El Último Round / La vuelta a la patria

Por: Jessica Dos Santos Jardim

“Ese cielo, ese mar, esos cocales,
ese monte que dora
el sol de las regiones tropicales…
¡Luz! ¡Luz al fin! –los reconozco ahora:
son ellos, son los mismos de mi infancia,
y esas playas que al sol del mediodía
brillan a la distancia,
¡Oh inefable alegría!
son las riberas de la patria mía!” – Pérez Bonalde

La migración existe desde que el mundo es mundo.

Venezuela siempre se caracterizó por ser un país receptor de inmigrantes.

Mientras tanto, los venezolanos nunca abandonaban su terruño, por “jodida que estuviese la vaina”.

Sin embargo, durante los últimos años más de uno decidió partir.

Al principio, según los investigadores de la Universidad Central de Venezuela (UCV) junto con el Observatorio Hannah Arendt (una asociación civil apoyada por las universidades Simón Bolívar y Católica Andrés Bello) y la Fondation Maison des Sciences de l’Homme de Francia, esta migración consistía en:

Personas jóvenes (ubicadas entre los 18 y 35 años), profesionales (36% licenciados, 46% con maestrías, 12% con doctorados, etc.), estratos A y B, tenedores de capital cuya contribución al PIB del Estado es la mayor.

Las profesiones que más se destacaban eran “expertos petroleros, comunicadores sociales, médicos e ingenieros”.

Los países de destino eran: Estados Unidos, España, y Panamá.

Se trataba de aquello que algunos denominaron “la fuga de cerebros”, los me iría demasiado.

Sin embargo, hoy cada vocero posee una cifra distinta, ninguno dice que método utiliza para contarlos, ni desde cuando lo hace.

No obstante, hay algunas coincidencias: A raíz de la crisis económica, las cifras de migración se incrementaron, el perfil del migrante se modificó y sus países de destino también.

Precisamente eso es lo que ha generado la ola de xenofobia y el trato indigno del que muchos han sido víctimas:

Ya no eran los simpáticos venezolanos que se trasladaban a sus países a gastar el cupo CADIVI o la beca de fundayacucho, tampoco aquellos clase media-alta, ya no era necesariamente gente que “vendió su casa, uno o dos carros y se llevaron sus dólares, entre 15.000 y 20.000” sino también más de un pelabola que llego tras muchos días de autobús, dispuesto a trabajar de cualquier cosa, incluso “lavando pocetas”.

Ante esto, la oposición y sus medios de comunicación (nacionales e internacionales) llevan meses hablando de una crisis, un éxodo, una diáspora, una ola masiva, para pedir “una intervención humanitaria”. A veces los tildan de “refugiados”, otras tantas apuestan a incitar el odio: ladrones, rompe matrimonios, etc. Pero, siempre hacen bulla y la convierten en negocio: ¿dónde están, por ejemplo, los millones de dólares que supuestamente Estados Unidos y la Unión Europea han aprobado para los migrantes venezolanos? Sus voceros denuncian la falta de medicinas, pero aplican sanciones que le imprimen más leña al fuego.

Mientras tanto, al gobierno, en una especie de defensa tardía, los llama “migrantes económicos” y muestra, en una suerte de toma y dame, laminas con la cantidad de colombianos, peruanos, o ecuatorianos que residen en el país. Asimismo, ha activado, con una gran cobertura de los medios públicos, el llamado “plan vuelta a la patria”. Pero, a veces, parecen “ignorar” que el engaño no es la única razón por la cual estos venezolanos decidieron partir.

¿Y nosotros? Desde que se activaron los vuelos me he cansado de leer a venezolanos insultando a los que retornan:

Opositores que los acusan de vendidos, infiltrados, traidores, flojos, vagos, y pare usted de contar.

Chavistas que los tildan de traidores, repudian su regreso, creen que el Estado no debería gastar real en eso (quizás sea más de pinga seguir gastándolo en formar a más venezolanos que se vayan. De hecho, en Chile, de los 4 mil profesionales de la salud que presentaron la prueba Eunacon para ejercer la medicina pública y ser contratados, 50% fueron venezolanos), obvian que también hay chavistas que se marcharon del país, y hasta se consideran exentos de que, por alguna razón, en algún momento les toque.

Unos y otros generalizan, acusan, e incluso se niegan a ver que, más allá de los usos políticos que se le ha dado y seguirá dado al tema, por primera vez en muchísimo tiempo, el Estado ha asumido una actitud responsable y asertiva en torno a el.

De hecho, la migración hace mucho rato debió ser hablada y abordada como un asunto de Estado y no solo como una decisión personal (que también lo es), brindar mayor atención consular, realizar campañas informativas, intentar evitar que este tema se convirtiese en la bandera de otros, frenar los linchamientos, la trata de mujeres, los feminicidios, y muchos males más.

Asimismo, ambos se niegan a ponerse una manito en el corazón. Está bien: Hay arrogantes (como aquella muchacha que exigía que le mandasen el avión ya), y seguramente existirán aquellos que a las semanas se vuelvan a ir, pero acá nadie está hablando de darles un premio, sino de garantizar que sean respetados como personas.

Por ejemplo, en uno de los últimos vuelos provenientes de Perú había 15 embarazadas, 3 pacientes psiquiátricos, un hombre con una sonda y otro con un ACV. Ni hablar del montón de niñitos. Claro que esa gente, sean unos inconscientes o no, necesita un Estado que responda.

Igual como lo requerimos todos los que hemos decidido quedarnos a guapear aguas adentro.

Bienvenidos sean entonces. A mi me alegra verlos volver.

El futuro de unos y otros depende de lo mismo: la capacidad que tengamos para salir de la crisis económica. Toca, entonces, dejarnos de dimes y diretes, y a la par de este tema, seguir intentando salir del atolladero… sin despreciar (nunca más e independientemente de quien este en el gobierno) a la tierra que nos vio nacer.

12 Comentarios en El Último Round / La vuelta a la patria

  1. Me asombra que Misión Verdad y 15 y último que hacen analisís de la migración y como en este caso hacen propaganda sobre los miles de profesionales de “alto nivel” que emigraron y por ejemplo los que presentaron pruebas en Chile para ejercer en la salud, cuántos quedaron y cuántos realizan trabajos como cortar monte, trabajar en bares, restaurantes, etc y cuántos tuvieron que regresar ¿por qué no investigan sobre los que han tenido que regresar porque no aguantan “ejercer” otros trabajos, conozco un caso de un geógrafo e ingeniero civil con post grados en ambas carreras que corta madera en Chile, ingeniero agrónomo que es vigilante en una discoteca de Lima y que no se vienen porque en realidad son enemigos del reeeggggimen, siempre la clase alta mandó a sus hijos a estudiar al “primer mundo” y la mal llamada clase media media y baja mucha profesional debido a la gratuidad de la educación superior en nuestro país no emigraba por no poder ejercer sus profesiones en otros países, los vuelta a la Patria que han declarado tienen algo en común: se expresan bien quiere decir que es gente educada que se fue demasiado . Es bueno que páginas como esta no caiga en la propaganda de buena parte de medios de comunicación y de voceros de la oposición con el cuento de la magnifica formación de los profesionales venezolanos (que no es cierta) y la posibilidad de ejercer con éxito en otros países, que tampoco es cierto; el hecho que caigan en esas propagandas y no analicen las condiciones de esos países antes de emigrar, dice mucho de sus pocas capacidades de analisís y lógica antes de decidir, deberían también hacer investigaciones de los que han regresado por su cuenta o por cuenta de sus familiares en el país: son muchisimos especialmente esos profesionales de “clase media” que no aguantaron la pela de la precarización del trabajo y la paga y la xenofobia, esta última comprensible puesto que le quita a los lugareños los escasos trabajos.

  2. Claro que nos alegramos de que estén de vuelta, pero eso No borra de un plumazo las razones económicas y sociales que los hicieron partir. Basta con leer esta misma página para entender un poco de que va el asunto. Lamentablemente arde de nuevo la hoguera de las vanidades en la opinión publica venezolana, resulta que lo más importante ahora es si son chavistas o gorditos o son escuálidos los venezolanos que regresaron y se ignora deliberadamente que muchos de ellos simplemente estaban desesperados al momento de irse y que las explicaciones de la guerra economíca y los alegatos de austeridad de los líderes chavistas no sirven para comprar la comida más costosa del continente.
    También es cierto que se impulso una moda de emigrar, los que nos quedamos fuimos catalogados cómo cobardes, conformistas y lambucios de bonos.
    Pero en realidad nadie habla del daño que le hace a la economía criolla la diáspora. Un secreto a voces es que todo el que se va del país está buscando obtener divisas para revenderlas a precio de dólar today u otra pagina especuladora que les permite sacar el máximo provecho de los dólares sudados en el extranjero.
    Diáspora que mantiene vivo el mercado del malandreo de la comida y cuanta forma de estafa que día a día se comete en el país y que viene a responder a la pregunta de quien compra los productos a los precios ridículos que los imponen los pranes mal llamados comerciantes.

  3. Yo no entendi que se intenta abordar en el reportaje, no es propaganda opositora ni de gobierno, no dice nada excepto no ataquen a los 4 gatos que se regresan. Y los casi 3 millones que nos hemos ido…solo en mi entorno, puedo nombrar a unos 15 familiares y casi 40 amigos fuera del país, no necesito leer estadísticas. 95% profesionales.

    • Ok,Lucianio, me alegro por ustedes, sin embargo les digo que por aquí los esperamos con las puertas abiertas; pero eso sí, no “exijan” avión. Vénganse como se fueron.

  4. Todo aquel que tengas ganas de partir para donde quiera es libre de hacerlo,,,, pero una persona o pareja que tenga casa , dos carros una moto una bicicleta, trabajo en el pais venazuela,, y venda todo para marcharse sin saber exactamente con que se va a encontrar a donde desida ir , caramba alli debe haber un desorden sicologico,,,, la cosa no es simple hay que estudiar a fondo el fenomeno,,, todo mundo sabe que en otros paises no es llegar y decir aqui estoy yo y listo ya estas instalado…. venzuela es el unico pais donde usted agarra una escardilla y se va por alli y trabaja o le pone un casca de taxy a carro y trabaja o pone un carrito de pero caliente o hamburguesas y trabaja o agarra una masita y pone una harina de maiz y arroz y trabaja en cualquier esquina,,,, esto ocurre solo en venezuela,,,, anotenlo solo en venezuela y si esta preparado con estudio
    mas rapido tiene oportunidades…….. tiempos malos siempre han existido pero el tiempo malo de ahora es mejor que los de antes……

  5. la realidad es que este país, el Estado venezolano, no cuenta con una política migratoria racional, aquí sale y entra cualquier persona, sin pagar impuestos en el caso de los nuestros, que luego de años de haberles ofrecido gratuitamente, o casi, educación, comida, etc, se fugan al exterior, a donde mejor les paguen, como unos físicos contratados en Francia, a cambio de impartir unos tutoriales por la internet a los pocos estudiantes que se citan en la UCV O USB. ¿Por qué mejor el Estado no sigue la práctica de Cuba, que ofrece esos servicios a cambio de un contrato?, con todo y que algunos, varios, deserten, es mejor que la situación actual, donde estamos perdiendo el capital humano venezolano a cambio de nada. La mayoría es lumpen colombiano o venezolano, que poco importa si se quedan en el exterior, pero se debe legislar en la materia, incrementando los impuestos de salida para todo aquel profesional que desee irse de su patria, así como elevar la carga impositiva de todo inmigrante que ingresa aquí a vender cualquier cosa, a contrabandear, a medrar de esta tierra. Lo demás es teatro y un tinglado montado por el Gobierno, ahora que arrecian las presiones porque controle el flujo de salida, cuando aquí están colapsados los servicios públicos; de hecho, si 300 mil, 500 mil o un millón que están afuera pasando las de Abel, porque Caín siguió viviendo, retornaran, tendríamos que salir los que estamos dentro, porque el pandemonium sería peor que la batalla por Leningrado. En el Zulia, los cortes de energía eléctrica van por 6 hh al día y nada que invierten en mejorar los servicios (además de 30 días con suministro de agua cercano a cero), asi que si vuelven nuestros hermanos, mas toda la escoria colombiana que ha regresado a su país, no hallaremos que comer. Cerrada la rueda

  6. Ridiculez más grande. Asi que si uno recibió algún tipo de inversión por parte del estado para educarse, entonces mágicamente uno se convierte en esclavo del país, no??? X la misma lógica entonces todo el mundo tiene derecho a montarse en todos los carros (públicos o particulares) que a uno le de la gana en virtud del mega-subsidio que le hace el estado al costo de la gasolina? Si le echo gasolina al carro, entonces el carro pasa a ser propiedad del PUEEEEEBLO!!!! Puedo entrar en cualquier casa que me de la gana x el subsidio que le hace el estado al costo del servicio de la electricidad/agua/teléfono/internet/etc?

    El hombre _no esta_ al servicio del estado, es el estado el que tiene que estar al servicio del hombre. Justamente cuando el hombre está al servicio del estado es que los países se vuelvem un sitio donde se hace difícil hasta respirar y entonces (no sé si les suena) la gente empieza a HUIR a otros sitios… En lo que sea, hasta arriesgando la vida (pregúntenles a los cubanos a ver si les suena conocido).

  7. Alguna idea interesante vaga entre las líneas de este artículo, pero ¡qué mal escribe esta periodista! Ni cadencia ni ritmo ni vuelo. Desde que el malandreo y coloquialismo se impusieron como código estético del habla y la escritura también se perdió algo de la reflexión y el pensamiento. Ver el caso grave de José Roberto Duque y sus repetidores jóvenes sin estilo.: “quizás sea más de pinga seguir gastándolo en formar a más venezolanos que se vayan”. Qué salto de registro tan innecesario. Que alguien le enseñe a usar los dos puntos y le expliqué lo que es un párrafo.
    ¿Hace falta leer un poco más?

  8. No se critica la politica de darle una oportunidad de volver al País, Al estado sino a la consideracion excesiva de sus necesidades. Mientras que obvian las condiciones de quienes aun pudiendo irnos apostamos a quedarnos y buscar la SALIDA a esta Crisis. Eso es lo que molesta…

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*