¿Qué pasa en PDVSA?

Por: Equipo Editorial 15 y último

En su último informe, la OPEP acaba de revelar una cifra sumamente preocupante para nuestro país: la producción petrolera venezolana sigue en caída libre.

Con respecto al mes de agosto, en septiembre se produjeron 42 mil barriles diarios menos. Lo que sitúa la producción nacional en 1 millón 197 mil barriles diarios.

Es el nivel de producción más bajo de las últimas tres décadas, solo superado por la caída de finales de 2002 principios de 2003, provocada por el sabotaje petrolero realizado por factores oposicionistas en el marco del intento de golpe de estado contra el presidente Chávez.

Estos datos, se publican un día después de firmarse por parte del Ejecutivo Nacional una nueva escala salarial con los trabajadores de la estatal petrolera.

Pero también se da a conocer el mismo día en que la refinería de Amuay presenta una extraña situación con la aparente fuga de gases del catalizador de azufre, lo que algunos usan como síntoma del deterioro operacional de PDVSA. Y en medio de una escasez de combustible que afecta a varios estados del país, en especial al occidente. Así como de gas domésticos en muchas otras zonas, incluyendo la Gran Caracas. Y justo cuando se avanza en los planes de aumentar el precio de la gasolina a niveles internacionales (que todavía no sabemos, dicho sea, exactamente a qué niveles se esta haciendo referencia).

Además, y tal vez este sea el dato más difícil de digerir, todo sucede en medio de un rebote de los precios de petróleo que lo sitúan a nuevo nivel de boom. En los actuales momentos, como se puede leer en la página web de PDVSA, el precio promedio de la cesta OPEP se ubica en 82 dólares, mientras que la venezolana en unos 75 dólares por barril.

Veamos el asunto en perspectiva:

  1. En diciembre de 2012, la producción de PDVSA se situaba en 2 millones 743 mil barriles diarios. Eso quiere decir que, de entonces a la fecha, hemos perdido alrededor de un 1 millón 500 mil barriles diarios.
  2. Pero no debemos olvidar que la producción optima del país, dado el lugar que ocupa en el seno de la OPEP, debería estar entre 3 millones 100 y 3 millones 200 mil barriles diarios. Es decir, si tomamos la menor de las dos cifras, se trata de una caída en torno a un millón 900 mil barriles día.
  3. Si calculamos estos niveles de producción con los precios promedios observados en los años transcurridos desde 2012 hasta septiembre de 2018, estamos hablando de pérdidas registradas en torno a 39 millardos de dólares. Es decir: la caída de la producción nos ha costado al menos 39 millardos de dólares, que no han ingresado al país y que bastante falta nos han hecho y hacen.
  4. Ahora, si consideramos los precios promedios actuales de la cesta venezolana (75 dólares por barril) con el precio promedio a comienzos de 2016, cuando se decretó la emergencia económica (21 dólares por barril), estamos hablando de una diferencia de + 54 dólares. Si volvemos a las cifras de la OPEP, para enero-febrero de 2016, la producción venezolana se ubicaba en 2 millones 558 mil barriles diarios. Se dijo aquel entonces que la caída de los precios dejó al país prácticamente sin ingresos. Y que había que prepararse para lo que ya no era una situación accidental sino estacionaria: no volverían los precios altos al mercado petrolero. Sin embargo, el caso es que, al sol de hoy, el precio es 3,3 veces el de 2016, pero como la producción actual es 1,7 veces menor, no estamos recibiendo el oxígeno del repunte petrolero. A los precios de hoy, por la caída de la producción, estamos dejando de percibir unos 73 millones de dólares diarios, que se traducen en unos 2 ,2 millardos de dólares al mes, si el caso fuere que mantuviéramos la producción de cuando comenzó la emergencia económica.

A este respecto, queremos plantear lo siguiente:

  1. Nos parece que en este momento no existe problema a atender más importante, desde el punto de vista productivo y de posibilidades reales de recuperación económica, que éste. Todo esfuerzo que no se dirija en la actualidad a aumentar la producción petrolera, es tiempo y recursos que casi no se tienen desperdiciados. No solo por lo que ya hemos dicho en cuanto a las pérdidas que se están generando en un contexto como el que estamos viviendo, sino además, porque de seguir la tendencia en la caída de la producción, llegará el momento (a comienzos del año 2019 a más tardar), en que la producción solo alcanzará para abastecer el mercado interno, que ya de por sí enfrenta severos problemas de abastecimiento, con lo que nuestro país perderá su carácter de exportador de petróleo con todo lo grave que ello es.
  2. Creemos que debe darse dentro de las filas revolucionarias y el país todo un amplio debate al respecto y el gobierno ser más transparente a la hora de informar cuál es la situación real dentro de la industria petrolera. Sabido es que el gobierno nacional, en noviembre de 2017, nombró nuevas autoridades con el objetivo de recuperar PDVSA, siendo que entonces se habló de la existencia de un complot interno para paralizarla. Como quiera que esto haya sido, lo cierto es que pese a dicho nombramiento -ratificado recientemente- la caída de la producción no solo no se ha revertido, sino que en realidad aceleró su ritmo de caída: desde entonces, hemos perdido 640 mil barriles diarios.
  3. En cuanto a esto último, queremos aportar un dato para el debate: tal y como informa la OPEP, la caída de la producción petrolera actual de nuestro país la sitúa a sus niveles más bajos de las últimas décadas, solo superada por la caída de 2002-2003 cuando el sabotaje petrolero. Pues bien, al momento de comenzar dicho sabotaje, diciembre 2002, la producción diaria de PDVSA era de 3 millones 524 mil barriles diarios. Dos meses después, febrero de 2003, esa producción cayó a poco más de 700 barriles diarios. No 700 mil… 700 barriles por día!!!. Sin embargo, tres meses después, ya había retornado a los tres millones de barriles diarios.
  4. Según el informe de gestión externo realizado por la firma internacional de contadores públicos KPMG, el sabotaje petrolero le costó a PDVSA pérdidas por 14 mil 600 millones de dólares, de los cuales, una parte importante correspondió a pérdida y daños de instalaciones y equipos, desde tanques y ductos hasta el cerebro electrónico, que como se recordará fue manipulado y bloqueado por la transnacional INTESA. Pero además, para poder arrancar operaciones, hubo que incorporar cerca de 18 mil trabajadores a la industria, habida cuenta del abandono de los puestos de trabajo de un numero equivalente para sumarse al paro.
  5. Es decir: para que la empresa comenzara a operar nuevamente, no solo hubo que reparar y/o sustituir infraestructura, sino que se tuvo que contratar casi 18 mil trabajadores nuevos. Tómese en cuenta que para aquel entonces el precio promedio de barril de petróleo no llegaba a 30 dólares, por lo que no puede decirse que todo eso se hizo porque estaba el petróleo a cien. ¿Qué se hizo entonces que no se está haciendo ahorita? ¿O es que la situación de la PDVSA de hoy es peor a la de 2003? Sinceramente lo dudamos. Y además nos parece que muchos informes que pululan por ahí sobre lo que costaría reactivar PDVSA, magnifican su deterioro para justificar su privatización parcial o total. Pero como quiera que sea, debe sincerarse el asunto y concentrarnos en la recuperación de nuestra principal industria, pues en ello, como dice el dicho -pero literalmente- se nos va la vida.

5 Comentarios en ¿Qué pasa en PDVSA?

  1. En el planteamiento Nro 5 esta a mi entender, el objetivo de ciertos sectores dentro de PDVSA, dentro del estado en concomitancia con agentes de poder económicos endógenos y exógenos.

    Tampoco es un gran descubrimiento ya que es conocido este accionar en otros lugares del globo, pero a partir de lo ocurrido en 2002-2003 se había “frenado” el plan o por lo menos, ralentizado. Al no estar el actor principal que generaba la confluencia, y al no estar la confluencia debidamente organizada y estructurada, si no dirigida (fallos del proyecto político que se pagan), esos actores que “fríos” pasaron a “caliente”, de manera callada y progresiva con proclamas “revolucionarias” y accionar lescivo para el interés del pueblo terminaran dejando al país sin chivo, mecate y árbol donde amarrarlo.

    El apuntar a solo un agente interno siempre y a un externo, sin ver que en este mundo son muchos los actores internos y aún mas los externos, da que pensar de la estrategia que están aplicando. Solo mirar lo que apunta el dedo y no fijarse de quien es el dedo y que hace a lo interno ese dedo es precisamente una forma de aplicar de apoco estos planes. Esto ultimo es aplicable a la lógica de blanco/negro conmigo/o enemigo que aplican TODOS los factores políticos/económicos en esta pugna de rentas.

    Siempre salen los que dicen que mientras unos los hacen para desarrollar el país, los otros son para fugarse la renta para sus paraísos y digo ¿Acaso el pueblo de mi país tiene lugar al algún en todo esto?
    El desarrollo económico de un país se puede conjugar perfectamente con un proceso de castigo y desigualdad económica brutales, aquí mismo en américa latina tenemos ejemplos a porron, donde los nacionales pueden perfectamente vivir en el peor de los agobios económicos pero oye “en tal empresa pagan muy bien” mientras la mayoría gana por debajo de lo que se considera pobreza por mucho que los planes sociales lleguen a la población NO LLEGA A TODOS. O “en aquella ciudad se vive muy bien, pero en tal y tal sector, no vayas para tal sitio que allí sale con los pies por delante” lo cual es un claro signo de sociedad desigual donde los que pueden viven en fortificaciones cuasiamuralladas y la mayoría de la población de penuria en penuria como pasa en países de centromaerica donde hay mas guardias privados que policías, que coño.

    De no tomar los correctivos necesarios esto podría terminar como muy bien conocemos casos en latinoamerica, y esto lo digo sobretodo pensando en las bases que conforman las mujeres y hombres que le dan vida al pais, al estado y a lo privado, al comunal y familiar. Sigo pensando que es muy difícil hacer eso en este país, la respuesta popular, si se organiza, es muy fuerte en contra de cualquier objetivo perjudicial para la mayor empresa del país y cuasi única fuente de ingresos (lamentablemente aquí se ha requetecomentado y estudiado la total dependencia que se tiene con PDVSA) pero en el “desgaste” que ha generado la “contra” externa y la que genera “contra interna” veo la gente lamentablemente muy quemada, esto es algo que no se toma en cuenta en muchos análisis, pero nada dura para siempre, por mucho que trosky creyó que un proceso pueda ser permanente.

  2. Porque la Asamblea Nacional Constituyente en vez de estar perdiendo tanto tiempo en cosas que no son necesarias como todos los Venezolanos vemos a diario y que por supuesto hasta da pena nombrarlas, no se dedica a INTERPELAR a Ministros, Presidentes de las instituciones y prueben las razones por la cual no se está produciendo el petroleo necesario, porque las industrias básicas no provee la producción necesaria para los avances del país, porque hay tanto despilfarro de producción de gas, Coque, y productos derivados. Porque PDVSA sigue “REGALANDO” MATERIA PRIMA A OTROS PAÍSES QUE LUEGO NOS LO VENDEN COMO PRODUCTOS ELABORADOS 100 VECES MAS COSTOSOS, y tantas miles de cosas que se pueden preguntar a los RESPONSABLES.

  3. Este comentario puede ser impertinente y molesto, además no propone ninguna solución, de manera que puede no perder su tiempo leyéndolo……..Una práctica inveterada de los gobiernos venezolanos de todas las épocas que podríamos calificar como tradición nefasta es “esa gente sale y entran los nuestros”…..siempre aplicada en todas las instituciones sobre todo en los ministerios, cambian el ministro, el saliente se lleva su equipo y el entrante trae el suyo…..proyectos, misiones, programas que iban muy bien se interrumpen y a veces ni siquiera son substituidos por algo peor, solo deasaparecen…..cosas que funcionaban admirablemente se deterioran rápidamente…….Ejemplos: ¿ recuerdan el SAIME y luego el INTT organizados por Dante Rivas?…..A partir de 2.002 y durante 12 años esa práctica no se aplicó en PDVSA…..PDVSA o una petrolera cualquiera solo resiste esa práctica de “cambio de gente” si la gente que entra conoce el “negocio”…..si, sabe de exploración, producción, almacenamiento, transporte, refinación…..y política petrolera, asuntos OPEP-no OPEP, precios, coyunturas…y GEOPOLÍTICA…..dirigir la 4ta o 5ta petrolera del Mundo (la 1ra, si es por las reservas que controla) no soporta improvisaciones…..no le aceptaron sus recomendaciones y sacaron a Rafael Ramírez y a otros…… se metieron en un callejón, una calle ciega…..ahora, de ahí se puede salir….por donde mismo se entró….pero claro no van a llamar a “Rafaelito” porqueeee…..”ni que fuera el único venezolano que sabe de petróleo”……. pero tampoco han llamado a ningun otro de los que saben de petróleo…..tal vez quieren salir del callejón tumbando la “pared del fondo”, que sería una privatización disimulada usando las rendijas en el artículo constitucional que no quieren modificar…..y Luis Britto Garcia sigue clamando en el desierto…..

  4. SIN RENTAS NO HAY PARAÍSO.

    En nuestro modelo de democracia participativa y protagónica todos los venezolanos como propietarios originarios de las riquezas que se encuentran en nuestro territorio y de las inversiones hechas fuera de este; tenemos, no solo el derecho, sino también el deber de exigir respuestas sobre la manera como se está administrando dicho patrimonio, pero además de ello, también tenemos la obligación de involucrarnos directamente y de forma activa en la conceptualización de los esquemas productivos sobre los cuales se ha de desarrollar el manejo de dichas riquezas.

    Dada la situación que se comenta en el editorial y mientras se estabiliza la misma, es momento de replantearse la forma cómo en lo adelante se ha de revertir el modelo dependiente de la renta petrolera, para reemplazarlos por nuevos esquemas de desarrollo basados en la inversión productiva de la misma; en principio en la propia industria utilizándola para restituir los niveles de extracción de crudos con la respectiva recuperación de pozos y otro tanto con las acciones necesarias para elevar los márgenes de refinación; de lo que por cierto, en más de una oportunidad han sido planteadas por miles de voces las iniciativas para desarrollar las transformaciones necesarias en los planes estratégicos de negocio para reorientar nuestra actividad económica hacia el procesamiento de los crudos en casa, reorientándola mayormente a la comercialización de productos terminados de alto valor comercial entre los que destacan combustibles y lubricantes, antes que la de dichos crudos.

    Por supuesto, para ello es necesario acabar definitivamente con el llamado rentismo; lo cual producto de las circunstancias se ha vuelto más que inviable, considerando que la ubre del Estado ya no da para seguir sosteniendo esquemas parisitarios de extracción de la referida renta para la obtención de riqueza fácil sin el mayor esfuerzo, que en virtud de ello lo que ha ocasionado es la degeneración de los vestigios del sistema capitalista de explotación que aún impera y que todo lo prostituye para beneficio de quienes de ello se sirven cual proxenetas, para los cuales sin ubres no hay paraíso y cuando estas se secan y ya no hay renta para seguir exprimiéndola, le dan el mismo tratamiento que a las profesionales del acompañamiento prepagado cuando la edad y el modus vivendi les comienzan a pasar factura y no tienen ni cómo hacerse una cirugía estética para que sus servicios se sigan cotizando en el mercado del placer como en sus mejores años y que por tanto son echadas a un lado. A este respecto, no es en el marco del capitalismo, ni de la mano de la burguesía que se ha de recuperar la industria petrolera.

    Ahora bien, ante la necesidad de recuperar los niveles de ingresos petroleros, por todo lo que representa para nuestra economía, lo cual requiere de importantes inversiones y depende de fuentes especiales de financiamiento; la ocasión amerita de una profunda revisión para no seguir haciendo lo mismo y obtener los mismos resultados, esto en cuanto a la reorientación de los esquemas de utilización de dicha renta para el apalancamiento de un nuevo modelo de desarrollo productivo de plena autosuficiencia, donde las utilidades netas que se perciban por concepto de rentas luego de honrados los compromisos de deuda contraída en función de dicha recuperación, sean destinadas para el otorgamiento de créditos en divisas a los sectores productivos de nuestra economía aguas abajo para que estos cubran sus necesidades de importación en cuanto a materia prima y otros insumos o servicios no producidos en el país, créditos estos que habrían de ser cancelados, pero solo en divisas, con la respectiva exportación de parte de la producción sin desatender el mercado nacional.

    De lo anterior también cabe destacar el área de oportunidad que la naturaleza de esta crisis trae consigo; pues nos la presenta como el mecanismo que hacía falta para que cada quien comience a generarse sus propias divisas en la medida en que con su producción logren trascender al mercado global y posicionarse en el mismo para ya no depender del ingreso petrolero, el cual en principio debe fungir como capital semilla o en todo caso, para ser invertido en la infraestructura necesaria para facilitar el intercambio comercial, dígase en carreteras y autopistas, puertos y aeropuertos, sistema ferroviario nacional, sector automotriz y telecomunicaciones, así como en la capacitación y formación de personal para el trabajo productivo, no descuidando los programas de inversión social para reducir los niveles de desigualdad en lo que respecta a la distribución de dicha renta.

    Por otra parte, preciso es hacer énfasis también en la necesidad de alcanzar la plena soberanía económica, que pasa por la independencia alimentaria, maximizando nuestra capacidad productiva para no tener que depender de las importaciones, por lo que estratégicamente ello representa ante las posibilidades de ataques sistemáticos por parte de los adversarios al interés patrio, que en esta materia nos hace vulnerables; por tanto es menester redimensionar los programas de inversiones para apoyar a este sector; pero bajo el esquema de financiamiento propuesto, no adjudicando divisas a discreción como tradicionalmente se ha venido haciendo, con lo cual solo se fomenta el tan cuestionado esquema rentista que tanto se desea combatir.

    Ya para cerrar, ante los ataques de propios y extraños de la que nuestra principal industria ha sido objeto, siendo la única fuente generadora de ingresos en divisas que sostiene a nuestra economía; pero que precisamente por estar pasando por su peor momento en medio de corruptelas, traiciones, sabotajes, bloqueo, desinversión, dumping del mercado creado por el fracking, entre otros; no conforme con ello, además ha tenido que soportar el pretendido apedreamiento por parte de quienes ahora también se creen con el derecho de hacerse sus verdugos y tratarla como a la Magdalena, sin ni siquiera hacerse un previo autollamado a la reflexión preguntándose si no se tiene nada que ver en ello y si se está libre de pecado para arrojarle la primera piedra. Visto así, ante tal circunstancia no nos quedaría más que decirle: “no somos quienes para juzgarte, levántate, haz los correctivos según corresponda y sigue adelante”, e invitar a quién sea sensible para que lance la primera conciencia.

    Solo el pueblo salva al pueblo.

  5. Sera que despues del parao petrolero , la produccion nunca se recupero como fue anunciado !! , sera que en los ultimos 15 anos los volumenes de produccion han sido manipulados !! sera que los auditores externos nunca auditaron la produccion !! , sera que la corrupcion interna ha sido tan grande y amplia que todos siguieron el juego !! sera que el plan de negocio estuvo mal enfocado hacia la faja !! sera que la empresa pdvsa fue convertida a una caja chica del gobierno !! sera que prefirieron gastar los cobres en contro politica y no en el plan de inversiones !! sera que nunca se preocuparon por el potencial de produccion !! sera que nunca se preocuparon por incorporar y mantener personal tecnico , pero si politico !! sera que con los precios bajando no pudiron mantener la mentira de los volumenes deproduccion !! sera que tuviero que sincera los volumenes de produccion ya que no existian los cobres para mantener la mentira !! sera que pdvsa necesita gente con conocimietos del negocio (y no militares) para salir para adelante !! sera que las decisiones en pdvsa deben ser en funcion del negocio y no politicas !! sera que ya entendiero que el modelo empresrial tiene que cambiar para subir la produccion !! y no sigo ya que si no entendieron hasta ahorra lo entenderan cuando la produccion este en 500MBD. que lastima y fuimos la empresa numero 2 del mundo petrolero. y si no dejamos de echarle la culpa a otro seguiremos en el fondo del pozo Zumaque I.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*