Desbar-ajustados

Desbar-ajustados

Todo ajuste económico produce inevitablemente un desajuste social. En razón de lo mismo, un desbarajuste económico genera como correlato su propio desbarajuste social.

Tal y como comentamos en nuestra anterior editorial, actualmente asistimos a los efectos sociales de un inédito desbarajuste económico. Un desbarajuste económico se diferencia de un ajuste clásico (del tipo FMI) en varias cosas. La principal, es que estos últimos suelen ser decretados formalmente y aplicados manifiestamente, utilizando para ello la estructura del Estado y la política pública, así se haga en nombre del “mercado”.

Esto fue lo que pasó en nuestro país en 1989 y 1996. Y de hecho, en 1979 (gobierno Luis Herrera) y 1961 (Betancourt), si bien en ninguno de estos casos se suscribieron acuerdo con el FMI. Y también es lo que ocurre hoy día en la Argentina de Mauricio Macri.

En razón de lo anterior, en cada uno de estos casos, se observa la aplicación de una serie de medidas económicas que, en líneas generales, son más o menos las mismas siempre: liberación del mercado cambiario y devaluación de los tipos de cambio, ajustes ascendentes de precios, liberación y/o ajuste de las tasas de interés, devaluación salarial, enfriamiento de la demanda agregada, reducción de importaciones, privatizaciones y reducción del déficit fiscal.

Para esto último, se recurre a un expediente igualmente conocido: eliminación de los subsidios universales, privatización de servicios públicos, reducción de las nóminas de funcionarios al servicio del Estado, congelamientos salariales, etc. Y en casos extremos, Betancourt en 1961 por ejemplo, se puede llegar a la reducción nominal de los salarios.

En el caso venezolano actual, nada de esto se ha aplicado como parte de un plan intencionado por parte del Estado en colusión con los sectores privados nacionales y foráneos. El gobierno ha manifestado su negativa a hacerlo, siendo esta la razón por la cual, tanto opositores como “aliados”, lo acusan de no tomar medidas “por dolorosas que sean”. Sin embargo, lo anterior no quita que, por la vía del hecho, la mayoría de tales cuestiones hayan venido igualmente sucediendo o se presiona para que sucedan, siguiendo una secuencia “extraoficial” caótica y a menudo contradictoria, que es precisamente a lo que aquí llamamos desbar-ajuste.

Veamos algunos ejemplos, específicamente los referidos al tema salarial-laboral:

  1. Para empezar por el más estrambótico de los indicadores disponibles, desde finales de 2012 lo que va de 2018, el tipo de cambio oficial se devaluó 3.348.737%, si lo medimos a la tasa actual DICOM. “Cuasi-oficialmente”, es decir, medido a la tasa de las casas de cambio legalizadas y permisadas para operar con remesas –si bien aún no existe el convenio oficial respectivo- dicha devaluación es de 58.139.434%. Al precio promedio de los tipos de cambio paralelos, 82.669.760%.
  2. En cuanto al salario, la ausencia de indicadores oficiales de Índices de Precios al Consumidor (IPC) y de las diferentes canastas de consumo (alimentaria, básica, normativa, etc.), dificultan medir la caída del poder adquisitivo con igual precisión. Sin embargo, no es imposible aproximarse a lo que es un hecho por todos conocido y padecido por los asalariados: a finales de 2012, para una familia promedio de cuatro personas, el costo representado por el precio mensual de la Canasta Básica Alimentaria, equivalía a cerca de un 13% de su ingreso mensual, tomando como referencia el Ingreso Mínimo Legal Familiar (salario mínimo nominal + beneficio de alimentación de dos adultos asalariados). En la actualidad, la totalidad de dicho ingreso mínimo, equivale aproximadamente a la mitad del precio de un kilo de café, uno de los productos contemplados en la mencionada canasta.
  3. Para que se tenga una idea más amplia del asunto, para finales de 2012 el salario mínimo venezolano era el más alto de la región, equivalente a 477 dólares mensuales. Hoy día, a tipo de cambio oficial son 36 dólares; a tipo de cambio cuasi-oficial (casas de cambio/remesas familiares) son 2 dólares; y a promedio de los paralelos, 1,4 dólares mes. En el término de poco más de cinco años, pasamos de tener el salario más alto de la región a uno de los más bajos del mundo.
  4. La ausencia de indicadores oficiales (demanda agregada), tampoco permite dimensionar cómo se expresa lo anterior en cuanto contracción del consumo. Y la misma ausencia, imposibilita saber su impacto específico en lo referente al empleo. Sin embargo, como quiera que sea, con respecto a esto último, no cabe duda que al desbar-ajuste demográfico (expresado como fuga de mano de obra fuera de nuestras fronteras), lo acompaña una fuga masiva de la misma desde el sector formal a la informalidad, lo que es especialmente notable en el sector público. En sentido estricto, esto equivale a una reducción del tamaño y pesos de las nóminas de la administración pública, solo que no ocurrida mediante despidos ni reducción nominal de los salarios, sino como resultado de la violenta reducción salarial real (del poder adquisitivo), que hace que los trabajadores se marchen “por su propia cuenta” inclusive sin reclamar prestaciones ni seguridad social.

Desde luego, siempre se podrá decir que existen atenuantes. Están los bonos, el clap, los aumentos recurrentes de salario y pensiones y los subsidios a varios servicios. Pero no solo es evidente que no son suficientes, sino que es imposible no preguntarse ¿hasta cuándo existirán?. Desde las propias filas oficialistas, por ejemplo, hay quienes insisten en “solucionar” los “desequilibrios económicos” aumentando el precio de la gasolina y los servicios, lo que en un contexto hiperinflacionario y de precarización generalizada, equivale literalmente a echarle gasolina al fuego de los precios. O en abandonar definitivamente la política cambiaria a los caprichos, vaivenes e intereses de “los mercados”. O en congelar salarios “para evitar seguir emitiendo dinero inorgánico”. Y ya hasta la banca perdió la pena y puja públicamente por subir las tasas de interés.

Mientras tanto, en la calle la gente se pregunta si este trance tendrá fin, si lo peor ya pasó o está por venir, aunque preparándose para el segundo de los escenarios, viendo como reorganizan sus vidas y le hacen frente al desbarajuste por sus propios medios o en colectivo con los más cercanosy afines, en la medida que la dirigencia política a la cual no se le puede acusar de patrocinarlo, cada vez genera menos expectativas de que sea capaz de enfrentarlo.

8 Comentarios en Desbar-ajustados

  1. El socialismo del siglo XXI pasara a la historia como otro de los grandes fracasos de quienes instauran regimenes socialistas, este nuevo experimiento fallido pasara a engrosar las paginas de la historia de fracasos del socialismo. Lo lamentable de estos experimentos socialistas es la destruccion que dejan a su paso, las penurias que vivimos los venezolanos a diario tienen su origen en el chavismo y su revolucion genocida. El socialismo no es mas que secuestrar a toda una nacion para el enriquecimiento de una organizacion criminal (en el caso venezonalo es el chavismo), bien lo dijo Chavez: “no importaba que andemos desnudos, no importa que no tengamos para comer, aqui se trata de salvar la revolucion…”, a la revolucion solo le interesa su supervivencia no importa si es a costa de los venezolanos.

    https://twitter.com/MaihenH/status/1021855045862809602

    • La maldición del capitalismo es lo que nos tiene así, del cual tú formas parte haciéndote agente de propaganda anónima en contra del socialismo para tratar de manipular a la opinión pública que está más que clara; cuando toda esa plaga logre ser erradicada es que se podrá instaurar el verdadero régimen socialista del siglo XXI. Así que olvídate de que vas a poder convencer a alguien con tus panfletos, pierdes tu tiempo, ya todo el mundo sabe que a ustedes les pagan para ello y quienes les pagan también se han dado cuenta que han perdido su dinero con ustedes, porque sus argumentos son tan toscos, que lo que han hecho es arraigar más la esperanza del verdadero socialismo en el sentir del venezolano y del latinoamericano, date cuenta que en México sufrieron un revés, en Argentina van en picada y aquí electoralmente no tienen vida y en ningún otro espacio tampoco, ten presente que si por las buenas somos buenos, por las malas somos mejores; hagan lo que hagan, no volverán; las revoluciones las hacen los pueblos y en nuestras manos no se perderá la patria.

      Dicho esto, si quieres hablar de economía, entonces hablemos de economía.

      • El capitalismo de estado…donde un grupito disfrazados de socialistas le llenaron la cabeza a muchos de ilusiones y justicia social pero hicieron todo lo contrario, sustituyero la oligarquia por generales y politiqueros de turno sin idea alguna de lo que hacen. Es asi como inventaron controles que no controlan y los creyentes no entienden como puede eso suceder, afortunadamente los capos le dieron una respuesta: la guerra economica! Y se voltean a sonreir pues son ellos quienes la hacen con tal de capturar algo de la renta petrolera, aurifera, maderera, coltan, aluminio, y con esclavos baratos. Capitalismo salvaje lo decreto Maduro y si no te gusta la frontera medio sigue abierta.

  2. El editorial dice: ººDesde las propias filas oficialistas, por ejemplo, hay quienes insisten en “solucionar” los “desequilibrios económicos” aumentando el precio de la gasolina y los servicios, lo que en un contexto hiperinflacionario y de precarización generalizada, equivale literalmente a echarle gasolina al fuego de los precios. O en abandonar definitivamente la política cambiaria a los caprichos, vaivenes e intereses de “los mercados”. ºº Primero, el término “oficialista” es usado de manera peyorativa por quienes adversan la revolución bolivariana, sin embargo podemos entender que fue un desliz del redactor. Segundo, en todo el cuerpo del editorial reconoce que existen “desequilibrios económicos” que bien pueden calificarse de “desbarajuste” pero, ante las soluciones que reclaman la “sinceración elemental” del precio de la gasolina (un cisterna de gasolina se vende a Bs. 36 mil) se le cuestiona, dando por sentado que se vendría un apocalipsis, sin mayor análisis. Las propuestas serias en este tópico de la gasolina, plantean la forma en que se haría para evitar el impacto sobre la población, sin embargo, son soslayadas por el editorial. En relación al tipo de cambio, si se aplicara la libre convertibilidad y el mercado arrancara con el tipo de cambio criminal (3,5 millones Bs/USD) se necesitaría un poco más de USD 590 millones para adquirir TODA la liquidez del sistema, la cual está por el orden de los 2 mil billones de bolívares. En fin, se siente en el escrito un pensador dogmático que vive y siente el desbarajuste que el mercado es capaz de crear cuando se mantienen incentivos perversos desatados por la guerra económica, políticas erradas y/o corrupción e ineficencia; y se declara incompetente en aportar alguna solución, porque las que existen reconocen al mercado y entienden que no pueden desmontarlo, ni controlarlo en toda su extensión, sino que se debe entender su funcionamiento y trabajar con base a incentivos virtuosos que apunten a la producción, para lo cual tenemos bastante potencial. Las políticas económicas deben establecer reglas de juego que aplicadas en el presente apunten al futuro con la capacidad de generar confianza con base a incentivos en términos de ganancias y pérdidas. Se trata de aplicar lo más elemental de la teoría de las expectativas racionales, actuando sobre los agentes económicos, instituciones públicas, familias y empresas, en función de canalizar sus decisiones para obtener resultados esperados en un prospecto definido. Lo mejor de la crisis económica que vivimos y sufrimos, parece paradójico, es el extremo insoportable al que nos ha conducido. El ejemplo más ilustrativo es el de la liquidez y el tipo de cambio del dólar criminal de 3,5 millones de Bs/USD: tan solo hacen falta un poco menos de 600 millones de dólares para secar el sistema (Bs. 2 mil billones), en términos hipotéticos; así como el precio absurdo de la gasolina (Bs. 36 mil un remolque cisterna) o la liberación del pago del Metro en Caracas.

  3. Leido camarada. Como una mas del pueblo, adulta mayor de a pie, esperando por pensión desde hace 4 años (a pesar de la publicidad del 100% pensiones), le puedo decir que es INCREIBLE que el gobierno se siga llamando revolucionario. De verdad, le digo, INDIGNA. ?Por qué? Pues porque NO es capaz de RESOLVER esta guerra económica INTERNA de la derecha criminal. Entendemos bloqueo exterior, pero eso no tiene que VER con precios IMPAGABLES para productos locales. Como se justifica? No hay LEY. Aquí en Barquisimeto la ANARQUÍA es la que manda. Esa es LA VERDAD. Y la IMPOTENCIA cada día se va transformando en tremenda ARR***. ?Será que el gobierna piensa, que OTRA VEZ, iremos a VOTAR? Ponte a creer…cuando la promesa de AHORA SÍ RESUELVO, no se cumple. No queda otra que resolver con nuestras propias posibilidades. FIN.

  4. Es tremenda la oscuridad informativa originada por la no publicación de los datos Socio-Económicos por parte del INE. Que mal le han hecho al país.

  5. QUE LASTIMA QUE UTILICEN ESTE MEDIO PARA HACER OPOSICION BURDA Y MANIPULADORA DE LA VERDAD, USTEDES HEBLAN EN SU EDITORIAL DE LOS PROBLEMAS Y LA PREGUNTA ES, ¿ QUE LOS HA ORIGINADO? QUE SUCEDIO PARA PASAR DEL SALARIO MAS ALTO DE LA REGION SOLO HACE 5 AÑOS AL MAS BAJO? QUE LO HIZO POSIBLE? VAN A SEGUIR HACIENDOLE EL CORO A LOS APATRIDAS, DISFRAZADOS DE INVESTIGADORES COMUNICACIONALES O ANALISTAS( DE BAJA MONTA)? EL TEMA NO ES QUE SE PROHIBA LA CRITICA, PERO ESTO QUE HACEN ES UN BODRIO, SE VAN A SECAR TAMBIEN… HAY SE LAS DEJO.

  6. Luis Britto García – Trabajo Today
    29 julio, 2018 6:00 am. Vía @UNoticias

    Luis Britto García.– Esta es la historia de cómo una página web sin respaldo científico ni documental desarticuló uno de los factores básicos de la producción.

    Al seleccionar el link http://www.trabajotoday.com aparecían una cotización del salario mínimo y escalas salariales que los trabajadores, como en conspiración simultánea, acogían y exigían inmediatamente. Nadie los obligaba, así como nadie obligaba a los empresarios a fijar sus precios de acuerdo con páginas web sin respaldo científico ni documental que anunciaban una supuesta cotización del dólar. Como por una mano invisible, las fuerzas de la oferta y la demanda encontraron por primera vez en la historia su punto de equilibrio: cada vez que los empresarios subían 100% sus precios, alegando que no obligaban a nadie a comprar, los trabajadores subían unánimemente 200% el monto de sus salarios, aduciendo que no obligaban a nadie a contratarlos.

    En vano fue que los empresarios acudieran al gobierno para que éste hiciera entrar en razón a los trabajadores proponiéndoles un sistema de salarios acordados. Así como nadie respetaba la concertación de precios, menos caso hacía nadie de la de salarios. El gobierno condenó categóricamente que una página web operada desde el exterior fijara la cotización de un factor básico de la producción. Pero inútiles fueron todos los esfuerzos por hackearla: como Wikileaks, Trabajo Today abría con miles de enlaces y la supresión de unos conducía a la multiplicación de otros. A primera hora de la mañana, a través de los celulares, ya todo el mundo había recibido la consigna de Trabajo Today y nadie movía un dedo a menos que aceptaran pagarle la nueva cotización de la fuerza laboral.

    La irresponsable página divulgaba otros datos de interés: los sueldos en Venezuela no representaban más de 10 al 20% de los costos de producción; el salario mínimo peor remunerado en Estados Unidos (el de Wal Mart) bordeaba nueve dólares por hora, o sea que los empresarios venezolanos cobraban precios dolarizados pagando salarios tercermundistas.

    Al décimo aumento de precios seguido de incremento doble de salarios, los precios se estabilizaron misteriosamente y dejaron de subir. En todos los países del mundo van apareciendo páginas Trabajo Today que fijan el precio real de la fuerza laboral. Al poco tiempo las obedecen todos los trabajadores del mundo, que no tienen nada que perder, salvo sus cadenas.

    Las guerras económicas se ganan con acción y organización.

    Fuente; http://www.ultimasnoticias.com.ve/?p=859770

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*