Los precios tienen “vida propia”… y amargan la de todos

En vías de cumplirse los primeros dos meses de la reconversión económica y de arranque del plan de recuperación, crecimiento y prosperidad, el cuadro se nos presenta bastante curioso desde el punto de vista del análisis económico, pero preocupante desde el punto de vista del social y político.

Por un lado, tenemos un incremento del salario mínimo integral que sin duda alguna y como reza la propaganda oficial, es el más grande en términos nominales y puede incluso que en términos reales de nuestra historia.

Sin embargo, dada la velocidad y mayor elasticidad de ajuste de los precios de los bienes y servicios en comparación con la de los salarios (los precios no solo varían diaria o semanalmente sino en mucha mayor proporción a los salarios), a finales de este mes de septiembre de 2018, dicho salario mínimo reconvertido (del cual apenas hemos cobrado dos quincenas) puede que ya haya perdido el 70% de su poder de compra.

Ahora, lo que muchos y muchas se preguntan es ¿por qué esto es así si se nos dijo hace poco más de un mes, que las medidas tomadas apuntaban a estabilizar la economía, lo que de inmediato se traducía en detener la hiperinflación?

Así las cosas, se nos aseguró que el anclaje del bolívar soberano al petro, utilizando a éste último como unidad de cuenta, procuraba evitar los ataques especulativos (devaluacionistas) contra la nueva moneda, tal y como le había ocurrido al bolívar fuerte, mancillado por los tipos de cambios paralelos. Al unísono, se nos aseguró que la liberación del mercado cambiario apostaba a lo mismo, entre otras razones porque eliminaría la “necesidad” de un mercado paralelo-ilegal. Para más señas, el gobierno se comprometió a asumir los salarios de todo el sector privado, lo que se supone eliminaba de cuajo la excusa para aumentar los precios debido al aumento salarial. Y no menos importante: se estableció una canasta de 33 productos con precios acordados, gracias a los cuales podríamos acceder a alimentos y productos de higiene básicos.

Esta estrategia se hizo acompañar con la conseja según la cual, el gobierno se comprometía tanto a reducir el déficit fiscal, como la emisión del (mal) llamado “dinero inorgánico”. Como es ampliamente sabido, en el marco de la economía convencional, esta es dada como la principal causa de los fenómenos inflacionarios. Poco importa que no exista evidencia sólida que compruebe tal afirmación. Finalmente, como decía Milton Friedman: “lo que importa para el mundo de las ideas no es lo que pueda ser cierto, sino lo que sea considerado como cierto”.

Pues bien, ¿qué ha ocurrido entonces?

Para ir de lo más simple a lo más complejo, está visto que –tal y como se advirtió– el esquema de precios acordados no está funcionando a efectos de contrarrestar el alza de los precios. Y no solo por la falta de voluntad que puedan tener los comerciantes a este respecto, sino por la propia naturaleza del plan. Y es que en primer lugar, el mismo nunca “reguló” precios de productos sino de presentaciones específicas de productos, las cuales inmediatamente desaparecieron del mercado.

Y en segundo lugar, era arriesgado por decir lo menos, aspirar a que tales precios ejercieran un efecto ancla sobre los demás cuando lo que iba a pasar –como en efecto pasó- era exactamente lo contrario: que el aumento de todos los demás precios “no acordados” terminaría por presionar a los acordados. Eso ya está pasando por ejemplo con la leche, cuyos productores ya anunciaron que el precio acordado no les satisface. Y en el caso de la carne, el pollo y los huevos fue todavía peor: los productores y comerciantes simplemente se negaron a abastecer los mercados. Al menos en la ciudad de Caracas, aparecieron fue este último fin de semana de septiembre pero a precio “desacordados”: en las carnicerías de La Candelaria, por ejemplo, el kilo de pollo no bajaba de 250, la carne de 300 y los huevos de 280.

A este respecto y en relación a los otros puntos, observemos la siguiente gráfica. En la misma mostramos un seguimiento a la variación porcentual mes a mes de la liquidez monetaria (M2), de los precios (INPC) y del tipo de cambio paralelo. Dadas las características del acceso a los indicadores en estos tiempos, la información plasmada no es muy rigurosa pero si ilustrativa del momento actual.

Diapositiva1

 

Las cifras sobre el comportamiento de la liquidez monetaria las tomamos directamente de la página del BCV (es uno de los pocos indicadores que nunca dejó de publicar). A la fecha que se escribe este editorial, la data está actualizada hasta el 21 de septiembre, por lo que el valor mostrado para este mes se estima a partir de la evolución de las tres primeras semanas del mismo. En cuanto a los precios, tomamos como referencia la información que ofrece la Asamblea Nacional, que aunque está en desacato cubre en este campo el vacío que deja el BCV, que no actualiza esta cifra desde 2015. La última cifra publicada por la AN da cuenta del INPC de agosto de 2018, nosotros hemos estimado la de septiembre.

La data correspondiente a la evolución del tipo de cambio paralelo la tomamos promediando los principales indicadores disponibles en web.

  1. Como se puede observar, el comportamiento del tipo de cambio paralelo –que no desapareció con la liberación del mercado cambiario y su despenalización- luce bastante aleatoria, en la medida en que si bien en líneas generales no ha parado de crecer, su ritmo de variación mensual da altas y bajas. Tras las medidas del 20 de agosto dio uno de sus habituales saltos olímpicos. Pero luego se ha mantenido entre estable y últimamente creciendo, aunque como dijimos a un ritmo bastante más lento del que nos ha tenido acostumbrados.
  1. Llama la atención en este punto, que tras la drástica devaluación del tipo de cambio oficial en agosto (de más del 3 mil por ciento), el mismo también se ha mantenido estable aunque igual tendiendo al alza. Al cierre de septiembre se ubica en 62,17 soberanos, lo que implica una devaluación de cerca de 3 puntos con respecto al valor con que arrancó el 20 de agosto. Valga resaltar que lo asignado por esta vía durante este mes de libre convertibilidad equivale prácticamente a la mitad de lo asignado por el DICOM en todo el año.
  1. Por otro lado, nótese el comportamiento de la liquidez monetaria. La misma, dio un salto espectacular desde agosto apalancada por la entrada del nuevo cono. Esto era de esperar, tanto por la fuerte y notoria inyección de efectivo como por los efectos del nuevo salario. En cualquier caso, queríamos llamar la atención sobre dos cosas: la primera, que habría qué ver como este salto convive con las metas de déficit cero ofrecidas por el gobierno, dado lo cual incluso llegó a asegurarse que durante este mes no llegó a emitirse dinero “inorgánico”. Y la segunda, que pese a su crecimiento, si se le correlaciona con la inflación, no pareciera que el comportamiento de esta última variable se vea apalancado por ella. Es decir, pareciera seguir ocurriendo lo mismo que se ha demostrado en esta página recurrentemente e incluso desde mucho antes: la “independencia” que demuestra la inflación con respecto a su supuesta causa monetaria.
  1. Si se complementa lo anterior con el estancamiento del tipo de cambio paralelo, más el aumento de la asignación de divisas vía DICOM en mercado “libre”, podemos concluir que, en nuestro criterio, se han depositado más expectativas de las debidas tanto en las causas monetarias de la inflación, como en la indexación automática de los precios al tipo de cambio paralelo. O dicho de otra manera, tal vez no se ha tomado en cuenta que la indexación de los precios al tipo de cambio (sea el que sea) es parcial y especulativa en sentido duro: funciona como argumento para subir precios, pero no para bajarlos ni estabilizarlos. En tal sentido, al sobreestimarse las distorsiones las distorsiones causadas por el tipo de cambio se están subestimando otras poderosas fuerzas, siendo la más importante la de la puja distributiva propia de situaciones como la que estamos viviendo, la inercia y las expectativas inflacionaria, todos y cada uno fenómenos ampliamente reseñados en la literatura económica para casos de economías como las nuestras, y que merecen un tratamiento distinto al que se le vienen dando.

Todo indica que de alguna manera estamos en el punto en que los precios, por decirlo así, tienen “vida propia”… y amargan la de todos(as).

 

9 Comentarios en Los precios tienen “vida propia”… y amargan la de todos

  1. Cuando vemos el comportamiento de los productos acordados, escasez, no respeto a lo acordado, no solamente por el bachaqueo, sino también en empresas detallistas, se observa que los no acordados han aumentado sin responder a las premisas asumidas para que las mismas orbitaran alrededor del precio en Bs. F, es decir las estaban comprados a dólar por debajo del actual DICOM, y el Estado asumiendo el pago de la nómina privada, al menos en una parte de esta, lo que se puede interpretar como que estos últimos parecen no responder a factores económicos, sino ha la mera especulación, que además jala al acaparamiento o distribución paralela a los acordados. Está entonces de anteojito, los distribuidores, intermediarios, comerciantes minoristas y mayoristas, actuan de manera deliberada en contra del Estado para simplemente mantener sus astronómicos niveles de ganacias, ante una población que no está estructurada para afrontarlos, tal como si lo hacen en otros países. Qué hacer, el gobierno debe actuar aplicando las leyes que penalizan la práctica especulativa. Más nada, ah si, con el acompañamiento del pueblo, el cual está dispuesto.

  2. En esta guerra el bando de los actores económicos privados (y algunos públicos) dispara con todo lo que tiene…..el bando del Gobierno no dispara, insiste sacando banderas blancas para pactar así: “no disparen esas armas tan poderosas y no lo hagan tan seguido”…..”a cambio les daremos facilidades para que se armen mas y mejor”…..en Venezuela tenemos uno de los “cuerpos de leyes” con mayor tamaño y variedad (habría que ver la calidad)….pero es una tradición nacional muy respetada no aplicarlas, no respetarlas o usar subterfugios para que si se aplican sus efectos sean muy atenuados…..

  3. Hay que ver como se distorsiones los argumentos para poder subir los precios de los productos como les da la gana, antes era por el control de cambio, y la compra del dolar en el mercado viejo, el gobierno cedió a tanta presión y devaluó en un 3000% sin ver a cuantos pequeño emprendedor quebraba o obligaba a tener que cerrar sus puertas, ahora ya no se conforman con tener libre convertibilidad ya que son sus propios dolares lo único que están buscando es que el gobierno se saque nuevamente la teta de la renta petrolera para seguir aumentando sus inmensas fortunas en el exterior y el gobierno inmovil (O ASI PARECE) todo el pueblo esta esperando que se aplique las medidas que obliguen a estos comerciantes a abastecer el mercado, ya no podemos esperar mas pronto los ataques serán mucho mas fuertes, la zona de exclusion aera ya esta delimitada para asi comenzar la invasion extranjera a nuestro territorio y el pueblo llano en esta situacion

  4. Esta demostrándose una vez mas que los anclajes no sirven, y la Ley de Precios menos, el Dicom sigue actuando como plataforma de renta y su tasa no es real, el privado sigue migrando hacía el paralelo y lo deja sin efecto privando sobre este, -se crea el mismo monopolio de ruta -de ahí que los precios no los puede disponer el gobierno sino el mercado¿qué hacer? completar el Check List…Eliminar Ley de Precios, los subsidios indirectos por uno directo y aplicar las Licencias Automáticas, – con tres condiciones – con solo abrir un correo puedes ser certificado para legalizar tu actividad, cualquier persona natural o jurídica – desde un kiosko hasta una panadería- pueda hacer sus transsaciones libremente, y el BCV pueda auditar en tiempo real todas las variables del mercado y establecer una tasa real, para que se liberen todas las cadenas del mercado, se relanza el juego y el BCV podrá fijar una tasa real de mercado, que a la final tendrá que estabilizar el mercado, como primera tarea, y luego con producción – oferta- se estabilizarán los precios, el gobierno debe emitir un bolívar deflacionario que cohabite con el soberano – una cripto – que logre revalorizarlo, así como vamos¡JAMAS! lograremos resultados favorables…JAMÁS! POR QUE? porque eso genera certeza y confianza entre los actores,incluyendo al gobierno como uno mas del mercado, que compita con sus fortalezas, que las tiene, así se restablecen las relaciones del mercado con las fuerzas productivas bajo un nuevo marco de confianza y certidumbre para la inversión…saludos!

  5. Pensar que poner fácil la adquisición del dólar es otra ingenuidad, ha sido el error por mucho tiempo teniendo un dólar barato para quienes pasaban la alcabala de Cadivi-CENCOEX. Mientras la acumulación está dirigida al dólar el empresario pagará lo que sea y el costo se lo adjunta a los precios, es la misma bicicleta que tiene a Macri contra la pared. Una alternativa sería establecer el Petro como moneda para la acumulación y que esta acumulación en vez de fortalecer los negocios en el sistema mundial lo haga en Venezuela para aumentar la producción y el empleo.

  6. Solución mágica habrán de buscar, porque frente a cada movida de quien debe velar por la ley, el adversario poderoso se ríe burlonamente y hace lo que le place. Y es para burlarse, porque creer que se puede repartir igualdad y justicia social jugando al capitalismo es cosa de tener poca entendera. Si te lanzas al ruedo del capitalismo, como el del socialismo, hazlo, pero hazlo bien. Un país no se gobierna construyendo un modelo Frankestein

  7. La ANARQUÍA sigue. Realmente si yo fuera el Presidente y/o el Vice Tareck, y/o cualquiera del equipo económico, me daría VERGUENZA salir. Pero claro, esa soy yo.

  8. Ya que segun las recurrentes demostraciones que aqui han hecho (una mentira repetida infinitas veces no necesariamente la hace verdad) la hiperinflacion es producto de la “especulacion” (termino mal utilizado por los “intelectuales” del chavismo) pido que me expliquen algo. Si el chavismo iba asumir las nominas por 90 dias para que dicho aumento no impactara en los precios ¿por que las cajas clap pasaron de Bs 0,25 a Bs 100, un aumento del 39900 % si el aumento fue tan solo de 5900 %? Si eso lo hiciese un comerciante cualquiera aqui dirian que es “especulacion” ya que el aumento lo hizo el chavismo entonces no es “especulacion”. Bs 100 es una pequeña parte del nuevo salario minimo (o unico porque todo el mundo fue llevado al mismo salario) pero como se justifica un aumento de casi 40000% de un momento a otro, algo no cuadra en la teoria de la “especulacion” como explicacion de la hiperinflacion.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*