de que todo lo que se hace de alguna u otra manera fracasa o no es suficiente, se deba a que en realidad no hay claridad en el diagnóstico. O lo que es peor: que a sabiendas de cuál es el diagnóstico, las “soluciones” que escogidas no tienen que ver nada con el mismo.

Esto fue lo que le pasó, por ejemplo, al sandinismo en los años ochenta: víctima de una brutal guerra económica, de un inclemente bloqueo comercial y financiero, de contrabando y ataques especulativos contra su moneda, del cerco de sus vecinos, el hostigamiento de los Estados Unidos y hasta de una guerra paramilitar abierta financiada por estos últimos, tuvo que vérselas también y en consecuencia con una violenta hiperinflación. No obstante, a sabiendas de dicho cuadro, el gobierno sandinista optó por repetir la receta convencional y hacer una lectura monetarista del fenómeno, en razón de lo cual optó por devaluar, reducir el gasto público, detener la emisión de dinero, es decir: un ajuste clásico.

El resultado no pudo ser más desastroso: no solo no se arreglaron ninguno de los males, sino que todos se agravaron. Y al poco tiempo, en situación de clara desventaja dada su claudicación en materia de política económica, el sandinismo enfrentó unas presidenciales en las cuales terminó derrotado por una antigua aliada, originalmente representante de los empresarios en la junta que sustituyó a la dictadura de Somoza y más tarde férrea opositora. Una lección para la historia que Pasqualina Curcio nos rescata del baúl de cosas que nunca debemos olvidar.

Por: Pasqualina Curcio.

“La Prensa, el diario antigubernamental, informó ayer que la tasa de cambio del mercado negro de dólares aumentó 10 veces durante el día”.

The Washington Post. 17 de febrero de 1988[1]

 

A 33.547% llegó la inflación en Nicaragua durante el año 1988. Los precios comenzaron a incrementar de manera repentina a partir de 1984. En 1991, mágicamente se detuvo la hiperinflación.

Coincide este fenómeno con la llegada al poder de la Revolución Nicaragüense. Luego de incesantes luchas, en 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocó la dictadura de los Somoza, familia que gobernaba al país centroamericano.

Fue conformada la Junta de Reconstrucción Nacional, presidida por Daniel Ortega, líder del Frente Sandinista. Formaba parte de la Junta, Violeta Chamorro en representación de los empresarios, quien, luego, en 1990 asumió la presidencia de la República. Esta Junta tuvo vigencia hasta 1984, momento en el que fueron convocadas las elecciones presidenciales.

Los comicios se celebraron en noviembre de 1984. Daniel Ortega ganó con el 67% de los votos. Se trató de unas elecciones democráticas en la que compitieron siete partidos políticos[2]. Por su parte, los tres partidos que conformaban la Coordinadora Democrática Nicaragüense, no participaron, por el contrario, llamaron a la abstención[3].

El llamado a la abstención fue una estrategia de la Coordinadora Democrática Nicaragüense para deslegitimar el proceso electoral y de esa manera justificar la intervención militar por parte de EEUU:

“La no participación electoral de la CDN [Coordinadora Democrática Nicaragüense] implica su no reconocimiento de la institucionalización. Institucionalización que al integrar el nuevo poder de Nicaragua – participación popular en el marco de la lógica de las mayorías – con elecciones democráticas de forma “tradicional” tendría asegurada su irreversibilidad. Por el contrario, si las elecciones aparecen afuera como poco válidas; si el diálogo y la pacificación del país no se concretan por la “intransigencia sandinista” y los contrarrevolucionarios pueden seguir siendo presentados como los “paladines de la libertad”, la única manera de resolver la “grave crisis de Nicaragua” – y en cierta forma de Centroamérica al presentarse a la guerrilla salvadoreña como “apéndice sandinista” – y de salvar al país del comunismo, sería -como en Granada – la intervención militar directa norteamericana”.[4]

 

Tal estrategia fue esbozada en parte por Ronald Reagan en un encuentro sostenido con dirigentes caribeños en agosto de 1984, un mes antes de las elecciones, en la cual “reivindicó explícitamente la invasión de Granada y mencionó la necesidad de salvar a Nicaragua. Lógica analítica que necesita, incuestionablemente, de la abstención deslegitimadora, para tener cuerpo y para demostrar la falta de libertad y democracia producto del régimen ´totalitario´”[5].

Desde el mismo momento en que la revolución asumió el poder, el gobierno de los Estados Unidos inició un conjunto de acciones para derrocarla. Así lo hizo saber públicamente el presidente de turno, Ronald Reagan[6].

El objetivo de la Casa Blanca era revertir no solo la revolución sandinista, sino también los procesos que se estaban desarrollando en Centroamérica, específicamente el salvadoreño y el guatemalteco. A la par, buscaba prevenir los posibles intentos revolucionarios en otros países de la región.

Empleó para ello múltiples formas de intervención, tanto político-militares, como diplomáticas y económicas.

El gobierno de Ronald Reagan financió La Contra, grupo armado que tenía como principal objetivo derrocar al gobierno de Daniel Ortega. A través de la CIA, del Estado norteamericano, de su Departamento de Defensa, del Consejo Nacional de Seguridad (NSC) y de la Agencia Interamericana de Desarrollo, La Contra, recibió 372,7 millones de dólares entre 1982 y 1990[7].

De los US$ 372 millones, 50 millones fueron destinados para la denominada “asistencia humanitaria” y la construcción de campos de refugiados nicaragüenses ubicados en los Departamentos fronterizos con Honduras, específicamente, El Paraíso, Olancho y Gracias a Dios. Estos campos de refugiados realmente constituían bases de apoyo y de reclutamiento de La Contra[8]. Los recursos, provenientes principalmente de la Agencia Interamericana de Desarrollo, fueron ejecutados, entre otros, por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el ACNUR, Cáritas y la Cruz Roja Hondureña[9].

Una parte de los recursos que fueron utilizados para financiar a La Contra (US$ 40,5 millones), provino de la venta ilegal de armas, por parte de EEUU a Irán. A partir de 1984, el Congreso norteamericano negó el financiamiento dirigido a La Contra y prohibió cualquier tipo de ayuda a este grupo armado[10]. En vista de las limitaciones, Oliver North, desde el Consejo Nacional de Seguridad estableció una red secreta para captar recursos a través de la venta ilegal de armas, lo que terminó en el conocido escándalo Irán-Contra[11].

En lo que respecta a las prácticas económicas utilizadas por el gobierno de los EEUU para derrocar la revolución sandinista, en 1983, Ronald Reagan estableció un recorte del 90% de la cuota azucarera de Nicaragua en el mercado norteamericano.

En mayo de 1985, decretó un embargo comercial contra el pueblo nicaragüense. Medida que afectó a las empresas privadas del país, las cuales representaban alrededor del 70% de la economía. El embargo incluía la suspensión de relaciones aéreas y marítimas, y la abrogación del tratado que servía de marco a las relaciones comerciales entre las dos naciones[12].

Nicaragua se vio obligada a buscar nuevos mercados para colocar sus bienes de exportación (carne, azúcar, plátano y tabaco). Contó con el apoyo de Cuba y de URSS a pesar de la situación que para ese momento se vivía en los países de la Unión Soviética. No obstante, esto implicó mayores costos de transporte.

El mismo día en el que Reagan anunció su decisión de bloquear el comercio de Nicaragua, en el editorial del periódico El País, opositor a la revolución sandinista, se leía:

El objetivo [del embargo comercial] es obvio: causar el mayor daño posible a la economía de Nicaragua, que atraviesa ya por una crisis angustiosa, y presionar así sobre el Gobierno sandinista, empujarle a una situación insostenible. Ronald Reagan ha declarado públicamente, hace algunas semanas, que aspiraba a derribar al Gobierno de Managua. El Congreso le ha negado los créditos para el apoyo a La Contra.

Utiliza ahora medidas económicas, que constitucionalmente están en sus manos, para realizar, con otros medios, una injerencia abierta contra un gobierno legal, miembro de las Naciones Unidas y que mantiene relaciones diplomáticas normales con todos los Estados del mundo.”[13]

 

Según el editor de El País:

Para justificar el embargo, el portavoz de la Casa Blanca ha aducido una serie de argumentos utilizados ya, en diversas ocasiones: el deseo de Estados Unidos es poner fin al apoyo del régimen de Managua a grupos rebeldes en otros países centroamericanos; impedir un rearme excesivo de dicho régimen; interrumpir sus relaciones militares con la URSS o Cuba; democratizar el país.

En realidad, no existe ninguna conexión lógica entre un embargo comercial, una interrupción total de relaciones y los objetivos resumidos más arriba. Las consecuencias del embargo serán, con toda probabilidad, muy diferentes.

Es ilusorio creer que el Gobierno sandinista va a desaparecer como consecuencia de la guerra sucia de la CIA o del embargo recientemente decretado. Y sería muy conveniente que tal ilusión desapareciese de las especulaciones políticas de Washington.

La consecuencia del embargo puede ser, más bien, la acentuación de un clima de ciudadela asediada en Nicaragua; una mayor dureza en el equipo dirigente; una mayor dificultad, para los procesos de distensión, amnistía, democratización, en los que se han dado recientemente pasos sustanciales, como lo demuestra el acuerdo logrado entre el Gobierno sandinista y los representantes de las poblaciones misquitas.”[14]

 

Retomando la descripción de las acciones adelantadas por parte de EEUU para revertir el proceso revolucionario, debemos recordar que Reagan acompañó el embargo comercial con un bloqueo financiero. A partir de 1981 hubo presiones desde la Casa Blanca para impedir el financiamiento externo por parte de los organismos multilaterales. Nicaragua perdió la posibilidad de contraer créditos por un monto estimado entre los 250 y los 390 millones de dólares sólo entre 1982 y 1985[15].

Desde Washington hubo presiones para que tanto Venezuela como México recortasen el suministro de combustible a Nicaragua. En 1982 Venezuela suspendió las entregas y en 1984 lo hizo México. En 1985, la URSS garantizó el 90% del suministro de petróleo[16].

Peter Kornbluh, actual director de los Archivos de Seguridad Nacional de los EEUU, quien con base en los documentos desclasificados, se ha dedicado a estudiar las prácticas empleadas por el país norteamericano para derrocar no solo la revolución sandinista, sino también la chilena durante el período de Salvador Allende, escribió en 1989[17]:

Las armas suministradas por los Estados Unidos a La Contra, pronto podrán guardar silencio para siempre, pero una devastadora guerra económica librada por Washington continúa causando un daño severo a Nicaragua. La campaña prolongada, basada en embargos, aislamiento económico y sabotaje, ha atraído menos oposición y menos titulares que los disparos de La Contra. Pero ahora, después de ocho años en que comenzó con Ronald Reagan, la historia completa del esfuerzo de EEUU por desestabilizar la economía nicaragüense está emergiendo. Varios directivos de seguridad nacional y memorandos internos del gobierno muestran claramente que Estados Unidos está usando efectivamente el músculo, tanto económico como paramilitar, para forzar a los sandinistas, como lo expresó Reagan, “a decir, tío”. Un completo embargo comercial continúa bajo George Bush. Irónicamente, con La Contra esperando ser desmovilizada antes de fin de año, la presión económica de Washington probablemente se ha vuelto el componente más importante de la guerra de “baja intensidad” de EEUU contra los sandinistas.[18] (subrayado nuestro)

 

En 1988, la CIA presentó un informe confidencial, ya desclasificado, titulado “Nicaragua: la economía y sanciones”[19]. Allí se lee:

Las interrupciones comerciales, la desviación de recursos financieros y de gestión para eludir las sanciones económicas de EEUU –impuestas en mayo de 1985- han generado presiones adicionales sobre la economía nicaragüense. Nosotros calculamos, que para finales de 1987, las medidas de EEUU han implicado un costo directo a Managua de US$ 115 millones, además de la diminución de los US$ 312 millones que se había experimentado desde el inicio de la revolución en 1979 – debido a la pérdida del acceso a los mercados norteamericano, los altos costos de fletes para la exportación y la importación y nuevas tarifas a intermediarios para eludir el embargo.”

 

Consideramos importante mencionar el rol que jugaron los medios de comunicación, específicamente La Prensa, en los planes de derrocamiento de la revolución sandinista. El mencionado diario recibió fondos de la administración Reagan para realizar actividades abiertamente contrarrevolucionarias. Conjuntamente con el Consejo Superior de la Empresa privada (COSEP), la Iglesia Católica, la Central de Unidad Sindical, la Asociación Nacional de Agricultores y otros medios de comunicación recibieron US$ 5 millones entre 1981 y 1985. Entre 1984 y 1989, La Prensa, conjuntamente con la Coordinadora Democrática Nicaragüense recibió de la National Endowment for Democracy (NED), a través de la Asociación para la Democracia en Centroamérica, más de US$ 2 millones[20].

El referido medio de comunicación reconoció públicamente en 1985 estar recibiendo fondos de la NED. En junio de 1986, poco después de que el Congreso de EEUU aprobó US$ 100 millones de dólares para la Contra, el Ministerio del Interior de Nicaragua decidió suspender indefinidamente la circulación del periódico, aunque éste volvió a circular en octubre de 1987. Se basó la decisión, entre otras razones, en la adhesión del periódico a la decisión del Congreso de EEUU, y en las relaciones de La Prensa con organizaciones vinculadas a los contrarrevolucionarios.[21]

En las calles de Managua y del país entero, se observaban a diario las implicaciones de las agresiones económicas que EEUU adelantaba en contra del pueblo nicaragüense. La escasez de alimentos, productos de higiene, dinero en efectivo, transporte y gasolina se manifestaba en largas colas a las puertas de los establecimientos.[22]

Los análisis de la época atribuían el desabastecimiento, entre otros factores, al acaparamiento. Se lee en la Revista Envío de la época:

Si el desabastecimiento temporal o parcial es un problema real en Nicaragua, a él está unido el fenómeno del acaparamiento. Lo que hay a todos los niveles. Por un lado, algunos mayoristas y pequeños comerciantes acaparan conscientemente para aumentar sus ganancias y con el fin de desestabilizar un proceso cuyos objetivos no comparten. Por otro lado, existe el acaparamiento doméstico. El temor a no tener suficiente comida para la familia incide también en el problema.[23] (subrayado nuestro)

 

Mientras tanto, diariamente, los productos nicaragüenses viajaban hacia Honduras. Lo que ocurría en la frontera era el reflejo de las consecuencias de una brecha cambiaria entre el valor oficial del córdoba y el tipo de cambio que se “cotizaba” en el mercado negro, el cual era publicado por el periódico La Prensa. La supuesta sobrevaluación del córdoba oficial generaba niveles relativamente bajos de precios lo cual incentivaba a quienes estaban en Honduras a atravesar la frontera para adquirir bienes en territorio nicaragüense.

La revista Envío, en abril de 1988 publicó un trabajo titulado “La reforma monetaria: ¿inicio de una insurrección económica?” en el cual se lee:

El córdoba estaba tan sobrevaluado que permitía un gran flujo de productos nicaragüenses hacia Honduras y Costa Rica. Todo un sector ilegal de buhoneros vivía comprando córdobas para adquirir productos nicaragüenses baratos y luego venderlos en países vecinos a precios mucho más altos, comprando con eso más córdobas y así continuar el negocio [una especie de bicicleta cambiaria]. Por eso, el gobierno nicaragüense tuvo que cerrar las fronteras durante los tres días del cambio [operación Berta], para impedir que ese sector cambiara tanto dinero acumulado. Tarde o temprano, el gobierno tenía que acercarse a un esquema de “precios sombras” en el que los precios de Nicaragua siguieran como una sombra el movimiento de los otros precios regionales y del dólar norteamericano”.[24]

 

En medio de un embargo comercial decretado por Ronald Reagan; de un bloqueo financiero promovido desde Washington; de actos terroristas llevados a cabo por grupos financiados por el gobierno de EEUU (La Contra); de acciones anti-democráticas dirigidas por la Coordinadora Democrática de Nicaragua; de propaganda en contra de la revolución publicada por La Prensa; de largas colas para comprar alimentos, medicamentos y productos de higiene; de filas interminables para conseguir dinero en efectivo; y de nicaragüenses cruzando las fronteras para trabajar en países vecinos y enviar remesas en dólares a sus familiares, otro fenómeno se comenzaba a observar: la hiperinflación.

Los analistas y técnicos del momento atribuían los incrementos de precios a la situación de guerra, la cual generaba un déficit fiscal, que a su vez era financiado mediante la impresión de billetes por parte del gobierno revolucionario.

Esta argumentación llegó a ejercer tales niveles de presión, que en 1985, el gobierno sandinista adoptó medidas orientadas a reducir la cantidad de dinero que circulaba en la economía, a la cual, siguiendo la doctrina monetarista, se le atribuía la principal causa de la inflación. Las medidas no surtieron efecto favorable y posteriormente, en 1988, año con el mayor nivel de hiperinflación, 33.547%, nuevamente fueron adoptadas políticas orientadas a reducir el déficit fiscal. En tal sentido, se redujeron la inversión pública y los subsidios, se devaluó la moneda, se liberaron los precios de la economía y se congelaron los salarios, lo que implicó una fuerte contracción, del 89% de la base monetaria.

Las medidas adoptadas en 1988 tampoco lograron detener la hiperinflación, por el contrario, ésta registró su mayor nivel. Estas políticas promovidas por el Fondo Monetario Internacional y que el gobierno sandinista, bajo el velo de la teoría monetarista, se vio obligado a adoptar, no podían haber tenido efecto alguno sobre los niveles de precios debido a que no era el factor determinante de la hiperinflación.

Constituye el principal objetivo de este trabajo demostrar que la hiperinflación registrada en Nicaragua durante la revolución sandinista no fue consecuencia de la expansión de la cantidad de dinero.

La causa fue una desproporcionada e inexplicable “depreciación” del córdoba en el mercado negro. Entre 1984 y 1991 el valor de la moneda disminuyó 32.520.325.103%. En 1983 para comprar 1 dólar estadounidense se requerían 123 córdobas en el mercado negro, mientras que en 1991 pedían 40.000.000.000 de córdobas. Existían tres tipo de mercados cambiarios en Nicaragua: el oficial, cuya tasa era marcada por el Estado, 2) el paralelo, el cual era legal y donde se fijaba el tipo de cambio en función del mercado, 3) el mercado negro.

La hiperinflación en Nicaragua no puede ser atribuida a la expansión de dinero, por lo tanto no puede ser explicada por el lado de la demanda, se trató de una inflación de costos asociada al aumento de los precios de los bienes importados debido a una “depreciación” del córdoba que generó una contracción de la oferta agregada de la economía y un aumento de los precios internos[25] (shock de oferta).

Los aumentos de la cantidad de dinero que pudieron haberse registrado, fueron consecuencia y no causa de la hiperinflación. Incluso, en 1988, año con mayor nivel de inflación, la cantidad de dinero que circulaba en la economía (debido a las políticas de contracción de liquidez monetaria) en lugar de aumentar, disminuyó 89%.

Para realizar el análisis y demostrar que los incrementos de precios en Nicaragua no pueden ser atribuidos a expansiones de dinero, sino que están determinados por la “depreciación” de la moneda, hemos, en primer lugar, contrastado los niveles de precios con los de producción. Este aspecto, desde el punto de vista teórico y empírico es muy importante. El mostrar que las hiperinflaciones ocurridas a lo largo de la historia han sido estanflaciones es de suma relevancia. Ese fue el caso de Nicaragua.

Tal como hemos detallado en trabajos previos[26], las estanflaciones no pueden ser explicadas por expansión de la cantidad de dinero. El aumento de la liquidez monetaria implica un aumento de la demanda agregada, y con ella de los niveles de producción. A lo sumo, ante situaciones de pleno empleo, los incrementos de liquidez monetaria se verán reflejados en iguales niveles de producción, pero nunca en una disminución. Es el caso, que en la Nicaragua entre 1984 y 1990, los aumentos de precios estuvieron acompañados de caídas la producción.

En segundo lugar, hemos calculado la relación de dependencia entre los niveles de precios, el valor de la moneda, los niveles de producción y la cantidad de dinero que circula en la economía[27]. El objetivo es medir cuál de estas variables incide y determina el incremento de los precios. Mostraremos los resultados más adelante, en los cuales se observa que el factor determinante de los precios en Nicaragua, entre 1984 y 1991 fue el valor de la moneda.

Por último, hemos medido cuál fenómeno ocurrió primero entre el incremento de los precios y el aumento de la cantidad de dinero[28]. En Nicaragua, la inflación precedió la expansión de la liquidez monetaria.

 

  1. Estanflación en Nicaragua

Entre 1980 y 1984, una vez derrotada la dictadura de los Somoza y durante el gobierno de la Junta de Reconstrucción, los precios en Nicaragua se mantuvieron relativamente estables (alrededor de 2 dígitos). De repente, desde 1985 comenzaron a escalar hasta alcanzar, en 1988, el 33.547%. Durante ese año, los precios se duplicaban cada 15 días. El año siguiente, en 1989, la inflación alcanzó niveles de 1.689%, luego en 1990 registró un nuevo repunte (13.940%). Mágicamente, entre 1991 y 1992 pasó de 865% a 4%.

En el siguiente gráfico se muestra el comportamiento de los precios en Nicaragua desde 1980 hasta 1992. Claramente, se observa el aumento a partir de 1984, el repunte en 1988 y el repentino descenso en 1992:

Diapositiva1

 

Según la teoría cuantitativa del dinero, la causa de las hiperinflaciones es la emisión de dinero “inorgánico” por parte de gobiernos populistas, los cuales, “sin respaldo alguno”, amplían la cantidad de dinero, lo cual incide en un incremento de la demanda agregada, que dada una oferta fija a corto plazo, generará escasez y una presión al alza de los precios.

En estas situaciones, cuando la inflación es explicada por un incremento de la demanda agregada, los niveles de producción tienden a incrementar, o por lo menos permanecen igual (si la economía se encuentra en pleno empleo) pero nunca disminuyen.

Cuando los oferentes se encuentran ante un aumento de la demanda, buscarán incrementar sus niveles de producción. Racional y teóricamente no la disminuirán. En todo caso, la mantendrán en los mismos niveles cuando, en el corto plazo, no puedan aumentarla debido a que ya están produciendo a plena capacidad.

En resumen, los aumentos de la demanda agregada, sean estos por cualquier motivo, incluyendo la expansión de dinero (dada una oferta agregada) implicarán un aumento de los precios y también de los niveles de producción. Cuando este fenómeno ocurre estamos ante la presencia de una inflación de demanda.

En Nicaragua, al igual que todos los fenómenos hiperinflacionarios que hemos estudiado, los aumentos de precios no han estado acompañados de aumentos de la producción. Por el contrario, ésta ha disminuido. Han sido estanflaciones, es decir, aumentos de precios (inflación) con disminución de la producción (recesión económica).

En el caso nicaragüense, como en los otros fenómenos hiperinflacionarios, los aumentos de precios no pueden ser explicados por el lado de las variaciones de la demanda agregada, atribuida a su vez por la expansión monetaria. Si hubiese sido una inflación de demanda, hubiesen también aumentado los niveles de producción. Lo que no significa, y esto lo queremos dejar claro (sobre todo para aquellos que buscan, de manera maniquea, descalificar el análisis) que una expansión de la demanda agregada, sea cual fuere su causa, incluso por expansión monetaria, no tenga implicaciones sobre los precios. Los tiene. Sin embargo, en estos fenómenos hiperinflacionarios no es la expansión monetaria lo que está explicando, ni determinando el aumento de los precios. No es una inflación de demanda lo que ha estado ocurriendo. Para que simultáneamente aumenten los precios y disminuya la producción, debió haber ocurrido una contracción de la oferta y no una expansión de la demanda. Es lo que demostramos en el presente trabajo.

La hiperinflación en Nicaragua está determinada y debe analizarse desde el lado de la oferta agregada. Se trata de una inflación de costos. Concretamente, cuando en una economía disminuye la oferta agregada, lo cual puede ocurrir por factores externos debido, por ejemplo, a aumentos de los costos de producción, se observan, simultáneamente dos fenómenos, por una parte aumentan los precios y por la otra disminuyen las cantidades de producción[29].

Cuando aumentan los costos de producción debido, por ejemplo, a incrementos de los precios de los bienes importados, consecuencia de la depreciación de la moneda, los productores, racional y teóricamente buscarán trasladar los mayores costos al precio del bien final. Debido a que no necesariamente todos los consumidores estarán dispuestos a pagar los nuevos precios, los productores se verán obligados a disminuir sus niveles de producción. Es por ello que cuando aumentan los costos de producción en las economías se genera lo que se denomina un shock de oferta, el cual consiste en un aumento de los precios y además, una disminución de la producción. En otras palabras, ocurre una estanflación.

La hiperinflación en Nicaragua, teóricamente fue una inflación de oferta. Por lo tanto, lo que determinó el incremento de los precios fue el aumento de los costos de producción, que como veremos más adelante estuvo asociado y determinado por una supuesta depreciación de la moneda.

En el siguiente gráfico se observa, en el mismo plano, el comportamiento de los precios y de la producción entre 1980 y 1992. Se puede notar que a partir de 1984, cuando comenzaron a aumentar los precios, también comenzó a disminuir la producción. En 1988, año en el que se registró una hiperinflación de 33.547% el producto interno bruto cayó 12%[30].

Diapositiva2

 

Quienes tratan de explicar la hiperinflación en Nicaragua haciendo uso de la teoría monetarista y atribuyendo la causa del aumento de los precios a la expansión de la demanda originada, a su vez, por el aumento de la cantidad de dinero, caen en una contradicción teórica.

En cuanto a la secuencia entre el producto interno bruto y la inflación para el caso de Nicaragua durante la década de los 80, resultó que primero disminuyeron los niveles de producción y luego aumentaron los precios[31]. Esta disminución de los niveles de producción no puede ser explicada, en lo absoluto por expansiones de la demanda. Están relacionadas con contracción de la oferta debido a aumento de los costos. El aspecto a estudiar es qué originó dicho incremento de los costos. Es parte de este trabajo demostrar que estuvo asociado al aumento del precio delos bienes importados, consecuencia a su vez de la depreciación de la moneda.

Antes de analizar la relación entre la inflación y la supuesta depreciación del córdoba, demostraremos, para que no quede duda, que no existe relación entre la expansión monetaria y la hiperinflación en Nicaragua.

 

  1. Inflación y liquidez monetaria

No existe relación alguna que permita afirmar que en Nicaragua la hiperinflación fue consecuencia de la expansión de dinero inorgánico. En 1988, año de mayor inflación en Nicaragua (33,547%), no solo no aumentó la cantidad de dinero en la economía (medida por la base monetaria[32]) sino que disminuyó 89%. Fue el año siguiente, en 1989, que se registró un aumento de 1.782% de la base monetaria. Ese año la inflación fue 1.689%, menor a la de 1988.

El mayor aumento de la cantidad de dinero se registró en 1990, aunque no fue éste el año con mayor inflación. En el siguiente gráfico se observan las variaciones de los precios y de la base monetaria desde 1980 hasta 1992.

Diapositiva3

 

Entre marzo de 1988 y febrero de 1989, el gobierno sandinista, presionado por la situación económica y creyendo el discurso hegemónico de que lo que ocurría era consecuencia de una indisciplina fiscal y monetaria, impulsó un paquete de medidas de ajuste y estabilización de corte neoliberal y por lo tanto monetarista: cambió y devaluó la moneda, recortó el gasto público, fueron despedidos 35.000 empleados públicos, eliminó casi la totalidad de los subsidios, liberó los precios, limitó la política crediticia, elevó las tarifas de los servicios públicos y del combustible, flexibilizó las políticas laborales, redujo drásticamente (89%) la emisión de dinero por parte del Banco Central, privatizó las empresas del Estado[33].

No lograron controlar la hiperinflación, por el contrario, fue durante ese año que los precios aumentaron en mayor medida. Estas políticas de corte neoliberal sumaron a la fuerte contracción de la economía, la cual ya se venía registrando desde 1984. Adicionalmente, fue el pueblo el que resultó más afectado al haberse eliminado los programas sociales que permitieron alcanzar los logros durante los primeros años del proceso revolucionario, el desempleo llegó a alcanzar una tasa histórica del 35%[34].

Al no ser la expansión monetaria la causa determinante de la hiperinflación, su contracción no necesariamente implicaría un control de los precios. No debe sorprendernos que tal magnitud de disminución de la base monetaria no haya permitido detener el aumento de los precios. Por el contrario, lo que implicó fue un mayor deterioro de las condiciones sociales de la población, lo cual aceleró la salida de la revolución sandinista del poder.

En estos procesos hiperinflacionarios, tal como hemos venido planteando y demostrando en otros trabajos[35], la expansión monetaria es consecuencia de la inflación. Es la respuesta de los gobiernos para evitar una pérdida mayor del poder adquisitivo y de los niveles de consumo. En tal sentido, debemos decir, que el aumento de la cantidad de dinero en estas condiciones busca, si no aumentar los niveles de demanda agregada y llevar a la población a niveles similares de consumo que tenían antes del aumento de los precios, por lo menos impedir una caída más drástica de dichos niveles y por lo tanto de las condiciones de vida.

Es la gran disyuntiva a la que se enfrentan quienes son responsables de la conducción de un país: o permitir que la inflación (cuyo origen se ubica en la depreciación, real o no, de la moneda) deteriore el poder adquisitivo y con esto disminuyan los niveles de consumo de la población, o contrarrestar tal caída con aumentos de la cantidad de dinero, de manera que los niveles de consumo de la población se mantengan, o por lo menos no disminuyan drásticamente, incluso y a costas de aumentos de precio.

Dependerá, entonces del tipo de gobierno, de qué tanto se dejen presionar o confundir con discursos monetaristas que no están explicando el fenómeno, sino que sirven de velo para encubrir acciones que buscan desestabilizar la economía, que adopten una u otra opción de política[36].

En Nicaragua, en 1988, cedieron a las presiones y al discurso hegemónico monetarista, adoptaron políticas neoliberales, contrajeron la cantidad de dinero, lo que implicó eliminar los programas sociales de protección a la población. No obtuvieron los resultados esperados, no disminuyeron los precios, por el contrario éstos aumentaron en mayor medida, debido, principalmente, a que la causa de dichos incrementos seguía vigente, nos referimos a la supuesta depreciación del córdoba.

Quienes sin duda lograron los resultados esperados fueron aquellos que estaban detrás de la desestabilización social, económica y por lo tanto política para socavar el apoyo popular a la revolución sandinista. Se trata de los mismos que manipulaban el valor del córdoba para generar inflación, deteriorar el poder adquisitivo, derivar en pobreza y derrocar el gobierno. Nos referimos a los grandes capitales industriales y financieros, al imperialismo que empleó una de sus principales armas de guerra no convencional, el ataque a la moneda y la manipulación de su valor.

Por su parte, en 1989 y 1990, la cantidad de dinero que circulaba en la economía aumentó: en 1989 la variación de la base monetaria fue 1.782%, sin embargo, la inflación fue 1689%; en 1990 la base monetaria aumentó 9.446% y los precios variaron 13.490%.

Hemos aplicado el test de casualidad de Granger para conocer cuál de ambas variables (precios o cantidad de dinero ocurrió primero). Los resultados indican que con una mayor probabilidad, la inflación precedió las variaciones de la base monetaria[37].

 

  1. Inflación y valor del córdoba

La hiperinflación en Nicaragua estuvo determinada por el valor del córdoba en los mercados ilegales, cuyas “cotizaciones” eran publicadas diariamente en medios de comunicación, específicamente en el periódico La Prensa[38].

La siguiente gráfica muestra el comportamiento de los precios y del tipo de cambio en los mercados ilegales. Se observa que en la medida en que el tipo de cambio aumenta en dicho mercado, también lo hacen los precios. Existe una relación positiva y casi perfecta de asociación entre ambas variables[39]. Por su parte, al aplicar el test de causalidad de Granger para medir cuál fenómeno precede al otro, obtuvimos que con una mayor probabilidad la variación del tipo de cambio en el mercado ilegal ocurrió primero que el aumento de los precios[40].

Diapositiva5

Hemos desarrollado un modelo estadístico para medir la relación de causalidad entre los niveles de precios (índice nacional de precios), el tipo de cambio en el mercado ilegal y la cantidad de dinero circulando en la economía (base monetaria[41]). El objetivo es medir, entre ambas variables, cuál ejerce mayor influencia sobre los precios. Obtuvimos como resultado que el aumento de los precios en Nicaragua entre 1980 y 1992 estuvo determinado por el tipo de cambio en los mercados ilegales y no por las variaciones de la cantidad de dinero[42].

Interesante es la relación entre el tipo de cambio en el mercado ilegal y el oficial. Se observa en la siguiente gráfica que las devaluaciones del córdoba ocurrieron después de la supuesta depreciación de la moneda en los mercados ilegales.

Diapositiva6

Durante el año 1988, la “depreciación” del córdoba en el mercado ilegal fue 20.868%, mientras que la devaluación de la moneda fue 3.329%. Dicha devaluación se enmarcó en las políticas monetaristas de estabilización que comenzaron a implementarse ese año, sin embargo fue inferior a las variaciones que se registraban en el mercado ilegal. La mayor devaluación ocurrió en 1989 (52.400%). Ese año los precios solo aumentaron 1.689%. El tipo de cambio en el mercado ilegal se “depreció” 1.438%[43].

No existe relación estadística entre el tipo de cambio oficial y los precios[44]. En cuanto a la relación de causa y efecto, es el tipo de cambio ilegal el que determinó el comportamiento de los precios en Nicaragua y no el valor oficial de la moneda[45].

En resumen: 1) los aumentos de precios en Nicaragua, entre 1984 y 1990, estuvieron determinados por la supuesta pérdida del valor de la moneda en los mercados ilegales; 2) la expansión monetaria no influyó en los precios, por el contrario, en años con mayores niveles de inflación, la cantidad de dinero disminuyó; 3) no existía relación estadística entre el valor oficial del córdoba y los niveles de precios; 4) las devaluaciones del valor oficial del córdoba se realizaron después de las supuestas depreciaciones de la moneda en los mercados ilegales.

Habiendo demostrado que la inflación en Nicaragua no fue causada por la expansión de la cantidad de dinero, ni tampoco por las devaluaciones registradas durante el período, si no que se trató de una inflación de costos originada por las variaciones del supuesto valor del córdoba en el mercado ilegal, se hace imprescindible analizar qué implicó tal depreciación de la moneda en dicho mercado.

Ocuparemos la próxima parte en mostrar que no existe manera de explicar, económicamente, las variaciones del córdoba en el mercado ilegal. Ese tipo de cambio, el cual era publicado diariamente por La Prensa, no reflejaba las condiciones económicas de Nicaragua. No en esas proporciones.

 

  1. “Depreciación” del córdoba en el mercado ilegal

Entre 1984 y 1991 el valor de la moneda, en los mercados ilegales, disminuyó 32.520.325.103%. En 1983 para comprar 1 dólar estadounidense se requerían 123 córdobas en el mercado negro, mientras que en 1991 pedían 40.000.000.000 de córdobas.

Hay quienes afirman que en la medida en que aumenta la cantidad de dinero “inorgánico” en la economía, aumenta la demanda de divisas en el mercado ilegal y por lo tanto, se deprecia la moneda en dichos mercados.

No es esta la explicación de la desproporcionada y repentina depreciación del córdoba en los mercados cambiarios ilegales. 1988 fue el año en el que se registró la mayor “depreciación” del córdoba en el mercado ilegal, la pérdida de valor fue 20.868%, sin embargo, la cantidad de dinero, durante ese año, disminuyó 89%.

El siguiente gráfico muestra ambas variables en un mismo plano. Se observa también, por ejemplo, que los años 1989 y 1990, la base monetaria, a diferencia de 1988, aumentó, 1782% y 9446% respectivamente, sin embargo, la “depreciación” de la moneda en el mercado ilegal fue relativamente menor con respecto a 1988; 1438% y 9900% respectivamente.

Diapositiva7

La desproporcionada “depreciación” del córdoba, al igual que la inflación, no muestra relación estadística con la cantidad de dinero.

Otra de las varibles que nos permitiría entender la desproporcionada “depreciación” del córdoba en los mercados ilegales es la cantidad de reservas internacionales. Teóricamente esperaríamos que dicha depreciación estuviese relacionada con una caída importante y proporcional de las reservas. Sin embargo, en Nicaragua ocurrió lo contrario: el tipo de cambio en el mercado ilegal aumentaba a la par del incremento de las reservas internacionales. El próximo gráfico muestra esa relación.

Diapositiva8

 

La depreciación del tipo de cambio observada en los mercados ilegales en Nicaragua no halla explicación en las variables económicas. No fue causada ni por el nivel de las reservas internacionales, las cuales registraron variaciones positivas desde 1988, ni por la cantidad de dinero, la cual, en los años de mayor depreciación, disminuyó.

Se trataba de un supuesto valor de la moneda el cual era publicado diariamente en los medios de comunicación, específicamente La Prensa, diario de mayor circulación y claramente opositor a la revolución sandinista.

De manera similar a los casos de la República de Weimar en 1923[46] y de la Venezuela actual[47], la depreciación de la moneda en Nicaragua, no tiene explicación económica. La publicación diaria del supuesto valor de la moneda en los medios de comunicación, es un arma imperial en el marco de las guerras no convencionales que busca, por la vía del aumento de los precios de los bienes importados, incidir sobre las estructuras de costos e inducir la inflación, y con ello una desestabilización social que conlleve al derrocamiento de gobiernos revolucionarios.

 

  1. Solución a la hiperinflación

En 1992, de repente y mágicamente se detuvo la hiperinflación en Nicaragua. Para ese momento ya no gobernaba la revolución sandinista. En 1990 asumió la presidencia Violeta Chamorro, lo que equivale a decir, especialmente por las políticas económicas que fueron aplicadas, que una vez derrocado el gobierno sandinista, quien asumió el poder, aunque no la presidencia fue el imperialismo norteamericano.

Las elecciones presidenciales fueron adelantadas a febrero de 1990. A finales de 1989 el Congreso de los Estados Unidos aprobó la reprogramación de 9 millones de dólares del presupuesto de la AID para financiar las elecciones y apoyar a la candidatura de Violeta Chamorro. El Congreso también reprogramó US$ 3,5 millones asignados a la NED, y autorizó a la CIA a desembolsar US$ 6 millones para la oposición interna. En total, se entregaron a la candidatura opositora 17 millones de dólares[48].

Violeta Chamorro asumió la presidencia e implementó un programa de estabilización y ajuste estructural que contó con el apoyo y el financiamiento del Congreso de los Estados Unidos, del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, el cual se llevó en dos etapas. La primera de ellas mediante el Plan Mayorga en 1990, y la segunda a través del Plan Lacayo en 1991.

El congreso de los EEUU aprobó en 1990 un paquete financiero de US$ 300 millones orientados de la siguiente manera: US$ 47 millones para la repatriación y reasentamiento de La Contra, canalizados a través de la OEA y ACNUR; US$ 128 millones para la estabilización económica, el respaldo de la caja de conversión monetaria a través del córdoba-oro, para la importación de petróleo y de bienes agrícolas e industriales necesarios para reactivar el sector privado, con la condición de que la mayor parte de estas importaciones deberían ser adquiridas en Estados Unidos[49].

Otros 50 millones de dólares fueron destinados a liquidar pagos atrasados a los organismos financieros multilaterales (FMI, Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo); y US 77 millones de dólares para diversas actividades de desarrollo y reactivación de la producción[50].

Muchos de los destinatarios fueron organizaciones vinculadas a la “nueva derecha” norteamericana que habían estado ausentes de Nicaragua durante el periodo sandinista, pero que habían apoyado activamente a La Contra en sus campamentos en Honduras. La mayor parte de estos fondos se destinaron a proyectos para el reasentamiento de La Contra en los “Polos de Desarrollo[51].

 

Violeta Chamorro implementó en abril de 1990 el Plan Mayorga que tomó el nombre del entonces presidente del Banco Central de Nicaragua. Consistió en un programa de austeridad acompañado de la creación del córdoba-oro, lo cual implicaba una caja de conversión mediante la cual la emisión de dinero estuviese respaldada en la cantidad de reservas internacionales. Incluía el plan de gobierno, las privatizaciones de las empresas que se encontraban en manos del Estado[52].

Si bien dicho Plan prometió compensaciones sociales, entre ellas la creación de empleo y la ejecución de programas de seguridad social, ocurrió lo contrario:

“Se observó una erosión inmediata de los salarios, así como despidos masivos de trabajadores pertenecientes al sector público con la intención de desarticular uno de los bastiones de la base social sandinista: las centrales sindicales (Neira & Acevedo, 1992: 4-6). Las medidas de dicho plan impactaron gravemente en el tejido social al suponer una notable subida de los impuestos directos y de las tarifas de transporte público, fuertes recortes al crédito y el inicio de la devolución de tierras afectadas por la Reforma Agraria.[53]

A inicios de 1991, al renunciar Mayorga, asumió la presidencia del Banco Central, Antonio Lacayo, yerno de Violeta Chamorro, quien implementó el Plan Lacayo. Era una continuación de las medidas neoliberales implementadas anteriormente, pero mantenían un carácter de menor confrontación, posibilitando un mayor espacio de negociación para con los actores sociales y económicos. Se devaluó 400% la moneda, continuaron las privatizaciones y se restringió nuevamente la capacidad de demanda lo que implicó un aumento acelerado del desempleo que pasó del 32,5% en 1988 a 53,6% en 1994, y a 65% en 1995[54].

Estas políticas tuvieron impacto y afectaron al sector industrial. Se basaron en la protección e incentivo de la inversión privada extranjera[55] lo cual implicó las restricciones de crédito a la industria nacional y el desmantelamiento de las tarifas arancelarias (que pasaron del 43% en 1990 al 15% en 1992). En cuanto al sector agrario, la restricción del crédito agrícola inhibió la inversión. Al mismo tiempo, la supresión del monopolio estatal de granos básicos y la depreciación de estos productos conllevaron el desaliento y, posteriormente, la quiebra de numerosos pequeños productores[56].

Ante los resultados de estas políticas, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Nicaragua, Alberto Chamorro, afirmó:

si bien los resultados del programa de ajuste fueron excelentes en términos de abatir la hiperinflación, no dieron resultado alguno en términos de estimular la reactivación de los sectores productivos […] Este programa ha conllevado consecuencias indeseables como el estancamiento económico y el aumento de la pobreza, y ello a pesar de los elevados niveles de asistencia financiera exterior[57].

 

En cuanto a las políticas sociales, éstas revirtieron los avances alcanzados durante el gobierno sandinista: “durante el primer lustro de la década de los noventa fue observándose una progresiva desprotección de los sectores más vulnerables de la sociedad, en especial los niños, la gente mayor, las mujeres y los colectivos con menos recursos”[58].

En 1992 se detuvo la hiperinflación, los precios aumentaron solo 4%. Teóricamente, siguiendo la doctrina monetarista, esperaríamos que durante 1992 se hubiese registrado una contracción importante de la cantidad de dinero que circulaba en la economía. Es lo que esta corriente del pensamiento económico plantea. Sin embargo, en 1992 la base monetaria aumentó 20%.

Al comparar el año 1992 con 1988, observamos que ocurrió lo que contrariamente plantea la mencionada teoría del dinero: en 1988 hubo una contracción de 89% de la cantidad de dinero y una inflación de 33.547%, mientras que en 1992 la base monetaria aumentó 20% y la inflación fue 4%.

Tratando de hallar la explicación del repentino y mágico control de la hiperinflación, hemos contrastado la variación de precios en 1992 con los niveles de producción. Durante ese año, si bien no hubo una disminución de los niveles de producción, no podemos afirmar que el control de la inflación se debió a importantes aumentos. Desde 1990, la producción no aumentó.

La variable que nos permite explicar el control de la hiperinflación es la desaparición del mercado ilegal del córdoba. En 1992, quienes desde inicios de 1980 estuvieron cotizando un supuesto valor de la moneda a través de la prensa diaria, y depreciándola en la desproporcionada e inexplicable cantidad de 35 mil millones por ciento, depusieron su principal mecanismo de distorsión de la economía nicaragüense: el ataque al córdoba que indujo la hiperinflación y la pobreza, sentando las bases y dando paso a un gobierno neoliberal cuyas políticas se decidían desde Washington y eran financiadas por el Congreso de los EEUU.

La principal armas de guerra económica que el imperialismo norteamericano empleó para derrocar la revolución sandinista fue el ataque al córdoba mediante la publicación diaria de supuestos valores de la moneda en los mercados ilegales, que como hemos demostrado indujeron la hiperinflación y la pobreza en Nicaragua. Lograron con ella, socavar el apoyo popular al frente sandinista, lo que les permitió a los grandes capitales industriales y financieros asumir el poder en 1990, aprobar la ley de inversiones extranjeras, liberar la economía y revertir el proceso revolucionario.

Luego de constantes y múltiples formas de agresión contra el pueblo nicaragüense, el imperialismo norteamericano asumió el poder en 1990. En ese mismo momento cesó la guerra, ya no eran necesarios los embargos comerciales, el bloqueo financiero internacional, el acaparamiento de bienes esenciales, ni la manipulación del valor de la moneda, así como tampoco la presencia de grupos paramilitares. En ese contexto, depusieron todas las armas de la guerra no convencional, entre ellas, la principal y más potente, el ataque al córdoba. La Prensa, ya no ocupaba centímetros para publicar la supuesta cotización del córdoba en el mercado negro.

Fue así que mágica y repentinamente, la hiperinflación se detuvo en el país centroamericano. Mientras tanto, el pueblo nicaragüense se sumía en una gran pobreza, ya no como consecuencia de los ataques de la despiadada guerra económica, sino como resultado de las políticas neoliberales impuestas, desde dentro, por el imperialismo norteamericano. Es así como, en el marco de la guerra, bajo asedio del imperialismo, sometidos a agresiones económicas, el desempleo en 1988 fue 35%. En 1995, ya finalizada la guerra económica, habiendo asumido el poder el imperialismo norteamericano, el desempleo alcanzó el 65%.

 

[1] Washington Post. “Managua money swap could shortchange Contras”. 17 de febrero de 1988.

[2] Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Partido Liberal Independiente (PLI), Partido Conservador Demócrata (PCD), Partido Socialista Nicaragüense (PSN), Partido Popular Socialcristiano (PPSC), Partido Comunista de Nicaragua (PC de N), Movimiento de Acción Popular Marxista- Leninista (MAP-ML).

[3] Partidos y movimientos políticos en Nicaragua (I Parte). Revista Envío. Número 38. Agosto 1984. http://www.envio.org.ni/articulo/428

[4] Ante el avance del proceso electoral, la abstención estimula la intervención. Revista Envío. Número 38. Agosto 1984. http://www.envio.org.ni/articulo/428

[5] Ante el avance del proceso electoral, la abstención estimula la intervención. Revista Envío. Número 38. Agosto 1984. http://www.envio.org.ni/articulo/428

[6] El País. “Editorial: Embargo contra Nicaragua”. 02 de mayo de 1985. https://elpais.com/diario/1985/05/02/opinion/483832810_850215.html

[7] Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[8] Ibidem

[9] Garst y Harry 1990 y Garst 1992 en Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[10] Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[11] Los documentos desclasificados del caso Irán-Contra los puede leer en la página de los Archivos de Seguridad Nacional de los EEUU. https://nsarchive2.gwu.edu/NSAEBB/NSAEBB210/index.htm

[12] El País. “Editorial: Embargo contra Nicaragua”. 02 de mayo de 1985. https://elpais.com/diario/1985/05/02/opinion/483832810_850215.html

[13] El País. “Editorial: Embargo contra Nicaragua”. 02 de mayo de 1985. https://elpais.com/diario/1985/05/02/opinion/483832810_850215.html

[14] Ibidem

[15] Ibidem

[16] Ibidem

[17] Con base en los documentos desclasificados, Kornbluh ha escrito lo siguientes libros y artículos relacionados con el derrocamiento de Salvador Allende y la participación de EEUU en la caída de la Revolución Sandinista: Bay of Pigs Declassified: The Secret CIA Report on the Invasion of Cuba (1988); Nicaragua: The Price of Intervention (1987); The Pinochet File: A Declassified Dossier on Atrocity and Accountability (1989); The Iran-Contra Scandal: The Declassified History (1993); entre otros.

[18] Kornbluh Peter. Uncle Sam’s money war against the sandinistas. Washington Post. 27 de agosto de 1989. https://www.washingtonpost.com/archive/opinions/1989/08/27/uncle-sams-money-war-against-the-sandinistas/f78e064a-1ca1-4e07-90d2-bebdeff1717d/?utm_term=.45326686c1be

[19] CIA. Nicaragua: la economía y las sanciones. 1988. https://www.cia.gov/library/readingroom/docs/CIA-RDP04T00990R000100690001-5.pdf

[20] Barry Preusch (1988) citados en Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[21] Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[22] Ver Revista Envío. El desafío del abastecimiento. Número 42. Diciembre 1984. http://www.envio.org.ni/articulo/442 ; Revista Envío. El abastecimiento: un diario desafío para la revolución. Número 27. Septiembre 1983. http://www.envio.org.ni/articulo/90; La Prensa. Retratos de escasez. 11 de octubre de 2015, https://www.laprensa.com.ni/2015/10/11/boletin/1916662-retratos-de-escasez

[23] Revista Envío. El desafío del abastecimiento. Número 42. Diciembre 1984. http://www.envio.org.ni/articulo/442

[24] Revista Envío. “La reforma monetaria: ¿inicio de una insurrección económica?”. Abril, 1988. www.envio.org.ni/articulo/558

[25] En el primer artículo de esta serie, ya publicado y titulado Hiperinflación: Arma imperial. República de Weimar, 1923, se desarrolla la explicación relacionada con la diferencia entre las inflaciones de demanda y de oferta.

[26] Se recomienda leer la explicación detallada en el trabajo citado Hiperinflación: Arma imperial. República de Weimar, 1923, en el cual, teórica y gráficamente se recuerda que la expansión de la liquidez monetaria implica un aumento de la demanda agregada, lo que gráficamente se refleja en un traslado de la función de demanda hacia la derecha, ceteris paribus. El nuevo punto de equilibrio se hallará con niveles mayores de precios y también mayores niveles de producción.

[27] Hemos empleado análisis de regresión lineal para medir la causalidad entre las variables, simultáneamente hemos analizado la multicolinealidad.

[28] Para este análisis hemos aplicado el Test de causalidad de Granger.

[29] En el trabajo recientemente publicado y titulado “Hiperinflación: arma imperial. República de Weimar, 1923” hemos incluido como nota al pie de página, el comportamiento de la demanda y oferta agregadas en cada uno de los dos casos, cuando la inflación es de demanda y cuando es de oferta o de costos. Allí podrán observar las gráficas que muestran el resultado final en ambos tipos de inflación, en lo que a precios y producción se refiere.

[30] La correlación estadística entre el índice nacional de precios y el producto interno bruto entre los años 1980 y 1992, es inversa, el coeficiente de Pearson es -0,472.

[31] Resultados del test de causalidad de Granger:

Diapositiva2

[32] Utilizamos como indicador de la cantidad de dinero la base monetaria debido a que es la que se encuentra disponibles en el Banco Central de Nicaragua.

[33] Pozas Pardo Santiago. “Nicaragua (1979-1990). Actor singular de las relaciones internacionales en el final de la guerra fría”. Tesis doctoral. Universidad del país Vasco. 2000.

[34] Ibidem

[35] Ver “La mano visible del mercado. Guerra económica en Venezuela” e “Hiperinflación: arma imperial. República de Weimar, 1923”.

[36] Gráficamente, un shock de oferta implicará una contracción de la oferta agregada de O a O´. Se hallará un nuevo punto de equilibrio E´ en la economía, caracterizado por precios mayores (P1 > P0) y menores niveles de producción (Q1 < Q0). Ante esta situación, una disminución de la liquidez monetaria implicará una contracción de la demanda agregada de D a D´. lo que resultará en un nuevo punto de equilibrio E´´, en el cual los niveles de producción serán aún menores (Q2 < Q1) y los precios, con respecto a los de E´ también menores (P2 < P1). Dependerá de qué tanto se haya contraído la cantidad de dinero para alcanzar los bajos precios iniciales.

No obstante, ante un fenómeno en el cual la contracción de la oferta agregada que es permanente, no cesa en la medida en que no cesa la “depreciación” de la moneda (los ataques a la moneda), la oferta se seguirá contrayendo a O´´, O´´´, siendo los precios cada vez mayores (P3 > P2) y los niveles de producción cada vez menores (Q3 < Q2).

Se requerirán incesantes contracciones de la cantidad de dinero para tratar de contrarrestar los aumentos de precios que están siendo causados por la manipulación del valor de la moneda. En este caso, será la población en general la que asumirá un doble sacrificio, el aumento indetenible de los precios en la medida en que persista el ataque a la moneda, más la contracción cada vez mayor de los niveles de producción, consecuencia del shock de oferta y de la contracción de la cantidad de dinero.

Diapositiva4

 

[37] Los resultados obtenidos usando el paquete estadístico Eviews10 se copian a continuación:

Diapositiva1

[38] Washington Post. “Managua money swap could shortchange Contras”. 17 de febrero de 1988.

[39] El coeficiente de Pearson obtenido es 0.989.

[40] Los resultados obtenidos son los siguientes:

Diapositiva3

[41] Tal como mencionamos más arriba, no disponemos de la información de M2, por lo tanto, para efectos de este trabajo hemos utilizado como variable proxy la base monetaria.

[42] Los resultados del modelo de regresión lineal que se muestran a continuación, los cuales se obtuvieron con el uso del paquete estadístico SPSS, muestran que con un R2 ajustado de 1.000, entre la cantidad de dinero (bm) y el tipo de cambio en el mercado ilegal (tcnegro) es este último el factor determinante del incremento de los precios.

Diapositiva4

[43] Análisis de causalidad de Granger indican que las variaciones del tipo de cambio en el mercado ilegal precedieron con mayor probabilidad las devaluaciones del córdoba.

Diapositiva5

[44] El coeficiente de correlación de Pearson entre el índice de precios al consumidor y el tipo de cambio oficial es 0,032.

[45] A continuación se muestran los resultados del modelo de regresión lineal en el que el tipo de cambio oficial y el ilegal son las variables independientes y el índice de precios la dependiente:

Diapositiva6

 

[46] Curcio, Pasqualina. Hiperinflación: arma imperial. República de Weimar, 1923.

[47] Curcio, Pasqualina. La mano visible del mercado. Guerra económica en Venezuela. Editorial Nosotros Mismos. Caracas. 2016.

[48] Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[49] Ibidem

[50] Ibidem

[51] “Chamorros Nicaragua: The US Team Moves In” en Sanahuja Peraes José Antonio. 1996. “La ayuda norteamericana en Centroamérica, 1980- 1992”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

[52] Martí, Salvador. Nicaragua (1979-1990). La revolución enredada. Salvador Martí i Puig. 2012.

[53] Ibidem

[54] Ibidem

[55] El 20 de junio de 1991 fue aprobada la Ley de inversiones extranjeras. La Gaceta N° 113. 20 de junio de 1991

[56] Ibidem

[57] Chamorro en Everningham & Roig, 1995: 11, en Martí, Salvador. Nicaragua (1979-1990). La revolución enredada. Salvador Martí i Puig. 2012.

[58] Martí, Salvador. Nicaragua (1979-1990). La revolución enredada. Salvador Martí i Puig. 2012.

Guardar

Guardar

Guardar

29 Comentarios en Hiperinflación: Arma Imperial (II). Nicaragua, 1988

  1. Porqué los maduristas no hablan sobre la tremenda irresponsabilidad de maduro de ofrecer a sus votantes, a través del carnet de la patria, 10 millones de bolos por voto…saquen cuentas de cuanto dinero chucuto se hubiera inyectado a la economía ya muy muy caliente..”6,000,000″ de votos multiplicado por 10 millones resultan ser 60 billones de bolívares, esto hubiera volado los tapones a la economía venezolana…ahhh! , pero la culpa de esto hubiera sido del imperio y de los traidores a la patria…mejor digan ustedes los intelectuales maduristas ¡Quienes son los verdaderos traidores a la patria?

    • – Dicen que hay “crisis económica” → No, lo que hay es bloqueo económico, así como también hay un bloqueo financiero y un bloqueo comercial de parte de EE.UU. y aliados. Ese mismo bloqueo económico, financiero y comercial lo tiene Cuba desde hace 55 años y sigue existiendo.
      – Dicen que hay “crisis política” → Será en la derecha fascista opositora que está totalmente fraccionada. Los seguidores de la MUD estarán decepcionados y arruinados porque creen que la oposición se “alió” con el chavismo.
      – Dicen que hay “crisis social” → Lo que hay es una guerra mediática y guerra psicológica para hacer creer que Venezuela tiene una “crisis” humanitaria. → Las guarimbas del 2014 y del 2017 es ocasionado por la derecha fascista terrorista neoliberal con apoyo de EE.UU.
      – Dicen que hay carencia de alimentos básicos y medicinas donde la derecha opositora y los medios ultraderecha acusan y le hechan “culpa” al gobierno de Maduro → Eso es falso. El gobierno colombiano les priva de estos alimentos básicos, así como medicinas con el bloqueo comercial, y esto es gracias a los bachaqueros colombianos y venezolanos apatridas que cruzan la frontera llevando toneladas de alimentos y medicinas a Colombia, así como también el paramilitarismo que esta infiltrado y haciendo la guerra sucia al gobierno de Maduro para desestabilizar la economía. → Y todo esto es ocasionado por la derecha terrorista fascista neoliberal de Colombia con la complicidad de EE.UU. quienes apoyan una intervención genocida y militar en Venezuela con la patética excusa de que no hay “libertad” y “democracia”, la misma mentira que usan para invadir a un país de medio oriente con el único fin de destruir un gobierno que favorece a los intereses del pueblo y sobre todo saquearle todos sus recursos como lo es el petróleo. Yo conozco la realidad de Colombia y soy testigo de esa realidad. A mi no me pueden engañar. El gobierno ruin neoliberal de Santos es cómplice de esta tragedia.
      – Dicen que la hiperinflación incontrolable es “hecha” por el gobierno → Eso es rotundamente falso. La hiperinflación artificial es inducida por un agente externo que hace una especulación y una medición del dólar paralelo con el bolívar de una forma irreal, sin bases y hechos, lo hacen con el único fin de lograr devaluar a propósito la moneda venezolana que es el bolívar, es decir, lo hace sin sustento alguno y todo esto es parte de la guerra económica que busca colapsar la economía venezolana todo para culpar a Maduro o al “socialismo”, cuando Venezuela es tan capitalista como Colombia, Perú, Chile, México, Brasil, Argentina y que son países neoliberales que estan sumidos en la pobreza, miseria y en el hambre producto del neoliberalismo. → Así que los que pensaban que la hiperinflación es producida por Maduro o por el “socialismo”, en realidad es ocasionado por el propio capitalismo que representa la derecha fascista terrorista neoliberal, es decir, esta página web llamado “Dólar Today” que es el dólar Guarimbero que es el responsable de dar esa cifras exageradas del dólar paralelo y el bolívar, y gracias a estos miserables de “Dolar Today” es que le hacen creer todo las mentiras que dicen la oposición de que disque existe una hiperinflación por parte del gobierno de Maduro.
      – Dicen o hablan de un aumento “espectacular” de la criminalidad (Todo país capitalista tiene niveles de criminalidad, ya que, al existir desigualdad, existirá gente que delinca para poder sobrevivir) → Y esto es ocasionado por la derecha fascista terrorista neoliberal venezolana que no pudo acabar con la corrupción y la delincuencia porque el capitalismo es la propia corrupción y delincuencia que la oligarquía venezolana ha hecho de Venezuela su patio trasero de EE.UU. por que estos han gobernado por casi un siglo. Y ha estado en el poder mucho tiempo y nunca ha podido acabar con la pobreza, miseria y hambre que reinaban antes de la época de Chávez. Esos que gobernaron en el pasado son la propia oposición fascista y terrorista a la que defienden los medios neofascistas y neoliberales.
      – Dicen que hay “rompimiento del orden democrático”. → Eso es extremadamente falso. Eso es lo que dice la prensa neofascista y neoliberal vendida al imperialismo estadounidense y que están en contra de Nicolás Maduro. La gente que es ignorante y estúpida que se deja manipular por la propaganda capitalista no saben absolutamente nada de la realidad sobre Venezuela y tampoco saben lo que dicen, hablan por puro desconocimiento de los hechos. Ellos no saben que en el 2017 han habido 4 elecciones en Venezuela. Y ningún país con dictadura neoliberal han tenido tantas elecciones en un año.
      Ha habido como cuatro y esas son:
      1.- Consulta Nacional de Venezuela de 2017 (Este plebiscito fue totalmente ilegal y un fraude de la propia oposición pero que la prensa vendió al mundo como “victoria” para la oposición, ni siquiera hubo auditores y la gente votan más de 10 veces).
      2.- Elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela de 2017 (Esto se hizo como único fin de detener la violencia terrorista de la oposición venezolana y lo uso mediante la constitución bolivariana donde el presidente tiene permiso para convocar a una asamblea nacional constituyente, en la que el 30 de julio la participación del chavismo obtuvo una victoria demoledora con más de 8,089,320 de votos, y al día siguiente se acabo como por arte de magia la violencia que había azotado la oposición terrorista durante 4 meses).
      3.- Elecciones regionales de Venezuela de 2017 (Además también en ese mismo año se dieron estas elecciones regionales en donde gano el chavismo por segunda vez con una votación de 5,814,903 y la oposición venezolana participaron solo 4,983,626 y solo obtuvo 5 regiones, mientras que el chavismo tuvo 18 regiones).
      4.- Elecciones municipales de Venezuela de 2017 (En estas elecciones municipales el chavismo arraso con 9,139,564 de votantes una tremenda brutal paliza de 306 alcaldías, y la oposición solo obtuvo 25 alcaldías y otros partidos solo tuvieron 5 alcaldías, la oposición defraudada por la gran derrota no participo en las municipales, solo unos pocos votaron, aún así el chavismo gano y a la oposición nadie les obliga a votar).
      Y una quinta se dará y es:
      5.- Elecciones presidenciales de Venezuela de 2018
      – Venezuela es la única “dictadura” en la que se convocan a 4 elecciones en menos de un año. Ahora se llaman a elecciones presidenciales, que tanto quería la oposición, y Maduro se las da, y todo el mundo pierde la cabeza.
      – Y puedo seguir desmontando todas las patrañas que dice la derecha fascista terrorista neoliberal que son los divulgadores de la propaganda capitalista pro-yankee donde solo hablan mentiras sobre lo que pasa en Venezuela. Pero ya fracasaron una y otra vez. Así que dejen de joder a Maduro, y mejor jodan al imperio terrorista y genocida de EE.UU. y aliados quienes les andan jodiendo la economía a Venezuela con el único fin de desestabilizar el país, y todo para que lo invadan como en Irak o en Libia para que les roben sus recursos naturales. Y eso es lo que quieren los miserables imperialistas, donde su perro echado de Mauricio Macri así como PPK que le mueven la cola al neofascista de Trump que es el representante del imperialismo neofascista estadounidense. Y que no lloren y me contesten con propaganda capitalista los estúpidos neofascistas o neonazis, porque esto es una realidad y está demostrado con evidencias y pueden buscar información veraz por internet, y que lo puedes contrastar con toda la desinformación que imponen los medios neofascistas y neoliberales que divulgan y difunden propaganda anti-venezuela, anti-maduro, anti-chávez, la misma propaganda anti-comunista en la guerra fría.
      – El 20 de mayo de 2018 se dio elecciones en Venezuela y Nicolás Maduro resulto ser presidente con más de 6.2 millones, si no te gusta la democracia en Venezuela te puedes ir a otros países con pseudodemocracias decadentes como los hay en Perú, Chile, Colombia, Argentina, Brasil, Paraguay, Honduras, Guatemala, México, Panamá, EE.UU., Canada donde son dictaduras burguesa neoliberales.

  2. La Sra. Curcio impresiona los que no entienden nada de economía y estadística pero de hecho mostra su falta de comprensión básica de las herramientas que usa. Solo hablando del uso del test de Granger de causalidad:

    Los resultados en nota 31 muestran que ni el movimiento del BIP “causó” lo de los precios ni lo de los precios lo del BIP. (No muestran “que primero disminuyeron los niveles de producción y luego aumentaron los precios”.)

    Los resultados en nota 37 muestran que tanto las variaciones de la base monetaria causaron la inflación como la inflación causó las variaciones de la base monetaria. La causalidad es bidireccional. (Los resultados no “indican que con una mayor probabilidad, la inflación precedió las variaciones de la base monetaria”.)

    Los resultados en nota 40 muestran que también la relación entre la variación del tipo de cambio en el mercado paralelo y la de los precios es bidireccional. (No muestran que “con una mayor probabilidad la variación del tipo de cambio en el mercado ilegal ocurrió primero que el aumento de los precios”.)
    La interpretación del test de Granger de causalidad no es una cuestión ideológica. No existen chavistas que entienden algo de estadística y pueden ayudar a la Sra. Curcio a mejorar su manejo de las herramientas estadísticas? (Hay otros cuestionamientos sobre el uso del test de Granger en este texto, pero esto no es una aula en econometría.)

    Hay otros errores en el texto. Bastan tres:

    Nota 27: “Hemos empleado análisis de regresión lineal para medir la causalidad entre las variables, simultáneamente hemos analizado la multicolinealidad.“ No es posible medir la causalidad entre variables con la análisis de regresión lineal.

    “En 1992 se detuvo la hiperinflación, los precios aumentaron solo 4%. Teóricamente, siguiendo la doctrina monetarista, esperaríamos que durante 1992 se hubiese registrado una contracción importante de la cantidad de dinero que circulaba en la economía. Es lo que esta corriente del pensamiento económico plantea.” La doctrina monetarista no plantea que se necesita una contracción de la cantidad de dinero para parar una hiperinflación. Que es necesario de acuerdo con esta doctrina es un compromiso creíble del fin del aumento inorgánico de la cantidad de dinero.

    “1988 fue el año en el que se registró la mayor “depreciación” del córdoba en el mercado ilegal, la pérdida de valor fue 20.868%, sin embargo, la cantidad de dinero, durante ese año, disminuyó 89%.” En “1988 hubo una contracción de 89% de la cantidad de dinero y una inflación de 33.547%”: El Banco Central de Nicaragua publica sus estadísticas monetarias sin indicar en qué años tuvieron lugar las redenominaciones. Febrero de 1988 se introdujo un nuevo córdoba eliminando tres ceros. Comparando la oferta monetaria de 1987 (en córdobas antiguos) con la oferta monetaria de 1988 (en córdobas nuevos) se llega a una disminución de alrededor de 88-89%. Solo de 88-89% (!) porque la cantidad monetaria en la nueva moneda se incrementó de inmediato. El aumento real de la cantidad monetaria en más del 11.500% en 1988 explica gran parte de la alta inflación de ese año.

  3. Este artículo fue escrito para Miles Franklin por Gary Christenson. Esto es especulación sobre un tema complejo.
    Mitos de hiperinflación:

    La hiperinflación ocurre en las repúblicas bananeras y no en los países occidentales modernos.
    La hiperinflación no puede ocurrir en los Estados Unidos porque los EE. UU. Emiten dólares: la moneda de reserva.

    AMBAS IDEAS SON INCORRECTAS. Para más información, lee Bill Holter:
    ¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE LA HIPERINFLACIÓN?

    Las hiperinflaciones de los siglos pasados ​​han perjudicado más a los pobres y las clases medias que a los ricos porque poseían activos reales.
    La hiperinflación destruye los ahorros, los activos, el poder adquisitivo y las expectativas de jubilación, junto con los valores morales.
    El valor de la moneda está roto. La economía “se restablece” y la vida continúa, aunque muy cambiada.
    Los activos duros como bienes inmuebles, obras de arte, tierra, oro y plata son mejores que muchos otros activos.

    CAUSAS:

    El gobierno gasta demasiado y crea deuda impagable a través de préstamos o impuestos, y monetiza la deuda. El banco central “imprime” unidades monetarias y “compra” la deuda. Mire la relación deuda / PIB.
    Las empresas y las personas se apresuran a gastar la moneda antes de que su valor disminuya aún más. La velocidad de la moneda aumenta, las personas acumulan activos duros, rechazan unidades monetarias fiduciarias sin respaldo y prefieren comerciar con monedas estables.
    Las tasas de interés y los pagos de intereses sobre la deuda pública aumentan. Vender bonos es difícil y el banco central puede convertirse en el único comprador. Mire la proporción de pagos de intereses a los gastos totales del gobierno.
    La relación entre la deuda total y el PIB aumenta. La relación entre los pagos de intereses y los gastos totales del gobierno aumenta.
    Un punto de inflexión ocurre. Ese punto es difícil de predecir porque la emoción, la cultura y las expectativas son influyentes.

    • Puede que los gobiernos gasten demasiado pero en el casovenezolano los empresarios no producen sus divisas (No exportan nada) y consumen el 55% de las mismas…! Sumale la caida primero de los precios del petroleo y ahora de la producción y comenzaras a comprender el tamño del problema que los unos ni los otros han tenido la “Voluntad” de enfrentar, inacapaces de dejar de lado sus intereses nuetra economia se debate en una constante hiperinflación inducida en un pais donde literalmente se regala la gasolina a mas de 3 millones de litros por 1 $ Dolar…!

  4. 24-05-18.-El economista y exministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas ofreció una entrevista a la BBC Mundo este jueves 24 de mayo donde critica el “dogmatismo estéril” y la “miopía dogmática” de la política económica en la gestión del recién reelecto presidente Nicolás Maduro.

    El profesor universitario señaló que el gobierno pisa sobre un piso “frágil” desde el triunfo el domingo en las presidenciales y alerta del daño que pueden hacer a la población las sanciones.

    Aquí la entrevista completa:

    Venezuela vive quizá su peor crisis social y económica. El gobierno plantea una explicación a ello y sus detractores, otra. ¿Hay una “guerra económica” o una crisis que es culpa del mismo poder ejecutivo?

    Tenemos frente a nosotros, en estos últimos cuatro años, el deterioro progresivo de todas las variables que hacen funcionar una economía. Es una crisis sistémica y cismática. La recesión económica, la hiperinflación, el impago de deuda externa, el derrumbe de la producción de crudo, la desnutrición están presentes. Acá no hay fenómenos o misterios que no se puedan dilucidar con los instrumentos que nos da la ciencia.

    ¿Cuál es el principal talón de Aquiles de la economía venezolana?

    Sin ninguna duda es la hiperinflación. Es inédita para los venezolanos. Es una tragedia social que el gobierno no reconozca la hiperinflación y no convoque al país nacional a superarla. Es urgente, por razones humanas y económicas, detenerla. Si el gobierno y el Banco Central de Venezuela (BCV) continúan en la omisión, la hiperinflación puede fácilmente superar al mes de diciembre, el 60.000%.

    ¿Qué provocó que Venezuela entrara en hiperinflación?

    La hiperinflación la han creado los gobiernos desde la esfera monetaria y cambiaria. En Venezuela registramos un incremento de la oferta monetaria desbordante en niveles inauditos, a tal punto que saltó de cuatro billones de bolívares en enero de 2016 a 422 billones en marzo de este año, en el momento que caen el Producto Interno Bruto, las exportaciones petroleras y la recaudación interna.

    Economistas han culpado también al exceso de dinero inorgánico.

    El BCV emite dinero desde la nada con simplemente apretar un botón de una computadora, dinero electrónico convertido en deuda multibillonaria de PDVSA con el BCV y, con ello, erróneamente, financia el gasto fiscal expandiendo el circulante.

    ¿Quién puede negar, con seriedad, que esa desproporcionada masa de dinero electrónico, convertida en demanda doméstica al ir tras mercancías o productos escasos por la recesión, el contrabando de extracción, el bachaqueo (contrabando) y la caída de las importaciones por el bloqueo financiero, traería una elevación sorprendente de los precios expresados en bolívares?

    ¿Cuál sería su receta económica para solventar esta crisis?

    Lo primero que deberá hacerse son los cálculos para estimar y acordar el anclaje cambiario; segundo, prohibir al BCV que emita dinero inorgánico electrónico; tercero, suspender el control cambiario e ir a un tipo de cambio fluctuante donde el BCV concurra como un ordenador del mercado, con despenalización total de la compra-venta de títulos y otros instrumentos financieros; cuarto, fijar las metas de inflación en correlación o ligadas con el programa de consolidación fiscal y; quinto, una política referida a las tasas de interés y manejo de deuda que puedan sostener el nuevo tipo de cambio.

    ¿Hay otras causas de la actual crisis económica?

    La ausencia o carencia de una conducción profesional de la política económica evitó ver lo que se nos venía. Las respuestas dadas por el Estado continúan en el mismo error, en el terreno de decisiones administrativas punitivas. Pensar que puedes corregir la grave distorsión de precios relativos con miles de fiscales en las calles, cerrando establecimientos y privando de libertad a empresarios o comerciantes no sólo es ineficaz y absurdo, se volvió contraproducente. Generó más desabastecimiento y especulación.

    ¿La política cambiaria favoreció la crisis?

    La política cambiaria adelantada por este gobierno fue el detonante mayor. Al no corregirse a tiempo el gigantesco diferencial cambiario de hasta tres precios oficiales del dólar, se destruyó la conformación de estructuras de costos en la industria, agroindustria y el comercio importador. Al agudizarse la inflación desde 2015 reclamamos que se hiciera una corrección o simplificación cambiaria para detener la corrupción entorno al dólar oficial más barato y evitar la apreciación del tipo de cambio que encarecía las importaciones. Esas voces no fueron escuchadas.

    ¿Y la caída de la producción petrolera?

    Que hoy produzcamos 1,5 millones de barriles diarios de petróleo es sorprendente a los ojos de cualquier venezolano. Es una consternación por decir lo mínimo. El resultado fiscal negativo de la caída de producción supera los 20 mil millones de dólares en 2017-2018.

    ¿Comparte el argumento de que las sanciones de gobiernos foráneos contra funcionarios y el Estado venezolano son causales de la crisis?

    Esas medidas tienen un origen geopolítico. Las sanciones a funcionarios públicos y empresarios privados, supuestamente corruptos, tienen un alcance personal. En cambio, el bloqueo financiero y bancario golpea la posibilidad de importación de alimentos, medicamentos, materias primas, repuestos, entre otros, así como los mecanismos de mercado para financiar la economía. Quedarnos sin bancos corresponsales en el mundo y la prohibición de compra de títulos de deuda venezolana es muy grave. Este tipo de sanciones unilaterales e injerencistas terminan afectando a los sectores más vulnerables, a los más pobres.

    ¿Qué ocurrió en la petrolera estatal PDVSA que explique esta crisis? Su expresidente, Rafael Ramírez, cree que está al borde del colapso.

    La industria fue impactada por el diferencial cambiario y la sobrevaluación que hicieron inviable el retorno de la inversión. Cayendo la producción de crudo y de refinados, con alto nivel de endeudamiento y con una nómina que superó los 145.000 empleados era evidente que sus operaciones básicas se resentirían por estrechez de flujo de caja y reducida inversión, incluso en mantenimiento

    ¿Se siente usted corresponsable de la crisis? La oposición alega que esta crisis es culpa del chavismo en general y que hubiese ocurrido incluso con Chávez vivo.

    Dejé de ser ministro de Finanzas hace más de diez años. Nunca más participé de decisiones económicas del Estado. Todas mis observaciones críticas y advertencias desde la ciencia económica fueron desatendidas, desestimadas y descalificadas con el mote de que eran planteamientos neoliberales.

    ¿Cree que el presidente Chávez hubiese tomado decisiones económicas diferentes a las actuales para salir de la crisis?

    No es posible saberlo. Sería una especulación interesada. Lo recuerdo en una llamada desde su convalecencia en Cuba, en junio de 2011, pidiéndole a la dirección de su partido que le ayudara en el tema de la “viabilidad fiscal de la revolución”. Quizás habría renovado y actualizado sus posturas frente a una crisis. Es posible.

    ¿Qué opina de la nueva reconversión monetaria decretada por el gobierno para mediados de este año? Usted condujo una hace 11 años.

    Escribí un artículo alertando sobre omisiones de esta reconversión que pudieran causar gravísimos inconvenientes de efectivo a partir del 4 de junio. Lo sensato es diferirla para el 1 de enero de 2019. Ahora, no discuto la necesidad de un ajuste en el cono monetario que corrija las distorsiones en el sistema de pagos y cómputos, pero la reconversión no tiene sentido si no se coloca adelante el objetivo de detener la devastadora hiperinflación. En menos de tres meses, requeriremos billetes de mayor denominación. Supongo que el directorio del BCV lo informó al alto gobierno.

    ¿Cómo valora la reelección del presidente Maduro y el proceso de votación del domingo, tildado de ilegítimo por los otros candidatos y por una veintena de naciones?

    En los últimos 18 años es el resultado electoral que genera un gobierno con un piso político y social muy frágil. Imposible ocultar la abstención de la mayoría venezolana. Ese es el dato histórico, por inédito.

    ¿Cree posible que haya un golpe de timón o cambios en la conducción económica bajo el liderazgo de Maduro?

    No tengo ninguna esperanza de cambios en la conducción económica equivocada hasta ahora. Como le dije, están dominados por un dogmatismo estéril, acrítico que les hizo perder la realidad. Nunca entenderán que la primera medida de política económica no es, en estricto sentido, económica; es de economía política.

    Me refiero a la urgencia de arreglar o superar el bloqueo económico y financiero de los Estados Unidos. Como es un tema para el actual liderazgo de preservación del poder a toda costa, no negociarán con el gobierno norteamericano. No habrá programa de estabilización económica y monetaria, por muy bien elaborado y pertinente que esté, que pueda tener éxito sin que antes se suspenda el pernicioso bloqueo. Tampoco su miopía dogmática les permitirá ver la urgencia de nuevos arreglos jurídicos y económicos para detener el derrumbe de PDVSA.
    Esta nota ha sido leída aproximadamente 2084 veces.
    La fuente original de este documento es:
    panorama (http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Rodrigo-Cabezas-a-la-BBC-Es-una-tragedia-social-que-gobierno-no-reconozca-la-hiperinflacion-20180524-0030.html)

  5. Esta Sra irresponsable, experta en teorías de la conspiración, lo que no dice es que el Gobierno al que ella le da línea tiene un déficit fiscal de más del 60% de pib. lo otro que no dice es la enorme creación de dinero de la nada por parte de los analfabetos del BCV, un inmenso clientelismo monetario y un gran falseo de datos y estadísticas y las que no le cuadran simplemente las suprimen, es una especie de Betty la Fea que maquillan datos para que los números le cierren. Cuando el BCV va a mostrar los datos de inflación. Es por eso que el socialismo no funciona ni en lo teórico ni en lo práctico, el sistema es un gran falseador de los precios, si no me gustan los cuadro, pero saben que, la información no se puede cuadrar a menos que sea propaganda o una fake news, eso son los precios, información. El socialismo es una farsa que el destino al que lleva a la gente es a la servidumbre y a la nomenclatura al reinado.

  6. Vistos los comentarios, reaccionando ferozmente a lo narrado e ilustrado en esta entrega, así como en la anterior de la República de Weimar, queda totalmente claro que Ud. profesora, ha acertado en el mero centro del blanco…….

  7. Profesora Pasqualina, felicitaciones por esta nueva entrega de sus tan acostumbrados e impecables análisis certeros respaldados con data dura a prueba de la fanfarronerías de las viudas del proyecto de dolarización del país, de exministros “unplugged” (en su traducción literal: desenchufados) o de estafadores de oficio que se quejan de la inestabilidad monetaria que ellos mismos han propiciado raspando cupos o a través del Bitcoin.

    Mi particular aporte respecto a nuestra situación se centra en la corresponsabilidad que tiene el Banco Central de Venezuela, al no haber actuado en consecuencia como le corresponde según sus obligaciones constitucionales derivadas del Artículo 318 de la Carta Magna, ya que por un lado permite la libre convertibilidad del Bolívar más allá de nuestras fronteras, no siendo nuestra moneda divisa de reserva global acreditada por el FMI para ser libremente convertible fuera del territorio nacional, más cuando a lo interno se encuentra en plena vigencia un necesario control de cambio, totalmente justificado porque el único que genera ingresos en divisas al país es el Estado a través de la renta petrolera, al tiempo que no conforme con ello, por otro lado dicha institución genera un diferencial cambiario al mantener un mecanismo de subastas del DICOM con precios base de hasta por debajo del 10% de lo que se cotiza en el mercado colombiano, que solo favorece a los adjudicados de las subastas y que perjudica al sector asalariado.

    Se sabe que el mercado cambiario de Cúcuta es para nada representativo, porque a lo sumo opera con el 1,5% de la liquidez monetaria, toda vez que las operaciones en esa plaza se transan en efectivo, pero al ser asumida la tasa resultante por el sector privado como referencia para reestructurar sus esquemas de fijación de costos y precios, generan un arbitraje que estimula el contrabando de extracción como mecanismo para hacerse de divisas endosándoles la carga especulativa al pueblo encareciéndonos los precios y a su vez va de la mano con la precarizción de los salarios.

    Sobre el particular, mi propuesta sigue siendo la de mantener el Control de Cambio sobre la renta petrolera y las Reservas Internacionales, pero aperturando casas de cambio en el país exclusivamente para que el sector privado intercambie divisas entre sí, que opere con mecanismos de subasta en el que se iguale hacia arriba la tasa cambiaria oficial con la tasa más alta del mercado, esto para que en función a ello se indexen todas las escalas salariales que rigen en el país, de esta manera, de ipsofacto, se revierte la tendencia alsista sobre la depreciación manipulada del Bolívar en Colombia, al menos como parámetro de referencia por parte del sector privado para estafar al pueblo.

    Sin más por los momentos.

    Saludos.

    • ya el problema no es dolar today, el problema es el Bitcoin, que tonteria uno tiene que leer de cada uno que se creen economistan, cuando la verdad es que son unos analfabetas financieros.

      • No, mi pana; solo soy ingeniero y como tal solo me permito compartir lo poco que he aprendido en espacios donde merece la pena opinar y más cuando me siento tan maravillado por la calidad de los análisis estocásticos que hace la Profesora Pasqualina para desmontar la piratería del marketing publicitario antigobierno, que se empeña en querer darle credibilidad a falsas matrices que ni siquiera bajo las más recalcitrantes teorías encuentran sustento. De todas maneras, ya que dice saber tanto de finanzas, me gustaría que compartiera sus recomendaciones con los que sabemos menos que usted. Ahh, la indexación de los salarios a la inflación no la estoy inventando yo, ni tampoco surgió del comunismo y si le interesa entenderla para luego cuestionarla, le sugiero que primero investigue sobre la Teoría de Juegos desarrollada por la mente brillante del PhD, Premio Nóbel en Economía John Forbes Nash y su famoso Dilema del Prisionero, a quien por cierto resulta curioso la manera como después de tan interesante aporte al conocimiento se le haya manifestado una extraña patología mental con alto grado de paranoia, que en nada pareciera casual; pero como Ud. es un conspirofóbico nivel extremo, desestime esto último que acabo de comentar.

        Ahh, le advierto que con la indexación de salarios a la inflación se les acaba la grasita a los que parasitan en la economía a través de maniobras especulativas que se sirven del diferencial cambiario para seguir estafando al país con el Bitcoin, captando las remesas y revendiéndolas al mejor postor, ya que ahora si se cumpliría esa máxima del monetarismo que ustedes tanto pregonan, que dice que “la divisa vale lo que el comprador esté dispuesto a pagar por ella”. Vamos a ver si al obligar al sistema a pagar sueldos indexados encontraremos a alguien con tantas ganas de que siga subiendo el dólar paralelo.

        Hasta la vista.

        • Usted tiene un problema de raíz en su análisis y ese es que no le gusta la libertad, prefiere a un estado que tome decisiones por usted, que lo alimente, que lo vista, que lo dirija. Lo que debe entender es que los seré humanos somos colaboracionistas, no colectivistas, podemos colaborar entre nosotros, pero en libertad, uno puede hacer intercambios libres si las partes que lo hacen sienten que están ganando, con una pistola en la cabeza nadie colabora, o amenaza o se arrodilla, está más que demostrado y no son necesarias teorías sino empíricamente que la libertad da resultados, no hay que inventar teorías para saber que hay leyes fundamentales en economía, así como las hay en la física, y sabe porque? porque existe un consenso y dichas teorías, por ejemplo la teoría de newton de la gravedad, funciona y sirvió por muchos años, pero tenía ciertas deficiencias, llego Einstein y presento su ley de la gravedad que es la que explica y comprueba cómo funciona, por eso la ley de newton dejo de enseñarse? lo que quiero decir que los consensos generalizados se convierten en verdades hasta que otro consenso lo puede suplantar y lamentablemente para su teoría socialista no hay consenso ósea no han inventado el Ala que logre vencer la gravedad, y cada dia en Venezuela da una evidencia de esto, y cuando lo han querido imponer mandaron a millones a la tumba, el estado es una forma de represión, con sus impuesto, con su monopolio de la violencia, con sus controles de precio, de cambio, es una estupidez que empíricamente está demostrado que no da resultados. Hay que hacer pasar en las carnes de los Venezolanos teorías que no tienen consenso?, que mandan a las mayorías a la servidumbre en beneficio del 1% que controla Miraflores? eso no es lo que hace el neoliberalismo que tanto critican? en este país lo que se necesita el la libertad y la disminución de un estado paternalista y clientelar que destruyo la creencia en el trabajo en una forma de progreso.

          Con respecto a lo del Bitcoin, el gobierno no es quien está promoviendo las cryptos, ósea que ellos también son unos estafadores? si no le gusta, no pasa nada, haga como que no existe, pero si una persona los quiere tener, es porque algún valor le ven, para el que entiende de Matemáticas y de tecnología el BTC tiene un valor que tiende a infinito, no es un tema de dinero, es un tema de privacidad, de ruptura de la censura de los gobiernos, es un tema de no tener que confiar por imposición, sino en la verdad matemática y en la tecnología que subyace en él y usted que dice ser ingeniero debería de entenderlo, evidentemente no lo entiende, pero además, como decía Mises el valor de las cosas es subjetivo, si para usted un Bolívar Soberano vale más que un BTC lo admiro es una apuesta arriesgada para el ahorro. y lo de indexar los salarios a los precios es un sin sentido, porque tengas más Bolívares evidentemente no eres más millonario ni vas a poder comprar más, ya que el aumento de los precios seria aún mayor. Le recomiendo leer Camino a la Servidumbre de Hayeck, o socialismo de Mises

  8. La Sra. Curcio no entiende las herramientas estadísticas que usa, imputa a escuelas de economía ideas que no comparten y confunde una reconversión monetaria con una contracción de la cantidad de dinero.

    Ella también manipula los datos que usa. Su fuente para el tipo de cambio en el mercado ilegal y en el oficial es Laure Joseph, Batres de Bonilla R. (collab.) (1991). Nicaragua: el colapso de los salarios mínimos. Pero en cuanto ella calcula correctamente en la base de su fuente la variación de la tasa de cambio oficial para todos los años y la tasa de cambio negro hasta 1987, los valores de la última para los años 1988 a 1991 son falsos. La muy alta “depreciación” para 1988 de 20868% ella solamente consigue porque usa la tasa de cambio negro de 1989 para 1988. Las tasas de cambio negro de los años 1989 a 1991 ella inventa libremente. De acuerdo con la fuente los valores correctos de la variación de la tasa de cambio negro de 1988 a 1991 son: 254,84%, 5809,09%, 7130,77%, 4793,62%. (Y no 20868%, 1438%, 9900%, 300%.)

    Corrigiendo la variación de la base monetaria para 1988 de -89% a los correctos 11316,15% y las variaciones de la tasa de cambio negro de los años 1988-1991 destruye gran parte del argumento de la profesora. Todas los gráficos excepto del primero se tienen que cambiar. Con los valores correctos o los valores de la fuente dan una mensaje totalmente distinta.

    Solo dos ejemplos. El gráfico que compara la inflación con la variación del cambio negro da muy poco apoyo a la idea que la última es la causa de la primera:

    https://image.ibb.co/cOmrfo/cambio.png

    El gráfico con la variación de la base monetaria y la inflación muestra muy claro que el año con el mayor aumento de la base monetaria era el año con la mayor inflación y también el año con el segundo mayor aumento de la base monetaria era el año con la segunda mayor inflación:

    https://image.ibb.co/eA12mT/cuantidad.png

  9. La Sra. Curcio no entiende las herramientas estadísticas que usa, imputa a escuelas de economía ideas que no comparten y confunde una reconversión monetaria con una contracción de la cantidad de dinero. Ella también manipula los datos que usa. Su fuente para el tipo de cambio en el mercado ilegal y en el oficial es Laure Joseph, Batres de Bonilla R. (collab.) (1991). Nicaragua: el colapso de los salarios mínimos. Pero en cuanto ella calcula correctamente en la base de su fuente la variación de la tasa de cambio oficial para todos los años y la tasa de cambio negro hasta 1987 los valores de la última para los años 1988 a 1991 son falsos. La muy alta “depreciación” para 1988 de 20868% ella solamente consigue porque usa la tasa de cambio negro de 1989 para 1988. Las tasas de cambio negro de los años 1989 a 1991 ella inventa libremente. De acuerdo con la fuente los valores correctos de la variación de la tasa de cambio negro de 1988 a 1991 son: 254,84%, 5809,09%, 7130,77%, 4793,62%. (Y no 20868%, 1438%, 9900%, 300%.)

    Corrigiendo la variación de la base monetaria para 1988 de -89% a los correctos 11316,15% y las variaciones de la tasa de cambio negro de los años 1988-1991 destruye gran parte del argumento de la profesora. Todas los gráficos excepto del primero se tienen que cambiar. Con los valores correctos o los da la fuente dan una mensaje totalmente distinta.

    Solo dos ejemplos. El gráfico que compara la inflación con la variación del cambio negro da muy poco apoyo a la idea que la última es la causa de la primera:

    https://image.ibb.co/cOmrfo/cambio.png

    El gráfico con la variación de la base monetaria y la inflación muestra muy claro que el año con el mayor aumento de la base monetaria era el año con la mayor inflación y también el año con el segundo mayor aumento de la base monetaria era el año con la segunda mayor inflación:

    https://image.ibb.co/eA12mT/cuantidad.png

    • Creo que tiene que leerse los trabajos anteriores que ha realizado la Dra. Cursio Cursio… Ahhh!!!! y repasar un poco las teoias economicas, sobre todo la MONETARISTA. El trabajo ACADÉMICO realizado por la Dra. Cursio es impecable!!!!!! Los deja sin argumentos

  10. mientras tanto sigamos llevando del bult o hasta que maduro si acaso, pueda corregir esto. esta es la ultima oportunidad de que se reivindique . pasara como siempre la gente aunque revolucionaria y todo querra al anriguo estado de cosas , esto lamentablemente sucedera por seguir improvisando economicamente y no de una vez por todas no ataque la causa de raiz

  11. Estos pseudo-economistas neoliberales que comenta estupideces no pueden hacer nada para refutar los argumentos de Pasqualina Curcio. Señora siga adelante, que esos neoliberales sigan creyendo que la culpa es de Maduro y no de los especuladores Dolar Today y los cambistas de la casa de cambios.
    Los precios son manipulados por los especuladores de Dolar Today con la casas de cambios que hay en la frontera de cucuta en Colombia que desvaloriza el bolívar ante el dólar poniendo, los comerciantes que son participes de la guerra económica y financiera fijan esos precios irreales en los alimentos creando así una inflación inducida, toda una guerra económica bien planificada desde Washington. Si Dolar Today dice que esto, entonces los comerciantes lo ponen a ese precio y le suba el precio que ponen Dolar Today para que estos comerciantes ganen la diferencia. No hay que ser un genio para darse cuenta de que EE.UU. busca destruir la economía venezolana, pero no lo ha podido hacer en 5 años y no lo podrán lograr. Ahora les dejo para que se enteren quien es el verdadero responsable generador de la pobreza, miseria y hambre en el mundo. Es nada más y nada menos que el capitalismo.

    ¿Por qué el capitalismo es el genocida más respetado del mundo? (¿Quién es el más grande terrorista y genocida de la historia de la humanidad? ¡Si! Lo adivinaste. Es el capitalismo. La caída del sistema capitalista es inminente).

    – En el capitalismo se han dado guerras entre intereses de países imperialistas, guerras por dominio territorial o por poder político, económico y social, guerras por ideologías, por conflictos internos y externos, hasta se han dado desastres naturales, hambrunas, terrorismo y guerras civiles inducidos por el capitalismo.

    Imperio británico, francés, español, portugués (Los economistas como Ludwig von Mises, Friedrich Hayek, Milton Friedman, Murray Rothbard, y otros murieron como Adam Smith, Thomas Malthus, David Ricardo, Jean-Baptiste Say sin conocer la cosecha real de su fracaso).

    – El imperialismo es el acto de la clase dominante de la nación que fuerza su control sobre otras naciones débiles por intereses políticos y económicos. Esto se hace para obtener el control de los mercados, los recursos naturales y los mercados laborales con fines de lucro. Estas cosas se gastan según la necesidad, pero para el beneficio de un pequeño número de individuos. Se entiende clase dominante a la oligarquía ya sea monárquica o no que gobierna en favor de los intereses de ellos. Tendencia de una potencia económica a extender su dominio sobre otros países o estados por medio de la fuerza o por influjos económicos y políticos abusivos.

    – Enorme genocidio de nativos americanos del continente de América hecho por los europeos (Inicios del siglo XVI hasta inicio del siglo XX) — 114,000,000

    – Comercio y explotación de Esclavos Africanos por países europeos (Finales del siglo XV hasta inicio del siglo XX) — 150,000,000

    – Muertes en total: 264,000,000

    Imperialismo estadounidense (Decían antiguamente la propaganda anti-comunista de EE.UU. en la guerra fría que la “amenaza” mundial era la URSS. Y ahora para el imperio de EE.UU. la “amenaza” es Rusia, Corea del Norte, Irán, Siria, Venezuela países que son anti-imperialistas y con muchos recursos naturales).

    – Huracán Katrina (construcción defectuosa y deliberada) — 1,836

    – Intervención de la OTAN en Libia (2011) — 15,000

    – Intervención USA en el Congo — 4,000,000

    – Tamiles muertos por USA al apoyar al Gobernador de Sri Lanka (1983-2009) — 30,000

    – Bombardeo masivo y criminal de USA en Yugoslavia (1999) — 300,000

    – Guerra Revolucionaria de USA (1775-1783) — 117,017 (Pero si Rusia se deshace de un monarca déspota y tirano está mal, ¿no?)

    – Guerra hispano-estadounidense (1898) — 100,000

    – Irak (USA vende gas venenoso a Sadam Husein) — 400,000

    – Invasión de las Filipinas (1941-1942) — 650,000

    – Hambruna provocada por USA en Bangladesh (1974) — 100,000

    – Guerra del Golfo (1990-1991) — 500,000

    – Guerra Civil Guatemalteca (1960-1996) — 200,000

    – Guerra Civil USA o Guerra de Secesión (1861-1865) — 700,000

    – Apoyo de USA al dictador indonesio. El General Suharto (Dictador Anticomunista) — 1,300,000

    – Sanciones impuestas por USA a Irak — 1,000,000

    – Guerra filipino-estadounidense (1898-1908) — 3,000,000

    – Guerra anglo-estadounidense (1812) — 20,000

    – Afganistán (Guerra contra el Terrorismo) — 1,200,000

    – Irak (Guerra contra el Terrorismo) — 1,300,000

    – Agresión, invasión y muertes generadas por USA en América Latina (1776-2017) — 6,000,000

    – Campos de concentración de EE.UU. para alemanes durante la 1ra Guerra Mundial entre los años (1917-1919) y la 2da Guerra Mundial (1939-1946) — 1,000,000

    – Guerra del Vietnam, esto incluye a Camboya y Laos (1955-1975) * — 6,000,000

    – USA Bombardea el abastecimiento de Agua en Irak (1991) — 500,000

    – Guerra Coreana (1950-1953) * — 4,000,000

    – * Ambas guerras tan como como la guerra de Corea y la de Vietnam causadas por USA

    – Muertes en total: 32,433,853

    Imperio japonés (La II Guerra sino-japonesa fue un conflicto militar entre la República de China y el Imperio de Japón. La República de China fue controlado por el partido nacionalista chino Kuomintang, fundado por Sun Yat-sen, y que consiguió establecer una república unificada en 1927 bajo el mando de Chiang Kai-shek, con capital en Nanking).

    – Conquistas hechas por el Imperio de Japón (1894-1945) — 17,500,000

    – Invasión japonesa de Manchuria (1931-1932) — 1,100,000

    – Masacre de Nankín (1937-1938) — 300,000

    – Massacre Sook Ching en Singapur (1942) — 100,000

    – Masacre Japonesa en Indonesia (1945-1949) — 100,000

    – Bombardeo de Chongqing donde Japón bombardea China (1938-1943) — 71,105

    – Ocupación Japonesa del Timor Oriental (1942-1943) — 70,000

    – Primera guerra sino-japonesa (1894-1895) — 51,999

    – Segunda guerra sino-japonesa (1937-1945) — 23,230,000

    – Democidios japoneses — 5,964,000

    – Masacre de Japón hacia China mediante la “Política de los Tres Todos” que significa: Matar todo, saquear todo, destruir todo (1942-1945) — 2,700,000

    – Masacre de Changjiao en China (1943) — 30,000

    – Ocupación japonesa de las Indias Orientales Holandesas (1944-1945) — 2,400,000

    – Masacre de Manila en Filipinas (1945) — 100,000

    – Muertes en total: 53,717,104*

    Imperio británico (Comprendió los dominios, colonias, protectorados y otros territorios gobernados o administrados por el Reino Unido entre los siglos XVI y XX, hasta el año 1949. Este país es la cuna del capitalismo industrial y tuvo como la 4ta parte de la tierra bajo su dominio, la famosa hambruna de Bengala es gracias a Winston Churchill).

    – Gran Hambruna de Bengala (1769-1770) — 10,000,000

    – Hambruna de Chalisa (1783-1784) — 11,000,000

    – Hambruna de Doji Bara (1791-1792) — 11,000,000

    – Hambruna de Agra (1837-1838) — 800,000

    – Hambruna Irlandesa de la Patata (1845-1849) — 2,500,000

    – Hambruna de superior Doab (1860-1861) — 2,000,000

    – Hambruna de Orissa (1865-1867) — 1,000,000

    – Hambruna de Rajputana (1868-1870) — 1,500,000

    – La gran hambruna del sur de la India (1876-1878) — 5,500,000

    – Hambruna de la India (1896-1902) — 6,000,000

    – Primera Guerra Bóer (1880-1881) — 449

    – Segunda Guerra Bóer (1899-1902) — 100,000

    – Hambruna en Bengala (1943) — 4,000,000

    – Muertes en total: 55,400,449

    Otros eventos en regímenes capitalistas (El fascismo es ignorancia, es muerte, es capitalismo en decadencia. Estar contra el fascismo sin estar contra el capitalismo, rebelarse contra la barbarie que nace de la barbarie, equivale a reclamar una parte del ternero y oponerse a sacrificarlo).

    – Guerras Apaches en México (1600-1915) — 90,000

    – Rebelión de Túpac Amaru II contra el Imperio Español (1780-1784) — 100,000 a 200,000

    – Indias Orientales Holandesas (1800-1949) — 25,000

    – Guerras Napoleónicas (1803-1815) — 4,127,000 a 7,203,000

    – Independencia de México (1810-1821) — 250,000 a 500,000

    – Guerra de la Independencia de Chile (1813-1826) — 30,000

    – Primer Imperio Mexicano (1821-1824) — 2,000

    – Intentos de reconquista de España (1821-1829) — 5,000

    – Guerras civiles en Venezuela (1830-1903) — 1,000,000

    – Guerra de Texas (1835-1836) — 3,200

    – La Primera Guerra del opio se dio con Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda contra el Imperio Chino (1839-1842) — 20,000

    – Guerra de California (1846) — 5,000

    – Intervención estadounidense (1846-1848) — 25,000

    – Rebelión maya en Yucatán (1847-1915) — 300,000

    – La Segunda Guerra del opio (1856-1860) y en eso se les unió el Imperio ruso y el Segundo Imperio francés contra el Imperio Chino — 15,000,000 a 60,000,000

    – Rebelión Taiping (1851-1864) — 20,000,000 a 30,000,000

    – Guerra de Reforma (1857-1861) — 8,000

    – Guerra Federal (1859-1863) — 100,000 a 150,000

    – Pacificación de la Araucanía (1861-1883) y Conquista del Desierto (1878-1879) — 24,000 a 150,000

    – Segunda Intervención Francesa en México (1862-1867) — 63,000

    – Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) — 440,000

    – Guerra de Independencia de Mozambique (1964-1974) — 63,500

    – Crímenes cometidos durante el Estado Libre del Congo bajo el régimen de Leopoldo II de Bélgica (1865-1908) — 15,000,000

    – Guerra de los Diez Años (1868-1878) — 200,000

    – Masacre de la Comuna de Paris (1871) — 20,000

    – Guerra del Pacífico (1879-1883) — 14,000

    – Guerra Civil Chilena (1891) — 4000 a 10,000

    – Brote de cólera de Hamburgo (1892) — 10,000

    – Guerra de Canudos (1893-1897) — 30,000

    – Guerra de Independencia cubana (1895-1898) — 300,000

    – Revolución Filipina (1896-1898) — 220,000

    – Madagascar Francés (1897-1958) — 80,000

    – Guerra civil griega (1946-1950) — 50,000

    – Guerra de los Mil Días (1899-1902) — 120,000

    – Rusia Feudal (En la era del Zar Nicolás II) — 1,066,000

    – Levantamiento de los bóxers contra Rusia, Gran Bretaña, Francia, Japón, Estados Unidos contra los rebeldes (1900-1901) — 41,978

    – Guerra ruso-japonesa (1904-1905) — 112,254 a 145,605

    – Genocidio herero y namaqua por tropas alemanas (1904-1908) — 110,000

    – Colonización Belga del Congo (1908-1960) — 1,000,000

    – Niños y Adultos de USA durante la Revolución Industrial (siglo XIX) — 100,000

    – Revolución Mexicana (1910-1920) — 3,500,000

    – Revolución de Xinhai (1911-1912) — 3,500,000

    – Genocidio albanés (1912-1913) — 270,000

    – Genocidio griego (1912-1913) — 500,000 a 900,000

    – Primera Guerra Mundial (1914-1918) — 17,000,000 a 31,000,000

    – Genocidio asirio (años 1890, 1914-1918, 1922-1925) — 270,000 a 750,000

    – Genocidio armenio (1915-1923) — 850,000 a 1,800,000

    – Guerra Civil Rusa (1917-1922) — 9,739,000 a 12,039,000

    – Guerra polaco-soviética (1919-1921) — 108,000

    – Guerra greco-turca (1919-1922) — 45,000

    – Cristiada (1926-1929) — 250,000

    – Primera Guerra Civil China (1928-1936) — 2,000,000

    – Régimen del nacionalista Chiang Kai Shek en China (1927-1937) — 7,000,000

    – La Gran Depresión solo en EE.UU. (1929-1941) — 12,000,000

    – Hambruna de Ucrania de (1932-1933), esta hambruna fue hecha por kulaks (terratenientes) que destruyeron cantidades masivas de cultivos para protestar contra la colectivización que proponia Stalin con el fin de lograr la industrialización en la Unión Soviética, la propaganda anti-comunista culpa a Stalin de esto cuando en realidad es producto del sabotaje de los kulaks: 1,800,000

    – Guerra del Chaco (1932-1935) — 100,000

    – Segunda guerra ítalo-etíope (1935-1936) — 1,600,000

    – Guerra civil española (1936-1939) — 500,000 a 1,000,000

    – Segunda Guerra Mundial (1939-1945) — 60,000,000 a 83,000,000

    – Régimen fascista y dictatorial de Francisco Franco en España (1939-1975) — 300,000

    – Holocausto Nazi del dictador fascista Adolf Hitler (1939-1945) — 12,000,000 a 15,000,000

    – Colaboración y genocidio por los Chetnik durante la II GM (1941-1945) — 100,000

    – Construcción de la vía del Ferrocarril Burma-Siam (1942-1958) — 116,000

    – Segunda guerra civil china (1945-1949) — 1,200,000

    – Guerra de Indochina (1946-1954) — 1,750,000

    – Masacre del 28 de febrero en Taiwan (1947) — 30,000

    – Guerra indo-pakistaní (1947-1948) — 1,500,000

    – Políticas capitalistas y criminales en la India (1947-1990) — 120,000,000

    – Palestinos asesinados por el régimen de Israel (1947-2017) — 1,052,076

    – La Violencia (1948-1953) — 300,000

    – Apartheid Sudafricano, donde predomino la segregación racial y el racismo (1948-1992) — 3,500,000

    – Rebelión Mau Mau (1952-1959) — 38,000

    – Guerra de Independencia de Argelia (1954-1962) — 1,200,000

    – Primera Guerra civil Sudanesa (1955-1972) — 500,000

    – Crisis del Congo (1960-1965) — 100,000

    – Conflicto armado interno en Colombia (1960-2017) — 260,000

    – Guerra de la Independencia de Angola (1961-1974) — 52,000

    – Guerra de la Independencia Eritrea (1961-1991)— 730,000

    – Guerra civil de Rodesia (1964-1979) — 30,000

    – Purga y genocidio anti-comunista en Indonesia (1965-1966) — 2,000,000

    – Guerra civil Nigeriana (1967-1970) — 545,000 a 3,100,000

    – Guerra indo-pakistaní (1971) — 3,000,000

    – Guerra civil Etíope (1974-1991) — 1,000,000

    – Guerra del Sáhara Occidental (1975-1991) — 10,000 a 15,000

    – Guerra en Timor Oriental (1975-2002) — 200,000

    – Guerra civil Angoleña (1975-2002) — 500,000 a 1,500,000

    – Jemeres Rojos (Falsos comunistas apoyados por la CIA para luchar contra los Vietnamitas, fueron ultranacionalistas pequeño burgués, simples oportunistas usados por EE.UU. y vencidos por los vietnamitas) las muertes del Pol Pot son por lo general de la burguesía Camboyana y son — 75,000 a 150,000 y hay que agregarle los bombardeos de EE.UU. a Camboya que son muy superiores a los de la IIGM y se llega a la cifra de 2,000,000 a 3,000,000

    – Guerra Civil Mozambiqueña (1977-1992) — 900,000 a 1,000,000

    – Guerra civil de Angola (1975 – 2002) — 500,000 a 1,500,000

    – Guerra Civil Afgana (1978-2017) — 6,423,530

    – Guerras Civiles de Uganda (1979-2017) — 500,000

    – Guerra civil de El Salvador (1980-1992) — 75,000 a 85,000

    – Conflicto armado interno en el Perú (1980-2000) — 40,000 a 70,000

    – Guerra Irán-Irak (1980-1988) — 1,000,000

    – Guerra de las Malvinas (1982) — 642

    – Segunda Guerra Civil Sudanesa (1983-2005) — 1,900,000 a 2,000,000

    – Desastre de la Unión Carbide Bhopal (1984) — 15,000

    – Guerra civil de Somalia (1988-2017) — 300,000 a 1,000,000

    – Guerras civiles de Liberia (1989-2003) — 250,000

    – Guerra civil Somalí (1991-1999) — 700,000

    – Guerra civil de Sierra Leona (1991-2002) — 80,000 a 200,000

    – Capitalismo en la Rusia Post-Soviética (1992-2001) — 3,100,000

    – Genocidio de Ruanda (1994) — 1,000,000

    – Primera Guerra del Congo (1996-1997) — 200,000

    – Guerra civil de la República del Congo (1997-2002) — 10,000

    – Guerra entre Etiopía y Eritrea (1998-2000) — 53,000 a 300,000

    – Segunda Guerra del Congo (1998-2005) — 5,400,000

    – Muertes en el régimen de George W. Bush y Barack Obama en el medio oriente (2001-2016) — 4,000,000

    – Conflicto en Irak, Invasión Norteamericana y posterior Guerra Civil (2003-2011) — 2,000,000

    – Guerra Civil en Costa de Marfil (2002-2007) — 400,000

    – Conflicto de Darfur (2003-2017) — 450,000

    – Guerra contra el narcotráfico en México (2006-2017) — 178,375

    – Muertes infantiles causadas por la hambruna en Somalia (2011) — 29,000

    – Guerra Civil Siria iniciada por USA y sus mercenarios el ISIS (2011-2017) — 500,000

    – Guerra en el Donbáss o en el este de Ucrania (2014-2017) — 50,000

    – Muertes en total (Cifra mínima): 365,258,555

    – Muertes en total (Cifra máxima): 475,396,906

    Otros desastres del capitalismo (Esto no sucedería si hubiera un sistema sanitario universal y gratuito en el mundo como lo hubo en la Unión Soviética que fue el primer país socialista en implementar el sistema sanitario universal y gratuito, por lo tanto, la expectativa de vida de los soviéticos se expandió más).

    – Muertes por cáncer de estómago al año — 781,366

    – Muertes por cáncer colorrectal al año — 802,437

    – Muertes por suicidio al año — 817,068

    – Muertes por cáncer de hígado al año — 817,654

    – Muertes por enfermedades ligadas al agua este año — 842,240

    – Muertes por diabetes mellitus al año — 1,644,088

    – Muertes por cardiopatía hipertensiva al año — 976,854

    – Muertes causadas por malaria este año — 1,000,000

    – Muertes causadas por alcohol este año — 2,500,000

    – Muertes por complicaciones del nacimiento prematuro al año — 1,097,424

    – Muertes por infección del tracto respiratorio inferior al año — 3,308,661

    – Muertes por enfermedades renales al año — 1,171,172

    – Muertes por cirrosis hepática al año — 1,205,118

    – Muertes por accidentes de tránsito este año — 1,391,827

    – Muertes por enfermedades diarreicas al año — 1,439,821

    – Muertes por tuberculosis al año — 1,424,019

    – Muertes causadas por HIV/SIDA este año — 1,100,000

    – Muertes por enfermedad de Alzheimer y otras demencias al año — 1,599,021

    – Muertes por tráquea, bronquios, cánceres de pulmón al año — 1,757,050

    – Muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica al año — 3,287,591

    – Muertes causadas por enfermedades transmisibles cada año — 13,000,000

    – Muertes causadas por el cigarro cada año — 5,000,000

    – Niños muertos por hambre 2009 — 5,256,000

    – Niños muertos por el hambre en 2010 — 6,000,000

    – Muertes por accidente cerebrovascular isquémico y/o Hemorragia intracraneal al año — 6,471,580

    – Muertes causadas por cáncer este año — 8,215,000

    – Muertes por enfermedad de la arteria coronaria al año — 9,079,649

    – Abortos en este año — 44,676,000

    – Suicidios (1960-2017) — 46,572,876

    – Muertes relacionadas con el alcohol en el mundo (1960-2017) — 142,500,000

    – Niños muertos por enfermedades evitables desde 9/11/01 — 208,000,000

    – Muertes relacionadas con el cáncer en el mundo (1991-2017) — 221,000,000

    – Muertes relacionadas con el tabaco en el mundo (1960-2017) — 347,000,000

    – Niños muertos por el hambre (1960-2017) — 446,500,000

    – Muertes causadas por enfermedades transmisibles (1981-2017) — 468,000,000

    – Madres muertas durante el parto este año — 350,000

    – Muertes por asfixia de nacimiento y trauma de nacimiento al año — 716,985

    – Muertes en total: 2,007,301,501

    Imperio británico, francés, español, portugués: 264,000,000

    Imperialismo estadounidense: 32,433,853

    Imperio japonés: 53,717,104

    Imperio británico: 55,400,449

    Otros eventos en regímenes capitalistas: 365,258,555 a 475,396,906

    Otros desastres del capitalismo: 2,007,301,501

    Muertes totales generados por el capitalismo y su antecesor el feudalismo: 2,778,111,462 o 2,888,249,813

    Fuentes:

    Para la gente que dice que no existe la “luchas de clases” y que eso del “imperialismo” y las muertes que se han dado en países capitalistas y antecesores al capitalismo industrial, es una completa “mentira”. Y bueno ya puse en evidencia de que es totalmente falso.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Guerras_por_n%C3%BAmero_de_muertos

    Cantidad de muertos por enfermedades evitables.

    http://countrymeters.info/en/World#death_clock

    El libro negro del capitalismo que habla de los famosos 1600 millones de muertos generados por el capitalismo y fue publicado hace 20 años, en 1998. Claro que obviamente se ha incrementado porque se ha agregado cantidad de muertos por enfermedades evitables, esto es parte del genocidio sistemático del capitalismo hacia la población mundial que busca reducirlo. Es muy curioso que existiendo tanta tecnología avanzada hoy en día como para curar cualquier tipo de enfermedad la gente se muera por no tener dinero para comprar medicinas. Más gente muere provocada por el desgate laboral o lo que llamamos como explotación laboral de este sistema capitalista y ni que decir de los alimentos basura que solo contaminan el cuerpo y la mente de la gente.

    https://www.dropbox.com/s/4kxbqd4qylwvy5j/libro%20negro%20del%20capitalismo.pdf

    ETAPAS DE LA GLOBALIZACIÓN
    La globalización no surgió solamente en el siglo XX si no desde que ha evolucionada el sistema capitalista. Por todo esto el geografo Ricardo Méndez distingue cuatro etapas de la expansión en la economía.

    1. Capitalismo mercantil (siglo XVI a XVII):
    El paso desde el feudalismo al capitalismo mercantil en la edad Moderna donde el centro de poder económico y geopolítico era el Norte de Italia.

    2. Capitalismo Industrial (siglo XIX):
    El capitalismo industrial provoco el desplazamiento , de los centros de poder hasta Londres y alcanzo su apogeo en la segunda mitad del siglo XIX.

    3. Capitalismo Monopolista o Fordista (siglo XX):
    Este periodo se caracterizó por la desconexión de Rusia donde se produjo la Revolución de 1917 de la Inspiración marxista.

    4. Capitalismo global (siglo XXI):
    Cuando el modelo monopolista entro en crisis fue sustituido por las reformas neoliberales y gracias al desarrollo de nuevas tecnologías perduro hasta hoy.

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. Hiperinflación: Arma Imperial (II). Nicaragua, 1988 | Blog de Martorano en Wordpress.
  2. HIPERINFLACIÓN: ARMA IMPERIAL (II). NICARAGUA, 1988. Pascualina Curcio – Pensamiento Crítico XXI

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*