Hiperinflación: arma imperial (III). El caso Venezuela

DOLAR TODAY (1)

En sentido estricto, los trabajos de la profesora Pasqualina Curcio aparecen como una lectura rigurosa y documentada del caso venezolano contemporáneo. Pero en sentido amplio, constituyen un ejercicio teórico-práctico de amplio espectro que apunta a las teorías hegemónicas -tanto en izquierda como en derecha- sobre la relación entre dinero y precios, sobre las causas de la inflación y las hiperinflaciones, así como del uso del uso de variables económicas como armas políticas. 

En virtud de ello, estos trabajos han servido  tanto para clarificar muchos aspectos de la dinámica de nuestra coyuntura económica actual, como para ampliar las entendederas (para utilizar una expresión de otro excelente profesora de economía: Judith Valencia) dentro de una disciplina de saber -la economía- donde la estrechez de criterio ya la repetición escolástica es lo que abunda (incluso -no nos cansaremos de decirlo- y tal vez sobre todo entre autoproclamados círculos de “izquierda”). 

Por último, pero no menos importante, los trabajos de Curcio han contribuido enormemente a la democratización del saber económico, sin que esto haya significado en ningún momento sacrificar la rigurosidad, lo que ha sido siempre el “argumento” de quienes conciben la economía como un saber solo para “expertos”: la estrategia utilizada para ello además de la franqueza es la claridad expositiva, sin alardes discursivos ni volteretas de lenguaje, lo que le permite abordar los temas más complejo a nivel que los entienda cualquier mortal.

Y este es el caso del trabajo que presentamos a continuación, Hiperinflación: Arma Imperial, sustento teórico de uno publicado en días pasados (¿Qué no hacer?), donde aborda de nuevo el tema de la hiperinflación en Venezuela exponiéndonos cuáles son y cuáles no sus causas, qué papel juega la emisión monetaria, el déficit fiscal, la manipulación cambiaria y varios otros tópicos sobre los cuales otros autores han dicho mucho y a la vez entre poco y nada importante fuera ya, como ya advertimos, la reiteración de lugares comunes e hipótesis que se hacen agua cuando se les contrasta con la realidad.  

Las anteriores dos entregas de esta serie se pueden leer aquí y aquí

Para descargar Hiperinflación: arma imperial, pulse aquí

 

9 Comentarios en Hiperinflación: arma imperial (III). El caso Venezuela

  1. Hasta que éstos “economistas” de maduro no entiendan que la emisión descontrolada de dinero inorgánico para tapar el gigantesco déficit fiscal, es la causa principal de la hiperhinflación, no avanzaremos en nada…su mismo patrón ya lo reconoció, y ahora quiere un “déficit fiscal cero” (jajaja, ya ni Alemania”)….maduro violó criminalmente la constitución con ese gigantesco dinero inorgánico y los generales cobardes aplauden como focas en vez de poner el orden…

  2. Buen día señor López, en razón de una investigación que estoy realizando, podría usted, indicar por qué considera inconstitucional la emisión de dinero inorgánico.
    Me parece interesante su afirmación, principlamnete porque es la primera vez que leo a alguien expresarlo.

    • Artículo 320. El Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social.

      El ministerio responsable de las finanzas y el Banco Central de Venezuela contribuirá a la armonización de la política fiscal con la política monetaria, facilitando el logro de los objetivos macroeconómicos. En el ejercicio de sus funciones el Banco Central de Venezuela no estará subordinado a directivas del Poder Ejecutivo y no podrá convalidar o financiar políticas fiscales deficitarias.

      La actuación coordinada del Poder Ejecutivo y del Banco Central de Venezuela se dará mediante un acuerdo anual de políticas, en el cual se establecerán los objetivos finales de crecimiento y sus repercusiones sociales, balance externo e inflación, concernientes a las políticas fiscal, cambiaria y monetaria, así como los niveles de las variables intermedias e instrumentales requeridos para alcanzar dichos objetivos finales. Dicho acuerdo será firmado por el Presidente o Presidenta del Banco Central de Venezuela y el o la titular del ministerio responsable de las finanzas, y divulgará en el momento de la aprobación del presupuesto por la Asamblea Nacional. Es responsabilidad de los o las firmantes del acuerdo que las acciones de política sean consistentes con sus objetivos. En dicho acuerdo se especificarár los resultados esperados, las políticas y las acciones dirigidas a lograrlos. La ley establecerá las características del acuerdo anual de política económica y los mecanismos de rendición de cuentas.

  3. No me convence.
    Ni siquiera a nivel de presunción.
    Si ese artículo expresare: ” Está prohibido, se considera un atentado contra esta constitución la emisión de dinero inorgánico”, evidentemente, usted, tendría razón.
    Las normas autorizan, permiten y prohíben. Se llama triángulo deóntico.
    Abogo por la densidad y profundidad del debate, tal como lo hacen José Gregorio Piña y Luis Salas entre otros. Este es un portal de ideas, debates, divulgación, información, lo cual hace mucha falta entre nosotros, en especial en el actual momento histórico, en cambio, lo otros portales sobran.

    • Entonces crea lo que usted quiera creer. Desde hace muchos años se le está diciendo al Chavismo los errores que estan cometiendo y mire las consecuencias. Cada quien decide que creer. Por mi parte, no discutire el asunto, no me caracterizo por discutir con personas que rebuscan con teorías y filosofías, defender lo indefendible. Lo único que recomiendo, es que busque las contradicciones de los ideales que usted mismo defiende, para mejorar sus argumentos y las experiencias de aplicación. La economía y las leyes, no son lo mismo, la economía no se decreta.

      Un ultimo consejo, no se enfoque en creer solo lo que usted quiere creer.
      Saludos.

  4. Por lo mismo de que “la economía no se decreta” es por lo que los “economistas” de Derecha NO pueden decretar que sus dogmas (verdades autoreveladas que no admiten discusión, según las religiones) son la Verdad porque sí, porque a ellos les da la gana. El estudio de Pasqualina Curcio demuestra, no opina; da cifras y análisis, y demuestra lo que afirma; pero los “sesudos” simplemente dicen que NO, que es como dice su catecismo. Por cierto, el mismo Maduro, inducido por alguno de estos “sesudos” se equivocó al hablar de “dinero inorgánico”, que no es el caso; sólo podría hablarse de uso del crédito para propósitos fiscales; crédito con el mismo respaldo que tiene cualquier crédito concedido por cualquier banco comercial, que también crea dinero adicional.

  5. Profesora Pasqualina, leí los excelentes dos articulos previos y no hay manera de poder abrir el referido al caso Venezuela, parece que el archivo esta dañado. Por favor, vuelva a cargar el articulo y cerciorese de que abra bien. Este es el más importante, porque está ocurriendo “en tiempo real” y nos afecta seriamente. Gracias por producir conocimiento pertinente y útil. Venceremos!

  6. No hay nada de rigurosidad científica en los escritos de la señora Curcio. Muy pelo contrario. Solo tres puntos.

    1. El supuesto texto del Comando Sur es una falsificación torpedísima.

    2. En nada puede Cagan servir como alguien que concluyó (!) “que la inflación precede a la creación de dinero”. El concluyó el contrario (pelo menos para hiperinflaciones). Cagan refirió el trabajo de Bresciani-Turroni solo indirectamente porque usa una reseña de Joan Robinson como un ejemplo de la aplicación de la espiral de costos y precios – que rechaza. Cagan refirió Graham para hablar del “probablemente mejor intento” de encontrar confirmación estadística para la tesis que la depreciación de la tasa de cambio es un factor causante de la hiperinflación. (Este intento no es de Graham, pero usado por el.) Sobre estos intentos Cagan dice que son “inadecuados y no convincentes”.

    3. Central para la argumentación de la señora Curcio es el uso del test de Granger. Ya he indicado varias veces que la señora no interpreta los resultados de este test correctamente. Ella obviamente no sabe que hace.

    Lo explico para el test en la nota a pie de página 70. En este test se ponen dos hipótesis nulas a prueba: Que M2 *no* causa en el sentido Granger el INPC y que el INPC *no* causa en el sentido Granger M2. *Ambas* son refutadas. La probabilidad que M2 no causa en el sentido Granger el INPC y el F-Statistic es 28.7228 (o más) es muy pequeña. La probabilidad que el INPC no causa M2 en el sentido Granger y el F-Statistic es 883.777 (o más) es todavía menor. Esto es una situación muy corriente y significa que M2 causa en el sentido Granger el INPC y al revés.

    La señora Curcia parece pensar (erradamente) que el hecho que la segunda probabilidad es menor como la primera comprueba que el cambio del INPC “precede” el de M2, pero pueden consultar tanto el texto de Granger introduciendo este test, como otros trabajos teóricos sobre este test para verificar que esto no es el caso.

    La única excepción es el test con M2 y el cambio “ilegal”. La hipótesis nula que M2 *no* causa en el sentido Granger el cambio “ilegal” no se puede refutar. Pero si la señora considera que la probabilidad de 0.0387 es suficientemente pequeña para refutar la hipótesis nula que el cambio “ilegal” *no* causa en el sentido Granger M2 entonces todas las otras probabilidades (excepto los 0.9502 de la única excepción) también son suficientemente pequeñas.

    Dice mucho sobre la “rigurosidad científica” de los economistas en este foro, que para ellos estos errores graves de interpretación de una herramienta econométrica común obviamente son despreciables.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*