Verdades matemáticas en torno a la polémica sobre el ingreso petrolero proyectado 2018

Verdades matemáticas sobre el ingreso petrolero proyectado 2018 (2)

 Por Pasqualina Curcio

En ocasiones, los límites de espacio y número de caracteres, impiden suministrar todos los elementos necesarios para que otros se den a la tarea de refutarlos. A veces, 2000 caracteres resultan escasos para si quiera presentar pruebas que sustentan los argumentos, mucho menos para detallar cómo se ha procedido para obtener los resultados.

Recientemente, en un corto artículo, de no más de 2700 caracteres, sintetizábamos los argumentos en contra del levantamiento del control cambiario en Venezuela. El principal y único mensaje de tal escrito era alertar acerca de la necesidad de recuperar nuestras reservas internacionales, las cuales, en el marco de esta guerra económica, equivale a decir, las municiones y armas para combatirla.

En estos momentos en los que los precios del petróleo se han estado recuperando, y por lo tanto, con potenciales mayores ingresos de divisas por concepto de exportación de este hidrocarburo, recuperar y cuidar las reservas internacionales resulta estratégico. No hacerlo, implicaría llegar a diciembre de este año, nuevamente sin municiones con qué defendernos. Sin recursos para adquirir alimentos, medicamentos, repuestos, insumos y maquinarias para la producción.

Levantar el control cambiario y permitir que grandes capitales industriales y financieros, principalmente transnacionales, adquieran libremente la “platica” que pudiese ingresar por la exportación de petróleo, equivale, decíamos, a entregar nuestras armas. En otras palabras, a perder la guerra, a ceder la independencia económica y la soberanía.

Afirmamos en el mencionado artículo, que de mantenerse los niveles actuales de producción y precios del petróleo, por lo menos ingresarían 35.000 millones de dólares este año 2018. También decíamos que, alrededor de 50.000 millones de dólares ingresarían si logramos recuperar la producción de petróleo en por lo menos 500.000 barriles diarios, y si además, tal como anuncian expertos petroleros, el precio llegase a 70 US$/barril.

No se trata, en lo absoluto, de condiciones de bonanza. Recordemos que estamos en medio de un asedio económico, bloqueo financiero internacional, embargo comercial encubierto, inflación inducida.

Justamente la posibilidad de que comiencen a recuperarse los ingresos en divisas es lo que nos lleva a alertar a no ceder ante las más intensas y no casuales presiones, por parte de propios y extraños, para levantar el control cambiario. Es lo que nos lleva a recordar la necesidad de cuidar hasta el último centavo para evitar que nuevamente vaya a parar a manos de quienes durante estos años, sin piedad alguna y a pesar de haber recibido más de 340.000 millones de dólares de parte del Estado[1], no han hecho el mínimo esfuerzo para garantizar los alimentos y medicamentos a la población. Nos referimos a los grandes capitales industriales y financieros transnacionales que no representan más del 1% de la población venezolana y que durante medio siglo han vivido de la renta petrolera.

Hubo quienes con la intención de desacreditar la propuesta de mantener el control cambiario, de evitar que sean asignadas divisas del sector público al privado, o peor aún, que se libere dicho mercado, optaron por descalificar las cifras y el supuesto procedimiento de cálculo utilizado para pronosticar los ingresos petroleros durante 2018.

Hemos querido aprovechar este espacio de más de 2000 caracteres, para suministrar, en detalle, todas las pruebas, fuentes de información, metodología, y herramientas estadísticas empleados en la investigación, las cuales sustentan los pronósticos de ingresos petroleros presentados en el artículo titulado “control cambiario”.

Quienes de manera intencionada buscan descalificar las investigaciones dispondrán de toda la información y así evitarían estar emitiendo opiniones que parecieran ser resultado de adivinanzas acerca de la metodología que hemos empleado para pronosticar los ingresos petroleros de este año. Evitarían, por lo tanto, caer en especulaciones que a todas luces le resta seriedad y credibilidad a sus planteamientos.

Además de ser un requisito de toda investigación científica suministrar públicamente los elementos para la verificación y la refutación de las hipótesis planteadas, consideramos que podría contribuir a elevar el debate de las ideas tan necesario en estos tiempos de asedio contra el pueblo venezolano.

Fuente

Comenzamos mostrando las fuentes de la cual obtuvimos la información para realizar la investigación y los pronósticos de los ingresos petroleros para el 2018. Nos basamos en los boletines estadísticos anuales de la Organización de Países Exportadores, OPEP, incluyendo el más reciente, el del año 2018, el cual fue publicado hace un par de semanas y cuenta con información hasta el año 2017[2].

En los mencionados boletines se encuentra la información histórica de: las exportaciones anuales petroleras (medidas en dólares) tanto de los países miembros de la OPEP como de aquellos no pertenecientes a la organización; el precio promedio anual del barril de petróleo para cada uno de los países miembro; y los niveles de producción de petróleo de cada uno de los países, OPEP y no OPEP (medido en barriles diarios).

Fue allí de donde obtuvimos los datos de exportación petrolera que se mencionan en el artículo y que se refieren a los años 2016 y 2017. Según lo publicado en el mencionado boletín, el año pasado, a pesar de la caída de la producción petrolera, comenzaron a recuperarse los ingresos por concepto de exportación de hidrocarburos debido al aumento de los precios internacionales. En 2016 las exportaciones fueron US$ 26.473 millones y el 2017 ascendieron a US$ 31.449 millones, es decir aumentaron 19%. El precio del petróleo pasó de 34,02 a 47,63 US$ por barril.

De ese mismo informe tomamos los niveles de importación, los cuales, a pesar del incremento de los ingresos, y de los menores compromisos de deuda externa con respecto al año 2016, pasaron de US$ 17.977 millones a US$ 13.364 millones. El uso que le fue dado a las divisas, en el marco de un control cambiario debe hacerse público, es necesario saber quiénes las ejecutaron, a qué tipo de cambio y para importar qué productos.

En ese mismo boletín se evidencia que, a pesar de que la economía siguió cayendo durante el año 2017, lo hizo en menor proporción que el 2016. Se lee en el mencionado boletín que la caída del producto interno bruto en el 2017 fue 8%, mientras que en 2016 fue 16,5%, lo cual era de esperarse ante la recuperación de los precios del petróleo. Lo que nos lleva a pensar que seguirá ocurriendo lo propio para el 2018.

Metodología

Nos basamos en cálculos estadísticos empleando como herramienta la regresión lineal. Tal como establece el procedimiento, en primer lugar desarrollamos un modelo conceptual en el cual relacionamos tres variables: las exportaciones petroleras anuales, los niveles anuales de producción y el precio promedio anual.

En este modelo teórico, las exportaciones petroleras anuales (medidas en dólares) corresponden a nuestra variable dependiente, mientras que los niveles de producción (medidos en barriles diarios) y el precio promedio anual de petróleo (medido en US$/barril) son las variables independientes. En términos coloquiales, estamos planteando que los ingresos por exportación de petróleo en nuestro país dependen de los niveles de producción y de los precios.

Buscamos construir, entonces, un modelo matemático que nos permitiese pronosticar los niveles de exportación petrolera dependiendo del comportamiento de la producción y de los precios. Dicho modelo tiene las siguientes características:

Exportaciones petroleras anuales = a + b(producción diaria de petróleo) + c(precio promedio anual de petróleo)

El análisis de regresión lineal lo realizamos con una serie de datos históricos para el período 1999-2017, que como mencionamos, fueron tomados de los boletines estadísticos anuales publicados por la OPEP.

De más está decir, que en lo absoluto dudamos de la veracidad de tal información. Si la OPEP la publicó es porque le fue suministrada por la República Bolivariana de Venezuela. No hay ni peligrosidad, ni mentiras en tales cifras.

El cálculo estadístico de la regresión lineal que hemos utilizado, el cual va más allá de sumar 2 más 2, permite ajustar, mediante el método de los mínimos cuadrados, la relación entre las tres variables. En otras palabras, trata de hallar un modelo matemático que permita explicar con el menor error estadístico posible, la relación entre las tres variables, haciendo mínima la sumatoria de los cuadrados de las desviaciones entre cada valor observado de la serie estadística y el modelo matemático que resulte.

A continuación copiamos los resultados de la regresión lineal. Se observa que el modelo que hemos planteado y que incluye un período desde 1999-2017, cuenta con una bondad de ajuste de 91,7%.

Diapositiva1

Eso significa que tanto los niveles de producción petrolera como los precios del petróleo, ambas simultáneamente, explican en 91,7% los niveles de exportación petrolera en nuestro país desde 1999 hasta 2017. Lo que significa que hay solo un 8,3% que no está siendo explicado por nuestro modelo. Es, estadísticamente, un muy buen modelo explicativo.

Modelo matemático

Dicho esto, procedimos a construir nuestro modelo matemático para lo cual tomamos los coeficientes no estandarizados, quedándonos la siguiente fórmula:

Exportaciones = -43044,011 + 17,857 (producción) + 782,286 (precio)

Ha sido con este modelo matemático y no sumando 2 más 2, que pronosticamos, con un margen de error estadístico de 8,2% que, por los menos, ingresarán 35.000 millones de dólares este año por concepto de exportación de petróleo.

Debemos decir, que tanto el coeficiente de la variable producción (b = 17,857) como el de la variable precio (c = 782,286) son estadísticamente significativos. Arrojaron valores de t superiores a |2|. Debemos decir también que el modelo no presenta error de colinealidad, tal como se observa en el test estadístico de colinealidad con tolerancia de 0,957.

Aprovechamos para mencionar que entre las variables, precio y producción, es el precio la que determina los niveles de exportación petrolera en nuestra economía. A tal conclusión llegamos por lo observado en los coeficientes tipificados cuyos resultados, por ser elasticidades, permiten comparar el peso que cada una de ellas tiene sobre las exportaciones. En este caso, el precio muestra un coeficiente tipificado de 0,979, mayor que el de producción, 0,214. En otras palabras, las variaciones de los precios afectan en mayor proporción las exportaciones que las variaciones en la producción, lo cual también era de esperar por ser el petróleo un bien inelástico.

Pronóstico

Para realizar el cálculo y el pronóstico de los ingresos por exportación petrolera para este año 2018, se sustituyó en el modelo matemático obtenido, el valor para cada una de las dos variables independientes. Para el caso de la producción se tomó como valor, 1.540 millones de barriles diarios, y para el precio, 65,20 US$/barril. Ambos datos fueron tomados del más reciente reporte mensual del mercado de petróleo correspondiente al mes de junio de 2018, también publicado por la OPEP, en el cual muestran mes a mes los niveles de producción y precios de todos sus países miembros[3].

Exportaciones = -43044,011 + 17,857 (1540) + 782,286 (65,2)

Exportaciones = 35.476,48 millones de dólares

Como se observa, obtuvimos como resultado, que con un nivel de confianza de 91,2%, las exportaciones por concepto de petróleo durante el año 2018 en Venezuela serán 35.476,48 millones de dólares, lo que equivale a decir, por lo menos 35.000 millones de dólares.

Hicimos lo propio suponiendo un aumento de la producción de 500.000 barriles diarios y un precio promedio de 70 US$/barril. De los cálculos obtuvimos que en este escenario, los ingresos por exportación de petróleo asciendan a 48.164,69 millones de dólares, alrededor de los 50.000 millones de dólares.

Exportaciones = -43044,011 + 17,857 (2040) + 782,286 (70,0)

Exportaciones = 48.164,69 millones de dólares

Las bondades de realizar los pronósticos haciendo uso de esta metodología y de esta herramienta estadística es que no solo nos arroja el posible valor de las exportaciones durante el 2018, sino que además nos muestra el nivel de probabilidad.

Adicionalmente, el modelo estadístico considera la proporción promedio, histórica, que de la producción se destina a la exportación.

Otro modelo matemático

Quienes estén considerando que el análisis debe hacerse directamente con la exportación, en lugar de la producción, debemos decir que realizamos dichos cálculos, para lo cual debimos construir un modelo matemático distinto, ya no relacionando las exportaciones anuales medidas en dólares con la producción y los precios, sino con las exportaciones de crudo, medido en barriles diarios y los precios.

Los resultados obtenidos se copian en el pié de página[4], y el modelo matemático resultante, con una bondad de ajuste de 89,5%, es el siguiente:

Exportaciones = -25.085,15 + 13,78 (Exportación de crudo) + 748,49 (precio)

No contamos con información oficial de los niveles de exportación de crudo actualmente. No es una información que publique mensualmente la OPEP. Sabemos que en promedio, el año 2017 exportamos 1596,40 barriles diarios, lo que equivale al 78% de la producción. En un escenario muy conservador, suponiendo que actualmente estamos exportando solo el 60% de lo que producimos, es decir 924 barriles diarios, al sustituir ambos valores en nuestro modelo, obtenemos que los ingresos por exportación para el 2018, ascenderán a 36.449,37 millones de dólares. Es decir, por lo menos, 35.000 millones de dólares.

Exportaciones = -25.085,15 + 13,78 (924) + 748,49 (65,2)

Exportaciones = 36.449,37 millones de dólares

Utilizando cualquiera de los dos modelos matemáticos, los resultados, para efecto de las conclusiones en cuanto a lo que nos ingresará por exportación petrolera este año, son parecidos. Hay quienes preferirán otras herramientas estadísticas, los invitamos a hacer uso de ellas, los resultados, con estos datos y este modelo conceptual serán similares.

Pero hubo quienes tratando de adivinar cuál fue el procedimiento científico que utilizamos y con la clara intención de descalificar la investigación y los análisis, se han dado a la tarea de afirmar que nos limitamos a multiplicar el número de barriles diarios producidos, por los 365 días del año y por el precio promedio anual de petróleo (método que consideramos igualmente válido, aunque menos preciso). Más allá del desconocimiento que muestran en cuanto a la disponibilidad de métodos estadísticos e inferenciales más exactos para realizar este tipo de análisis, es notoria la intencionalidad de dispersar la atención de lo que es verdaderamente importante: el llamado al buen uso de las divisas públicas, a no seguirlas entregando a los grandes capitales transnacionales que desde hace años nos han estado agrediendo económicamente; a garantizar que queden en nuestro país para la producción nacional.

No es nuestro objetivo ahora analizar las intenciones de tal dispersión y descalificación, como tampoco es nuestro interés conocer qué venezolano pudiese estar interesado, por qué y para quién, en que nuestras divisas se sigan fugando en manos de los grandes capitales industriales y financieros transnacionales en lugar de quedar en nuestro país y tributar a la producción nacional.

No es objetivo tampoco analizar a quién beneficiaría levantar el control cambiario y permitir que las divisas que en 99% provienen de la venta de petróleo sean libremente adquiridas por estos grandes capitales que durante décadas se han apropiado de nuestras riquezas, primero de manera directa extrayendo el petróleo, y luego, una vez nacionalizada la industria petrolera, apropiándose de los ingresos que esta ha generado: alrededor de 700.000 millones de dólares desde 1976, de las cuales más de la mitad se encuentra en islas paradisíacas[5].

Mucho menos es objetivo en este momento y en este espacio entender el interés de quienes se irritan ante la posibilidad de que las empresas transnacionales no sigan recibiendo las divisas que genera el petróleo, y que por el contrario traigan las suyas, así como hacen en cualquier otro país del mundo cuyo Estado no exporta hidrocarburos.

Tampoco queremos dilucidar la falta de coherencia por parte de quienes diciendo ser socialistas, insisten en mantener la contradicción del modelo rentista petrolero, caracterizado por el hecho de que el 99% de las divisas de este país provienen del sector público, pero más del 80% de la actividad económica sigue concentrada en pocos capitales privados, quienes se apropian de dichas divisas a tasa preferencial.

Seamos más serios en el debate, más respetuosos, más coherentes y sobre todo más patriotas. El momento histórico lo exige.

 

[1] Banco Central de Venezuela. Varios años

[2]OPEP. Boletín estadístico anual. Varios años http://www.opec.org/opec_web/en/publications/202.htm

[3] OPEP. Oil market report. June 2018. http://www.opec.org/opec_web/en/publications/338.htm

[4] Diapositiva1

[5] Banco Central de Venezuela. Varios años

Guardar

19 Comentarios en Verdades matemáticas en torno a la polémica sobre el ingreso petrolero proyectado 2018

  1. Pascualina seria interesante ver estas cifras en yuanes, que es la divisa en que vendemos nuestro petroleo (hasta donde estoy informado)

  2. Gracias por sus esfuerzos. Sería posible profesora que Usted escriba sus reflexiones, opiniones, en relacion a dos temas que yo, pueblo de a pie, NO entiendo. 1) ?Por qué el gobierno marca el DICOM en un valor que NO es el real? 2) ?Por qué el gobierno permite que las casa de cambio utilizen $criminal para las remesas? De verdad que es casi como que están enviando señales que la pulverización del Bolívar llegó, se quedó, y PEOR, su valor definitivamente será la BARBARIE del paralelo IMPUESTO por ciminales. O nó? Usted que piensa?

  3. Buen día. Soy Consciente de que los autores de estos artículos rara vez, por no decir nunca; responden estos comentarios. Sin embargo, coloco el mio con la esperanza de obtener respuesta a una serie de interrogantes que me surgen después de la lectura:
    (Aclaro de antemano que NO soy economista y que lo único que sé de economía es el manejo cotidiano de mis churupos que ingresan por mi ejercicio profesional)

    1. ¿Qué se está entendiendo por control cambiario? Ya que, pareciera, que en el escrito anterior se entiende por “control cambiario”: que el Estado no pierda el control de las divisas extranjeras producto de la renta petrolera. Si mi entendimiento es correcto, esta definición de “control cambiario” ya es aplicada y seguirá siendo aplicada, porque es medida constitucional que, por un lado, PDVSA es una empresa del Estado Venezolano y por ende sus ingresos son de la república, es decir “controlada” por el Estado; y por otro, no se puede privatizar.

    2. ¿Los ingresos en divisa extrajera producto de la renta petrolera igual no van al sector privado, e incluso trasnacionales, por medio de la adquisición de productos y servicios por parte del Gobierno como administrador de los recursos del Estado?
    Pregunta que me hago tras reflexionar sobre los productos de las cajas CLAP. Es decir, igual el Estado al adquirir los productos de dicha política pública paga con divisas producto de la renta a las “empresas extranjeras privadas”.

    3. ¿No se entiende por política cambiaria el “cambio” de mi moneda por alguna divisa internacional que me permita comerciar con cualquier país del mundo productos y/o servicios, y que es el Banco Central del país quien fija la tasa (oficial/legal) de ese cambio?

    4. ¿No será que lo que hay que eliminar o modificar es la Ley de Ilicito Cambiario y que los privados puedan comerciar libremente entre ellos (cosa que ya sucede de forma clandestina) en divisas extrajeras a una tasa oficial/legal (Cosa que no sucede porque el Estado no lo permite) y que el Estado pueda colocar en este mercado sus divisas producto de la renta u otra actividad cuando requiera Bolívares, para cubrir sus compromisos; sin perder el control de las divisas extrajeras producto de la renta petrolera u otra actividad?

    5. Si la anterior pregunta es correcta ¿Al Estado fijar (bajo indicadores económicos claro está) el valor del cambio de Bolívar/Divisas extrajeras esto no tendría un impacto directo en los precios de los productos en Bolívares ya que el valor de cambio lo fija el propio Estado?

    6. ¿Al Estado fijar el valor de cambio (real) oficial/legal por medio del banco central no se disminuiría el impacto de las paginas o cuentas twitter marcadores del precio cambiario a diario?
    Entendiendo, claro está, que de las crisis siempre hay alguien que se lucra y que las mafias han existido, existen y existirán, porque si existiera una definición ontológica/funcional de mafia es que son organizaciones que se crean, mutan y se adaptan con facilidad siempre que existan cosas que la racionalidad humana intente prohibir (como el acceso a las divisas extrajeras en este caso).

    7. ¿Si se fija legalmente el valor de cambio y se genera la confianza para que todos los oferentes y demandantes puedan optar por divisas/bolívares incluyendo el Estado, con una tasa racional (es decir, dejar de movernos en valores absurdos tanto de los paralelos como de los oficiales/legales); no mejoraría el poder adquisitivo del pueblo sin necesidad de aumentar los sueldos y salarios y se protegería realmente el bolsillo de los venezolanos?
    Esto, ya que el oferente o demandante tendría la seguridad de que al volver al mercado puede conseguir las divisas a un valor racional y no tiene que recurrir a una economía subterránea y clandestina impulsada por el Estado por medio de la Ley de Ilícito Cambiario.

    Espero pueda alguien aclarar de forma pedagógica y sin frases hechas todas estas dudas que me surgen cada vez que voy a comprar un producto y el mismo es mas caro cada día, siendo, lamentablemente para mi estomago; menor el tiempo de latencia (entendido este como el espacio entre un evento y su futura ocurrencia) entre mi adquisición y el aumento de su precio.

    Agradecido de antemano.

    • 1. ¿Qué se está entendiendo por control cambiario?

      El control cambiario son restricciones al libre intercambio de devisas. Las finalidades son el mejoramiento de la balanza de pagos (posiblemente sin estrangular las importaciones) y el mantenimiento del valor de la moneda. Que “el Estado no pierda el control de las divisas extranjeras producto de la renta petrolera” es una obsesión ideológica que tiene nada a ver con criterios económicos. La cuestión es si el estado hace un uso bueno o no de las divisas que tiene, no que mantenga el control.

      2. ¿Los ingresos en divisa extrajera producto de la renta petrolera igual no van al sector privado, e incluso trasnacionales, por medio de la adquisición de productos y servicios por parte del Gobierno como administrador de los recursos del Estado?

      Correcto: Si se gastan los divisas, gran parte de una o otra manera van a terminar en el sector privado. Pero también se pueden guardar las divisas para incrementar las reversas internacionales.

      3. ¿No se entiende por política cambiaria el “cambio” de mi moneda por alguna divisa internacional que me permita comerciar con cualquier país del mundo productos y/o servicios, y que es el Banco Central del país quien fija la tasa (oficial/legal) de ese cambio?

      La política cambiaria es la política que determina las condiciones del cambio, no el cambio mismo. Las monedas internacionalmente mas importantes del mundo son con pocos excepciones libremente convertibles. Es el mercado y no el banco central quien fija la tasa de cambio. Si hay control cambiario y el banco central usa instrumentos de mercado para mantener la tasa deseada esta puede funcionar sin mercado paralelo o el mercado paralelo tiene tasas muy cercas de la tasa oficial. Si el banco central simplemente fija la tasa a su criterio, pero no interviene en el mercado de divisas o no usa la tasa de interés etc. para mantener-la habrá un mercado paralelo con tasa distinta.

      4. Totalmente de acuerdo. Solo recordando que la tasa oficial/legal tiene que ser la tasa de mercado, posiblemente resultado también de intervenciones de mercado del banco central.

      5. El estado *no puede* simplemente fijar el valor del cambio de su moneda (cf. 3). Se no corresponde al valor de mercado habrá un mercado paralelo con tasa distinta. La tasa de cambio es *uno* de los factores resultando en la actual hiperinflación y al mismo tiempo influenciado por la hiperinflación. Otro factor es el constante y acelerado crecimiento de la oferta monetaria, la emisión inorgánica de dinero. Sin una política monetaria restrictiva la hiperinflación no va a parar.

      6. Con una tasa de cambio unificada de mercado la mayoría de las paginas o cuentas twitter marcadores del precio cambiario desaparecerá. Otros continuarán como también tienen otra función. (Por ejemplo como portal opositor de noticias.)

      7. Como digo, el cambio de divisas es solamente uno de los factores de la hiperinflación.

  4. 1-POR QUÉ SE RELACIONA A ELIMINAR EL CONTROL CAMBIARIO CON LA SUPUESTA OBLIGACIÓN DE QUE EL ESTADO DEBE ENTREGARLE LAS DIVISAS A LAS TRANSNACIONALES.
    2-AL CONTRARIO, ENTREGAR DIVISAS, ES CUANDO SE DAN POR DEBAJO DE EL PRECIO DE MERCADO, QUE AÚN SIENDO UN MERCADO TERGISVERSADO Y CRIMINAL SE HA IMPUESTO Y HA HECHO QUE ESOS DÓLARES QUE SI ESTÁ “REGALANDO” EL ESTADO:
    2.1- SE VAYAN A LA REVENTA,
    2.2-SE LOS LLEVEN DEL PAIS,
    2.3-O VENDAN LOS PRODUCTOS IMPORTADOS CON LOS MISMOS A PRECIOS MARCADOS POR EL PARALELO.

  5. 1. La Sra. Curcio no dice la verdad: No hay datos del BCV mostrando que “los grandes capitales industriales y financieros transnacionales que no representan más del 1% de la población venezolana” han “recibido más de 340.000 millones de dólares de parte del Estado”. Y no hay datos del BCV mostrando que los “grandes capitales que durante décadas se han apropiado de nuestras riquezas, primero de manera directa extrayendo el petróleo, y luego, una vez nacionalizada la industria petrolera, apropiándose de los ingresos que esta ha generado: alrededor de 700.000 millones de dólares desde 1976, de las cuales más de la mitad se encuentra en islas paradisíacas”. Simplemente no hay.

    2. La Sra. Curio mas una vez intenta a impresionar gente que no entiende de econometría con el mal uso de ella. Pero sus cálculos en nada invalidan los argumentos de Garcia Henkel. Asumimos con la Sra. que de hecho se producen 1.540 mil (la Sra. dice millones, pero esto no hace sentido) barriles diarios, el precio es 65,20 US$/barril y que se exporta petroleo en el valor de 35.476,48 millones de dólares (el pronóstico). Con el precio de 65,20 US$/barril la exportación equivale a 35.476,48/365/65,2*1000 = 1.490,73 mil barriles diarios. Para el uso domestico se quedarían 49,27, una décima parte de la demanda en 2017. (Todo esto es un cálculo por aproximación. No toman en cuenta las exportaciones a China prepagadas, ni las importaciones de petroleo.)

    3. Por qué la Sra. usa este escenario muy conservador, y asume para el pronostico del “otro modelo matemático” que en 2018 se exportarían solo 60% y no 78% como en 2017? La inconsistencia de sus cálculos se mostraría abiertamente con los 78%. Usando los 78% de 1.540 mil b/d (1.201,2 mil b/d) como la exportación llegaríamos a exportaciones en el valor de 40.268,934 millones de dólares (-25.085,15 + 13,78 * 1201,3 + 748,49 * 65,2), equivalente a 1.692,11 mil b/d: 152,11 mil b/d más que la producción.

    Sí! Seamos más serios en el debate y más coherentes!

  6. se hable un buen debate en donde todos tengan derecho a defender sus criterios y nosotros los del pueblo de a pie sepamos a ciencia cierta que sucede con la divisas que ingresan al país, pero resulta en desventaja cundo el estado no hable la boca para decir nada acerca de las teorías que están hoy en día en debate, y yo me pregunto aun hoy en donde esta el presidente de cadivi para que de explicación de como se robaron tal cantidad de dolares en su gestión que dividido por el numero de habitante para esos años todos seriamos millonarios.

  7. Algo que no entiendo, si Bolivia Es Socialista, su Presidente es Casi que el Maduro de los Alpes, odia a Trump y al imperio, el Imperio lo Odia a el, porque van bien en la economía y no hay una hiper, porque no le hacen una guerra económica si no hay corazón entre el imperio y Evo, sera que no hay empresarios malos malucos, o sera que el Banco Central es medianamente independiente y Responsable y no hay tanto choreo y patiquines como en Venezuela.

    LA PAZ (Sputnik) — El dólar estadounidense ha dejado de ser la unidad de referencia en la economía interna de Bolivia, luego de 12 años de progresivo afianzamiento de la moneda local, el boliviano, afirmó el ministro de Economía, Mario Guillén.

    “Hoy vivimos un momento histórico, nuestros billetes representan la recuperación de la identidad y la fortaleza de nuestro país”, dijo Guillén en la presentación de un nuevo billete de 20 bolivianos (2,87 dólares).

    Ministro de Economía: el crecimiento de economía en Bolivia estará mejor que en 2017
    Se trata del segundo corte de una nueva familia de papel moneda representativa del Estado Plurinacional de Bolivia, como se llama el país sudamericano desde 2009 cuando el presidente Evo Morales promulgó una nueva Constitución.

    El ministro informó, en el acto realizado en el Banco Central, que la “bolivianización” de la economía, mediante una serie de medidas monetarias y administrativas, ha logrado que actualmente el 98% de los créditos de los bancos locales estén otorgados en la moneda local.

    Además, el 87% de los depósitos bancarios de todo tipo está registrado también en bolivianos, cuyo valor oficial de cambio se mantiene invariable en 6,96 unidades por dólar desde hace más de tres años, mientras la economía crece a un promedio superior a 4% anual.

    “Esto refleja la confianza de la población en esta política económica (…) Esta emisión refleja lo que es nuestra política monetaria”, dijo Guillén.

    Añadió que “hasta antes de 2006 el Banco Central de Bolivia no tenía una política monetaria, porque básicamente teníamos un país dolarizado, el dinero que se transaba en Bolivia era nomás en moneda extranjera”.

    La nueva familia monetaria, cuya introducción en el mercado comenzó hace tres meses y culminará en abril de 2019, está compuesta por billetes de 10, 20, 50, 100 y 200 bolivianos, los mismos valores que en la anterior y la otrora República de Bolivia.

    En vez de personajes y lugares de la política y la cultura urbanas, los nuevos billetes están ilustrados con figuras de héroes indígenas, sitios turísticos y muestras de la riqueza vegetal y animal del país.

    ​En el billete de 20 bolivianos, presentado el 3 de julio, están las figuras de Genoveva Ríos, una niña heroína de la Guerra del Pacífico del siglo XIX en la que Bolivia perdió su acceso al océano Pacífico a manos de Chile, y los caudillos indígenas Tomás Katari y Pedro Muiba, que se alzaron contra la colonización española en el siglo XVIII.

    “Este billete refleja la nueva realidad económica, la recuperación de la nacionalidad (…) porque nuestra riqueza como país está en su riqueza cultural”, dijo el ministro.

    Agregó que la emisión no constituye un gasto extraordinario sino que está financiada con los recursos destinados a la reposición regular del papel moneda.

  8. Dra Pascualina, un comentario acerca de sus suposiciones de producción y precio:

    Para lograr una producción anual promedio de 2,04e6 barriles / día, asumiendo que la producción promedio para la primera mitad del año fue de 1.54e6 barriles / día, implica que la producción promedio de los próximos 6 meses tendría que ser de unos 2.54e6 barriles / día. De la misma forma, para lograr un promedio anual de 70 USD / barril, asumiendo que el promedio de los primeros 6 meses es de 65.2 USD / barril, entonces tendría que llegar el precio promedio a 74.8 USD / barril para los próximos 6 meses. Si bien el segundo número no suena tan descabellado en este momento (las bondades del mercado y las leyes de la oferta y la demanda*), el primero de ellos si suena MUY decabellado.

    * Siempre me he preguntado por qué el petróleo que venezuela produce se vende a precios de mercado y no a “precios justos y solidarios”, sabiendo que en el gobierno se preocupan tanto por el tema. En fin…. las hipocresías se pillan en todos lados…. pero eso es material para otros debates.

    • Un pequeño detalle: La Sra. Curcio afirma que ella toma el precio de 65,20 US$/barril “del más reciente reporte mensual del mercado de petróleo correspondiente al mes de junio de 2018, también publicado por la OPEP”. Este reporte da un precio promedia de enero a mayo de 60,60 US$/barril. (Los datos para junio solamente se publican en el reporte de julio.) Para llegar a un precio promedio de 70 US$/barril para 2018 se necesitaría un precio promedio de 76.83 US$/barril de julio a diciembre.

  9. camaradas yo desde mi opinion como simple ciudadano y seguidor del proceso creo que este señore maduro lo prioritario es la politica y poco interes en tomar medidas urgentes que este pueblo lleva 2 meses esperando

  10. LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES.

    En una anterior oportunidad, a propósito de uno de los tantos impecables análisis estocásticos realizados por la Dra. Pasqualina Curcio, al observar el ataque de los agentes de marketing de la derecha, que de la misma manera como ahora lo hacen, trataron descalificar con argumentos pobres y rebuscados, carentes de análisis objetivo y sin data dura que lo respalde; más allá que con simples interpretaciones sesgadas de algún twitt de fuentes no verificadas y con cierta manipulación interesada y descontextualizada de la realidad, que fuera enviado por algún otro derechista con propósitos politiqueros; para ese entonces abrí mi respectivo comentario citando un viejo proverbio que dice: “Mientras el sabio señala la luna, el tonto mira el dedo”; así pues, de entonces hasta acá como que nada ha cambiado y tal parece que los tontos como que tampoco han aprendido mucho; más vale, al persistir en el error y sentirse en evidencia ante ello, como que se han vuelto aún más irracionales y en su incapacidad para descalificar el certero mensaje que los anula, caen en lo más bajo y optan por tratar de desacreditar al mensajero, valiéndose de presuntos emisarios que bajo pseudónimos repiten la misma perorata con la que manipulan a sus lectores y seguidores y arremeten férreamente contra quienes les resultare incómodos para sus oscuros propósitos mediáticos; es decir, intentan aplicar aquello de que “si no podemos destruir el mensaje, acabemos con el mensajero”.

    Es por ello que desde un principio ante la polémica frente al satanizado “control de cambio”, que a decir verdad, no existe; consideré un sinsentido desgastarse respondiéndoles a los falaces argumentos de tales personajillos, más cuando el objetivo que persiguen es posicionar la matriz de opinión de que la crisis que impera en Venezuela (por cierto, crisis ésta fabricada por el sector privado al desconocer la paridad cambiaria oficial y tomar como referencia la del mercado ilegal para sus operaciones) se debe a la imposición de controles por parte del RRRégimen, que según ellos rigen en la economía; por cierto, nada más alejado de la realidad, pues ni para el régimen de fijación de precios, ni para el sistema cambiario ; se observa que en la práctica exista algún mecanismo de regulación, pese a estar con ello al margen de la Ley y ellos lo saben; sin embargo, aun conscientes de esta situación, lo que realmente buscan es ejercer presión mediáticamente para que el gobierno de forma oficial levante los controles y legitime sus prácticas especulativas para que el desangramiento al pueblo con los precios cuente con marco jurídico y para que el Estado ponga a merced de la voracidad del mercado las divisas que ingresan por concepto de la renta petrolera y las que se atesoran en las Reservas Internacionales.

    Ahora, ¿qué les hace perder la credibilidad a estos personajillos? Precisamente lo que les lleva a quedar no muy bien parados es su empecinado discursito con el que intentan tratar de influir para que se imponga un régimen cambiario de libre flotación de la moneda, cuando ellos más que nadie saben (o deben saber) que en Venezuela no están dadas las condiciones para que ello suceda y no es por otra razón que por una simple lógica que al parecer como que no terminaran de asimilar, que precisamente deviene de la Ley de la Oferta y la Demanda; pues en nuestro país quienes demandan divisas se cuentan por millones, mientras que el único oferente es el Estado Venezolano; es decir, que bajo esta circunstancia de limitada capacidad de generarle ingresos en divisas al país para satisfacer tales niveles de demanda, ya que de parte del sector privado a lo sumo lo que se genera no supera el 1% de dichos ingresos, pero que específicamente son quienes más las demandan, sería prácticamente imposible alcanzar algún punto de equilibrio ante tales niveles de desproporcionalidad , como en efecto lo estamos viviendo actualmente al haber sido desconocido por parte del sector privado el marco regulatorio del régimen cambiario oficial y al haber reestructurado de manera fáctica la dinámica económica desde cuya actividad en la que tienen participación asumieron para sus operaciones la tasa cambiaria que resulta de un mercado marginal de divisas, en nada representativo y de libre flotación que opera al margen de los convenios internacionales desde Cúcuta y ahora también desde la web con el sistema digital, on line de subastas impuesto para el intercambio de las remesas, de lo cual solo viene resultando la exponencial depreciación de la moneda con incidencia directa sobre el sistema de fijación de precios. O sea, que a todas estas al parecer lo que pretenden los sesudos analistas de la derecha no es que esta situación se corrija, sino que se legalice para terminar de hacerles el trabajo a sus clientes.

    Sin embargo, es así como nuevamente con sus infructuosos ataques lo que hacen es hundirse más, pues no se impone quien quiere, sino quien puede y ante la pulcritud del análisis realizado por la Dra. Pasqualina, cualquier intento para tratar de restarle méritos, solo se vuelve en contra de quienes lo profieren, pues desde el punto de vista técnico no tienen nada con que objetarlo, más cuando se conocen las variables que intervienen en el proceso muy bien representado en el modelo propuesto, así como el comportamiento estadístico de la data histórica y en función a esta, el tipo de distribución que sigue para realizar las proyecciones, pese a los “imponderables” siempre presentes y que están estrechamente relacionados con la geopolítica internacional, donde tiene mucho que ver el impredecible y excéntrico proceder del actual inquilino de la Casa Blanca y su particular manera de ejercer su influencia en el mercado, como máximo representante de la hegemonía imperial; de cuyo análisis muy acertadamente por parte de la Dra. Pasqualina además de pronosticar el escenario más probable, se representa también una estimación considerando el escenario más optimista para no crear falsas expectativas más allá de lo factible a la hora de ofrecer elementos de convicción que sirvan de respaldo para la toma de decisiones, con el respectivo nivel de riesgo asociado; toda vez que para el peor escenario que por cierto está también latente por efecto del bloqueo, siempre se cuenta con acciones de contingencia y que en cuyo caso el límite inferior es abiertamente conocido desde que el mismo Comandante Chávez no lo desestimó y hasta consideró cuando retó a sus adversarios diciéndoles: “Si quieren, pónganme el petróleo a cero”. Es así como con esta herramienta se contextualiza esta parte de nuestra realidad y se establecen los criterios para parametrizar el margen de maniobra en términos concretos bajo la estrategia de prepararse para lo peor, esperando lo mejor.

    Dicho lo anterior y con la buena intención de que no se desvíe la atención de lo verdaderamente importante en cuanto al tema que nos atañe, considero necesario complementar el estudio con el desarrollo de modelos matemáticos para revertir la tendencia alcista de la depreciación inducida de la moneda, de lo cual se propone la conceptualización de una función objetivo asociada a dichos modelos orientándola a reducir el diferencial cambiario entre la paridad oficial y la que surge del mercado paralelo, ahora que de cierta forma ha sido traída a la legalidad a través de la entrada en operación de las casas de cambios certificadas en el país para la captación de divisas por concepto de remesas. En este sentido, se sugiere partir de la función F(c) representada en la Utilidad de Operación Global de todas las personalidades y entes productivos que hacen vida en el país (en lo sucesivo, utilidad) como variable dependiente, al tiempo que en dicho modelo la paridad cambiaria (Tc) sería nuestra variable independiente (c), la cual se busca llevar a un rango de valor estable a través de algoritmos de resolución que corrijan el desequilibrio cambiario que distorsiona la economía, esto llevando a su mínima expresión o equivalentes a la unidad, la incidencia del diferencial cambiario, que para efectos de cálculo sería el diferencial de c, dc; respecto del diferencial de u ( ó de F(c) ), du; o de la variable dependiente, siendo en nuestro caso la referida Utilidad; de lo que deviene que la función en términos prácticos con ingresos, I(c) y gastos, G(c); afectados por la paridad cambiaria (c ó Tc), tome la siguiente forma:

    U(c) = I(c) – G(c),

    ó en términos concretos:

    Utilidad = ∑ Ingresos – ∑ Gastos

    Utilidad ésta que en su forma simple, de no haber depreciación monetaria o si las operaciones fuesen todas en divisas, bastaría con efectuar una sencilla operación algebraica; pero que al no ser este el caso, para efectos del presente análisis, es requerido considerar como criterio de unificación de parámetros que sea expresada en divisa y en tal sentido, al darse la relación de dependencia de la variación de la paridad cambiaria nos quedaría que:

    Utilidad = ∑ Ingresos (en divisas) + ∑ Ingresos (en Bs)/ Tc – ∑ Gastos (en divisas) – ∑ Gastos (en Bs) / Tc

    de lo cual:

    ∑ Gastos (en Bs) = MP + MO + IN + OC + CS;

    dónde:

    MP = Costos de la materia, materiales e insumos.
    MO = Costos de mano de obra.
    IN = Costos asociados a la Infraestructura.
    OC =Otros costos.
    CS = Costos subsidiados.

    siendo Tc, la variable independiente (c) en nuestra función original.

    así que,

    Utilidad = ∑ Ingresos (en divisas) + ∑ Ingresos (en Bs) / Tc – ∑ Gastos (en divisas) – [MP + MO + IN + OC + CS] (en Bs) / Tc

    Utilidad = ∑ Ingresos (en divisas) – ∑ Gastos (en divisas) + {∑ Ingresos (en Bs) – [MP + MO + IN + OC + CS] (en Bs)} / Tc

    en la que el comportamiento de las variables que se expresan en moneda nacional siguen una tendencia ascendente en función a un factor de ajuste por inflación, que denominaremos FAPI, de acuerdo al INPC; pero con excepción del componente salarios, asociado a los costos de mano obra, el cual es ajustado por vía decreto presidencial (que llamaremos Ap*), de cuyo criterio al no corresponderse en términos de proporcionalidad con el FAPI, se constituye como uno de los aspectos que deriva en las distorsiones que se presentan en la economía, por lo cual a objeto de este análisis se procede a segregar los costos de mano de obra en MO = MO’ + MO’’, esto ya que al Ap* representar el factor de ajuste de los costos de mano de obra por incidencia de los decretos presidenciales que solo contempla el porcentaje de incremento directo sobre los salarios, es que se da la variable que por tanto a efectos de la segregación llamamos MO’ y en contraparte, siendo el FAPI el factor de afectación al resto de los componentes de costos relacionados con este recurso (Mano de Obra), estos se han de consolidar en la variable MO’’ y se agrupan con los otros elementos de costos también influidos por el FAPI, quedando la función de la siguiente manera:

    Utilidad = ∑ Ingresos (en divisas) – ∑ Gastos (en divisas) + {FAPI[∑ Ingresos (en Bs)] – [Ap*(MO’) + FAPI(MP + MO’’ + IN + OC) + CS] (en Bs)} / Tc

    De la anterior ecuación resultante se observa que al no haber correlación entre los factores de ajuste de los componentes en moneda nacional, que son el FAPI y el Ap*; sabiéndose que el FAPI también se origina en buena parte por la incidencia del Tc, en consecuencia se tiene una importante limitación en los ingresos (en Bs), toda vez que estos dependen del consumo y el mismo se ha visto afectado por la disminución del poder adquisitivo a nivel general y que dentro de este modelo encuentra representación en el elemento [Ap*(MO’)]; lo cual por efectos de la inercia que surge al buscarse la maximización de la Utilidad, conlleva a que se produzca la reorientación de la colocación de la producción en otros mercados que generen ingresos (en divisa), que por efecto del arbitraje cambiario que se forma en función del Tc, le hace ser muy atractivo para dichas plazas y que es lo que origina el contrabando de extracción, al tiempo que al mercado nacional se le hace prácticamente inaccesibles al grueso de la población, quedando una muy baja porción de dicha producción para satisfacer una muy reducida demanda nacional que deviene solo de parte de quienes tienen la capacidad de compra y que al darse alguna leve mejoría en este que haga crecer dicha demanda, hace que se comience a originar desabastecimiento.

    En virtud de la anterior demostración de nuestra realidad se tiene que al no haber correlación entre los factores de ajuste de los componentes en moneda nacional, que son el FAPI y el Ap*; se origina que la Utilidad de Operación Global cierre en cifras negativas, pero que en términos de ponderaciones relativas según el nivel de participación de cada ente involucrado refleja que producto de las distorsiones que dicho modelo trae consigo, la gran porción del universo poblacional incurre en altos niveles de pérdida, mientras que la otra mínima parte, que por lo general opera en divisas, obtiene desproporcionados niveles de ganancias, trayendo en su forma como consecuencia importantes disminuciones en el PIB, con una marcada orientación a que la limitada actividad productiva se incline a la manufactura y mercadeo de artículos de primera necesidad, dado que la reducida capacidad de compra hace disminuir la demanda de bienes no prioritarios o sustituibles y se oriente a satisfacer el mercado foráneo; o como producto de las referidas distorsiones, se dé también lugar a la proliferación de operaciones especulativas que se sirven de la depreciación del Bolívar.

    Tomando en consideración las conclusiones de todo lo anteriormente expuesto y en atención a las rectificaciones que nuestra realidad exige, se estima necesario hacer las respectivas reformulaciones en el modelo, de lo que se propone que sean adoptado los criterios para que el factor de ajuste Ap* sea expresado en función de las variaciones de la paridad cambiaria (Tc), de manera tal que al ser así asumido; se recupere el poder adquisitivo, se haga crecer la demanda de todos los rubros, se optimicen los precios de transferencia para que puedan ser generalmente accesibles en nuestro mercado, se estimule la producción y la economía de escala, se disminuyan los niveles de especulación, se revierta la tendencia alcista de la depreciación de la moneda y en consecuencia la inflación y que todo ello en su conjunto contribuya con el crecimiento sostenido del PIB, con márgenes de utilidad mayores a cero para todo el universo poblacional, acorde a la productividad y al esfuerzo individual aportado por cada de las partes involucradas. Así, el factor de ajuste Ap*, ya no se modificaría ocasionalmente por vía decreto presidencial, sino que se haría depender de la paridad cambiaria, pasando a ser expresado como variable dependiente en función de (c), A(c).

    Para cerrar, dejo a disposición este ensayo a la orden de quién lo desee tomar para complementarlo con aportes adicionales o para hacerle las mejoras y correcciones que considere pertinentes, con la total apertura a críticas y sugerencias a este modesto intento de crear herramientas para el desarrollo productivo por parte de quien solo apuesta por la prosperidad en nuestro país.

    Venceremos…

  11. De verdad, quisiera que la Doctora Pasqualina Curcio leyera esta reflexión. Yo fuí uno de los que cuestionó, en mi caso lo dije de manera explicita, con respeto, las proyecciones de los ingresos petroleros del artículo al que se hace referencia, y razoné el porqué. Ahora en estas aclaratorias, me referiré con un poco de humor a un dicho usado por nosotros los economistas: ¡si no puedes convencerlos, confúndelos! Por aquello conocido en el mundo académico de lo entreverado que es el lenguaje técnico económico. Entonces, considero que este artículo, más que aclarar lo que hace es confundir a muchos lectores, aún más, si se le dá el piquete matemático, intentando dejar claro que la formalidad y objetividad de esta ciencia es “indiscutible”. En este sentido, con inmenso respeto, considero que la proyección de los ingresos netos de divisas de PDVSA no requiere más que las operaciones elementales de aritmética, tal como se usa en el sistema contable mundial, con sus principios generalmente aceptados. Como economista que soy, siempre he insistido en que se ha querido imprimir a la ciencia económica un carácter hermético, cobijado en modelos matemáticos tautológicos que se alejan de la realidad, simple y sencilla, por aquello de que dichos modelos están soportados en supuestos y premisas que pocas veces se cumplen; un ejemplo: este modelo expuesto por la doctora Curcio. Habría que revisar cómo calculan el presupuesto anual y las proyecciones de los estados financieros las grandes corporaciones del mundo: seguro que no aplican regresiones lineales para calcular la participación de mercado, capacidad de producción (volumetría) por productos, precios, costos y gastos parametrizados y otras variables elementales. La doctora Curcio, por su prestigio, credenciales y militancia a favor de la Patria, debería tener acceso a lo más básico de dicha información para hecer sus análisis. Es increíble, que con toda su experticia y proyección mediática, tenga que recurrir a un modelo de ese tipo para hacer recomendaciones de política económica que son de importancia vital en estos momentos.

  12. NO PODEMOS OBVIAR EN SU TOTALIDAD LA FUERZA DEL MERCADO, MAS CON LAS ARMAS CON LAS QUE NOS ESTÁN SOMETIENDO.
    NO ESPEREMOS SEGUIR EN ESTA SITUACIÓN O PEOR AÚN, QUE SIGAMOS CAYENDO.
    A-ASUMAMOS LOS CAMBIOS CON NICO.
    B-EN ESTA GUERRA, DICHOS CAMBIOS SERÍAN QUIZÁS, MAS POR CREDIBILIDAD INTERNACIONAL QUE POR OTRA CUESTIÓN.
    C-ELIMINARÍAMOS LAS EXCUSAS DE TRABAS PARA LA INVERSIÓN PRIVADA Y PARA LA CONDENA INTERNACIONAL.
    D-HAY PAISES ALIADOS QUE ESTÁN ESPERANDO UNA SEÑAL DE NUESTRO GOBIERNO. Y AHORA QUE MÉXICO, BRASIL Y EN CUALQUIER MOMENTO ARGENTINA GIRAN A LA IZQUIERDA SERÍA EL MOMENTO DE MANDARLES ESA SEÑAL PARA QUE SEAN MAS SOLIDARIOS PARTÍCIPES EN NUESTRA DEFENSA.
    .-.
    1-SI ES NECESARIO ELIMINAR EL CONTROL CAMBIARIO PARA ENFRENTAR LA GUERRA ECONÓMICA, HAGÁMOSLO.
    2-ACUÉRDENSE QUE ELIMINAR EL CONTROL CAMBIARIO NO IMPLICA QUE EL ESTADO TENGA QUE VENDER SUS DIVISAS OBLIGATORIAMENTE.
    3-SINO QUE CUANDO EL EDO. NECESITE VENDER SUS DIVISAS O PRODUCTOS Y SERVICIOS LO HAGA AL PRECIO DE MERCADO.
    4-SEGUIMIENTO DE DIVISAS VENDIDAS POR EL ESTADO YA NO SERÍA NECESARIO, SIN EMBARGO ESTO QUEDARÍA A SU ARBITRIO.
    5-FACILITAR LA IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN, MENOS TRABAS.
    6-FACILITAR EL TRANSPORTE, HASTA EL PEQUEÑO TRANSPORTISTA, MENOS SEGUIMIENTO Y TRABAS.
    7-ES NECESARIO QUE SE AJUSTEN LOS PRECIOS DE NUESTROS SERVICIOS DE GAS, ELECTRICIDAD, TRANSPORTE, AGUA, ASEO PARA QUE EL RECLAMO DE UN BUEN SERVICIO SEA VIABLE, PERO UNA VEZ ELIMINADO EL CONTROL CAMBIARIO.
    .-.
    ESTOS CAMBIOS DEBERÍAN MOTIVAR A PARTICIPAR EN LA CADENA PRODUCCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN INCLUIDO TRANSPORTE, EXPORTACIÓN E IMPORTACIÓN.
    NECESITAMOS DE TODOS PARA ENFRENTAR ESTA GUERRA.

  13. Bandas de mafias con complicidad de altos funcionarios del gobierno desfalcaron al estado…. Luis Gavazut explico con lujo de detalles como hicieron las grandes empresas para obtener las divisas. … y Maduro juro mostrar la lista …? Muchos se hicieron ricos con Cadivi y cencoex…..quienes compraban con el dolar à 10 Bs? O ya se les olvido? Ningun pais en el mundo ha Mantenido un contrôle de cambio por tanto tiempo….15 agnos!!! Que sera de la vida de Temir Porras? Y de Alejandro Fleming? Y ni hablar de la corrupcion de PDVSA……HABRA QUE HACER UNA PELICULA PARA LOS QUE SOBRE VIVANT ESTA CATASTROPHE EN VENEZUELA SEPAN QUIENES FUERON LOS CULPABLES.

  14. La iniciativa es muy buena,ademas de necesaria, la vaina no es tan de mode, partiendo de cálculos y de formulas matemáticas se abre un compás de espera a que el debate sea enriquecido por otras corrientes del pensamiento económico que habrá cosas donde confluyan y las naturales y antagónicas, donde se enreda el papagayos,verbigracia ,la teoría del valor, si es aplicable o no en estas condiciones históricas por lo que implica reconocer o no algunos dogmas al respecto, porque pudiéramos estar en presencia de lo que en verdad tiene a este trompo económico enrollado¿está o no equivocado Carlos Marx en su planteamiento fundacional? al respecto, debe valorarse las múltiples voces a nivel mundial sobre esta realidad con sus interesantes aportes al pensamiento Marxista, y se pudiera abrir el debate sin ningún tipo de complejos,mi estimado Profesor, se valora este gran esfuerzo por la Patria…saludos!

    • La Teoría del Valor es relativa, depende de muchos aspecto que condicionan la percepción del mismo; si alguien tiene a un ser querido secuestrado, su liberación no tiene valor, pagará el precio que los plagiarios pidan por el rescate. Otro ejemplo, un vaso de agua no vale lo mismo en el desierto que en el Caroní, pero si a alguien lo hacen cautivo a orillas del Caroní y para darle de tomar un vaso de agua lo obligan a pagar por este un precio que no lo vale, sin duda lo pagará para no dejarse morir de sed. Es muy conocida la historia de como Jacob despojó a Esaú de su primogenitura a cambio de un plato de lentejas, cuando este se encontraba hambriento y dio más valor a satisfacer su necesidad inmediata de alimentarse que a todo lo que le significaban los privilegios de ser el primogénito.

      ¿Por qué crees que en 1944 en Bretton Woods para poder concederle los Derechos Especiales de Giro al dólar, este debía estar respaldado en el Patrón Oro? de no haber sido así, los firmantes del acuerdo jamás lo habrían aprobado.

      ¿En el caso anterior dónde está la estafa con la Teoría del Valor? En la manipulación del mismo al haber desvinculado unilateralmente al dólar del Patrón Oro, ante la situación de la depreciación del dólar frente a las otras monedas cuando este perdió valor respecto al oro que era su respaldo, por los inadecuados manejos de la economía en manos de Nixon que le llevaron a ello y que habilidosamente bajo la asesoría de Milton Friedman, aprovechándose del posicionamiento del dólar precisamente por haber estado respaldado en oro para entonces, lo impusieron como una especie de deidad al respaldarlo con la fe, por cierto una fe a la que el mundo se vio obligado a ceñirse porque la hegemonía de la moneda ya se había apoderado del sistema, en palabras llanas, hizo que el mundo se “bajara los pantalones” y en términos figurativos lo obligó a sodomizarse. De ahí en lo adelante la economía de EEUU solo se ha venido sosteniendo imprimiendo billetes.

      Ahora, el valor es emocional y no todo el tiempo se está en condiciones de desventaja donde se tiene que pagar un precio por algo que no lo vale, cuando dicha condición se supera, la situación que hizo que el precio se colocara muy por encima del valor desaparece. Volviendo al ejemplo de El Caroní, cuando la víctima es liberada, cuando tenga sed pagará por el vaso de agua justo lo que vale, ni más, ni menos,

      De todo esto ¿Por qué crees que ahora surgen iniciativas de Rusia, China y demás países BRICS de migrar a un sistema de intercambio comercial con monedas respaldadas en oro?

      ¿Entiendes ahora cómo es la verdadera mecánica que mueve a los humanos y por qué algunos de ellos no estamos dispuestos a aceptar imposiciones en cuanto al valor y siempre nos predisponemos a pagar el menor precio por todo lo que puede ser comprado?

      Saludos.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*