Lo que dijo y lo que no dijo Orlando Araujo sobre la “burguesía revolucionaria”

A veces, determinados escritores son puestos a decir cosas que nunca dijeron.

Un caso célebre es el poema “Instantes”, erróneamente atribuido a Jorge Luis Borges y en ocasiones a García Marquez.

Lo mismo ocurre con las frases, algunas inventadas y otras sacadas de contexto.

Ni qué decir de las ideas. Charles Darwin, por ejemplo, fue utilizado para justificar el racismo. Tanto, que incluso se habla de “darwinismo social”, cuestión con la que nunca tuvo nada que ver.

Y por supuesto, en economía esto también ocurre. El caso más emblemático puede que sea el de Adam Smith, ferviente partidario de la intervención del Estado, pero que tuvo la desgracia de ser utilizado por quienes tomaron con pinzas una frase (“la mano invisible del mercado”) dicha una sola vez en una obra de unas 600 páginas, de manera suelta y casi de pasada, para justificar eso que a la larga terminó llamándose neoliberalismo. Tanta fue la manipulación y tan efectiva, que a Smith se le recuerda casi exclusivamente por eso.

En casi todos estos casos, la variable que impulsó el uso y abuso de los autores no fue la ignorancia sino el interés. En especial, el de querer legitimar, mediante alguna autoridad intelectual, cuestiones que de otra manera serían muy difíciles de sostener y argumentar.

Lo anterior viene a cuento a propósito del uso de la obra de Orlando Araujo para justificar la existencia de una fulana “burguesía revolucionaria”.

No vamos a entrar aquí en una discusión aburridamente escolástica sobre la letra exacta del autor, pero cualquiera que lea (aunque sea por encimita) la segunda parte del capítulo VI de “Venezuela Violenta”, será capaz de notar que incluso Araujo advierte que tal cosa resulta una”fácil ilusión”.

De hecho, en ese segmento, Araujo contrapone a la burguesía realmente existente en nuestro país (a la que, siguiendo a Adriani y Pietri, llama “parasitaria”) con la idea vaga de una burguesía productiva. Pero inmediatamente advierte que para en nuestros chaparrales eso no cuaja, pues en el mejor de los casos, el conflicto existente entre la entonces emergente burguesía productiva (estamos hablando de una obra publicada en 1968) y la parasitaria es involuntario, resultante de la dependencia de esta última de las importaciones.

En tal virtud, lo que señala Araujo, es que la burguesía “productiva” (que de mano del Estado y la política de sustitución de importaciones adeca estaba emergiendo), necesariamente entraba en conflicto de interés con la importadora, pero no por ello estaba “dispuesta a realizar sacrificios ni correr el riesgo en función de un cambio nacionalista que le de la rectoria del poder económico”.

De hecho, señala más adelante que “en los linde entre una y otra, se ha venido venido formando una especie de empresario híbrido que participa por igual de la condición de importador y de productor y cuya conducta social y política refleja la incertidumbre de su ambivalencia”.

El ejemplo histórico que toma Araujo es el de FEDECAMARAS, patronal surgida en 1943 en el seno de la burguesía parasitaria, precisamente para oponerse al proyecto medinista de “sembrar el petróleo”, el cual si implicaba crear una burguesía productiva.

Ese proyecto fue derrotado política y militarmente en octubre de 1945, cuando FEDECAMARAS se alió con AD y los militares pentagonistas y le dieron a Medina un golpe de Estado. Años después, sin vergüenza de ningún tipo, varios de los burgueses “productivos” surgidos en tiempo de Medina pasaron a formar parte igual de FEDECAMARAS, como si nada hubiese ocurrido.

En los últimos tiempos, el lugar de aquellos viejos burgueses “productivos” pudo haber sido tomado por FEDEINDUSTRIA, pero para citar a Araujo, la “incertidumbre de su ambivalencia”, llevó a esta gremial de pequeños y medianos empresarios a impulsar medidas que no distan mucho más allá de algunos adjetivos de lo que dice FEDECAMARAS.

Por lo demás, nunca tuvieron el ánimo de realizar los sacrificios necesarios ni asumir el riego de disputar el poder económico a la burguesía parasitaria. En todo caso, limitaron su accionar a combatirle el derecho a usufructuar también los recursos públicos. Y eso está muy lejos de ser una práctica revolucionaria. Incluso quitándole al termino “revolución” toda connotación ideológica de izquierda.

Tal vez en ningún otro terreno es tan patente esta ambivalencia de la burguesía “productiva” venezolana que en el agrícola.

Lamentablemente, como no se conocen cifras oficiales, no podemos dar cuenta del PIB de este sector en los últimos tres años.

Pero por encimita, parece evidente que la carestía de alimentos no ha podido ser suplida por ningún nuevo burgués productivo y revolucionario.

De hecho, lo único que ha ocurrido es que los viejos oligopolios se están fortaleciendo a fuerza del chantaje, que todo lo que trae el CLAP se importa y que si no fuera por los pequeños campesinos que siembran y crían en condiciones precarias, acosados por terratenientes y sin acceso a semillas e insumos (porque no están en el radar de intereses del ministerio), los estragos de la guerra económica serían peores de lo que ya son.

10 Comentarios en Lo que dijo y lo que no dijo Orlando Araujo sobre la “burguesía revolucionaria”

  1. Si los mismos ministros de esta revolucion son derechistas, procapitalismo, bien sabido es que los directivos y altos cargos de todos los ministerios son aburguesados antimaduristas, a fin de cuentas de derechas y corruptos que muchas veces funcionan de quintacolumna, saboteadores, lo digo por experiencia, un testimonio, esto en verdad ya es un descaro, nos ven caras de pendejos y es que lo permitimos. ¿ a donde vamos a parar camarada ? No hay que tener 5 dedos de frente para percatarse de la conducta de una persona, ¿ justificamos todo esto porque no tenemos prefesionales y especialistas en las areas ? Es basura y lo sabemos,

  2. Esto promoueve el madurismo, un estado que controla totalitariamente a la sociedad, pero al frente del estado debe estar un grupo de dirigentes de “izquierda” que sean la fachada, mientras que consienten a una “burguesía” que haga lo “que quiera” mientras “producen y generan empleos”…como china o rusia….lo demás son pendejadas patrioteras antiimperialistas, comunistas e izquierdistas útiles para que el pueblo pendejo siga apoyando a estos vendepatrias..

    • Ojal{a fuera ese el problema, el de un Estado totalitario, bastaría con crear conciencia política y un movimiento interno se levantaría. Pero no, usted vive en un estado -catatónico- que no lo deja pensar más allá de cierta idea orweliana manoseada por “intelectuales” de derecha que manipulan tan mal que por eso, no han recobrado el poder político. Vea la realidad, hermano

  3. Denis, usted seguro es de los tarifados del régimen que tienen apendejada a la gente con lo del antiimperialismo, socialismo; ahora me recuerda que hay otra pendejada que habla de “iquierdas y derechas”…nadamás dígame: el hambre impuesto por maduro es de derecha o de izquierda, la quiebra de pdvesa es de iquierda o de derecha, la hiperinflación no tiene derecha ni izquierda…..o dígame “su maduro” es de izquierda o de derecha? o usted mismo Denis es de iquierda o de derecha? Qué pendejadas son esas….nomás recuerde que el contenido de las cajas claps son fabricado por los derechistas mexicanos…déjese de pendejadas…

    • Tienes razon ni de izquierda ni derecha es los ricos queriendo como siempre acorralar a los pobres ,,,,, seguramente usted luis lopez pertenece alos ricos de este pais si no es asi da lastima…. por otra parte no sabia que maduro controlaba el 85% de la industra la distribucion y el comercio en general que es totalmente privado….si somos tarifados del gobiernos y que porque te duele,,,, cuando no teniamos tarifa llamese mas escuelas servicios medicos clap y todo el esfuerzo que hace el gobierno por un reparto mas equitativo, con todo y los errores que se le puedan enumerar,,, a donde paraban todos esos recursos economicos, al bolsillo de quienes,,, solo de los gobernantes no esos nada mas no tiene bolsillos
      alli en ese tiempo seguramente usted si estaba conforme luis lopez…. una preguntica luis por que la burguesia parasitaria tiene tantos dolares depositados en cuentas fuera de venazuela si nunca fueron exportadores de nada,,, busca los record de inportacion y exportacion de venezuela para que lo confirme…..

      feliz dia luis es bueno estar en el debate de las ideas…..

  4. Tiene razón José…la burguesía parasitaria tradicional sigue existiendo, pero ahora con la “revolución” ha emergido una poderosa “burguesía revololucionaria” que son personajes favorecidos por chávez y maduro, en su mayoría generales o militares que están controlando la economía, o familiares de dirigentes chavistas, que han sido beneficiarios de dólares de a 10bs y los han negociado en millones de bolivaress…pero de estos “burgueses rojos” ustedes los que apoyan a maduro nunca hablarán por temor a no recibir su cajita clap mexicana…continúa el debate amigo…ahhh, ojalá fuera yo un burgués tradicional o revolucionario, no estaría yo lavando pocetas em México…

  5. Como buen tarifado, William, evitas cualquier crítica a tu querido maduro…confirmo que a personas como usted les da pánico que ya no reciban su cajita clap mexicana porque no tienen los guáramos para emigrara otro país, son agachados y mantenidos..hablas mucho de cosas mals de otros países para no hablar mal del régimen de maduro, esta es una treta tipica de los chavistas y maduristas para alcuahetear a maduro…y te confirmo que sí lavo pocetas en México, pero personas como tú perfuman las pocetas maduristas…

  6. La burguesía emergente acogida bajo el manto del estado paternal y patrimonial a lo sumo lo que hace es importar y generar productos con valor agregado que está fuera de la canasta básica por una sencilla razón: es más lucrativo, vean los cafés, restaurante y otros empredimientos que han visto luz a partir de esta apropiación injusta de la exigua renta petrolera… Que dicho sea de paso no son para criollitos de pura cepa.

  7. Yo leo a Orlando, una y otra vez, y disfruto el análisis que hace en Venezuela violenta, pues he encontrado un referente venezolano de lo que yo he vivido en diez años de residencia en este heroico país. Pero me noquea escuchar por boca de cuadros de la revolución expresiones que me hacen recordar a Ismael García. Marx y Engels morirían de nuevo, aunque esta vez de risa. Quizás esa sea una muestra de la pérdida de brújula que en ocasiones pareciera estar padeciendo el gobierno. Es probable que esa sea una de las razones de la ralentizacion del avance político del chavismo. Y de la ceguera para no ver que en una guerra al adversario no se le da oportunidades de rearmarse, solo se elimina o se neutraliza. Hasta hoy eso no ha ocurrido, pues el adversario se da el lujo de burlarse de lo que se hace. Espero vengan tiempos mejores que muestre nuestra ceguera y no la del mando revolucionario.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*