La Ley de Espera y Quita en el siglo XXI

El 5 de mayo de 1841, el Congreso de la entonces República Oligárquica presidida por José Antonio Páez en su alianza con los “mercachifles y canastilleros con ínfulas” (Laureano Vallenilla Lanz dixit) que entre otras cosas acabó con La Gran Colombia, aprobó una ley tristemente celebre en la historia venezolana: la de Espera y Quita.

La ley de Espera y Quita, en realidad, era una modificación de la ultraliberal Ley de Libertad de Contratos aprobada por ese mismo Congreso en 1834. Siendo que la primera venía, supuestamente, a regular las draconianas condiciones a los cuales los usureros prestamistas sometían a los deudores.

Se le conoce como Ley de Espera y Quita porque justo regulaba lo concerniente al procedimiento “prestar, esperar y quitar”, que era lo que hacían los usureros: ante una población empobrecida por el costo de la guerra y la rapiña de los comerciantes criollos y foráneos, prestaban dinero a altas tasas de interés, prestamos que, en su mayoría, no podían ser pagados, por lo cual después de “prestar” solo se sentaban a “esperar” la “quita” de propiedades (tierras, casas, etc.) mediante los embargos que necesariamente acaecían ante la mora.

Para no entrar en detalles históricos muy importantes pero largos de contar, tomemos en cuenta solo lo siguiente: tanto la ley de libertad de contratos de 1834, como la de espera y quita de 1841, son en buena medida las culpables de cinco grandes males de la economía nacional y del país en cuanto tal: en primer lugar, favorecieron el latifundio y la concentración de tierras en pocas manos; segundo, desestimularon la agricultura, pues el latifundio y la concentración propició el ocio de la tierra; tercero, ahondaron aún más pobreza y el éxodo campesino; cuarto, impulsaron la violencia social y política, siendo que todas las guerras civiles que se desataron desde entonces –incluyendo la sangrienta Guerra Federal- estuvieron  motivadas por los conflictos por tenencia de la tierra; y quinto, estimularon el desarrollo atrofiado de una burguesía mercanchifle, usurera e improductiva, que es de hecho el germen de la actual.

Todo esto viene a cuento a propósito de la célebre intervención de Arístides Maza Tirado, presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, solicitando al presidente de la República el aumento de las tasas de interés pues, de otra manera, “el negocio de la banca no es rentable”

En primer lugar es poco menos que increíble que Maza Tirado (un economista egresado de la UCV, militante de la izquierda en sus años mozos –estuvo en el MIR- pero después convertido en banquero –preside desde 1982 el Banco Caroní- y que hasta presidente de CONSECOMERCIO fue en la época de Lusinchi y Recadi), sostenga que el negocio de la banca en Venezuela no es rentable. Y decimos que es increíble no porque él lo diga, sino porque nada menos que el FMI dice todo lo contrario.

En efecto, si tomamos como válida la base de datos del FMI, en los dos indicadores básicos para la medición de la rentabilidad de las instituciones financieras: el ROA (Return on Assts o Rentabilidad sobre el Activo), que mide la capacidad de los activos del banco para generar beneficios, y el ROE (Return on Equity o Rentabilidad sobre Patrimonio Neto) que mide los rendimientos o rentabilidad financiera que tienen los inversionistas (dividendos más reservas), resulta bastante notorio que la banca venezolana puede que sea las más rentables del mundo.

Esto es algo que ya se ha advertido con anterioridad, aquí mismo en 15yultimo.com en una editorial de hace casi dos años a propósito de un anuncio del cierre de los cajeros electrónicos de la banca privada por “carecer de recursos para su mantenimiento”. Y  en el blog surversion en 2014, cuando se eliminó el ajuste por inflación para la banca y las asesguradoras.

Ahora, quien se tome la molestia de revisar la data del FMI encontrará que los indicadores de nuestro país no salen reflejados, lo que se debe a que al menos desde 2015 la autoridad monetaria y de estadísticas no los remite. Pero lo que si se puede hacer es comparar el de todos los países registrados con el ROE y RAE que arroja el portal venezolano Banca y Negocios, quien suele ser un medio de vocería para-oficial del sector. En un informe publicado en enero de de este año, se observa claramente que el ROE y el RAE de los bancos venezolanos supera con creces el promedio de los del resto del mundo. De hecho, según ese mismo medio, la rentabilidad a noviembre de 2017 ya era 54% más que la de 2016.

Es decir, no solo ganan y mucho pese a la hiperinflación y contracción de la economía: lo hacen gracias a ella.

Pero dejando de lado ese detallito, debe señalarse otra cosa: más que increíble, la petición de Maza Tirado resulta en el actual contexto hiperinflacionario criminal en grado sumo.

Y es que como todo el mundo sabe en este país, menos al parecer quienes dirigen el ente que debe regular al sector, la banca venezolana ha estado metida de cabeza desde el principio en los ataques contra la economía nacional, la fuga de capitales, el contrabando de efectivo y el mercado negro de divisas. De por sí, nada de lo que ha pasado en estos terrenos sería posible sin la colaboración activa y pasiva de la banca.

Pues bien, luego de haber alimentado y hecho crecer el mercado especulativo haciéndonos perder a todos el poder adquisitivo y los ahorros, la banca pasó a endeudarnos a través de la ampliación alegre de los límites de las tarjetas de crédito y la promoción indiscriminada de múltiples instrumentos financieros, solo para venirnos ahora con el cuento de que eso no es rentable y exigir el aumento de las tasas de interés. De aceptarse esto, lo que ocurrirá en consecuencia es un aumento de la mora y un quiebre generalizado de quienes usaron dichos créditos como una forma de sobrevivencia frente al tsunami hiperespeculativo de precios, con lo que entraremos de lleno en una reedición en el siglo XXI de los acontecimientos que desencadenó la ley de espera y quita en el XIX:

Los bancos más poderosos y sin escrúpulos, procederán a ejecutar hipotecas y garantías quitándole a los usuarios morosos propiedades que hayan acumulado. Los menos poderosos o con escrúpulos -en sentido pleno los bancos públicos, irresponsablemente envueltos también en esta política expansiva de crédito improductivo, pero que pueden verse frenados por razones políticas y humanitarias a dejar a la gente en la calle o quitarle sus bienes- muy probablemente quebrarán, lo que además de provocar una corrida bancaria los hará proclive a una privatización “salvadora”, propiciada seguramente por la Asociación Bancaria en el ánimo de “hacer Patria”.

Por si esto fuera poco, no está demás recordar que el aumento de las tasas de interés también implica encarecer el crédito productivo, lo que no solo disparará aún más los precios sino que convertirá en extremo frustrante cualquier proyecto de recuperación de la economía nacional. A su vez, debe considerarse que provocará una contracción mayor del consumo. Claro que cualquier ortodoxo dirá que esto es justo lo que hace falta para acabar con la hiperinflación. Y bueno, es radicalmente cierto eso: sino hay quien compre no habrá más inflación, exactamente de la misma manera como si se muere el paciente la enfermedad que lo aquejaba deja de ser problema.

6 Comentarios en La Ley de Espera y Quita en el siglo XXI

  1. Leido. Realmente terrible. Ahora bien, será que USTEDES le pueden hacer llegar al Ministro de Comunicación Jorge Rodríguez que hay URGENCIA que se HABLE y se ESCRIBA de los ASTRONÓMICOS precios criminales que IMPUNEMENTE IMPONE la derecha. Además de ?Como se derrota, en lo CONCRETO? Le doy un ejemplo sencillo, nuestra VOZ de angustia NO se refleja en los BLOGS, NI mucho menos en VTV, de manera constante. ?Que difícil es escribir al respecto y abrir un espacio en VTV donde el PUEBLO VEA, diariamente, que se MUESTRAN EXABRUPTOS de los criminales precios y como se piensan BAJARLOS? Es posible, o NO? Será que estos precios se quedarán? La ANGUSTIA de la INCERTIDUMBRE es PEOR. Ojalá que alguien ESCUCHE esta VOZ del pueblo de a pie. Adelanto GRACIAS si lo logran…

    • mirian estas angustiada como muchas personas en el pais, y eso es valido , los precios no van a bajar , el gobierno cuando decida cuando considere que es el momento oportuno tomara algunas desiciones medidas sobre ese asunto de los precios, y manipulaciones que se hacen dentro de los distribuidores y comercializadores de los alimentos
      ej:mercados municipales que de municipales no tienen nada ,,, cueva de ladrones con lisencia para robar descaradamente…….los mercados municipales tienen un mundo de posibilidades gigantescas, pueden convertirse en todo un modelo de gestion si se gestionaran a travez de una gerencia mixta gubernamental y trabajadores dueños de muchos años instalados en los mismos mercados que va ssaber alcalde
      de gerencia de alimentos pasan por alli un saludo a los comerciantes amigos cumplan con las leyes y se va del mercado y los comerciantes quedan felices y siguen haciendo estragos condicionando las ventas.
      Maduro ayer hablo entre el tema principal hablo tambien de la economia y los precios es decir si sabe lo que pasa en el pais por supuesto que lo sabe pero su rostro refeleja una incertidumbre algo
      asi como si no tuvieran un plan de como enfrentar esa situacion, su rostro y movimientos corporales no muetran una segurida en cuanto al tema,,,,, es probable que maza tirado ejecuto su actuacion el dia de la reunion basado en ese concepto,,,,, en fin nos han llevado a ser una mano de obra barata,, la preocupacion de los trabajadores , publicos y privados es empezar a presionar aumentos de salarios acordes al poder adquisitivo del que siempre venezuela ha gozado,,, antes era 300$ minimo mensual ahora deberian ser por lo menos 600$ dolares al mes y seguimos temblando pero menos muertos de hambre por lo menos…. nombro dolares por la referencia,,,,, otra cosita los que tienen
      trabajo y se quedan en su pais no renuncien por nada del mundo,, lo que esta pasando actualmente es algo parecio a la cajita feliz en tiempo pasados creo que fue en cantv que sumbaron esa conchita de mango y muchos la pisaron, al tiempito muchos estaban en los portones pidiendo trabajo nuevamente,,,,, amenos que usted sea un emprendedor seguro de tener una idea brillante como negocio.

      todo tipo de alimentos esta caro pero comprando granos hortalizas legumbres arroz pasta huevos cocinando al vapor y comprando el dia a dia es mucho lo que ayuda al bolsillo de los hogares venezolanos…
      ya vendran tiempos mejores para luego caer nuevamente en la pesadilla economica porque alguien del mundo la creara para sus interese….

      • Gracias Jose por leer mi angustia y responder con tus reflexiones. Y sí, yo también estoy cada día pensando que NUNCA bajarán estos ASTRONÓMICOS precios. Ya no me quedan mas lágrimas. Resistiremos hasta donde se pueda…

  2. que pesadumbre se refleja en los rostros de este glorioso pueblo, mientras politicos aun pensando que solo el pueblo salva al pueblo. reinvindiquense estamos al borde de cualquier situacion , perdimos la fe

  3. ¿Será posible tener dos amos? La lucha social muestra que los líderes se subordinan, casi siempre con el desgaste político, a uno solo. O se gobierna para el pueblo o para los poderosos, jamás para los dos. Nuestro gobierno que era caro a los poderosos, hoy pareciera que está en la misma transmisión y confiado no saca las cuentas debidas. Quizás nos entretiene para completar el viraje del proyecto. Pierde tiempo si es verdad que intenta zafar su nudo gordiano, apenas ya si puede cortarlo.

  4. Excelente sitio esde te 15yultimo, al fin leo algo serio sobre el tema que a todos y todas preocupa. Mi preocupación se acrecentó cuando vimos que la palabra diálogo fue el acicate del “nuevo” gobierno, y no la palabra economía. Le oi a Feijoo Colomine en un programa de la RNV con Cristina González, proponer como medida central, que el gobierne por decreto, con la entrada del Bolívar Sobereno, que implica quitar tres ceros a los productos, deje los tres ceros a los sueldos y salarios, como una medida inmediatista para recuperar el poder de compra de 2012, medida que debe ser acompañada con el uso de la represión (más bien la aplicación de las leyes que penalizan a los especuladores, es decir, a casi todos los comerciantes y sus distribuidores inmediatos) a través de la organización civil-policial-militar (en ese orden y no al revés porque los comentarios sobre la intervención de las fuerzas militares y policiales en este asunto, que se celebra cada vez que hay una captura de vendedores de nuestra moneda o de acaparadores de alimentos y medicamentos) no goza de mayor aprobación de las grandes mayorías porque vemos al del grado de abajo, de menos jerarquía, viendo para otro lado ante la especulación y el bachaqueo. Esa “represión” sería para evitar que vuelva el comercio a seguir amarrado a los especuladores con la moneda gringa. Me gustraía saber que piensan de este propuesta, ampliada por el suscrito, los promotores de esta página y por supuesto, los lectores. Sobre el artículo que aleccionador es, me gusto leer lo de la ley del “espere”, conque los oligarcas, mayoría de ellos españoles y canarios, se apropiaron de lo poco que le quedaba al pueblo luego de la Independencia.

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. ¿Qué pasará sino pasa nada? – 15 y Último
  2. «La ley de espera y quita», editorial de 15yúltimo.com | Jimmy Olano

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*