El método paraco, a un mes de los asesinatos en La Escondida

Por: Marco Teruggi

Tal vez Ricardo Mora pensó que matar a un campesino no tendría consecuencia, que contratar a un grupo de hombres y encargarles el asesinato no sería más un trámite para un terrateniente como él. ¿Quién pediría justicia? ¿Quién la impartiría?

Encargó que filmaran los actos de la muerte la noche del dos de agosto en el predio La Escondida, llano adentro, cerca de Sabaneta. Mandó a los hombres armados que sorprendieron a los campesinos mientras terminaban el día y se bañaban en una finca cercana. Los golpearon, preguntaron quién era Reyes Parra, procedieron: un disparo, cortarle partes del cuerpo, metérselas en la boca, degollarlo, otro disparo.

Antes de irse preguntaron quién era el dueño de la finca. Estaba el padre. Lo golpearon, le pegaron un tiro. Por apoyar a esa gente, dijeron. Todo quedó filmado en los teléfonos de los asesinos. ¿Cuánto dinero cuesta la muerte de dos campesinos en Venezuela en el 2018? Los hombres se retiraron del lugar, quedaron los compañeros de Parra que, con la cara sobre el suelo, escucharon todo. Reconocieron en el cuerpo cada orden que fue dada.

El sicariato ocurrió a pocas horas del encuentro entre el presidente Nicolás Maduro y quienes protagonizaron la marcha campesina que caminó desde Portuguesa hasta Caracas. El mismo Parra había participado de esa marcha. El tema estaba en la agenda comunicacional, las muertes tomaron una dimensión que no esperaba Mora. ¿Qué pensaba que sucedería? Seguramente lo mismo que con los dos campesinos sicariados el doce de mayo en el predio Palo Quemado, también en Barinas: poco o nada.

La justicia esta vez llegó, en parte: el Ministerio Público arrestó a dos hombres. Según los campesinos de La Escondida se trata de dos administradores de Mora, quienes montaron el escenario. Luego fue detenido Mora en Colombia. Se espera que sea extraditado a Venezuela. Quienes ejecutaron la muerte están en alguna parte, uno tenía acento andino/colombiano, recuerdan quienes estaban esa noche.

-Lo que pedimos es justicia, que no quede impune, que ese señor pase años en la cárcel. Hay rumores y comentarios que está acostumbrado a hacer eso, puede continuar la represalia contra nosotros, todavía hacemos vida aquí, están amenazando a productores cercanos para que no nos apoyen, llegan con camionetas de vidrios oscuros, se bajan con armas y nombres de personas que buscan. Dice uno de los compañeros del rescate.

La muerte de Parra fue un golpe fuerte, era uno de los principales dirigentes. Por eso lo asesinaron. Matar a un hombre así no es una improvisación, es un método paramilitar en un país bajo asedio interno y externo.

Las tierras

Las 904 hectáreas de La Escondida han pasado de mano en mano. El Instituto Nacional de Tierras (INTI) las expropió al terrateniente Patiño, y las entregó en comodato al Central Azucarero Ezequiel Zamora (CAEZ). Eran para ser parte del plan integral de crecimiento del Central, que tenía cerca de diez mil hectáreas para producir caña de azúcar. Esas tierras, junto a una alianza con pequeños y medianos productores, iba a garantizar el abastecimiento de azúcar que debía refinar el CAEZ. Sucedió lo que suele suceder: predominó el negocio de la importación, en este caso de azúcar para ser refinada, y la mayoría de las hectáreas entregadas al Central quedaron en el olvido.

Cuando en el 2013 las setenta familias campesinas decidieron rescatar el predio La Escondido dada su improductividad, surgió un presunto dueño, Ricardo Mora, quien afirmó habérselas comprado a Patiño. Comenzó el laberinto del INTI, el silencio del CAEZ, los ataques de Mora.

Fue en mayo de este año que el INTI le entregó la garantía de permanencia a los campesinos, ahora 150 familias agrupadas en el Consejo de Productores los Lanceros de la Pescalinera de Zamora. La notificación no le fue entregada a Mora, afirman en el rescate. Las múltiples amenazas con armas de fuego del terrateniente -quien posee tierras en Apure y Mérida- habían sido denunciados, como la última, del 5 de julio, cuando afirmó delante de todos:

-No voy a matar a uno voy a matar a unos tres.

Producir

El plan es que 600 hectáreas sean colectivas, y 250 sean repartidas entre las familias -las demás son caños, carreteras. La producción ya está en marcha, 35 de maíz y 100 de algodón colectivas, y 60 repartidas entre las familias, donde crece maíz, yuca, plátano, frijol, auyama. Esperan que el INTI realice el emparcelamiento, y que el Estado, desde sus múltiples instituciones y empresas les brinde apoyo: insumo, semillas, mecanización.

Están en el punto en el que se encuentran la mayoría de los rescates, pequeños productores, campesinos, comunas: ante la respuesta tardía del Estado, que, por ejemplo, entregó parte de los insumos para producir a nivel nacional a mitad del ciclo pasado, cuando debería haberlo hecho en el inicio. Otra parte nunca fue entregada. El impacto sobre la producción es directo. La responsabilidad fue, entre otros, de Agropatria, donde hace tres semanas fue remplazado el presidente. ¿Cambiará? Así lo esperan/necesitan quienes producen.

Esa situación, junto al CAEZ, lo que era el proyecto original de desarrollo productivo, ampliación hacia otras áreas -generación eléctrica, caramelos, ron- trae una y otra vez la pregunta acerca de la apuesta central en materia económica. La importación desplaza la producción, la apuesta a grandes agroindustriales a la de pequeños, medianos, campesinos, comuneros y el proyecto de transformación agrícola. En La Escondida saben de estas dificultades, las viven de manera directa. No bajarán los brazos, no lo han hecho desde que comenzaron a intentar rescatar las tierras en el 2013:

-Le vamos a dar continuidad al legado de Parra, no vamos a desistir en esta lucha campesina para sacar el país adelante.

6 Comentarios en El método paraco, a un mes de los asesinatos en La Escondida

  1. Gracias hermano Marco, se que eres argentino pero amas a nuestro país, lo demuestras con tus investigaciones y artículos que ponen al descubierto las luchas campesinas y la ineficiencia y complicidad de muchas instituciones del estado, ojalá todos los hermanos latinoaméricanos fueran como tu en compromiso y solidaridad con nuestro país.

  2. Gracias por mantenernos informados e informadas de lo que pasa en el hermano país.
    Las realidades son muchas, y los medios masivos de (des) informarmació siguen en su tarea de atacar a Venezuela. Abrazos gigantes!!

  3. Una pequegna granja industriel es facil montar..cômo mïmo.8 p 10 personas. …auto gestion pata sue todos dominen las act8bidafes…y ûadmûstracion général que deberas explicar toda lacprof7vv8ô.el gobierno esta son recursos. ..apenas para pagar nominal. ..u no souris debemos producir 9 tener esos recursos y a gardes à todos iguales y semevcinar ma vente de l proximo profivt.circuits cortos. ..wsi les in’êtes. …yo vivo en Fréiz y as hacemos aqui. ….yo me c’est ou aprendiendo todo el proceso de casi para regresar a Venezuela y ponerle en practica. Traigo maquinas y utend8lios. …y semillas
    ………cabras pata hacer queso de cabra. Pâtos ….y cruzarmos y hacer confite te canard ( patos)
    Dal6dos

  4. Ánimo hermanos campesinos, la tarea es muy difícil y precisamente por eso acuden a esos terribles crímenes, para atemorizar y seguir ellos en el dominio. Colombia nos ha plagado de todas estas miserias humanas pero más temprano que tarde ellos caerán bajo el mismo filo de su violencia. Pero de una forma legal pagarán por sus crímenes en territorio venezolano. Esta tierra es Venezuela no es Colombia y sus monstruos colombianos pagarán y serán sacados de nuestro territorio

  5. Que trampa tan perversa la de el Estado por medio de un ente; el Inti porque si esos terrenos son del Estado aparece de la nada un dueño de la misma…no entiendo ademas del recorrido que hacen los campesinos y aun no tienen respuestas y los muertos al hoyo que siga la fiesta.Algo mas, ¿Como es eso que esas tierras estaban destinadas para un plan azucarero termina por ser ocupado por estos campesinos? y luego un dueño atraves de otro señor terrateniente que los manda a desalojar para luego ser asesinados, algo parecido ocurrió con nuestro cacique Sabino quien se presento en un programa del canal 8 y a las semana fue asesinado por otro terrateniente y lo peor del caso no termina aquí sino ahora quien sabe que pasara debido que en su oportunidad el gobierno los atendió en programa televisado participaron con El Mazo Dando y¡¡ Algo mas en Aporrea aparece un articulo concerniente al tema y ahora quien debe entregarle las tierras es de un apellido que suena en el medio político chavista le piden ayuda a Diosdado para intervención al problema, al leer por la pagina La Tabla.com estos casos tienen implicación de fiscales y la GNP…uno se pregunta ¿Porque tanta dificulta para resolver algo que se ve tan simple?

  6. Seré breve: debió ocurrir este monstruoso crimen para que las autoridades del INTI decidieran hacer la adjudicación y el catastro parcelario?. Y no fueron 2 campesinos los asesinados, 8 días antes ya había sido asesinado otro habitante de la comunidad que también colaboraba con los ocupantes del predio La Escondida. Mismo módulo operando. Finalmente, Ricardo Mora presuntamente permanece detenido en Colombia y no se nota mucho interés de las autoridades venezolanas en apurar los trámites para su extradicion. (PGP).

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*