¿Adios CITGO?

  1. La medida de embargo dictada por un tribunal norteamericano contra CITGO, una noticia reseñada por todos los medios, pero sobre la cual aún no se tiene versión oficial, no supone inmediatamente su pérdida, pues queda abierta la posibilidad de introducir por parte de nuestros representantes legales recursos de apelación, por lo que habría que esperar qué se hará al respecto.
  2. Por otra parte, hasta donde se sabe, CITGO está puesta en garantía (como colateral) de prestamos adquiridos (lo que de por sí es todo un debate) en especial de los famosos bonos 2020 que recientemente fueron “liberados” por el Departamento del Tesoro, lo que se mal-interpretó por muchos como una flexibilización del cerco contra el país. Lo que esto quiere decir es que Crystallex International Corp, empresa a favor de la cual se dictó la medida, no es la única interesada. En todo caso, se trata de una minera canadiense expulsada por el Presidente Hugo Chávez dado el desastre laboral y ambiental de las minas de Las Cristinas y los incumplimientos de la compañia. Esta empresa fue contra CITGO por considerar es el mayor activo de Venezuela gracias al cual puede saldar lo que se supone se le adeuda. Pero puede entrar en conflicto con otros interesados en lo mismo, lo que podría ser aprovechado por la República.
  3. El gobierno actual, en el marco de la apertura hacia la transnacionales mineras dado lo del Arco Minero, llegó a acuerdos de pago con esta empresa canadiense. No se sabe, al menos públicamente o a ciencia cierta, qué pasó con eso. Pero todo indica que no se han cumplido dichos acuerdos, de los cuales tampoco se saben las condiciones, sino únicamente lo reflejado por prensa internacional especializada, siempre sesgada contra nuestro país.
  4. Es posible ir contra PDVSA porque aunque es una empresa pública, en los mercados internacionales funciona como privada. Esto implica, entre otras cosas, que no está cubierta para casos de conflictos de deuda por las mismas garantías de protección contra embargo que tienen bienes de la República reconocidos taxativamente como tales, como por ejemplo las Reservas Internacionales. Desde luego, en última instancia, esto no es del todo garantía (como le pasó a los libios), pero el que no se haya cambiado ese estatus aprovechando el marco de la emergencia económica facilita el trabajo a los enemigos del país.
  5. La acción contra CITGO, de prosperar definitivamente, tendrá implicaciones no solo en cuanto a la venta de petróleo venezolano, en el que todavía sigue siendo el principal mercado del mismo. Sino también para el caso de los combustibles (gasolina de 95) y lubricantes internos, pues algunos de cuyos componentes son producidos allá. Lo mismo aplica para aditivos necesarios en la extracción de petróleo de la faja del Orinoco, lo que pone en riesgo otros mercados y compromisos.
  6. Demás está decir que también tendrá impacto sobre todo lo que quiera construirse en base al esquema económico y monetario que se pretende edificar a partir de El Petro.
  7. Una de las razones por las cuales no ha prosperado un definitivo embargo petrolero contra Venezuela, es porque el complejo energético-petrolero y de combustible de buena parte del sur este norteamericano depende del suministro venezolano (cerca del 4% de la refinación total de los Estados Unidos pasa por CITGO), tanto que incluso los embarcaderos están construidos específicamente para el mismo. Por lo demás, cambiar el aparato refinador para adaptarlo a otro petróleo les resulta en extremo costoso y no exento de consecuencias económicas y sociales. Esto es una ventaja a la hora de negociar, pero también puede implicar pasos más agresivos de la contraparte norteamericana, sobre todo en tiempos donde el proteccionismo se está imponiendo como norma a nivel mundial, a excepción claro de los aperturistas venezolanos, que mientras todo el planeta –y sobre todo nuestros principales enemigos- gira para allá, opinan que hay que dejar todo el destino de la economía nacional y por tanto del país en manos de los inversionistas extranjeros.
  8. Ya advertimos con anterioridad, que el embargo y cerco contra el país recrudecería. Pero también, hemos dicho en consecuencia que nuestro país debe trascender la política de responder a acciones de este tipo con meros comunicados grandilocuentes pero intrascendentes (o limitarse a negociaciones “secretas” poco claras que muchas veces terminan complicando más que ayudando). A este respecto, proponíamos tomar como referencia el caso del conflicto argentino con los Fondos Buitres durante el gobierno de Cristina Fernandez, el cual fue transformado como una causa mundial en el seno de la ONU. Recientemente, de hecho, un enviado de la ONU recomendó algo similar. Podría contra-argumentarse que no existen garantías de que por esta vía se solucione algo, lo cual es cierto, dado el carácter de un organismo como la ONU y las instancias multilaterales en general. Pero en todo caso, existen más posibilidades que solo publicando comunicados rápidamente olvidados dentro de la vorágine informativa diaria.

 

4 Comentarios en ¿Adios CITGO?

  1. Nunca he podido entender por qué los gobiernos de Chávez y Maduro se empeñaron en mantener un activo tan importante en el territorio de una potencia enemiga. ¿Por qué no fue vendida CITGO años antes?

  2. Tener una empresa fuera del país es rentable si su administración es objetiva y productiva, la formula debería ser control y supervisión de la cual seguramente esa fue la política de la administración venezolana hasta que Chavez se pronuncio por el socialismo el gobierno del norte no se lo iba a permitir desde ese momento hasta hoy en día dicha empresa esta de picota para la expropiación por parte del norte y como nuestro gobierno esta sancionado por sus leyes amañadas con el cerco económico, es de esperar que actué con ligereza y habilidad debido a la necesidad de la cual ellos (los del norte) funcionan con nuestro petroleo.

  3. Exprópiese decia el difundo y todos celebraban. Ahora cuando nos expropian salen a llorar? quien mando a los venezolanos a elegir a un gobierno de populistas cleptocratas que endeudaron al país, se robaron los reales y ahora no quieren pagar.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*