Petro y criptomonedas: mitos y realidades (XXI)

la resistencia de los que se quedan (1)

Por: José Gregorio Piña T.

Este escrito es la vigesimoprimera entrega de una serie, y complementa y actualiza las consideraciones que periódicamente hemos hecho públicas en veinte artículos previos, desde el pasado 19-12-17; consideraciones plenamente vigentes y aún sin respuesta, por lo que invitamos a que sean tenidas en cuenta en su integridad, junto con lo que sigue.

  1. En adición a los nuevos fondos en PTR que decretó el ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y que reseñamos en el artículo XX de esta serie el pasado 28-05-18, el mandatario nacional anunció la creación de otro fondo de igual naturaleza “Anuncio la creación de un fondo especial de inversiones para el desarrollo local y regional en bolívares y en Petros a ser activados de inmediato en base a proyectos. Un nuevo fondo para el desarrollo local y estadal“, acotó el presidente Maduro, esta vez sin informar la cifra de Petros a asignar en el nuevo mecanismo.
  2. En todo caso, este anuncio, sumado a los cinco fondos que ya citamos en el artículo anterior, apuntala la tesis de que efectivamente el Ejecutivo Nacional sí emitirá nuevos PTR, por encima de los primeros 100 millones ya mayormente colocados, según la información suministrada.
  3. Por cierto, ante el argumento que alguien nos mencionara de que los grandes descuentos concedidos en la colocación privada de más del 38% de los PTR, aduciendo que era una operación estratégica con participación del propio Estado, las cifras luego informadas no apoyan ese supuesto.
  4. En efecto, ya precisamos en el artículo XX que los 100 millones de PTR se distribuirían así: para venta privada sería 38,4%; oferta pública inicial, 44%, y 17,6% en la Tesorería de Criptoactivos. Entonces, venderían 82,4%; y vendieron más o menos 55,6% (USD 3.338 MM; a USD 60 por cada PTR.
  5. De la cifra vendida, fue informado que alrededor de USD 1.600 MM fueron en efectivo; y el resto en convenios de venta de bienes, especialmente alimentos y medicinas, pagaderos en PTR; lo que indica que se trata de adquirientes del PTR privados, distintos a órganos o entes del Estado y, principalmente, de otros países.
  6. En relación con estas transacciones, se pudo conocer que Bolivariana de Seguros es la primera empresa aseguradora en Venezuela en emitir una fianza en Petros, con las empresas Brasven Corp. y DB Holding, a fin de adquirir productos alimenticios para el beneficio del pueblo venezolano. Ante ello, se firmaron 12 contratos que suman 109 millones de Euros, que equivalen a 2 millones 182 mil 386 Petros.
  7. En Islandia, HS Orka, una de las grandes empresas eléctricas locales advierte de que, por primera vez, en 2018 el consumo de energía destinada al complejo proceso del minado de criptodivisas superará al de todos los hogares del país.
  8. Pero el problema va más allá de las criptodivisas. Según un estudio de Greenpeace, si Internet fuera un país, sería el quinto mayor consumidor de energía del mundo. En un artículo reciente, Heidar Gudjonsson, presidente de Vodafone Islandia, decía que la huella de carbono que dejan las descargas de la canción “Despacito” equivale a la de las emisiones de gases anuales de 100.000 taxis.
  9. En relación con la solicitud emitida por el Presidente Maduro, de propuestas en el ámbito de lo económico, exponemos a continuación un resumen de nuestra propuesta monetaria integral, que hemos venido desarrollando de manera argumentada, en los veinte artículos anteriores, la cual incluye nuestra visión acerca de la manera idónea de implementar la relativo al PTR, su relación con el Bolívar y la posición a adoptar con respecto a las criptodivisas fiduciarias privadas.
  10. Que el PETRO no compita contra el Bolívar Soberano (VES); sino que sea la expresión digital de alto valor del VES; que sea una sola moneda con dos modalidades. El Petro sería un múltiplo del VES y, por consiguiente, el VES sería una fracción del PETRO, con expresión física o electrónica usual, pero no con tecnología de cadena de bloques.
  11. El valor del VES debe ser respaldado también, de manera directa, con respecto al mismo respaldo ya establecido para el Petro.
  12. Que el PETRO funcione como divisa, sólo para el comercio exterior; los VES serían canjeables por PETRO en el BCV, previa aprobación de órgano competente, para usos necesarios; de acuerdo a la normativa que se dicte sobre la materia
  13. Impedir el uso del PETRO dentro del país entre particulares; sólo para que el Estado reciba pagos externos o internos.
  14. Prohibir el libre uso de criptodivisas dentro del país.
  15. Que sea PDVSA el ente que realice la generación digital (no minada) de los Petros, los llamados “tokens”, habida cuenta de que administra el petróleo y cuenta con la tecnología; y que PDVSA use los Petros generados y su respaldo para pagar deuda al BCV y, a su vez, el BCV, ejerza sus competencias constitucionales y efectué la emisión monetaria de los Petros recibidos, vendiéndolos, contra recepción de bolívares, o contra recepción de divisas convertibles, oro, diamantes o cualquier otro activo de reserva.
  16. El BCV recibiría, en pago de deuda de PDVSA, la titularidad de los barriles de petróleo de respaldo, hasta la concurrencia de montos, y el resto como aporte patrimonial del accionista, y emitir los Petros y los VES, tal y como hoy hace sólo con los bolívares (VEF).
  17. Presentar en el Balance General del BCV un rubro que englobe los Activos de Respaldo Monetario; es decir, todos los activos adquiridos o recibidos por el BCV, que sean o puedan ser contraparte de la emisión de Bolívares y de Petros; incluyendo la totalidad del respaldo físico ya establecido para emisión futura de los Petros. En las Cuentas de Orden del Balance General se registraría el monto de los tokens de los Petros aún no monetizados.
  18. Las Notas al Balance General del BCV, que deberían ser publicadas de manera mensual, deberán comentar el rubro de Activos de Respaldo y, cuando fuere el caso, informar el valor de mercado de dichos activos
  19. Esta alternativa, adicionalmente, recogería Liquidez Monetaria y mejoraría los Estados Financieros de ambos entes, lo que no sucedería con cualquier otro mecanismo de venta de Petros, ni en colocación primaria, ni en el mercado secundario.
  20. Además, este esquema encaja en el marco constitucional, legal y operativo que rige los aspectos monetarios y cambiarios en Venezuela.
  21. Al estar el precio del Petro y el del VES, establecidos cada uno con respecto a respaldo en petróleo (o, a futuro, a una canasta ponderada de bienes constituida en petróleo, Oro Monetario y diamantes tallados), a su vez con precio internacional autónomo y conocido, expresado en USD y otras divisas, desaparece la credibilidad de una eventual fijación de “precio” de esas otras divisas con respecto al Petro o al VES.
  22. Otra ventaja adicional de esta propuesta es que no colide con los objetivos actuales de la Política Fiscal del Ejecutivo Nacional, como sí lo hacen otras propuestas alternativas que circulan en la Web y en artículos publicados.

17 Comentarios en Petro y criptomonedas: mitos y realidades (XXI)

  1. Lo del consumo de energía eléctrica es una nueva teoría para desacreditar el Bitcoin, Cuanto se consumó en la fabricación de las monedas fiduciarias de los Gobiernos, o el consumo de recursos para sostener al pentágono quienes son los que respaldan al dólar, sin embargo hay que recordar que los precios de las energía Solar está cayendo de forma constante lo que quiere decir que sería un excelente suministro de energía a la red del Bitcoin , en otro orden de ideas, en países como Venezuela donde la baja producción ha provocado una bajada estrepitosa del consumo de energía eléctrica, en zonas como el Estado Bolívar, donde la mayoría de las empresas del aluminio o del acero está en la práctica sin producción, ese excedente de energía produciría más recursos minando Bitcoins que lo que producen empresas como alcasa, Bauxilum o carbonorca, que no son más que chatarras que crean pasivos laborales y ambientales, en fin son empresas insolventes financieramente hablando, Veo en el articulista un profundo desconocimiento de cómo funciona el sistema y un denotado analfabetismo en temas financieros. Lo imito a leer el libro blanco de satochi, se lo coloque en un link. Saludos.

  2. ja, ja, pedro” no argumenta, sólo ataca, sin demostrar. El analfalbeta es el alias “pedro” porque el consumo de electricidad en el minado de croptomonedas es un hecho; se ve que ni sabe leer. Y nunca, nunca, la acuñación e impresión de moneda soberana ha implicado tal consumo de electricidad. Y demuestra desconocimiento supino alegar que el minado produciría más que las industrias básicas; cuando más, produciría ingreso financiero a los minadores, donde debe estar “pedro”, pero no a la Sociedad en su globalidad; pero con el subsidio y el costo ecológico para todxs. Y el tal “satochi” tampoco existe, es otro alias, para encubrir a quienes crearon el bitcoin para propósitos obscuros; cualquiera se puede remitir a los vínculos con esa información. Con insulto barato no se convence; menos desde el anonimato

    • Cuanto producen hoy las empresas básicas? y cree que las industrias básicas que esta paradas sin producir nada y pagando salarios a los trabajadores que están en su casa durmiendo o en sus carros taxeando para poder llegar a fin de mes benefician a la globalidad de la sociedad? osea que el Gobierno Venezolano y sus líderes andan en propósitos oscuros, le informo por si no lo sabe que el GOB está Cambiando sus perros por USD o Bitcoin o EThereum, ósea que su propia moneda no la acepta para cambiarla a petro, mire para propósitos oscuros ya existe el sistema bancario actual, no metieron presos a los de banesco? o eso era pura propaganda electorera? todo los años se multan a bancos como el HSBC que se demostró que blanqueo millones de dólares de la droga. Usted también es una analfabeta.

  3. Aspirar que el petro no sea del manejo público desvirtúa la lógica de su creación, más aún en un país asediado por la guerra económica que tiene uno de sus efectos más perniciosos en el extravío de la moneda y el papel moneda fiduciario. Quien aspira a tal contrasentido le hace coro a la apuesta por el desaguisado financiero del país.

  4. A Ramón Espinel y a “Asdrubal”: no estamos diciendo que el Petro “no sea del manejo público”; todo lo contrario. Lo que estamos diciendo es que el Petro no sea para circular dentro del país; por la elemental razón de que sería una divisa fuerte compitiendo contra el bolívar (VEF), y se envilecería el valor de la moneda débil; eso es así.
    En nuestra propuestas sí es cierto que todos y todas tendriamos verdadero acceso igual al Petro; no como está planteado ahora que sólo algunxs, por las barreras de acceso, pudieron hacerlo; y luego te lo revenderían a la tasa de cambio que les parezca, igual a como vienen haciendo con el USD, el EUR y demás divisas.
    Nuestra propuesta implica una sola moneda de curso legal, como dice la CRBV y la Ley del BCV; el VEF (VES), con una expresión digital para uso en el exterior por parte de todos y todas. Lo que el Ejecutivo Nacional viene planteando se trata de dos monedas, PTR y VEF, donde la primera competiría a lo interno con el VEF.
    En nuesr propuesta, la forma de respaldo y la intercambiabilidad entre las dos modalidades de la misma moneda, es lo que protegería al VEF contra la especulación cambiaria.
    Si han seguido mi serie de 21 artículos, podrán haberse dado cuenta de que no todo lo que dice la propaganda oficial sobre el Petro es tal y cómo lo pintan; incluso he demostrado contradicciones en el esquema.

  5. EN EL DOCUMENTO DEL LINK ADJUNTO, EXACTAMENTE LA MISMA TRIANGULACIÓN QUE EN LO PERSONAL DESDE HACE MÁS DE 5 AÑOS HE VENIDO PROPONIENDO PARA ACABAR CON EL DÓLAR PARALELO.

    Presidente, humildemente esto es lo que Usted debe hacer para derrotar la hiperinflación: Cómo “anclar” el Bolívar de forma natural
    Por: Juan C. Villegas F., Juan C. Villegas B., Arlés Gómez y José Sant Roz | Miércoles, 13/06/2018 01:40 PM
    https://www.aporrea.org/ideologia/a264827.html

    • El problema de esa propuesta es que imposibilitaría el funcionamiento del Estado y las inversiones sociales; porque no habría bolívares suficientes. La propuesta en sí misma es contradictoria, porque contempla el INPC, pero no permitiría la vía para la compensación que propone. El tema no es proponer por proponer; es plantear opciones factibles y coherentes; no plantear esquemas que levantan falsas expectativas y “venden” entre los y las que no dominan el tema monetario.
      La propuesta que plantea José Gregorio Piña en este artículo, resuelve esos problemas; entonces ¿por qué no apoyarla? ¿por qué inventar otras que son inviables? ¿se trata de “competir” por competir; “lucirse” planteando algo sólo por figurar? Por añadidura, la propuesta de Piña se puede aplicar de inmediato, y está montada con el Petro, que es una realidad ya decidida por el Ejecutivo Nacional.

      • Ambas propuestas tienen puerto seguro en el fracaso, una porque es inaplicable como eso que han llamado indexar salarios, siendo una ilusión monetaria sin ningún tipo de aplicabilidad en la realidad, solo en una hoja blanca que aguanta todo es factible, y la del Petro es otro rotundo fracaso, quien en su sano juicio va a cambiar los BTC o ETH por petros? R: Nadie, no es más que otro capítulo del cuento “El Rey está Desnudo”, nada más alejado del espíritu de las cryptos que una crypto de un gobierno y más si es el Venezolano.

        • Pedro, paso a explicar cómo se puede encontrar el equilibrio a través de una medida de indexación de salarios y demás variables a un mismo parámetro con un ejemplo muy sencillo, pero bastante didáctico.

          Supongamos que se nos encomienda la tarea de elaborar plastilina bajo una tonalidad de color verde específica, a partir de mezclar una porción de plastilina amarilla, con otra porción de plastilina azul, para lo cual nos especifican como deben ser las proporciones de una con respecto a la otra. En esta ocasión esa tonalidad de verde de dicha plastilina representa el punto de equilibrio que se desea mantener. Ahora bien, para efectos de expresarlos matemáticamente, se tiene lo siguiente:

          A = B + C,

          siendo:

          A = Cantidad total de la Plastilina Verde
          B = Cantidad parcial de Plastilina Amarilla
          C = Cantidad parcial de Plastilina Azul

          donde,

          si A = B + C;

          entonces,

          2A = 2B + 2C,
          3A = 3B + 3C,
          4A = 4B + 4C, … … nA = nB + nC.

          O SEA:

          nA = n (B + C)

          Esto quiere decir que si algún agente externo altera la tonalidad de verde deseada añadiendo más cantidad de la plastilina amarilla o de la plastilina azul; entonces lo que se debe hacer para alcanzar nuevamente el punto de equilibrio es añadir más cantidad de plastilina del color que proporcionalmente resultare estar deficiente hasta corresponderse con su contraparte en su justa medida.

          Así, si el objetivo de los carteles oligopólicos es alterar la tonalidad de verde deseada, el Estado lo que debe es reequilibrar las proporciones, de manera que dichos carteles se vean obligados a llevar ese factor “n” a que siempre se mantenga invariable, ya que sería a ellos a quienes más afectaría en caso de resultar incrementado, porque tendrían que absorber todos los elementos de las estructuras de costos asociados a la porción de plastilina que ellos manipulan para tratar de desestabilizar la economía, de lo cual en tal caso su patrimonio se le vería afectado porque tendrían que utilizar parte de este para cubrir el incremento de dichos costos.

          Espero haberme hecho entender.

          • SR entienda, en economia no existe un equilibrio estatico, en las relaciones humanas no existe tal cosa.

          • 17 JUNIO, 2018 AT 1:47 PM

            Totalmente de acuerdo; es más, gracias por la acotación, la misma me sirve para reforzar mi propuesta, porque no hay nada más dinámico en la economía que las escalas móviles de salarios indexadas a la inflación.

            Tan dinámico como amasar la plastilina.

  6. Joaquín Ramos 14 JUNIO, 2018 AT 3:23 PM

    Estimado Joaquín Ramos, en virtud de su percepción sobre algunos aportes que de muy buena intención me he permitido compartir en este portal digital 15 y último, cuya dinámica en medio de esta coyuntura se ha convertido en una alternativa de aprendizaje interactivo no convencional que muy gentilmente nos ha abierto sus espacios para la participación, la crítica, las reflexiones, el análisis, el debate, la recepción de propuesta, la disertación y hasta para la catarsis y el manifiesto de inconformidades, tanto de un lado como del otro; tengo a bien precisarle que en modo alguno con mis aportes intento oponerme a las propuestas del Prof. José Gregorio Piña y sus brillantes inquietudes, por cierto, hasta ahora no respondidas, que a lo largo del arduo trabajo que ha venido desarrollando sobre el Petro, han sido expuestas bajo su particular enfoque holístico, pragmático y sistémico que engloba todos los aspectos, que van desde lo académico (bien interpretado, por cierto), lo técnico, lo operativo, lo político, lo cultural, lo práctico y lo conveniente, por demás vitales que se tengan en consideración para blindar dicha medida y de esta manera garantizarles el éxito; con la cual vale decir, que me he sentido plenamente identificado desde el mismo momento que fue anunciado por el propio Comandante Chávez (de hecho, si gusta revise mis comentarios más antiguos para que lo compruebe; cuando ni siquiera nadie hablaba de El Petro), de la misma manera como lo he venido haciendo con casi todos los trabajos que se publican en este medio y que mi tiempo libre me ha permitido visualizar en detalle.

    Valga la ocasión para reconocer nuevamente el valioso trabajo a los integrantes del resto del equipo que at honorem hacen vida en este medio 15 y último con sus importantísimos e indispensables artículos para construir patria y desmontar el enfoque interesado de algunos otros “estudiosos” que tratando de imponer su visión sesgada del conocimiento económico como una verdad absoluta, intentan descalificar otras visiones que no sirvan para sus propósitos o los de sus clientes, que en su esencia son más políticos que profesionales y que precisamente son quienes también se dicen dominar el tema monetario (más bien monetarista, creo yo), con lo que se atreven hasta de tildar de anacrónico el considerar el volver al Patrón Oro y en su lugar prefieren seguir disfrutando de la “Sodomía” impuesta por el dúo Nixon-Friedman, de apreciar o depreciar las monedas del mundo con respecto al dólar como patrón de referencia sin respaldo alguno, al cual parecieran reconocerle un sacrosanto derecho de que se emitan moneda a diestra y siniestra, como si la Reserva Federal tuviera una especie de unción divina a para hacerlo; así que mal podría yo osar en siquiera criticar al Prof. Piña.

    Ahora bien, en aras de contextualizar mis apreciaciones particulares para no dar cabida a libres interpretaciones y no se desvirtúe el propósito de las mismas, si dejo bien en claro que ante el proceso de alienación que sufre buena parte de nuestra sociedad y que ha hecho del dólar una especie de deidad, por el que muchos se han vuelto unos kamikazes; es inminentemente necesario que se adopten los mecanismos de blindaje para evitar que el Petro como criptomoneda de libre intercambio con las otras cripto cuyo algoritmo se basa en la Oferta y la Demanda, sea utilizado como vector para hacerse de dólares y satisfacer su ansiedad por éstos, depreciando indiscriminadamente nuestro Bolívares a través de artificios especulativos que mediante las redes lo puedan hacer vulnerables, así cuenten estos con respaldo en base a cualquier activo de reserva mayormente representado en commodities, pues ya estamos viviendo una situación similar con las operaciones que se transan en efectivo y las que se efectúan por medios electrónicos; lo cual solo se corrige unificando todas las variables bajo un mismo y único parámetro; que de hecho, hasta el Prof. Piña está consciente y por ello las propuestas de los puntos 12, 13 y 14 de su última entrega. En suma, mi propuesta es para respaldar esta iniciativa, de manera que en el caso de que el protocolo que se deriva de la tecnología Blockchain permita abrir algún boquete para que se nos siga desangrando con la depreciación inducida del Bolívar; esto pueda ser evitado con la debida atención que amerita el caso, ya que quienes terminamos asumiendo la carga especulativa somos los asalariados; lo cual se revertiría cuando se diseñan estructuras para que los incentivos sean para revalorizar el Bolívar, en lugar de devaluarlo, lo que solo sería posible si se configura el sistema para que cuando se induzca dicha devaluación se venga en contra de quienes lo hagan; recuerde, estamos en una Guerra Económica.

    Para cerrar, no se trata de proponer por proponer, ni de competir, ni de lucirse; lo cual, por cierto, es muy propio de la cultura capitalista, bien lejos de ello; en su lugar lo que se intenta es de comenzar a practicar el socialismo bajo los principios de cooperación y complementariedad; al menos en esta sociedad universal del conocimiento; sin propiedad intelectual, ni Copyright y con el derecho a equivocarse y a ser corregido; donde sin duda es mucho más lo que se aprende que lo que se aporta. Si mi interés fuera individualista, sin pensar en el país, ni en el éxito del proyecto socialista verdadero, desde cuando que ya habría emigrado a alguna nación vecina aunque sea a lavar baños en sus McDonald y con ello enviarles remesas a mis familiares que se quedarían acá, para que ellos las cambien en el mercado paralelo haciendo uso de las crypto o de cualquier otro medio digital y de esta manera resolverles la crítica situación por la que estamos pasando, pero a expensas de mi propio pueblo. Pues no, prefiero quedarme en mi país, seguir aportando mis buenas energías para revertir este modelo perverso y mi empecinada terquedad cuando sienta que me toca emplearla para destapar las cañerías del intelecto, obstruidas con falsos supuestos que condicionan el desarrollo epistemiológico en su más amplia dimensión.

    Sin más por el momento,

    Saludos.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*